Actions

Work Header

Bebe post-guerra (traducción)

Chapter Text

" ¡¿Un bebé?!" exclamó Wei Wuxian cuando el sanador de Lan terminó de explicarle la causa de sus recientes malestares.

Lan Qiren estaba muy cerca de una desviación de Qi en la silla junto a la cama de la enfermería de Wei Wuxian. Él había sido el encargado de llevar a Wei Wuxian al pabellón médico poco después de encontrarlo vomitando su desayuno en un arbusto por tercera vez esa semana.

Si Lan Zhan hubiera estado aquí, probablemente habría sido él quien hubiera intervenido, y probablemente mucho antes. Pero se había ido a acompañar a su hermano mayor en una cacería nocturna especialmente complicada una semana antes y no volvería hasta dentro de dos semanas. Wei Wuxian se había quedado a regañadientes en Receso de las Nubes, continuando el estudio del Yin de Hierro con el Maestro Lan y experimentando con su importante trabajo de desarrollo de talismanes que, con suerte, protegerían a Receso de las Nubes de cualquier futuro ataque similar al causado por los Wen.

(Además, los extraños síntomas que había estado experimentando recientemente le convencieron de que tal vez dejar la comodidad de su-... *tos* la cama de Lan Zhan, para dormir en una tienda de campaña y cazar una bestia durante tres semanas era posiblemente una mala idea).

Su precaución se vio justificada por esta nueva revelación en el pabellón médico.

"Doctor Lan, ¿está usted seguro?"

"Claro. El embarazo masculino no es común pero es posible, especialmente para alguien con un núcleo dorado tan fuerte como el del Joven Maestro Wei. Supongo que el otro padre también es un cultivador fuerte".

Wei Wuxian sintió que su cara se calentaba de vergüenza ante la mención del padre de su hijo. Probablemente no hacía falta ser un genio para darse cuenta de que el papá de su bebé no era otro que el sobrino del hombre sentado a su lado.

"Um, tal vez", dijo en voz baja.

Los ojos de Lan Qiren se entrecerraron. Su cara pasó por toda una gran variedad de emociones antes de establecerse en una mirada de resignación.

"Wangji es el padre, ¿no?", suspiró. Parecía más cansado que enfadado.

El sanador se ocupó de tomar notas sobre el estado de Wei Wuxian; parecía bastante incómodo con la conversación que se veía obligado a presenciar.

"Yo... um... sí, lo es", murmuró Wei Wuxian.

Lan Qiren volvió a suspirar. "Podría haberlo adivinado"

Wei Wuxian parpadeó; había esperado un ataque muy diferente, algo más ruidoso, más furioso; culpar a Wei Ying de corromper a su justo sobrino y manchar su reputación con un hijo bastardo.

La mano de Wei Ying voló instintivamente a su vientre. Nadie llamará bastardo a su hijo y se saldrá con la suya. Dioses, ¿era ya tan protector con este bebé del que sólo hacía dos minutos que sabía de su existencia?

Se apretó ligeramente el vientre. Todavía no tenía un bulto, pero recientemente había notado que había ganado uno o dos kilos. Lan Zhan se alegrará, había pensado inicialmente cuando notó el aumento de peso, siempre dice que estoy demasiado delgado y que debo cuidarme más. En cambio, ahora tenía una noticia muy diferente que compartir con su amado.

Rápidamente retiró su mano cuando se dio cuenta de que el Maestro Lan había notado lo que estaba haciendo.

"Maestro Lan yo..."

"Maldito sea ese sobrino mío, ¿cómo puede ser tan irresponsable? ¿Cuánto tiempo llevan juntos tonteando? Vamos. Sospechaba que había algún tipo de relación entre ustedes dos, pero pensé que al menos esperarían a tener un matrimonio formal antes de empezar a comportarse tan descaradamente"

Wei Wuxian estaba sorprendido. ¿Lan Qiren no parecía estar culpando únicamente a él?

"Um, un tiempo, supongo. Hemos estado... saliendo durante un tiempo", murmuró negándose a mirar a Lan Qiren a los ojos.

