Actions

Work Header

Nauthiz

Chapter Text

"A veces lo que esperamos nunca llega... y es lo inesperado lo que nos cambia la vida"

     Gregory Lestrade suspiro por lo que pareció la quinta vez en el día, y solo eran las seis de la mañana, detestaba esta clase de escenas del crimen, esas en las que tenía que restringirse para no llamar la atención sobre si mismo, significaba que tenía que hacer más trabajo, todo anónimo, fuera de los libros y sobre todo sin que se dieran cuenta sus superiores, no había duda de que los de traje lo sabrían y lo querrían castigar pero Greg lo tomaría si eso significaba que la víctima tuviera justicia, no había nada mejor que ver al agresor tras las rejas.

     Miro el cuerpo y sintió un poco de alivio y culpa por sentir dicho alivio, porque bien pudo haber sido él hace unos años, bien pudo haber sido el niño asesinado por su madre, era triste y era horrible pensar en eso, lo peor de todo es que no muchos lo creerían porque las madres no eran así ... se suponía que ellas daban su vida por la de sus hijos, se suponía que daban todo de si mismas ... no esto, para el mundo era una constante.

     Pero Greg sabía mejor.

     Solo había tres constantes en la vida de un hombre, el dolor, la muerte y el cambio.

     Greg siempre estuvo consciente de eso, desde que era un niño esas tres constantes estaban a su alrededor, eran lo único constante en su vida, no el día, no el idioma, no su casa, ni siquiera su nombre, paso de ser niño, a ser Jason, a ser Perseus, a ser Thomas, para finalmente llegar a ser Gregory, paso de ser un asustadizo, a ser despiadado, a ser un experimento para finalmente ser un justiciero, nada como los superhéroes, Greg no podría ser uno, era demasiado oscuro para eso, y solo salvaba a los que quería salvar, a los demás los dejaba hundirse, él no era responsable de ellos después de todo, no podía ser responsable de tantas personas.

     Tenía una familia que cuidar y vigilar, ellos eran demasiado para cualquiera, era bueno que Greg nunca fue cualquiera.

     Fue hijo de una psicópata asesina, un paciente de un hospital de locos, un miembro de un grupo oculto del ejército, un policía que investigaba los más horribles crímenes, sin olvidar que siempre había sido el que se encargaba de sus hermanos, criarlos siempre fue su responsabilidad y su sentido en este mundo.

     No había sido tan malo en eso, eso quería creer, dos de sus hermanos eran estudiantes de derecho que la fiscalía estaba interesada en reclutar, los otros dos fueron reclutados por el ejército, sabía que serían de los mejores en Inglaterra, los otros tres eran demasiado jóvenes para ver por sus carreras, 13 y 11 años, pero eran de los mejores en sus instituciones.

     Así que para Greg eso contaba como bueno, quizás eran un desastre, no sabían lo que era el amor, no podía quedarse con una relación seria, odiaban con fuerza a sus padres pero ... eso era de esperarse con la infancia y adolescencia que tuvieron.

     Porque como había pensado antes de las tres constantes de la vida del hombre siempre estuvieron presentes en su vida desde que nacieron.

     Nacieron de un ser que solo conocía la muerte, el dolor y el cambio, sobre todo el dolor, así que eso fue lo que les enseño.

     Corrección, habían sido dos seres así.

     Sus padres.

     Su madre conocía bien la muerte, era una asesina, era famosa en todo el mundo, la apodaron La Mujer, todos sabían de lo que era capaz, pero sobre todo le temían, ninguna agencia pudo capturarla nunca, sus encantos eran muy... ineludibles, todos al final caían, para desgracia futura de Greg.

     En algún momento de la vida de su madre alguien le rompió el corazón, antes que su padre, y le dijo una frase como excusa: "Solo cuando sabemos realmente y entendemos que tenemos un tiempo limitado en la tierra, y que no tenemos manera de saber cuando se acaba nuestro tiempo, entonces comenzaremos a vivir nuestra vida al máximo, como si fuera el único que tenemos" , su madre lo había tomado en serio y había empezado a anhelar cada cosa que la hiciera sentir viva, el dinero, las drogas, el sexo y ... la muerte, no la de ella, no, había empezado a asesinar a cada persona que llamaba su atención.

     Había convertido la frase de una de las personas más inspiradoras en el mundo en algo horrible e inhumano, había convertido todo en muerte y en dolor, todo en su vida era dolor.

     Su padre conocía bien el cambio, toda su vida fue así, lo peor de todo fue que nunca estabas listo realmente para el cambio, llegaba de golpe y no tenía compasión de nadie, no de una madre embarazada que su esposo acababa de abandonarla, no de un niño de ocho años que había visto a su madre morir, no de un chico sin hogar que no sabía defenderse, no de un joven en un campo de batalla que se enamoro de la persona equivocada, no de un hombre que de repente tenía ocho niños que cuidar, no de un hombre que ya no tenía el valor de amar.

     Su padre había aprendido de su abuelo, quien había muerto seis meses antes que su madre, una frase que le transmitió a sus hijos: "Fluye como el agua y adáptate con gracia a los cambios. La vida es una secuencia interminable de ellos", el viejo había tenido razón, su padre, conocido como El Agente, siempre había sido un hombre que había sufrido por ellos, lastima que el hombre no le dijo que hacer cuando los cambios dolían, y es que todo en su vida era dolor.

     Ambos conocen tan bien el dolor, como un viejo amigo, solo que nunca le agarraron cariño, Greg se habría preocupado si eso fuera así, los dos solo aprendieron a soportarlo, solían decir: "Nunca me acostumbré al dolor, solo aprendí a soportarlo" , Greg había aprendido bien de ellos, no había tenido otra opción.

     Había aprendido a que sin importar que tanto doliera no podía mostrarlo por temor a que lo ocuparan contra él y lo traicionaran, sin excepción, a que sin importar cuanto deseemos que lo más horrible que hayamos vivido se quede así y no aparezca una experiencia peor, lo hará, a que sin importar cuanto luchemos por evitar a caer, sucederá, porque siempre habría algo más que pueda destrozarlo.

     Como decían los dos.

     Cuando las cosas se pongan difíciles pon un pie delante del otro y sigue adelante, no te rindas, resiste y sigue luchando.

     Greg estaba harto de eso, era algo que hacía una y otra vez durante toda su vida, luchar y resistir.

     Cuando era niño y vivía con su madre, cuando crio a sus hermanos a pesar de que era solo un bebé cuando llegó el primero de ellos, cuando entrenó como un hombre a pesar de solo tener cinco años, cuando soporto cada tortura que la mujer le impuso, cuando tuvo que ser lo suficientemente fuerte para sacar a sus hermanos de ese lugar, cuando quedo en coma por su madre, cuando su padre empezó a odiarlo, cuando dejo que los médicos se lo llevaran y experimentaran con él, cuando lo enlisto en el ejército, cuando lo obligo a casarse con la novia de su hermano, cuando sus hermanos lo abandonaron por su traición, cuando su padre dejo de contactarlo, cuando su esposa lo volvía loco porque un día era una mujer asombrosa y luego una verdadera perra, cuando su mejor amigo dejo de hablarle, cuando todo a su alrededor dejo de funcionar.

     Ahora.

     Greg odiaba su vida como era ahora, no propósito, no impulso, no valor.

     Nada.

     Aunque ... tenía un empleo en el que podía ayudar a las personas, si no puede ayudarse a si mismo, al menos podía ayudar a otros.

     Hacer eso ayudaba con la mente de Greg, hacía que se concentrará en algo más, por las mañanas era un analgésico para sus malas noches, por las noches era un medicamento para sus malos pensamientos, era su redención para liquidar las deudas de las cosas malas que había hecho en su vida.

     Era un bálsamo para su dolor.

     Ahora mismo era las tres últimas, gracias a los dioses que existieran las escenas del crimen que le demostraban que había más malas madres en el mundo.

     Y es por eso que sintió culpa, se suponía que no debía sentirse aliviado porque existiera tal cosa, lógicamente sabía que la probabilidad era demasiado alta pero su cerebro, su corazón y su alma anhelaban un poco de evidencia de que existía tal cosa ... ahora lo tenía frente a él y solo quería llorar de alivio.

     Como siempre Greg era egoísta y obtenía su felicidad del sufrimiento de otros.

     Justo como su madre y eso era algo que le aterraba a sobre manera.

     Greg parpadeo un par de veces y estudió silenciosamente al resto de sus compañeros para ver si alguno de ellos se había dado cuenta de su breve colapso mental, no lo habían visto para su buena suerte, decidió salir a fumar, su jefe estaba siendo un idiota con los de forense, ellos iban a meter unos cuantos reportes y el hombre no estaba para recibir más ... bien, era su problema.

     Casi suspira otra vez pero en cambio sale de la escena y camina a dos cuadras de distancia, puede ver al niño, claramente es un drogadicto pero Greg no hará o dirá nada si el niño no lo dice. 

     Enciende su cigarro e inhala profundamente, escucha al chico moverse entonces, no reconoce su movimiento, lo hace hasta que evita que tome su billetera, escucha al chico sorprenderse, novato. 

     - No te dejaré los billetes para que compres más de tu mierda niño, deberías volver a casa - el joven lo miro, parecía un poco conmocionado, Greg quería resoplar pero volvió a inhalar de su cigarro.

     - ¿Qué casa? - Greg puso los ojos en blanco.

     - Donde te están esperando niño, tus hermanos y padres deben estar volviéndose locos - Greg lo haría si fueran sus hermanitos.

     Mejor no pensar en ellos.

     - ¿Cómo sabes de mis hermanos? - Greg rodó los ojos.

     - Es algo que no puedo explicar, ¿por qué estás aquí niño? - Greg miro de reojo al niño, se había parado a su lado, el niño lo miraba abiertamente.

     - Tienes 27 años, una esposa, te es infiel con el cartero, trabajas como Sargento, tu jefe te odia, tus compañeros te respetan, juegas futbol todos los sábados que tienes libres, fumas y bebes demasiado, tienes problemas con tus pulmones y también con tu rodilla, sufres de insomnio y depresión, si tanto sufres por tu esposa deberías dejarla, ni siquiera te ama - Greg alzó una ceja, eso era impresionante.

     El niño parecía listo para arremeter.

     - Eso fue asombroso niño, solo te equivocaste en algunas, tengo 22, lo sé, me veo más golpeado, mi esposa me engaña con el repartidor estoy seguro, el cartero es gay, tampoco la amo, desgraciadamente las cosas son un poco más difíciles que eso chico, ahora, dado que tienes 15 años debería llevarte con tu familia, o al menos contactarla o... puedo hacer algo más - Greg ni siquiera sabía porque había dicho eso, no es como si fuera la mejor idea pero el brillo en los ojos del niño valió la pena.

     - ¿Y qué es eso? - Greg sonrió de medio lado.

     - Involucrarte en la investigación, veré como lo haces en esta, si me convences veré la probabilidad de convertirte en Consultor, solo si te quedas limpio por lo menos dos meses - el chico parecía animado para luego gruñir.

     - Necesito más cosas - Greg lo miro y asintió, necesitaba calmar su mente.

     - Conozco a un hombre en St. Barts, el área de Forense, tiene una hija de tu edad, fascinada con la morgue, quizá pueda hacer que estés con ella en los experimentos, puedes entrar en mi casa cuando lo necesites y puedes molestarme cuando lo necesites, sin embargo no quiero que dejes de comer, quiero que regreses a tu casa, hablaré con tus padres, los convenceré, si no encontraremos una manera, te doy mi palabra - el niño lo miro, Greg no tenía idea de donde salía eso pero ya lo había ofrecido y no lo iba a quitar, había dado su palabra, el niño asintió lentamente.

     - Vamos a esa escena y luego a tu casa, quiero bañarme, si soportaré a mamá, al menos la soportaré limpio - Greg hizo una mueca, tenía conocimiento en el tema, asintió y guio al niño a la escena.

     Poco sabia como iban a cambiar las cosas, su jefe fue despedido luego de golpearlo en la escena, la sangre mancho el lugar, dañando la escena del crimen, el Sup le hablo, Greg fue ascendido, decidió ir con Sherlock, Miles y Sally, arrestaron a la madre, Sherlock sonrió cuando dedujo más crímenes de la mujer, Sally se rio divertida de las deducciones que le hizo incluso cuando Sherlock dijo que se acostó con el taxista que la llevo a casa.

     - ¿Así qué...?, ¿qué opinan? - Sally simplemente le sonrió al niño, Miles miro a Sally con resignación.

     - Creo que es brillante - Miles rodó los ojos divertido.

     - Eso lo resuelve al parecer... bienvenido al equipo niño, solo haznos un favor, no corras tras un sospechoso sin al menos un compañero, el jefe no aprende todavía sobre eso - Greg rodó los ojos, solo le habían disparado tres veces... este año, no es que importará mucho, podía lidiar con eso, siempre lo había hecho, no había ningún sentido en cambiar eso.

     - Si niño, por favor evita que el jefe haga tantas estupideces, y puedes deducirme todo lo que quieras si primero lo haces con Anderson, es un patán - Greg suspiro, simplemente genial, Sherlock estaba conmocionado y sorprendido por lo que se enfocaron las bromas hacía él en lugar de preguntarle, estaría absolutamente bien

     - Bien, Morales revisa que los forenses hagan bien su trabajo, si es que saben lo que es bien, Donovan revisa el proceso con nuestra sospechosa, no dejes que ninguna embarazada cruce su camino, me encargaré de todo el papeleo si lo terminan todo antes de las seis, en este momento llevaré a este loco a casa, llamen por cualquier emergencia - Miles y Donovan saludaron y fueron a hacer lo que les ordeno, Greg guio a un Sherlock todavía conmocionado a su auto.

     Espero unos minutos antes de prender la radio, casi sonríe cuando ve como la canción lo hace reaccionar, parece que ofendió su existencia.

     - Eso no es música, es... una abominación - Greg sonrió divertido, seguro de que la mayoría de los fanáticos de AC/DC le dirían muchas cosas ofensivas por ese comentario, ya le agradaba mucho el niño.

     ¿Qué mierda?, Regla 4, apégate a las reglas Lestrade o las cosas saldrán mal.

     Greg no planeaba romper ninguna de las SEIS reglas de oro de su padre.

  1. Nunca romper el corazón de nadie, terminarás pagándola toda la vida, si rompen el tuyo lo lamento bebe tu dolor y quiero que sepas que brindo para que deje de doler, brindo para que te recuperes y brindo para que todo mejore.

  2. Nunca revelar tu parentesco, a nadie, nunca, por ningún motivo, lo único que lograrás es ahuyentar a la gente, que te maten y darle la ubicación a personas que piensan que tu madre te ama, aunque no sea verdad.

  3. Nunca dejes que sepan que dolió, los hombres de esta familia nunca dejan ver sus verdaderos sentimientos, puedes fingir, puedes actuar, incluso puedes hacer que te odien, pero nunca debes dejar que vean tu verdadero tú, es peligroso.

  4. No te acerques demasiado a nadie, no sale bien para ninguno de los dos involucrados, no en ninguna clase de relación, y al final de cuentas, todos siempre salen dejándote atrás, así que si la rompes y llega a pasar solo finge que no te rompió.

  5. No te des por vencido jamás, la debilidad no es un rasgo tolerable, no ahora, no nunca, porque la debilidad aleja la victoria, ya que la victoria está reservada para aquellos que están dispuestos a pagar su precio, los débiles nunca lo están.

  6. No te atrevas a romper tu palabra, la palabra de un hombre es lo más valioso porque un hombre vale lo que vale su palabra, lo que significa que si la rompes no eres alguien digno, y mucho menos un buen hombre.

     Trato de no dejar que Sherlock viera que algo lo afectaba, al parecer funcionó porque el niño solo jugaba con la estúpida radio en todo el camino a su departamento.

     Una vez que se estacionó el niño parecía un poco congelado, Greg quería creer que no pensaba que lo iba a matar o atacar o algo así, no es como si tuviera la pinta, o quizá la tenía, medía como 1.92, tenía músculos por todas partes, no voluminosos como los de los fisicoculturistas pero se notaban, cabello despeinado y castaño cenizo, ojos café y llenos de dureza, el ceño fruncido todo el tiempo, voz grave y que asustaba a las personas en la noche, barba y bigote un poco desaliñado, toda la postura de un tipo malo del bar, simplemente genial, cuando iba a decir algo Sherlock lo interrumpió.

     - No seas idiota, no creo que me vayas a hacer algo, solo... tu esposa está en casa, ¿crees que es inteligente? - Greg rodó los ojos.

     - Niño, ella es tan peligrosa como un caracol - Sherlock frunció el ceño.

     - No me refería a eso, no creo que tenga que interponerme en más cosas de tu vida, My... mi hermano dice que no es bueno, que las personas me odiarán por eso - Greg rodó los ojos, gran consejo de hermano mayor, ahora entendía un poco al niño.

     - Sherlock, si no quisiera que te involucrarás en mi vida te habría dejado en esa calle, o no te habría dado las opciones, verás que no digo nada que no quiero decir, nunca - Sherlock asintió antes de salir, Greg hizo una mueca cuando llegó a su casa, parecía más un departamento de muestra, sabía que la sala era un desastre, ella la ocupaba pero al menos hizo que la casa fuera poco acogedora.

     Empujo a Sherlock en dirección a su habitación, antes de llegar Karen salió de su habitación, era la imagen de polvo reciente.

     Camisa de hombre, definitivamente no de Greg, morado no es su color, sin ropa interior, cabello despeinado, había un poco de... simplemente asombrosa, rubia de 1.65, caderas y glúteos excelentes, Greg era objetivo, poco pecho pero podía pasar por alto eso, una cintura envidiable y piernas majestuosas, parecía una princesa si se lo proponía o una prostituta justo como ahora.

     - Veo que trajiste a alguien, es bonito, ya te hace falta - Greg rodó los ojos, empujo a Sherlock a su habitación.

     - Como te lo he dicho antes querida no pienso ser infiel, ahora, si me disculpas, tengo cosas más importantes que hacer, dile a Travelyn que se vaya antes de las ocho de mañana, probablemente él venga - Karen resoplo pero asintió, sabía de quien hablaba después de todo, y entro en su habitación.

     Greg simplemente entro a su cuarto, Sherlock lo miraba con atención, dejo que el niño dedujera lo que pudo, busco en los cajones menos usados, si, eso serviría, ropa de cuando tenía 14 años, se la entrego al niño, quien lo miro divertido.

     - Eres un gigante Lestrade, probablemente medías como 1.75 para entonces - más como 1.77 pero eso no importaba.

     - Entra al baño niño, también me ducharé así que mientras más rápido salgas más pronto podré hacerlo - el niño resoplo pero hizo lo que le dijo, Greg salió a la cocina, sándwiches de pollo con mayonesa, fruta cortada, jugo de manzana y un poco de chocolate caliente con malvaviscos, esperaba que a Sherlock le gustará, esto era lo que le gustaba a sus hermanos.

     Pensar en eso hizo que su corazón le doliera, ¿Cómo podía pensar en ellos tanto el día de hoy?, no se estaba haciendo ningún maldito favor, ni uno solo, y pensar que todo fue por los imbéciles de traje... 

     Resoplando termino de recoger lo que hizo y entro a su habitación, dejo la comida en la cama y sacó su ropa, su reloj, su alfiler y sus zapatos, Sherlock salió con su ropa, le quedaba enorme y se veía un poco ridículo.

     Y es que el niño medía como 1.70 y era solo huesos, su cabello ahora podía verse como rizado en lugar de sucio, pómulos finos, oh, era más elegante de lo que pensaba, tenía labios rosas y un poco hinchados, ojos azules, eran lindos pero... Greg había visto ojos mejores, en resumen alguien que en el pasado habría follado sin ningún problema, gracias Karen por existir, wow, primera vez que pienso eso, bueno, siempre había una primera vez, Greg tomo sus cosas y se metió en el baño.

     Salió lo más rápido que pudo y se arreglo la barba y el bigote, luego se puso la camisa y el traje, la camisa era azul claro, el traje era un azul oscuro, cinturón negro, zapatos negros, primeros dos botones desabrochados pero bien arreglados, se peino un poco el cabello, después de todo no era como él tener el traje impecable, y no fingiría ser alguien más después de lo mucho que fingía, se puso su reloj plateado y su alfiler, la única cosa que su padre le había dado, guardo su placa y su pistola, así como otras armas, salió rápidamente, el niño había devorado el chocolate y los sándwiches, la fruta no tanto, rodó los ojos.

     Por supuesto que no comería lo que le haría mejor.

     Miro al niño que parecía un poco en shock.

     - ¿Sucede algo? - Sherlock negó con la cabeza.

     - Por favor déjame ver como haces que mis hermanos queden en ridículo - Greg alzó una ceja y sonrió divertido.

     - Solo si haces que Anderson y Hills queden en ridículo después - Sherlock sonrió.

     - Trato, por favor mira directamente a los ojos a todos, sobre todo a mis hermanos mayores - Greg se rio entre dientes, paso una mano por su cabello, Sherlock murmuro algo demasiado bajo y fuera de su visión para saber exactamente que era, algo sobre movimientos que los matarían.

     ¿Dé que mierda...?, ah, quería que le gustará a alguno de ellos e hicieran el ridículo.

     Bueno, podría hacer eso, suspirando y poniendo los ojos en blanco recogió las cosas, se comió las frutas, y lo dejo en la cocina, luego lo limpiaría, justo cuando dejaba los trastes sobre la encimera se escucho el distintivo sonido de sexo duro y gemidos, simplemente maravilloso, Sherlock miro con el ceño fruncido la habitación, Greg tomo el brazo del niño y lo sacó de su casa.

     Después de arrancar y entrar en el tráfico Sherlock lo miro.

     - Sigo sin entender porque sigues con ella, quiere tener sexo contigo, hace eso para ver si reaccionas y lo tienen pero simplemente te lo podría pedir - técnicamente cierto pero Greg no tendría sexo con ella, al menos ya no, así que ahora era un hombre en sequía, seis meses ahora.

     - Me preocuparía mucho si lo entendieras niño, ¿qué te gusta escuchar? - Greg vio como Sherlock resoplaba pero buscaba en sus discos, fingió que no se divirtió cuando arrojo el disco de AC/DC por la ventana, que lindo.

     Sherlock gruño cuando no encontró nada que le agradará, tiro otros discos en el transcurso de la búsqueda y al final se cruzo de brazos enojado y enfurruñado, murmurando sobre gustos horribles.

     - ¿No eres un rayo de sol?, revisa en la parte de abajo del sillón - Sherlock frunció el ceño pero hizo lo que dijo.

     El niño saco los discos, miro a Greg sorprendido cuando vio la música clásica, busco rápidamente y sacó Beethoven, por supuesto, seguramente uno de sus hermanos tocaba el piano y el niño inconscientemente y sin admitirlo quería pensar en él.

     El camino fue largo pero relajante, pudo ver al niño a punto de dormirse por lo que sonrió un poco.

     La entrada y la fachada le dijeron a Greg que la familia era un poco más rica de lo que pensó, por supuesto, solo él se toparía con un drogadicto de quince años que es súper rico y con muchos hermanos y al menos un padre clasista, el otro era protector y Greg no dudaba que mandaría romperle la cara en cualquier momento.

     Sherlock suspiro antes de salir y esperar a Greg, sonrió un poco divertido, camino directamente a la puerta, Sherlock detrás de él, agarrándolo fuertemente su chaqueta, antes de que Greg dijera algo la puerta se abrió, mayordomo, por supuesto.

     - ¿En qué puedo ayudarlo señor? - Greg casi resopla, por supuesto que tendría un acento elegante, uno mucho más elegante que el de Greg.

     - Soy el Detective Inspector Greg Lestrade, ¿se encuentran los señores Holmes? - el agarre se aflojo.

     - ¿Me podría decir el motivo de su visita? - Greg sonrió fácilmente, no quería que Sherlock se fuera de su lado y el niño menos, tienes que ser astuto Greg.

     - Si, podría decirles que quiero hacer un trato con ellos, es importante, nada legal y no están en ninguna clase de problemas, solo dígales que será importante para ellos - el mayordomo parecía querer suspirar antes de asentir y entrar, cerrando la puerta obviamente.

     - Pudiste haberle dicho que estaba contigo - Greg resoplo divertido.

     - Entonces te habría dejado entrar y no me escucharían como quiero, supongo que hablaría con tus padres, me dirían que no es mi asunto y discutiríamos en lugar de hablar claramente... además me agradas niño - Sherlock sonrió un poco entonces.

     - Gracias Lestrade, por todo, incluso si no lo logras, lo que es más probable conociendo a mi madre - Greg alzó una ceja.

     - Niño, no sabes lo que soy capaz de lograr - Sherlock parecía escéptico.

     Antes de que dijera algo la puerta se abrió nuevamente.

     - SI me sigue Detective Inspector, lo atenderán - Greg sonrió antes de hacerse a un lado y tomar el hombro de Sherlock, el hombre parecía aliviado y más que preocupado.

     - Hola Vincent, solo necesito algo de mi ropa, Lestrade ya me alimento - el mayordomo, Vincent, lo miro con sospecha, Greg casi sonríe, protector con los niños entonces.

     - ¿Entonces vamos? - Vincent lo miro antes de guiarlo, pero no dejo de mirar a Greg y la mano sobre el hombro de Sherlock, pudo ver que quería que dejará de tocarlo, así que lo hizo, el niño en seguida lo miro por lo que Greg le sonrió.

     Despeino su cabello suavemente.

     El niño solo le sonrió un poco tímido, Greg vio la mirada de sorpresa de Vincent.

     - Todo saldrá bien sunshine, ya lo verás - Sherlock resoplo.

     - Solo odie tu música Lestrade, no merezco ese ridículo apodo - Greg alzó una ceja.

     - Si y eso resulto en que lanzarás por la ventana de mi auto 10 cd y te enfurruñarás como un gato en el asiento - Sherlock ignoró el comentario por lo que volvió a despeinar al niño, era un mocoso.

     Entraron en lo que parecía un saloncillo, había cuatro personas, Greg los estudió, hermano mayor, preocupado pero más molesto que otra cosa, siguiente hermano, no, faltaba uno entre ellos dos, estaba bastante resignado, la madre parecía bastante molesta pero más como si... ah, era el padre clasista de la familia asquerosamente rica, maravilloso, las mujeres eran más... afiladas en sus comentarios de clase, el padre parecía al borde del pánico, Greg decidió hablar con el hermano mayor y el padre.

     - Sherlock, gracias a Dios, ¿dónde demonios te habías metido?, ¿qué te pasa por la...?, olvídalo, ¿estás bien? - Greg vio la sorpresa de todos cuando el niño se quedo a su lado.

     - Buenas tardes, soy el Detective Inspector Greg Lestrade - la mujer resoplo.

     - No creerá que vamos a tragarnos esa mentira de uno de los conocidos de Sherlock, eres un adicto - Greg alzó una ceja y saco su placa.

     - Bien podría llamar al MET y preguntar por mi - la mujer parecía haber tragado un limón.

     - ¿Encontró a Sherlock?, gracias Detective Inspector, le daremos una recompensa por traerlo a casa - Greg frunció el ceño al hermano mayor.

     - El niño me encontró, algo así, estuvo en la escena del crimen, y no me tiene que dar nada, es mi deber cuidar de los ciudadanos del país, sobre todo de los menores de edad - la mujer entrecerró los ojos.

     - ¿No quiere el dinero?, es obvio que lo necesita - el esposo giro a mirarla, Greg no dijo nada, solo alzó una ceja.

     - Disculpas por eso, mi nombre es Siger Holmes, el de mi esposa es Violet, mi hijo mayor Hannibal y otro de mis hijos, Dalgliesh, ¿dé que quería hablar con nosotros Detective Inspector? - Greg respiro, tenía que ser inteligente con esto, estudió a todos antes de hablar suavemente.

     - Quiero ayudar al niño, no de la manera que piensan, dejaré que entre en mis escenas del crimen si esta limpio, un mes a partir de hoy, una muestra y lo dejo entrar, puedo ver que necesita enfocarse en algo porque de lo contrario hará... locuras, así mantendrá su mente ocupada y no tendremos que preocuparnos tanto por su adicción, no digo que estará completamente afuera pero... será algo - Siger Holmes lo miro, Violet resoplo.

     - Por supuesto que no, Sherlock no hará algo tan banal como eso, mis hijos nacieron para ser personas importantes - Greg alzó una ceja.

     - ¿Está diciendo que ser policía no es importante?, el niño tiene el potencial y el gusto por el tema, encontrar al asesino de alguien no es cualquier cosa, no solo eso, el niño será un buen hombre algún día pero necesita ayuda por el momento, si obligan al niño a hacer algo que no le gusta, lo único que lograran será orillarlo a cosas como las drogas, solo tiene quince años, ¿Qué hará en unos cinco años? - Hannibal ahora lo miraba, parecía poco convencido, sobre todo sospechoso.

     - ¿Por qué quiere ser esa persona? - Greg miro al hermano.

     - Si tengo la posibilidad de ayudar a alguien es mi responsabilidad hacerlo, Sherlock necesita apoyo, además, no muchos entienden a Sherlock, por lo que vi la mayoría de las personas lo insultarían o lo golpearían, es un buen niño, solo necesita rodearse de personas que puedan estar con él - Siger miro a Sherlock.

     - ¿Esto es lo que quieres? - Violet miro a su esposo.

     - Ya había dicho que no, Sherlock seguirá el camino de Hannibal o de Mycroft, trataremos su problema en una clínica y todo se resolverá rápido - el niño hizo una mueca cuando escucho el segundo nombre, así que ese era el hermano que Sherlock quería, Mycroft.

     - ¿Sherlock? - el niño parecía asustado y evito mirar a su madre.

     - Quiero hacerlo, hay... algo fascinante al descubrir cosas que no son tan obvias, es un misterio pero sé que puedo resolverlos, solo si lo intento - Greg entendió, ocupaba su cerebro y lo hacía ir lento.

     - Eso es lo más estúpido que escuche - Greg miro a Violet Holmes con un poco de furia, vio a la mujer estremecerse un poco, bien.

     - Con todo respeto señora Holmes, creo que la salud mental de su hijo es más importante, todavía es joven, quizá cuando tenga mi edad pueda querer dedicarse a otras cosas o a las carreras que sus hermanos ejercen, como usted quiere, hay tiempo todavía pero no lo habrá si no lo hacemos de la manera más llevadera para Sherlock - el niño apretó su brazo, Greg paso su brazo sobre sus hombros y lo apretó suavemente, sintió como el niño se aferraba a su chaqueta.

     Siger Holmes lo miraba con algo que Greg no pudo descifrar del todo.

      - ¿Qué tengo que firmar? - Greg casi puede sentir el alivio en el niño.

     - Nada, lo dejaré fuera de los libros, si alguien se entera del niño podrían hacerle daño, mi equipo y yo nos aseguraremos de toda la seguridad, enviare todo lo necesario con usted, le informe al Superintendente, accedió, está de acuerdo en que sea fuera de los libros, solo quiere que la evidencia que nos proporcione sea por alguien que no esta drogado, por eso el tiempo, sus declaraciones serán anónimas, nada de firmas ni escritura de su parte - Siger lo miro sorprendido.

     - ¿Está consciente de que si Sherlock hace algo mal lo mete en problemas a usted? - Greg se encogió de hombros.

     - Cruzare ese puente cuando llegue - Sherlock solo resoplo, Greg alzó una ceja divertido al niño, quien lo miro con un puchero.

     - No soy problemático - Greg rodó los ojos.

     - Dile eso a Hooper, Donovan y Morales - el niño tuvo la gracia de sonrojarse.

     - No tanto - Greg puso los ojos en blanco.

     Hubo un golpe en la puerta, Siger que miraba a Greg miro la puerta.

     - Adelante - entonces entro alguien, la persona que le causaría miles de problemas a Greg, aunque no lo sabía todavía.

     Greg sintió que temblaba cuando lo vio por primera vez, nunca en toda su corta y miserable vida había sentido eso con nadie, sabía que no lo sentiría de nuevo, no con sus probabilidades de sobrevivir, mucho menos porque era un espécimen único y tan... 

     Pelirrojo con hermosas pecas, delgado y alto, con forma, esa boca... pero eso no fue su perdición, oh no, lo supo hasta que...

     Lo supo en cuanto vio los ojos.

     Lo primero que vino a su mente fue que eran hermosos, la cosa más maravillosa que había visto en su puta vida, lo segundo fue el poema de Antonio Gómez... "Eres la casualidad con los ojos más bonitos que ha llegado a mi vida"... ¿Qué mierda?, Greg quería correr,  tenía que salir antes de que fuera demasiado tarde, pero no pudo, no con esos ojos mirándolo intensamente.

     - Ah, Mycroft, el Detective Inspector Greg Lestrade, trajo a Sherlock, está proponiéndonos brindar ayuda para tu hermano, Detective Inspector, mi hijo, mi segundo mayor, Mycroft - Greg lo miro directamente a los ojos, entonces recordó lo que Sherlock le pidió, redirigir, miro a los otros dos, Dalgliesh se sonrojo, sintió a Sherlock querer reír, apretó su hombro en advertencia, pero su enfoque regreso al el hermoso...

     Detente.

     - Un placer - Greg alzó una ceja, por dentro estaba temblando para controlarse, incluso su voz era como la kriptonita para Greg.

     Malo Greg, no mires.

     - Igualmente señor Holmes - saco su teléfono cuando lo sintió vibrar, lo leyó de reojo, un mensaje de Hooper.

Más vale que pagues por lo que rompa o robe,
lo veo todos los días, menos el domingo, la
hora que quiera, solo avísame ~ Dr. Hooper

     Greg pudo ver de reojo a Hannibal explicarle todo a Mycroft, el joven entrecerró los ojos.

     - ¿Cómo sabemos que no se quiere aprovechar de Sherlock? - Greg lo miro intensamente, entonces hablo suave pero firme.

     - Hannibal es un estudiante de medicina, diría que 20 años, cirugía, te gusta la música clásica pero tocas un instrumento demasiado poco común, tienes un problema con la mala gramática en los demás como lo acabas de demostrar, el carro plateado en el pabellón es tuyo, te gusta la historia, ese mapa colgado tu lo conseguiste, guerras supongo pero también te gusta la poesía, el libro que leías antes de que entrará, poeta español, eres diestro, prefieres lápiz a la pluma, tienes uno en tu traje, tu hermano tiene un bolígrafo, por último, pensaste que mi traje era un insulto, así como tu hermano pensó lo mismo - Dalgliesh parecía un poco conmocionado y divertido, lo que Greg hacía era estudiar todo en base a las emociones, los ojos eran la ventana del alma después de todo, otro mensaje le llegó.

Jefe necesitamos que venga, cuerpo en River,
Morales lo tomo, el maldito imbécil ~ Donovan.

     - ¿Por qué reclutaría a Sherlock? - Greg miro a Dalgliesh mientras guardaba su teléfono y sonrió un poco.

     - Eso fue un cumplido ahí, Sherlock tiene un pensamiento mucho más rápido que yo, solo supe de su hermano porque lo he estado observando durante los últimos diez minutos, soy un Detective Inspector por algo señores, y como dije, no quiero que haga lo que yo, puede cambiar de opinión cuando llegué a mi edad - Violet lo volvió a interrumpir.

     - ¿No espera que aguardemos 12 años a que Sherlock decida que hacer de su vida?, ¿O si? - Greg frunció el ceño.

     - ¿En serio me veo tan mal?, ¿Niño? - Sherlock parecía divertido.

     - Solo un poco, parece que necesitas dormir más, después de que te cambiaste te viste mejor, pero debido a los estudios y a la experiencia que debes tener la edad sería más o menos esa, 27 años - Greg rodó los ojos.

     - Le pido que espere unos 7 años cuando mucho, Sherlock lo sabrá antes que eso - todos lo miraron ahora, sorprendidos.

     - ¿Tienes 22 años? - Hannibal y Mycroft miraron a Dalgliesh, quien se sonrojo, Greg trato de no reírse divertido por eso, la incredulidad en la voz del chico era divertida, se sonrojo más cuando vio a Greg sonreírle divertido.

     - Si, 22 años - Siger lo miro.

     - Sus padres deben estar muy orgullosos entonces, bastante joven y en esa posición ya - Greg se aclaro la garganta.

     - Sin madre a los 14, sin padre hace dos años, así que no lo sabría - Siger parecía sorprendido antes de hacer un mueca, Greg lo desestimo, era cierto pero al mismo tiempo Greg desearía que fuera totalmente cierto.

     Miro a Sherlock, luego a Siger.

     - Bien, Sherlock puede ir - Greg sonrió un poco más.

     - Gracias señor Holmes, algo más niño, Hooper acepto, puedes ir a Bart's a la morgue todos los días menos el domingo, cualquier hora, solo envíame un mensaje o a Molly, le informaremos a Hooper y podrás ir, le dirás al guardia que el Doctor Hooper te espera, el le habrá informado o Molly te recogerá en la entrada, no robes ninguna parte de cuerpo, y por lo que más quieras nunca mezcles la información - Sherlock lo miro feliz, casi brincaba de emoción.

     Greg resoplo cuando escucho la deducción que suponía que era agradecimiento.

     - Comes muchas frutas, no eres gordo como los demás policías - Greg pudo ver la irritación en los demás miembros de la familia, pensando que eso molestaría a Greg o lo ofendería, pero Greg solo se rio entre dientes.

     - Lo tomaré como una advertencia niño, te veo en un mes entonces... por si necesitas hablar con alguien - Sherlock guardo su tarjeta, Greg le sonrió cuando tomo de vuelta su billetera del bolsillo de la sudadera, sus familiares parecían molestos por eso, el niño solo hizo un puchero.

     - ¿Cómo lo sientes? - Greg sonrió.

     - Eso es para que yo lo sepa y tu lo adivines - Sherlock sonrió, ah, el chico estaba en un caso ahora, buena suerte.

     Greg miro de reojo al joven pelirrojo y luego a los otros dos.

     No lo hagas Greg... simplemente no, parece un buen chico, recuerda la regla 4.

     Sherlock se mordió el labio, luego miro a su padre, quien parecía resignado, ¿qué...?, ah, clínica.

     - No quieres ir a ninguna de las clínicas que encontramos, ¿tiene alguna sugerencia Detective Inspector? - Greg inclino la cabeza.

     Trato de que no vieran como lo incomodo la pregunta, todavía recuerda cuando tuvo que ingresar a su hermani... detente, no te hagas esto.

     - Hay una institución, gratuita en su mayoría, les dan clases de música a los chicos, los mejores pueden elegir las actividades que quieran, deportes, escritura, lectura, apicultura... ah, veo que te intereso, tienen unas doce colmenas, se mantienen con la miel que recolectan, esta institución no es todo el tiempo, tienes que ir cada día, 12 horas, en el momento en el que empieces a faltar sabrán que no estás interesado en rehabilitarte, por lo que te enviarán a otra clínica, más estricta y con muchas menos ventajas, en esta al terminar los llevan a museos, sobre todo al Museo de los Piratas y... vaya niño eres bastante selectivo con tus gustos, espero que sepas de lo que te perderás si no eres constante, les dejaré el número, Beth arreglará todo - Siger solo pudo ver la obvia alegría del chico, Greg sonrió suavemente, sabía que el niño estaría bien, escribió el numero rápidamente, Sherlock entrecerró los ojos cuando vio que lo hacía con la izquierda.

     - Ambidiestro - Greg reprimió una sonrisa.

     - Lo que digas sunshine, te veré después, fue un placer señor Holmes, señora Holmes, señores Holmes, disculpen mi retirada rápida pero surgió un caso, debería estar en camino - Sherlock lo miro un poco interesado, Greg solo le sonrió y se dio la vuelta, el mayordomo lo estaba esperando pero entonces escucho los pasos, sintió que se congelaba, por favor no él.

     - Lo acompañó a la salida Detective Inspector - Greg asintió, moría por un cigarro ahora mismo, probablemente algo fuerte, una botella de whisky, a la mierda el trabajo, no viviría si el chico lo seguía así que no importaría.

     Caminaron hasta la puerta en silencio, entonces el pelirrojo se giro a verlo.

     - Espero que sepa que si le hace algo a mi hermano cosas muy malas le ocurrirán - Greg se mordió el interior de la mejilla para evitar arrullar, era tan lindo.

     NO LO HAGAS, NO A ÉL.

     - No lo dudo Señor Holmes, ¿si eso fuera todo? - el joven negó con la cabeza, lo miro con los ojos brillando, eran tan asombrosos, podría pasar horas...

    DETENTE JASON, AHORA.

     - Entonces nos vemos señor Holmes - el joven alzó una ceja, la diversión brillando en esos hermosos ojos.

     - Detective Inspector Gregory Lestrade... le agradezco traer a mi hermanito - Greg se mordió la lengua cuando quería corregirlo, nadie lo llamaba Gregory, nadie, pero se había escuchado tan bien de sus labios, solo asintió antes de caminar a su carro, ignoró la mirada y se metió lo más pronto en el auto, en su espejo retrovisor lo pudo ver hasta que se alejo demasiado para verlo por completo.

