Actions

Work Header

Queer As Folk S1

Chapter Text

Brian

Como cada noche vamos a Babylon, en cuanto entramos lo único que puedo hacer es buscar algún culo caliente para atender mis necesidades, voy a la barra y pido un whisky, volteo solo para ver a mis aburridos amigos, Mickey mi mejor amigo, Emmett y Ted...Dios su vida es tan aburrida, ¿Por qué viene? Si al final no consigue nada, su vida es tan patética, Emmet es una reina y Mickey... bueno es Mickey, avanzando entre la multitud que aparenta bailar, pero solo se restriegan uno contra otro, dos segundos después y encuentro el truco de hoy, moreno, musculoso y una boca que se vería preciosa haciéndome una mamada, comienzo a bailar con él para después arrastrarlo a la trastienda, justo cuando está a punto de comenzar veo a Mickey ¿Enserio? Tienes que ser tan oportuno Mickey...

-Tenemos que irnos... Me quiero ir.

-Solo le daré mi número-La mayoría del tiempo la tengo dura así que no es sorpresa cuando el moreno me comienza a tocar, que ya esté totalmente duro y no puedo evitar gemir al sentir sus manos.

- ¿Qué hiciste, lo escribiste en tu pene? -Así es Mickey, no hay nada más interesante que chuparme el pene, tengo que concentrar para poder contestarle-¿Cuánto tiempo vas a tardar?-y ahí está el maldito tono que me llega a desesperar un par de veces, pero quiero a Michael y es mi mejor amigo así que lo ignoro.

Volteo a ver al truco que solo levanta la cara para decirme que en diez minutos terminara de hacerme feliz.

-Diez minutos, máximo...-Sentir lo caliente de su boca es lo mejor, bueno, se puede sentir mejor, solo que aún no encuentro la boca adecuada, entre el montón de cuerpos veo a salir a Mickey de la trastienda, supongo que ir a buscar a los chicos y me esperaran afuera, muevo rápido jodiendo su boca, me lo llevaría a casa, pero hoy no estoy de humor para eso, así que solo tengo que venirme en su boca para no volver a saber del nunca más.

Comienzo a sentir como mi cuerpo es recorrido por eso tan familiar sensación y llego al orgasmo, terminó en su boca quien parece que va a vomitar, qué ridículo, o tal vez no le cabe mi polla en la boca.... Me abrocho el pantalón y me doy la vuelta solo buscando la salida, cuando siento como me toman del brazo.

- ¿Oye puedo tener tu numero?- Siempre la misma pregunta, me limito a sonreír sin mucho interés y me libróde su agarre, voy a la barra y pido el último trago, dejo el vaso en la barra yme voy directo a la salida, en cuanto salgo veo las tres cabezas familiares ysimplemente me cuelgo de Mickey.

-Eso fue muy rápido. –Escucho decir a Mickey y yo solo le sonrió

-Bueno él ya tiene mucha practica amigo –Dice Theodore, sí mucha practica que tu jamás tendrás....

-Me aburrí. -Y es cierto, ese tipo no sabe hacer una mamada decente.

-Si claro, que te chupen el pene es tan aburrido. -Emmet y su sarcasmo.

-Pues yo los vi muy intensos. - ¿Enserio Mickey?

-Todo para ti es intenso

caminamos hacia mi jeep, cuando levanto y veo un destello amarillo, solo volteo en esa dirección y me encuentro con una cabellera rubia, un chico hermoso ¿De dónde mierda salió eso? Pero es que solo puedo pensar en tenerlo en mi cama totalmente abierto y pidiéndome que me lo follé sin sentido, solo de verlo siento como me voy poniendo duro, sin darme cuenta camino en su dirección, conforme me voy acercando me doy cuenta de que es joven, no más de diecinueve años, delgado y unos ojos azules que te podrían intimidar, pero en este momento están cagados de miedo, me acerco lo suficiente para sentir su respiración en mi pecho.

- ¿Cómo has estado?, ¿Tuviste una noche muy dura?

Veo el miedo en sus ojos, pero aun así me contesta queriéndome impresionar, Ja.

-Solo revisando los bares, sabes...- Ahora que lo tengo tan cerca de mi puedo ver lo suave que se ve la piel de su cara, ¿Se sentirá tan suave su delicioso trasero? -Juguete, matadero. - ¿De qué mierda está hablando?

- ¿Matadero, de veras? Así que te gusta la piel- Creo que soy capaz de follarlo aquí mismo, no recuerdo haber estado tan jodidamente caliente. Veo cómo piensa un segundo antes de contestar.

-Claro.

- ¿A dónde vas? - Sea cual sea su destino necesito llevarlo a mi cama, después se puede largar.

-A ningún lugar especial. - Por primera vez puedo ver ese brillito de coquetería en sus ojos.

-Puedo cambiar eso...-Lo tomo de la mano y lo jalo para irnos en mi jeep, veo la cara de los otros tres, mientras lo subo al carro.

