Actions

Work Header

¿Transmigración?

Work Text:

Cuando Yang Jinghua abrió los ojos, se percató que no se encontraba en la mansión Duanmu, si no acostado en el suelo en una ciudad de aspecto extraño y antiguo. No solo eso, su ropa lucía completamente diferente.  Si bien desde que se había vuelto una sombra espiritual sus vestimentas eran más tradicionales y encajaban con la residencia Duanmu, estas lucían sacadas de una drama de época

 

-¿Duanmu Xi? - Preguntó -¿ Dónde estás?

 

Duanmu Xi era el yangming, el sacerdote supremo y también, se podía decir que estaba en una relación con él. Ya que no se besaban para transmitir energía, si no porque querían y algunas veces porque querían y estaban desnudos en la cama de Xi... Lo que tenían ellos era difícil de definir, no eran pareja pero eran más que amigos. Sin embargo, ninguno le quería poner nombre a lo suyo, y seguían disfrutando juntos el tiempo que los cielos les daban

 

-¿Estará bien?  - Se dijo Yang Jinghua.-Su salud es delicada y siempre hay alguien queriendo atacar. No está a salvo ni con su propia familia.

 

Motivado por encontrar al joven yangmingsi, Yang Jinghua camino por la ciudad en la que había despertado , la estaba decorada como si fuera una ciudad de un drama de época, lo que le hizo sentirse nervioso, la última vez que sintió que estaba en una filmación, terminó con un par de anillos en mano y  casándose con otro sujeto esa noche

 

Después de vagar un buen rato, decidió entrar a lo que parecía ser una especie de posada la cual era sencilla, pero bastante grande, si se trataba de un set, era uno de alto presupuesto hecho con bastante empeño. 

 

Las posadas y bares eran los lugares donde solían escucharse más rumores en todas los dramas, si se trataba de una serie de TV podrían estar grabando una escena o miembros del staff estarían arreglando dicho set

 

-¡El clan Duanmu está aceptando discípulos!  -Dijo la voz de un hombre

 

-Si, tienes que pasar una prueba difícil y puedes entrar de inmediato  - Contestó la voz del otro hombre

 

-¡Escuche que el nuevo Yangmingsi se convirtió en ello a la edad de 12 años!  -Interrumpió una voz femenina- ¡Es solo un niño!



¿¿Clan Duanmu?? ¿¿Discípulos? Por las vestimentas de todos los presentes y la forma de hablar, realmente parecía como si estuvieran hablando una historia de cultivación.  

 

“Debo estar soñando…¡Pero soy un fantasma! Los fantasmas no duermen!   - Se dijo Yang Jinghua.

 

Jinghua quería huir del lugar y buscar a Xi en otra parte y pedir una explicación, ¿Estaba en un isekai* ahora? leer demasiadas novelas de transmigración le había hecho daño definitivamente.

 

-En esas historias el protagonista usualmente termina rodeándose de mujeres hermosas…¿Me encontraré con alguna waifu*? -Se dijo Jinghua

 

Sin embargo en sus mente, aparecieron imágenes de Duanmu Xi usando sus trajes de ceremonia llenos de adornos, luciendo como un dios inalcanzable, etéreo y hermoso. También recordó cuando estaba en la cama, Xi debajo de él con un sonrojo en su rostro y labios entreabiertos dejando escapar algunas palabras que después sentía algo de vergüenza recordar …

 

-Es demasiado tarde para las chicas ahora, Duanmu Xi lo representa todo para mí - Pensó  Jinghua - 

 

-Oh, eres tu el cultivador errante que trabaja de adivino-  Dijo un anciano viéndolo de arriba a abajo interrumpiendo sus pensamientos- El chico del extinto clan Yang

 

-¿Clan Yang? - Preguntó un hombre joven de los presentes.