     Sonrió cuando pensó en las pecas que...

     Mierda, estaba perdido.

     Greg sabía que tendría una difícil semana, un mes difícil, año, década, vida...

     Porque no había forma de que dejará que el chico se acercará a él, no había forma de que dejará que alguien se arruinará así por él, mucho menos alguien como Mycroft Holmes.

     Mycroft Holmes...

     MIERDA.

     Greg se resigno a tener que poner una traba en su cerebro, en su cuerpo y sobre todo en su alma, no quería caer profundo por el chico, resoplo cuando reconoció que no iba a ser así, ignoro ese pensamiento y se dedico a conducir.

     Poco sabía que durante el próximo mes cada vez que dormía y podía soñar solo lo haría con el niño pelirrojo y hermoso de ojos cautivadores... Greg nunca había sufrido tanto de insomnio como ahora, incluso su manejador lo noto cuando fue a hacer su misión mensual, el hombre solo le frunció el ceño y en pocas palabras le dijo que debería cuidarse mejor si quería llegar a los 30.

     Greg dudaba que lo hiciera incluso si se cuidaba mejor y los dos sabían que Greg lo dudaba, los dos lo dudaban.

     El punto es que estaba en problemas por el maldito chico, tanto que ni siquiera cuando le apuntaron en la cabeza, con una pistola literalmente sobre su frente pudo pensar en otra cosa, el último pensamiento que tuvo cuando pensó que moriría fueron sus ojos...

     De todas las cosas, los ojos de un completo desconocido, un desconocido hermoso.

     Así que no fue una sorpresa que estuviera molesto cuando lo volvió a ver un mes y medio después de su última reunión, decidió simplemente no mirarlo a los ojos, no debía torturarse de esa forma, su vida ya era una mierda, no necesitaba que llegará esto y lo hundiera al fondo.

     - Detective Inspector, Sherlock está listo y como prometió que estaría - Greg asintió, miro a Sherlock, el niño había aumentado de peso, ahora sus ojos brillaban y destacaban como los de sus hermanos pero no eran tan hermosos para Greg, había tiza en su hombro.

     - ¿Violín? - el niño parpadeo antes de sonreír un poco.

     - Es relajante - Greg le sonrió al chico.

     - Por supuesto que lo es, ¿has tocado Ernst? - el chico negó con la cabeza.

     - Lo intentaré más tarde - Greg asintió, solo entonces miro directamente a Mycroft.

     - ¿Va a quedarse con su hermano?, ¿quiere que al terminar lo lleve a algún lado?, ¿o...?, podría quedarse en mi casa - el niño se animo ante la sugerencia, cosa que el hermano noto.

     - Supongo que si no es un inconveniente, lo recogeré cuando el caso termine, le agradecería que me enviará un mensaje Detective Inspector - el niño parecía radiante, Greg sonrió antes de asentir, aunque mentalmente tragó ante la tentación de tener el teléfono del chico, otra tortura mental que agregar.

     - Bien, chico, escúchame muy bien, esto es lo primero que te voy a enseñar, no escuches lo que hay en lo periódicos, solo hay dos cosas que pasan, el gobierno los redacta para no alterar a los ciudadanos o los reporteros se creen detectives y expertos, así que solo escucharás noticias de mis compañeros y subordinados y de las personas de la calle, tienes que saber de donde escuchar - Greg pudo ver como Mycroft se quedaría por un rato, mirando a su hermano menor, Greg lo ignoro y le siguió dando consejos y enseñanzas al niño, ni siquiera se dio cuenta de cuando se fue el niño, mentira... se veía bastante bien de azul.

     CARAJO

     Sherlock era como una esponja, Greg supo que el niño solo necesitaba un activo que mantuviera su mente enfocada, pudo verlo como se llevo bien con Sally y Miles, pero detestaba a Anderson, el aprendiz del forense, Greg sonrió cuando vio al chico tan entusiasmado y encaminado que parecía que no se acordaba de las drogas, cuando termino el caso pudo ver que no quería irse por lo que no mando el mensaje, en cambio llevo al niño a Barts, lo recogió casi seis horas después, para entonces se había hecho amigo de la hija dulce y amable de Hooper, el hombre parecía resignado pero tan aliviado de que su hija tenga a alguien por fin.

     Fue solo entonces que le mando un mensaje a Mycroft Holmes, fue solo entonces que acepto su maldita perdición.

Puede venir a recoger a Sherlock
señor Holmes ~GL

Estaré ahí en unas horas, tres cuando
mucho, ¿será una molestia? ~ MH

Ninguna en absoluto, pase a mi oficina,
nos quedaremos en NSY ~ GL

Perfecto, nos vemos en unas horas
Detective Inspector ~ MH

     Greg sonrió y miro a Sherlock divertido, el niño parecía resignado a que su día terminará.

     - Bien, ¿Qué dices si tu y yo pasamos por unos libros de piratas y por comida china?, iremos a mi oficina y comeremos para que luego te lea los libros, elige un idioma diferente al inglés - el niño sonrió enorme y lo siguió, Greg resoplo divertido, miro el cielo, se veía frío.

     Por supuesto el niño no traería su abrigo, por supuesto Greg sería demasiado blando para darle el suyo, el niño solo sonrió con timidez y gratitud, por supuesto esa sonrisa le llegaría al corazón, los dos caminaron hasta el restaurante, sin hablar, entonces Greg le pidió deducciones de las personas y el niño se ilumino.

     Greg ahora sabía porque lo ayudaba, ese brillo era el que veía en sus hermanos, haber dejado a Sherlock ese día sería como haber ignorado a sus hermanitos y eso era algo que jamás podría hacer, sabiendo eso paso su brazo sobre el hombro de Sherlock y lo abrazo.

     Ignoro la punzada de dolor al imaginar a los mellizos en su lugar o los gemelos, su hermano bebé o cualquiera de los dos mayores, era... doloroso, demasiado doloroso, en cambio fingió una sonrisa y se dedico a hacer sonreír al niño y tratar de ayudarlo, no dejaría que se hundiera, no como... no pienses en eso Greg, está en el pasado, y ellos nos volverán a formar parte de tu presente.

    El problema es que ya lo acepté, pero ¿Cuándo deja de doler?

     Sería una de esas noches... como lo dijo William Foulkner... 'El pasado nunca está muerto, ni siquiera es pasado'.

     Greg cumplió su palabra con Sherlock, el niño se quedo dormido luego del tercer capítulo, Greg sonrió y dejo el libro para empezar con el papeleo de sus misiones y de terrorismo, recordatorio mental de hablar con Voight sobre una posible bomba en Hyde Park, suspiro cuando vio todo lo que tenía que hacer para Inteligencia, siempre era lo mismo con los imbéciles, su chaqueta y corbata habían sido puestas a un lado hace algún rato, así como las mangas de su camisa, uno de sus botones en su camisa también, estaba mordiendo su pluma cuando levantó la vista debido a los pasos que escuchó, miro la puerta, la silueta revelaba a la persona, así como los pasos.

     - Adelante - lo que menos quería era a Mycroft en la puerta, en su oficina pero no tenía otra opción.

     Al menos había otros dos niños con él esta vez, uno era Dalgliesh y el otro solo tenía unos 15 como Sherlock, ah, gemelos.

     - Buenas noches Detective Inspector, mi hermano Jimiyu y supongo que recuerda a Dalgliesh - Greg asintió cortésmente.

     - Señores Holmes, Sherlock está en el sillón - Greg se mordió el labio cuando todos parpadearon sorprendidos, Mycroft lo giro a mirar con algo parecido al rencor, ah, envidia y celos, eran los cercanos después de todo y seguramente se separaron por algo estúpido como la escuela.

     No es que Greg tuviera experiencia, dado que nunca asistió a la escuela, no amigos, no problemas solía decir su padre.

     Greg bloqueo esos pensamientos y fue a despertar a Sherlock dado que sus hermanos no podían, parpadeo divertido cuando vio que no se despertó, miro a Mycroft, luego a Sherlock tomo al niño entre sus brazos, luego el libro y miro al hermano, quien parecía divertido, irritado y... ¿asombro?, ¿era asombro lo que veía en esos ojos maravillosos?.

     Fingió no ver nada y bajo con el niño en sus brazos, escucho a los hermanos seguirlo, Greg se detuvo al lado del carro de Mycroft, era un buen carro, del año, por supuesto que si, los Holmes eran ricos, en exceso, claro, los padres de Greg también pero... ¿por qué pensaba tanto en ellos últimamente?.

     Greg puso al niño en el asiento trasero, guardo el libro en el bolsillo interior del abrigo y salió, asintió cortésmente a Mycroft, Dalgliesh y Jimiyu, nombre elegante por supuesto.

     - Le enviaré un mensaje a Sherlock si surge un nuevo caso, quede con él en enviarle algunos casos fríos, el Sup lo autorizó, tiene horarios en el laboratorio, quiso ir cuando estaba Molly y un día para él solo, lo arreglé todo, solo tienen que ir y firmar en el registro, hora de entrada y salida es forzoso, ya comió así que no deberían preocuparse por eso, necesito hablar con su padre - los tres lo miraron impresionados.

     - ¿Por qué lo hace? - Greg miro a Jimiyu, parecía genuinamente curioso.

     - El niño lo necesita, además... sería algo imperdonable dejar que alguien como él desperdiciará su vida y su mente en algo tan malo como las drogas, algún día será uno de los buenos - los tres lo miraron, pudo ver como Mycroft parecía aceptarlo más pero todavía veía desprecio en esos ojos.

     - Eres bueno para él - Greg sonrió al niño, medio dormido ahora, no es que ellos lo notarán.

     - Es reciproco niño, me mantiene activo eso es seguro - los tres parecían divertidos y resignados a eso, entonces Sherlock se movió.

     - Tu abrigo Lestrade - Greg le sonrió al niño.

     - Quédatelo chico, de todas formas no me queda ahora, necesito comprarme uno nuevo - y es que Greg era enorme, aún más, 1.94 ahora, todo músculos y un poco más ancho, si, necesitaba uno nuevo.

     - Gracias, nos veremos pronto - Greg asintió antes de despedirse con una mano de los demás Holmes, metió sus manos en los bolsillos cuando vio las manos de Mycroft, su hermosa piel... no tocar, resoplando se concentró en no dar la vuelta y besar al chico sin sentido.

     Apretó las manos cuando se acordó de la estúpida carta que había escrito.

     ¿Qué le había hecho Mycroft Holmes?

     Greg no pudo dejar de pensar en el por el resto del caso, regresó más tarde en la semana a su casa con Karen, y cuando vio a su manejador en la mesa perdió todo rastro de pensamientos por el niño y se enfocó en el hombre, tragó cuando no lo veía, aquí iba nada.

     Cuando el hombre se fue tenía un moretón en la mejilla, una nueva misión y su corazón un poco más roto... 

     Ignora todo Greg, no importa ahora, lo dejo en claro, no soportaría esa clase de debilidades.

     No dejes que vean cuanto te lastimaron, solo se aprovecharan más de eso, recuerda la regla 3.

     Suspirando le envío un mensaje a los hermanos Holmes, a sus favoritos, Sherlock y Mycroft, ¿Cuándo se habían convertido en sus favoritos?, bueno, fue obvio, le dejo a Sherlock suficientes cosas como para que su mente no se viera envuelta en un espiral, así como algunas cosas para que experimentará, se aseguro de dejar algo creíble como excusa.

     Karen salió y habló mientras Greg salía con sus maletas.

     - ¿Así que te vas?, ¿le mandas un saludo a tu hermano de mi parte?, oh, lo olvide, no te habla, ¿entonces le dices a él si viene a cenar con nosotros?, es cierto te odia, no una sorpresa, viendo que eres un maldito inútil, estúpido y horrible hombre, espero que te mueras y pueda cobrar el seguro o algo así - Greg se había casado con una mujer que podía ser la más perra e infantil de las mujeres.

     - Tengo algunas cosas que resolver, así que si me disculpas querida - Greg gruño un poco lo último y salió de su departamento.

     La vida era una perra, una maldita perra pero todo se trataba de sobrevivir y Greg era bueno en eso, él era más fuerte de lo que muchos pensaban, soportaría todo el puto dolor del mundo si eso significaba que sus hermanos estarían a salvo como ahora, lo soportaría todo, eso era lo que había hecho siempre, eso sería lo que haría siempre.

     Siempre y para siempre.

     Si tan solo no se hubieran metido en sus planes un par de hermanos con un cerebro asombroso, Greg tendría SOLO una meta gigante en su vida, y no unas 10 como ahora.

     Bueno, se había quejado de lo simple y sin propósito que era su vida, quería algo más por lo que vivir, no se podía quejar ahora que lo tenía, solo quedaba trabajar y no perder la cabeza.

Chapter Text

"La actitud es una pequeña cosa que hace una gran diferencia"

     La sonrisa no pudo haber crecido más incluso si Greg lo quisiera, era la prueba quince, no había fallado ninguna, de lo contrario no estaría aquí con el niño, se lo daría a Mycroft Holmes, era un tipo terco.

     Se acerco con las manos en los bolsillos, se agacho a mirarlo.

     - ¿Es todo lo que puede dar señor Holmes? - Mycroft lo fulminó con la mirada.

     Greg sonrió, al parecer si podía crecer.

     - No me ponga a prueba Detective Inspector - Greg lo miro divertido.

     - Estoy seguro de que ese es usted señor Holmes, ¿quince esta semana?, han pasado casi ocho, ¿alguna vez pensó que su padre me rompería si alguna vez pienso si quiera en dañar a Sherlock de cualquier forma? - Mycroft lo miro divertido entonces.

     Una clase de diversión sobre su posible dolor, un poco cruel Mycroft.

     - No tengo dudas de que papá te haría algo peor - Greg quería decir que podría defenderse pero la verdad es que probablemente deje a Siger hacerle lo que quiera.

     - No lo dudo, sobre todo cuando parece tan apegado a Sherlock y al hermano que no deja de probarme, temo que soy un objetivo grande de tu padre, ¿MI5? - Mycroft lo miro.

     - Si, por 10 años - Greg silbó pero luego sonrió.

     - Eso significa que trabajaba cuando eras niño, se detuvo cuando Sherlock y Jimiyu nacieron - Mycroft resoplo pero asintió.

     Greg miro al niño.

     - Sherlock más vale que no metas eso a tu boca, no queremos llevarte al hospital, desperdiciarías nuestro día - Sherlock hizo un puchero pero bajo el líquido de dudosa procedencia.

     Mycroft murmuro sobre hermanos que perdían la cabeza.

     - Sherlock tuvo que tenerla en primer lugar - Mycroft resoplo, sin duda Greg lo tomo desprevenido.

     - A estas alturas debería saber que eres una de las personas con mejor oído - Greg solo le sonrió.

     - Es todo un cumplido, Sherlock por última vez deja de intentar meter eso en tu boca, Donovan si el niño lo logra irás a trabajar a Archivación - Donovan lo miro.

     - No suena tan mal - Greg sonrió.

     - Con Smith y Anderson - Donovan perdió su sonrisa y se quedo pegada junto a Sherlock.

     - ¿Smith y Anderson?, ¿Cómo eso funciona como amenaza? - Greg le sonrió a Mycroft.

     - Te daré un consejo, una vez que empieces a tener subordinados analízalos, aprende las cosas que los hacen trabajar más lento, dirígelos sutilmente a una forma en la que puedan hacerlo mejor, cuanto más disfruten hacerlo más productivo será todo, y sobre todo, mira con quien no se llevan bien o a quien no soportan, enséñalos a trabajar en equipo entre ellos pero eso no significa que alguna vez serán los más cariñosos... Donovan no tolera a Anderson y Smith tiene un enamoramiento con ella, los dos la molestan como nada, los tolera por ser profesional pero no puede hacerlo durante mucho tiempo - Greg sonrió cuando vio a Donovan mirarlo de reojo, la mujer evito a tiempo que Sherlock probará la sustancia.

     - Eres un poco cruel - Greg se encogió de hombros.

     - Quizá pero si quisieran pueden irse a otro equipo, mira esto... ¡Levante la mano el que quiere irse del equipo, le diré al Sup que les suba el salario si son sinceros! - ninguna mano se alzó, de hecho hubo algunas miradas molestas por sugerir algo así, Donovan pellizco a Sherlock.

     - Honestamente niño, sigues haciendo eso y le diré a Molly que fuiste tú quien robo sus moños, y no cualquier persona que investigaron en esa búsqueda que alentaste para no acreditar tu culpa - Sherlock hizo un puchero.

     - Donovan eres horrible, por eso tu madre fue a esa convención en lugar de venir a tu cumpleaños - Greg rodó los ojos.

     - Sherlock - dijo en advertencia.

     - ¿No bueno? - Greg asintió, Mycroft a su lado parecía impresionado.

     - No bueno, ahora, los dos dejarán de distraerse, vean la escena, Morales más vale que no sea nada más que café o agua en esa botella y Roberts si te veo mirar el trasero de Willson una vez más haré que sea todo lo que veas, anota lo que dice la mujer, y Willson deja de agacharte para que Roberts lo vea - Sherlock resoplo divertido, Morales solo guardo la botella con algo de nostalgia en su rostro, simplemente maravilloso.

     - Que... gran equipo - Greg alzó una ceja cuando escucho el tono condescendiente, en momentos como este Mycroft tendía a sacar a relucir su otro parentesco.

     Violet Holmes en vivo y en directo señoras y señores, al menos presente en su hijo.

     - ¿Donovan?, ¿cuántas personas pueden ser sospechosas? - Donovan ni siquiera dudo antes de responder.

     - 16, todos sus vecinos, en total son 27 vecinos pero 10 no estuvieron en las horas de muerte, lo que nos deja con 17 pero 9 son niños de entre 12 y 2 años por lo que solo 8 de sus vecinos pueden contar como sospechosos, su esposa, su hijo mayor y su cuñado, son tres menos, quedan cinco, el hombre que viene a dejar su despensa y el cartero, quedan tres, así que diría que su mejor amigo, su gerente y su compañero en el trabajo, ahí están los 16 - Greg casi sonríe.

     - Morales, ¿Cuáles descartarías de esos 16 y por qué? - Morales se toco la sien como siempre hacía y cerro los ojos, hombre ridículo.

     - Mmm... veamos, la esposa no es porque a pesar de que lo odiaba y no es valiente, casi se hace en sus pantalones cuando escuchó de Donovan que podría ser sospechosa, su hijo no es porque su hijo prefería a su padre sobre su madre, su mejor amigo lo envidiaba pero era el único constante en su vida, las personas tienen miedo de estar solas, aceptan lo que sea para tener a alguien, tres de los ocho vecinos lo que ocultan es un amorío, dos de los otros solo soportaban a la esposa por él, cinco simplemente lo ignoraban, no era lo suficientemente importante, lo que nos deja con el vecino que graba pornografía, ahora, queda el cuñado, su gerente y su compañero pero sinceramente no sé como descartarlos, aunque siento que fue el gerente - Greg alzó una ceja.

     - Willson, tu turno - la mujer carraspeo, parecía un poco incomoda.

     - No puedo seguir descartando sospechosos pero puedo decir que quien quiera que sea salió por la ventana, conocía la casa pero una vez más los tres lo hacían, pesa al menos 80 kilos, rompió un poco el marco de la ventana al salir, podemos ver que no es un buen saltador, probablemente tenga lastimada una pierna por ese salto, quien quiera de los tres que este lastimado es casi seguro que es nuestro hombre - Greg asintió.

     - ¿Sherlock?, acaba con ellos - el niño sonrió inmensamente.

     - Bien, en realidad fueron los tres, es sencillo, los cuatro eran amantes, sin embargo lo que me interesa es la sustancia con lo que lo mataron, huele a chocolate y menta, probablemente una planta de Sudamérica, hay algo en su... Morales tenía razón, fue el gerente el que le dio el veneno pero su explicación al decir lo siento fue idiota como él - Morales se quejo del niño, niño que lo miraba con expectación y esperanza, Greg carraspeo.

     - Bien, puedes experimentar con eso, solo si Molly está contigo, ah, ah, ah, no tan rápido Spirit, vamos a alimentarte primero, conoces las reglas, y tu hermano está viniendo, Morales eres el que está a cargo de reunir sospechosos, Donovan la escena, Willson y Roberts hagan lo que quieran pero en el otro equipo, saben mis reglas, así que si quieren continuar con su asociación temo que uno de ustedes debe transferirse, no digas nada Mycroft, solo entra al auto, Sherlock haz que entre - Greg no sabía que mierda le pasó por la mente cuando le dijo eso a Mycroft pero... ¡ay! estaba jodido.

     Nunca en toda su vida había querido joder tanto a alguien.

     ¿Era malo que Greg solo pudiera pensar en lo jodidamente hermoso que era el chico cuando todavía podía ver el cuerpo de un hombre muerto?

     Ignorando sus sentimientos se subió a su coche, Mycroft iba atrás, Sherlock estaba divertido en el frente.

     - ¿A dónde hoy niño? - Sherlock sonrió gigante.

     - Pescado y papas - Greg sonrió cuando escucho a Mycroft empezar a rehuasar dicha afirmación.

     - Pescado y papas es, ¿le hablaste a Molly? - el niño asintió.

     - Un mensaje, dijo que su padre me recogería, iremos al laboratorio en 40 minutos, así que pescado y papas - Greg sonrió suavemente cuando vio al niño parecer esperanzado, sabía que le gustaba Molly, no como la chica probablemente lo amará pero él la quería, incluso si él se negaba a admitirlo.

     Solo podía esperar que encontrará más personas como Molly en su vida, el niño necesitaba de gente que lo cuidará.

     Entonces su teléfono vibro, lo sacó por si era alguien de su equipo que necesitará ayuda, era de Thor, sonrió un poco más, sobre todo para fingir un poco.

Necesito hablar contigo
No me ignores cabrón ~ T

Estoy yendo por pescado y papas
Tengo dos abordo conmigo
Elegantes, no los mates, me gustan ~ J

También vengo con un amigo,
su nombre empieza con D y termina con N
Adivinaste, eso espero imbécil  ~ T

     Greg se rio entre dientes, así que Dean venia, excelente, tenía una bronca encima.

     - Por el amor de Dios Lestrade deja el maldito teléfono antes de que nos mates a todos - Sherlock resoplo divertido.

     - Ve más rápido, necesito que se callé - Greg aceleró, solo un poco, Mycroft lo asesino con la mirada desde el asiento trasero.

     Era tan...

     Mierda, concéntrate.

     - Hazme un favor niño, cuando lleguemos quiero que me deduzcas dos personas, que no te escuchen pero por lo que más quieras sé un imbécil frente a ellos, confía en mi - Greg vio a Sherlock animarse.

     Sherlock entonces puso su disco, ahora lo conocían como Disk Lock, Greg no supo cuando lo llamo propiedad del niño pero era así, ¿cómo habían caído los poderosos?, Greg recuerda todavía como prohibía a sus hermanos tocar sus discos, estarían tan enojados al saber que Sherlock no solo tiene uno para el mismo sino que tiro algunos y Greg no lo hizo nada.

     Pero ellos ya no están aquí, no los volverás a ver nunca, susurro una voz inexplicablemente parecida a la de él.

     Y Greg tuvo que fingir que no estaba muriendo de la agonía por ese pensamiento.

     Sherlock estuvo tarareando o tocando un violín invisible en las canciones, Greg solo lo miraba de reojo, el niño era extraordinario tocando el instrumento, la primera vez que el niño toco para él fue asombrosa, claro, se equivoco por los nervios, Greg no tenía idea de porque Sherlock estaría tan nervioso pero a pesar de eso fue una de las piezas más asombrosas que había escuchado alguna vez.

     Greg sacudió el cabello de Sherlock, el niño lo miro antes de resoplar.

     Una vez que llegó al local vio a Sherlock brincar un poco, Greg lo miro.

     - Nada de chocolate niño, ya pareces una bomba de tiempo tal como eres - Sherlock lo miro insultado.

     - Graham, no soy una bomba de tiempo - Sherlock se escuchaba indignado, había empezado a llamarlo por cualquier nombre que empezará con G luego de que Greg lo hizo enojar una noche.

     Salieron del auto, fingió no notar como Mycroft prácticamente lo mataba con la mirada.

     Era tierno.

     Genial, ahora Greg no dejaría de pensar en el tierno pelirrojo enfurruñado como un gato que los seguía, ausentemente se pregunto si cuando lo besará en el cuello arquearía su espald-, MALO GREG, NO PIENSES ESO, ¿por qué debía torturarse de esa manera?.

     Greg abrazó al niño antes de meterlo al lugar, sonrió cuando vio a Thor y Dean, el segundo claramente irritado de estar en un establecimiento donde solo había cerveza.

     Sherlock los mira claramente antes de acercarse, Greg espera a que Mycroft llegue, Thor levanta una ceja curioso, Greg lo mira, después.

     - Hola cachorro, ha sido un tiempo, ¿Quiénes son estos bisoños? - Greg miro a Sherlock, el niño sonrió.

     - Tienes casi 50 años, claramente fuiste de la armada, seguramente Americano, entrenaste a Greg, te dispararon en el hombro y nunca quedo bien, tienes un perro de mascota, un pastor belga, eres zurdo pero eso es ridículamente fácil de saber, tienes 6 armas contigo en este momento, claramente conoces a Gilbert desde que era joven, estás enojado con él por algo todavía, lo que no tiene sentido pero ese no es mi problema, consumiste tres cigarros antes de entrar al lugar - Thor mira a Greg, quien se encoge de hombros, ese es Sherlock.

     - En realidad tiene 8 armas, ¿por qué tiene tantas armas en su persona?, claramente tiene TSPT, es paranoico a tal grado que se sentó en la única mesa en la que tiene vista a todo el local y no queda desprotegido de su espalda, también puedo decir que quieres desesperadamente hablar con Lestrade por lo que mi hermano y yo iremos a comer en esa mesa - Thor parpadeo hasta que los dos se fueron.

     - ¿De dónde sacaste a los lectores de mente? - Greg se encoge de hombros.

     - De algún lugar, así que... ¿por qué estás aquí? - Thor levanta una ceja desafiante.

     - Necesitaba verte chico, y lo sabes, sabes porque pero no discutiré esto aquí con los niños presentes, así que los alimentas, los llevas sanos a casa, sin hacer nada y te veré en el lugar de siempre, no te atrevas a no ir - Greg asiente antes de verlo irse, algo le dice que esto será el principio del final.

     Camina hacia los Holmes, se sienta entre los dos, la camarera es una mujer sonriente y coqueta se acerco, Greg sonríe amablemente mientras ordena, una vez que va a pedir sus pedidos Sherlock empieza a divagar sobre un experimento que hizo en una ardilla muerta durante todo el tiempo que esperaron a que llegará su comida, y ahí es cuando Greg ve a Mycroft arrugar la nariz, la comida se ve bien para Greg.

     - ¿Demasiado plebeyo para usted joven señor? - Mycroft lo mira como si fuera una cucaracha.

     - Por supuesto que si, ¿por qué tiene tanta grasa? - Greg sonríe antes de darle un bocado a su hamburguesa, Mycroft solo vio como Sherlock come su pescado con las manos.

     - Debidamente anotado, ¿a la próxima en una cafetería de alto nivel con pasteles de terciopelo y café importado?, ¿qué opinas Sherlock? - el niño arruga la nariz.

     - Yo no iré, vayan ustedes dos - Greg sonríe un poco.

     - Incluso te recogeré en tu casa - Mycroft frunce el ceño.

     - Bien Lestrade pero si no me impresionas Sherlock no podrá volver a comer contigo - Greg ve a Sherlock indignarse, por lo que sonríe.

     - No te preocupes sunshine, seré el perfecto caballero, ahora come eso - Sherlock lo mira antes de sonreír lentamente.

     - Ponte tu traje azul y recógelo dentro de la casa, quiero ver a Dalgliesh enojado - Greg alza una ceja.

     - ¿Qué te hizo está vez? - Sherlock frunce el ceño.

     - Tiro mis compuestos porque sus circuitos estúpidos eran más importantes porque él si estudia y yo no - Greg asintió.

     - Bien, iré con el chaleco también, es una cita Holmes, el martes a las 6, ¿será eso suficiente para usted señor? - Mycroft solo frunció el ceño y asintió, estaba hecho.

     MALDITA SEA, ¿CÓMO PUEDES HACER ESO?

     ¿CÓMO PUEDES SER TAN IDIOTA?

     Sherlock sonreía desde su asiento, Greg frunció el ceño, ¿qué mierda tenía el niño?

     Mycroft solo carraspeo antes de seguir vigilando a Sherlock comer, Greg sintió que se perdió algo muy importante, sobre todo al ver como Mycroft parecía demasiado incomodo.

     - ¿Sabes que si quieres ir a otro lugar solo tienes que preguntar? - Mycroft se quedo quieto antes de mirarlo.

     - Estoy perfectamente Lestrade - Greg rodó los ojos.

     - Es Greg, y dile eso a tu cara por favor, hay un lugar donde venden ensaladas como las que te gustan a unas cuadras - Mycroft lo miro entonces, había un poco de rubor en sus mejillas, Greg no quiso avergonzarlo, el chico siempre se sonrojaba cuando se avergonzaba, lo aprendió por Sherlock.

     - Gracias... yo... aceptaré la oferta - Greg asintió, miro a Sherlock que parecía demasiado confundido.

     - ¿Cómo pueden dos personas no darse cuenta de las cosas? - Greg lo miro confundido.

     - Sherlock a veces creo que estás en otro nivel - Sherlock se golpeo contra la mesa.

     - A veces sé que eres un idiota Lestrade - Greg sonrió divertido.

     - Bien, lleva eso, iremos por la comida de tu hermano, no podemos dejar que se desmaye, está lo suficientemente delgado como esta como para no alimentarlo - Greg vio a Mycroft sonrojarse.

     - ¿Delgado? - Greg alzó una ceja al niño de cabello rizado.

     - Sherlock, tu hermano está bastante bien como está, no necesita adelgazar más pero si quiere ir por esa comida vamos a ir por esa comida - Sherlock lo miro, antes de mirar a Mycroft.

     El chico estaba sonrojado nuevamente, maldita sea Lestrade, controla tu boca, no incomodes al chico más de lo que ya está.

     Greg tuvo que apartar la vista antes de que algunas ideas cruzarán su mente, ese sonrojo era...

     No, demasiado tarde, ya estaban ahí.

     - Puedo intentar el sándwich de aquí, de pollo sin aderezo - Greg lo miro antes de encogerse de hombros, miro a la camarera y le hablo.

     La mujer vino casi en seguida.

          Era joven, quizá la edad de Mycroft, un año más grande, tenía grande el pecho y sus caderas eran envidiables eso era seguro, tenía un buen trasero, era de cabello caoba y unos labios hinchados.

     Greg regreso a mirar a Mycroft.

     No sé dio cuenta de la sonrisa coqueta con la que la mujer lo esperaba para cuando se diera la vuelta a mirarla.

     - Un sándwich de pollo a la parrilla, dile al chef que nada de aceite, no aderezo y el queso que sea mozarela, también un par de pepinos sin freír al lado, jitomates frescos por favor y el pan solo un poco tostado, nada de aceite, también trae un jugo de manzana, del que hace el chico, sin mucha azúcar - Mycroft asintió a cada cosa, Greg escucho un resoplido y solo entonces se dio la vuelta, solo para ver a la mujer alejarse.

     - De verdad eres un idiota - Greg rodó los ojos a Sherlock, solo el niño.

     - Termina tu comida William - Sherlock siseo indignado.

     - ¿Quién te lo dijo? - Greg sonrió, Mycroft le había gritado así al niño un día cuando estaba enojado, Sherlock no había escuchado, pero después lo escucho de Hannibal.

     - La última vez que vi a Hannibal, tu hermano te hablo y como siempre no escuchaste, ergo, te atienes a las consecuencias - Sherlock miro al pescado como si fuera a disecarlo, Mycroft lo miro con gratitud infinita. Greg solo le guiño el ojo.

     Se miraron por unos segundos antes de fingir que no pasaba nada cuando Sherlock dejo de hacer sus planes.

     - Bien, haremos esto, quiero que Lestrade me consiga un par de... - Greg lo interrumpió.

     - No me involucres o a tu hermano, te diré algo, si me impresionas puedo darte uno de los archivos de los casos fríos con menos información en el MET - Sherlock lo miro antes de asentir.

     - Hecho, ahora déjame terminar esto, Hooper y Molly vendrán en solo cinco minutos - Greg vio al niño comer con rapidez, incluso Mycroft parpadeo sorprendido.

     Antes de que se dieran cuenta salió corriendo, Greg solo lo miro, Mycroft y él miraban la puerta, luego el lugar de Sherlock y luego entre ellos mismos.

     - ¿Eso acaba de pasar? - Mycroft se encogió de hombros.

     - Yo... pediré mi carro, le pediré a la señorit- - Greg lo interrumpió.

     - Mycroft quédate a comer al menos, no tienes porque irte, bueno si quieres puedes irte, pero no hace falta, eres una buena compañía - Greg trató de ignorar que se sonrojo.

     - Yo... supongo que podría quedarme a terminar los alimentos, no me atrevería a desperdiciar la comida - Greg sonrió levemente.

     Siguió comiendo y mirando a Mycroft cuando la camarera dejo la comida.

     - Típico cabrón maricón - Greg alzó una ceja divertido.

     - ¿Qué?, ¿Por qué no me interese en lo que puedes ofrecer?, tu trasero, tu vagina y tu cuerpo, ahora, ni siquiera preguntaste al hombre si todo estaba bien, nos insultaste mientras te ibas, por no olvidar que escupiste en la comida, ¿o estoy equivocado? - la mujer se sonrojo, sobre todo cuando el encargado se acerco, como la mujer no se defendió todos supieron que era verdad.

     - Lamento eso señor, reemplazaré su comida, y el postre para ambos es gratis - Greg vio a Mycroft hacer una mueca, lo miro por unos segundos antes de sonreírle al hombre.

     - En realidad prestame tu cocina y algunos ingredientes, me encargo de esto - el hombre parpadeo antes de asentir.

     - Por supuesto, si me sigue - Greg se levantó, miro a Mycroft antes de señalar que pasará delante, estaba a punto de irse cuando se giro a ver a la camarera.

     - Y para que conste cariño, se le llama bisexual, además prefiero personas interesantes, que me puedan ofrecer más que sexo, y sobre todo personas que no me lo ofrecen, ese joven que vez ahí es la persona más inteligente de Inglaterra, llegará lejos, me gustaría ver como hace realidad sus sueños y no sé queda imaginándolos como algunas otras personas - Greg ve como se queda conmocionada, esquiva el vaso que le iba a arrojar, y camina hacía Mycroft.

     El joven lo mira un poco sorprendido, el encargado los lleva a la cocina no sin antes mirar con dagas en los ojos a la camarera.

     El lugar no está tan sucio, hay espacio y solo otras dos personas, Greg se quita la chaqueta, se arremanga las mangas de la camisa y mira a Mycroft.

     Si, parece que le gustaría eso.

     Greg cocina en un tiempo record si lo dice el mismo, un sandwich como al chico le gusta, una ensalada pequeña y bastante abundante y un hermoso suflé de chocolate, mira al chico que parece asombrado.

     Deja las cosas delante de él y espera hasta que prueba algo.

     - No diré que es lo más delicioso que he comido pero es realmente bueno - Greg se ríe entre dientes.

     - Agradezco tu humilde opinión - Greg agradece al joven que le trajo su plato a medio comer, Greg muerde un poco su hamburguesa.

     Decide guardar la mitad y todas las papas, empieza a comer la ensalada de frutas que preparo para él.

     Mycroft come en silencio a su lado.

     Es una maldita tentación tenerlo así de cerca, ver esas delicadas manos y esos labios curvarse en la cuchara de esa manera cuando llega al suflé hace que Greg pierda la razón un poco, solo dentro de su cabeza.

     - ¿Cocinas mucho? - Greg parpadea, antes de negar.

     - A Karen le gusta hacer sus propias cosas, no estoy mucho en casa y realmente no hay nadie a quien invitar a comer, así que solo Sherlock y ahora tú, son las únicas personas para las que cocinaré - Mycroft se sonrojo un poco, Greg casi hace una mueca, incomodidad de nuevo.

     - Supongo que tengo que decir gracias - Greg solo alza una ceja.

     Mycroft se aclara la garganta antes de mirarlo.

     - En realidad estoy agradecido por esto, y por lo que acabas de decir, es bueno de tu parte Lestrade - Greg rueda los ojos, cree que hay un poco de cariño.

     - Te dije que es Greg - Greg ve a Mycroft dudar.

     - Ya veremos sobre eso - y luego sigue comiendo su suflé, pero Greg puede ver la sonrisa en sus lindos labios rosados.

     Greg solo quería probarlos después del chocolate.

     Mierda.

     Miro la hamburguesa antes de envolverla con las papas, comió un poco del suflé con su dedo, esto era delicioso si lo decía el mismo.

     Vio a Mycroft girar, ¿lo había mirado?.

     Comieron lo que quedaba en silencio, Mycroft tuvo que acercarse a él cuando el chef le pidió espacio, pudo sentir la incomodidad del chico cuando se quedo tenso contra él, por lo que Greg se levantó.

     Miro al chico antes de sonreír.

     - ¿Quieres hacer algo más o tienes que ir a una clase súper secreta? - Mycroft rodó los ojos.

     - No tengo clases súper secretas Lestrade, lamento decir que tengo que declinar tu oferta... al menos por hoy - Greg sonrió.

     - Por supuesto, solo deja pago y podemos ir a esperar tu auto ultra secreto - Mycroft lo miro con exasperación mientras salía.

     - Lestrade por última vez... eres imposible, olvidalo - Greg solo le sonrió por encima del hombro.

     - Gracias por eso cariño - Greg fue con el camarero por lo que no se dio cuenta de como Mycroft se quedaba paralizado con un sonrojo en sus mejillas floreciendo.

     Una vez que pago, mucho menos de lo que debería, dejaría más dinero a la próxima, abrio la puerta para el chico, sintió una perdida cuando el auto estaba frente al local, basta Greg, tienes cosas que hacercomo ir con un hombre que romperá tu cara.

     Greg no lo pensó, solo lo hizo, abrió la puerta del carro por el niño, Mycroft asintió agradecido.

     - No olvides agendar nuestra salida - Mycroft sonrió, solo un poco pero lo hizo.

     - Por supuesto que no Lestrade - Greg sonrió divertido y cerró la puerta.

     Vio el auto partir y entonces caminó a su auto.

     Se dio unos segundos más, solo un poco más con el hombre en su vida, sabía lo que venía.

     Entonces se dio la vuelta, Thor y Dean estaban ahí, Greg alzó una ceja, Thor señalo la esquina, saco un puro, Greg saco un cigarro, los dos inhalaron al mismo tiempo.

     - ¿Qué carajo está pasando J? - Greg inhaló más.

     - Tendrás que ser más especifico - Thor lo miro.

     - ¿La vieja de tu hermano?, no le robas la mujer a tus hermanos, menos hermanos de armas - Greg fumó un poco más.

     - No es mi hermano de armas, nunca lo fue - Thor empieza a irritarse, lo nota por la forma en la la mano del hombre bajo, preparándose para el golpe.

     - ¿Y tienes el descaro de follar a un tipo cuando estás casado con la vieja que le quitaste a tu hermano menor? - Greg fumó.

     - Querer follar es diferente a hacerlo, ¿qué es lo que realmente quieres que te diga? - Thor había dejado de fumar.

     - Quiero que dejes de ser un cabrón, eso es lo que quiero, divórciate de la niña, folla con el chico y deja todo atrás, discúlpate con tus hermanos y trabaja para mejorar - Greg lo miro.

     - No me voy a divorciar, no lo follaré, estoy casado, no me disculparé con ellos y estoy haciendo lo último - Thor lo miro entonces.

     - Terminarás como tu viejo, te convertiste en la mierda de persona que es él, así que te deseo suerte, no me contactes, jamás, pierde mi número y no pidas ayuda cuando la necesites, claramente eres de los que no la merecen - Greg lo miro antes de ponerse el cigarro en su boca, saco su teléfono, agradeció que no temblarán sus manos, y busco el contacto antes de borrarlo.

     Acaba de sacar de su vida al hombre que lo entrenó, el hombre que le enseño lo importante que era el honor para un hombre, el que le enseño la responsabilidad, el hombre que le enseño sobre el sacrificio, es por eso que ahora tenía que hacer esto, no importaba el final que tuviera, no importaba lo mucho que lo odiarán. 

     Theo solo lo miro por unos segundos antes de arrojarle el puro, Greg hizo una mueca cuando la cosa se le pego en el cuello, eso dolía como una mierda.

     Entonces el hombre se dio la vuelta y se fue, Greg no miro hacía él, no quería verlo caminar lejos de él por última vez.

     Dean se acerca a Greg solo entonces.

 

     - Siempre supe que serías está clase de mierda Lestrade - Greg finge que no quiere decirle a Thor toda la verdad, en cambio se encoge de hombros y se aleja hacía su auto, entra antes de hacer algo de lo que siempre se arrepentiría.