- ¿Oye y nosotros que?

-Pueden irse con Ted-Sin esperar una respuesta solo arranco, puedo escuchar cómo me llaman idiota pero la verdad es que no me importa, solo puedo pensar en llegar rápido al loft.

 

Justin

¿Por qué carajo estoy tan nervioso? Yo no soy así, por lo regular siempre estoy coqueteando con todo lo que se mueve, aunque nunca pasa nada, pero este chico me puso muy nervioso, posiblemente también está influyendo el hecho de que es la primera vez que estoy en Liberty Avenue, le dije a mis papas que estaría en la casa de Daphne, pero ambos sabíamos que no me iba a quedar en su casa, solo le pedí que me llevara mi mochila mañana a la escuela.

El chico va manejando como un loco por las calles, ni siquiera se su nombre y creo que perderé mi virginidad con un completo extraño, genial Justin.

-Oye no pregunte tu nombre, ¿Cómo te llamas? -Le pregunto intentando dejar de sonar tan nervioso y creo que lo comienzo a lograr

-Brian, Brian Kinney. -Me voltea a ver y solo me doy cuenta de la mirada de hambre, siento como me empiezo a endurecer.

-Bueno Brian, yo soy Justin. - Como si de verdad le interesara mi nombre, aja, solo me voltea a ver, cuando me doy cuenta esta estacionando justo enfrente de un edificio de ladrillo rojo, simplemente salimos del auto y nos metemos en el edificio, intento calmar mis nervios, tengo que demostrar que no soy un niño asustado. Sin pensarlo me acerco solo para besarlo, creo que era lo necesitaba para dejar de pensar en cómo debería de actuar. No es mi primer beso, pero creo que es el mejor, este hombre sabe delicioso, su lengua recorre toda mi boca, cuando llega el elevador entramos sin separarnos y lo único que pienso es en lo duro que siento es su polla rosándome el ombligo, eso es enloquecedor, creo que jamás me he sentido tan caliente. Entramos al loft y simplemente tengo la necesidad de ir quitándole la ropa, le desabrocho el pantalón y meto mi mano, que duro esta, esta enorme, pero ese no me interesa, solo quiero sentirlo en mi boca, sin preguntarle lo jalo a el sillón que está en medio de la sala y lo aviento para poder acomodarme mejor, saco su polla del bóxer y solo se me hace agua la boca, comienzo a masturbarlo, lo lamo como si fuera un dulce, el mejor de los caramelos, no aguanto las ganas, intento meterlo en mi boca pero él me detiene, saca un condón de su pantalón y solo me lo meto a la boca, intento no desconcentrarme con sus gemidos, creo que nunca me imaginé que disfrutaría tanto ser el causante de esos gemidos.

-Dios Justin... ¿Dónde aprendiste a hacer mamadas? - Siento orgullo al escucharlo... ¿Sera buena idea decirle que es la primera? Si. Quiero sentirme orgulloso. Dejo de chuparlo y solo lo volteo a ver para giñarle un ojo.

-Nadie me enseño, es talento natural, y es la primera vez que lo hago- Lo único que pienso es en como se ve, el rubor en sus mejillas, los ojos tan brillosos, y los labios separados, sigo chupando, pero esta vez con más fuerza, quiero escucharlo cuando termine, acaricio sus bolas y siento como su cuerpo se va tensando, una, dos, tres chupadas más y siento como un líquido caliente llena mi boca, sin pensarlo me lo trago lo más rápido que puedo. Cuando me levanto solo le sonrío con un poco de coquetería.

- ¿Te gusto? - Quiero que lo diga, aunque sé que lo hice.

-No tienes idea de cuánto he esperado por una mamada decente y eso fue más que de...-El sonido del teléfono lo interrumpió, se levantó intentando abrocharse el pantalón, solo diré una cosa, necesito que Brian me folle.
Brian

Medio aturdido por el orgasmo que este chico me acaba de dar me levanto a contestar el teléfono.

- ¿Qué?

-Hasta que dignas a contestar el maldito teléfono, a Linds rompió la fuente hace unas horas, ya nació.

Carajo, carajo, carajo, carajo.

-Voy para allá- cuelgo el teléfono y me volteo a ver a Justin- Tu, levántate, iras conmigo al hospital- Me acerco a él, que esta recargado en el respaldo del sillón y solo me acerco para susurrarle al oído. - Y cuando regresemos te joderé toda la noche. -Solo de pensarlo me estoy poniendo duro otra vez.

Veinte minutos después estoy en la entrada de la casa de Mickey con Justin sentado a mi lado, se ve tan tranquilo, ya no se ve nada nervioso a cuando lo encontré hace un par de horas.

