Actions

Work Header

Aʟᴡᴀʏs ᴡɪᴛʜ ʏᴏᴜ (AU MDZS + TGCF)

Chapter Text

 

╔══════❀ ・ ° ・ ❀══════╗

Siempre contigo

╚══════❀ ・ ° ・ ❀══════╝

°

°

°

°

 

Ella quería acabar lo más pronto posible con aquel sufrimiento. Válgame, ¿por qué la vida era tan cruel con ella?

Su padre. Un alcoólico y estafador.

Su madre. Solo quería dinero, por lo que cualquier medida le servía. Hasta puede asegurar que ella no es hija biológica de su padre.

Su hermano mayor. Un bastardo-delincuente-drogadicto además de putero.

Ella en cambio, viendo que toda su familia era una mierda decidió que no quería ser igual. Por lo tanto, se dedicó a estudiar e intentar ser alguien en la vida. Gracias a que ninguno de los tres le prestaba atención, al menos no interferirían en su progreso.

Algo bueno debía traer su desgracia.

Que gracia. A éste punto incluso los Simpson son una familia menos mierda que la suya. ¡Ja !, chequeen eso.

Pero en fin.

A sus veinte años agradece a los cielos haber sido bendecida con un buen intelectual que la llevaría a la cima. Claro, si no estaba nuevamente por la mierda de familia que tenía. Ella pensaba que jamás sería afectada por las acciones de ellos.

Qué equivocada estaba.

Debió suponer que algún día su padre se toparía con un cliente estafado, que sería además un narcotraficante. Vaya suerte la suya.

Entonces cuando regresaba de la universidad a su humilde morada, ese sujeto apodado como el personaje de una película. Ya estaba esperando dentro de su hogar. El problema es que, se dio cuenta a último segundo que ella no era a quien quería asesinar. Porque de lo contrario no habría intentado ayudarla luego de haberle disparado.

ㅡ ¡Mierda, mierda! ㅡ el sujeto estaba desesperado ㅡ ¡No, no !, ¡No tenía que ser así !, ¡No tú!

Ella no comprendía por qué él lloraba. Si la que se estaba muriendo era nadie más que ella misma. Aunque, fue inevitable sentirse al menos importante para que hasta un narcotraficante llorara su muerte. ㅡ ¡No puedes morirte !, ¡por favor resiste!

Él la llevó en brazos hasta su vehículo. No se había dado cuenta de que era fácil de cargar. Quizás cuántos kilos ha bajado los últimos meses producto al estrés de la universidad. Ah, que desgracias la suya. De todos modos, ¿qué importancia tenía en ese instante si ya iba a morir ?, su prioridad era entender por qué el pánico en los ojos azules del hombre, similares a los suyos. Por qué lloraba a mares como si su mundo se estuviese viniendo abajo, por qué tomaba su mano con fuerza mientras iba manejando a toda velocidad por la pista. Por qué la llamaba una y otra vez con tanta familiaridad.

¿Quién era él?

ㅡ¡Por favor Alice, resiste hija, resiste! ㅡlloraba desconsoladamente, sin despegar su vista de la pistaㅡ ¡no me dejes, no por favor!

Alice inhaló con dificultad, antes de cuestionar. ㅡ¿Quién es usted?

Él la miró por unos segundos, antes de volver hacia el camino. ㅡSé que no es el mejor momento para aparecer, pero créeme que sólo me enteré hace unos días.. ㅡél jadeó con dolorㅡ ¡soy tu verdadero padre, Alice!

Ella abrió la boca formando una "o" con sus labios, parpadeando inexpresivamente. Era como si no fuera consciente de lo que estaba sucediendo. Alice tenía su cuerpo adormecido y su cerebro no funcionaba como es debido. Sin embargo logró comprender lo que el sujeto le estaba diciendo. ㅡ¿Papá? ㅡmurmuró suavemente. Luego, después de tantos años sonrióㅡ....es bueno haberte conocido antes de morir. Oh dios, lo siento por lo que te haya hecho Oliver.