 

-Si, este chico es de ese lugar. O era  -Respondió el anciano-  El Clan Yang era el más poderoso de su territorio, pero luego de una catástrofe natural y una serie de tragedias, este desapareció y se dispersó. Dejando a los pocos sobrevivientes vagando por las pequeñas aldeas cercanas

 

Aunque este fuera un sueño o hubiera transmigrado, escuchar hablar de lo que pasó con su familia puso incómodo a Yang Jinghua, lo que los presentes parecieron notar

 

-Lo lamentamos chico - Dijo el anciano- Pero tú ibas en camino al clan Duanmu para volverte discípulo o sirviente ¿No? ¡Te deseamos la mejor de las suertes, viajero!

 

No entendía nada de lo que estaba pasando, ¿Era un sueño? ¿Era como aquellas novelas donde uno transmigra a una novela o a un juego? pero si encontraba a Duanmu Xi podría arreglar las cosas.

 


***

No tuvo opción más que pedir una habitación en dicha posada y revisar lo que traía su bolso, era uno de esos que usaban en las historias de cultivo los cuáles, con magia podían almacenar muchos objetos, sin embargo, solo tenía una espada, unas pocas monedas en su bolso y unos cuantos talismanes . Junto a ella estaba una placa la cual era una versión miniatura muy parecida a la que estaba en su casa

 

-Es como empezar el nivel 1 de un videojuego solo con las armas iniciales. -Suspiró - Si esto es un sueño, debí haber soñado con más armas  o al menos con Duanmu Xi a  mi lado. ¡Hubiera transmigrado a Genshin Impact* al menos!



**

 

No sabía donde quedaba la mansión tuvo que pedir indicaciones un par de veces 

 

Cuando Yang Jinghua llevó a la montaña donde estaba el Clan Duanmu, había todo tipo de gente, mujeres pidiendo trabajos como doncellas en la mansión, hombres dispuestos a ser guardias, pero el grupo eran mayoritariamente niños de buenas familias pidiendo ser aceptados como discípulos

 

Ya en las puertas de lo que parecia ser una muralla, se encontró con una anciana, un hombre que parecía ciego, un chico de cabello negro  y un niño de cabello blanco en las puertas preguntando a cada visitante cual era el motivo de su visita.. ¡Eran Duanmu Xi, su maestro, su abuela y Shenlong Zhangxuan! Se alegró demasiado de ver caras conocidas luego de un largo tiempo. Quiso correr y abrazar a Xi, pero se dio cuenta que nadie parecía reconocerlo



-¿Cuál es tu nombre?  - Preguntó el maestro invidente. Definitivamente, nadie lo reconocía, pues preguntaron su nombre al igual que lo hicieron con  todos los presentes.

 

-Soy Yang Jinghua. Quiero ser aceptado como sirvi…

 

-¡Espera! - Interrumpió Duanmu Xi-  ¡Mira tu espada! ¿Eres del Clan Yang?   - No importaba donde se encontraban o si esto era un sueño, Xi siempre era muy inteligente. Se veía igual de hermoso como siempre, pero ahora usaba una túnica azul exterior la cual resaltaba sus ojos, su pelo blanco estaba hasta su cintura, similar a cuando era joven.

 

-Sí lo era antes que desapareciera  - Respondió tratando de que el joven Yangmingsi no notara que lo estaba examinando

 

-El clan Yang es muy importante, han tenido relación con el clan Duanmu desde hace años. ¡Yo creo que debes unirte como discípulo! - Dijo Duanmu Xi en un tono autoritario

 

-Joven amo - Exclamó Zhangxuan parecía ser su guardaespaldas y sostenía un arco en su espalda en lugar de llevar una pistola- No creo que sea buena idea

 

-Es una deuda con su familia  - Dijo Duanmu Xi.- Esa espada fue hecha por un antepasado de la familia Yang, para el líder de nuestro clan Duanmu Luoyue, luego de su muerte fue devuelta a la familia de su creador

 

-¿En serio es esa espada?  - la anciana por fin habló y la miró - ¡Debes ser un descendiente directo! 

 

Este mundo que parecía ser una novela de cultivo, no parecía ser tan malo. Al menos no iba a terminar en la calle siendo un personaje de relleno. 