- ¿Cuántos años tienes? - ¿Por qué pregunte? Nunca me intereso en mis trucos, incluso este jovencito es totalmente diferente a lo que siempre escojo, por lo regular siempre son morenos y musculosos, pero este, rubio, delgado, y esos malditos ojos azules. Creo que mi pregunta lo sorprendió por que se puso como un tomate, que adorable. ¿Adorable? Mierda Brian.

-17- Creo que tiene muchos huevos al mirarme como si fuera algo tan simple, carajo, tengo doce malditos años más que él. - ¿Y tú?

-29.- Llevo aquí cinco malditos minutos, comienzo a tener una conversación con el chico y Mickey no sale, ¿Qué carajos está haciendo?, toco el claxon un par de veces cuando lo veo salir del edificio casi corriendo.

- ¿Lo trajiste? - Ese tonito, su fastidio es evidente, talvez necesita una cogida, y sé que quiere que se la dé yo, pero no lo are nunca.

-Mickey solo súbete. - Volteo a ver como se sube todo enojado, de reojo veo a Justin que tiene una sonrisa... ¿de orgullo?, arranco el jeep y comienzo a manejar hacia el hospital, llegamos en veinte minutos y sin pensarlo salgo corriendo a la entrada, llegamos a la recepción y solo pregunto dónde está la habitación de Linds a la primera persona que veo, corro con Mickey y Justin pisándome los talones, llego a la habitación y solo veo caras de supongo que lesbianas, a las que no conozco.

Justin

La habitación es blanca con amarillo, me quedo justo detrás de Brian, que mira a las mujeres como si fueran a matarlo, la que carga al bebé es rubia, se ve muy cansada, a su lado esta otra, tiene el cabello obscuro y ve al bebé con adoración, alcanzo a escuchar como alguien les dice que ya llegamos, en el momento que las dos nos voltean a ver, veo como Brian se queda totalmente quieto.

-Oh Dios mío

-Ven y saluda a tu hijo- Un segundo, su ... ¿Hijo?

- ¿Oye que esperas?

Brian se acerca las chicas, viendo al bebé con adoración, esa mirada se ve tan hermosa en él, no es que en los demás se vea mal, pero el, siento que nadie lo nota, o que él no deja que lo noten, pero se ve adorable.

- ¿Cuándo comenzó?

-Como a las siete

-Y seis horas después el nació.

-Desearía haber estado aquí, ¿Cada cuánto me toca ver nacer a un hijo? - Estoy muy confundido, pensé que era gay, tal vez es bisexual, o no, no sé qué pensar, posiblemente le pregunte el rato.

-Se parece mucho a ti.

-Entonces creo que es mío.

- ¿Quieres cargarlo?

-Con cuidado, no lo sueltes.

-Oh si eso es lo que quería hacer- Algo me dice que esos dos no se van a llevar bien, o nunca lo han hecho.

-Estábamos pensando en nombres, Mel quiere llamarlo Abraham como su abuelo- ¿Abraham? Deben estar bromeando, no tienen idea de cómo molestaran a ese niño en la escuela si lo llamas así- Pero, a mí me gusta Gus.

Brian se queda callado un par de segundos cuando voltea a verme.

-Justin, ¿Qué piensas? -Gus es un nombre bonito, y a mí me gusta, no diré que ese fue el nombre de un oso de peluche que tenía. Me sorprende un poco que Brian me esté preguntando a mi cuando ni siquiera me conoce.

-S me llamara Abraham ya me hubieran molido a golpes en la escuela, creo es mejor Gus. - Michael me voltea a ver, aunque no distingo si es para darme la razón a para decirme que soy un idiota.

-Muchas gracias, ¿Y quién diablos eres tú? - Mel, si creo que así la llamo la rubia, me ve como si me hubieran salido dos cabezas, antes de que pueda contestar, Brian lo hace.

-Oh cierto, él es Justin, tiene 17 y me dio la mejor mamada que te puedas imaginar, justo antes de que marcaras- Todas las mujeres hacen un sonido de asco y alcanzo a ver a Michael con las cejas levantadas y algo confundido.

-Entonces tú y Linds tuvieron un bebé esta noche.

-Sí, pero el mío no me chupa los pechos, a menos de que yo lo desee. - Brian voltea a verme y solo me giña un ojo, con eso siento como mi cara se pone roja, debo parecer una colegiala, aunque prácticamente lo soy.

-Gus, es un buen nombre de hombre- el tono de Brian cambia al momento que habla con el bebé, a algo más... ¿Suave? -Vamos Gus, sonríele a tu padre. - Solo voltea a verme y solo puedo ver amor y ternura por ese bebé, ojalá me vea así algún día... ¿De dónde vino eso? Apenas y lo conozco y ya estoy pensando eso, no puede ser cierto.

-Hey, ¿Quieres cargarlo? - Brian me pregunta, me acerco a él, con cuidado de no despertar a Gus quien se durmió en los brazos de su papá, cuando lo tengo en mis brazos, me doy cuenta de lo mucho que se parece a Brian. -Regreso en unos minutos, no te vayas. - Solo veo como desaparece por la puerta y me concentro en admirar al pequeño bebé, me pregunto cómo se verá cuando sea mayor, ¿Será igual de guapo que su padre?