Espera, ¿qué...? ¿dijo matrimonio? ¿Los ancianos aprobarían tal cosa?

"Maestro Lan si usted sa..."

"Me sorprende que Wangji sea tan descuidado; ambos eran conscientes de los riesgos potenciales, ¿correcto?" Lan Qiren cortó lo que Wei Ying iba a decir.

"Um, sí, supongo que sí"

"¿Y aún así decidió unirse a ti? ¿Fuera del matrimonio? "

Wei Wuxian sintió que el calor le subía por el cuello. Lan Qiren parecía Igualmente incómodo con la conversación que estaban teniendo. Sin embargo, siguió con su línea de preguntas.

"Pensamos que la posibilidad de que ocurriera algo era tan rara que no teníamos que preocuparnos", admitió tímidamente. Sabía que era un grave error, y por la mirada que le dirigió el sanador, él también lo pensó.

"¿Y tenía mi sobrino un plan sobre lo que haría si algo así ocurriera?"

Wei Wuxian se sintió repentinamente tímido de nuevo. Su mente se remontó al momento especialmente tierno en el que él y su amante habían discutido brevemente la posibilidad de tal resultado. Wei Ying se mostró despreocupado debido a la rareza de que tal cosa ocurriera, pero Lan Zhan lo había estrechado en sus brazos de todos modos y le había prometido que cuidaría de cualquier hijo que resultara de su unión, jurando que cuidaría de ambos. Había sido un momento muy dulce, aunque se vio interrumpido por el hecho de que Wei Ying arrastrara desesperadamente a Lan Zhan sobre su cuerpo para una segunda ronda.

"Dijo que se haría responsable", admitió.

"Oh, me aseguraré de que lo haga"

Wei Wuxian se sorprendió.

"¿Qué quiere decir? ¿Está diciendo que aprueba que Lan Zhan y yo nos casemos?"

Aparentemente era el turno de Lan Qiren de estar confundido, porque miró a Wei Ying sin comprender por un momento.

"¿Crees que dejaría que mi sobrino se saliera con la suya al deshonrarte y no le haría asumir la responsabilidad de sus actos?"

"No sé, supuse que me culparía por corromperlo o algo así"

"¡Tú eres el que está embarazado!" Lan Qiren exclamó incrédulo.

Wei Wuxian se estremeció, "sí, pero... ¡no pensé que aprobaría que se casara conmigo! ¿Qué dirán los ancianos?"

El rostro de Lan Qiren se ensombreció por un momento.

"Tus... Encuentros sexuales con Wangji son consensuadas, ¿no es así?" Preguntó, más preocupado de lo que Wei Ying le había escuchado antes.

Los ojos de Wei Wuxian se abrieron de par en par ante las insinuaciones de lo que Lan Qiren estaba preguntando.

"Sí, sí, por supuesto que lo son" se apresuró a responder antes de que Lan Qiren se hiciera una idea equivocada.

"Lan Zhan me ama", declaró tímidamente.

"No lo dudo" la expresión de la maestra Lan seguía siendo igual de severa.

"Él nunca me haría daño" dijo Wei Ying, con más firmeza esta vez.

Un peso se levantó visiblemente de los hombros de Lan Qiren.

"Bien. Eso pensé, sólo tenía que estar seguro"

Había algo en el tono del Maestro Lan que Wei Wuxian no podía entender. Fue como si por un segundo, Lan Qiren realmente temiera que su sobrino, un ejemplo de rectitud, se atreviera a aprovecharse de otra persona. No sabía por qué, pero Wei Ying tenía el presentimiento de que tenía que ver con los padres de Lan Zhan.

"Nos amamos", continuó Wei Ying. "De hecho, me propuso matrimonio antes de salir de cacería con Zewu-Jun, pero pensamos en esperar a que volviera antes de anunciar formalmente nuestra intención de casarnos".

Se rió para sí mismo.