 

     Respiro profundamente antes de marcharse, tenía demasiado trabajo, ni siquiera debería haber  pensado en haberlos traído. 

     Ignorando siempre las ganas de vomitar que tiene por el miedo de quedarse solo, no puede pensar en nada más que lo mucho que odia como todos lo dejan, y en las palabras de su madre.

     "Nadie se queda, aprenderás que todos te dejan de lado, que muchas personas te tratan como si fueras lo mejor de su vida y de repente te botan, y es entonces que tienes que fingir niño, de otra forma todos se aprovecharán de ti, así que mira alfrente y nunca te preguntes que hiciste mal, probablemente fue todo, lo más probable es que tu seas el que tiene la culpa, así que solo mira al frente con la cara en alto, finge que no dolió como una mierda, no les des esa satisfaccion"

     Greg cierra los ojos, es su costumbre, siempre que es demasiado cierra los ojos, trata de hundir todo lo que siente y abre los ojos, asegurandose de que nada sea visible en su cara. 

     Pasan días y nadie nota que Greg se emborracho esa noche y que solo quería llorar, que había dejado esa cicatriz como recordatorio del último día con Thor en su vida, Theodore Lestrade se fue definitivamente de su vida.

     Y ya era el día en el que saldría con Mycroft, por lo que se arreglo dos horas antes, peinado, cara, traje, iba lo mejor arreglado que podía, su traje era un gris que remarcaba su cabello y sus ojos, su corbata era de color azul oscuro, camisa blanca y chaleco negro, zapatos negros pulidos y un par de gemelos.

     Karen alzó una ceja cuando lo vio.

     - ¿A qué junta tienes que ir? - Greg rodó los ojos.

     - Saldré con Mycroft, Sherlock me pidió que me vistiera bien, quiere vengarse de Dalgliesh - Karen resoplo.

     - Esa plaga es peligrosa para la salud, apoyo al hermano, espera... ¿si saldrás con Mycroft por qué...? oh, nunca pensé que vería el día - Greg alzó una ceja.

     - ¿Dé que hablas mujer? - Karen negó.

     - Si no lo vez no te diré, ahora será mejor que vayas y hagas de la tarde del chico algo bueno - Greg frunció el ceño.

     Eso no era típico de ella, Karen debió darse cuenta porque agrego un comentario que lo "insultaba".

     - Si tiene que soportarte todo el tiempo al menos que no se aburra totalmente - Greg alzó una ceja, eso fue totalmente forzado, pero no insistió en el tema.

     - Bien, regresaré en unas horas, ¿habrá alguno de tus chicos? - Karen lo miro, para sorpresa de Greg peino su cabello y arreglo su corbata.

     - Si, Alex vendrá, se quedará tres días - Greg asintió, entonces la miro.

     - Me voy entonces - agarro las llaves, su abrigo y su cartera y teléfono, salió rápidamente a su auto, antes de arrancar vio a Karen mirandolo por la ventana, Greg frunció el ceño, eso era... raro.

     Puso uno de sus discos favoritos, amaba las canciones de Beethoven, Greg sentía que las manos le sudaban, su garganta se cerraba cada vez más cuanto más se acercaba, perdía el sentido solo imaginando lo que Mycroft vestiría, ¿por qué le pasaba esto?, ¿qué le pasaba?

     Esto no era normal pero Greg no podía perder la cabeza porque al parecer había llegado.

     ¿Cuánto tiempo estuvo...?

     Una mierda, se estaciono junto a la puerta, salió a tocar y espero, Vincent lo miro entonces.

     - Detective Inspector Lestrade - Greg asintió.

     - Señor Vicnent - el hombre lo miro.

     - El señor Mycroft todavía no baja, pero el señor Hannibal quiere hablar con usted - Greg alzó una ceja pero asintió. 

     Caminó al salón, no solo Sherlock estaba ahí, o Hannibal y Dalgliesh, sino también dos pares de niños, por lo que veía eran menores que Sherlock, el más joven lo miro como si fuera un insecto horrible, el otro parecía más interesado.

     - Ah, Detective Inspector, le presento a mis hermanos, Wroughton y Quinton, los dos más jóvenes, de 12 y 11respectivamente - Greg asintió con la cabeza.

     - Un gusto chicos, díganme Greg por favor - el joven lo miro peor mientras el otro niño sonreía, demasiado tímido, incluso su voz era demasiado baja, Greg casi no lo    escucha.

     - ¿Es cierto que juegas ajedrez? - Greg le sonrió al niño.

     - Si, no tan bien como Sherlock o me imagino que Mycroft pero si, lo hago, ¿interesado en una partida relámpago?, lo dejaremos para otra ocasión si Mycroft llega durante, creo que me harás papilla - el niño lo miro por unos segundos antes de sonreír solo un poco y moverse por el tablero.

     Greg ignoro durante todo el tiempo a Dalgliesh que se había sonrojado cuando lo vio, Sherlock le dio un pulgar arriba.

     - ¿Puedo hablar con usted Detective? - Greg iba a responder cuando Sherlock lo interrumpió con un bufido.

     - No servirá de nada, tendrás la misma respuesta que con el otro - Hannibal alzó una ceja.

     - ¿Qué es lo que quiere con mi hermano? - Greg casi se atraganta pero mira a Hannibal.

     - Sinceramente quiero conocerlo, es la persona mas interesante y maravillosa que he conocido, pero estoy casado señor Holmes, nunca romería ningún voto, de ninguna manera, no si puedo evitarlo, no sé preocupe, promet... doy mi palabra de que voy a proteger a su hermano, de todo - Greg vio la sorpresa en los ojos del hombre, entonces solo asintió.

     Hablando de eso, sería mejor que protegiera al chico sobre todo de los de traje.

     Greg vio a Wroughton poner el tablero de ajedrez por lo que se acercó, el niño le sonrió, Greg tomo las piezas negras, el juego fue bueno, sonrió cada vez que el niño saco su lengua y fruncía su ceño, concentrado en el tablero.

     El juego fue uno de los más cortos que alguna vez haya jugado, pero sorprendió a todos cuando le gano al niño, pensaron que Wroughton había ganado pero Greg realizó el Gambito de Benko sin que nadie se diera cuenta, Wroughton lo miraba asombrado.

     - Buen juego niño, deberías dejar de jugar tanto con los caballos, pero fue asombroso - el niño se sonrojo un poco y le sonrió.

     - Gracias por la partida... fue buena... - Greg vio lo nervioso que estaba el niño por lo que sonrió antes de alborotar su cabello.

     - No hay ningún problema niño, espero volver a jugar contigo pronto, eso fue entretenido, y es refrescante que alguien no patee mi trasero - Sherlock resoplo divertido.

     - Eres decente pero no tan bueno Lestrade - Greg sonrió divertido, estaba a punto de hablar cuando vio a Mycroft entrar por la puerta, Greg jura que su boca se seco, ¿cómo iba a sobrevivir toda la noche sin tocarlo?

     - Buenas tardes Lestrade - Greg sonrió un poco.

     - Es Greg, buenas tardes Mycroft, ¿estás listo? - el niño lo miro antes de asentir, Greg asintió, giro a ver a Wroughton antes de sacar una moneda.

     Tuvo que mejorar con mucho el truco, había Holmes en la habitación.

     - ¿Dónde está la moneda? - todos los Holmes contestaron al mismo tiempo.

     - Mano izquierda - Greg sonrió antes de abrir su mano, mano que estaba vacía, entonces camino hacia atrás y abrió su otra mano, Wroughton parecía confundido.

     - Mira en tu bolsillo niño - Wroughton fruncio el ceño, solo para sacar la moneda sorprendido.

     - ¿Cómo lo hiciste? - Greg sonrió antes de guiñar un ojo.

     - Te diré algo, si me propones tres ideas de como te diré como lo hice, serás un experto en esto para cuando termine contigo niño - Wroughton sonrió antes de asentir con entusiasmo, el niño le ofreció su moneda, Greg negó con la cabeza.

     Miro al niño, el chico era un soplo de aire fresco como sus dos hermanos mayores.

     - ¿Haz visto la moneda? - Wroughton inclino la cabeza confundido antes de hacer lo que Greg le pregunto, abrió los ojos.

     - ¿Cómo es que tiene la misma cara? - Greg sonrió.

     - Eso es súper secreto, temo que solo Mycroft por su nivel en el gobierno puede saber, ahora, será mejor que cuides eso niño, piensa bien y te veré en unos días - Wroughton tomo la moneda antes de mirarla, Greg despeinó su cabello antes de caminar a Sherlock y hacer lo mismo.

     - Por favor tira a Mycroft a un río - Greg se rio entre dientes.

     - No puedo, número 1 tu padre me desollaría vivo, número 2 no tiro a nadie impresionante por mucho que el niño que me agrade me lo pida y número 3 sería una lástima arruinar ese traje, quizá a alguien mas, pregunta alguien que no soporte para la otra - Sherlock sonrió antes de asentir.

     - ¿Qué hay de Anderson? - Greg se rio.

     - Es un hecho entonces niño, Anderson caerá al Támesis, no hagas muchas travesuras Lock, de preferencia que no te atrapen - Sherlock le sonrió con ese brillo travieso en sus ojos, Greg sabía que Siger Holmes, que acababa de entrar por la puerta detrás de él, lo había escuchado.

     - Agradecería que no alentarás el comportamiento de Sherlock - Greg se dio la vuelta, luego miro por encima de su hombro y le guiño un ojo.

     - Por supuesto que no señor, aliento a mejorar en sus habilidades y su astucia - Siger suspiro un poco divertido, luego lo miro seriamente.

     - Si le haces daño a cualquiera de mis hijos, un solo rasguño o lagrima voy a desollarte mientras vives - Greg asintió, solo un poco divertido.

     - No lo soñaría señor Holmes, he escuchado algunas de sus historias, ¿una cuchara? - el hombre lo miro por unos segundos antes de rodar los ojos.

     - El MI5 es tan informativo como siempre, no dudes que lo emplearé en ti de ser necesario - Greg sonrió, era asombroso ver a padres como Siger Holmes cuidar a sus hijos, si tan solo...

     No pienses en algo que no pudiste tener, algunas cosas estamos destinados a no tenerlas nunca.

     Greg tuvo que evitar mirar a Mycroft después de eso, ¿por qué querrías a Mycroft para el resto de tu vida?.

     Nadie se dio cuenta del debate mental de Greg.

     - Y eso sería todo un honor - Siger resoplo, parecía más divertido.

     - ¿Seguirán aquí o de hecho saldrán y dejarán de mostrarme sus molestas caras? - Greg le sonrió a Sherlock.

     - Cuidado Lock, eso significa que te enfocas en mi y en tu hermano, como si te preocuparás por nosotros - Greg se deslizó sabiamente, tomo la mano de Mycroft antes de sacarlo de la habitación.

     - ¿Huyendo del señor Holmes? - Greg le sonrió a Vincent.

     - Retirada estratégica, uno sabe cuando puede perder, en el caso de Sherlock temo que puede ser alguna parte del cuerpo - Vincent asintió divertido.

     - Lo distraeré, tiempo de irse, no espero nada más que caballerosidad de su parte Detective Lestrade - Greg asintió antes de abrir la puerta para Mycroft, el joven lo miro un poco irritado y divertido.

     - Espero que estes preparado para la venganza de Sherlock por eso - Greg sonrió divertido.

     - Claro, solo la va a hacer si quiere que todos sepan que fue lo que hizo cuando vio al hijo del Comandante - Mycroft se quedo quieto antes de reírse entre dientes.

     - Esto acaba de ganarte algunos puntos Lestrade - Greg sonrió lentamente.

     - Asombroso, chantajear más a las personas para agradarle a Mycroft Holmes, no sé como no pensé en eso antes - Greg abrió la puerta del copiloto para el chico antes de darse la vuelta y salir justo cuando Sherlock aparecía por la puerta.

     Mycroft parecía extremadamente divertido por eso.

     - ¿Tienes miedo de un niño de quince años? - Greg miro a Mycroft.

     - Por supuesto que sí, si no lo tienes entonces tienes poco instintos de supervivencia o un súper desarrollado aguante - Mycroft resoplo pero lo negaría como siempre.

     Greg miro al chico, parecía un poco curioso.

     - ¿A dónde iremos entonces? - Greg sonrió un poco.

     - Eso es algo para que lo adivines - Greg se fue por el camino equivocado a propósito.

     Mycroft lo miro, Greg solo puso play a su disco, Mycroft resoplo antes de quitarlo y poner música de Beethoven, Greg solo rodó los ojos, por supuesto que el hombre pondría música para practicar mientras iba en el carro, sus dedos volaron como locos por las teclas imaginarias, Greg solo pudo ver esas manos un poco hipnotizado.

     Casi se golpea para mirar el camino.

     Sonríe cuando ve a Mycroft fruncir el ceño luego de cambiar de dirección por tercera vez.

     - Lestrade si solo vamos a dar vueltas en tu automóvil exijo que me regreses a mi casa - Greg se encogió de hombros, tomo el camino a la casa de Mycroft pero lo que no sabía es que pasaría por el restaurante al que irían.

     A Greg casi le cuesta un hígado conseguir una mesa aquí, literalmente, dado que fue durante una pelea.

     Casi sonrió cuando vio a Mycroft mirarlo un poco decepcionado.

     Oh, cariño, no tienes idea de lo que puedo hacer para sorprenderte.

     Greg vio la mirada de Mycroft cuando empezó a desacelerar cuando se acercaron al restaurante.

     - Lestrade, no soportaré que esto sea una broma, mi madre se enteraría - Greg lo miro, sabía que su mirada era pura travesura.

     - Entonces dile que estuviste aquí antes que ella - Mycroft lo miro con los ojos abiertos, Greg salió del auto, antes de ir a abrirle la puerta al chico, Greg le entregó las llaves al joven que esperaba, camino tranquilamente al lado de Mycroft.

     Sonrió cuando llego con la recepcionista.

     - La reserva está a nombre de AO, para Lestrade - la mujer asintió.

     - Si me siguen por favor señores - Greg miro a Mycroft antes extender su brazo para invitarlo a pasar primero, el chico le lanzó una mirada que decía claramente que estaba en problemas, Greg sonrió internamente.

     Y se maldijo de paso.

     Estás explorando en mares que no puedes nadar, algún día te vas a ahogar. 

     Los guiaron a una de las mesas mejor ubicadas para ambos, le debía a Andrew algo bueno por esto, incluso si lo golpeo un poco demasiado fuerte en su cuello, el idiota debía darle al menos una disculpa.

     Nunca la recibirá, así es Andrew.

     Mycroft lo mira del otro lado de la mesa, los dos giran a ver a la mujer que viene, es la sommelier, interesante.

     - ¿Rojo o blanco? - Mycroft lo mira unos segundos.

     - Blanco - Greg asiente.

     - Bon après-midi, bienvenue messieurs, voulez-vous commander quelque chose de spécial? - básicamente pregunta si hay algo que deseen, Greg asiente.

     - Merci beaucoup mademoiselle, je vais vouloir une bouteille de Sauvignon Blanc, apportez de la glace sèche s'il vous plaît - Greg ordena suavemente, puede ver a Mycroft mirarlo como si fuera a asesinarlo.

     - Sabes francés, sabes francés y nunca me dijiste - Greg alza una ceja.

     - Pensé que podías leer la vida de alguien por como mueve su pulgar - Mycroft lo mira molesto, parece dispuesto a asesinarlo ahora si.

     - Lestrade... oh, eso tiene sentido - Greg solo lo mira divertido, que el niño crea que porque su apellido es francés él es medio francés, no lo iba a corregir, había cosas que se facilitaron por eso.

     Mycroft parece un poco incómodo después de eso, por lo que Greg sonríe.

     - ¿Qué tal si hacemos 20 preguntas? - Mycroft lo mira como si estuviera loco, cosa probablemente cierta.

     La dignidad del chico finalmente es vencida por su curiosidad, por lo que asiente a regañadientes, luego finge leer la carta, Greg hace lo mismo.

     - ¿Nombre completo?, no aparece en tu archivo - Greg sonríe divertido, lo mira por encima de la carta.

     - Gregory Thomas Lestrade, el segundo nombre es de papá, que poco original - Mycroft parece divertido por eso pero no lo mira.

     - Pienso que Thomas es poco original - Greg se ríe entre dientes.

     - Lo sé, a veces pero me gusta, ¿cuál es el tuyo? - Mycroft lo mira antes de suspirar resignado y regresar su vista a su lectura.

     - Alexander Mycroft Chad Holmes - Greg sonríe un poco.

     - Siempre pensé que Thomas y Alexander combinaban muy bien, Thomas Alexander Lestrade, sería asombroso - Mycroft rueda los ojos.

     - Holmes se escucha mucho mejor, mi turno, ¿cuántos idiomas sabes? - Greg sonríe.

     - ¿Saber de poder leer o hablar?, no la contarás como pregunta porque te estoy ayudando - Greg ve a Mycroft prácticamente hacer un puchero.

     - ¿Puedes contestar ambos? - Greg lo mira.

     - Lo tomaría como dos preguntas - Mycroft entrecierra los ojos, baja la carta al mismo tiempo y lo mira, entonces deja de hacer todo eso al mismo tiempo y sigue leyendo.

     - Trato - Greg sonríe.

     - Sé leer 230 idiomas, sé hablar 224 de ellos, las mismas preguntas - el niño lo mira, Greg levanta una ceja.

     - Sé leer 320, hablar 200 - Greg alza una ceja, eso no se lo esperaba.

     - Apuesto a que la gramática fue el problema - el niño resopla pero asiente.

     - Necesito escuchar a alguien hablar, desgraciadamente la mayoría de esos idiomas solo los aprendí de un libro en la casa - Greg asiente entendiendo.

     - Eso tiene sentido pequeño Sidis - Mycroft lo mira luciendo poco divertido.

     - Siguiente pregunta, ¿quisiste ser policía desde siempre? - Greg casi resopla, afortunadamente lo evita a tiempo.

     - No, cuando era joven soñaba con ser un profesor de Lenguas y Simbología, amo las dos cosas con pasión, por eso sé tantos idiomas, aprendí los primeros cuando tenía 5 - ¿por qué le estoy contando tanto?

     - Por lo que vale habrías sido un buen profesor - Greg sonríe un poco.

     - ¿Quién fue el que te impulso a esta carrera? - Mycroft lo mira por unos segundos.

     - Mi tío, Rudolf Verner, hermano de mamá, murió cuando tenía 15, él era el único que me ayudo cuando estuve en la etapa de Sherlock - Greg lo miro.

     - Lamento eso, sé que habrías echo orgulloso a tu tío - Mycroft inclino la cabeza y siguió mirando el menú, los dos lo bajaron cuando el camarero llego.

     Ordenaron sus platos en silencio y se miraron antes de que Mycroft carraspeara.

     - ¿Además de los símbolos y lenguas que te apasiona? - Greg frunció el ceño, había muy pocas cosas que le apasionarán, nada como eso pero...

     - La mecánica y el arte, solía dibujar, a lápiz, carboncillo, acuarela y acrílica, colores pasteles también - Mycroft parpadeo sorprendido.

     - Me esperaba la primera, tu motocicleta lo delato - Greg sonrió un poco.

     - Amaba dibujar, era relajante y nada alocado como lo que solía hacer, ¿cuál es tu libro favorito? - Mycroft miro la mesa como si fuera demasiado difícil decidir, probablemente cierto.

     - Cumbres Borrascosas - ah, ese libro era uno de los primeros libros que Greg leyó, quizá el quinto, hace años que no lo leía pero recordaba palabra por palabra.

     - “Todos estaban admirados de ella. Y no es extraño, porque vale mil veces más que ellos y que cualquier otra persona. ¿No es cierto?” - Mycroft lo miro parpadeando antes de sonreír.

     - Heathcliff es un buen personaje - Greg asintió, a veces se sentía como el hombre, sobre todo cuando leyó lo que pensaba... Me parece apreciar en la muerte un reposo que ni el infierno ni la tierra son capaces de quebrantar. 

     - Hay algo en él que se me hace familiar, entonces, ¿tu siguiente pregunta o quieres hablar sobre lo que hemos aprendido? - Mycroft parecía estar en conflicto sobre eso.

     Los dos agradecieron cuando llegó el vino, Greg probó un poco de su vaso, era bueno, a pesar de no ser un fanático del vino esto era bueno, muy bueno, Mycroft lo miro por unos segundos antes de tomar de su propia copa.

     Greg casi frunce el ceño, al parecer avergonzaba mucho a Mycroft, el sonrojo en su rostro era muy leve pero era obvio.

     - ¿Cuál fue el primer idioma que aprendiste? - Greg sonrió un poco.

     - Nórdico antiguo, antes del inglés y el francés, papá se considera vikingo, nosotros también, es algo tradicional en la familia - Mycroft lo miro asombrado, eso se veía mejor, bueno, el sonrojo le gustaba mas a Greg pero no si eso significaba que estaba incomodo.

     - ¿Nórdico antiguo? - Greg asintió divertido.

     - Oh, ahí nació mi amor por los símbolos, las runas es como el aire para respirar en mi familia - Greg pensó en lo mucho que su padre se aferraba a eso.

     Como los matrimonios, su matrimonio se baso en que Greg pagará algo de dinero para su esposa, su suegro les dio el departamento que tenían y una cuenta bancaria antes de morir asesinado por su mano derecha, consecuencias de ser lider de la mafia, 

     Greg se enfoco en el joven frente a él.

     - ¿Tienes tatuajes? - Greg sonrió divertido.

     - La razón que preguntas por eso es... - Mycroft lo miro.

     - Se dice que en realidad si se tatuaban, como con el cuerpo de la princesa Ukok, que demostró que si lo hizo - Greg sonrió encantado.

     - Oh si, solían tatuarse de la punta de los dedos al cuello, tinta verde, el verde podía bien representar peligro y toxicidad, como regeneración y renacimiento, ahora, el lugar también es importante, un tatuaje en el cuello te habla de alguien que no tiene miedo a hacer las cosas, es impulsivo y arriesgado, en el pecho que es algo privado, en la espalda que es tímido, en los dedos es un lazo entre parejas, generalmente se ve como algo más fuerte que un anillo, las piernas, los antebrazos, estos significa que representa la resistencia y la fuerza, claro muchos ignoran estos significados ahora y eso pero... lamento esto, tiendo a profundizar en estos temas - Mycroft parpadeaba un poco confundido.

     Agradecieron cuando su comida llego, Greg espero a que Mycroft diera el primer bocado, sonrió cuando vio el brillo en los ojos y la sonrisa reprimida, amo la comida, bien, definitivamente volverían.

     ¿Quién te dijo que saldría de nuevo contigo?

     - No, por favor sigue, nunca pensé que todo esto tuviera significados, pensé que era solamente para exhibir - Greg sonrió un poco, comió su plato de pastel de carne con muchas verduras.

     - Es la razón por la que lo hacen la mayoría pero si, esos son los significados, ahora, normalmente los vikingos eran supersticiosos, así que los tatuajes los usaban porque querían protección, es bastante común el Valknut, el Vegvísir o el Ægishjálmur, Valknut es asociado con el culto a Odín, pensaban que estaba atado al poder de Odin, así debilitabas a tus enemigos, su traducción puede ser nudo de los guerreros... el Vegvísir es un simbolo mágico que sirve como una brujula para guiar a los viajeros durante su jornada y nuestro último simbolo, Ægishjálmur, es conocido por ser el terror de los enemigos, solían pintarlo en sus frentes para simbolizar que son invencibles, pero realmente es un signo protector - Greg comió un poco antes de seguir explicando.

     Mycroft tenía un brillo en sus ojos.

     - Si, me tatué, tenía 17... creo, es una combinación de los tres, un circulo del tamaño de mi palma, está en mi antebrazo izquierdo, tradición familiar, todos los de la misma generación deben tenerlos igual así que papá y tío tenían uno igual en su pantorrilla - ¿por qué le estoy diciendo todo esto?.

     - ¿Desde cuándo es eso? - Greg frunció el ceño pensativo.

     - No tengo idea, papá dijo que desde el principio, como dije tradición, se remonta la historia familiar a mediados de la era de los vikingos, entonces supongo que muchos años - Greg tenía que investigar eso, claro sin que los de traje se enterarán, hablando de eso, debería cuidar su tiempo aquí, llevarlos por otras calles para evitar que lo vieran junto al chico.

     - Eso es fascinante, ¿tienes alguna evidencia de esto? - Greg miro el techo, bien podía enseñarle el libro pero entonces tenía que decirle sobre sus hermanos y no tenía la fuerza para hacerlo, todavía lo quería para si mismo, y Karen, y Andrew, y Thor, y Richard, y... él, además de los de traje.

     - No... espero, está el libro de herederos, sí, creo que podría enseñartelo, está escrito el año de nacimiento, el año en el que nos ceden el control de la familia, somos los jefes de familia, y aparece nuestro nombre en nórdico, algo así, son nombres que nos ganamos, en mi caso es... Sigur, que deriva de Sigrídur "Victoria" y varðr "guardian", es Sigur el devastador, lo sé, algo estúpido, pero ese es, el de papá era... Thor, no por el dios, significa "trueno", Thor el vasto, él lo amaba en algún momento, pero si, está ahí, así como las runas que sacamos en nuestro lanzamiento de dados, ya sabes, para el futuro, nuestras manos y el boceto de nuestro tatuaje, así como el número de personas que tenemos a nuestro cargo - Greg de verdad no sabía porque le decía pero si seguía mirando la cara de fascinación del chico lo haría por el resto de la velada.

     - ¿En serio me dejarías verlo? - Greg sonrió antes de sonreír.

     - Si, solo tendremos que tener cuidado, es extremadamente viejo, casi 2100 años, si lo multiplicamos entre las generaciones que suele haber en la familia que son tres por año, sería como 6300 personas, claro el libro es gigante, algo como eso, es como de un metro por medio metro y cada página está dividida en tres, lo que todavía lo hace gigante, ya lo verás - Mycroft parecía maravillado. 

     - ¿Tienes idea de lo único que es este libro? - Greg sonrió un poco.

     - Sí, era algo de lo que papá estaba orgulloso, eso hizo que yo me sintiera orgulloso, no mentiré, eso me hizo Asatrú, seguidor de los dioses Aestir y Vaenir, así que si alguna vez tienes alguna duda sobre eso ya sabes donde preguntar - Mycroft resoplo divertido.

     - Lo dudo pero agradezco la oferta, no es por insultar las tradiciones de tu familia pero no creo en los poderes divinos o las fuerzas o el más allá, es... simplemente inexplicable para mi - Greg sonrió comprensivamente.

     - No es como que sea pagano o les rinda tributo, siempre pienso en ellos, lo que me hace un poco hipócrita, pero creo hay algo más que la vida, no sabremos que, hay cosas que los humanos no sabremos nunca, por mucho que lo intentemos, así que me gusta ser optimista sobre la otra vida, sobre todo si es por ejemplo los salones del Valhalla, disfrutar de un festín y ser libre suena asombroso - Mycroft inclino su cabeza.

     - ¿Valhalla?, ¿salón de los caídos?, ¿dónde los guerreros que caen en batalla terminan? - Greg asintió.

     - Lo que muchos ignoran es que para los vikingos la vida es una eterna batalla, hay un dicho que se dice entre mi gente, "Un cobarde piensa que vivirá para siempre si evita a sus enemigos; pero ningún hombre escapa a la vejez, incluso si sobrevive a las lanzas", las lanzas son problemas, también guerra y batallas, pero se refiere a que si evitas las cosas puedes sobrevivir más, lo cual lo es cierto, porque entonces no estarás viviendo tu vida y "lo mejor de la vida, es la vida misma", así que si, el Valhalla, espero llegar ahí si es que existe - Mycroft lo miraba ahora abiertamente, su comida a medio comer, parecía muy fascinado con la plática.

     Los dos se miraron antes de terminar su comida en silencio, el joven parecía estar analizando todo, Greg casi sonríe por lo lindo que se ve, esa inclinación de cabeza, sus ojos medio cerrados, como se muerde el labio y como mira la mesa como si fuera lo más interesante en la vida.

     El camarero llegó entonces y recogió sus platos, pregunto por postre, Greg pidió tarta de frutas y café, Mycroft pastel de zanahoria y té, Mycroft lo miro cuando termino.

     - Me debes 15 preguntas - Greg alzó una ceja.

     - Yo conté 15 preguntas de tu parte, nunca me dijiste lo que querías, así que las preguntas se seguían contabilizando, tu me debes 12 - el chico lo miro antes de resoplar y prácticamente enfurruñarse.

     - Bien jugado Lestrade, bien jugado - Greg sonrió antes de levantar la mano, el camarero apareció por lo que Greg pidió la cuenta.

     El precio era bastante justo para la comida, el vino y la tarta que comió, Greg pagó en efectivo, nada de tarjetas, se aseguro de dejarle la propina, 100 libras, el hombre lo miro antes de agradecerle, Greg sonrió.

     Miro a Mycroft.

     - Cuando tu digas chico - Mycroft alzó una ceja altivamente antes de levantarse, Greg siguió su ejemplo, Greg agradeció la comida en voz baja al camarero, entonces salieron por su auto, los dos esperaron en silencio.

     Greg le pago al chico que trajo su auto y entonces partieron.

     Mycroft se sentó para verlo mejor, Greg tuvo que obligar a relajarse, lo bueno es que la mansión Holmes estaba solo a 20 minutos, lo malo es que ya casi se terminaría su tiempo con el chico y si Greg lo quería fuera de problemas y no complicarse la existencia, debería alejarse solo un poco por un tiempo.

     Llego más rápido de lo que pensó, cuando se estaciono al lado del auto de Hannibal de nuevo se sintió como algo nuevo, ¿qué es lo que acababa de experimentar?.

     - Dime por favor que Sherlock y yo podemos ir a comer cuando queramos - Mycroft resoplo, ah, se había dado cuenta de como Greg evitaba las preguntas, maldita sea.

     - Pueden, trata de no asesinarlo debido a la grasa que come contigo - Greg resoplo, entonces salió de su auto y abrió la puerta para que Mycroft saliera.

     - Bien, ha llegado sano y salvo señor Holmes, espero que haya disfrutado de la cena - Mycroft asintió con una sonrisa timida, Greg jura que caería de rodilla si fuera más débil a esos encantos.

     Por favor, si miras los ojos estarías perdido, razón por la que no lo miraba a los ojos.

     - Me la pase muy bien, lo agradezco, yo... te veré después Gregory - Greg estaba a punto de decir que no lo llamará así pero se dio cuenta tiempo que era instinto, no que realmente le molestaba.

     ¿Qué mierda pasa contigo?

     - Te veré después Myc, trata de molestar poco a Sherlock y saluda al chico nuevo de mi parte, ya sabes Wroughton, dile que cuando quiera la revancha solo acompañe a Sherlock si Siger lo deja, de lo contrario ya veremos como hacerlo - Mycroft lo miro, parecía que quería decir algo antes de simplemente asentir.

     - Buenas noches Gregory - y entonces le dio un beso en la mejilla, Greg se quedo paralizado por unos segundos.

     - Buenas noches Myc, descansa - sonrió mientras veía al chico entrar a su casa, miro la puerta estúpidamente unos segundos después, entonces se metió a su auto y se marchó.

     No supo como pero llego, en realidad llegó a su casa sin darse cuenta y...

     Se dejo caer sobre el sofá mirando la nada.

     Karen llegó, Greg la miro por un segundo, amiga asombrosa en estos momentos, gracias Freyja.

     - ¿Cómo te fue? - Greg solo la miro de nuevo, luego al techo, unos minutos después pudo hablar.

     - Le conté sobre ser vikingo, algo como eso, le conté sobre mi familia, algo como eso, le dije que solía dibujar y pintar, que quería ser profesor de Lenguas y Simbolos, yo... no puedo dejar de pensar en sus ojos, siento algo en el estomago cada vez que me ve, puedo sentir sus labios en mi mejilla, es como si ardiera todavía, le enseñaré el libro de los Jefes... deje que me dijera Gregory, yo... no me molesto, ¿qué está ocurriendo conmigo? - Greg no pudo mirar a Karen, sobre todo cuando escucho un suspiro.

     - Greg, quizá deberías considerar que tal vez... solo quizá... estés enamorado del chico - Greg levantó la cabeza bruscamente.

     - N-no... no puedo estar enamorado de él... no sería... - Greg dejo de hablar cuando Karen puso su dedo sobre sus labios.

     - Greg, ¿sientes que hay algo en tu estomago cada vez que lo vez?, ¿sientes que tu pecho se expande cada vez que sonríe?, ¿que te pierdes en su mirada cuando lo miras a los ojos?, ¿sientes que solo quieres verlo feliz? - Greg la miro, no podía... no tenía ningún...

     No tenía derecho a enamorarse, no tenía esa libertad, eso era para las personas que podían ser algo más en su vida no para...

     - Detente, puedes y debes enamorarte, eres humano Greg Lestrade, y es asombroso y un privilegio que haya podido ver eso - Greg la miro.

     - No puedo enamorarme Karen, no puedo hacerlo - Greg reconoce que incluso él puede escuchar el pánico en su voz.

     Definitivamente no estaba enamorado, no lo estaría jamás, no podría estarlo, mucho menos de alguien tan maravilloso, no tenía el derecho de enamorarse de ese chico.

     Por Odín si él se enteraba sería hombre muerto, ahora ni siquiera tenía a Thor, pero Greg estaría bien porque no estaba enamorado.

     

     ¿No es así?

Chapter Text

"...El amor no sé elige, es él quien nos elige a nosotros"

     Una vuelta más, solo una más, el parque no era lo suficientemente grande como para que Greg recorriera la distancia que quería, así que tenía que dar cincuenta vueltas, tres kilómetros en 20 vueltas, recorrió 60 kilómetros en una hora, o recorrería.

     Claro, estaba haciendo mucho ejercicio pero... no podía hacer nada más, solo se ejercitaba o tenía sexo, que también era ejercicio en cierto punto, para que su mente no fuera tan...

     ¿Estaba enamorado del chico?, no podía, no podía darse lujos que otras personas podían.

     Mirando al rededor del parque se sintió destacado, ahí estaba la mujer con su hija en su carriola, había una clase de amor que nunca tendría, maternal... ahí estaba la familia, el padre los correteaba y los cuidaba, amor que nunca tendría, paternal... esos niños se llevaban como si fueran mejor amigos pero eran hermanos, amor que no volvería a tener, hermandad... ahí estaba esa pareja, radiante, sonriendo, mirándose como si fueran lo único que existía, amor que nunca debería experimentar, romance...

     Recordó las palabras hace años que escucho de sus únicos amigos en el mundo.

     No dejes que eso exista en tu vida Gregory, es algo tan puro y fuerte que si lo llegas a experimentar y lo pierdes seguramente morirás por un corazón roto, Richard había dicho sinceramente, una vez, mientras miraban el cielo estrellado.

     ¿Sabes que podemos morir de corazón roto?, la presión es demasiada, rompe las venas de tu corazón por eso y mueres lentamente desangrando, Brad le dijo frente a una fogata, solo unos días antes de perder a su hermano.

     Sus padres habían terminado mal por amarse, un amor retorcido y enfermo, Greg lo vio todo el tiempo, peleando, gritando, llorando en el caso de su madre, ¿eso provocaba el amor?, se lo había preguntado por casi 17 años, pero entonces conoció a Thor, que era el hombre más frío que había tenido el placer de conocer, Thor era astuto, calculador, un poco loco y lleno de furia, pero el hombre amaba a su esposa, lo vio en la forma en la que sonreía con solo escuchar su nombre, la mujer era la persona más dulce y amable del mundo, y se iluminaba aún más si escuchaba al hombre o lo veía, Greg nunca pudo describir lo que tenían... solo sabía que era mejor que lo que sus padres tenían pero aún así parecía doloroso para ambos, Thor nunca dejo de salir de la vida de la mujer.

     Pero lo más importante era que Greg era un tipo que no merecía amor, él de todas las personas no lo merecía, en primer lugar tenía demasiados problemas, era un mentiroso y manipulador con problemas de temperamento, tenía... había tanta mierda en su cabeza, por amor de Odín, era un asesino, un hombre problemático y... era peligroso, nadie debería estar con él, ni siquiera personas como Anderson (y hablaba de una de las personas más despreciables que Greg había conocido), así que no, Greg no merecía amor, no hoy, no nunca.

     Y a pesar de eso... a pesar de eso, lo estaba considerando, Karen describió algunas cosas que sentía con Mycroft, era raro pensar que así se sentía, era raro considerar que alguna vez le pasaría y era jodidamente frustrante sentirlo porque no sentía que eso fuera normal para amar a alguien, no tenía idea de que estaba sucediendo... y eso lo asustaba.

     Bien Greg, puedes hacerlo, piensa en las personas que han hablado contigo, recuerda lo que te han dicho del amor, analiza y tendrás tu respuesta.

     Su padre amaba a su madre, se lo dijo, claro, le rompió el corazón a pesar de amarla pero él no mentiría, no sobre eso, su padre le dijo que la amaba tanto que la dejo ir, porque su mundo no era para ella, no quería que ella viviera como todas las mujeres de sus compañeros de trabajo, su padre le dejo en claro que a veces el mayor acto de amor hacía una persona era desaparecer de su vida, ¿el problema?, el problema es que su padre no pudo hacerlo, fue demasiado débil, sus palabras, no las de Greg, y esa debilidad hizo que no solo Greg existiera, sino todos sus hermanos... ahí estaba un punto, Greg no quería desaparecer de la vida de Mycroft, eso significa que no lo amo de verdad, ¿no?, porque Greg sin duda llenaría de mierda a Mycroft, y el chico no se lo merecía.

     Andrew amaba a Donna, incluso después de años, incluso cuando lo dejó por otro, Andrew nunca olvido a la mujer, porque Andrew pensaba en ella todo el tiempo, y escribía algo solo para después fingir que Donna no existía, el hombre siempre le dijo que a veces solo le tocaba ser solo un momento en la vida de alguien, Andrew nunca la olvidaría pero lo más probable es que ella ya lo haya hecho, ¿el problema?, el problema es que eso lastimaba más al hombre de lo que quería admitir, pero ahí estaba el punto... Greg no quería ser solo un momento en la vida de Mycroft, quería estar a su lado hasta que todo terminará, eso significa que no lo amo de verdad, ¿no?,  porque eso sin duda era el mayor acto egoísta que Greg podría hacerle, no podría condenarlo a esta vida, no sería bueno.

     Theodore, Thor, amaba a Isabella, la forma en la que la miraba era dulce y cariñosa, pero incluso con todo eso el hombre desaparecía de la vida de ella, una noche podían disfrutarla como nada más y por la mañana él ya no estaría a su lado, quizá por meses, y Thor nunca le diría donde estaba, el hombre le dijo una vez a Greg que el hogar no es de donde eres, es donde encuentras la luz donde cuando todo oscuro, dijo que Isabella era su hogar, ¿el problema?, el problema es que no podía estar todo tiempo en su hogar, no quería alejarse de donde realmente era porque a pesar de que la mujer alejaba su oscuridad no podía quedarse para que la oscuridad se extinguiera totalmente... Greg quería quedarse con el chico lo más que pudiera, quería vivir fuera de la oscuridad, saber si podía sacarlo por completo, pero... eso significaba que no lo amo de verdad ¿no?, estaba dispuesto a contaminarlo, todo para salvarse a si mismo de lo que sea que fuera esto.

     Greg NO amaba a Mycroft Holmes.

     No de verdad, quizá la idea, quizá quería tener sexo con el niño, quizá...

     Enfocándose empezó a correr en dirección a su casa, quería disfrutar de este raro día libre que le ofrecieron sin saberlo.

     Una vez que llegó vio a Karen, la mujer estaba sentada con las piernas cruzadas en el sillón, flor de loto, ella amaba sentarse así cuando leía pero ahora no estaba leyendo.

     - Gr... Jason, ven, siéntate - Greg frunció el ceño, antes de hacer lo que dijo, ¿Qué mierda sucedía?.

     Greg se sentó a su lado, Karen puso su mano sobre la cabeza de Greg antes de empujarlo hacía abajo, por lo que su cabeza estaba sobre su regazo, se acomodo mejor en las piernas de su esposa, Karen tarareo.

     - Quiero que pienses algo por mi, por favor... ¿Cuál es el color favorito de Sherlock? - Greg no lo pensó dos veces.

     - Azul turquesa, por el mar - Karen tarareo.

     - ¿Y el de Mycroft?

     - Verde esmeralda, también por el mar.

     - ¿El de tus hermanos?

     - Rojo, azul, verde, rojo, azul, verde y amarillo

     - ¿Cuál es el tuyo? - Greg parpadeo antes de inclinar su cabeza.

     - Azul grisáceo - Karen tarareo.

     - ¿El de Donovan y Morales? - Greg frunció el ceño.

     - No sé, creo que morado y dorado

     - ¿Qué hay de Richard y Brad? - Greg tragó.

     - Azul eléctrico y azul marino

     - ¿Cuál es el color favorito de Wilson o los demás miembros de tu equipo? - Greg se encogió de hombros.