Mientras estoy sentado con el bebé, Michael está platicando con las chicas, no alcanzo a escuchar sobre qué y la verdad no me interesa. No sé cuánto tiempo pasa hasta que Michael me pregunta por Brian.

- ¿A dónde fue Brian?

-No lo sé, solo me dijo que volvía en unos minutos- sin voltear a verme se sale de la habitación, por lo menos unas gracias maldito mal educado.

-¿Justin?-Levanto la cara y veo a las dos mujeres viéndome, no distingo quien de las dos me habla, así que solo me les quedo viendo esperando a que me vuelvan a hablar.-¿Cuántos años tienes?- la que me hablaba era Mel.

-17- No se a donde va con esa pregunta, veo como se queda pensando un par de segundos.

-Eres muy joven. Podemos decirle a Brian que te tuviste que ir, es muy noche para que estés fuera de casa con una bola de desconocidos

Oh claro.

-No te preocupes Mel, mis padres no me esperan hoy en casa y no me importa estar aquí, sé que el resultado de esta noche solo será el haberlas conocido, ver a este bebé el día que llego a la tierra y una buena acogida con Brian. -Sin borrar la sonrisa de suficiencia en mi cara me acerco a ellas y les entrego al bebé- ¿Dónde está el baño?

Ambas me ven con curiosidad, pero al final Linds me responde- Al fondo del pasillo-Me doy la vuelta y voy al baño, alcanzo a ver a un grupo de doctores y no puedo evitar mirarles el trasero, se ven tan bien, entro al baño lo más rápido que puedo, en cuanto salgo veo al grupo de lesbianas que estaban en la habitación y se van acercando a mí.

-Cariño tienes unos ojos muy hermosos.

-Sí y también tu cabello es muy lindo.

- ¿Cuántos años tienes?

-17

-Eres muy joven, ¿Estás estudiando?

-Si, en unos meses me voy a graduar, y estaba pensando en pedir un lugar en PIFA.

- ¿Quieres ser un artista? -Casi todas preguntaron, las únicas que no hablaron, solo me veían con emoción en la cara. Alcanzo a ver a Michael que me ve rodeado de mujeres y se va por la puerta que va para las escaleras, supongo que no ha encontrado a Brian. Por el momento creo que disfrutare de la atención, tal vez tome en cuenta algún consejo, si es que me dan.

-Para PIFA tienes que entregar algún proyecto, y aun no me decido que voy a hacer, puedo hacer un blog de dibujos, al menos con treinta dibujos, de tres a cinco pinturas, una escultura... Pero creo que are los dibujos.

Escucho a las mujeres hablar, sobre lo famoso que puedo llegar a ser, cuando me doy cuenta de que una mujer me ve muy fijamente, me voy acercando a ella de la forma más lenta posible para que las demás no noten que ya no les estoy poniendo atención.

-Hola

-Hola

- ¿Puedo preguntar por qué me ves tan fijamente?

-Tengo curiosidad, ¿Puedo leer la palma de tu mano?

Esto ya me dio curiosidad, sin pensarlo le doy mi mano y comienza a verla, estudiarla, como si fuera lo más interesante del mundo.

-Bien, tienes que ser muy inteligente para conseguir lo que quieres, a veces puedes ser algo atrabancado al momento de hacer algo- En eso no se equivoca- ¿Ves esa línea? Eso significa que eres creativo y puedes sacarle buen provecho...

Antes de que pueda contestar siento como alguien me jala de una oreja, estoy a nada de quejarme cuando escucho a Brian.

-Es demasiado lesbianico aquí adentro para un jovencito, fuera, te veo allá afuera. - Voy saliendo del pasillo cuando siento que alguien camina detrás mío, volteo y veo a Michael. Salimos al estacionamiento, en cuento encontramos el jeep nos subimos, yo en la parte de atrás y el de piloto.

Pasan dos, cinco, diez minutos y Brian no sale, y el silencio en el auto es un poco incómodo, algo me dice que no le caigo bien, pero a quien mierda le importa.

-Y dime Mickey, ¿En que trabajas? - Intentemos hablar, con él, tal vez podamos encontrar algo de qué hablar.

-En la Big Q

-O genial, yo estoy estudiando, estoy pensando en entrar a PIFA, tengo que hacer algunos dibujos, son como mi examen, ¿Alguna sugerencia? Pueden ser de cualquier cosa. -Bien, creo que puedo matar dos pájaros de un tiro, intentó hablar con Michael y puede que tenga una o dos ideas buenas, veo como lo piensa un par de segundos cuando se voltea.

- ¿Conoces al capitán astro?

-No, ¿Quién es?