Papá negó con frenesí. ㅡNo estaba en tu casa por tu miserable padrastro, ¡era por tu madre! Ella no quería dejar que te conociera... yo...realmente te quería llevar lejos de esta mierda... yo... ㅡsu voz se quebró mientras las lágrimas se intensificaban. Repetía una y otra vez lo mucho que lo sentía por haberle disparado. Por no saber de su existencia y no haberla sacado antes de ese infierno.

Pero Alice no lo culpaba. Tampoco estaba molesta con él; al menos, alguien sí la quería y estaba dispuesto a cambiar su vida. A pesar de que no fuera tampoco por buenos pasos, quizás hubiese tenido un mejor futuro lejos de todo lo que más detestaba. Porque estaba segura de que él, Luke, su verdadero padre. Haría todo lo posible para mantenerla a salvo e impedir que tuviese contacto con toda esa mierda.

Qué lástima que haya tenido muy poco tiempo para conocerlo. Sin embargo, al menos se llevaría ese pequeño y lindo recordatorio de que en el mundo, una persona lloraría su muerte. ㅡGracias... ㅡlogró articular antes de que todo se tornara en total oscuridad.

 

 

☆゚・*:.˛ ˚ღღ゚:゚:*•:。.: ★ ˛ღღ゚・*:。.・*.☆

 

 

Ella no sentía nada más que la frialdad dentro de aquella extensa oscuridad. Pero no de esa incomoda, más como una frescura provocada por una brisa debajo de un árbol. Por lo que comenzó a caminar por el vacío llena de curiosidad. Quería saber dónde diablos estaba.

Lo último que recordaba era que iba con su verdadero padre en dirección al hospital, luego de ser baleada por él mismo debido a que fue confundida con su madre.

Qué suerte tiene.

Cuando de pronto...

ㅡ¡Hola!

La dulce y cantarina voz de un niño capturó por completo su atención. Ella miró en aquella dirección de donde provenía el grito, encontrándose con un par de orbes plateados llenos de alegría, picardía y a la vez inocencia.

Un niño yacía sentado de rodillas en medio de un círculo. Alice caminó hasta él sin dejar de mirarlo encantada. El menor siguió sus movimientos hasta que estuvo cara a cara, y la mayor se arrodilló delante suyo.

ㅡ....¡eres tan lindo!... ㅡexclamó antes de arrastrarlo a un fuerte abrazo, restregando su mejilla con la contrariaㅡ ¡oh por dios! ¡eres demasiado precioso!, ¿puedo quedarme contigo?, ¡sí, anda!, ¡me quedaré contigo!

Todo aquello lo hizo bajo un inexpresivo rostro, causando que el menor riera tanto de diversión como de vergüenza por la repentina muestra de afecto. ㅡ¡Ah, está bien, está bien, linda Jiejie! ¡pero por favor no lastimes mis mejillas!, ¡éste muchacho tiene un sinfín de doncellas y corazones que conquistar con un rostro atractivo y bien cuidado!

Alice detuvo sus movimientos. Lo alejó, y miró directamente. ㅡAww, incluso eres todo un adulador ㅡpareciera que en cualquier momento se derretiríaㅡ ¿cómo te llamas cariño?

El menor sonrió deslumbrante. ㅡ¡Soy Wei Ying!

Entonces Alice meditó unos momentos antes de quedar boquiabierta.

Por supuesto alguna vez escuchó aquel nombre.

Su amiga de la universidad era toda una fanática de las series asiáticas. Una vez hizo que Alice mirara una con ella, terminando las dos en un mar de lágrimas ante tan trágica historia. Se trataba de The Untamed, que según Leila la idea fue sacada de una novela china homosexual. Pero que para grabar la serie tuvieron que censurar la relación de los protagonistas cambiándola a una de 'mejores amigos', así que quedó de esa manera.

Aunque no iba a negar la tensión sexual entre Xiao Zhan y Wang Yibo representando sus papeles como Wei Ying y Lan Zhan; las miradas decían más que mil palabras. Nadie podía negar ese hecho.

De todas maneras Alice nunca leyó el libro. No es como si le diese curiosidad saber cómo los personajes que para ella resultaron ser tan puros, acaban siendo unos adictos al sexo y bondage.

