Actions

Work Header

Cada paso del camino

Chapter Text

La alarma sonó una vez, era uno de esos despertadores antiguos de reloj que tenían una gallina y pollos alrededor de ella en la pantalla, una mano la apagó de un golpe. Will se levantó de inmediato y fue caminado, completamente desnudo, hacia la puerta del baño del pequeño departamento. 

Era un departamento perfecto para él, pero tan pequeño que siempre encendia discusiones con Frederick sobre cuando debía mudarse con él. Will no quería. No renunciaría a su independencia. Además Chilton era de esos tipos a los que les gustaba sincronizar los horarios e incluso las ropas con su pareja. Will seguiría siendo auténtico aunque a nadie más le importara. 

Se duchó y empezó a vestirse en su uniforme. El celular de Chilton empezó a vibrar apenas se colocó la gorra policial. Lo tomó para ver si debía despertarlo o no, pues aún dormía explayado en la cama. Era Lorna su secretaria. Contestó para decirle que estaba atrasado, pero que llegaría pronto a la oficina. Lorna era un amable señora de edad que había trabajado como secretaria del padre de Chilton y una de las pocas personas en felicitarlo por su relación hacia un año.

Antes de que pudiese decir los buenos días una voz masculina le gritó en el oído molesta.

-Frederick, donde demonios dormiste anoche?.. me quedé esperándote a que llegaras a a traerme para la función del teatro..que demonios te pasa?..
..es nuestro aniversario?..estoy harto de esto..me escuchaste?..

Will permaneció en silencio.
-Frederick?...
-El... está durmiendo ...
-Que?... quién habla?...

Will cortó la llamada . Frederick lo observaba sentado en la cama con los ojos muy abiertos por el pánico. Ya listo para ir a trabajar, el oficial sólo tomó su arma de reglamento y sus pertenencias que estaban sobre la mesa de noche. Sin mirar al quien fuese su pareja por un año le dijo secamente.

-Cuando vuelva no quiero que estés aquí...o yo mismo lanzaré tus cosas por la ventana...

Will salió aventando la puerta. 

*

El señor Marlow abrió la puerta del taxi para que pudiese subir su esposa y su hijo. Ya dentro, mientras el vehículo navegaba las calles de la ciudad, la familia discutía sus planes tras las merecidas vacaciones.

El taxista miraba de vez en cuando por el retrovisor a la familia. 

El hombre tenía unos cuarenta años. Complexión media, no sería problema para él. La mujer tenía lindo cuerpo y sus pantorrillas pálidas destacaban con la falda negra que apretaba sus piernas hasta llegar debajo de la rodilla. Las miró un segundo y luego miró al tráfico, su lengua humedeció su labio inferior. Su labio leporino se hizo más notorio por el gesto. 

En medio de la pareja estaba el niño. Parecía tener 8 años. Callado. Conciente de que las vacaciones solo habían provocado más tensión entre sus padres. Cada uno sumergido en sus teléfonos después de hablar 3 minutos. Era obvio que el pequeño estaría en medio de un divorcio pronto.

El taxista sintió compasión por él. Le recordó su propia infancia justo antes de caer en las manos de su abuela paterna. Lo mataría rápido y sin dolor...tal vez..

*

Will salía del establecimiento con un café en su mano. Caminaba hacia su motocicleta. El clima estaba fresco. No hacia tanto frio como ayer, pero aún así sentía un poco de sudor acumulándose en su el borde de su binder. Quería rascarse.

Estaba junto a su moto y casi terminaba su café cuando unos adolescentes se le acercaron visiblemente alarmados.

*

Minutos antes...

-No deberíamos estar aquí...este lugar apesta..vamonos.
-No seas gallina.. éste lugar está abandonado. Nadie nos molestará aquí..
-Pero.no me gusta..

El adolescente más alto de color rodeó con sus brazos la cintura de su novio. La poca luz que entraba por el techo derruido permitía ver las hermosas pecas que cubrían la nariz del pelirrojo. Empezaron a besarse.

Cuando los besos se hicieron más intensos, el joven moreno empezó a acomodarlos de modo que se acostaron sobre el piso de tierra de la bodega en desgracia.

El pelirrojo miró hacia un lado mientras su novio dejaba marcas en su cuello. Sus ojos se agrandaron por el terror..

Gritó.