-Es un superhéroe gay, tiene muchos comics y es el mejor superhéroe que te puedas imaginar, puedes investigar sobre él y tal vez puedas dibujarlo

Bien esa es una buena idea, algo extraña para un adulto, pero, en fin. Alto, puedo buscar a Michael con el pretexto del capitán astro y seguir viendo a Brian, si eso are y hablando de Brian viene sonriendo como vil loco, conforme se va acercando al jeep me doy cuenta de que debió de tomar algo, se ve algo diferente, pensé que se iba a subir al lugar del copiloto, pero simplemente brinca al asiento de atrás y se sienta a mi lado.

-Vamos Mickey, larguémonos de aquí.

Michael como buen niño obediente enciende el carro y comienza a conducir, solo espero que sea hacia el loft de Brian.
Brian

En cuanto Mickey comienza a conducir, siento una gran desesperación por tocar a Justin, simplemente paso mi brazo izquierdo por sus hombros y comienzo a acariciar su brazo, siento como se le pone la piel chinita por mi toque, ¿O lo estoy imaginando? Con las drogas todo se puede. Lo agarro de la nuca y lo atraigo hacia mí y comienzo a besarlo como si no hubiera un mañana, sabe tan bien, y no besa nada mal, me estoy comenzando a excitar, me separo de él y busco algo con que distraerme, no quiero terminar follandomelo aquí enfrente de Mickey.

-Tic tic tic...tic...tic...tic...tic

- ¿Qué estás haciendo?

-Solo estoy recordando las dulces palabras que mi dulce hijo me dijo, no fue "papá", fue... tic, tic tic... tic- Lo escucho reír como colegiala y solo siento como mi polla se endure más. -Es un niño muy inteligente.... Creo que ya lo extraño.

-Brian, ¿Qué tomaste? - O cierto, Mickey está aquí, y nos lleva a mi casa

-A, B, C, D, E...e...e- Éxtasis, lo recomiendo. - Creo que yo le enseñaré a mi hijo el alfabeto.

-Voy a joderte, te voy a joder toda la noche... Toda- Y no estoy bromeando, este jovencito me tiene tan caliente que no lo soporto. Bajo mi mano al cierre de su pantalón, y solo meto mi mano para sentir lo duro que está, siento como se me hace agua la boca, cosa que nunca me pasa, y sin pensarlo me bajo, para devolverle el favor de hace rato.

Comienzo a intentar sacar su deliciosa polla de sus calzoncillos, cuando siento un jalón en el auto.

- ¡Diablos! - Maldito Mickey siempre arruinando la diversión.

-Lo siento, no quería atropellar a ese perrito. - No entiendo por qué suena divertido, yo estoy caliente y no me parece divertido que no me deje disfrutar del cuerpo de Justin tranquilamente.

-Al diablo con el perro

-Bien Boy-Wonder, te llevaré a casa, ¿Por dónde me voy? - Oh no, eso sí no.

-El vendrá conmigo.

-Ooh por supuesto que no.

Me volteo a ver a Justin y decido que es buen momento para jugar.

-Es un examen, sin hablar, primera pregunta, opción múltiple... ¿Quieres venir a casa conmigo? A) Si, B) Si, o C) Si- Si ya sé que estoy haciendo trampa, pero seamos sinceros, Justin quiere que me lo folle y yo muero por hacerlo, es obvio que vendrá conmigo. – Tic tic tic, se acabó el tiempo, bajen sus lápices, ¿Cuál es tu respuesta?

- ¡Ninguna!, se irá a casa -Hagamos como que no hablaste.

-Me iré con el- ¡Bingo!

-Buen chico. Te mereces un 10 perfecto.

Justin

Era más que obvio que Michael estaba celoso, Brian estaba demasiado drogado para notarlo o le dio igual. El camino que faltaba para el loft solo podía pensar en besar a Brian. Cuando el auto paró enfrente del edificio Brian volteo a verme.

-Ve, ahora te alcanzo.

Sin pensarlo me bajo del auto y solo por hacer enojar a Michael me volteo a verlo.

-Adiós Mickey- Le sonrió como si fuéramos dos grandes amigos y por su cara sé que solo me enojo más. Mientras espero a que Brian deje a Michael, pienso en cuál será mi próximo movimiento si quiero seguir viendo a Brian, tengo que hacerlo con cuidado.

-Bien vamos- Volteo a ver a Brian y veo que el jeep no está, supongo que se lo llevó Michael.

Entramos al edificio y solo pienso en un hecho que creo que Brian pasó por alto, ¿Sera buena idea no decirle? No, puede que tenga ganas de hacerlo, pero no soy tan idiota como para no hacerlo con cuidado, soy virgen.

-Mmm Brian, posiblemente lo supones, pero, soy virgen, no tengo miedo ni nada, pero lo digo para que tengamos cuidado.

-Oh pequeño, que lindo de tu parte, seré tu primera vez, no te preocupes, prometo ser cuidadoso-La sonrisa en su rostro solo hace que me comience a excitar. - Sabes... yo era más chico que tu cuando perdí mi virginidad, aunque solo fue una mamada, pero fue un inicio.