Por el amor de dios. No puede imaginarse al Wei Ying que se hizo mentalmente, pidiendo que le diesen más, o un Lan Zhan toda monja siendo en realidad toda una máquina de embestidas, gracias.

Así que no podría decir exactamente que sabía muy bien sobre la historia del Patriarca de Yiling, más que los hechos relatados en la serie como por la misma Leila.

Saliendo de su aturdimiento, ella le dio una suave sonrisa. ㅡUn placer Joven Maestro Wei. Mi nombre es Alice.

Fue ahí que cayó en cuenta de algo muy importante que debió notar desde un inicio.

¿Por qué estaban los dos ahí? Una persona que acababa de morir, estando con un personaje ficticio, ¿acaso tenía sentido?

Wei Ying frunció los labios con diversión. ㅡ¡Solo llámame Wei Ying, Ai Lisi-jie!

Alice lo miró sonriente. ㅡ¿Cómo me has llamado?

Wei Ying parpadeó. ㅡAi Lisi, ¿no es ese tu nombre?

Alice recordó de inmediato el cómo se pronuncia su nombre en chino, por lo tanto era obvio que Wei Ying lo diría de esa manera. Ella asintió. ㅡCorrecto, Wei Ying... ㅡtarareó mirando hacia el rededorㅡ ¿sabes por qué estamos aquí?

Permitiendo que el niño se acomodara, Alice también procedió a sentarse como es debido. Él le respondió. ㅡTengo entendido que estamos en una etapa de transición.

ㅡ¿Transición?

Wei Ying asintió. ㅡPor lo que la extraña voz me dijo, ambos naceremos como gemelos.

ㅡ¿Gemelos?, ¿cómo es eso posible?

Wei Ying procedió a explicarle que el universo llamó a dos almas al azar, para darles una vida. Una que nunca ha nacido y otra que acababa de morir.

Ambas almas comparten esencias. Los dos son iguales pero diferentes a la vez. Los dos tenían un destino trágico pero por 'bondad' de un ser supremo se les dio esta oportunidad de nacer juntos. La razón, no hay. Fue simple suerte.

Alice estaba más que impactada. ㅡ¿Cómo es eso posible?, somos de mundos distintos.

Wei Ying sonrió. ㅡAh, ese no es problema Jiejie. El ser supremo controla todo... ㅡél meditó unos momentosㅡ...¿eso quiere decir que tú moriste?

Alice asintió. ㅡAsí es, ¿por qué?.. ㅡsus ojos se abrieron alarmadosㅡ ¡no me digas que también has muerto!

ㅡ¡Hahaha!, ¡No!, más bien soy quien nunca ha nacido ㅡdijo el niño sonrienteㅡ...no conozco a mis padres, sólo sé que me llamaré Wei Ying. Además, se supone que una vez que los dos nazcamos todo esto lo olvidaremos para iniciar una nueva vida.

La Joven suspiró con alivio. Al menos significa que la trama continúa como el canon. Aunque viendo como están las cosas, es obvio que con su intervención todo cambiará, claro, si es que logra mantener recuerdos en su alma.

ㅡMuy bien, entonces, ¿qué debemos hacer? ㅡpreguntó pensativa. Ella no es una experta en ese tipo de cosas. Apenas sabe sobre la reencarnación y cosas de muerte por películas que ha visto. Alice es una estudiante químico físico. No tienen ni la menor idea sobre el espiritualismo o cultivación.

Antes de que Wei Ying pudiese decir algo, una voz imponente los hizo a ambos congelarse en sus lugares.

Bienvenidos. Es momento de un nuevo comienzo para ambos. ㅡindicó aquella vozㅡ...para dar inicio a éste viaje, solo deben beber el brebaje que yace a un lado de cada uno, tomarse de las manos y cerrar sus ojos. El resto, corre por mis manos.

Alice y Wei Ying intercambiaron miradas. El niño encogió sus hombros y se sentó con las piernas cruzadas, bebió la infusión para luego estirar sus manos a la mayor; ella entendiendo la silenciosa petición, repitió sus acciones y unió sus manos con las del menor.