 

La anciana tomó la espada, pero no pudo sacarla de su vaina, tampoco ninguno de los presentes

 

-Solo responde a un descendiente directo de la familia Yang.  - Dijo la anciana sabia-  Muy bien, Yang Jinghua. Serás aceptado como discípulo ya que el Yangmingsi, Duanmu Xi, lo pide como deuda con tu familia

 

-Creo que primero hay que discutir unas cosas. - Dijo el maestro mientras hacía señas a los demás para que se retiraran, así que dejaron a Jinghua mientras se apartaban a hablar entre ellos.

 

Aquello sonaba bien, parecía que estaba soñando con aquellas historias donde un joven y débil chico, acudía buscando un maestro y regresaba fuerte y poderoso buscando venganza a la gente que le hizo daño. Generalmente también rompían muchos corazones y desfloraban muchas doncellas. Sin embargo, él no quería nada de eso, quería a su amado Duanmu Xi de nuevo en sus brazos.  

 

-Aunque quizás si está con Zhangxuan no me necesita  - Se dijo  Jinghua a sí mismo -Bueno..., aunque hay algunas necesidades , que su adorado tío no puede cumplir del todo… - pensó pícaramente. 

 

Sin embargo una voz familiar y cálida lo sacó de sus pensamientos.

 

-¿Jinghua? ¿Estás bien? 

 

-¿Duanmu Xi?  ¿Eh?  . - Lo miró de cerca.  -¿sabes donde estamos?

 

-Yo también desperté aquí. Parece un viejo drama de época 

 

-¡Lo sabía! También veías ese tipo de dramas. Pero esto parece más una historia de cultivación ¿No? O algún juego 

 

-A veces veía ese tipo de dramas con mi mamá cuando era niño, sin embargo no prestaba demasiada atención.

 

-No te preocupes. Tu gege* está aquí con sabiduría callejera, conocimiento en dramas y juegos.

 

-Tenemos que averiguar cómo terminamos aquí -Murmuró Duanmu Xi  

 

-Tenemos la espada Luoyue y tus poderes. ¿No? No creo que sea tan difícil...incluso si morimos y estamos en una novela de transmigración…

 

-Tu ya estás muerto…



Jinghua iba a añadir un "Le quitas lo divertido joven sacerdote" pero mejor pasó su mano alrededor del hombro de Xi.  Su piel era suave y olía bien como siempre, no importaba donde estuvieran.

 

¿Sería una de esas historias donde podían volar espadas? Sería divertido ir a pasear con Xi, no siendo un fantasma y que volar fuera algo común, Xi era su novio pero tenían poco tiempo para pasarla juntos por las ocupaciones que tenía.

 

-Incluso en este mundo, naciste con una cuchara de plata en la boca. -Murmuró Jinghua-Sigues siendo un señorito rico….



Antes de que la conversación pudiera seguir, un letrero apareció flotando en el aire frente a ellos, como si se tratara de un espíritu

 

"La manera de salir: Admitir su relación delante de todos los presentes'

 

-¿Qué es ese letrero?

 

-Es un sistema.Es lo que nos da órdenes como en los juegos. Te hace falta leer más novelas 

 

-¿Es cómo un espíritu?

 

-Leerás más novelas conmigo cuando estemos fuera de esto. 

 

Eso iba a ser un poco vergonzoso, en este universo o lo que fuera nadie parecía saber acerca de su relación.  En casa, todos sospechaban algo pero no hablaban demasiado de ello

 

-He visto estas historias, tengo que pedir tu mano en matrimonio  -Dijo Yang Jinghua 

 

-¿Mi mano? ¿No debería ser al revez?

 

-Soy el mayor y será una mejor historia si aparezco a robarte de tu familia y hacer que te cases conmigo . ¿No?

 

Xi recordó los dramas que veía con su mamá cuando era niño, Jinghua no estaba equivocado, muchas disputas se daban porque había diferencias de clases entre las parejas. 

 

-Está bien  -Respondió. 

 

El joven señorito robado por un joven vagabundo con tan solo unos minutos de haberse conocido,  sonaba excelente como un trama de una novela. O si se tratara de un juego, esta ruta sería buena… 

 

¿Otras rutas?...