¿Más chico? ¿Pues cuántos años tenía?

- ¿Cuántos años tenías?

-14, fue con un ex maestro, yo regrese porque olvide algo, cuando lo vi, se estaba bañando y sin pensarlo me metí, incluso con la ropa, simplemente me arrodille y se la chupe, desde entonces mi vida sexual es más que activa.

-Apuesto a que era un viejo pervertido.

-Ese viejo pervertido, probablemente tenía la edad que yo tengo ahora.

-Bueno, eso no lo sé.

No me di cuenta en qué momento entramos en el elevador, solo sé que Brian está abriendo la puerta del loft, entramos y sólo señala hacia la cama, esta como en un pedestal, él va a la cocina, escucho como abre la nevera. Bien, ¿Ahora qué? Me desnudo, doblo mi ropa y la dejó justo en una esquina del piso, la cama está alumbrada por unas luces azules que hacen resaltar la cama, me acuesto y cierro los ojos, intentó calmar mis nervios. No sé cuánto tiempo pasa hasta que siento como se hunde la cama y a Brian abriéndome las piernas, abro los ojos y el solo me está viendo.

-Date la vuelta y levanta las piernas.

Sin pensarlo me muevo y quedó totalmente expuesto a él, siento como me empieza a masajear el trasero.

- ¿Sabes que es el rimming?

-No

-Bien, ahora lo sabrás.

Brian sigue tocándome las nalgas, y debo admitir que tengo un trasero fantástico, estoy pensando en mi trasero cuando siento su aliento entre mis nalgas y siento como se me comienza a acelerar el corazón, siento su lengua en mi espalda, como avanza, va recorriendo toda mi columna y es una tortura, solo puedo pensar en lo bien que se siente, en cómo se va acercando cada vez más a mi entrada, sin aviso pasa una lengüetada por mi entrada y yo salto por la sorpresa, vuelve a hacerlo pero mucho más lento y yo me comienzo a marear por el placer, suelto un gritito cuando mete su lengua en mí y comienza a moverla, está concentrado en su tarea como por dos minutos hasta que se separa de mí y lo escucho decir.

-Ahora sabes que es el rimming- Si, y es increíble, o ¿Es tu lengua la increíble? -Date vuelta.

Como buen niño obediente me volteo y lo miró, Dios se ve tan sexy, tiene las pupilas dilatas, los labios hinchados, bajo mis ojos solo para ver que se está masturbando, la simple vista hace que me ponga todavía más duro si es posible.

Se ve tan jodidamente perfecto, desnudo, caliente y listo para mí.

-Pon tus piernas en mis hombros- Me sorprende que haga lo que le pido sin dudar, ni siquiera está temblando- Muy bien.

-Espera, en la escuela nos enseñaron algo sobre el sexo seguro- Oh, pero claro, solo cuando habla puedo notar al jovencito asustado.

-Y ahora vamos a tener una demostración- tomo el condón, abro el empaque y se lo doy-Quiero que me lo pongas- Puedo ver la duda en sus ojos, pero sé que puede hacerlo. – Vamos deslízalo en mi pene.

Mientras él me pone el condón yo agarro el lubricante y pongo un poco en mis dedos solo para comenzar a prepararlo y que no le duela...tanto.

-Esta frio.

-Se calentará.

-Solo con cuidado, ¿Si?

-No te preocupes, lo are.

Jamás me había tocado un virgen, bueno, siempre hay una primera vez para todo. Me acomodo bien, pongo mi polla justo delante de su entrada y empujo lo más lento que puedo.

Justin

Carajo eso duele, duele, sé que mañana me va a doler el trasero, siento como toda mi cabeza se aturde por la sensación.

-Me duele, ¿Siempre me va a doler?

-Un poco, pero es parte de eso.

Brian

No sé de donde saco la concentración para no follarlo sin sentido, esta tan caliente y apretado que creo que me voy a desmayar, no pienso claramente, lo cual queda más que obvio cuando comienzo a hablar.

-Ahora relájate, quiero que siempre recuerdes esto, para que no importé con quien estés, yo siempre estaré ahí.

Comienzo a moverme despacio para no lastimarlo, quién lo diría, Brian Kinny follando despacio, pero en este momento no me importa, se siente muy bien. De repente siento algo extraño, como si fuera algo llenándome, pero no sé qué es, y trato de ignorarlo, jamás me he sentido así, da igual, posiblemente son las drogas.

Justin

Conforme se va moviendo dejo de sentir dolor y comienzo a gemir, disfrutando de las embestidas, siento que veo el cielo cada que me pega en un lugar exacto, lo jalo hacia mí para besarlo como si no hubiera un mañana. Cuando se separa de mi para tomar aire puedo ver algo en sus ojos, es algo diferente, siento como mi pecho se hincha, de ¿felicidad? O es solo emoción, no lo sé, solo sé que quiero más.