Cuando ella cerró los ojos, no transcurrieron ni minutos antes de comenzar a sentir los efectos. Era como si todo su cuerpo se calentara, para luego enfriarse e incluso pareciera se estuviese derritiendo. Sin embargo nunca abrió los ojos.

Aunque, olvidó que alguna vez fue Alice dejando solo lo importante en su memoria como lo era el destino de Wei WuXian, junto a unos acertijos que podrían servirle para un futuro que evitar.

 

 

☆゚・*:.˛ ˚ღღ゚:゚:*•:。.: ★ ˛ღღ゚・*:。.・*.☆

 

 

Cuando Cangse SanRen bajó de la montaña, jamás imaginó que algún día conocería a alguien a quien amaría incondicionalmente como lo hacía en ese instante. Todo era nuevo para ella, todo maravilloso y a la vez impresionante.

Creyó que el conocer el exterior sería algo horroroso, después de todo siempre escuchó historias del mundo en general. El egoísmo, la envidia, avaricia, la traición, entre muchas otras cosas. La deslealtad, el matar por codicia, el disfrutar el sufrimiento de otros sin remordimientos.

Historias de antaño sobre quién cometió el pecado de robar el destino de otro por amar demasiado a su hermano; alguien quién amó obsesionadamente y su amor fue en vano. Alguien que amaba la humanidad con la intención de entregarlo todo pero fue vilipendiado por ello llevándolo a la completa desgracia. Alguien que por amor, daría su vida siendo su mayor gloria.

Pero su amado Zhiji era todo lo contrario a lo que tenía estimada su mente. Wei Changze era el hombre más gentil, puro y leal de corazón, justo a favor del bien. No le gustaba quedarse de brazos cruzados cuando una injusticia se llevaba a cabo frente suyo, era alguien tan sano que ella no pudo evitar caer rendida por ese maravilloso hombre.

Comprendió el porqué de muchas cosas. Conoció unas nuevas, pero jamás en su vida SanRen hizo una petición silenciosa.

 

 

☆゚・*:.˛ ˚ღღ゚:゚:*•:。.: ★ ˛ღღ゚・*:。.・*.☆

 

 

Cuando su matrimonio secreto con su amado fue consumado, pasaron tres años antes de que rindiera frutos. Ellos no se lo esperaban, después de todo aún tenían un largo camino por delante. Pero se llevó una enorme sorpresa cuando en medio de su viaje por el mundo con su alma gemela, recibió la mejor de las noticias dándosela también a su amado.

Changze sonreía brillante. ㅡGracias por esta enorme alegría que me das, Zhiji..

ㅡGracia ti por escogerme a mí entre muchas ㅡfue su respuesta seguida de un dulce beso, sellando aquellas promesas de amor que serían cumplidas con el tiempo.

Luego llegó al mundo aquel fruto de su amor. Su pequeño hijo de ojos grises como Cangse llamado. ㅡWei Ying... ㅡellos estaban radiantes, apreciando aquel precioso pedazo de ambos que yacía entre sus brazos.

No esperaba que nuevamente los dolores de contracciones la atacaran. Cangse SanRen estaba impactada.

ㅡ¡Son dos! ㅡChangze exclamó, cuando un segundo bebé llegó a sus brazos luego de otra ronda de empujes de su esposaㅡ ¡A-Se, es una niña!

Aquel maravilloso día recibieron el doble de bendiciones de los dioses, según su marido, y aun así SanRen no hizo pedido.

Wei Ying y Wei Yang. ㅡSanRen pronunció con lágrimas en sus ojos.

(婴) "Yīng" de infantil. Un pequeño niño de ojos grises con una radiante personalidad como el sol. Llevando siempre una sonrisa que hará a todos caer por su encanto. Extrovertido y juguetón por donde lo mires, pero con un corazón bondadoso y sincero, con un gran sentido de la justicia.

(洋)  "Yáng"  de océano. Una pequeña niña de ojos azules como el mar, emanando serenidad; pero que tendrá muy en el fondo una ferocidad sin igual. Tendrá la personalidad introvertida de la cual su hermano carece, pero ambos comparten el mismo corazón que los hará muy queridos en la vida.

Dando tanto recibiendo tan poco.