Actions

Work Header

Máscaras y Cadenas

Chapter Text

Prokofiy Razumihin: Aristócrata y comerciante ruso. Poseía gran cantidad de tierras y negocios. Duro, frío y distante, nunca se portó bien con su hijo, al que culpa de la muerte de su mujer, acaecida durante el parto. Tras el doloroso suceso Prokofiy se vuelve alcohólico y se encierra en sí mismo, mateniéndose emocionalmente alejado de todos a su alrededor. Iracundo y violento, perdía el control con facilidad, golpeando y castigando a sus siervos con frecuencia, también a Dmitri, con quien siempre fue muy estricto e injusto. Cuando muere, su hijo hereda todas sus propiedades y su título nobiliario.

Dmitri Razumihin: Joven aristócrata, acaba de heredar el título de su padre y está al cargo de todos sus negocios. Es inteligente pero inexperto, por lo que sus conocidos nobles pretenden aprovecharse de él para sus propios intereses. Dmitri es amable, respetuoso y educado. Aborrece la violencia y le desagrada la idea de usarla para castigar a sus siervos. No desea que le teman, como ocurría con su padre, sino que le respeten, por lo que se esfuerza en mantener el control y el orden con buenas palabras, sin necesidad de dañar a nadie. Sin embargo, puede llegar a ser muy impulsivo y pasional cuando pierde los estribos y Rodya pone constantemente a prueba su paciencia.

Rodion Raskolnikov: Siervo doméstico de la familia Razumihin. Sus padres también eran siervos de la familia, por lo que Rodya nació y se crió allí. Es rebelde e independiente, odia la vida de siervo. Orgulloso y altivo no acepta que le digan lo que tiene que hacer ni se considera menos que nadie. Se niega a someterse a la voluntad de señoritos que se creen mejores que él cuando Rodion los supera en muchos aspectos. Desprecia a la aristocracia y sus costumbres, haciendo burla constante de todos ellos y suele esquivar el trabajo tanto como le es posible. Temía a Prokofiy, por lo que mantenía un comportamiento más sensato, pero tras su muerte saca a relucir toda su rebeldía. No siente ningún respeto por Dmitri, al cual desobedece y deja constantemente en evidencia frente al resto de nobles, ya que no teme ningún castigo por su parte. De pequeños Razumihin y él mantuvieron una relación amistosa, ya que ambos tienen la misma edad y al vivir tan lejos de la ciudad no tenían otros niños con los que poder jugar, pero cuando Prokofiy lo descubrió se interpuso entre ellos, prohibiéndole terminantemente a Dmitri volver a acercarse a Rodion, tratando de hacerle entender que un siervo era su propiedad, no un amigo, y que bajo ninguna circunstancia podía tratarlos como a iguales. Por su parte, Rodya fue duramente castigado por su atrevimiento. Desde ese momento ambos se alejaron, no volviendo a hablarse hasta años después, manteniendo siempre una relación distante del tipo amo-siervo que se ha ido tensando más y más tras la muerte de Prokofiy y los cada vez más habituales desplantes de Rodion.

Dunya Raskolnikova: Sierva doméstica de la familia Razumihin. Es la hermana menor de Rodion. Mucho más calmada y sensata, tampoco disfruta de la vida de sierva, pero no muestra su desagrado de forma tan obvia y arriesgada como Rodya. En su lugar se limita a hacer su trabajo con la mayor dignidad posible, sin dejarse pisotear. También orgullosa e inteligente, pero mucho más precavida que su hermano. Su relación con Dmitri es de respeto mutuo, ya que lo considera un buen hombre que está haciendo las cosas lo mejor que puede en su posición, llegando a compadecerlo hasta cierto punto, sabiendo lo injusto y terrible que ha sido su padre con él y lo solitaria que ha sido su infancia. Al menos Rodya y ella se tenían el uno al otro, pero Dmitri se ha visto obligado a crecer lejos de todos, sin haber tenido un solo amigo o alguien con quien conectara y que de verdad se preocupara por él y lo quisiera. Entiende lo difícil que es la situación para Razumihin y trata de hacer entrar a su hermano en razón y mantenerlo hasta cierto punto bajo control, pero Rodya se niega a escuchar a nadie. También tiene sus propios problemas, ya que dos de los aristócratas amigos de la familia Razumihin muestran un alto interés en ella, haciéndole constantemente ofertas de compra a Dmitri. Por suerte hasta ahora el joven aristócrata se ha negado tozudamente a aceptar ninguna de ellas, sabiendo que va en contra de la voluntad de su sierva y queriendo respetar ese deseo. Dunya lo agradece secretamente y eso la lleva a desaprobar todavía más la actitud desvergonzada de su hermano.