-Brian, follame, más fuerte.

Brian

Sin pensarlo comienzo a entrar y salir de él con rapidez y precisión, agarro su polla que está tan dura y comienzo a masturbarlo lo más rápido que puedo, siento como su cuerpo se comienza a tensar, y como su trasero se aprieta a mi alrededor y no puedo aguantarlo más, dejo que el orgasmo me consuma, todo mi cuerpo está temblando, siento como descargas eléctricas por mi espalda, como si estuviéramos sincronizados, Justin termina en mi mano en medio de un gemido que me sabe a gloria.

Una vez que pude calmar mi cuerpo, me retiro de él y me quito el condón, lo tiró al bote de basura que tengo en la habitación y me levanto por papel para limpiarnos, una vez limpios solo lo miro por unos segundos.

-Quédate, prometo llevarte a la escuela mañana.

Lo tapo y veo como se voltea con una sonrisita en la cara, el simple gesto me hace sonreír, diablos, debo parecer una colegiala.

Justin

Siento como me tapa, y simplemente sonrió por el gesto, me acomodo y siento como me comienzo a dormir, cuando siento un par de dedos acariciándome el cabello, no me muevo, mejor disfruto de la atención, posiblemente Brian piense que ya estoy dormido. Cinco minutos después, siento el calor de su cuerpo muy cerca del mío, mejor me duermo, no sé ni qué hora es y mañana tengo escuela.

Un maldito sonido me despierta, no tengo ganas de moverme y espero que Brian se levante a callar el sonido, como si me hubiera leído la mente, siento como un brazo me rodea como si fuera un abrazo, pero sé que solo es para detener el despertador, tengo ganas de abalanzarme a él y abrazarlo, pero no lo hago, no lo quiero asustar.

Me siento sucio, pero no sé por qué, intento quitarme las sabanas de encima cuando alcanzo a ver mi brazo manchado de algo obscuro, sigo la mancha y me veo el pecho, estoy todo manchado, intento oler que es, es algo dulce.

-Oh el chocolate liquido sabe delicioso de tu piel.

¿Qué? ¿Chocolate? Y no tuvo la decencia de despertarme, para poder disfrutar también. Genial.

Intento levantarme cuando siento un pinchazo de dolor en mi trasero.

-Oooh mierda

-No me digas te duele el culo- Volteo a verlo y su sonrisa está llena de perversidad- Vamos a bañarte pequeño, tienes que ir limpio a la escuela.

Lo llevó con cuidado al baño, nos metemos a la regadera y comienzo a limpiarlo, ayer solo me esperé a que estuviera totalmente dormido y fui por el chocolate líquido que había sacado de la nevera, tenía tantas ganas de esparcirlo por su piel, y lamerlo, no lo desperté porque quería disfrutar el momento en privado.

- ¿Te acostaste con ella? - Me saca de mi nube con esa pregunta, volteo a verlo confundido, no sé de qué está hablando-Con Linds, ¿Te acostaste con ella?

-Oye no seas grosero, yo solo me vine en una taza y ella hizo el resto.

-Supongo que quería mucho un hijo.

-Más que cualquier otra cosa. - Linds me estuvo acosando más de un mes para que por fin accediera a ser el padre de su hijo. Después de todo no salió tan mal.

-Podría ofrecerme a cuidarlo por ti, es tan bonito.

- ¿Estas insinuando que no puedo cuidar de mi propio hijo? - A dónde vas con esto jovencito. - Soy muy capaz de cuidarlo, pero no tengo que preocuparme, él ya tiene a sus madres, ellas lo cuidaran.

-Claro, apuesto a que Mel lo cuida mucho mejor que tu- Me ve y sé que intenta calentarme, bueno, no le va a costar trabajo, no se me bajo totalmente la erección.

-Hey, no seas mal educado o tendré que castigarte. - Le doy una nalgada y comienzo a masajearle el trasero, Dios tiene un hermoso trasero de burbuja espectacular- ¿Listo para hacerlo de nuevo?

Lo volteo, recargándolo en el vidrio y comienzo a introducir un dedo en su entrada con ayuda del agua.

Justin

No sé en qué momento terminamos en la cama follando por ¿Cuarta vez? Seguida, como lo soporta mi cuerpo, no lo sé y tampoco me importa mucho, yo soy feliz. En cuanto siento como va llegando el orgasmo me llega, lo siento tan intenso que mi cuerpo está temblando por más tiempo de lo pensaba, solo siento como Brian termina acostándose encima de mí.

-Creo que tenemos que bañarnos otra vez.

-Sí, sería muy irresponsable de mi parte mandarte sucio a la escuela.

Me levanto, camino a el baño y trato de bañarme lo más rápido que puedo, cuando siento como me comienza a enjabonar la espalda y simplemente me dejo, cuando terminamos, me comienzo a secar el cuerpo, Brian va su cocina, regresa dos minutos después con un vaso de agua y un par de pastillas en la mano.