     - No sé

     - ¿Cuál es el mío? - Greg tragó, problemas.

     - No sé, diría que naranja pero no lo creo

     - Café, mi color favorito es el café chocolate

     Greg asintió, y espero el regaño pero no llegó, en serio, ¿Qué sucede?

     - ¿Cuál es la comida favorita de todos lo que te pregunte? - Greg no lo dudo.

     - De Mycroft es el pastel de zanahoria, de mis hermanos es el pastel de chocolate, costillas asadas, chocolate caliente, pay de limón, pastel de coco, hamburguesa con doble queso y galletas de nuez de macadamia y chispas de chocolate, de Sherlock es el panque de miel, de Richard es la carne asada, de Brad son los nachos, Morales prefiere la pizza con extra queso y Donovan la comida china, te encantan las frutas bañadas en chocolate pero no creo que sea tu comida favorita, no sé de los demás - Karen asintió.

     - No, mi comida favorita es lasaña, ¿con quién quieres estar todo el tiempo?, solo nombre uno de todos nosotros, la persona con la que no podrías imaginar que se fuera de tu vida - Greg contesto por instinto.

     - Mycroft - Greg tragó.

     ¿Por qué sentía eso?, no era amor de verdad.

     - ¿Cómo te sentirías por su perdida? - Greg sintió un vacío en su estomago, pecho y un miedo infinito, trago un poco.

     - Me caería a pedazos, dudo que pueda salir adelante - Karen lo miro con compasión, sabía lo mucho que le aterraba eso.

     Su padre le había enseñado que la valentía más grande del ser humano es mantenerse de pie, aún cuando se está cayendo a pedazos.

     Y era obvio que Greg se caería a pedazos pero también era obvio que está vez no podría mantenerse de pie porque de alguna manera Mycroft se había convertido en alguien esencial en su vida, él lo hizo sentirse especial, Greg no sabía como pero la forma en la que lo escuchaba como si siempre dijera lo más interesante, cuando le mostro el libro de su familia el chico lo miro como si fuera la persona más asombrosa del mundo, y solo con eso...

     Greg sabía que no había salida de donde sea que entró con Mycroft.

     - Gregory, en el mundo existen diferentes tipos de amor, además de eso existen distintas formas de amar, unas son pasajeras, otras son tan profundas y puras que ni siquiera con 30 años de separados deja de ser igual de fuerte e intensa, incluso crecen - Greg la miro.

     - ¿No es lo mismo para todos? - Karen nego suavemente.

     - Hay algunos a los que le importa que sientan, hay algunos donde a pesar de todo siguen con ellos, hay otros en los que saben que es mejor separarse que seguir juntos, hay otros donde lo que importa es que sepan que siempre estarán para la otra persona, es diferente con cada quien Greg - Greg miro el techo.

     Karen paso su mano por su cabello, sin tocar su cabeza.

     - ¿Qué es lo que quieres? - Greg frunció el ceño.

     - ¿Cómo que que quiero? - Karen asintió.

     - ¿Qué quieres que tenga? - Greg no lo dudo.

     - Felicidad, quiero verlo ser feliz, victoria, quiero que obtenga todo lo que quiere, protección, quiero que nunca sufra, aunque se que no es posible, quiero que tenga todo, incluso si significa que tengo que salir de su vida - Greg tragó un poco, miro a Karen entonces, la mujer solo sonrió y sacó carbón en polvo antes de dárselo, Greg la miro antes de asentir agradecido.

     Tragando tomo un poco con su dedo, se descubrió el brazo hasta que su tatuaje se mostró, empezó a escribir las iniciales de Mycroft en letras nórdicas, AMCH, entonces respirando tomo más carbón y volvió a llevar el dedo a su brazo.

     Si lo escribía podría significar que Greg se vería perdido, que no podría permanecer de pie porque quizá el triunfo, la felicidad y sobre todo la protección de Mycroft estén en otro lado.

     Puso la runa Algiz sobre todo, cerró los ojos antes de susurrar suavemente... Heimdall, dios blanco, te imploro que ilumines su camino, por favor utiliza tus extraordinarios sentidos para cuidarlo, no lo apartes de tu vista, aléjalo de todo mal, incluso si ese mal soy yo, guarda bajo tu ala a Mycroft Holmes.

     Karen había cerrado los ojos, Greg la miro.

     - ¿Por qué estás siendo tan... Dr. Jekyll de tu parte? - Karen resoplo divertida.

     - Mr. Hyde se alejo, ya no quiere hacerte daño, suficiente tienes con los demás, sobre todo con él - Greg la miro, hablaba de la vez que fue a su misión después de conocer a los Holmes, él casi hacía que lo matarán.

     Greg la miro.

     - ¿Sabes que estás a punto de ser libre? - ese era un punto del porque era Mr. Hyde, es decir, la esposa perra que todos odiaban.

     - Dudo que lo seamos Jason, pero es bueno soñar - Greg sonrió un poco.

     - A veces los sueños se hacen realidad, porque no importa el dolor que tenga tu corazón, si sigues creyendo, el deseo que quieras se hará realidad - Karen se rio entre dientes.

     - Deja de citar la Cenicienta imbécil, no eres mi madrastra malvada - Greg la miro seriamente.

     - No, él lo es - Karen se rio ahora un poco más.

     - Lo que te convierte en Anastasia - Greg resoplo.

     - Siento que me queda más Griselda - Karen se rio pero no entendió el significado, Griselda quería decir algo así como la niña de la batalla gris, si lo pensabas bien era niña de la zona gris, que era donde se encontraban al filo de la guerra, cosas que sucederán cuando se cruce la línea.

     Greg siempre estaba en la zona gris, desde que nació.

     Suspirando se levanto, miro su brazo antes de mirar a Karen, sonrió lentamente.

     - Voy a salir querida, no me tardo - la mujer lo miro confundida pero Greg ya estaba saliendo, corrió hacia el edificio de enfrente, toco el timbre de Martin Hilderbrandt, el hombre gruño.

     ~ ¿Qué mierda quieren? ~ Greg sonrió antes de contestar, en unos 30 minutos estaba caminando de nuevo a su casa.

     Karen lo miro interrogante, entonces Greg se descubrió el brazo, Karen lo miro conmovida.

     - Eres la cosa más dulce que existe, ¿temporal? - Greg asintió y se miro el brazo, el tatuaje solo duraría como mucho un año, suficiente tiempo para rezarle a Heimdall, suficiente tiempo para que lo escuche aunque sea una vez.

     Sonrió un poco antes de ver la hora, bien, tiempo de apurarse, había un día libre que disfrutar.

     La ducha fue la más rápida que había tenido en toda su vida, y eso que estuvo en el ejercito por unos tres años, ¿o fueron cuatro?, Greg perdió la noción del tiempo y eso era un poco preocupante, tenía 22 años, casi 23, en unos días, no es que nadie lo supiera, solo su madre, la... lo que sea que fuera la mujer que dependía de su madre, y el mismo Greg, solo ellos, y ninguno lo celebro nunca.

     ¿Cómo es que paso a esto?, estaba pensando en lo que sentía, y eso era algo imposible de saber.

     Salió rápidamente antes de vestirse, pero mientras lo hacía lo vio, un uniforme estándar de un agente, odiaba lo que representaba porque es como si fuera uno de los hombres del gobierno, y no formaba parte del gobierno, no era parte del gobierno, le pertenecía a ellos, claro él estaba a cargo de Greg, algo como eso, lo que era verdaderamente irónico porque... no pienses en eso Greg.

     Karen seguía en el sillón, ahora estaba leyendo un libro, Dr. Jekyll y Mr. Hyde, su esposa era divertidísima.

     - ¿Sigues siendo Dr. Jekyll? - la mujer resoplo pero asintió.

     - Creo que dije que trataría de no sacar a Mr. Hyde, bebe hasta desmayarte - Greg rodó los ojos.

     - Tengo guardia por la mañana - salió rápidamente de su casa antes de caminar detrás, quito el protector de su moto y la admiro como lo hacía cada vez que la veía, amaba a pedazos esa cosa.

     Era una Heritage del año pasado, amaba a pedazos esa cosa, ¿ya había pensado eso?.

     Guardo rápidamente todo antes de sacar su chaqueta de cuero y sus lentes y vestirse, quito la pata y arrastró la moto hacía la calle.

     Se detuvo en seco cuando vio el carro, el carro con seis personas muy pijas y que lo miraban con sorpresa, Greg puso la pata cuando los vio caminando hacia él.

     Sonrió cuando vio a Wroughton.

     - Hola niño, ¿cómo va el truco? - el niño se mordió el labio antes de extenderle el cuaderno a Greg.

     - Tuve tres ideas, las anote, le pregunte a mis hermanos, los que estuvieron presentes, anoté sus ideas, estoy tratando de reducir las opciones - Greg alzó una ceja, antes de leer, algunas eran interesantes, otras eran divertidas, Sherlock solo bromeo con el niño, Mycroft fue el que más se acercó.

     - Te ayudaré un poco, no es ninguna de las opciones, sin embargo una de ellas, de las que tienes seleccionadas debo decir se acerca a la verdad, solo imagina el proceso y las posibilidades, Sherlock deja de jugar así con tus hermanos menores - Wroughton parecía desesperado, Sherlock hizo un puchero, Greg solo rodó los ojos.

     - ¿Vas a salir? - Greg miro al niño, este no lo conocía pero era...

     - Eres mayor que Jimiyu y menor que Dalgliesh, ¿el hijo de en medio?, dado que tu mamá tuvo siete partos y fuiste el cuarto eres el de en medio - el niño lo miro divertido.

     - Soy ese, el que soporta a los mayores y a los menores - ambos grupos de hermanos se quejaron, Greg resoplo divertido.

     - Si chico, me voy a ir, por un par de horas supongo, ¿interesado en huir y nunca regresar o en montar una moto? - Mycroft lo miro en seguida.

     - Gregory agradecería que no le des ideas a mis hermanitos - Greg sonrió con burla.

     - No te preocupes Myc, no lo haré, esas ya las tenían... no me sorprende con su madre - Greg murmuro lo último pero Jimiyu, Sherlock y el chico nuevo lo escucharon, los tres se rieron antes de fingir inocencia.

     Bien, hay que trabajar en eso, su mirada de inocencia es la peor que haya visto, y eso que Brad existía.

     Greg fingió confusión cuando Mycroft lo miro con dagas en los ojos, los niños lo miraron un poco impresionados.

     Eso es trabajar bien chicos.

     - ¿Cuándo aprendiste a manejar?, ¿y cuando te compraste este... vehículo de muerte? - Greg miro divertido a Mycroft.

     - No quieres la respuesta a la primera, la segunda es fácil, el año pasado, tengo a mi chica desde el año pasado - todos lo miraron con burla, Greg los miro, era su chica.

     - ¿Esta hermosa chica tiene nombre? - Greg miro al chico nuevo un poco divertido.

     - Eider - todos lo miraron con la cara en blanco.

     - ¿Hermosa?, ¿en serio Gregory?, solo es una máquina - Greg se toco su pecho y acarició su moto.

     - No lo escuches dear querida, solo está siendo cruel - Greg casi sonríe cuando ve la cara de incredulidad de todos.

     Los miro con una sonrisa, se recargo sobre su moto.

     - Bien, ¿por qué me buscaban?, juro que no hice nada malo- Mycroft resoplo mientras los demás rodaban los ojos. 

     - En realidad Wroughton venía a jugar contigo, Jimiyu quería bromear contigo, Chadwick quería conocerte y Mycroft es la niñera oficial - Greg sonrió divertido.

     - Puedo proponer entonces que salgamos, ¿a menos que tengan algo súper importante y ultra secreto que hacer? - Mycroft lo miro por eso, Greg solo le sonrió.

     - Podemos ir, ¿qué propones? - Greg los miro antes de sonreír.

     - ¿Por que no Hyde Park?, conozco un lugar, pasaremos por malteadas primero, quizá un strudel y entonces directamente al parque, ¿qué piensas Wroughton? - el niño sonrió antes de ver a Mycroft, el chico suspiro antes de asentir.

     - ¿Mycroft?... ¿puedo ir con Greg en su moto? - Greg le sonrió a Wroguhton, luego miro a Mycroft, el chico lo miraba intensamente.

     - No más de 50 millas por hora, no te pases los semáforos, no hagas acrobacias y por lo que más quieras no derrapes o hagas algo así - Greg sonrió, era lindo lo mucho que los cuidaba.

     - Por supuesto que si Señor Holmes, antes de que nos vayamos quiero saber el nombre del hermano de medio, siete embarazos, uno por estos dos locos, así que eres el de en medio - el joven se rio entre dientes.

     - Bien deducido amigo, soy Chadwick, entre Jim y Dal, debo decir que Dal tenía razón, eres caliente - Greg estallo en carcajadas, le sonrió a Dalgliesh que parecía querer asesinar a su hermano menor.

     - Me siento halagado por eso chico, pero te aseguró que Sherlock lo completo diciendo que era un idiota pero no tanto, y Mycroft que dijo que era impulsivo, con malas palabras y un incontrolable - los dos mencionados lo miraron un poco molestos pero Chadwick se rio divertido.

     - Si, extrañamente preciso, un placer conocerte finalmente - Greg miro al chico y tomo la mano extendida.

     - Igualmente chico, ¿otro nombre extremadamente refinado y poco usado?, ¿no tienen algo como Daniel o Paul? - Chadwick se rio un poco más.

     - Si, Michael Chadwick Lee Holmes - Greg sonrió.

     - Gregory Thomas Lestrade a su servicio, pero si me dices Gregory terminarás colgando del maldito gran reloj, advertencia justa - Chadwick parecía divertido.

     - ¿Y por qué Mycroft te puede decir así? - Greg se encogió de hombros.

     - Por algo le digo Myc niño, te diré Mike - Mike sonrió un poco más.

     - Te diré Tom a cambio - Greg se encogió de hombros, luego miro a Wroughton, le sonrió al niño.

     - A ti te diré Spence - el niño le sonrió gigante, Sherlock lo miraba con los ojos entrecerrados.

     - ¡Ey!, ¿cómo es que todos consiguen apodos y no nosotros? - Greg alzó una ceja a Jimiyu.

     - Bien serás Jim, luego está Dalgliesh pero... Benji, serás Benji, y sunshine y Myc ya están, no te preocupes Lock, eres mejor que 6 de tus hermanos - Sherlock lo miro.

     - ¿Por qué solo seis? - Greg señalo a Mycroft.

     - Están en el mismo puesto, el no tiro 20 de mis CD, te haré saber que dos de esos eran regalos niño, regalos autografiados por cantantes ahora muertos y que valían al menos 10,000 libras niño - Sherlock abrió los ojos como platos y murmuro demasiado bajo.

     - ¿Perdón? - Greg puso los ojos en blanco, Mycroft miraba con los ojos abiertos a Sherlock, los demás parecían exasperados.

     - Honestamente ya no importa, ahora, ¿subes a mi chica Spence? - el niño lo miro antes de mirar con duda la moto.

     Greg sonrió.

     - Estará bien, si dañas a la nena solo tendré que repararla, amo arreglar cosas, ¿por qué crees que hay tantos carros aquí?, me verás arreglando uno incluso a las 3 de la mañana, vamos, sube - Spencer lo miro antes de subir, Greg le sonrió y le puso el casco, sacó unas coderas y rodilleras, se quito su chaqueta antes de dársela al niño.

     Se veía tan lindo, Greg sonrió antes de sacar sus lentes de sol, giro a ver a Mycroft.

     - ¿Nos siguen entonces? - Mycroft asintió, el resto de los Holmes entro en el auto de Mycroft, Greg sonrió antes de subirse a la moto y encenderla.

     Condujo a un cuarto de velocidad de lo que solía ir, se mantuvo en el carril de los autos todo el tiempo, cuando vio una avenida vacía acelero solo un poco, escucho a Spencer reírse un poco, Greg sonrió antes de reducir la velocidad.

     Condujo con mucha precaución antes de girar en la calle en la que compraría las malteadas y estacionaría los vehículos.

Apago el motor frente al local, se bajo antes de ayudar a Spencer a bajar.

     - ¿Qué pensaste amigo? - Spencer sonreía encantado.

     - ¿Podemos ir más rápido la próxima vez? 

     - Por supuesto que no, esa es la velocidad aceptada - Mycroft hablo, y lo miro directamente.

     - No voy a asesinarlo, Sherlock ha estado más que bien - Sherlock sonrió.

     - Eres increíble, ¿podemos salir otra vez a las afueras? - Greg abrazó al chico.

     - Por supuesto que si mocoso - Sherlock sonrió con victoria, entonces entró al local ya habiendo venido, Greg vio a Jim y Mike arrastrar a Benji con ellos adentro, Spencer corrió con sus hermanos con el casco y la chaqueta todavía puesta.

     Greg giro a ver a Mycroft, la sonrisa escapo de sus labios.

     - ¿A las afueras de Londres?, ¿cómo es que solo hemos recorrido el centro? - Greg lo miro divertido.

     - Contigo voy al revés, así sabré que lugares ya no podemos ir por Sherlock y no los extrañaras si te gustan - Mycroft lo miro con un brillo en sus ojos antes de resoplar.

     - Eres ridículo Lestrade - entonces Mycroft se dio la vuelta para esperar en el auto a sus hermanos, Greg agarro su muñeca.

     - No, vienes con nosotros por una malteada, juro que valen la pena, además... el carro se quedará aquí, ven - Greg empezó a caminar, Mycroft rodó los ojos pero se dejo llevar.

     Greg tuvo que ignorar lo rápido que latía su corazón, empujo a Mycroft para que viera en el mostrador, sin darse cuenta lo tomo de la mano.

     - Bien, hola Elle, ¿ya ordenaron? - la mujer parecía divertida.

     - Si, un batido de chocolate, uno de fresa, uno de doble chocolate, uno de galleta, uno de vainilla, otro de fresa, y siete strudel de manzana con siete bolas de helado de vainilla, ¿algo más? - Greg le sonrió.

     - Lo de siempre Elle y dame uno de chocolate - Greg soltó la mano de Mycroft cuando se dio cuenta pero despeino el cabello de Sherlock antes de pagar.

Elle lo miraba un poco, antes de sonreír como siempre.

     - Por supuesto que sí, tenemos de esos pastelitos de canela que te gustan - Greg sonrió.

     - Me llevo nueve, y dame un té helado por favor, sin azucar - necesitaba energía para lo que venía. 

     Elle asintió antes de empezar a preparar todo con eficiencia, vio como servía un café americano y partía un pedazo de pastel mientras ponía los ingredientes para sus malteadas, Greg vio a Mycroft mirarlo.

     - ¿Qué pasa Myc? - Mycroft puso los ojos en blanco pero se sonrojo, Greg giro a tiempo para ver a Spencer a punto de caer, lo agarro por un brazo, le sonrío divertido, se agacho a su altura.

     - ¿Quieres ver algo? - cuando Spencer asintió entusiasmado, lo cual fue divertido porque el casco se movía para todas partes, abrió el cierre de la chaqueta que llevaba el niño para sacar su baraja, Wroughton lo miro asombrado por como las empezó a manejar, Mycroft parecía a punto de desaprobar las cosas, Greg extendió las tarjetas frente al hombre.

     Alzó una ceja hasta que Mycroft eligió una, Greg hizo que la guardará sin ver, luego de eso dividió la baraja y empezó a barajear con los ojos cerrados, hizo un gesto dramático antes de sacar una carta, equivocada obviamente.

     - ¿Esta es tu carta?, no, obviamente no lo es, tu carta es roja - todos resoplaron, Greg frunció el ceño pero no abrió los ojos.

     Revolvió más la baraja.

     - ¿Está es?, no, no lo es... un momento, tu carta no está aquí, ¿seguro que la pusiste? - vio a Mycroft directamente a los ojos.

     - Por supuesto que si Gregory - Greg frunció el ceño, luego señalo a Wroughton.

     - Tu la tienes - el niño frunció el ceño antes de revisarse, el niño la saco detrás de su oreja con sorpresa, todos lo miraron.

     Greg solo sonrió.

     - Tienes que enseñarme eso también... ¿por favor? - Greg le sonrió al niño.

     - Ya veremos Spence, primero tienes que saber como hice mi primer truco, te diré algo, si me dices tres ideas, ideas buenas, sobre el truco te enseñaré otro dos, ¿qué te parece? - Spence asintió entusiasmado.

     - ¿Por qué Quinton diría que eres un imbécil?, eres divertido y le encantas a Sherlock, Wroughton y Mycroft, sin olvidar a Dalgliesh - Spencer miro a su hermano.

     - Prefiero Spence - Greg señalo a Spencer.

     - Porque tu madre me desprecia por esas cosas, y Hannibal y Quinton hacen lo que ella dice - Mike parecía a punto de reír cuando Elle carraspeo.

     - Está todo listo Greg, dile a Karen que necesita venir a ayudarme como prometió - Greg asintió.

     - Le diré a Dr. Jekyll que dijiste eso - Elle resoplo divertida.

     - Está de buenas entonces, dile que son dos días entonces - Greg sonrió y asintió, le entrego sus bebidas a todos y tomo cinco de los strudels con una mano, Elle puso estratégicamente los otro dos para dejarlos sobre los demás.

     - ¿Puedes vigilarlos? - Elle miro el auto y la moto y asintió.

     - Claro, termino en seis horas, ven para entonces - Greg asintió.

     - Saldremos por atrás, niños, Sherlock sabes por donde ir - Sherlock fue directamente a la salida y paso por el callejón antes de salir al parque y caminar a su lugar favorito, que era hermoso.

     Un banco, pasto, muchos arboles, sombra y luz, flores, un poco del estanque y estaba solo.

     Perfecto, Sherlock se sentó en el piso antes de agarrar uno de los strudel, para sorpresa de sus hermanos lo empezó a deshacer en el envase y empezó a comerlo así, Spencer siguió su ejemplo, seguido de Jim y Mike, Benji lo dudo antes de hacerlo, pronto los cinco solo comían tranquilamente, le ofreció el último a Mycroft.

     - Te diré algo, ofreceré una rama de olivo al dejarte solo hacer una barbaridad, vamos al banco - Mycroft lo siguió casi con alivio, Greg empezó a comer el strudel justo como el de Sherlock, Mycroft lo dudo antes de hacerlo.

     Pudo ver la maravilla en sus ojos cuando lo probo.

     Greg sintió algo picar en su pecho, miro hacía otro lado.

     Antes de que se diera cuenta Sherlock y Spencer regresaban con sus cosas, Greg les extendió la bolsa de papel, dejaron su basura adentro, pronto los otros tres lo hacían, los cinco lo miraron.

     - ¿Qué?, oh bien, vamos, puedo mostrarles otros trucos - Greg empezó a enseñarles trucos básicos a los cinco, Mycroft solo comía a su lado, Greg acabo con su strudel mientras veía como lo hacían.

     Jim fue natural, luego Sherlock, seguido de Spence, después Mike para terminar con Benji, le sonrió al último.

     Corrigió los errores de todos, uno por uno, hasta que les quedo a la perfección, giro a ver a Mycroft.

     - Creo que serán buenos padawans - Mycroft lo miro.

     - No les enseñes nada malo - Greg sonrió.

     - Solo son trucos de cartas, dejaré los demás trucos a tu revisión - Mycroft lo miro medio divertido.

     - Lo cual agradezco porque ya corrompes demasiado a mis hermanos como es, prefiero supervisar lo que harás ya que no te puedo detener - Greg lo miro divertido.

     - ¿Quieres ir a comer?, el sábado a las 6, ¿qué dices? - ¿de verdad?, ¿en serio se te ocurre?, eres un caso perdido Lestrade.

      - Más vale que lleves tu automóvil - Greg resoplo divertido.

     - Sus deseos son ordenes señor Holmes, ¿qué quieren jugar? - todos lo miraron como si estuviera loco, todos menos Sherlock.

     - Quiero jugar el que me enseñaste el otro día - Greg sonrió divertido.

     - Bien, esto es lo que haremos, dos equipos, me quedo con Spence porque es el pequeño, Dalgliesh y Mike van en el otro - Sherlock se puso a su lado en seguida para diversión de Greg, despeino al chico.

     Miro a Mycroft.

     - Mycroft será el arbitro, tenemos que esconder tres cosas de los demás, una de cada quien, vamos a buscarla con los ojos vendados, el equipo que o bien más se acerque o que encuentre más cosas será el ganador y elegirá que comer, que música escucharemos y la pelicula - los cinco lo miraron antes de sacar algo de cada quien.

     En menos de seis minutos estaban buscando todo, Mycroft se había reído bastante fuerte cuando Jim casi cae al estanque, en cambio empujo a Mike, lo que terminó en una persecución que los llevo a los dos al agua.

     - Van a arruinar mi tapicería Lestrade - Greg lo vio divertido.

     - Por supuesto que no, iremos por la comida, Jim es el más mojado, mientras estamos aquí se acuestan en el pasto, se secaran si están donde hay sol, estarán bien para cuando suban a tu auto, bueno Jim irá conmigo para que se seque más - Mycroft resoplo pero asintió.

     Siguieron jugando, Sherlock lo derribo cuando estaba dándole la espalda, Greg gruño pero se rió entonces, puso a Sherlock sobre su hombro, el chico se reía divertido.

     - Bájame Gavin, no seas un neandertal - Greg dejo caer al chico y lo sujeto con una mano por su tobillo.

     - ¿Seguro que quieres que te baje Lock? - Sherlock abrazo su pierna en seguida, Greg se rio divertido antes de colgarse de un árbol y subir sus piernas, Sherlock estaba casi al nivel de su cara.

     - Voy a hacerte daño si no me bajas - Greg lo miro divertido.

     - Vamos a trepar el árbol Lock - el niño se animo en seguida y acerco su brazo a la rama más cercana, Greg lo ayudo a subir, luego se colgó de cabeza para ayudar a Spencer, el niño grito sorprendido antes de reírse, los tres empezaron a subir por el árbol, Spencer casi se cae pero Greg lo sostiene a tiempo.

     Una vez arriba Sherlock grita como lo haría un pirata, el niño y su obsesión por ellos.

     - ¿Qué haremos con la tripulación Capitán? - Sherlock entro en su papel en seguida, se puso su chaqueta en su cintura y su corbata en su cabeza, Greg sonrió antes de sacar su pañuelo y ponérselo a Spencer.

     - Tendremos que atacar, están en medio de un motín, en esta nave no se tolera eso - empezaron a bajar, Greg los ayudo a llegar al piso y entonces Sherlock y Spencer los atacaron, Greg se rio divertido, Mycroft parecía desesperado pero sonreía suavemente.

     - Ayúdame Lestrade estos bribones me tienen - Greg fue a ayudar a Spencer con Benji y Jim, los derroto con su espada imaginaría.

     Giro su espada apuntando a Mycroft, el joven alzó las manos, Sherlock se acerco.

     - ¿De qué nos servirá alguien así de elegante?, tirenlo por la borda - Greg quería reírse, parecía que Sherlock tenía 10 y no 15.

     - Piénselo Capitán, hombres como él pueden hacer nuestro oro crecer, he escuchado como lo hacen, son buenos en las cuentas - Sherlock se acerco a Mycroft.

     - ¿Es eso cierto? - Mycroft asintió.

     - Por supuesto Capitán, triplicaré su oro a final de mes - Sherlock sonrió victorioso y enfundo su espada antes de sonreír.

     - Bienvenido a bordo entonces camarada, solo te advertiré que si no cumples terminarás con los tiburones - Greg tuvo que girar para no reírse de la cara que puso Mycroft.

     - No me atrevería Capitán - Sherlock sonrió gigante.

     - Bien, como ganamos nosotros, ¿qué vamos a comer camaradas? - Sherlock lo miro entonces.

     - ¿Podemos comer el pastel de carne de la otra vez?, con papas y cebolla - Greg asintió, será eso entonces.

     - ¿Spencer?, postre - el niño parecía sonreír gigante.

     - Pastel de chocolate - Greg asintió.

     - Bien, me toca la película, como nadie a conoce veremos Blade Runner, les encantará, Jim eliges los snack, Mike bebidas, que sean para niños y Benji te tocan los dulces con Jim, nada demasiado dulce, bien, vamos queridos camaradas - Greg vio a Mycroft empezar a protestar hasta que vio a sus hermanos sonreír gigante y salir del lugar casi corriendo.

     La tienda estaba al lado de la cafetería.

     Mycroft lo miro.

     - Los vas a echar a perder - Greg se encogió de hombros.

     - Llamaremos a esto liberando presión, vamos o van a lograr que el local explote de alguna forma - Mycroft sonrió un poco, caminaron hacia el local.

     - Gracias... por ser tan bueno con ellos - Greg le sonrió.

     - Son buenos chicos, todos ellos, los hombres Holmes, incluso tus hermanos que odian mis entrañas, tu padre también, aunque me quiera asesinar - Mycroft se rio.

     - Mi padre no te quiere asesinar... todo el tiempo, solo... no sabe como lo haces, encantar a todos sus hijos - Greg hizo una mueca, cuando entraron buscaron de inmediato a los Holmes.

     - Me sentí como Medusa por unos segundos ahí... Sherlock baja esa maldita botella ahora o comeremos ensalada - el niño lo hizo en seguida para diversión de Mycroft.

     - ¿Así que no todo el tiempo?, progreso, ¿Cómo vas en tu ascenso? - Mycroft lo miro, luego giro a ver a sus hermanos.

     - Es justo como lo imagine, sigo subiendo, papá cree que me voy a detener en unos meses, no querrán que alguien tan nuevo este a cargo de un departamento - Greg resoplo.

     - Por supuesto que el gobierno no querría al más inteligente de sus hombres a cargo, solo dale unos años, calculo que cinco para estar donde quieres - Greg asintió a Sherlock cuando el niño señalo las frutas, Sherlock le trajo mangos, el niño merecía la barra de chocolate que agrego a la canasta.

     Mycroft se adelanto a pagar, Greg protesto de inmediato.

      - Mi idea, yo pago - Mycroft firmo el recibo.

     - No, pusiste la casa y las malteadas hace unas horas, me toca esto, la comida será la mitad - Greg iba a decir algo pero Mycroft le dio la mirada, por lo que resoplo.

     - Bien - Greg tomo las bolsas de una sola vez, caminaron al auto, Mycroft a su lado, guardaron todo en la cajuela, una vez que la cerraron se quedaron viendo.

     - Hablaba en serio de la comida - Mycroft asintió.

     - Yo también, y también lo del auto Lestrade - Greg asintió divertido.

     No podía dejar de ver a Mycroft, eran hermosos esos ojos.

     Entonces sintió el golpecito en su mano, giro a ver a Spencer, tuvo que parpadear cuando vio que eran su casco y su chaqueta.

     - Gracias niño, vamos Jim, ponte esto - el joven se lo puso rápidamente, Greg camino al lado de Mycroft, miro por la ventana a Elle y la saludo antes de subirse a la moto, Jim se subió detrás de él.

     Arranco para ir por la comida.

     Todo el camino solo pudo pensar en lo maravilloso que era el otro hombre, y... en su olor, olía como a vainilla y algo demasiado Mycroft.

     Le encantaba su aroma.

     Sacudió un poco la cabeza y condujo.

     Aún quedaba en su mente todo.

     Estaba perdido.

     Porque la respuesta de sus problemas le pego de golpe.

     Estaciono la moto junto al local, Mycroft detrás de él, Sherlock bajo primero, rebotando sobre sus pies.

     Greg se bajo justo cuando el chico corrió adentro, junto con Jim y Spencer, Mike arrastro a Benji para cuidarlos, Mycroft se acerco.

     Tenía que distraerse, redireccionar pensamientos ahora.

     - ¿Por qué vinieron? - Mycroft lo miro.

     - Sherlock quería consumir, entro en pánico hasta que papá le propuso ir contigo, los demás vinieron en cuanto escucharon, mamá, Quinton y Hannibal piensan que fuimos al museo, papá nos llevo el otro día, no dijo cuando nos iba a llevar, solo menciono el museo, el está en el trabajo - Greg asintió, entonces entraron, abrazo en seguida a Sherlock y ordeno como si no hubiera escuchado nada.

     - Dame un pastel de carne grande, diez empanadas y seis ordenes de papas y seis de cebollas, aderezos a parte por favor - el chico asintió.

     Greg solo escucho a los hermanos Holmes hablar y sonrió, miro de reojo a Mycroft cada vez que podía, salieron en cuanto su orden estuvo lista, Greg pago todo.

     En cuanto salieron los otros cinco entraron al auto de Mycroft, dejando a Mycroft afuera, el los miro para nada divertido.

     - Antes de que pudieran decir algo se fueron, Greg se dio cuenta entonces de que tenía la chaqueta y el casco, Mycroft lo miro.

     - Los asesinaré - Greg sonrió.

     - Vamos, juro que no voy arriba de 40 kilometos por hora, no haré nada loco, y tendré cuidado, puedes ir delante de mi si te sientes mejor - Mycroft se mordió el labio antes de asentir.

     - Bien, pero si me caigo estarás en problemas Lestrade - Greg asintió, entonces le puso su chaqueta a Mycroft y luego el casco, con mucho cuidado, lo ayudo a subir adelante antes de subir detrás de él, prendió el motor, lo sintió estremecerse.

     Respirando profundamente se inclino y acelero, sintió a Mycroft ponerse tenso, condujo con cuidado y a baja velocidad.

     En todo el camino pudo olerlo, pudo... Thor, sería su muerte.

     Fue una tortura y el mejor regalo, llegaron en solo 20 minutos, los chicos estaban en el auto, Greg estaciono su moto en la parte de atrás, apago el motor y se bajo antes de bajar a Mycroft.

     - ¿Y bien? - Mycroft parecía sonrojado.

     - Estuvo bien, lo aceptaré más seguido si manejas así todo el tiempo - Greg pensó que el sonrojo aumento pero lo descarto.

     - Es un trato señor Holmes, vamos deja guardo esto y vamos con los mocosos, hay una película que ver - Mycroft asintió, le paso le casco, Greg guardo todo, el chico estaba a punto de darle su chaqueta pero Greg nego.

     Le sonrió de lado.

     - Esa va arriba - Mycroft asintió.

     Caminaron de regreso al frente del edificio, sintió la mano de Mycroft rozar la suya.

     Los cinco seguían en el mismo lugar con sonrisas de inocencia, Greg resoplo pero tomo las bolsas, Sherlock saco las llaves de su bolso antes de subir.

     Greg solo esperaba que Karen no dijera nada, no creía sobrevivir a eso.

     Subieron rápidamente, los niños se empujaban, todos se detuvieron en la entrada, Greg paso entre ellos antes de entrar a la cocina directamente.

     - ¿Película? - Greg saco la bolsa de papas, el refresco y la empanada para Karen, se los arrojo a su esposa quien los atrapo con facilidad.

     - Blade Runner, ¿quieres ver al hermoso actor junto con nosotros? - Karen sonrió.

     - Por supuesto que si, sobre todo con esos ojos, pasen todos, o los vecinos creerán que estamos siendo idiotas - Greg resoplo y saco cubiertos, platos y puso la comida en el centro.

     - Sherlock prende la pantalla, pon el reproductor - el niño paso antes de hacer lo que dijeron, todos entraron un poco incomodos.

     - Honestamente uno pensaría que los voy a morder - Mike se aclaro la garganta.

     - Buenas tardes señora Lestrade, un placer - Karen lo miro divertida, Greg se sentó en el sillón de al lado de Karen.

     Sherlock arrastró los cojines y se sentó frente a Greg, empezó a servirse comida.

     - No me digas Señora Lestrade, Karen, Karenina en realidad pero odio el nombre, dime Karen, señora me hace sentir vieja y Lestrade significaría que le pertenezco - Greg la miro divertido.

     - ¿No son esposos? - Greg asintió a Mike.

     - Si, pero no porque nos amemos - Greg vio a Mycroft mirarlo, entonces suspiro.

     - La embarace, su padre me cortaría las bolas si no lo hacía, perdimos al bebé, todavía estamos casados para que ella no vuelva con sus padres y para que me den más horas libres en el MET - Greg se encogió de hombros.

     Hace meses que no pensaba en eso, para este punto su hijo, Greg le puso Peyton, nunca supieron si era un niño o no, además el nombre significaba, patrimonio de pelea del hombre.

     Era perfecto.

     Greg estaba preparado para sufrir las consecuencias de tener a ese niño... fue horrible cuando vio como no iba a nacer nunca.

     - ¿Perdiste...?, lo siento - Greg giro a mirar a Mike, se encogió de hombros.

     - Está bien, es el pasado, ahora siéntense, lo máximo que puede hacer es sacar al Dr. Hyde, yo la controlo - Greg recibió un golpe con el cojín en su cabeza.

     - Matrimonio por papel, mamá te va a odiar más por eso - Greg resoplo, Jim tenía razón, Karen se rio entre dientes.

     - Sherlock pásame un pedazo y muchas papas con el aderezo que me gusta - el niño le paso el plato, ya lo tenía preparado, Greg le paso la barra que le compro extra. 

     Los Holmes se sentaron rápidamente, solo quedo un lugar vacío para Mycroft, a su lado, el joven se sentó, Greg noto que la chaqueta de cuero la tenía puesta todavía, se encogió de hombros.

     Jim le paso un plato a Mycroft, Greg sonrió secretamente cuando Mycroft vio la ensalada con sorpresa, luego lo miro, sintió a Mycroft sonreír.

     - Entonces... Greg dice que son ocho, ¿cómo se las arreglan para los recitales de todos? - Greg vio a Mike parecer divertido.

     Los vio a todos empezar a hablar más con Karen, todos se reían de vez en cuando, empezaron a hablar bien cuando Sherlock los interrumpió.

     - ¿Cómo es que no eras así cuando te conocí? - Karen hizo una mueca.

     - Perdón por eso, suelo hacerlo algunas veces, Greg le dice Mr. Hyde, a veces solo es... mucho, tengo 21 años, quería ir a recorrer el mundo no casarme con un oficial, no te ofendas Greg - Greg sacudió su mano.

     - Ninguna tomada - siguió comiendo.

     - Además según los médicos mis hormonas siguen locas después de perder al bebé, pasará un poco más de tiempo para que vuelva a la normalidad, no sé equivoquen, soy un poco perra aún así - Greg resoplo divertido.

     - Si, ni me lo recuerdes - Karen lo vio divertida.

     - Ahora, íbamos a ver Blade Runner, ¿quién le pone play? - Sherlock puso play en seguida.

     Greg sonrió cuando vio a todos los Holmes mirar interesados la película, se recargo un poco más atrás, Mycroft choco con su hombro pero Greg no se movió, mientras Mycroft no se mueva incomodo Greg va a aprovechar al máximo oler lo delicioso que huele el hombre.

     En algún punto de la película estaban abrazados, Greg entro en pánico cuando lo recordó, giro a ver a Karen que veía a Greg con una sonrisa, como diciendo te lo dije.

     Greg la miro de vuelta, no puedo hacerlo.

     Ella alzó una ceja y se encogió de hombros.

     No puedes decidir eso, ya ocurrió.

     Greg trago.

     Solo su puta suerte, recordó entonces lo que su padrino solía decir... "El amor no sé elige, es él quien nos elige a nosotros", Greg trago un poco otra vez, antes de abrazar mejor a Mycroft, el chico no se movió, entonces puso su nariz en la cabeza de Mycroft y miro la pantalla sin verla realmente, porque solo podía enfocarse en el joven debajo de sus brazos.

     Imagino un mundo en el que pudiera decirle al joven que le gustaba sin miedo a que pudiera ocurrirle algo por eso, imagino un mundo donde su madre no estaba loca y su padre no era un cabrón, donde sus hermanitos no se hubieran ido y donde Karen nunca hubiera pasado por todo esto, un mundo donde fuera digno de recibir el amor de Mycroft Holmes.

     SerÍa bueno pero no sería real, y Greg prefería el mundo real al imaginario, era un mundo bueno, con chocolate, futbol, películas buenas, la mejor música y lo más importante, Mycroft Holmes.

     Hay diferentes tipos de amor, y aunque Greg no tenga una puta idea de que es el amor, solo sabe que ama a este hombre entre sus brazos con toda el alma.

     Cerró los ojos y escucho el poema.

     Sé enamoró...
     
de quien no imaginaba,
     
de quien no esperaba y,
     
de quien no estaba buscando.

     Desde ese momento aprendió,
     que el amor no se elige,
     
es el quien nos elige a nosotros.

     Oh, nunca imagino que alguien tan maravilloso entraría en su vida, no Mycroft Holmes, nunca lo espero, y ciertamente no lo habría buscado de lo contrario.

     Y era cierto, Greg aprendió que el amor no sé elige y que el amor es diferente para cada quien.

     El amor eligió a Gregory Les- a Jason para amar a este hombre.

     Greg solo espera que alguien más ame al joven, y que ese alguien sea más valiente y se lo confiese, solo así Mycroft se libraría de él.

     Resoplo un poco, pensó en lo que leyó sobre algo que dijo Paul Carrillo.

