Actions

Work Header

Orquídea

Work Text:

Comenzó con un cruce de miradas.

No, se sentía incorrecto utilizar esa expresión... Porque teóricamente hablando, no cruzaron miradas en su primer encuentro.

"Ella" estaba inconsciente y Dino solo la subió en su auto y se la llevó a su casa. Estaba lloviendo y ver una hermosa chica tirada en el suelo activó sus instintos protectores, no podía dejarla allí, eso no sería muy Love&Peace de su parte.

En retrospectiva, probablemente debió llevarla a un refugio o al hospital, pero era muy tarde y sería más rápido si ella misma de encarga del asunto.

¿Sus abuelos la regañarían si se enteran? Probablemente ellos habrían hecho lo mismo, además, era una adulta responsable ¿Qué podría salir mal?

Todo podía salir mal

Al llegar a su modesto departamento con la joven en su espalda, procedió a dejarla sobre su sofá, secando su cabello y, un poco avergonzada, sacándole la ropa mojada para ponerla a lavar.

Todo habría sido más fácil si la desconocida no hubiera despertado justo en el momento en que estaba por retirarle la (ya) suelta camisa de botones.

Miró a Dino con sus brillantes ojos fucsias, aparentemente dejó atrás la somnolencia inicial para notar el estado en el que se encontraba, su expresión se veía confundida y era totalmente comprensible. Sin embargo, no duró mucho porque una traviesa sonrisa se posó en los labios ajenos, como si la confusión inicial no fuera más que una ilusión momentánea.

La chica más joven tomó las manos de la mayor entre las suyas, aquellas que se habían quedado congeladas en la ya transparentada camisa blanca de la belleza de cabello oscuro.

—Creo que esta es la primera vez que intentan un movimiento tan descarado conmigo sin antes invitarme a salir...

Fue en ese momento que Dino salió de su shock, ¡La estaban malinterpretando totalmente! Se soltó del agarre de la más joven, comenzando a negar de forma frenética con la cabeza y las mejillas fuertemente teñidas de carmín.

—¡E-Esto es un malentendio! —la de cabellos rosados se alejó de la fémina en el sofá, casi chocando con una mesa en el proceso— ¡Estaba quitando tu ropa mojada para ponerla en la lavadora!

Fue allí cuando la desconocida inspeccionó su propio aspecto, estaba mojada de pies a cabeza y tenía una toalla en el cabello, probablemente esa mujer realmente le estaba diciendo la verdad.

—Estabas desmayada en la calle, como está lloviendo a cántaros te traje aquí... No podría perdonarme si alguien con malas intenciones te encuentra de yo no haberte ayudado.

La mirada celeste brillaba con seriedad luego de terminar su explicación.

La de ojos fucsias no pudo evitarlo y simplemente se echó a reír. Ahora fue el turno de Dino para confundirse.

Eso... Fue algo que sin duda no esperaba.

Una vez terminó de reír, la Diosa desconocida volvió a su sonrisa coqueta que en este corto tiempo, Albani supuso era su habitual.

—¿Haces eso con todos los desconocidos que encuentras tirados o soy un caso especial por mi linda cara?

—Es la primera vez que encuentro a alguien desmayado... ¡Oh! —la de cabello rosa pareció recordar algo, comenzó a caminar en una dirección que la de oscuros mechones no podía distinguir desde su posición, regresando al poco tiempo, con una muda de ropa— Esto es para que te cambies la ropa mojada, soy Dino, espero que te sientas como en casa lo que dure esa horrible tormenta.

—Mi nombre es Faith. —la menor tomó la muda de ropa entre sus manos, a propósito rozando las de la mayor en el proceso— Muchas gracias por tu hospitalidad, Dino.

—Todavía necesito tu ropa mojada, ya sabes, para que cuando todo esto termine puedas volver a vestirte.

—Cierto, estaba eso.

En ese momento, ante sus ojos comenzó un espectáculo privado de la más alta calidad, es decir, no se supone que deba estarlo viendo en primer lugar.

Pero Dino Albani es débil y no puede apartar la mirada de la esbelta figura frente a ella

Lentamente, Faith comenzó a deslizar su brazo derecho fuera de la larga manga blanca de su camisa, movimientos delicados acompañados de un suave tarareo.

Antes de darse cuenta, estaba ahora desnudando su brazo izquierdo, sin querer, la mayor tenía una vista perfecta del sujetador rosa que mantenía en su sitio los modestos pechos de Faith.

Con la camisa fuera del camino, las manos de la chica menor se dirigieron hacia el frente, allí fue cuando Dino cayó en cuenta y su rostro se volvió de otro tono más oscuro de carmesí: Era un sujetador de los que se desabrochan al frente

Quería apartar la mirada, ya parecía una especie de acosadora sexual, se supone que Faith está indefensa en un ambiente desconocido y sin embargo...

Antes de que se diera cuenta, el sujetador rosa es retirado, con un movimiento rítmico puede ver cómo se mueven sus pechos al perder el soporte. Faith voltea en su dirección, todavía con esa imperturbable sonrisa.

—¿No estás interesada en tocarlos? La suavidad y tamaño difiere entre cada chica... Y estoy bastante intrigada por si los tuyos son tan suaves como se ven.

Faith sabe las implicaciones detrás de su propuesta, no puede simplemente... Hacer algo como eso y no esperar alguna reacción por su parte.

Antes de que su lado racional pudiera interferir, simplemente la tomó de la mano y la guió hasta su propia alcoba, cerrando la puerta a su paso.

Lo que ocurrió luego de eso, ciertamente no es algo que Dino pueda confesarle a sus amigas alguna vez en su vida.