-Ten, tómatelas, no te dolerá tanto el trasero. - Su sonrisa tiene algo de pena y eso lo hace ver adorable.

-Gracias- Le doy un beso en el cuello, quiero comenzar a repartir besos por su cuello y pecho cuando escuchamos la voz de Michael, gritando desde afuera. Nos ponemos la ropa interior y los pantalones, cuando siento a Brian agarrándome las nalgas, me presiono contra él, siento su aliento en mi oreja, estoy a punto de voltearme hacia él, cuando escucho a Michael.

- ¿Qué no tuvieron suficiente anoche?

-No hay tal cosa, como suficiente, además no podría regresarlo a casa sin su desayuno nutricional.

Michael se asoma a donde estoy terminando de vestirme, me ve con enojo, pero yo no le e echo nada hoy.

-Te puedes apurar, no llegare tarde por ti.

No me había dado cuenta de lo fastidioso que puede ser Michael hablando en ese tono. No pasa ni dos minutos cuando escucho que viene hacia mi otra vez. Bien, creo que es momento de cerrarle la boca.

-Te dije que te...

-Michael, ¡CALLATE! No tienes idea de lo fastidioso que es escuchar tu voz en las mañanas, por favor cállate, y ya estoy listo.

Salgo del loft con Brian pisándome los talones, ni siquiera intenta ocultar la diversión en su cara porque calle a Michael, quien simplemente se mete al elevador con nosotros sin mirarme, genial, eso está mucho mejor.

Salimos del edificio y no puedo creer lo que veo, el jeep tiene los vidrios y espejos rotos, tiene rayones y se alcanza a ver pintura rosa, no distingo que es lo que dice, tardo dos segundos en entender las letras, *marica*.

-Esto es hermoso Mickey. Muy hermoso.

-No es mi culpa, ya te había hablado de ese par de locos que viven en mi calle.

- ¿Qué, un par de niños de doce años? - No puedo evitar reírme, lo que provoca que Michael me voltee a ver con odio.

-Inician más temprano hoy en día.

-Bueno no me importa, es el auto de la compañía... Bueno súbete, tenemos que llevar al niño a la escuela.

- ¿En esto? - Brian lo ve por dos segundos y luego me ve a mí.

- ¿Te importa?

Si llego a la escuela en este carro posiblemente me estén molestando por lo que resta del año, pero no es como que tenga tanto tiempo para ir en autobús.

Brian

-Claro que no

Y una vez más me sorprende, este chico es muy valiente, me cae bien.

Los tres nos subimos al auto, paso por alto el hecho de que Michael se sube lo más rápido en el asiento de copiloto, como si Justin le fuera a quitar el lugar. Enciendo el motor y comienzo a conducir.

- ¿Dónde estudias?

-En St. James

-Bien.

La escuela queda justo de camino al trabajo de Mickey, primero dejamos a Justin, y luego me deshago de Michael. Miro el reloj y faltan diez minutos para las ocho, si no me doy prisa, será mi culpa que llegue tarde a la maldita escuela, piso en acelerador y comienzo a conducir esquivando coches, doy la vuelta en un par de calles, un giro más y veo varios adolescentes caminan a la entrada de la escuela, hacemos una entrada triunfal y apago el coche, empiezo a notar como todos ven el carro, por el espejo alcanzo a ver a Justin ponerse como un tomate.

-Hey Justin, ¿Me quieres hacer el favor?

Siento una rabia increíble recorrerme todo el cuerpo y sin pensarlo, me levanto del asiento para que el pequeño idiota pueda verme perfectamente.

-No, pero yo puedo joder tu virgen y apretado trasero tan duro que no podrás ni sentarte por una semana. - El miedo atraviesa su car y sale corriendo para esconderse adentro de la escuela, cobarde.

Justin sale del jeep con una sonrisa en la cara.

-Bien, nos vemos luego Mickey- ¿Mickey?, se despide de él y no de mí, perfecto.

-Espero volver a verte Brian, y no solo en mis sueños- Me giña un ojo con coquetería y siento que me empiezo a poner duro, genial ahora tendré una erección por su culpa.

Simplemente se da la vuelta y lo veo acercarse a una chica de piel morena, que le entrega una mochila. Bien ahora el chico estará en la escuela y me recordará siempre. Es momento de irnos.

Justin

Estuve a punto de rogarle vernos otra vez, pero no quiero verme como las amigas de Daphne, igual de ridículas suplicando atención.

- ¿Dónde has estado?, Tu madre llamo, no sabía que decirle así que le dije que seguías dormido.

-Gracias Daph.

-Y dime... ¿Tuviste sexo como planeabas?

-Sí y más de una vez

-Oh, bien ahora supongo que viste la cara de Dios.

-Ja, no, no es para tanto.

Si claro, la cara de Dios, y es Brian Kinney.

Si como no.