     "Siempre me pareció una completa estupidez, aquella vieja frase que dice "para amar a alguien más, primero debes amarte a ti mismo.

     Porque yo, aún odiándome, a ti te amaba locamente, con cada partícula de mi ser, con mi alma incluso con las fuerzas que no tenía, con un corazón que a pesar estar constantemente agonizando, latía fuertemente solo por ti"

     El maldito idiota tenía razón, Greg lo entendió ahora, Karen le pregunto la perdida de quien no soportaría, no penso en sus amigos, ni en sus hermanos, pensó en Mycroft.

     Porque el hombre paso a ser prioridad por sobre sus hermanos, porque de repente tuvo reestructurar su vida, su lista de sus mejores días en su vida, todos con él, porque ya no podía dejar de pensar en eso y en como era cierto.

     Y Greg se enamoro del hombre, aún con el riesgo de hacer algo estúpido, aún sabiendo que un día partiría como todos en su vida y lo dejaría con un vacío, el día que dejará volar a Mycroft lejos de él, sería el día en el que llevarían lo que quedaba de su corazón, mientras tanto lo amaría en silencio, soñando con algún día estar a su lado.

     Pero que maravillosos sueños serían, incluso si al despertar dolieran el corazón, lleno de nostalgia pero infinitamente agradecido por no ser el que Mycroft amo.

     Greg sintió que dejaba de respirar cuando Mycroft se acerco un poco más a él, Greg solo dejo que se acomodara antes de volver a abrazarlo, prácticamente estaban acostados en el sofá.

     Por Odin que dulce tortura era esto.

     Y entonces la película termino y prácticamente se separaron, Greg vio al resto de los Holmes e ignoro el frío que empezó a sentir por la perdida del cuerpo de Mycroft a su lado, miro su reloj, era tarde, miro a Mycroft.

     - ¿Van a pasar con tu padre primero? - el joven asintió.

     Greg se levanto antes de ir por un par de recipientes, regreso antes de servir pastel de carne y pastel de chocolate, lo sirvió todo en una bolsa, vio a los niños empezar a estirarse, Spence estaba dormido contra Mike.

     Greg guardo los recipientes en una bolsa junto con una empanada, le dio la bolsa a Jim y se agacho a tomar a Spence entre sus brazos, antes de que se diera cuenta Sherlock lo abrazaba y se colgaba de él, Greg lo sostuvo mejor, sobre todo al recordar que el niño se calmo cuando su padre le ofreció venir con él.

     Mycroft se levanto.

     - Bien, tenemos que irnos, gracias por dejarnos pasar el rato aquí - Karen sacudió la mano.

     - Es su casa, pueden venir cuando quieran, solo díganme con antelación o escucharan cosas que no quieren - Greg resoplo, vio a Mycroft sonrojarse.

     Los otros tres se despidieron, Karen miro a Sherlock.

     - Nos vemos pequeña plaga - Sherlock le saco la lengua a Karen.

     - No soy pequeño - Greg resoplo divertido.

     - Ciertamente no lo eres niño - Greg siguió a Jim y Mike que ya salían, bajo las escaleras con los niños antes de salir al auto, Mike se sentó atrás, tomo a Spence en sus brazos, Jim se sentó a su lado y Sherlock al lado de él.

     Dalgliesh se sentó en el lado del copiloto.

     Greg se levanto justo en el momento en el que Mycroft se acercaba del otro lado, se miraron por encima del coche.

     - No lo olvides,6, paso por ti - Mycroft sonrió al mismo tiempo que rodaba los ojos.

     - Pensé que ya habíamos dicho eso, podemos ir en tu moto siempre que no sea un lugar con cierta etiqueta - Greg sonrió divertido.

     - Dejaremos la salida en moto para después, quiero mostrarte algunas cosas, será mejor que se vayan, dile a tu padre que disfrute, de un trabajador de campo a uno que solía ser uno de esos - Mycroft lo miro divertido.

     - Vas a hacer un enemigo con mi madre - Greg resoplo divertido.

     - Tú madre ya me ve así, todavía piensa que soy drogadicto, mejor no decirle que soy adicto al chocolate - Mycroft negó divertido.

     - Eres ridículo Lestrade - Greg se toco el pecho.

     - No lo soy, simplemente soy extraño, raro y único, dile a Sherlock que tengo algunos casos fríos, Gregson me los dio luego de que le gane una apuesta - Mycroft puso los ojos en blanco.

     - Debes dejar de apostar, es un mal hábito tuyo - Greg se encogió de hombros.

     - Y dile a Spence que no olvide que no me dijo sus ideas, se lo pasaré está vez, que piense en unas asombrosas, no puedes decirle las respuestas - Mycroft lo miro.

     - No sé como lo haces - Greg sonrió.

     - Entonces logré mi cometido, será mejor que te vayas, o tu madre se convertirá en el maldito dragón que conozco - Mycroft parecía querer reír y golpearlo al mismo tiempo.

     - Te lo paso solo porque ella te insulta más - Greg se encogió de hombros y dio un paso atrás, se encogió de hombros.

     Vio como Mycroft subía al auto y arranco, Greg saludo mientras se iban, entonces entro a su casa, Karen ya había recogido las cosas.

     - ¿Ya no estás en negación? - Greg se recargo contra el marco de la puerta de la cocina.

     - No estaba en negación - Karen lo miro.

     Bien, lo estaba.

     - Solo... no sé que es el amor, no sé porque lo siento pero sé que lo hago, ¿me entiendes? - Karen lo miro con suavidad, parecía demasiado conmovida.

     - Greg, nadie sabe con certeza que es el amor, cada quien tiene su concepto, para mi el amor es cuando darías todo por esa persona y tratas de disfrutar cada día que tienes con ella porque no sabes si es el último, es... tratar de ayudarla cuando puedes a pesar de que eso te lastima - Greg la miro por unos segundos.

     ¿Qué estaba tratando de decirle? 

     La miro de nuevo.

     Karen solo le sonrió y salió de la cocina, Greg se quedo viendo un punto fijo en el piso.

     Solo pudo pensar en todo el día, había sentido cada cosa nueva...

     ...tratar de ayudar a esa persona cuando puedes a pesar de que eso te lastima.

     Karen lo amaba.

     A él.

     Pero Gre no la amaba.

     Amaba a Mycroft.

     Y Karen lo sabía.

     Aún así lo ayudaba.

     El amor era una mierda, pero como solían decir, en el amor y en la guerra todo se vale.

     Incluso los corazones rotos cuando no correspondían ese amor.

     Pero más vale que estés preparado para pagar por ese daño.

     Greg sabía que pagaría carísimo por el corazón roto de Karen, y lo haría cuando Mycroft rompiera el suyo.

     En el amor y en la guerra todo se vale, menos arrastrarse...

     Greg no sabía como no iba a hacerlo con lo que se venía.

Chapter Text

"Tan fácil es engañarse a si mismo, sin darse cuenta, como difícil engañar a los demás sin que lo descubran"

     El miedo recorrió su cuerpo, el dolor era inmenso , estaba por todas partes pero no tenía permitido llorar o gritar, no podía mostrar lo mucho que dolía, y por eso tenía miedo, sabía que no duraría y entonces ella lo  lastimaría  más, no quería que lo  lastimará  más.

     Odiaba los castigos, odiaba lo encerrado que estaba, no podía ver el cielo así, con solo una mirada del cielo podría tranquilizarse o... podría tratar de pensar en otra cosa, no hace mucho tiempo que había leído en alguna parte... "Apunta al cielo y tendrás la tierra por añadidura, apunta a la tierra y no tendrás ninguna de las dos cosas. ~ C.S. Lewis", el cielo era algo que planeaba alcanzar, todas las religiones decían que iban al paraíso, y por mucho que sabía que no existía se permitía soñar que era así.

     Los sueños se hacían realidad.

     El golpe lo devolvió a la realidad, su espalda ardía y se sentía tan... evito gritar con el siguiente golpe solo porque mordió su labio, tenía que demostrarle a sus hermanos que podía con esto para que ellos al menos lo intentarán.

     El aire de sus pulmones salió de golpe cuando lo arrojó contra la pared y entonces tomo su pelo y lo arrastró hacía la tina, a penas tuvo tiempo para respirar antes de que lo empujarán sin ceremonias al agua, sus pulmones no tardaron mucho en pedir aire fresco pero no lo dejaron salir, al menos no hasta que terminará con su obra maestra, su piel ardía por eso.

     No supo cuando... pero se desmayó y pensar en solo hacerlo lleno de pánico a Jason... estaba tan muerto.

     Greg se despertó de golpe, el sudor lo recorría, miro el reloj, eran las dos de la mañana, simplemente maravilloso, solo había dormido 20 minutos, estaba en lo que Greg solía decirle racha de temporada alta, las pesadillas eran muchas, pocas horas de sueño, mucho cansancio y la irritación al tope, sabía que no podría volver a dormir después de eso, nunca podía, ¿quién lo podría hacer?, así que tendría que aprovechar el tiempo que estaba despierto, por lo que suspirando se levanto, bien podría hacer ejercicio, solo esperaba que las imágenes y los recuerdos se hundieran como siempre en su mente, trato de dejar al fondo que las cicatrices en su espalda hechas ese día ardían como si las hubieran hecho hace a penas solo unos segundos.

     Respiró profundo antes de comenzar con su rutina, necesitaba olvidar.

     No pensó que olvidar no era el problema, el problema era que cuando olvidará la pesadilla lo que llenaría sus pensamientos era cierto joven pelirrojo de ojos azules grisáceos que...

     Nunca lo admitiría ante nadie pero... el maldito chico se le metió entre la piel, no podía hacer que sus pensamientos se dirigieran a él, ¿cómo dejo ocurriera esto?, casi se deja caer cuando su cerebro le susurra la respuesta, estás enamorado de él idiota, lo amas, si Greg era honesto fueron los ojos del chico, fue su krytonita, había algo que..., porque eran... por el amor de todo, había caído por culpa de esos ojos, sus ojos eran el cielo, así que por supuesto Greg iba a amarlos, porque como bien dijo Santo Tomás Moro... "La tierra no tiene ninguna tristeza que el cielo no pueda curar", y Greg siempre imagino que eso era real, aunque no fuera cierto en lo más mínimo, había dolores que por más que lo intentaba no se iban, pero no iba a creer que no podía curarse, no podía no dejar de creer que los sueños se hacían realidad, quizá no hoy, quizá no mañana pero algún día lo serían; así que por supuesto cuando vio los ojos de Mycroft Holmes y vio el cielo sabía que... todo lo que quería era al joven a su lado.

     Quizá algún día...

     Era divertido como las personas se engañaban a sí mismas.

     Greg no admitiría jamás, fingía engañarse a si mismo constantemente para sobrevivir.

     Para estas fechas lo necesitaba como el puto aire para respirar, de lo contrario se volvería loco, esta seguro de ello.

     Así que decidió engañarse sobre amar a Mycroft Holmes porque no sobreviviría a la verdad, lo sabía, así como Karen lo sabía, solo que la mujer no sé compadeció y siempre lo miraba para hacerlo ver que eso no iba a desaparecer por mucho que lo negará.

     Era algo que quedaría para siempre, Greg sabía que el amor que sentía por Mycroft era infinito como el universo en sus ojos.

     Así que en lugar de pensar más en eso solía hacer ejercicio; para evitar gritar y enojarse por lo injusto que era todo solía ir a golpear algún saco de box, en lugar de dejar deprimirse solía ir a terminar su trabajo o hacer el de alguien más, las personas tenían necesidades, si no podía calmar las suyas al menos las de alguien más serían atendidas, porque en lugar de llorar solía tener sexo, pero ahora estaba casado, así que hacía el trabajo de más personas.

     Al menos eso era antes

     Ahora últimamente solo necesitaba pensar en el chico y sus pensamientos se difuminaban en otra clase de sentimientos, todo el dolor, la tristeza y el miedo quedaban olvidados, Greg nunca había estado más confundido, ¿por qué se sintió así? ¿qué clase de poder lo hacía sentir como el hombre más afortunado al escuchar a Mycroft reír? ¿cómo lograba hacerlo sentir mejor con un solo mensaje suyo en el día?.

     Solo un Enterado, había alegrado su día de formas en las que muy pocas cosas lo lograrían hacer.

     Cerro los ojos por unos segundos y espero a que su cerebro se concentrará.

     Pero cerrarlos solo le trajo escenas de Mycroft y él en la cena, en el parque, en el café, en su auto, la primera vez que lo saco en su moto...

     Abrió los ojos de golpe, ¿Qué mierda pasaba con él?.

     Sabía lo que había empezado a ocurrir, no lo pudo detener por lo que se obligo enterrarlo en lo más profundo de su ser y fingir que no tenía la más mínima idea, Greg no sobreviviría a otro corazón roto y lo sabía.

     Pero ya lo sabes, negarlo no lo eliminará de tu sistema.

     Greg ignoro eso, ignoro como se sentía realmente y se enfoco en terminar, convirtió el sudor frío en un sudor hecho por esfuerzo, convirtió el dolor en fuerza, convirtió los sueños en motivador, al menos se dijo eso.

     Cuando se detuvo tomo su teléfono y leyó los mensajes, la tecnología era asombrosa, había tres mensajes de Donovan, el caso había acabado, solo tenían que declarar en la corte, Greg se aseguraría de estar preparado y ayudar a los demás, había un mensaje de Alberts, Hills y Roberts, se detuvo en seco cuando lo vio.

Lamento la hora Lestrade, pero...
¿crees que podrías hacernos un favor?,
resulta que Chadwick y Dalgliesh fueron
a una fiesta sin el permiso de mamá,
no puedo llevarlos así, si piensa que nos
quedamos contigo no se enojará tanto,
Sherlock está aquí, no es el mejor hoy, 
solo por unas horas... por favor ~MH

     Eso fue hace 10 minutos, debería fingir que no escucho el mensaje llegar, podría mentir sobre lo cansado que estaba y nadie sabría que fue una mentira, Greg no dudo en responder.

Por supuesto, pueden venir, prepararé
chocolate, dile a Mike que a la próxima
le toca el café ~ Lestrade

     Greg tragó, miro la cama y quito las sabanas, solo dormía con eso afortunadamente, las puso en la ropa sucia, sabía que Mycroft lo sabría en cuanto entrara y mirara a su alrededor pero no importaba, mierda, Sherlock también vendría... bueno, podía hacer esto un ejemplo para el niño.

     Llevo la cesta al lavadero, la oculto bien, regreso a abrir su ventana y apagar la luz, sacó sus discos de música, se aseguro de no dejar a la vista los discos de Queen o The Clash, el niño los arrojaría, su grabadora estaba preparada, rápidamente fue a la cocina y empezó a preparar el chocolate, lo termino de servir justamente cuando escucho el suave toque, así que llevo las tazas a su habitación y fue a abrir.

     Los 4 Holmes estaban ahí, dos de sus favoritos, Sherlock parecía bastante irritado y muy molesto, Mycroft tenía ojeras y parecía preocupado, muy preocupado, los otros dos parecían a punto de desfallecer, honestamente, se adelanto a tomarlos a los dos para arrastrarlos a su sofá, los dos quedaron muertos en seguida, Sherlock paso rápidamente a su habitación, Greg rodó los ojos cuando escucho la música bastante alto solo unos pocos segundos después, aunque estaba un poco sorprendido al escuchar Nirvana.

     - Lamento venir así pero no... buenas noches Karenina - Greg no tuvo que darse la vuelta para saber que Karen estaba detrás de él, Karen estaba detrás de él... semidesnuda, asombroso.

     - Mycroft... y otra vez el niño está aquí, juro que deberías ponerle una habitación a este paso, me volverá loca si esta en la cocina con un cuchillo como un psicópata de nuevo - Greg alzó una ceja divertido.

     - No culpes a los demás por tus defectos querida - ignoró lo de la habitación a propósito, Karen rodó los ojos, solo un poco divertida, un poco resignada a que Greg no respondiera todo.

     - Tan encantador como siempre, solo hazme un favor, no dejes que experimente con mis barras de granola, amo esas cosas - Greg pudo ver a Mycroft ponerse rígido, los dos ignoraron eso antes de sonreír divertidos.

     - Intentaré hacerlo, solo si le dices a Ernest que me pagué la maldita mesa que rompieron - Karen sonreía gigante, estaba a punto de reír, era divertida la cara de Mycroft cuando dedujo como la rompieron.

     - Pasaré el mensaje, Julian se quedará mañana, ¿puedes hacerte escaso? - Greg se encogió de hombros.

     - Quizá, ahora largo - Karen se dio la vuelta, ni siquiera oculto su trasero semidesnudo, Mycroft se aclaro la garganta.

     Greg lo miro.

     - Lamento eso - Mycroft solo se encogió.

     - No importa, sabía que podía pasar - Greg alzó una ceja y miro a los dos desmayados hermanos Holmes, suspiro antes de extender una cobija, miro a Mycroft y señalo su habitación, los dos caminaron lado a lado.

     Sherlock se había acostado en toda la cama, una taza estaba vacía, el niño estaba extendido totalmente en la cama, parecía más tranquilo, casi a punto de dormir por lo que parecía.

     Se sentó en el sillón, era de dos plazas pero dado el tamaño de Greg se haría bastante justo para Mycroft, estaba a punto de desplazarse cuando Mycroft se sentó a su lado.

     Inmediatamente deseo haber quitado a Sherlock y dejarlo junto a su hermano, pero eso no sería educado de su parte.

     Le paso una taza a Mycroft, el chico la miro con duda, Greg rodó los ojos, sabía lo que pensaba.

     - Mycroft, no eres gordo, por favor, hemos compartido suficientes comidas para saber que siempre estas a dieta, un poco más y te verás como Sherlock, y estamos hablando de un drogadicto enfermo - Mycroft tomo con una mano temblorosa su taza, Greg vio como Sherlock movía su cara, ahora ya no estaba contra el colchón, y veía por la ventana.

     - Abriste la ventana para orear el cuarto, cambiaste las sabanas, hiciste ejercicio durante una hora, apagaste la luz, te llevaste la ropa sucia con las sabanas que ensuciaste, si no lo supiera mejor parecería que tuviste sexo pero obviamente no fue así, ¿qué hiciste? - Greg suspiro.

     - No eres el único que tiene malas noches niño - Sherlock se levanto solo para verlo directamente, interesado en la información, aliviado de que no sea así.

     - ¿Qué te provoca tantas pesadillas? - Greg alzó una ceja.

     - ¿Qué te hizo querer recurrir a las drogas? - Sherlock frunció el ceño.

     - ¿Te cuento y me cuentas? - Greg asintió.

     - Es el trato niño - Sherlock suspiro largo y tendido, pero asintió.

     - Yo... madre me presentó a un joven, su nombre es Victor Trevor, el hijo de alguien muy importante, blah, blah, él es un distribuidor, solía deslizar un poco en mi cada vez, un día simplemente me aburrí tanto que la probé, yo... no he podido parar desde entonces, fue hace un año - Greg no reaccionó, sintió a Mycroft tan tieso a su lado, así que no lo sabía, bueno hasta ahora.

     Sherlock lo miraba expectante, Greg suspiro.

     - Mi padre me convenció de unirme al ejercito, solo tenía 16, con su aprobación podía entrar, subí rápidamente de rango, tengo solo un año en el MET, fui uno de los afortunados de ir a la Guerra del Golfo, me di de baja años después, no fueron buenos años niño, a veces los recuerdos simplemente son demasiado - no era una mentira pero tampoco les diría lo que verdaderamente le molestaba.

     Quizá si lo pensaba lo suficientemente fuerte sucedería, los recuerdos no lo molestarían en realidad.

     Por supuesto que si Greg, sigue soñando.

     - ¿Tú...?, ¿te lastimaste durante tu estadía en el ejército? - Greg no pudo evitar la serie de recuerdos que lo inundaron, esos cinco años fueron un infierno, eso...

     - Si, muchas veces, casi muero en esa guerra, mi mejor amigo casi muere hace poco más de un año - Sherlock lo miro curioso.

     - ¿Tu mejor amigo?, no tienes amigos Lestrade - Greg escucho a Mycroft murmurar en voz baja sobre el autocontrol.

     - Tenía dos mejores amigos sunshine, Brad y Richard, Brad... se fue luego de la muerte de su hermanito, no lo he vuelto a ver desde que eso sucedió, Richard por otro lado... viaja por el mundo,  como Brad, supongo que quieren olvidar lo que sucedió, no quieren hablar conmigo porque sería recordar todo - Greg había dicho más de lo que debería pero los dos hermanos lo merecían.

     - Creo que son idiotas, alejarse no significa que lo olvidarán - Greg sonrió.

     - Oh, eso lo saben, en el fondo pero... tan fácil es engañarse a si mismo, sin darse cuenta... - Greg fue interrumpido.

     -... como difícil es engañar a los demás sin que lo descubran - la suave voz de Mycroft lo enloqueció, no dejo que se mostrará porque sería el maldito suicidio.

     Fue difícil porque también tuvo que controlarse para no mostrar su dolor, para Greg eso era lo contrario, era tan difícil engañarse, ni siquiera podía hacerlo para su propio bien, todo era siempre tan claro, y era tan frustrante y desalentador.

     - ¿Quién dijo eso? - Greg sonrió.

     - Joyce

     - François de la... ¿en serio Lestrade? - Greg le sonrió a Mycroft.

     - El niño puede aprenderlo por si mismo si de verdad quiere saberlo, además, puede aprender muchas más cosas en el camino - Mycroft parecía sorprendido, Greg rodo los ojos, por algo sabía bastantes cosas, el estudio autodidacta, así es como aprendió todo dado que no fue a la escuela... no es que ellos lo supieran, cierto.

     Sherlock parecía divertido por algo, Greg alzó una ceja.

     - Solo reúno información para Dalgliesh, está enamorado de ti - Greg reprimió una sonrisa.

     - Ya se le pasará, a su edad me enamoré de Bryan Adams - Sherlock parecía aún más divertido.

     - ¿Te gustaban los hombres? - Greg puso los ojos en blanco.

     - Me gustan los hombres Sherlock - el niño parecía serio ahora, Greg entrecerró los ojos, entonces todo cayó en su lugar.

     Una de las razones por las que estaba tan molesto.

     Miro directamente al niño, esto era una de las cosas más importantes en su vida, no dejaría que pensarán que estaba jugando.

     - Yo... no tengo idea de que me gusta, sé que no son las mujeres porque nunca he querido besar a una y mucho menos tener sexo con alguna pero... ¿tampoco lo siento por los hombres? - Greg asintió.

     - Está bien no saber, no todos lo saben al principio... es importante pensarlo seriamente, ¿alguna vez te ha llamado la atención algún hombre? - Sherlock se sonrojó, por lo que Greg alzó una ceja, el niño se encogió de hombros.

     - Ciertamente puedo decir porque te voltean a ver pero... no me agradas de esa manera, al menos definitivamente ya no, yo... ¿alguna vez sentiste que tu estomago se revolvió al pensar en alguien? - Greg tuvo que evitar golpearse contra el respaldo una y otra vez.

     - Si, si, yo... lo he sentido, ¿Qué más sentiste? - Greg vio a Sherlock morderse el labio.

     - Nada más, yo... no tenía... nunca me apeteció tener sexo... ¿por qué no soy normal? - Greg alzó una ceja.

     - Niño, nadie en este puto mundo es normal, ¿me has visto?, sin madre a los 14, sin padre a los 20, en el ejercito, Detective Inspector más joven, odio a mi esposa siendo esposa pero la amo cuando es mi amiga, me divierto viendo películas en blanco y negro y odio ver películas de acción e historia porque son inexactas, ¿sabes como 'se supone' que son los hombres de mi edad?, ¿sabes lo que pienso de eso?... es aburrido, y todos sabemos lo que harías cuando estás en ese camino, además según Van Gogh la normalidad es un camino pavimentado; es cómodo para caminar pero no crecen flores en el... así que digo a la mierda la normalidad, nadie sabe que es realmente ser normal - Sherlock lo miro sobre todo aliviado.

     - ¿Qué haces cuando las personas te insultan por eso? - Greg resoplo.

     - Definitivamente no te daré consejos sobre como tratar con las personas porque mi forma te llevaría a la cárcel, estoy hablando de peleas no sean idiotas, se supone que son inteligentes, he peleado por cosas así desde los 12, así que tengo algo de experiencia, solo te diré esto una vez y quiero que lo hagas en caso de emergencia, cuando alguien te lastime y quieras que le duela mucho, solo hay dos lugares que no serán peligrosos para su salud, la entrepierna y la nariz, en ambos casos tienes que agarrar impulso y asegurarte de dar en el centro, cuando sea en la nariz harás que salga sangre, dolor y más sangre, en caso de la entrepierna la patada mínimo debe dejarlo sin aire - Sherlock asintió seriamente, Mycroft estaba poniendo los ojos en blanco.

     - ¿De verdad Lestrade? ¿le enseñas eso?, ¿te enseñaron eso? - Mycroft no tenía la más mínima idea.

     - No, me enseñaron que me asegurará de ganar todas y cada una de las peleas, ningún miembro de mi familia es un perdedor, ¿o parezco un perdedor?, espero no parecer un perdedor - Mycroft rodó los ojos pensando que era broma, Sherlock se rio entre dientes, ah bueno, al menos se entretuvieron, giro a ver la puerta, Karen a las dos en punto.

     - Para mi pareces uno grande, ¿olvidaste comprar la leche? - Karen no se había puesto más ropa, seguía en ropa interior.

     - No pero la compré sin lactosa, apuesto a que puedes decirle a Walter - Karen rodó los ojos.

     - El peor compañero de casa, niños no lo inviten a pijamadas, mucho menos quier-... ¿te interesa lo que vez niño? - Sherlock miraba abiertamente a Karen.

     - No particularmente, solo... nunca supe como se veía el cuerpo de una mujer - Mycroft miraba a todas partes menos a Karen, Karen sonrió divertida.

     - Por favor niño, estás en nuestra casa, acostumbrate a verme así, sobre todo al saber que todos son gays, será divertido ver a su madre actuar por eso - Greg se estremeció al pensarlo, esa había sido una de las cosas más desastrosas en el mundo, no volver a dejar a Karenina Lestrade y Violet Holmes en la misma habitación, ni siquiera con miles de personas, habría una guerra.

     - Karen ve a enviarle fotos a alguien - Karen lo miro con burla, sabía lo que pensaba.

     - Bien, me voy, sé cuando no me invitan a una fiesta, por cierto saquen a pasearlo más, al menos antes era divertido - Greg resoplo y cerro la puerta arrojando una almohada que reboto para quedar a un lado de Sherlock, el niño parecía divertido por eso, lo señalo con un dedo.

     - Hora de dormir Sherlock, ¿me pasas uno de esos?, temo que soy el anciano del grupo y no podré dormir sin mi lectura - Sherlock se burlo pero se levanto para tomar algún libro, Greg vio una sonrisa crecer en su rostro cuando leyó el título del tercer libro, Greg lo tomo cuando voló hacía él.

     - Sherlock, modales - Sherlock puso los ojos en blanco, Greg se rio entre dientes, miro a Mycroft.

     - Ciertamente pueden compartir la cama, el sillón estará bien para mi - Sherlock lo miro y se estiro de nuevo por toda la cama.

     - No cabe, que se quede contigo - Greg puso los ojos en blanco.

     - El sillón es una silla de juguete para mi, aplastaré a tu hermano, además son más delgados, creo que juntos a penas me hacen a mi - Mycroft y Sherlock resoplaron pero no lo negaron.

     Sherlock resoplo antes de rodar, Mycroft se levanto y dejo la taza junto a la de Greg, luego se preparo, Greg se levanto a dejar las tazas en la cocina, cuando regreso los dos ya estaban  acostados en la cama, Greg pudo ver como Sherlock estaba cerca de su hermano, inconscientemente buscando comodidad, era bastante lindo e hizo que su corazón se rompiera pensando en esos pequeños cuerpos que lo hacían con él, ahora más grandes, no dudaba que Jeff fuera más grande que él ahora...

     Greg empezó a leer la Isla del Tesoro.

     Para el capítulo dos Sherlock estaba fuera del mundo de los vivos, el niño podía dormir cuando lo hacía, en cambio vio a Mycroft que estaba recargado contra las almohadas, la cabeza del niño estaba en el pecho de su hermano mayor, hermano que no tenía chaqueta, con las mangas arriba, sin zapatos y en la cama de Greg.

     Maldita sea, Greg iba a morir, eso era seguro, un maldito aneurisma.

     - ¿Qué sucedió? - Mycroft se mordió el labio, mierda, deja de hacer eso.

     - Mamá - Greg asintió, sabía lo que Violet Holmes pensaba de él y lo mucho que lo odiaba, así que ese era la otra cosa que molestaba al niño, su madre.

     Greg no le importo nada que viniera de ella, bueno, quizá sus hijos, al menos estos dos, Spence, Jim y Mike, Greg suspiro, entonces sonrió, sabía como podría hacerla enojar más, le pondría un maldito apodo a los tres.

     Mycroft debería tener el suyo también, aborta Jason, eso no es seguro.

     Pero hablaban de Mycroft, no podía dejar a Mycroft sin algo tan importante cuando lo hacía con las personas que más...

     - ¿En qué piensas Lestrade? - Greg sonrió aún más.

     - Que Sherlock tiene su apodo y ahora necesito uno para ustedes - Mycroft lo miro.

     - No te atrevas a ponerme algo estúpido - Greg alzó una ceja.

     - ¿Algo estúpido?, ¿no me pedirás no ponerte un apodo? - Mycroft resoplo, empezó a acariciar el cabello de Sherlock.

     - Eres una fuerza de la naturaleza, si me vas a poner un apodo hay muy pocas cosas que te detendrán. así que mi solicitud es que no sea estúpido - Greg sonrió un poco.

     Entonces pensó un poco, Mycroft era como el cielo, al menos sus ojos pero lo más hermoso del cielo eran las estrellas y el sol, las estrellas le daban a las personas sueños bonitos a pesar de ser las cicatrices del mundo y el sol les brindaba la calidez, brillaba su vida, porque incluso la noche más oscura terminará con la salida del sol... pero Mycroft no hacía que su noche se extinguiera, Mycroft iluminaba su oscuridad... Mycroft era su estrella.

     Najma era estrella en árabe, se podía hacer un anagrama que formaba la palabra Ajman, que era de donde provenía su abuelo, una ciudad en los Emiratos Arabes Unidos, en la Costa del Pérsico, quien le enseño que el cielo lo ayudaba a liberar su alma, así que era una forma de hacerlo presente en su vida, si cambiaba las a por las i, la por la r, la por la y agregaba algunas letras podría poner Whirl mind.

     - Whirlmind, siempre haces que mi mente quede como si un torbellino pasará por ahí, tus malditas deducciones acaban con mi mente - Mycroft rodó los ojos mientras Greg pensaba internamente que el torbellino era por otra cosa.

     - ¿Y para Wroghton? - Greg sonrió con burla.

     - Charming - Mycroft se burlo pero había algo en su mirada.

     - ¿Por qué Charming? - Greg sonrió divertido.

     - El príncipe de la cenicienta, la niña el otro día le dijo que con esa ropa se veía como un príncipe, tu hermano se cayó por las escaleras y termino cayendo sobre ese niño que le gusta, se sonrojo después de eso porque al parecer lo beso, así que con eso le recordaré que su primer beso fue cuando se cayó porque le dijeron príncipe y por su torpeza obviamente - Mycroft ahora lo miraba con un brillo en sus ojos, era todo travesura.

     - Por favor déjame estar ahí cuando lo llames así por primera vez - Greg resoplo divertido.

     - Por supuesto que sí, Mike es Sweetheart, después de todos los corazones que ha dejado atrás, y... Benji es Mc Dream, siempre soñando despierto - Mycroft lo miro divertido.

     - Eso es solo contigo, eres su enamoramiento Lestrade - Greg rodó los ojos.

     - Sé le pasará, falta Jim, puede ser Wonder Bird, el lo entenderá, pregúntale - Mycroft lo miro.

     - ¿Quieres que muera? - Greg resoplo.

     - No, eres mi favorito, dile que si te hace daño revelaré las fotos del evento en todo el MET - Mycroft alzó una ceja.

     - ¿Tu favorito? - Greg se encogió de hombros y carraspeo.

     - Bien, es hora de dormir para los estudiantes que parecen un esqueleto, otro apodo, Skelet, y  que pronto serán practicantes, que obtendrán un trabajo que harán que gobiernen sobre todos menos la reina, por lo que serás como un hombre que dirige el coro, Choir Men, otro apodo, me encanta esto... hora de seguir con el cuento - Greg vio las miradas de Mycroft, exasperación, diversión y resignación.

     - Choir Men solo en privado - Greg sonrió con todos sus dientes, internamente pensando en lo que Mycroft no tenía que pedirle eso, era el más obvio de los tres.

     Choir Men era un anagrama burdo de Mon Cheri, mi querido, uno muy malo, mientras que Skelet era un anagrama de Elsket, amado, en un idioma que muy pocos conocían, así que por supuesto que solo le diría así en privado.

     ¿De dónde carajo sacaba tanta mierda?

     - Lo que digas Skelet - Mycroft rodó los ojos.

     - Cállate Lestrade, te odio - Greg sonrió divertido, fingió no ver como el chico se sonrojaba levemente para darle su privacidad.

     O al menos eso se dijo porque todo lo que quería hacer era agarrarlo por la cintura y besarlo contundentemente.

     Maldita sea, Greg, contrólate, Freyja no me hagas esto ahora, por favor.

     Greg se enfocó en leer, vio de reojo al joven mientras lo hacía, supo las expresiones que hacía cuando algo le recordaba a algún momento con Sherlock, acariciaba el cabello del niño y sus ojos brillaban con un poco de nostalgia y dolor, vio como se fue relajando, si fue por saber que Sherlock estaba a salvo por ahora o debido a que el cansancio lo golpeo Greg no lo sabía. 

     Lo único que sabía es lo mucho que luchaba para quedarse despierto, ocho meses, ocho meses de conocer al hombre, convencerlo por completo de que Greg no quería lastimar a Sherlock o aprovecharse de él, ocho meses de mensajes profesionales sobre Sherlock, a mensajes sobre preguntar por su día, ocho meses de miradas frías y gélidas a sonrisas tentativas en público y toda clase de comentarios y risas en privado.

     Ocho meses en los que Freyr lo dejo caer.

     Seis meses en los que estos los Holmes se hicieron indispensables en la vida de Greg, y aunque era algo que no debía permitir estuvo fuera de sus manos desde el día en el que los conoció.

     Cuatro meses en los que su condena fue absoluta.

     Dos meses tardo en descubrir dicha condena.

     Alzó la vista cuando vio como se quedaba dormido por fin, termino de leer el capítulo solo para asegurarse de que fuera así antes de guardar el libro y sentarse mirando al frente.

     Entonces miro al cielo de afuera.

     Y fue cuando se dio cuenta, ya no se sentía mal, de alguna forma... todo el dolor, miedo y tristeza se habrían apagado, giro a ver al chico que lograba hacerlo.

     Eres esa fuente de energía cósmica irradiando luz para mi nublosa oscuridad. 

     Mierda, Dayana Noguera le complicaba la vida al recordar frases como estas, frase que era totalmente cierta.

     Detente, es terreno peligroso.

     Respiro profundo antes de levantarse y tomar sus libros y cuadernos, necesitaba estudiar algunas cosas, había algo que Inteligencia necesitaba de él y todo era un poco confuso, no es que alguna vez tuvo que saber sobre los criptogramas, pero bueno, como decía su padrino, nunca era tarde para aprender.

     Solo se levanto para preparar algo de desayunar, lo guardo en el horno, además de poner agua a calentar a fuego muy bajo, y enviarle un mensaje a Siger, el hombre le respondió todo lo que sus hijos necesitarían, sonrió con cariño cuando lo vio.

     Un verdadero padre, basta Greg, termina con esto.

     Así que eso hizo, en su mayoría, solo veía de vez en cuando a los dos hermanos dormir, Greg podía decir que después de seis horas se podría defender al menos, se estiro tratando de que su cuello tronara y fue entonces cuando Mycroft dio señales de despertarse.

     - ¿Qué hora es? - Greg sonrió divertido, la voz del joven se escuchaba ronca.

     - Las 9 de la mañana - Mycroft asintió antes de asustarse.

     - ¿Qué?, maldita sea, se supone que debía estar en una reunión a las 7:30, ¿por qué no me levantaste? - Greg sonrió, disfruto de su breve momento de pánico, el chico entro corriendo al baño, salió mientras se cepillaba el cabello, la boca llena de dentrifico, la cara mojada y los ojos abiertos de pánico.

     - Se cancelo - Mycroft lo miro entonces.

     - ¿Qué...?, ¿no pudiste decírmelo antes de que entrará en pánico? - Greg siguió leyendo pero alzo una ceja.

     - No lo creo - Mycroft resoplo en frustración.

     - Eres la persona más exasperante que conozco - Sherlock se rio entre dientes.

     - Creo que eres de mis favoritos solo por eso - Greg le sonrió al chico.

     - Es un placer servir, ahora ustedes dos par de esqueletos irán a la cocina y comerán lo que preparé - Sherlock levanto la vista.

     - No dormiste, y me regañas por eso - Greg tarareo.

     - A diferencia de ti termine de crecer, tengo un trabajo que requiere que haga muchas cosas y tengo que cumplir con eso y tengo que pagar las cuentas de dos personas adultas, la única de las dos que trabaja, ¿qué quieres Karen? - su esposa hizo un puchero pero lo miro.

     - ¿Cómo es que nunca puedo sorprenderte?, necesito un poco de dinero, voy a salir a Manchester por unos días - Greg alzó una ceja.

     - Pensé que iba a venir tu novio 21 - Karen resoplo, los dos sonreían un poco divertidos.

     39 hombres, Karen disfrutaba ser puta, pero sobre todo lo disfrutaba porque él pensaba que solo tenía 12 parejas sexuales.

     - Es el 27, pero Charlie me invitó a ir, habrán fiestas bastante buenas, deberías venir, te hace falta salir - Greg solo saco dinero y se lo entrego, Karen lo conto.

     - ¿Solo 4,000 libras? - Greg alzó una ceja divertido, Karen hizo un puchero.

     - ¿No dijiste que Charlie te invito?, espero entonces que tenga la civilidad de traerte y llevarte, así como alojarte, creo que 4 grandes es bueno - Karen resoplo antes de guiñar un ojo y salir del cuarto.

     - ¿Realmente le acabas de dar dinero para que fuera a un lugar a tener sexo con muchas otras personas? - Greg solo asintió.

     - Si niño, ella es libre de hacer lo que quiera, salgan a desayunar, su padre me pidió que los llevará a las 10:30 y tengo la intención de llevarlos comidos, Sherlock despierta a los idiotas que se emborracharon en noche de escuela - los dos hermanos resoplaron, Sherlock lo miro con una sonrisa giganta antes de salir corriendo, Mycroft lo miro.

     - Eres cruel - Greg se encogió de hombros y salió junto al joven, escucharon los gritos y los golpes, los ignoraron y entraron a la cocina, Mycroft puso la mesa para seis.

     Karen apareció con una camisa de un hombre, novio 31 si recordaba bien, un par de calcetines largos que habían sido de Greg y el cabello recogido en un moño, Greg té para Sherlock y Mycroft, agua para Mike y Benji, y se sirvió una enorme taza de café cargado.

     Los seis se sentaron en la mesa, se sirvieron la comida.

     - Eres la persona más hipócrita en la vida - Greg sonrió divertido, había tomado solo una manzana, una naranja y una pera, empezó a comer la pera.

     - ¿Por qué sunshine? - el niño resoplo.

     - Nos regañas por no comer y tu no lo haces - Greg alzó una ceja pero siguió comiendo su pera.

     - Ni siquiera lo intentes niño, no lo ve, aunque para ser juntos debe ser la persona que más consume frutas y verduras en la vida, juro que solo como carne una vez a la semana - Greg la miro.

     - Son tres, menos y me moriría al intentar cargar los 150 kilos - Karen lo miro divertido.

     - Morir aplastado por una pesa, divertido - Greg rodó los ojos, Mike lo miraba con duda.

     - Dudo que seas tan fuerte, quiero decir... no te ves como esos tipos - Greg alzó una ceja.

     - Mike, esta es una lección, la sal también parece azúcar, el hecho de que no me vea fuerte no significa que no lo sea, solo piensa en ello - Mike asintió.

     El resto de la comida paso en silencio, al menos el no volvió a hablar, Greg solo se enfoco en terminar sus frutas, su café e ignorar a la esposa más infantil del mundo.

     Karen hacía todo para que Mycroft hablará más, quería saber todo sobre el joven.

     Tardaron media hora en terminar, para ese tiempo Karen sabía al menos un tercio de los gustos de los hermanos Holmes presentes, levanto los trastes y los lavo, miro a los hermanos que se quedaron sentados en el banco de la cocina mirándolo, Karen estaba en la encimera comiendo una granola, Greg se la quito para comer un poco antes de devolvérsela, miro a los Holmes.

     - ¿Listos? - los cinco asintieron, Greg miro a Karen.