Sonya Marmeladova: Joven prostituta. De familia muy pobre, con un padre alcohólico que ha perdido el empleo y una madrastra enferma, tienes tres hermanastros. Se prostituye para mantener a su familia, visitando a los siervos en las tierras de los Razumihin y el resto de nobles de la zona. Ha sido amiga de los Raskolnikov desde que empezó a ir por allí. Rodya a veces es cruel con ella, presionándola con sus comentarios, pero no lo hace con mala intención, es su forma retorcida de mostrar preocupación e intentar ayudar. Por supuesto, Dunya trata de evitar estos ataques siempre que está presente, regañando a Rodya y manteniéndolo a raya, pero no hay nada que pueda hacer cuando su hermano y Sonya están a solas. Sin embargo, esto no siempre es así, otras veces Rodya es mucho más calmado y sus conversaciones son tranquilas y amistosas. Rodya le encarga a Sonya que le traiga cosas del pueblo, como libros que le interesan o periódicos y noticias para mantenerse informado, ya que casi nunca deja la casa. Con respecto a Dunya, su relación con Sonya es todavía más cercana, hasta el punto de que desde hace algún tiempo mantienen una relación romántica en secreto. Rodya no está al tanto de ello. Ambas han decidido no contarle nada por lo pronto y Rodion está demasiado ofuscado en sí mismo para haberse dado cuenta.

Pyotr Luzhin: Aristócrata. Arrogante y elitista, valora la clase, la ostentación, el seguimiento de la etiqueta, es muy estirado. Posee numerosas tierras y negocios. Sus terrenos lindan con los de Razumihin y, aunque de puertas para fuera mantiene una relación cordial con la familia, existen rivalidades internas desde hace años. Luzhin está interesado en las tierras y negocios de los Razumihin y cree que ahora que Prokofiy ha muerto y Dmitri está al cargo le resultará más sencillo hacerse con parte de ello. Considera a Dmitri inepto, blando e incapaz (en parte influido por las opiniones que su padre expresaba de él ante el resto de nobles) y pretende aprovecharse de su inexperiencia a su favor. Es uno de los nobles que está altamente interesado en Dunya. Desea comprarla, pero Dmitri se niega repetidamente a ello. Dunya lo desprecia y le aterra la idea de ser comprada, pero hasta ahora todo ha ido bien. A fin de cuentas, Luzhin no tiene ningún tipo de poder sobre ella, sólo un interés no correspondido, por lo que no supone ningún problema mientras Dmitri siga manteniendo su negativa. Y por ahora no parece que Luzhin tenga nada que atraiga la atención de Dmitri lo bastante como para aceptar la oferta. Por su parte, la relación con Rodya es de odio mutuo. Rodya lo desprecia como persona, considerándolo una representación vivaz de todo lo que odia en la aristocracia, pero además le guarda un rencor especial por sus pretensiones respecto a Dunya. Rodya se muestra aún más descarado y maleducado con él que con respecto al resto de nobles, dándole respuestas cortantes y ridiculizándolo siempre que se cruza con él, indignando a Luzhin y poniendo a Dmitri en un compromiso, ya que esas faltas de respeto pueden ser interpretadas como aprobación por su parte si no las castiga. Dmitri regaña a Rodya a menudo por ello, pero sin imponerle ningún castigo contundente. Rodya mantiene su actitud hacia Luzhin, que lo considera intolerable y lo odia cada vez más.

Arkady Svidrigailov: Aristócrata. Al contrario que Luzhin, Svidrigailov no muestra un gran respeto por las normas sociales, renegando de ellas y actuando a placer y conveniencia. Abiertamente libertino, viudo y con un oscuro pasado, el sentimiento general hacia él es de desconfianza. Mantiene relaciones cordiales con los otros nobles, pero nadie conoce a ciencia cierta sus intenciones y no saben como interpretarlo, por lo que prefieren mantener las distancias. Al igual que Luzhin, está interesado en Dunya, pero es mucho más sutil sobre ello. En lugar de hacerle constantes e insistentes ofertas a Dmitri, sabiendo de antemano que las rechazará, trata de ganarse el afecto de la muchacha, hablando directamente con ella y ofreciéndole la libertad a cambio de su mano. Dunya también se niega a esto. Este interés en Dunya hace que Rodya también desprecie a Svidrigailov, del mismo modo que ocurría con Luzhin, además, su rechazo hacia las actitudes libertinas y las opiniones controvertidas de Svidrigailov hacen que su inquina aumente, siendo su actitud de total repulsa y desconfianza, especialmente teniendo en cuenta los rumores que Rodya conoce sobre él. Por su parte, los sentimientos de Svidrigailov hacia Raskolnikov son totalmente contrarios. El noble muestra una notoria simpatía hacia él, considerándolo interesante e intrigante. Sabe de sobra de la inteligencia y capacidad de Rodya y valora su rebeldía, encontrando muy divertidos sus desplantes, especialmente cuando son dirigidos a Luzhin, al cual considera mediocre y estúpido y al que le guarda un especial rencor debido a la rivalidad que mantienen por Dunya.