 

-¡Duanmu Xi! ¿Algún chico o chica se ha acercado a ti y ha aparecido algún letrero con opciones o corazones?

 

 El joven sacerdote no respondió, solo  alzó una ceja y lo miró confundido.

 

-¿Alguien ha intentado cortejar?

 

-No... 

 

-Entonces no es juego de esos…

 

-¿Qué juego?

 

Alguien como el joven señorito Xi no necesitaba jugar algún otome para aliviar su soledad, hombres y mujeres acudían a él y esos juegos eran como la vida diaria. 

 

-Olvidalo, mejor busquemos la manera de continuar con la misión




***

 

 Dejando su posición acudieron a donde estaba la familia Duanmu terminando algunos asuntos, Jinghua hizo una reverencia, y haciendo su mejor imitación de un drama de época que solía ver en tv  hablo:

 

-Deseo desposar al joven Duanmu Xi. Quiero tomarlo como esposa.

 

Aunque se trataba de un sueño extraño, Duanmu Xi se sonrojó. Nunca había estado en sus planes casarse a pesar de que tenía una prometida, debido a su corta esperanza de vida, pero si era con Yang Jinghua…no sonaba tan mal

 

Un gran tumulto de voces se hizo presente en la sala.

 

-¡Por supuesto que no!

 

-¡No puedes casarte con alguien que acabas de conocer! - Dijo la abuela Duanmu

 

-¡Pero yo lo amo! -Dijo Jinghua con voz de una actor de drama, pero no todo era actuación, sus sentimientos eran reales.

 

-También lo amo -Respondió Xi siguiéndolo.

 

Si bien, solían abrazarse y decirse palabras de apoyo entre ellos en frente de los demás...se sentía diferente hablar de algo como matrimonio

 

-¡Huiré con él entonces! -Dijo Jinghua  - Estoy harto de cómo lo tratan siempre. Deberíamos huir los dos y vagar por este mundo…

 

Xi lo miró fijamente, aquello no se sentía solo como parte de la misión en absoluto. Pero antes de poder decir algo, Jinghua lo tomó de la mano y salieron corriendo del lugar, mientras su familiar iba detrás de ellos, sin embargo el más capaz, de atraparlos, era  Zhangxuan, quien no los siguió, solo soltó una pequeña risa. 

 

Jinghua no pudo evitar reír,  tomar a Xi y huir de todos para casarse, se sentía como algo correcto. ¡Algo que debió haber hecho hace mucho tiempo! Sin embargo, cuando se dio la vuelta, su visión se tornó oscura y todo su alrededor se apagó.



***

 

Jinghua despertó en una cama, había sido un sueño después de todo, por muy loco que sonara, una parte de él quería seguir en ese mundo, y huir con Xi

 

-¡Un momento los fantasmas no soñamos!

 

Al parecer lo dijo en voz alta porque enseguida escuchó escuchó la voz de la joven segunda dama, Duanmu Siyun contestar:

 

-Situ Lv usó unos polvos especiales, los hizo encerrar en un mundo ilusorio. - Respondió ella con su habitual seriedad

 

-¿Dónde está Duanmu Xi?  -Preguntó de inmediato Jinghua

 

Al darse la vuelta, vio a su amado a un lado suyo  abriendo sus ojos lentamente, como era habitual, parecía un pequeño gatito despertando lentamente.

 

-Fue culpa de Situ Lv entonces…- Dijo Duanmu Xi, quien había escuchado todo lo dicho.

 

Una vez que Siyun les dejó algunas hierbas medicinales para contrarrestar el adormecimiento que sentían en su cuerpo, ambos sintieron una melancolía, un mundo de cultivación donde pudieran huir y practicar magia tranquilamente sin que la familia Duanmu los encontrará  no sonaba tan mal,

 

-Algún día te tomaré, huiremos y nos casaremos- Rió Yang Jinghua y besó los labios del joven sacerdote 

 

Duanmu Xi asintió y respondió el beso.