     - No te pierdas en Manchester, tu padre me asesinaría, diviértete y no olvides el condón - Karen lo miro divertida.

     - Por supuesto que no querido, ve a producir dinero, abandona a las plagas en el bosque - los Holmes se quejaron en voz alta mientras Greg le daba un beso en la mejilla, los dos se rieron de los hermanos, Karen guiño un ojo, Greg nego divertido antes de tomar sus llaves y salir.

     Los Holmes y él caminaron a su auto, y entraron, Sherlock se subió en la parte de atrás, Benji se desmayo rápidamente, Mike se recargo contra él, Mycroft se sentó a su lado.

     Condujo en silencio, silencio que Sherlock interrumpió seis minutos después.

     - ¿Tu madre te quería?, ¿cómo era ella? - Greg se sobresalto un poco por la pregunta.

     Miro a Mycroft que parecía tan confundido como él.

     - ¿Por qué preguntas eso niño? - Sherlock se tardo en responder a eso.

     - Nunca hablas de ella o de tu padre, por más que pregunte, ¿ella aprobaría tu carrera?, ¿te importaría de lo contrario? - Greg parpadeo, madres, cariño, aprobación, así que se trataba de Violet.

     - No Sherlock, mi madre no me amaba, no como su padre los ama a ustedes, ni siquiera como su madre los ama, tenía quince años cuando me tuvo, no tenía idea de que hacer conmigo, y sinceramente dudo que aprobará mi carrera, mi padre se dedico a lo que hago y ella lo odio por todo lo que le hizo, por elegir su carrera sobre ella, esa carrera, así que lo más probable es que me haya asesinado en cuanto escuchará que entré a la fuerza... pero... no me importaría porque entonces nunca podría haber ayudado a tantas familias y personas a obtener un cierre, ¿quieres mi consejo? - Mycroft lo miro, Greg alzó una ceja pidiendo permiso, Mycroft asintió decidido, sabía lo que Greg iba a decir.

     Sherlock levanto su mirada y lo miro por el espejo retrovisor, Greg lo miro a cambio.

     - Las personas nunca estarán contentas con lo que eres y con lo que no, con lo que sientes y con lo que no, así que asegúrate de vivir tu vida, ellos no sufrirán por las cosas cuando hagas algo que no quieres, asegúrate de sentirte pleno y contento con eso, nadie es tan empático para sentir realmente lo que sientes, mientras estés bien contigo mismo no importan los demás - no es que Greg pudiera hacer eso, había un contrato escrito casi con sangre que lo impedía.

     Se enfoco en Sherlock, esto no era por él, el niño parecía asustado.

     - Niño, "Si tus sueños no te asustan, no son lo suficientemente grandes" - Mycroft y Sherlock sonrieron.

     - Eres como un anciano Lestrade, Jimiyu dice que todo el tiempo dicen frases para hacerte pensar - Greg sonrió.

     - Todo un cumplido ahí niño - el resto del viaje lo recorrieron en silencio, solo la música que Greg había puesto antes de arrancar, el aire y el motor del carro les hacía compañía.

     Greg no pudo evitar ver a Mycroft, el joven había cerrado los ojos, su cabeza estaba sobre el reposacabezas, había una sonrisa suave y parecía tan joven, relajado y tan... fuera de su alcance.

     No pienses en eso Gregory Lestrade, no te atrevas.

     Ese niño será feliz con alguien más algún día, tendrá un hombre en su vida que lo haga reír, que lo consuele cuando lloré y que se haya enamorado de él, no por su belleza o su inteligencia, si no por él mismo.

     Merece algo mejor que tú, susurro su mente traicionera.

     Greg miro el camino entones.

     De alguna manera fue el viaje más eterno y más corto que Greg alguna vez recorrió.

     Una vez en la mansión Holmes se estaciono junto al auto de Hannibal, los niños bajaron del carro, lo miraron hasta que se bajo, señalaron al unísono la entrada, Mycroft saco a Mike, el joven caminaba un poco mal pero se veía mucho mejor, los dos se fueron, Sherlock ya había desaparecido, vaya modales, Greg estaba a punto de ir detrás de Mycroft con Benji, el joven parecía un poco dormido, no borracho, cuando vio al mayordomo acercarse sigilosamente por una puerta secundaria, Vincent lo miraba con pena en sus ojos, Greg sabía de que se trataba.

     - Lo siento Detective Inspector, la señora Holmes prohibió que... - Greg lo detuvo, señalo a Benji, Vincent lo ayudo a levantarse bien.

     - Está bien Vincent, vigila al niño por mi, ¿quieres?, no dudes en hablar - Greg le sonrió antes de entrar al auto, salió del lugar antes de hacer algo estúpido.

     Pero irse no evitó el dolor en su pecho, ¿por qué nadie lo quería realmente y los que lo hacían siempre se iban?, ¿qué hizo mal?.

     Sabía que iban a ser tiempos difíciles, las pesadillas, esa clase de pensamientos, todo lo que se derrumbaba a su al rededor, simplemente había terminado con las fuerzas que ahorro para llegar a permanecer con vida.

     Tendría que soportar de alguna manera lo que vendría y luego de eso sus fuerzas regresarían.

     Un mensaje confirmo su afirmación.

En mi oficina en 30 minutos, prepárate
para una asignación, tus superiores han
sido informados.                           ~ M

     Tragó antes de cambiar de dirección, tenía que soportarlo todo, solo esta vez, esta última vez,  siempre es solo por última vez.

     Una semana después por algún milagro estaba en la culminación de la temporada alta, y todavía estaba aquí, claro, casi muere en su misión, había destrozado un mueble después de uno de sus sueños, había evitado mirar a los Holmes como antes, había gritado de angustia en la carretera cuando manejo en su moto porque... el hombre lo maltrato más de lo que nunca admitiría, golpeo un nervio, así que aquí estaba, bebiendo whisky en el piso de su casa, mirando la carta en sus manos.

     Estimado amigo:  espero que puedas perdonarme por todo, no quería dejarte atrás pero... no podría haber quedado bien sino me iba, se que soy egoísta pero pensé que no te podría ayudar si me volvía loco, espero que alguna vez puedas perdonarme por no despedirme pero... no podría haber seguido adelante si hablaba contigo.

     Aprendí muchas cosas, viví muchas más, disfrute de cada segundo... yo, te escribo para decirte que no sé si te veré pronto, la balanza se inclina a un rotundo  no , espero que un día me perdones por esto pero... quizá me quedé aquí otro año más, me ofrecieron ser aprendiz de un herrero, uno de los que saben los trucos viejos, así que aquí estaré.

     Espero verte algún día, cuando las heridas no sean tan frescas, con cariño alguien con el que siempre puedes desahogarte... Richard S. B.

     Lo había escrito hace dos años, no había vuelto a escribir, pero Greg sabía que seguía vivo, el Vicemariscal Richard B. merecería una ceremonia de honor cuando parta, no hubo aviso de una.

     - ¿Greg? - Greg miro a Karen, su esposa suspiro.

     Seguramente iba a hablar seriamente con él.

     Solo era cuestión de tiempo.

     - Mira... sé que no es mi problema pero deberías hacer algo para aliviarte, cada vez te vez más viejo, parece que vas a morir en cualquier momento y él no ayuda a tu situación, quizá deberías retirarte de la fuerza - Greg tragó.

     - No podría hacerlo aunque quisiera y lo sabes - Karen lo miro con los ojos llenos de simpatía.

     - No tengo idea de lo que se siente estar en tu lugar y jamás lo desearía... así que no te culpo si piensas constantemente en eso - Greg no se atrevió a mirarla, no por vergüenza. 

     Los dos sabían lo que quería decir de todas formas.

     Suicidarse sería el camino más fácil para él después de todo... 

     - ¿Alguna vez te has obligado a enterrar algo profundamente? - Karen lo miro. 

     Los dos sabían lo que quería decir, y fue grosero de parte de Greg pero estaba en su derecho devolver el golpe.

     ¿Cómo entierras el amor que sientes por alguien?...

     - Si, todos los días - Greg parpadeo.

     - ¿Qué haces para lograrlo? - Karen sonrió con tristeza.

     - Finjo que lo odio, aunque por dentro sé que no hay nadie a quien vaya a amar tanto como a él, servía antes, cuando podía fingir que lo odiaba y hacía de su vida una mierda pero... supongo que lo ayudo a lograr cosas que lo alejan de mi. 

     Greg sonrió un poco.

     - Entonces es un poco idiota si no te ama de vuelta - Karen lo miro con los ojos llenos de comprensión y cariño.

     - No puede, resulta que ama a alguien más - Greg sintió que su aliento se atoraba.

     - Pero él no puede dejar que nadie se enteré y por más que lo intente no puede obligar ni a su cerebro, corazón o alma que lo deje de hacer, que lo oculten en lo más profundo de todo, ¿tú que le aconsejarías? - Karen lo miro.

     - Lo pensé profundamente y creo que debes no aferrarte a él, debes dejarlo ir, es lo mejor para los dos, ¿alguna vez has escuchado la frase que dice... "tienes ese don tan peculiar de construirme y destruirme en segundos"...? - Greg tragó antes de mirarla.

     - Sé que lo hará... dejarme quiero decir, sé que me va a dejar y eso me va a destruir completamente, nadie nunca es capaz de quedarse, te perderé y me romperá el corazón pero no me va a destruir, pero con él será así y a pesar de saberlo lo voy a dejar entrar... ¿crees que es estúpido? - Karen lo miro.

     - Quizá, quizá es estúpido esperar algo que sabes que va a doler pero también es estúpido dejar ir todo lo que quieres - Greg miro a Karen, tragó ante la implicación.

     Sabía que no tendría esto por mucho más tiempo.

     - ¿Cuánto tiempo? - Karen se encogió de hombros.

     - Quizá días, quizá sea hasta que mueras pero sé que lo haré - Greg la miro.

     - Por lo que vale... no lo quise hacer, a pesar de todo mereces algo mejor que yo - Karen sonrió con tristeza.

     - Oh cariño, algún día te darás cuenta de lo equivocado que estás en ese asunto, y quizá si no hubiera estado con él antes, quizá si el chico no hubiera entrado en nuestras vidas habría sido otra historia, una en la que habríamos estado felizmente casados por 20 años, con tres hijos y tú seguirías en este puesto porque lo amas, yo estaría enseñando en una escuela... pero entonces yo la cagaría, porque eso es lo que hago, quizá sería solo una vez, quizá hasta que te canses pero ocurriría y terminaría pero habría sido una bella historia... una que no está destinada a ser contigo, aunque lo desee con toda mi alma eso no sucederá así... y me niego a engañarme a mi misma al creer que hay una esperanza de que eso suceda - Greg la miro.

     - Deberías haberte alejado mientras pudiste - Karen sonrió con tristeza.

     - ¿Y perder lo que más he querido en esta vida? - Greg la miro antes de abrazarla.

     - Eres una buena persona, a pesar de todo y por todo, así que solo te pediré una cosa, no mires atrás cuando te vayas, sé libre de la forma en la que no puedo ser, sé libre y feliz, encuentra a alguien que te haga maldecir y reír, que te haga llorar y gritar de alegría, encuentra a una persona que te llene en todos los aspectos de tu vida... vete lejos y olvídame, no mires atrás, se libre por mi - Karen respiro irregularmente, Greg a veces odiaba a la vida.

     - Nunca seremos libres Greg - Greg solo suspiro.

     - Oh dulce, tu cautiverio es muy diferente al mío, algún día serás libre, eso te lo puedo prometer, ¿sabes que es lo mejor? que no será muy larga la espera - Greg sabía la verdad, dentro de poco ella se iría y cumpliría con las cosas que Greg le pidió.

     - Solo quiero pedirte algo a cambio - Greg la miro a los ojos, Karen puso sus manos sobre sus mejillas consciente de que odiaba que lo tocarán en otro lugar de su cuerpo.

     Karen lo miro con esos ojos verdes vivaces.

     - Quiero que nunca dejes ir a tu amor verdadero, no de tu corazón, sé que lo estás viendo, pero no dejes de luchar por el, amalo con todo el corazón, siente con toda el alma, cuídalo con toda esa fuerza que tienes, pero sobre todo conserva y disfruta de todos esos recuerdos, deja que te sorprenda, suéltalo cuando sea tiempo, soporta el dolor y sigue adelante... oh cariño cuanto desearía que disfrutarás de tu verdadero amor como mereces - Greg la miro.

     - Eres mi segundo amor, desearía que fueras eterno pero temo que nos dañamos más de lo que nos hacemos bien, además me ayudaste a madurar, a pesar del dolor y a pesar de que me aferro a ti cuando no me perteneces - Karen acarició su cabello, sus manos eran suaves contra su cabeza.

     - Quizá estemos destinados a ser eso en otra vida... hasta entonces... fuiste lo más bello y doloroso que tuvo la vida para decirme que a veces por mucho que luches tus sueños no sé pueden hacer realidad, te deseo la felicidad absoluta pero... sobre todo deseo que tus objetivos se logren Gregory Lestrade - Greg tragó y dejo que lo besará tiernamente en los labios antes de dejarla ir.

     Si no sintiera que acaba de quedarse completamente solo habría evitado la expresión de dolor en su rostro.

     Mirando la carta de su amigo, escuchando los sollozos de su futura ex esposa, sintiendo el collar de su padre, sabiendo que los tatuajes estaban ahí, en honor a sus hermanos y pensando en un par de ojos azules, Gregory Lestrade se permitió engañarse a si mismo.

     Todo estará bien se dijo, absolutamente todo.

     No había otra opción.

Chapter Text

"Yo sé que él tampoco será capaz de quedarse pero aún así..."

     Greg suspiro, miro los papeles en la mesa, eran los papeles del divorcio, solo tenía que firmarlos, Karen no le pidió quedarse con nada, ni siquiera dinero, un día Greg llegó y sus cosas se habían ido, ella había desaparecido, Greg no la había visto desde entonces, y no la volvería a ver.

     Firmo los papeles sin siquiera verlos dos veces, los guardo en el sobre y tomo su cerveza.

     Totalmente solo, bravo Greg, lograste ahuyentar a todos en tu vida. 

     Tomo otro trago de su cerveza, se recargo sobre el respaldo de su sillón y cerro los ojos.

     Se obligo a no abrir los ojos cuando lo sintió, escucho como se sentaba en el sillón frente a él, Greg se trago su miedo y evito respirar fuerte para no reaccionar.

     - ¿Por fin huyo lejos de ti? - Greg abrió los ojos y lo miro.

     El hombre tenía su cabello peinado hacia atrás, ojos azules idénticos a...

     - Si, ¿fue lejos? - él alzó una ceja.

     - Algo así, no tienes permiso para buscarla - Greg lo miro.

     - ¿Por qué lo haría?, nunca recibo visitas a domicilio de que se trata - el hombre lo miro.

     - Irás a una misión, pero estoy aquí por otra razón, ahora que estás soltero y no hay nadie que sospeche de tus salidas y misiones, nadie que espere por ti en casa irás a misiones más peligrosas y de mayor rango, tu nivel de autoridad subió, tres rangos, se espera que estés más activo en el MET, así que te pusimos como consultor de terrorismo y contrainteligencia, te quedarás en esta casa y tu teléfono será monitoreado 24/7 a partir de ahora, cada llamada, mensaje y notificación que recibas nosotros lo recibiremos, tienes prohibido tener una relación amorosa con cualquier persona, nada que sean más de dos citas, nada de traer a nadie aquí para tener sexo, no puedes acercarte más a tus compañeros de trabajo y no puedes seguir conseguir nuevos o contactar a los viejos, serás monitoreado regularmente, Drields estará a cargo de ti, psicológicos, físicos y emocionales, espero que pase todos agente, no puede avergonzarnos más de lo que ya ha hecho - Greg solo lo miro pero por dentro quería llorar, sabía que iba a empeorar pero no espero que fuera tan pronto, ni siquiera tenía a Karen con él, no había nadie con quien desahogarse, no había nadie con quien...

     Él se levanto antes de asentir y salir lentamente por la puerta, Greg solo escucho la puerta cerrarse.

     Solo entonces permitió que su cuerpo temblará con el esfuerzo que le tomaba impedir llorar, no ahora, ya no más, tienes que hacerlo Gr- Jason, tus hermanos dependen de que puedas lograrlo, suspirando se levanto por una cerveza, la abrió justo cuando escucho los golpes en la puerta, tomo un trago mientras abría, solo para sorprenderse al ver a Mycroft justo frente a él.

     Casi grita del miedo, él y Mycroft se pudieron haber visto, eso... 

     Se distrajo cuando lo vio bien, el joven lucía destrozado.

     - ¿Myc? - el joven lo miro con dolor en sus ojos.

     - Ella me dio un ultimátum, o me caso con una mujer o dejo de ser considerado su hijo - Greg lo miro antes de meterlo a su casa y cerrar la puerta, lo llevo al sillón, fue a la cocina y le preparo una taza de té.

     Salió solo para ver a Mycroft ver el sobre con sorpresa.

     - ¿Se van a divorciar? - Greg sonrió cuando vio la vergüenza en la cara de Mycroft.

     - Se los iba a decir de todas formas, si, nos vamos a divorciar - Mycroft trago antes de mirar alrededor.

     - Ella se fue - Greg asintió, no podía ocultarlo de Whirlmind después de todo.

     - Si, ¿qué te dijo tu madre? - Mycroft parecía indeciso.

     Greg le sonrió antes de beber un trago de su cerveza.

     - ¿Una pregunta por una pregunta? - Mycroft asintió aliviado, Greg sonrió.

     Su juego era algo único, Greg había ganado las seis rondas que llevaban.

     - Ella dijo y cito: "Myke insisto en que necesitas salir y conseguir una buena pareja, quiero que te establezcas y tengas hijos, tu padre y yo ya estábamos casados y con tres hijos a tu edad, no puedo permitir que el legado de mi familia se arruine por ti, eres una Vernet, así que vas a actuar como tal, mañana irás conmigo a la función de la familia Adler, conocerás a todas las mujeres casaderas y vas a escoger la que más te agrade, la vas a cortejary comenzarás a formar tu familia o te prometo que dejaré de llamarte tu hijo" - Greg alzó una ceja, Violet se supero a si misma está vez.

     Mycroft trago.

     - También me pidió que me alejara de ti, que no te hablará para nada más que Sherlock, eres una mala influencia para mi - Greg casi sonríe.

     - Escuche eso muchas veces antes, bien, ¿cuál parece ser el problema?, puedo darte mi punto objetivo, decirte que dejes que todo se vaya a la mierda pero que busques tu felicidad, mira Mycroft, en esto mundo solo tienes una oportunidad de vivir una vida aquí, no permites que te echen a perder la única oportunidad que tienes de pisar la tierra, de vivirla y de disfrutarla, mientras lo hagas no dejes que te engañan, la vida no tiene que ser perfecta - Mycroft lo miro.

     - ¿Y qué se supone que haga?, ¿qué deje atrás todo lo que siempre he sido? - Greg lo miro.

     - Mycroft, ¿quién eres tú?, ¿quién quieres ser tú? - el joven pareció sorprendido, parpadeo un par de veces antes de tragar.

     - No lo sé - Greg lo miro, eso era un poco triste, Greg podía no tener nada pero tenía su cuerpo y tenía objetivos en esta vida, el primero era mantener a sus hermanos a salvo, el segundo era mantener a los Holmes a salvo y el tercero era mantener a todos en la oscuridad, si sus secretos se revelaban todo sería un caos.

     - Cierra los ojos, imagina al Mycroft que tu madre quiere que seas, ¿esperas convertirte en él?, ¿serás feliz siendo él? - Mycroft negó rápidamente con la cabeza.

     - Sería de lo más infeliz en el mundo - Greg asintió.

     - Imagina a un Mycroft siendo un empleado menor del gobierno, imagínate con la persona de tus sueños, imagínate disfrutando de las tardes que te gustan en el Puente de Londres, imagina la casa que me contaste el otro día, imagina que realizas todos los viajes que me dijiste que querías hacer, ¿qué hay de ese Mycroft? - el joven lo miro.

     - Quiero ser él - Greg asintió.

     - Primero debes conocerte, nadie se conoce realmente, no al cien por ciento, pero puedes trabajar para conocer la mayor parte de ti, ¿puedes perder a tu familia por conseguir esto?, por supuesto, no tu padre, Sherlock o Mike, quizá tus otros hermanos te hablen después, lo más probable es que tu madre no lo haga, pero esto es lo que te hará feliz en tu única oportunidad de pisar esta Tierra, así que lucha por ello, la vida no tiene que ser perfecta, no existe tal cosa como la vida perfecta, es injusta, es dolorosa, es maravillosa, es increíble, es divertida pero no es perfecta, así que enfrenta a tu madre  Mycroft, puedes vivir toda tu vida con miedo a que lo que quieras hacer o vivir haga que los demás piensen menos de ti pero... se trata de luchar, de soñar, de caerse, de levantarse, de reír, de llorar, de amar... así que hazlo, digo a la mierda lo que tu madre quiera... también a la mierda tu madre - Mycroft lo miro por lo último, pero como siempre no dijo nada dado lo mucho que Greg se controlaba con los comentarios de la mujer.

     - Tengo miedo - Greg le sonrió.

     - Todos en este mundo tenemos miedo Mycroft, ¿te digo mi secreto?, cuenta hasta tres antes de hacer algo que te de miedo, reúnes el coraje suficiente para enfrentarlo pero no es lo suficiente para hacerte pensar las cosas - Mycroft lo miro antes de cerrar los ojos.

     Greg frunció el ceño.

     Entonces Mycroft saco su teléfono y marco un número, Greg abrió los ojos cuando se dio cuenta, en realidad era una mala influencia para las personas, le estaba marcando a su madre.

     - Buenas noches madre... no hace falta, no iré... te dije que pensaría las cosas y lo hice... no quiero casarme, no quiero tener hijos, no quiero tener una carrera como la que planeas, no quiero hacerlo... voy a vivir lo que yo quiero vivir, sufriré lo que tenga que sufrir pero voy a luchar por cumplir mis sueños... ten una buena noche madre, te veo después - con eso el chico colgó, Greg lo miro.

     - ¿No crees que te vas a arrepentir de esto? - Mycroft trago.

     - Ya me arrepiento pero no me voy a retractar 

     Entonces Greg sonrió lentamente.

     - ¿Quieres ir por un helado de consolación o por una malteada de la victoria? - Mycroft lo miro antes de arrojarle una almohada, Greg no la evito por la sorpresa de la acción, miro a Mycroft.

     - ¿Acabas de...? - el joven se encogió de hombros divertido.

     Greg se rio entre dientes antes de mirar a Mycroft con seriedad.

     - Más vale que corras Chori Men, tendré mi venganza - Mycroft lo mira con los ojos abiertos antes de levantarse, Greg ataca rápidamente y lo agarra por la cintura.

     Mycroft se ríe a carcajadas.

     - Bájame, no es mi culpa que seas lento - Greg lo mira ahora.

     - Retráctate - Mycroft lo mira, el desafío en sus ojos.

     Greg entrecierra los ojos antes de abrir la puerta del baño, Mycroft empezó a querer salir en seguida, Greg lo puso sobre su hombro.

     - Lestrade juro que si haces lo que creo que vas a hacer lo vas a lamentar durante mucho tiempo, te lo prometo Gregory - Greg sonrió, estaba a cinco centímetros de la ducha.

     - ¿Es así?, ¿qué obtengo por no hacerlo? - Greg puso su mano sobre la llave, Mycroft se apretó a Greg.

     - Fotos, fotos de mis hermanos, mamá tomaba fotos a los 5 años, vestidos de marineros - Greg lo pensó.

     - ¿Obtengo la tuya en la colección? 

     - Por supuesto que no - Greg se encogió de hombros.

     - Lastima - Greg abrió la llave, el agua fría les cayo encima, Mycroft chillo.

     - Lestrade, más vale que me saques, ahora, juro que le digo a Sherlock que tu tiraste su experimento - Greg se encogió de hombros.

     - Será una muerte honorable, ¿qué me das a cambio por sacarte de aquí? - Mycroft seguía moviéndose para salir del agua.

     - Lo que quieras, solo quita el agua - Greg sonrió.

     - Bien, quiero una noche de películas, veremos Star Trek, es una noche de series en realidad, sin quejarte de nada, la verás lo más que podamos y no arruinarás mi hermosa serie ¿tenemos un trato? - Mycroft jadeo.

     - Si, si, solo sácame de aquí - Greg cerro el agua, Mycroft le dio un golpe en su hombro.

     - Bájame neandertal, exijo ropa seca, cómodo y suave, chocolate caliente y tu cobija azul - Greg sonrió divertido y lo bajo, Mycroft lo miro por debajo de sus pestañas.

     Oh mierda, aborta ahora.

     - Como ordene señor Holmes, por cierto ordenaré helado de vainilla, pastel de zanahoria, comida china y unos rollos para el desayuno de mañana - Mycroft empezó a rechazar eso cuando Greg salió.

     Eso fue la peor idea del mundo.

     La forma como brillaban sus ojos, como su cabello se veía más rojo, como...

     Mierda, carajo, hijo de...

     Tomo un trago de la cerveza que dejo en la mesa, ¿en que momento?, Greg no sabía, estaba demasiado enfocado en Mycroft para darse cuenta, jodida vida.

     Suspirando saco su cobija azul, la almohada favorita de Mycroft y unos pantalones de cuando tenía 16 años, su sudadera del MET, una playera pequeña que tenía, un par de calcetines que le regalo su padrino y su pijama, hablo por teléfono con el restaurante de la esquina y le encargo al repartidos las cosas, se cambio mientras lo hacía, dejo la ropa sobre su cama y salió a acomodar el televisor y el sillón, preparo los tazones, los platos y los vasos, escucho los golpes en la puerta cuando terminaba de sacar los discos de Stark Trek, sonrió cuando vio a Daniel, el chico sonreía con timidez, estaba sonrojado como siempre y lo miraba con algo de incomodidad.

     - Hola Daniel, ¿Cuánto te debo? - Daniel se sobresalto y le entrego las cosas, Greg le sonrió antes de llevar las cosas a la mesa con lo demás.

     El joven carraspeo.

     - Yo... ummm - Greg alzo una ceja, entonces Daniel se congelo, miraba algo detrás de la espalda de Greg, Greg se giro para ver para encontrar a Mycroft con su ropa puesta, Greg se quedo sin aliento.

     - La comida ya está Myc - el joven asintió pero miro a Daniel.

     Greg giro a ver a Daniel expectante.

     - Son 40 libras, y fueron 5 de pasaje, Yvonne tuvo que ir a la tienda - Greg suspiro antes de entregarle 70 libras, le sonrió al joven.

     - Gracias Daniel, que te vaya bien - Daniel tomo el dinero antes de asentir y caminar penosamente, Greg frunce el ceño.

     Mycroft está de brazos cruzados, mirando la puerta como si quisiera quemarla.

     - ¿Qué sucede? - Greg camino a la mesa y sirvió la comida, Mycroft se sentó a su lado por después, acomodo la almohada y la cobija, le paso su plato al chico.

     Mycroft lo miraba intensamente.

     - El joven está enamorado de ti - Greg se detuvo a medio camino.

     - ¿En serio?, pensé que siempre era así, quiero decir desde que lo conocí era así - Mycroft rodó los ojos.

     - Dalgliesh es lo mismo Gregory - Greg lo miro.

     - Si pero Sherlock fue el que me lo dijo, ¿recuerdas? - Mycroft lo miro antes de negar con la cabeza.

     - Tienes tantos enamorados y ni siquiera te das cuenta - Greg lo miro y se encogió de hombros.

     - Yo... no los quiero a ellos, quizá por eso no me doy cuenta, solo quiero a alguien pero... no intentaré nada por un tiempo, necesito tiempo para mi, estuve casado por dos años, casi tres y... era muy joven para saber que estaba haciendo las cosas mal, quiero hacer las cosas bien para esa persona, se merece el maldito universo - Mycroft lo miro.

     - ¿Estás enamorado de alguien? - Greg se encogió de hombros.

     Si, estoy enamorado de ti, no te preocupes no me acercaré hasta que sea lo suficientemente bueno, quizá para entonces alguien haya sido lo suficientemente valiente para decirte lo que siente y entonces no tendrás que lidiar conmigo.

     Greg tomo el control y el plato y se recargo en el sillón, Mycroft se recargo contra su costado, Greg lo miro antes de pasar el brazo sobre Mycroft, puso el primer capítulo.

     - ¿Cómo alguien puede sufrir tanto y seguir...?, las personas no están diseñadas para soportar tanto, en algún momento se derrumban - Greg sonrió pero por dentro se estremecía.

     - Siempre dicen que si tienes a alguien con quien desahogarte o mostrar tu dolor entonces todo esta bien - Greg sabía que era verdad, siempre se sintió mejor después de que hablo las cosas, Brad y Richard fueron los primeros a los que les revelo la mayoría de las cosas, luego estuvo Karen, Thor lo apoyo... ahora estaba solo, sobre todo porque se negaba a arrastrar a esta vida a personas tan puras como los Holmes y se negaba a que sus hermanos sufrieran el destino que él sufría.

     - Creo que tienes un punto pero... es algo inhumano todo lo que vive - Greg se encogió de hombros.

     - Quizá pero lamentablemente la humanidad no se caracteriza por su compasión Myc, así que no les muestres que tanto dolió cuando ocurra, no volverán a golpear así de nuevo si piensan que no te importo o al menos te harás adaptable al dolor - Mycroft lo miro, de eso estaba seguro pero se quedo mirando la pantalla.

     Mycroft se acomodo más cerca de él, por lo que prácticamente estaba en su regazo, Greg se estiro para tomar la tarrina de helado, miro al hombre.

     - Sabe mejor si lo comes directo, confía en mi - Mycroft lo miro antes de suspirar e intentarlo.

     - Es estúpido pero creo que tienes razón - Greg se rio entre dientes y comió del helado.

     Mycroft se estiro para tomar el pastel de zanahoria, el chico estaba obsesionado con eso desde que Greg se los mostró, Greg solo pudo sonreír divertido, entonces estiro su cuchara y robo un pedazo.

     - Oye, no robes Lestrade, come tu postre inferior - Greg se rio entre dientes antes de robarle más, Mycroft se quería alejar por lo que Greg solo lo atrajo más hacia si mismo, y le robo otro pedazo.

     Mycroft lo fulmino con la mirada.

     Y entonces Greg se dio cuenta de su posición, Mycroft estaba prácticamente sobre él, respirando profundamente se acomodo un poco más y lo abrazo, el joven suspiro como si estuviera enojado pero recargo su cabeza sobre su pecho, sonriendo levemente.

     Greg sonrió antes de ver la televisión.

     Se maravillo ante lo liviano que se sentía, era como si alejará todo lo malo, ya sabía que Mycroft lo hacía pero era maravilloso que hace solo una hora estaba casi temblando de miedo porque él estaba aquí y ahora... ahora solo sentía algo... extraño, jamás lo había sentido antes y lo amaba.

     Greg sabía que se haría adicto a esto, dejaría todos sus vicios si le prometieran que se quedaría con esto todo lo que restaba de su vida.

     En algún momento entre el capítulo 6 y el 7 Mycroft se durmió, Greg sonrió cuando vio como se acurrucaba contra él, lo abrigo con su cobija y dejo todo sobre la mesita de noche antes de apagar la televisión.

     Lo miro durante lo que quedaba de la noche, definitivamente sería su nueva y más peligrosa adicción.

     Greg no supo cuanto tiempo paso antes, ni siquiera la luz del sol lo distrajo de su objetivo que era memorizar todo lo que podía del joven entre sus brazos, suspiraba cuando se removía, solía acomodarse poco después, escondiendo su rostro en el pecho de Greg, sintió como babeaba cuando estaba profundamente dormido, era adorable, sobre todo cuando se restregaba como un gato.

     Fue cuestión de tiempo antes de que Mycroft despertará, y lo primero que hizo fue tallarse el ojo, Greg casi arrulla.

     En cambio lo mira divertido cuando Mycroft se levanta de golpe.

     - Pe-perd-dón - Greg lo miro divertido.

     - Está bien Myc, sabía que tenías que descansar, vamos, voy a preparar té y café, los rollos al horno, un poco de fruta y estaremos listos para el día - Mycroft se había sonrojado muy intensamente. 

     Greg se levanto para recoger todo lo que dejaron en la noche, quedo la mitad de casi todo, tendría comida para la semana, el pastel sería para Myc.

     - Honestamente Mycroft, no pasa nada, ve a elegir entre mi ropa que es lo que quieres usar, es más probable que te quede lo que esta en el cajón de la izquierda, los dos de abajo, pantalones, playeras y creo que hay un par de suéteres - Mycroft seguía rojo, parecía querer decir algo antes de salir prácticamente corriendo.

     Greg no pudo evitar sonreír, riendo suavemente al recordar como salto fuera de él empezó a lavar todo, doblo la cobija y la dejo sobre el sillón junto a la almohada, suspirando tomo el sobre.

Karenina Diana Mancini.

     Diana... prefería ese nombre a Karenina, Ariadna, Artemisa, solían decirle Diana a las Artemisa, la misma diosa, diferentes nombres, diferente cultura.

     - ¿Son esos los papeles? - Greg sabía que Mycroft sabía la respuesta pero asintió de todas formas.

     Paso sus dedos sobre el nombre de la mujer que había llegado a necesitar en su vida.

     - ¿La vas a extrañar? - Greg sonrió un poco.

     - Por supuesto que sí, ella era mi confidente, yo era el de ella - Mycroft miro los papeles.

     - Es un buen nombre, quiere decir Princesa pura - Greg se rio divertido.

     - Ella decía que no había nada puro en ella, pero si es un buen nombre, me gusta Diana pero no le pondría Diana, Artemisa me gusta más, tantas interpretaciones - Mycroft lo miro.

     - Dijiste que sería pregunta por pregunta, me hiciste varias ayer - Greg asintió.

     - Adelante entonces, haz tus preguntas - Mycroft lo miro.

     - Pensaré en ellas mientras vas a ducharte - Greg se encogió de hombros antes de dejar el sobre en la mesa.

     Lo primero que hizo en la ducha fue cerrar los ojos y sonreír, esto se sentía como si pudiera soportarlo mientras él estuviera aquí.

     Y Greg sabía que él tampoco sería capaz de quedarse pero aún así lo dejaría entrar, aunque sea a una parte de lo que es Gregory Lestrade, había tantas cosas que no podía decirle y tantas cosas que saldrían pero era un adicto y no podría salir si no tenía ayuda, no tenía a nadie a quien pedirle ayuda, así que era seguro que entraría de lleno a lo que sea que obtendría de Mycroft, aunque sea una simple amistad de soporte.

     Sonrió al pensar en eso, Violet Holmes lo detestaría como a nadie más en el mundo, de eso se aseguraría Greg, porque eso significaba que Mycroft sería feliz.

     Salió rápidamente para vestirse, tenía que ir a la oficina en una hora, sonrió cuando olió el aroma de los rollos de canela, se puso la playera de manga 3/4 y salió, con su camisa, zapatos y chaqueta en la mano.

     Mycroft estaba en su cocina preparando el té, Greg le sonrió al joven, dicho joven miraba sus brazos, Greg sonrió con burla antes de ponerse la camisa y ocultarlos, lo bueno es que no se veían bien. 

     - Tienes tatuajes - Greg alzó una ceja.

     - Creo que te lo había dicho antes - Mycroft lo miro nada divertido.

     - Una cosa es que lo digas y otra es que los vea - Greg tomo su taza y se preparo su café, se recargo en su encimera viendo al hombre, se estiro para tomar un rol y lo mordió mientras lo veía.

     - ¿Cuándo te he mentido? - Mycroft lo miro.

     - Sabes que no se trata de eso - Greg alzó una ceja.

     Mycroft lo miro por lo que Greg alzo las manos en señal de rendición.

     - No has terminado de abrochar tu camisa - Greg rodó los ojos antes de abrocharse.

     - De todas formas, ¿mis preguntas? - Mycroft lo miro.

     - Si, ¿por qué se va a ir?, los dos se quieren - Greg lo miro, antes de suspirar.

     - Ella estará mejor lejos de mi, hay algunas cosas que son muy complicadas, yo... ella y yo éramos una mala combinación - Mycroft lo miro.

     - ¿Qué vas hacer? - Greg lo miro.

     - Ascender lo más que pueda, viajar, conocer algunos lugares, quiero hacer mi carrera en Cambridge sería Anglosajón, Nórdico y Celta o Lenguas Europeas y del Medio Oriente en Oxford, o Criminología y Sociología o Lenguas Antiguas en la Universidad de Londres, mi examen a Oxford es en 2 meses - Mycroft lo miro.

     - ¿Por qué no me dijiste antes? - Greg se encogió de hombros.

     - Quería sorprenderte pero parece que no puedo mentirte a ti - no del todo, haces que quiera ser una mejor persona, solo por ti intentaré hacer el examen.

     - ¿Estás preparado? - Greg asintió.

     - Eso creo, solo sé que voy a reprobar matemáticas, ¿sabes cuántos años han pasado desde que estudie algo sobre eso? - Mycroft lo miro.

     - Vamos a estudiar eso entonces, ¿cuándo tienes tiempo? - Greg sintió que sus ojos se abrían.

     - ¿Sabes matemáticas? - Mycroft lo miro.

     - Mi madre tiene maestrías en matemáticas, sería un sacrilegio si sus hijos no fueran competentes al menos en eso - Greg sonrió un poco.

     - Perdón por el insulto - Mycroft resoplo.

     - No fue un insulto, ¿qué tanto vas a ser malo con madre? - Greg alzó una ceja, antes era mamá o mami, ahora era madre.

     - ¿Esa es tu otra pregunta? - Mycroft entrecerró los ojos.

     - Si, quiero la verdad total - Greg sonrió.

     - Probablemente pelee más con ella Mycroft, tu madre descubrirá que soy divorciado, que estoy guiando a sus hijos por el camino del mal y que sigo siendo un policia mediocre que se droga por las noches, ¿qué piensas? - Mycroft lo miro antes de suspirar de acuerdo.

     - Solo no lleguen a los gritos, por favor - Greg asintió, podría hacer eso.

     Greg chupo su dedo, odiaba sentirlos llenos de glaseado.

     Levanto la vista cuando escucho a Mycroft empezar a toser, rápidamente le quito la taza de té de las manos y lo ayudo a que empezará a respirar mejor, el ataque no duro mucho pero dejo a Mycroft con la cara roja.

     Greg lo miro de cerca para asegurarse que estuviera bien antes de arrastrarlo a la ventana, la abrió para que le diera un poco de aire al joven, Mycroft empezó a respirar profundamente.

     - ¿Mejor? - Mycroft asintió para alivio de Greg.

     Greg asintió antes de darle espacio para que se recuperará bien.

     Y también para recuperarse a si mismo, verlo sonrojado y sin aliento... Greg tenía un autocontrol de hierro pero era solo un hombre, por favor Loki deja de jugar travesuras conmigo, no sobreviviré.

     - Gracias - Greg giro a ver a Mycroft el joven incluso tenía las pupilas dilatadas, maldita sea, no iba a sobrevivir, no lo haría.

     - Supongo que tus preguntas han acabado - Mycroft lo miro.

     - Por supuesto que no, quiero saber de tus tatuajes, que significan y que son, una pregunta por tatuaje - Greg miro a Mycorft, podría saltarse tantos así, solo faltaban 5 preguntas, lo que quería decir que no tenía que saber de todos y su significado.

     - Bien, está el de mi antebrazo, es una brújula vikinga, Vegvisir, los usamos los vikingos en los tiempos de oscuridad, está ahí porque el antebrazo representa la fuerza, así que probablemente aumente la fuerza de mi protección - Greg se encogió de hombros.

     Al menos esperaba eso.

     - El segundo está en mi espalda baja, es un escudo, con runas vikingas, y dos espadas una de Thor y la otra de Tyr, cruzadas, es un símbolo de hermandad, algo como eso, es un símbolo de hermanos de armas, significa que siempre te cuidaran, en la espalda baja es... es algo espiritual, es como si mostrarás lo más profundo de ti - Greg se mordió el labio pensando.

     Faltaban tres.

     - Tengo un lobo, ese es uno, el otro es la luna, el sol y dos lobos, ese es otro y algunos cuervos, ese es el último, el lobo representa a Fenrir, hijo de Loki, la bestia indomable, se dice que los dioses tuvieron que acudir a los enanos para que fabricaran una cuerda mágica, ellos lo atraparon bajo un engaño, sin embargo se liberaría cuando el Ragnarok empiece, sellando así el destino del final, esta encadenado esperando eso, el segundo representan los dos hijos de Fenrir, los dos lobos, Sköll que perseguía a Sól y Hari que perseguía a Máni, los alcanzaran cuando el Ragnarok empiece logrando que todo quede en oscuridad, los cuervos Hugin y Munin son los que le susurran las cosas que suceden a Odin, básicamente están informandole si algo llega a cambiar, pero ellos también guiaban a los vikingos caídos en batalla al Valhalla - Greg miro la encimera.