"Suponía que tendríamos muchas más protestas de usted y de los ancianos sobre el tema"

"Wei Wuxian, sé que nunca hemos estado de acuerdo, pero debes darte cuenta de que quiero que Wangji sea feliz. Nunca le impediría casarse con la persona que realmente ama".

"Entonces, ¿eso significa que... aceptará a este niño?" Wei Ying preguntó con dudas. Sabía que todo el asunto del matrimonio sería siempre un tema delicado, pero una parte de él todavía esperaba que el tío de Lan Zhan aceptara a su hijo como si fuera de su propia sangre.

El rostro de Lan Qiren se suavizó.

"Por supuesto. Los niños son una bendición. Especialmente un hijo de Wangji".

Volvió a su actitud normal.

"¡Pero no crean que se van a salir con la suya con esta desvergüenza! Formalizaré su compromiso y comenzaré los planes de boda"

Miró a Wei Wuxian antes de continuar vacilando.

"También podrían trasladar el resto de tus pertenencias al Jingshi"

"¿Eh?"

"No creas que no he notado tus frecuentes visitas. Prácticamente ya vives allí; los sirvientes se han dado cuenta de que tu cama en las habitaciones de invitados rara vez tiene aspecto de haber sido utilizada"

Oh dioses, ¿cuánto tiempo hacía que Lan Qiren sabía de sus citas secretas con Lan Zhan? Pensaron que estaban siendo discretos.

"Yo... ¡pero aún no estamos casados! ¿Estás diciendo que estás de acuerdo con que Lan Zhan y yo vivamos en el pecado?" No pudo evitar burlarse ligeramente.

"Ya estás embarazado, ¿cuánta más cara puedes perder?" Lan Qiren espetó: "Además, Wangji querrá que estés cómodo durante tu embarazo"

Wei Wuxian simplemente asintió. Estaba desconcertado por la conversación que se desarrollaba ante él, pero definitivamente no iba a dejar pasar la oportunidad de dormir en la cama de su Lan Zhan cada noche. Y ahora que tenían el permiso formal del líder de la secta activo para hacerlo, Wei Ying ni siquiera tendría que preocuparse de cómo se escaparía del Jingshi sin ser visto a la mañana siguiente.

Tenían la aprobación de su relación. Esa idea lo golpeó como una tonelada de ladrillos.

Llevaban meses escondiéndose; robando besos en las conferencias de guerra, encontrando excusas para compartir tienda durante la campaña para derribar al sol, incluso habían creado una razón para no separarse una vez terminada la batalla. Todo esto, por supuesto, les llevó hasta ahora: a intentar mantener su relación en secreto mientras se enamoraban cada vez más. Pasaban los días ayudando a reconstruir los Restos de las Nubes y estudiando cómo destruir el Yin de Hierro, y las noches en los brazos del otro.

Sabían que en algún momento tendrían que confesarse. Ya se lo habían dicho a su Shijie y a Jiang Cheng. Todavía no se lo habían dicho a Lan Xichen, pero sus sonrisas cómplices les decían que se había dado cuenta por sí mismo. Wei Ying supuso que lo único que realmente le impedía gritar su amor por Lan Zhan al mundo era su miedo a lo que eso provocaría en la intachable reputación de Lan Zhan.

Las cejas se levantarían, como lo hacían cada vez que dos jóvenes maestros admitían ser compañeros de cultivo. Pero Lan Zhan era uno de los Jades Gemelos de Gusu: segundo heredero del Clan Lan, y él era Wei Wuxian: hijo de un sirviente y discípulo principal de una secta que apenas había sobrevivido a la guerra.

Lan Zhan, su maravilloso Lan Zhan, le ayudó poco a poco a superar este miedo. Le había asegurado a Wei Ying muchas veces que era lo suficientemente bueno, que estaría orgulloso de poder nombrarlo su esposo en público. El profundo amor de Lan Zhan no dejaba acelerar su corazón.

De todas las personas a las que tenía que anunciar su compromiso, la de Lan Qiren había sido la reacción que más les preocupaba. Odiaba a Wei Ying (o eso creía Wei Ying); no había forma de que aceptase ese matrimonio, ¿verdad? Y, sin embargo, había sido él quien había sugerido que Lan Zhan se desposara inmediatamente a Wei Ying.