     No lo quería decir pero... Fenrir era una representación exacta de lo que vivió, primero con su madre, luego en el hospital y el ejército, ninguno lo pudo doblegar como querían, finalmente aplicaron la cuerda mágica y... Greg estaba atrapado.

     El tatuaje de la persecución del día y la noche para el significaba el ciclo que viviría eternamente hasta que la oscuridad lo consumiera.

     Los cuervos por otro lado, con suerte lo ayudarían a llegar al Valhalla, solo esperaba merecer dicho honor, tenía miedo de que no fuera así, lo más probable es que no fuera así pero... se hundiría sin la esperanza.

     Mycroft lo miraba como si estuviera escuchando lo más interesante en su vida, 

     - Quiero una pregunta por una pregunta - Greg lo miro, ¿quería hacerle una pregunta a Mycroft?, la respuesta era si, siempre quería preguntarle algo al joven pero...

     - Bien, primero yo, ¿qué es lo que vas a hacer a continuación? - Mycroft parpadeo.

     - Yo... vi una casa, está en Kensigton, yo... la voy a comprar y voy a ir a vivir ahí, papá ya me dio permiso, tengo que conseguir algunos empleados y... conseguir cosas, necesito ayuda - Greg lo miro un poco impresionado.

     - ¿Parte de tu herencia? - el joven se encogió de hombros.

     - En realidad será de las ganancias de mis inversiones - Greg sonrió, por supuesto que si, es un genio, por supuesto que a los 18 tiene inversiones que lo hacen ganar lo suficiente para comprar una casa.

     La idea le parecía linda.

     - Bien, estaría encantado de ayudar si quieres mi ayuda - Mycroft sonrió un poco tímido, luego lo miro con una ceja alzada y su sonrisa de soy mucho mejor que tú, incluso si no lo sabes.

     - Siempre que no quieras elegir nada de color que no sea de los neutrales - Greg asintió, eso se escuchaba bien.

     - Bien, solo si hay café en tu casa - Mycroft lo miro con dolor, como si no pudiera creer que le pidiera algo así.

     - Supongo que es justo, mi pregunta, ¿es cierto que hay códigos en los vikingos? - Greg asintió, esto era serio, miro a Mycroft a los ojos.

     - Si, les decimos las nueve virtudes, los dichos de Har es donde más se conocen, son reglas para vivir con sabiduría y poder sobrevivir, la primera es el coraje, para hacer lo correcto en el momento requerido - razón por la que estaba en la situación que estaba, Greg nunca tuvo miedo de hacer lo correcto, era su responsabilidad hacerlo.

     Sobre todo con sus hermanos, era el mayor.

     - La segunda es la verdad, la verdad siempre por delante - razón por la que Greg no estaba contento con su forma de ser, era demasiado como su madre para sentirse cómodo, aunque cuando era Jason era mucho más cercano al de ella.

     Odiaba haber sido demasiado como ella.

     - La tercera es el honor, es lo que influye en tu reputación y renombre - un guerrero honorable defiende la verdad y se enfrenta a sus problemas a toda costa, Greg quería creer que enfrentaba la mayoría, realmente quería ir al Valhalla y no...

     Mejor no pensar en eso, además, el honor siempre fue lo más importante para su padre, así que Greg quería cumplir con eso.

     - La cuarta es la fidelidad, a tu pareja, dioses, y tus antepasados - sobre todo los antepasados para su padre, no podían dejar que su recuerdo se perdiera y tenían que seguir honrándolos, su padre por eso les exigía la fidelidad en lo demás, el había fallado con los antepasados.

     No aceptaba corazones rotos ni faltas de respeto a los dioses, aunque el corazón roto era mucho más punible después de lo que paso con ellos.

     - La quinta es la disciplina es lo que nos permite seguir por el camino correcto - y la segunda más importante para su padre, si sus hijos no tenían un buen camino seguramente seguirían el de su madre.

     Y realmente nadie quería eso.

     - La sexta es la hospitalidad, ayudamos al que lo necesite sin esperar nada a cambio - Mycroft lo miro como si comprendiera todo, pero realmente no lo hacía.

     Había sido decisión de Greg ayudar a tal grado a Sherlock.

     - La séptima es la laboriosidad, tenemos que trabajar cada día honradamente - la tercera cosa más importante para su padre, solía levantarlos a las 5 de la mañana para que pudieran aprovechar el día e hicieran algo de provecho, bueno, cuando fuera que estuvieran juntos.

     Mycroft lo miro aún más, Greg entrecerró los ojos.

     - La octava es la confianza, solamente si creemos en nosotros mismo alcanzaremos la libertad y nuestros deseos más profundos - y esa era la peor virtud de Greg, nunca confiaría en si mismo, si lo hacía era probable que siguiera el camino de su madre y eso era algo que no estaba dispuesto a hacer.

     Además... su padre no dudaría en deshacerse de él de ser así.

     - La última es la perseverancia, hay que ser fuertes para cambiar el mundo, luchando para alcanzar sus metas - por otro lado la perseverancia era la virtud más fuerte de Greg.

     Se había asegurado de que fuera así, no podía hacerlo de otra manera, nunca rendirse y siempre había que sobrepasar nuestros limites.

     Mycroft lo miro un poco más.

     - Tienes todo eso, creo que dirían que eres uno de los mejores, ¿un guerrero honorable? - Greg se rio entre dientes.

     - Decimos que eres un guerrero digno, aún así, gracias por eso, siempre es bueno escuchar que logramos por lo que luchamos en nuestras vidas, aunque nos aseguramos de disfrutarla, después de todo lo mejor de la vida es la vida misma - Mycroft lo miro.

     - Ahora entiendo porque es fácil para ti dejar ir las cosas, ¿cómo se supone que me presentaré a las reuniones familiares ahora? - Greg resoplo.

     - Sé tu mismo, Mycroft solo los peces muertos siguen la corriente, no seas un pez muerto, prefiero que seas un salmón, arriésgate para llegar a donde quieres, es más satisfactorio, te lo aseguro - Mycroft suspiro antes de mirarlo, la vulnerabilidad era lo único que podía ver.

     - ¿Estarás ahí? - Greg lo miro con seriedad.

     - Mycroft jamás dejaré tu lado, siempre te protegeré, te doy mi palabra - la mirada de Mycroft brillo con sorpresa antes de que se lanzara a abrazarlo, Greg lo giro para que nadie pudiera verlo por la ventana.

     Solo verían la espalda de Greg.

     Se quedaron así varios minutos.

     - Tengo que ir con papá - Greg asintió.

     - Tengo que ir a trabajar, te dejo en el camino, dile que te lleve ropa - Mycroft asintió antes de sacar su teléfono e ir a hablar con Siger, Greg fue a terminar de ponerse su ropa.

     Justo cuando terminaba de peinarse mejor el cabello llego Mycroft, el joven se mordía el labio.

     - ¿Qué sucede Myc? - el joven lo miro.

     - No había pensado en Sherlock - Greg se recargo en la encimera.

     - Llévalo contigo, tiene casi 16 años, solo estará dos años contigo, entonces el también querrá ser libre - Mycroft lo miro entonces.

     - Había olvidado que casi es Diciembre, ¿cuál dirías que fue la fecha en la que nos hicimos amigos? - Greg frunció el ceño tratando de recordar, hace cuatro meses, eso hacía que...

     - ¿Principios de Agosto? - Mycroft sonrió divertido.

     - El 31 de Julio - Greg internamente se estremeció, maldita sea, jodidamente imposible, no podía ser ese día, ese día... era un día maldito.

     No sabía que sentir sobre eso, solo estaba seguro de algo, iba a suceder algo, siempre sucedía algo, estaba escrito en piedra por Odin, Greg casi se golpea contra la pared más cercana pero en cambio le sonrió a Mycroft.

     - ¿Estás listo? - Mycroft se vio antes de asentir, Greg sonrió antes de tomar lo necesario y el pastel de zanahoria y salir con Mycroft delante de él.

     Se metieron en su auto en seguida. 

     Greg le dejo el recipiente a Mycroft, el joven lo miro.

     - Gregory... es... - Greg lo interrumpió.

     - Juro que si dices demasiado voy a dejarte dos pasteles en tu refrigerador y no te hablaré por un años si no te veo comerlos tu solo - Mycroft lo miro antes de cerrar la boca.

     Greg sonrió de lado, era un poco divertido ver como funcionaba la amenaza con sus dos hermanos Holmes favoritos.

     Condujo rápidamente a la oficina de Siger mientras escuchaban un poco de rock, era su regla tácita, una vez Mycroft elegía la música, otra lo hacía Greg, era el turno de Greg. 

     Entonces la canción se cambio a una de Pet Shop Boys, casi traga cuando escucha la música empezar.

Go west.

Come on, come on, come on, come on
(Together) we will go our way
(Together) we will leave someday
(Together) your hand in my hands
(Together) we will make our plans
(Together) we will fly so high
(Together) tell all our friends goodbye
(Together) we will start life new
(Together) this is what we'll do

     Greg trato de no mirar a Mycroft, eso se escuchaba maravilloso y la única persona en la que podía pensar con la cual hacerlo era el joven a su lado.

     No se atrevería nunca a hacerlo, no podía hacerlo, era... peligroso y haría la vida de sus hermanos un infierno, así que Greg se quedaría justo como estaba y los vería a todos ellos construir cosas maravillosas.

     Vería a Mycroft enamorarse de alguien más.

     El solo pensar en eso lo hizo querer vomitar, será mejor que te vayas adaptando a la idea Lestrade, es la realidad.

     Y tuvo que fingir que eso no apretó su corazón.

     Mycroft miraba la radio.

     - Me agrada - luego lo miro, Greg no pudo evitar sonreír cuando lo vio sonreír.

     - Es buena, ¿quieres escuchar otra de sus canciones o pongo Queen? - el amor de Mycroft por la banda era algo legendario, Mycroft lo miro como diciendo, no seas estúpido, Greg se rio antes de poner una de las mejores canciones en su opinión.

     Amaba Under Pressure, sobre todo con Bowie, Mycroft canto en voz baja la parte de Mercury, Greg sonrió antes de cantar la parte de Bowie, el joven se rio antes de cantar junto a Greg.

     No pudo evitar que la burbuja de felicidad dentro de si mismo creciera.

     Ni siquiera pensó en lo que significaba la canción para él en realidad, ni siquiera recordó algo de su pasado mientras cantaba junto al joven.

     Con la canción que siguió no tuvo tanta suerte, pero Greg era bueno para fingir así que canto junto a Mycroft.

I want to break free
I want to break free
I want to break free from your lies

     Oh, cuanto deseaba no haber creído nunca en él, ahora estaba eternamente atado a esto.

You're so self satisfied
I don't need you
I've got to break free
God knows
God knows
I want to break free

     Greg casi se ríe, porque era la puta realidad, Odin sabe cuantas veces le rogó por ayuda, Greg creyó que no lo ayudo porque de otra forma iba a ser peor para todos, así que dejo de hacerlo, pero ahora... ahora deseaba que lo hubiera ayudado, quizá así podría si quiera tener una esperanza con Mycroft pero... los cuentos de hadas no existían, no iba a llegar un hada madrina a ayudarte a liberarte de tu villano.

I've fallen in love
I've fallen in love for the first time
And this time
I know it's for real
I've fallen in love yeah
God knows
God knows
I've fallen in love

     Para este momento todos los dioses sabían que estaba enamorado de Mycroft, les había rezado a cada uno para ayudar al joven, sobre todo a Heimdall, Odin y Vili, esperaba que los tres lo escucharan con esto, el joven lo merecía totalmente.

But life still goes on
I can't get used to living without
living without
Living without you by my side
I don't want to live alone hey
God knows
got to make it on my own
So baby can't you see
I've got to break free

     Era como un presagio de lo que pasaría, sabía que pasaría pero... no le importaba para el momento, era una preocupación para el Greg del futuro, Tyr no estaría complacido, esa no era una buena estrategia, solo esperaba que entendiera que Greg solo era mortal, que no podía no sucumbir a sus emociones.

     Canto hasta la última letra, Mycroft lo miro de repente.

     - Más vale que nadie se enteré de esto Lestrade - Greg se rio de eso.

     - Quiero las fotos Mycroft, lo sabes - el joven resoplo antes de asentir.

     - No rompo mis promesas - Greg lo sabía, los dos parpadearon cuando vieron que habían llegado, Greg lo giro a ver.

     Mycroft miraba el edificio con temor.

     - ¿Cena? - Mycroft sonrió un poco.

     - A las 8, llevaré algunas cosas, tienes que ayudarme, lo dijiste - Greg sonrió.

     - Entonces será comida para llevar, ¿ese lugar de ensaladas que te encanta? - Mycroft lo miro.

     - Y una tartaleta de frutas - Greg sintió que se lamía los labios.

     Definitivamente era su comida favorita en todo el mundo, galletas, dulce y lo más importante... frutas, era simplemente la mejor idea del hombre.

     Mycroft le sonreía divertido.

     - Mejor vete Lestrade o llegarás tarde y Donovan se burlará de ti y dejarán todo su papeleo para ti... de nuevo - Greg se rio entre dientes antes de asentir y acelerar.

     Condujo rápidamente al MET, Mycroft no bromeaba sobre el papeleo, se estaciono rápidamente antes de subir a su oficina, solo Morales estaba en su lugar por lo que sonrió.

¿Llegaste tarde?                      ~ MH

Temprano en realidad, ¿qué dijo
tu papá?                                   ~ G

Dijo que te golpearía por darme
ideas locas y estúpidas pero que
era lo mejor                          ~ MH

¿Eso no es increíblemente 
contradictorio?, le ofreciste pastel,
¿no es así?                               ~G

Es lo que le dije...
¿Quizá?, solo ha comido una 
rebanada pero es su favorito
                                            ~MH

Está bien... supongo
Te veo a las 8 ¿?                    ~ G

Las 8 es perfecto                ~ MH

     Greg levanto la vista cuando escucho un carraspeo, vio a Donovan con una taza de café en la mano para él.

     - Eres una estrella Sal, ¿qué tenemos? - Donovan le sonrió.

     - Vamos jefe, derrama, ¿con quién estabas? - Greg enarco una ceja.

     - Sabes que estoy casado - Donovan rodó los ojos.

     - Jefe, eso es una mierda, ella tiene como 1000 tipos a su alrededor, ¿por qué no tener una chica? - Morales entro entonces.

     - O un chico, el otro el que entrego las cartas lo vio durante mucho tiempo - Greg miro el papeleo en su escritorio.

     - No, aunque me estoy divorciando no lo haré hasta que sea definitivo e incluso después de eso no, estoy a punto de entrar a la universidad, lo último que necesito es a alguien que me distraiga, suficiente tengo con ustedes y los Holmes - Greg pudo ver sus miradas de sorpresa.

     - A veces olvido que tiene solo 22 años jefe, casi 22, ¿qué va a estudiar? - Greg alzó una ceja.

     - Depende de en que escuela me quede, puede ser criminología, Lenguas Antiguas, quizá Lenguas Europeas y del Medio Oriente, no sé - los dos silbaron.

     - ¿Va a renunciar? - Greg alzó una ceja.

     - Dije que estudiaría y que no me podía distraer, por supuesto que no, hable con los decanos de las escuelas, accedieron a ser accesibles, propondrían mi manera de estudiar para cuando pasará el examen - los dos lo miraron, de eso Greg estaba seguro, Greg señalo la puerta, Roberts entraba casi jadeando.

     - Escena en Baker Street, en numero es 222A, es malo jefe - Greg asintió, se levanto y tomo su café de un trago largo, le dejo la taza a Gregson que pasaba a recargar la suya, luego miro a los de su equipo.

- Wilson, te quedas, terminarás los papeleos, realizarás el interrogatorio, Morales, estás conmigo, Donovan estás a cargo de Roberts, cualquier error y tu lo pagas, Zanders, más vale que forense no tarde en llegar esta vez, Tafani te toca los reporteros, alguien revise que si Sherlock llega no lo dejen entrar a menos que yo lo diga, muévanse - todos casi corrieron, hablando por teléfono, Greg bajo por las escaleras mientras tomaban el ascensor, típico.

     Llego mucho antes que ellos, Morales entro con el, Donovan iba en el carro de atrás, salió rápidamente.

     Roberts no mentía, la escena era aterradora, todos salieron a vomitar, Greg rodó los ojos, honestamente, necesitaba hablar con alguien, miro a su alrededor, 10 vecinos, 5 estaban afuera, 2 teniendo sexo, no servirían, y... bingo.

     - Buenas tardes señora, soy el Detective Inspector Lestrade, ¿puede decirnos si escucho algo? - la mujer lo miro antes de asentir, parecía pálida.

     - Si, hubo gritos, el niño lloraba, y de repente fue como una película de terror, el padre nunca grito, entonces todo se quedo en silencio, pero se escucharon llantos, había tanta sangre en su ropa, el loco salió corriendo, me escondí cuando pensé que me vio, no supe hacía donde se fue, lo siento Detective - Greg asintió.

     - ¿Cuál es su nombre señora? - la mujer lo miro.

     - Martha, Martha Hudson, solo vine a revisar mi propiedad, mi marido me dijo que no viniera, debí hacerle caso, cosas locas pasan en Londres - Greg alzó una ceja.

     - Supongo que en América también - la mujer lo miro con sorpresa.

     - Florida no es el estado más cuerdo, le doy eso, ¿cómo supo que estaba en América? - Greg la miro.

     - Dijo marido, no esposo, es algo que solo pasa con ellos, en su mayoría, el acento y sin olvidar el increíble bronceado que luce - la Señora Hudson lo miro antes de reírse.

     - Uno encantador veo, de todas formas, ¿eso es todo? - Greg le sonrió antes de asentir.

     - Si señora, la dejo con Roberts quien tomará su testimonio por escrito - Greg se inclino un poco en despedida antes de caminar hacia Roberts.

     El hombre lo miro.

     - Ve a escribir el testimonio de la mujer, ten, cómprale un té en la tienda, también un muffin, de naranja - Roberts tomo el dinero que Greg le daba antes de ir a hacer lo que le pidió.

     Camino hacia la entrada antes de agacharse, sonrió cuando lo vio, habría un camino, la sangre se acababa pero no tan rápido, a veces seguirlos era sencillo, salió de las cintas e ignoro a la multitud que lo veía, entrecerró los ojos cuando vio que fue hacia la derecha.

     - Donovan, quedas a cargo - la mujer asintió, Morales camino con él.

     El hombre y él caminaron rápidamente siguiendo el rastro, Morales escribía los giros que daban, se detuvieron casi a 15 cuadras y 6 calles después, en una casa a medio construir, se miraron antes de entrar.

     Todo estaba oscuro, había materiales por todas partes y herramientas de los trabajadores, de alguna manera la sangre se hizo más grande, Greg la siguió rápidamente, corrió cuando ve al hombre desangrándose, pone su mano para detener la hemorragia, Morales maldijo antes de llamar a una ambulancia.

     - Y-yo e-es-sta-an m-muer-rto-os - Greg asintió.

     El hombre lloro.

     - N-no... él-l lle-ego y-y l-los m-mat-too - Greg alzó una ceja.

     - ¿Quién lo hizo? - el hombre trago entonces tomo la mano de Greg y trazo las letras en su mano.

     J - A - S - O

     Greg sintió un escalofrió recorrerlo, antes de que terminará la N el hombre murió, así que tenían que buscar a alguien que se llamara Jason entre sus conocidos.

     Lo más importante, tenía una idea de que pasaba.

     Regreso a la escena del crimen original dejando a Morales a cargo de la otra, entro directamente a la habitación del hombre y entonces lo vio.

     Un libro.

     Pero Greg reconocería el libro por su cubierta, era un trabajo de ella.

     Su madre había hecho su movimiento, luego maldijo cuando recordó las fechas, él lo iba a asesinar por no estar preparado, tomo el libro antes de que alguien se diera cuenta de que faltaba y empezó a ver al rededor, justo a tiempo porque dos policias entraron.

     Greg los miro pidiendo explicación.

     - Lo siento Señor pero la Sargento Donovan dice que debe bajar, hay un chico abajo queriendo entrar - Greg siente que deja de respirar, baja rápidamente.

     Sherlock esta en la entrada.

     - Niño, acompáñame, vamos, necesito hablar contigo, afuera - el niño parecía no satisfecho por esto, necesitaba un crimen, estaba un poco nervioso pero Greg no se tentó el corazón.

     Esto sería demasiado peligroso para Sherlock.

     - Niño, esta es mala, muy mala, dijimos que no te dejaría entrar si no lo creía conveniente - Sherlock esta a punto de hablar cuando la Señora Hudson se acerca.

     Sherlock hace lo primero que haría.

     - Mujer de 52 años, vive con su esposo pero lo odia, por eso vino a Londres, necesitaba un respiro, su amiga es la dueña del departamento de al lado, por eso reviso, eso y no puede evitar escuchar lo que pasa, es costumbre, sobre todo con los gritos, así que diría que le tiene miedo a su esposo pero no tiene dinero o un lugar donde vivir y que él no se de cuenta, su hermana murió recientemente, consume marihuana y la bebe en el té - Greg casi se golpea con la pared más cercana.

     - Eso fue increíblemente preciso, menos lo de mi hermana, era hermano, era uno de esos que se vestía como mujer, y la marihuana es legal, es para mi dolor de cabeza - Greg la miro, no creía eso pero lo dejaría, tenía más cosas que resolver.

     - Lestrade conoceré a la encantadora dama, largo de aquí - Greg gruño cuando Sherlock lo corrió y luego se fue con la Señora Hudson al 221 de Baker Street, los dos hablando de las diferencias entre la heroína y la marihuana.

     Señalo a los policías que fueran con ellos, algo le decía que era peligroso dejarlos solos.

     Su teléfono vibro.

¿Sherlock está ahí?                   ~ MH

SI, tu hermano está aquí, estaba a 
punto de arrojarlo a la patrulla...
de nuevo                                    ~ G

Lo siento por eso, ¿quieres que
Hannibal lo recoja?                  ~ MH

No, está con una señora, que es
mi testiga, lo que sea que aprenda
me lo dirá                                  ~ G

Bien, cuida a mi hermano, Lestrade

lo digo en serio.                     ~ MH

Siempre cuidaré a mis favoritos
Holmes, ahora, ve a hacer lo que 
sea que hagas                          ~ G

     Greg guardo su teléfono, Donovan lo miraba con una ceja alzada.

     - Mycroft - la mujer lo miro.

     - Por supuesto que es él, el DCI lo quiere en la oficina, parece que los de traje lo buscan, ¿qué hizo? - Greg casi responde, existir.

     - No tengo idea, la última vez me querían por mi conocimiento en los pictogramas - al menos eso decía en la portada.

     Miro al rededor.

     - Asegúrate de poner buenos guardias con ella, dile a Morales que quiero todo en orden, Roberts que lleve a Sherlock a casa y por lo que más quieras que no saquen más de una entrevista - Donovan asintió, Greg se subió a su auto.

Tengo que ir, Sherlock será 
llevado por Roberts, tengo
algo, ¿próxima semana?,
te veo luego M                 ~ G

     Greg luego hizo lo que siempre hacía con su teléfono cuando ellos lo iban a tener, reseteado en los mensajes y llamadas, borrado de contactos y una depuración de archivos, luego revisaría que estuviera libre de todo.

     Condujo rápidamente al MET y subió a la oficina del Sup en jefe, el hombre lo miro desde la entrada de su oficina.

     - Lestrade, estos caballeros quieren tus servicios, tienes una semana libre - Greg asintió y camino con los de traje, bajaron al estacionamiento, lo metieron en una camioneta, miro a los dos hombres que estaban aquí.

     Casi se estremece, en cambio los mira y espera hasta que estén en movimiento para si quiera intentar hablar.

     - Su misión está en el Salvador, bonitas vistas por lo que escuche, tiene 23 horas para recuperar unos archivos que son valiosos, luego de eso los llevará a la embajada de Rusia en Estados Unidos, necesitamos ruido, irá a Rusia donde será su verdadera misión, capturaron a uno de los nuestros, pero tiene información demasiado delicada, mátalo antes de que diga algo - Greg asintió y tomo el archivo de las manos de Drields, el hombre se quedo con la mano estirada, Greg le dio su teléfono.

     Él lo miro con una intensidad que lo hacía querer correr.

     Mientras Drields se veía amistoso, hablaba como los jóvenes de su edad, 30 y tantos y tenía una sonrisa divertida todo el tiempo, él tenía el ceño fruncido, parecía querer golpearte la mitad del tiempo, la otra mitad era asesinarte.

     Lo peor de todo es que Drields lo inquietaba más, le decían "el corregidor", se encargaba de castigar a los agentes que fallaban, Greg lo había hecho una vez, todavía tiene pesadillas de lo que el idiota le hizo.

     Sintió electricidad recorrerlo cuando él extendió su mano, Greg no lo dudo antes de entregarle el libro, alzó una ceja.

     - Drields devuélvele su teléfono, tiene que estar en contacto con su equipo como si en realidad estuviera en una oficina secreta, contestarás todas las llamadas, el caso debe estar cerrado para antes de que regreses - él le devolvió el libro, Drields lo miro entonces.

     - De lo contrario estaremos charlando, y no será agradable - Greg casi lo mira, no era idiota, sabía que pasaría.

     Casi gime cuando vio el avión.

     Odiaba volar, no, no odiaba, le aterraba volar.

     Trago cuando todos salieron, esto sería malo, muy malo.

     Tenia que asesinar a alguien porque lo atraparon y ya no le serviría al gobierno si habían descubierto lo que hacía, ellos eran meras basuras e insectos reemplazables para todos.

     Lo más aterrador de todo era que debía detener los planes de su madre, y leer el libro/guión que publico esta vez.

     Se sentó con la espalda recta y en seguida apretó el reposabrazos del sillón.

     Drields se sentó frente a él.

     - Seré claro Lestrade, tu me representas, un error tuyo y lo pagarás caro, lo que te hice la última vez será un juego de niños... un incentivo, para que hagas todo a la perfección - Greg lo miro irse.

     Sentía que su aliento se atoraba cuando sintió que la máquina mortal se prendía, cerro los ojos, entre verlos a ellos dos juntos, el libro de su madre y el viaje en avión... esto sería el peor viaje de misión en la vida, y eso que una vez tuvo que saltar del avión en movimiento.

     Se estremeció al recordarlo.

     Pero entonces sintió su teléfono vibrar, y lo miro, mensaje de Mycroft.

     No pudo evitar sonreír un poco antes de quedarse sin emociones, solo pudo recordarlo entre sus brazos, su olor, la forma en la que dormía, como se sonrojaba, y solo así ya no se sintió mal.

     Definitivamente hace maravillas en mi.

     No podría dejarlo fuera de mi vida aunque quisiera.

     Fue lo mejor que le pasaba a Greg en la vida si incluso lograba que todas sus preocupaciones se quedarán de lado.

     Haría esto a la perfección solo para volver a ayudar a Mycroft lo antes posible.

     No podía esperar llevarlo a IKEA, solo para ver su cara.

     Definitivamente volvería antes, tenía que hacerlo

Chapter Text

"Vivir es enfrentar un problema tras otro. La forma en la que lo encaras hace la diferencia"

     Greg no sabía ni donde caer, su cuerpo estaba dolorido, se sentía como si estuviera hecho de plomo hirviendo, la misión no pudo haber ido peor, perdió a dos hombres, mato un poco tarde al hombre y lo peor de todo es que su madre siguió con su juego casi hasta el final, solo pudo salvar una de las seis familias que el libro de, Drields, no había mentido cuando dijo que haría de su vida un infierno, el hombre le rompió seis huesos, no es como si a Greg le importará mucho, sabía que lo peor llegaría cuando él viniera a hablar con Greg luego del desastre que hizo su madre.

     Estaría furioso, sobre todo porque habría dañado la reputación de los dos, y no había cosa más importante para él que eso, en realidad solo una cosa y era la seguridad del país, cosa con la que Greg había fallado espectacularmente.

     Al menos no más allá de los 30, después de los 28 sería un milagro.

     No viviría mucho si Drields seguía a cargo de él.

     No viviría mucho con la maldita migraña que tenía.

     Gruño cuando su espalda trono, su brazo y su pierna estaban palpitando, un médico del lugar lo había ayudado a acomodar todos sus huesos en su lugar y vendarlos, se había bañado y salido para mirarse en el espejo, dos grandes líneas rojas estaban en su frente.

     Había tenido que salir del edificio antes de que explotará, tuvo que saltar pero se resbalo y dos grandes clavos se enterraron en su estomago y lo rasguñaron hasta sus clavículas, ardía mal, pero Greg podía tolerarlo.

     Moretones adornaban su cuerpo de los golpes que todos le dieron, los de Drields eran del tamaño de una pelota de futbol, así había roto el ya sensible brazo de Greg, 

     Se cambió lentamente, ropa interior, pantalones, playera de manga larga, sudadera, tenis y entonces lo escucho.

     - Sherlock no puedes hacer esto - Greg no pudo evitarlo, sonrió, camino sin hacer ruido hasta llegar a la habitación de los Holmes, como ahora le decía en su mente a su antigua habitación.

     Se cruzo de brazos en la puerta, eso dolía como una perra pero se concentró en los dos jovenes frente a él.

     - Yo puedo hacer lo que quiera, si eso incluye salir de casa para siempre será así - Greg resoplo.

     Jim y Sherlock saltaron como si los hubieran quemado, lo miraron con miedo antes de verse asustados.

     - ¿Qué demonios te paso en la cara y en todo tu cuerpo? - Greg rodó los ojos.

     - ¿Qué hacen en mi casa? - los dos lo miraron.

     - Responde primero - Greg conocía al chico, Sherlock era grosero cuando estaba nervioso, preocupado o asustado, en este caso las tres.

     Aún así Greg se dio la vuelta y camino a la cocina.

     Escucho la puerta de su casa abrirse, respiro profundo y se recargo contra la encimera.

     - Lo juro ustedes dos son ... - Mycroft se quedo callado cuando lo vio, Greg alzó una ceja y sonrió.

     - ¿Ellos dos son que?, ¿un par de problemáticos y dramáticos? - los dos hermanos a los que se refería se quejaron.

     Luego los tres lo miraron.

     - ¿Qué te paso? - Greg lo miro y se encogió de hombros.

     Nada, solamente me arrojaron de un avión cuando les tengo pavor, casi ni abro mi paracaidas, me lastime mi pierna al aterrizar, me persiguieron durante seis días, choque un auto, me derribaron de un tercer piso, me dispararon dos veces, salte de un edificio, me arañe con clavos, me atropellaron y entonces me golpearon hasta que escupí sangre.

     Entre otras cosas.

     Greg se estremeció cuando escucho el grito repentino, dolía demasiado con la migraña pero sobre todo los recuerdos lo inundaron.

     La sangre corría por las manos de Jason, el hombre frente a él... las sirenas, los gritos, los ojos de su padre...

     Greg no pudo detenerse a tiempo, vomito en el fregadero.

     Escucho a Mycroft decirle a Sherlock y Jim que entrarán a su cuarto, Greg siguió vomitando y los recuerdos siguieron llegando.

     Recuerda los gritos que dio, llamando a su padre, recuerda como lo sujetaron, la inyección en el cuello, los ojos de su padre...

     Greg sintió agua fría llegar en su cabeza, casi llora de alivio, miro a Mycroft agradecido.

     - ¿Migraña? - su voz era a penas un susurro.

     Greg asintió adolorido, escucho las puertas azotarse, Greg se estremeció entonces.

     Recuerda las personas arrastrándolo, recuerda sus gritos de miedo, recuerda los golpes, recuerda llorar por...

     Recuerda como lo abandono en ese lugar.

     Siete meses, estuvo siete...

     Greg vomito de nuevo, esta vez por razones diferentes, quería llorar por lo asquerosa que era su vida, estaba al borde, tan pronto y contra todo pronostico.

     No es cierto Lestrade, sabes que te pasaría si Drields te hacía lo que hace mejor, romper a los hombres, sobre todo con él viendo, no eres tan fuerte como piensas.

     Gruño queriendo callar la voz en su cabeza, no quería escuchar lo que ya sabía, no lo soportaría en estos momentos.

     - Bien, vamos - sintió a Mycroft sostenerlo, casi gruñe cuando toca sus heridas, no es que el joven este consiente de ese hecho pero aún así.

     Otro recuerdo llega como un tren de carga.

     Los ojos abiertos de los niños, llenos de miedo, sin vida, llenos de lágrimas de dolor y súplicas, casi vomita cuando ve la escena, justo exactamente como...

     Greg quiere sollozar, agarra el marco de la puerta con fuerza.

     - Lo sé, vamos, juro que te sentirás mejor Gregory - Mycroft susurró, Greg quería abrazarlo, no es el dolor, quería decir pero solo asintió una vez antes de seguir caminando.

     Cayó casi sin huesos en su cama.

     La cama estaba llena de sangre, el estomago de la mujer embarazada tenía una estaca, el bebé a medio camino, Greg casi llora cuando lo ve, no lo evito, permitió que su madre...

     Greg sintió que dejaba de respirar.

     No podía respirar bien.

     - Escúchame Greg, estoy aquí, vamos, solo escucha - Greg lucho para hacer lo que le decían, tardo mucho en enfocarse.

     Latidos de corazón.

     Mycroft.

     Eran los latidos del corazón de Mycroft.

     Greg se enfoco en hacerlo.

     Empezó a soñar.

     Los latidos eran fuertes, era lo único que se escuchaba en la habitación, de momento, Jason quería que dejará de sonar, sobre todo porque significaba que dejaría de vivir si eso ocurría, era el sonido de los latidos del corazón de Jason.

     Y eso solo significaba que vivía un segundo más cada vez en este lugar, no podía soportar vivir en este lugar un segundo más, quería volver con sus hermanos, quería regresar con su abuelo, incluso si eso significaba...

     Escucho la puerta abrirse, y escucho los latidos de su corazón acelerarse, se maldijo por permitir que lo escucharan.

     - Es tiempo de jugar Jaysie Boy, ¿preparado? - Jason empezó a respirar más fuerte.

     Y entonces solo conocía el dolor, ni siquiera escucho sus gritos.

     Greg abrió los ojos de golpe, sintió el cuerpo debajo de él, respiro fuerte y lo acerco, el olor lo delato, Mycroft, solo era Mycroft, estaban en su habitación, estaba...

     Estaba con la oreja pegada al pecho de Mycroft, encima de su corazón, podía escuchar el ritmo fácil de su corazón latir, se enfoco en eso y en no permitir que todo volviera con fuerza.

     Solo unos minutos más sin que todo lo abrumará.

     Por favor Friga, sé que mi familia no lo merece, mucho menos yo, pero por favor bendíceme durante unos minutos, solo pido unos minutos.

     Te lo ruego.

     Greg abrió los ojos de nuevo solo para cerrarlos cuando nada llego.

     Esto por abrumador que sea para Greg se sentía majestuosamente divino, si el Valhalla era solo una cuarta parte de lo que sentía ahorita con Mycroft en estos momentos, entonces sería lo más pacifico de los nueve mundos, lo amaría como a muy pocas cosas.

     No sería mejor que esto pero Greg lo quería aún así.

     Esperaba al menos merecer eso.

     Mycroft puso su manos sobre el hombro de Greg, y entonces Greg se dio cuenta de la mano sobre su espalda.

     Sintió que el aire salía de sus pulmones, el joven tenía sus manos sobre Greg todo el tiempo, estaba debajo de él y lo único que hizo Greg fue tener una pesadilla tranquila y calmarse con el sonido de los latidos de Mycroft.

     No sabía si reír o llorar.

     Esto era todo lo que quería en la vida, solo esto...

     Al menos durante esto.

     Richard había bromeado una vez diciendo que Greg estaba en el sueño de Odin, era vulnerable, dormía para recargar sus fuerzas y a pesar de eso era consiente de lo que pasaba en su entorno.

     Por ejemplo, Greg podía escuchar a los vecinos teniendo sexo, o eran muy ruidosos o era muy sensible de nuevo, podía escuchar a los hermanos Holmes hablando en la otra habitación, era algo molesto pero siempre lo tenía preparado para cualquier cosa que pasará.

     Lo aprendió por las malas.

     Richard...

     Cuanto necesitaba al bastardo inútil, también quería que Brad estuviera de vuelta en su vida pero eso era algo prácticamente imposible, no podía tenerlo después de lo que le hizo a su hermano menor, algo que probablemente nunca perdonaría.

     Algo por lo que Greg habría asesinado a los demás.

     Deja de pensar en el pasado.

     Suspirando se escondió en el pecho de Mycroft, no lo diría en voz alta por nada en el mundo pero... se sentía en el cielo con esto, y era algo abrumador y asombroso lo bien que se sentía, normalmente él era en quien se recostaban para buscar tranquilidad, nadie lo ofrecía al revés, nadie nunca le ofreció consuelo a este nivel, Karen lo había hecho cuando estaba abrumado por los sentimientos que llegaba a sentir. 

     Esto era diferente, esto era consuelo porque se sentía mal.

     Esto era algo que Mycroft quería hacer.

     Nadie jamás lo quiso hacer.

     No desde que tenía 3 años y Sarabeth lo ayudaba con sus hermanos.

     Pero ella pago las consecuencias por hacerlo.

     Greg no quería que Mycroft pagará las consecuencias.

     No podía permitirlo, toco brevemente el tatuaje temporal en su antebrazo, por favor Heimdall, quítalo de mi camino si las cosas se ponen mal, no dejes que lo dañe, haré lo necesario para que esto no pase.

     Mycroft empezó a moverse, Greg simplemente miro el pecho del joven.

     - ¿Te sientes mejor? - Greg noto el susurro, Mycroft considero el dolor que Greg pudiera tener, casi llora por eso, muy pocas personas lo tenían en cuenta.

     - Mejor, creo que ya no hay riesgo de que mi cerebro explote - Mycroft acarició la cabeza de Greg, consolándolo.

     Consolándolo.

     Casi solloza por eso.

     - ¿Quieres medicamento? - Greg tarareo.

     - No puedo, asma, ya no está tan mal como antes pero dado que soy alérgico me provoca asma por AINE's, tendría un ataque de asma en toda regla y me dañaría irrevocablemente, no hay cura para eso, lo único que puedo conseguir es Tramadol y no tengo nada - Mycroft suspiro.

     - Si tan solo te cuidarás mejor, es hipócrita de tu parte quejarte de como Sherlock y yo nos cuidamos cuando tu tampoco lo haces - Greg resoplo.

     - No es hipócrita, es señalar algo en lo que deben mejorar cuando se las consecuencias de primera mano, ¿todos tus hermanos vendrán a mi casa?, ¿debo esperar el mal humor y el odio de Quinton y Hannibal? - Mycroft se quedo quieto.

     Greg levanto la vista.

     Alzó una ceja.

     - Mi hermano cree que tu le diste la idea a Sherlock de irse de casa, creo que piensa que quieres tener sexo con él, además de aprovecharte de él, se lo conto a algunos de sus amigos, ahora la mayoría cree eso - Greg lo miro por unos segundos antes de levantarse de golpe.

     Tomo su cartera, su teléfono y sus llaves, escucho a Mycroft levantarse de golpe.

     - Gregory

     Vio a la mayoría de los Holmes en su sala, lo miraron con sorpresa.

     - No se acaben mi maldito jugo o quitaré la cama de su habitación y pondré una casa para perro y un perro real - lo miraron, Mycroft venía detrás de él.

     - Gregory, no vayas - Greg abrió la puerta antes de salir a su auto.

     Acelero antes de que Mycroft saliera.

     No es que pensará mucho de lo que Hannibal creía, sino que sabía que se quejaba con sus amigos en sus círculos sociales, y no se daba cuenta de lo mucho que afectaba a sus hermanos, y era una mierda.

     Se suponía que él era el hermano mayor y los demás siempre acudían a Mycroft, Greg no podía evitar sentirse tan furioso con Hannibal porque desperdiciaba un regalo que muchas personas desearían poder seguir teniendo.

     Algo que Greg quería con toda su puta alma.

     Se estaciono en la mansión Holmes, Vincent alzó una ceja cuando lo vio, Greg lo vio a cambio.

     - Hannibal - Vincent lo miro durante unos segundos antes de asentir.

     El hombre sabía a que venía y lo apoyaba silenciosamente, lo demostró cuando lo llevo al estudio del joven sin siquiera preguntar si estaba bien.

     Hannibal lo miro con molestia, Greg lo miro a cambio.

     - No lo hagas, te vas a sentar, vas a escuchar y harás exactamente lo que te diré, o juro que lo lamentarás, no te estoy amenazando imbécil pijo, es una advertencia de lo que pasará, y yo no voy a hacer nada, solo miraré y luego te diré 'te dije' - Hannibal parecía molesto pero algo en la mirada de Greg lo hizo hacer lo que le dijo.

     Bien.

     - Eres una mierda absoluta con tus hermanos y ni siquiera te das cuenta, dime algo, ¿quién es tu mejor amigo?, lo siento, olvide que eres uno de esos que no usan la palabra mejor amigo, es bajo para ti, quien es la persona más allegada que tienes con la que discutes todo y le pides consejo sobre lo que sea - Hannibal lo miro antes de contestar.