Toda la interacción hizo que la cabeza de Wei Wuxian diera vueltas. Sabía que el Maestro Lan había criado esencialmente a Lan Zhan y Lan Xichen, pero nunca le había oído sonar tan... paternal, tan preocupado.

Después de todo el tiempo en que el hombre le gritó, era extraño estar en el lado en el que recibía su amabilidad.

Finalmente, tras una larga charla del médico sobre cómo cuidarse durante el resto del embarazo, Wei Wuxian abandonó el pabellón médico y se llevó el resto de sus cosas de la habitación de invitados al Jingshi (no es que quedara mucho por trasladar).

Le encantaba pasar tiempo en la residencia de Lan Zhan; la sensación hogareña al levantarse y alistarse juntos para el día le calentaba el corazón.

Wei Wuxian se dio cuenta de que se había acostumbrado a los Recesos de las Nubes en general desde sus días como discípulo invitado. Sorprendentemente, había sido Lan Qiren quien le sugirió que volviera allí con ellos después de la guerra, argumentando que su ayuda en la destrucción del Yin de Hierro podría ser valiosa. Las conversaciones de paz de la posguerra habían sido largas y difíciles de llevar a cabo (se necesitaron meses para que todas las sectas estuvieran de acuerdo en que Wen Qing asumiera el papel de líder de la secta ante el reducido número de Wens que quedaban), así que Wei Wuxian estaba más que contento de pasar sus días en el pabellón de la biblioteca, dedicado a la investigación, en lugar de reconstruir casas en Yunmeng.

Jiang Cheng había se enfadado ante la idea de perder a su discípulo principal mientras quedaba tanto por reconstruir en Muelle del Loto, pero al final no iba a discutir con el maestro Lan.

También comprendió que su hermano no quería separarse de un tal Lan Wangji todavía.

Wei Wuxian se tumbó en la cama de Lan Zhan ( ¡ahora también era su cama!) y delicadamente llevó una mano a su abdomen. Envió una pequeña cantidad de energía espiritual, esperando sentir una chispa de vida en respuesta. Y la sintió. Sus ojos empezaron a llenarse de lágrimas cuando se dio cuenta de que era su bebé. Lan Zhan y yo lo creamos.

Si antes había extrañado a su pareja, ahora estaba desesperado por su regreso. Quería... no, necesitaba compartir esta información con Lan Zhan pronto. Se sentía raro que él fuera el único que supiera de su futura paternidad. (Bueno, aparte del tío de Lan Zhan y ese médico de Lan que había jurado mantener el secreto).

Por un breve momento, Wei Wuxian consideró con nerviosismo la posibilidad de que Lan Zhan reaccionara mal a la noticia, de que rechazara al niño que ya había echado raíces en el vientre de Wei Ying. Claro, él había jurado amar y cuidar a cualquier niño que resultara de su unión, pero los dos se dijeron muchas cosas mientras se deleitaban en el resplandor de sus relaciones afectivas. Todavía había tiempo para que Lan Zhan cambiara de opinión. Todavía estaba a tiempo de rechazar a Wei Wuxian y declarar a su hijo como bastardo.

No. Lan Zhan era un buen hombre. Fue criado en las disciplinas de la Secta Lan que tenía una fuerte moral en el tema de tomar responsabilidad por las acciones de uno. Además, era el mejor hombre para Wei Ying, y querría a un bebé que fuera una parte de Wei Ying y una parte de él mismo.

Wei Wuxian sonrió al pensar en su casi marido; en el mundo, protegiendo a los inocentes y educando a los jóvenes, sin tener ni idea de la bendición que los cielos habían concedido a él y a su amor.

Echando de menos los brazos de su novio, Wei Wuxian sacó una de las muchas túnicas blancas de Lan Zhan del pesado baúl de madera en el que estaban guardadas. Se llevó el sedoso material a la cara mientras murmuraba pequeñas oraciones para que su alma gemela volviera sana y salva.