     - Anthony Bloodworth - Greg casi lo golpea ahí mismo, sabía que Hannibal era amigable con el hombre pero no esperaba esto.

     - ¿En serio?, ¿ese imbécil?, ¿crees que es sabio?, se acuesta con una actriz inmigrante con una identidad falsa, ella es mi informante a veces, ella cree que va a salir de esa vida en seis meses, no sabe que Anthony no piensa casarse con ella, eso es algo que no discutiré, cuida a su familia, dime algo, ¿cuándo fue la última vez que escuchaste algo de su familia?, ¿qué te dijera algo sobre lo que pasaron, hicieron o piensan hacer? - Hannibal lo miro entonces, había algo de sorpresa ahí, culpa y traición.

     Bien, no estaba tan mal.

     - Así que nunca, bien, ¿cuántas veces has escuchado que habla de otras familias? - Hannibal trago, y miro hacía otro lado.

     Greg se acerco.

     - ¿No crees que hace lo mismo con lo que le dices de tus hermanos?, son TUS HERMANOS MENORES, y lo primero que haces es no ayudarlos, los proteges cuando entran extraños pero con personas como Anthony los traicionas, te preocupas por Sherlock pero estás más molesto en que este desperdiciando su vida en lugar de preguntarle porque mierda lo hizo en primer lugar, no te interesa saber porque Spence tiene miedo de las personas porque nunca le preguntaste como le va en la escuela, así que no sabes que está mal con él, no te molesta que Jim esté preocupado por Sherlock y que siempre lo cuide porque crees que es su responsabilidad por ser el mayor de los gemelos, lo cual es una mierda, ese niño vive preocupado, te enoja que Mike sea lo suficientemente valiente para insultarte en la cara y lo crees poco digno de tu familia, él me lo dijo solo dos días después de conocerlo, ¿qué carajo pasa contigo?, déjame decirte algo Hannibal, en mi familia se cree que los hermanos mayores son los hermanos a los que acuden cuando hay problemas, los que consuelan a los más pequeños, los que le enseñan lo que puedan, los que se preocupan y ocupan el lugar de los padres cuando ellos no pueden hacerlo, y tu eres una mierda de hermano cuando personas extrañas no están involucradas pero sobre todo cuidándolos y protegiéndolos, Mycroft es su hermano mayor, no tú, jamás te verán así si no haces algo para cambiarlo, ¿y sinceramente?, dudo mucho que lo hagas, ¿quieres callarme la boca?, demuéstrame que me equivoco en esto, muéstrame que no eres el arrogante preocupado por su imagen familiar y que realmente cuida de sus hermanos, entonces quizá piense que no estás podrido - Greg vio como Hannibal palidecía y parecía recibir golpes con cada palabra que Greg decía, al final solo se quedo callado viendo el suelo.

     Y Greg ni siquiera menciono los problemas graves y que no conocía, los sabría si de verdad cambiaba, de lo contrario viviría sin el conocimiento de la vida de sus hermanos y de todas las cosas por las que han pasado.

     Greg resoplo antes de darse la vuelta y cuando estaba a punto de salir hablo.

     - No permitas que sea demasiado tarde, todavía estás a tiempo.

     Salió rápidamente, asintió en dirección a Vincent, el hombre entro con Hannibal a su estudio, Greg lo dejo en sus manos capaces antes de casi toparse con Violet y Siger Holmes.

     - ¿Qué haces en mi casa?, no puedes estar aquí - Greg la miro.

     - Vine a hablar con Hannibal - los dos parecían sorprendidos por eso, Greg asintió antes de caminar más.

     - ¿Qué le dijiste a mi hijo?, el es perfecto tal como es - Greg se giro a mirarla.

     - No lo dudo, va a seguir su camino después de todo - Siger lo miro sorprendido por unos segundos antes de quedarse con la mirada en blanco.

     - ¿Qué se supone que significa eso? - Greg rodó los ojos.

     - Lo que crees que significa - Violet lo miro furiosa.

     - Eres una persona sin escrúpulos, que es problemática, mira tu cara, no dudo que estés metido en algo verdaderamente malo, y lo peor de todo es que llenas de locuras la mente de mis hijos, ¿haz visto lo que hiciste con Mycroft? - Greg la miro.

     - Realmente no responderé a nada porque se lo prometí a su hijo, pero juro que lo cuidaré de todos, incluso si es su familia - Greg miro directamente a Violet dándole a entender que no dudaría en atacar si iba demasiado lejos con Mycroft, Siger lo miraba diferente ahora.

     - Quiero hablar contigo Greg, ¿por favor? - Greg miro a Siger antes de seguirlo.

     El hombre cerro su estudio cuando escucharon a Violet gritar luego de que su conmoción pasara.

     - ¿Por qué lo haces? - Greg alzó una ceja.

     Siger suspiro.

     - Proteger tanto a Mycroft, hacerle caso, ser... así con él - Greg frunció el ceño.

     - No entiendo lo que quiere preguntarme, él es... diría que mejor amigo pero eso no lo definiría totalmente... es la persona más asombrosa que he conocido y no dudaré en protegerlo de lo que sea... ¿por qué estás preguntándome esto? - Siger lo miro por unos segundos.

     - Es mi hijo, siempre buscaré lo que es mejor para él - Greg asintió.

     No era la verdad pero tampoco era mentira, verdad a medias.

     - Escuche que te divorciaste - Greg lo miro, estaba pasando algo y le pasaba totalmente por la cabeza.

     - Si - Siger lo miro.

     - ¿Buscas alguna relación? - Greg casi abre la boca en realización.

     Así que era eso.

     - No, no la buscaré en algún tiempo, quiero estabilizar mi vida, una carrera, un ascenso, quizá una casa nueva, algo mejor... antes de intentar tener algo, no estoy listo después de terminar la única relación que he tenido en mi vida, quiero ser mejor para si quiera pensar en intentar tener una relación con alguien - Siger lo miro entonces, parecía querer sonreír.

     Greg frunció el ceño.

     - En serio, ¿por qué pregunta?, sé que Hannibal dijo que quería algo con Sherlock pero... - Siger lo interrumpió.

     - Nada como eso, solo tengo curiosidad, mis hijos te adoran, quiero conocer más al hombre del que llegaron a encariñarse y me ha enviado algunas comidas que no había consumido en años, creo que eres uno de los buenos - Greg casi se cae de la impresión, no es que lo dejará ver pero...

     Uno de los buenos.

     Nadie, jamás, por nada en el mundo lo había considerado uno de los buenos.

     Realmente esta vendiendo bien su imagen si logro que Siger Holmes creyera que es uno de los buenos, eso y que estaba escondiendo bien su pasado, estaba haciendolo bien.

     - Gracias supongo, ¿quiere que le diga a su descendencia que regresen?, su esposa no parece nada contenta - Siger lo miro.

     - Sherlock quiere vivir solo y está mejorando en cuanto a las drogas, Mycroft lo va a hacer y está intentando tener más amigos, Chadwick reinició sus estudios, los tres son mejores que antes, Wroughton habla más, dejo de tartamudear y está practicando 'magia', Jimiyu está siguiendo los pasos de Mycroft sin que se de cuenta, Dalgliesh es más abierto y no es tan grosero con sus hermanos menospreciándolos, todos comen mucho mejor y todo se debe a que pasan tiempo contigo, además de lo que acabas de hacer con Hannibal, no dudo que entre en razón, así que a la mierda lo que opine Violet... sin embargo solo te diré esto una vez, lastima a cualquiera de ellos y romperé tu pierna en tres pedazos, jamás la podrás volver a usar - Greg asintió un poco divertido.

     - Supongo que es justo, por cierto prefieren Mike, Spence y Jim, ¿alguna vez les dio algún apodo? - Greg no pudo evitar pensar en los de sus hermanos.

     - Si, a todos ellos, Mycroft nunca los tolero, empecé a llamarlo Ice Man como broma, amo el ridículo apodo como puedes adivinar - Greg sonrió divertido.

     - Será imparable cuando obtenga su puesto menor en el gobierno - Siger parecía confundido.

     - Mycroft no quiere un pues-... eres increíble Greg - Greg se encogió de hombros.

     - Tengo que irme antes de que Mycroft me asesine, Sherlock y Jim exploten mi casa, Mike desaparezca y Spence coma todo el chocolate que tengo - Siger resoplo divertido.

     - ¿Le dices a Spence y Mike que tienen que regresar?, conozco los limites de Sherlock, Jim se quedará con él, no los separaré, pero Spence tiene 12 años y Mike tiene escuela mañana, es su último día - Greg sonrió divertido.

     - Les diré, ¿le gustaría el sushi para mañana? - Siger sonrió antes de asentir.

     - Nada elegante - Greg sonrió.

     - Por favor, solo se debería comer sushi de verdad, nada en lo que Occidente haya metido su mano - Siger se rio entre dientes.

     - Estaría bien, gracias Greg, será mejor que te vayas - Greg sonrió antes de salir, pudo escuchar a Violet Holmes hablar con Hannibal en el estudio del joven, Greg se deslizo silenciosamente hacia su auto, arranco y condujo al primer local de desayunos que encontró.

     Compro cuatro desayunos ingleses completos, compró malteadas para todos y condujo a su departamento.

     Abrió la puerta con dificultad, la cara de Mycroft lo recibió.

     Parecía enojado, preocupado y bastante irritado.

     El joven le dio un golpe en el brazo, Greg lo miro, eso dolió, solo un poco.

     Enseño la comida como ofrenda.

     - Si crees que me relajaré con esto estás muy equivocado - Greg saco su caja secreta, un brownie recién hecho, era algo que a Mycroft le había encantado.

     Mycroft miro la caja y luego a Greg.

     - ¿Es del puesto del señor Lang? - Greg asintió, no confiando en que el hombre no lo atacaría si hablaba, Mycroft lo tomo antes de entrar, Greg soltó el aliento que tenía.

     Mike apareció con una sonrisa de mierda.

     - Estás en tantos problemas - Greg se encogió un poco. Mycroft estaba molesto con él.

     Entro en la cocina y dejo las cosas, los Holmes fueron por la comida, Greg parpadeo cuando los miro, no se había dado cuenta de que comían más con él, sus pensamientos se detuvieron cuando vio como Mycroft señalaba la sala, se encogió internamente.

     Camino detrás del joven.

     - Primero quiero saber algo, ¿compraste medicina para ti? - Greg no dijo nada.

     Mycroft suspiro molesto, lo miro como si fuera la persona más estúpida, exasperante y molesta del planeta.

     Quizá solo un poco.

     - Voy a asesinarte Lestrade, lo juro, tómalos, no, tómalos - Greg tomo las pastillas, estaba a punto de decir algo cuando Mycroft lo miro. 

     Greg sabiamente las tomo sin decir nada, miro a todas partes menos al joven frente a él.

     - Ahora, ¿qué hiciste? - Greg vio de reojo a los otros cinco Holmes mirarlos por la puerta de la cocina, todos solo asomando su cabeza, Mycroft les lanzo una mirada y ellos sabiamente se metieron a la cocina.

     Luego lo miro de regreso.

     - Le dije a Hannibal que dejará de ser un imbécil... en pocas palabras, si él lo decide entonces puede cambiar de lo contrario las cosas seguirán como si nada y me odiará más - Mycroft lo miro.

     - ¿Hiciste eso?, ¿por qué?, no puedes simplemente... ¿sabes los problemas en los que te meterás con madre si-...? - Greg lo miro antes de mirar a los hermanos Holmes que habían vuelto a asomarse, lo interrumpió antes de que empezará a entrar en pánico.

     - Por ti, ¿contento? - Mycroft parecía estar sin palabras, entonces lo miro con ojos brillantes.

     Greg se quedo sin aliento por unos segundos.

     Y es que nunca lo había visto más hermoso, un poco sonrojado, con los ojos brillando como universos infinitos, su boca medio abierta por la sorpresa y la conmoción, solo mirando a Greg, sus ojos diciendo cuan conmovido estaba, Greg dio un paso delante y estiro su mano, toco la mejilla del hombre y sonrió un poco.

     Sintió que algo estaba a punto de suceder.

     Había una corriente que lo hacía querer estar más cerca del joven y por fin...

     Entonces su teléfono sonó interrumpiendo lo que sea que estaba a punto de pasar, Greg escucho a los otros cinco hermanos Holmes maldecir, los giro a ver.

     - Idioma, si su madre me grita sobre como aprendieron eso conmigo no habrá más helados en dos meses - miro a Mycroft un poco antes de sacar su teléfono y entrar a su habitación, contesto justo a tiempo.

     Era él después de todo.

     - Lestrade - agradecía a Odin que su voz no vacilara.

     ~ Te espero en mi oficina en dos horas, sin excusas, tenemos que arreglar tu desastre, tienes que responder por 13 muertes, espero que estés listo ~ con eso el hombre colgó, Greg trago.

     Forseti por favor, haz el juicio de mis crímenes recientes, lo dejo todo en tus sabias manos.

     Greg salió rápidamente para mirar a los Holmes, algo había cambiado pero necesitaba enfocarse en otras cosas.

     Comieron en silencio, al menos Mycroft y él, solo se miraban todo el tiempo, Greg podía ver la mirada cargada del joven pero no entendía porque seguía molesto.

     Sherlock les contó de los experimentos que hacía con los ojos de los muertos, Spence dejo de comer después de eso, Greg lo miro divertido, Mycroft miro a Sherlock y empezó a convencer a su hermanito de seguir comiendo, Greg lo convenció luego de decirle que no crecería si no comía bien, sería el más bajo de sus hermanos.

     Mycroft lo miro divertido, Greg se encogió de hombros, conocía a los de su clase, Copy 1-2 era lo mismo.

     Parpadeo cuando pensó que pensó en el apodo de su hermanito, en los apodos de sus hermanitos.

     Junior-Junior, Office Man, Copy 1-1, Copy 1-2, Copy 2-1, Copy 2-2 y Baby Brother.

     Eran estúpidos, pero eran apodos que les puso cuando solo tenían dos meses de nacidos, por lo que Greg habría tenido, 1 año, 2 años, 4 años, 5 años y 7 años, algo como eso, Greg quería suspirar pero se enfoco en sonreír ante la historia emocionada de Jim de su próximo ingreso a la universidad.

     ¿Cursaría la universidad al mismo tiempo que un niño de 15 años?, casi 16, solo faltaban dos semanas después de todo.

     Mierda, el regalo para Sherlock y Jim, por supuesto que tienes como seis regalos para Mycroft para Navidad pero no tienes un regalo para cada hermano para su cumpleaños, aunque... ¿qué les compraría a los dos hermanos Holmes más exóticos del clan?.

     Greg casi se golpea con la mesa cuando ninguna idea aparece en su mente.

     Parpadeo cuando Mycroft le paso un pedazo de su brownie, miro al joven antes de tomarlo y comerlo lentamente.

     - Dime algo Lestrade, ¿cómo es que estás así?, parece que tuviste una pelea clandestina - Greg parpadeo antes de mirar a Mike, esa había sido una buena idea, tendría que usarla para la proxima.

     Di lo que estará en el reporte oficial en el MET.

     Como no habían podido justificar su ida, sus golpes o algo le dieron una historia de respaldo.

     - Me hablaron del MI5, el caso se salió de control, un idiota nos tiro desde un tercer piso, caí sobre unas cajas, no es divertido - lo miraron con pánico en sus ojos.

     Greg sonrió.

     - Está bien chicos, fue hace 8 días, me dejaron salir del hospital, no me escape así que dejen de mirarme así, estoy bien, solo tengo mi brazo roto - Mycroft lo miro con los ojos abiertos, Greg se encogió de hombros.

     No es como si hubiera dolido... mucho.

     - No me dolió Myc, cálmate, no es como si te lo hubiera dicho, no me voy a romper en dos, además, tomé la medicina - Mycroft lo miro seriamente.

     - Tomarás esas pastillas cada 10 horas como mucho, durante cinco días, irás al médico a que te revisen y no harás nada estúpido para lastimarte más - Greg sabiamente asintió.

     - Por supuesto que si Myc - los hermanos Holmes parecían a punto de reír.

     Greg los miro antes de quitarle su malteada a Mike y beberla, el joven se quejo en voz alta.

     - Yo no soy el que quiere tener tu baba con las mía - Greg alzó una ceja, vio a todos los Holmes quedarse quietos como hubiera una bomba a punto de estallar.

     - Ni yo las tuyas pero no te callas de otra manera - Mike lo miro insultado.

     - No me preocupo por la comida - Greg alzó una ceja.

     - Le pusiste sal al café que pensaste que te iba a robar, mejor cállate Sweetheart - Mike sonrió un poco.

     - Eres una amenaza Dark Knight - Greg lo miro divertido.

     - ¿Batman?, ¿en serio? - Mike se encogió de hombros.

     - Eres huérfano, eres rico, oh, papá investigo, trabajas y eres un loco que desaparece para ayudar a los de arriba, no dejas que sepan de ti, te queda a la perfección - Greg parpadeo.

     Claro, si Batman tiene 7 hermanos menores, no tiene Batman y estudió lo que sabe desde que nació y no a partir de los 14 años, y no tiene una compañía internacional.

     - No lo había pensado así, Sherlock más vale que eso no sea lo que creo que es en mi refrigerador o juro que el cuarto se lo queda Spence y no tú - Greg lo miro seriamente, Sherlock lo miro con pánico creciendo.

     Jim prácticamente vibraba de risa.

     Sherlock se levanto prácticamente corriendo al refrigerador y arrojo por la ventana, Greg se pellizco el puente de la nariz.

     - Tendrás que compartirlo, ni siquiera te quejes Lock, el niño viene como una vez cada dos semanas, casi vives aquí - Sherlock aún así hizo un puchero que más tarde negaría.

     Mycroft parecía un poco perdido, Greg levanto una ceja cuando sus miradas se encontraron.

     El joven solo negó con la cabeza.

     Miro a Sherlock entonces, había una historia totalmente detrás de sus acciones.

     - ¿Qué fue lo que hiciste? - Sherlock parpadeo antes de mirar a otro lado.

     - Me fui de la casa - Greg alzó una ceja.

     - La verdad niño, sabes las reglas de esta casa, ¿qué sucedió? - Sherlock se cruzo de brazos, abrazándose de nuevo, es malo.

     - Le dije a mamá que no iría a la escuela, ella me echo, le dije que preferiría vivir en la calle antes de vivir en la misma casa, padre no lo sabe y se quedará así - Greg asintió, por el no se enteraría.

     - Le diré a padre que te convencí de quedarte conmigo - Sherlock miro a Mycroft con sorpresa.

     - ¿En serio harías eso por mi? - Mycroft lo miro como si hubiera perdido la cabeza, bien, tema entre familia, de todas formas tenía que irse.

     Carraspeo para llamar la atención, los seis Holmes como uno giraron a verlo.

     - Tengo que ir a la oficina, quédense todo lo que quieran, su padre me dijo que Mike y Spence volvieran, los dos tienen escuela, los demás pueden hacer lo que quieran, regresaré hasta la noche, no vuelen mi casa, no hagan enojar a Myc y por lo que más quieran, no huyan por las colinas, su madre gritaría asesinato sangriento por eso - Greg recogió las llaves y los miro.

     Todos lo miraron entre divertidos, molestos y un poco asustados.

     - ¿Padre te dijo?, ¿a qué te refieres con que padre te dijo? - Greg miro a Spence, casi se ríe cuando ve la mirada de miedo de todos los Holmes, esto sería divertido, miro de reojo a Mycroft.

     - Niño tu papá, prefiere que le digan papá, y si, el me lo dijo hablo conmigo, por cierto no hace falta decir que Ice Man esta a cargo - Mycroft lo miro.

     - No lo hizo - Greg sonrió.

     - Te queda perfecto Whirlmind, ya lo imagine, Ice Man, el hombre con el puesto menor en el gobierno, será tu apodo perfecto en tu trabajo, ya lo veo venir, no te preocupes, me encargo de todo - Greg lo miro con los ojos brillantes, entonces se dio la vuelta y salió prácticamente corriendo.

     - Lestrade juro que te asesinaré si haces lo que creo que vas a hacer - Greg se rio divertido y le guiño un ojo a Mycroft antes de entrar y arrancar el auto.

     Todavía veía a Mycroft por el espejo retrovisor, eso valió la pena, aunque sabía que lo pagaría después.

     Su sonrisa desapareció cuando recordó su destino.

     Puso la canción, necesitaba algo de relajación antes de llegar con él.

     Another Brick in the Wall

     Esa era la canción que siempre escuchaba cuando iba con él, de alguna manera se sentía correcto.

Daddy's flown across the ocean

Leaving just a memory

A snapshot in the family album

Daddy, what else did you leave for me

Daddy, what you leave behind for me?

All in all it was just a brick in the wall

All in all it was all just bricks in the wall


     Greg sabía que era otro ladrillo en la pared, el gobierno lo podía reemplazar fácilmente pero lo ocuparía mientras lo tuvieran bajo su control y no fuera una amenaza para ellos.

     No podía esperar para cantar Goodbye cruel world, I'm leaving you today... Greg sonrió con amargura solo pensándolo.

     Bien se lo habían dicho cuando solo tenía 17 años.

     "Nosotros decidiremos como vives, por que vives y cuanto vives, recuerda eso por el resto de tu patetica existencia".

     Greg lo había tomado muy en serio, sabía que era real, sabía que pasaría y que cada vez sería peor, porque cada vez sería más grande, y entre más grande las personas como él se volvían más sabias y quizá, solo quizá podía dañarlos de alguna forma, así que no se arriesgarían a tenerlo por mucho tiempo.

     Calculaba que como mucho serían 10 años más.

     And in all you're just another brick in the wall.

     La oficina del hombre estaba en lo más protegido del MI6, todos lo conocían y todos lo odiaban, Greg camino tranquilamente, ignoro la mirada de Thompson, los dos agentes muertos eran sus compañeros, en realidad uno de ellos era su cuñado.

     Greg no esperaba un buen trato en el lugar durante años.

     Y mientras caminaba por el pasillo casi se cae de la impresión, de alguna forma tener a los Holmes hizo que su versión del sueño de Odin no sucediera totalmente, todavía estaba ahí, lo molestaría mientras dormía durante días pero...

     Era como si hundieran lo más oscuro de él en el fondo de si mismo.

     Casi sacude la cabeza cuando llega con él, ni siquiera toca la puerta, es una regla del hombre, entrar sin tocar, prefería la eficacia sobre la educación, Greg aplico eso en la oficina, era una de los pocas cosas que copiaba conscientemente del hombre.

     El hombre dejo de escribir los informes que tenía delante y en cambio señalo la silla frente a él.

     Una vez que Greg se sentó lo miro.

     - ¿Tienes idea de lo mucho que arruinaste todo?, tu único trabajo era... recolectar, recuperar, acabar y evitar, terminaste dos demasiado tarde, las otras dos demasiado mal, es como si no supieras trabajar, ¿qué carajo sucede contigo? - Greg tragó internamente.

     - No lo sé señor - el hombre suspiro.

     - No lo sabes, no lo sabes, quiero que entrenes más horas, tus horas en el MET van a bajar, serás un co-Detective Inspector junto a... Paul Dimmock, no hay negociación, durante tres años serán compañeros, así que más vale que aproveches el tiempo como lo pediste, no sé como lo lograste pero espero que no hagas que se arrepientan de nada, eso si, no irás a clases solo, habrá un recluta que está especializándose en infiltración, al mínimo movimiento equivocado nos informará y serás reprendido como corresponde, ¿entendiste? - Greg asintió, el hombre lo miro.

     - Si señor - el hombre asintió.

     - Bien, ahora quiero saber que justifica tus faltas sobre la muerte de 13 personas inocentes, a parte de tu incompetencia, si sigues fallando es posible que quieran reclutar a Junior, si fallan irán por Joyce, y así irán poco a poco hasta tener a Jahir, ¿seguirás fallando? - Greg trago por supuesto que no faltaría la amenaza a sus hermanos.

     - No señor - el hombre asintió.

     - Eso pensé, ¿y bien, ¿tus justificaciones? - Greg lo miro.

     - No tengo ninguna señor, no hice mi mejor - el hombre suspiro.

     - Jason, no hacer tu mejor hizo que 6 niños murieran de manera horrible, algo que habría ocurrido si ustedes siguieran viviendo con su madre - Greg se obligo a no reaccionar cuando el hombre puso las fotos delante de él.

     La primera era la de el niño más grande, la escena estaba llena de sangre pero lo más llamativo era el palo enterrado en su pecho, los ojos del niño estaban llenos de pánico y dolor.

     Jason gritaba de dolor, el picahielos estaba enterrado en su pecho, sintió la sangre salir de su boca, sintió como todo se desvanecía, sintió el pánico cuando vio al hombre acercarse.

     La segunda era de dos gemelos, los dos tenían una serie de mordidas en su cuerpo, estaban abrazados y las lágrimas corrían por sus rostros, sus mejillas estaban manchadas.

     Sus hermanitos gritaban de miedo, Jason podía escuchar los animales que estaban...

     No pienses en eso, no lo hagas.

     La tercera imagen era de dos mellizos, los dos tenían grandes miradas de terror, sus espaldas estaban destrozadas más allá del reconocimiento, dos palabras brillaban entre todo el desorden.

     Sus hermanitos lloraban pidiendo a gritos que Jason los salvará, Jason solo pudo ver como el hombre los golpeaba con el látigo, Jason solo quería asesinarlo.

     Greg trago, salvo a tiempo a los últimos tres, el más grande era rubio y con los ojos llenos de vida como los de Junior, el otro era unos 13 meses más pequeño que el primero y el último era un bebé, Greg sabía lo que habría pasado con ellos, pensar en eso hace que quiera vomitar.

     Sobre todo porque las personas que han leído el libro lo saben y ni siquiera se han dado cuenta, y es un poco probable que muy pocas personas lo hagan, o que en realidad nadie haga la conexión.

     Miro al hombre frente a él.

     - Dejaste que se desquitará con personas inocentes, es tu responsabilidad detenerla a tiempo, eres quien más la conoce, solo por eso te dejan con vida - Greg trago, sus alarmas estaban prácticamente gritando.

     - Lo sé señor - el hombre asintió conforme.

     - Bien, es bueno, porque déjame decirte algo... la próxima vez que lo hagas no tendrás que preocuparte por Drields, yo estaré ahí para acabar contigo, tu familia, tus problemas - Greg trago antes de asentir, casi grita cuando siente el agarre sobre su brazo malo.

     Lo levanto por el brazo para que Greg estuviera cara a cara con él, Greg se obligo a no reaccionar. 

     - No olvides que te conozco de más tiempo niño, puedo hundirte y perderte y a nadie le importaría, si yo fuera tu... empezaría a cuidarme más mi trasero - Greg siente los escalofríos por su cuerpo.

     Eso era una advertencia.

     - Lo haré mejor señor - hubo golpecitos condescendientes en sus mejillas, Greg lo miro, sintió el miedo recorrer su columna como una corriente eléctrica.

     - Eso espero niño, por tu bien espero que sea así, ahora, esto es lo que harás irás a decirle a las familias de esos niños y padres que no hay cuerpos, que los perdieron en el almacén, tu serás el responsable de eso, Thompson te acompañará, largo de aquí ahora - Greg asintió.

     - Si señor - prácticamente salió corriendo, o al menos Greg pensó que era así, miro a Thompson que estaba afuera.

     Esto sería horrible, casi quería pedir otro castigo pero sabía que solo le pondrían algo peor.

     Aunque con la expresión que Thompson tenía en su cara Greg estaba tentado a probar esa teoría.

     Afortunada o desafortunadamente de alguna manera termino en 4 horas, recibió algunos golpes, una maldición que lo impresiono y un vaso de vino en su cara, al final de todo había 21 personas más en el mundo que lo odiaban, Thompson solo hacía comentarios sobre lo idiota que era.

     Cuando salieron de la última casa Greg tenía un nuevo moretón en la mejilla, la mujer pegaba bastante duro.

     - ¿Sabes que merecías algo peor? - Greg no miro a Thompson, el hombre tenía 10 años en esto, Greg solo era un bebé, así que el hombre sabría más sobre esto que Greg.

     Sintió al hombre mirarlo intensamente, la clase de mirada que decía que te quería pulverizar con la simple mirada.

     - Desearía que haya sido peor para ti, desearía que no salieras fácilmente librado, y que Drields haya sido peor contigo porque solo puedo ver como manejas todo como si no importará nada, como si no hubieras hecho un desastre de trabajo, es como si estuvieras en paz a pesar de que acabas de asesinar a 15 personas... eres peor que M - Greg lo miro.

     El hombre se puso del lado del conductor, su mirada se intensifico.

     - Hay algo que Benjamín Franklin dijo "Vivir es enfrentar un problema tras otro, la forma en la que lo encaras hace la diferencia", tu forma de encarar los problemas solo me dice que eres de los que luchan por una paz momentánea, no mereces ninguna paz - entonces Thompson subió al auto y se fue del lugar.

     Greg trago antes de correr de regreso al MI6 por su carro.

     ¿Cómo es que creían saber todo de él por un solo suceso?

     Eso decía que hacía bien su trabajo para ocultar todo pero era tan injusto que un solo error los marcará para siempre.

     Pero tenía que aprender de esto, no podía dejar que algo así volviera a pasar, las personas que no tenían nada que ver con su familia no lo merecían, eran inocentes de todas las locuras que su familia tenía, no merecían sufrir por ellos.

     Pero ahí estaba el problema, nadie lo merecía.

     Pero ya estaba escrito en el destino que ellos lo harían, que el sería el hermano mayor, así que  su familia era su problema, y era momento de que lo encarara de manera diferente, no lo lograría si seguía haciéndolo de la misma manera, no lo lograría si quería controlarlo todo desde las sombras.

     Primero lo primero, saco su teléfono y le mando mensajes a las siete personas con las que se conecto para saber algo de sus hermanitos sin estar presente en sus vidas, los siete sabían un poco la historia pero Greg confiaba en que no la revelarían, incluso si querían hacerlo, tenían una idea de que pasaría si le decían a sus hermanos, ellos harían una idiotez y entonces todos estarían condenados, y esas siete personas valoraban más a sus hermanos que a él, razón por la que los contacto a ellos, sabía que no dudarían en sacrificarlo por el bienestar de sus hermanitos.

     David fue el primero en contestar, le dijo que Office Man estaba haciéndolo excepcional, el FBI estaba a nada de contratarlo y ponerlo a cargo de su propio equipo de análisis, su hermano estaba comprometido, la joven podía estar embarazada, ay Josh, ojalá no hubieras seguido mis pasos en ciertas cosas, Greg no le deseaba nada malo a su hermanito pero sabía que se iba a divorciar de ella, Greg simplemente sabía lo mucho que Joshua buscaba ascender. 

     La segunda fue Jessica, le dijo que iba a contratar a Junior-Junior ya que era muy bueno en lo que hacía, Junior estaba en la oficina del Fiscal, era de los mejores en el estado y solo llevaba seis meses de graduado, su hermano se estaba convirtiendo en una leyenda, su hermano estaba cambiando radicalmente a lo que era en la juventud, Greg solo podía sonreír por eso, esperaba que le fuera excepcional en todo lo que hacía.

     La tercera fue Phillys, Baby tenía solo 15 años pero de alguna manera ya estaba haciéndolo bien en la escuela, excepcional de hecho, estaba a nada de entrar en la carrera o al menos eso afirmaba Bella, su esposo estaba impresionado con su hermano, y le prometió pagarle la carrera si terminaba, aprobaba el examen de la academia y lo ayudaba en sus casos, Greg acordó pagar la mitad de la carrera de su hermano y todos los materiales que necesitaba, la pareja no estaba feliz pero entendieron porque lo pedía así que aceptaron.

     James fue el siguiente, su mensaje decía que Copy 1-1 y Copy 1-2 eran los mejores de su grupo, Greg prefería que no hubieran ido pero era algo que ellos querían hacer, Greg no sabía que había ocurrido pero de alguna manera hace casi un año y medio sus hermanos habían desaparecido, Greg los encontró unos meses después y hablo con James, el hombre los cuido desde entonces, el ejército, sus hermanos se habían inscrito en el el ejército, Jeffrey era una amenaza para la seguridad de cualquiera, el ejército a los 16... honestamente.

     Pocos minutos después llego el mensaje sobre Copy 2-1, su hermano estaba en un buen camino dijo Luther, sería un gran piloto si se quedaba ahí, aunque el hombre sospechaba que se iría de ahí, algo sobre querer hacer más y tener un mayor impacto en el mundo, su hermano solo tenía 17 años y ya pensaba en eso, Greg estaba orgulloso de Jeremy.

     Por el mensaje sobre su último hermano Copy 2-2 era el más difícil de todos, parecía que quería seguir los pasos de su padre o al menos eso fueron las sospechas de Alec.

     Suspiro un poco pensando en eso, tendría a Justin un poco más cerca era cierto pero...

     Su madre podría enterarse de la ubicación de su hermano, su hermano querría convertirse en un doble 0 como su padre y las cosas se complicarían a partir de ahí, sobre todo si Drields sabía quien era en realidad su hermano.

     Él no dudaría en ocupar a Justin como una amenaza continua contra Greg.

     Esto sería un desastre, una maldita locura y sin embargo... sin embargo no le diría a su padre que se involucrará para no permitirle intentarlo, si era lo que su hermanito quería Greg encontraría la manera en que todo funcionará.

     Planes tras planes se fueron armando en la cabeza de Greg, las iniciales de los protocolos serían JAPIS - SC2.2, que prácticamente significaba Solo Otro Plan Increíblemente Suicida - Salvar Copy 2.2, o solamente SC2.2, y esas iniciales tendrían numeraciones indicando el número de plan que representaba, si Justin era descubierto, si querían asesinarlo, si querían reclutarlo, si por él descubrían a sus hermanos, si se perdía, si estaba herido gravemente, si era torturado, si él lo usaba de la misma manera que a Greg...

     Sabía que le faltaban algunos planes pero eran las probabilidades más bajas, Greg no veía que su padre se involucraba y lo salvara, el hombre más probable para que eso sucediera era Andrew pero el hombre no lo haría si su padre se lo ordenaba así, cosa que era mucho más probable que la primera opción.

     Su cabeza daba vueltas con todo.

     Era simplemente demasiado por el día, primero lo que paso con Mycroft, los Holmes, hablar con él, tener algunos recuerdos desagradables, informarle a las familias y ahora lo que acababan de decirle de sus hermanos, simplemente era demasiado.

     Parpadeo cuando vio que había llegado al estacionamiento, no lo dudo antes de subirse a su auto y arrancar, debería ir al MET solo para revisar las cosas y para relajarse un poco mientras llenaba la montaña de papeleo que seguramente lo estaba esperando.

     Cambio la canción en su estéreo.

     Era una canción que se estreno el año pasado y Greg la había escuchado desde entonces.

     Basket Case, de Green Day y de alguna manera se escuchaba perfecta.

Sometimes I give myself the creeps
Sometimes my mind plays tricks on me
It all keeps adding up
I think I'm cracking up
Am I just paranoid
Or am I just stoned?

     Porque de alguna manera se sentía así. 'A veces me doy escalofríos', 'a veces mi mente me juega trucos', 'todo se sigue sumando', y Greg lo odiaba, realmente lo odiaba, odiaba lo cierto que era.

     Entro en el estacionamiento antes de subir a su oficina, todos se detuvieron al verlo entrar, Greg simplemente camino a su oficina y cerro la puerta y las persianas, así sabrían que tendrían que ser cautelosos en lo que decían o Greg los acabaría sin siquiera pensarlo dos veces.

     Empezó a llenar el papeleo que tenia delante, como sospechaba era prácticamente una montaña pero no esperaba esto porque para su horror y frustración eran casi 12 centímetros de puro papel, Greg se pellizco el puente de la nariz antes de suspirar, tenía que distraerse, puso algo de música y empezó a trabajar.

     En algún momento mientras Simpathy for the Devil se escuchaba de fondo tocaron su puerta, Greg alzó una ceja, nadie tocaba, sabían las reglas, significaba que era externo pero aún así las pisadas eran conocidas, cuando miro las sombras los delataron, suspirando les pidió que pasarán.

     Era Hannibal Holmes con su hermano menor Quinton, el niño parecía un poco descontento con venir al lugar, en realidad parecía aún más molesto al tener que entrar a su oficina, Greg solo miro al niño y luego a Hannibal, señalo las sillas frente a él, los dos se sentaron y lo miraron fijamente.

     Su cerebro estaba empezando a latir nuevamente, ¿cuánto tiempo había pasado?.

     Mirando de reojo el reloj se dio cuenta de que habían pasado 7 horas.

     - ¿Qué necesitan? - los dos lo miraron antes de que Hannibal suspirara cansado.

     - Hipotéticamente... si creo que tienes razón, ¿qué tendría que hacer? - Greg parpadeo antes de mirar a Hannibal.

     Greg quería decirle que es algo que tenía que resolver solo pero la mirada en sus ojos lo hizo no decirlo, era como si Hannibal tuviera miedo de decir algo mal, Greg suspiro antes de mirarlo seriamente.

     - Lo primero que tienes que hacer es pedir una disculpa, no puedes avanzar si no admites que te equivocaste, te convertirás en uno de esos hombres que cometen el mismo error una y otra vez o puedes intentar convertirte en uno mejor, tu decides - Hannibal lo miro.

     Quinton lo miro entonces.

     - Mamá dice que no debemos escucharte, que no saldrás adelante porque eres de los que no admiten que el dinero lo es todo - Greg miro a Quinton, inclino la cabeza.

     - Supongo que ella tiene un punto, el dinero es lo más importante en ciertos sentidos, pero... ella no ve que de nada sirve el dinero si no tienes objetivos que valgan la pena, ¿de qué sirve tener y tener más dinero si no ayudas a los que necesitan? - Hannibal lo miro.

     - ¿Es mi responsabilidad ayudar a los que pueda? - Greg alzó una ceja.

     - Depende de cada quien Hannibal, no te pido que dones todo tu dinero pero si que pienses que hay cosas que podrías hacer por los demás - Greg vio como el joven parecía pensativo, antes de que pudiera responder Dimmock entro, los dos se miraron.

     - Supongo que eres Lestrade - Greg alzó una ceja.

     - Supongo que eres Dimmock, ¿ya te dijeron que vamos a hacer? - el hombre asintió.

     - Si, nos dividiremos los casos, tendremos al mismo equipo pero trabajaremos la mitad en lo que terminamos nuestras carreras, 3 años para mi, 4 para ti - Greg asintió.

     - Quizá menos pero si, eso es, Donovan tiene todos los casos, ella y Morales serán nuestros segundos, créeme que los quieres ahí, son los mejores en lo que hacen, te ayudare donde lo necesites - el hombre alzó una ceja, Greg lo miro.

     - No te molestes pero ¿por qué necesitaría ayuda del DI más joven en la historia del...?, olvídalo, noté mi error, te veré luego Lestrade, dejaré con Donovan los casos que voy a tomar - Greg asintió.

     El hombre se fue.

     - ¿Vas a estudiar?, pero si ya tienes un trabajo, eso no tiene ningún sentido - Greg miro a Quinton.

     - No por tener un trabajo, vas a dejar de aprender Quinton, tienes que seguir estando al nivel de aprendizaje de la actualidad - el niño lo miro antes de mirar su computadora, más bien las piezas de la computadora en el piso.

     Vio el brillo en los ojos del niño.

     Así que al hombre también le interesaban las computadoras, por la mirada había algo que evitaba que siguiera adelante, si le preguntarán a Greg respondería rápidamente una palabra, un nombre, que empezaba con V... y terminaba con t.

     - Llévate la caja niño, puedes intentar hacer algo con eso, a veces tienes que intentar ser audaz, ¿crees poder ser audaz niño? - Quinton lo miro.

     Se sonrojo, Greg sonrió con cariño, se parecía un poco a Mycroft en ese sentido, se sonrojaban cuando estaban avergonzados por algo.

     - Audaz significa que eres una persona que es capaz de emprender acciones poco comunes sin temer las dificultades o el riesgo que implican... ¿eres audaz? - Quinton miro la caja.

     - Mamá dijo que eso no tendría futuro - Greg no pudo evitar reírse entre dientes.

     - Quinton la computación es el futuro, todos los avances o la mayoría de ellos los hacen sobre este tema, ¿sabes que tan lejos llegarías si empiezas ahora?, hay tantas cosas que puedes inventar o descubrir - Hannibal vio a Quinton, su hermanito lo miraba con duda en sus ojos.

     El hombre asintió alentando a Quinton a tomar la caja, el niño no dudo en hacerlo para diversión de Greg.

     - Dime algo Lestrade, ¿por qué quieres esto? - Greg miro a Hannibal.

     - Porque Mycroft merece tener al menos a sus hermanos de su lado - Hannibal lo miro divertido.

     - Debía suponer que todo era por Mycroft, madre y él tuvieron una pelea mala, así que espero que te quedes con él... y siempre lo apoyes - Greg lo miro.

     - Nunca dejaré de cuidar a tu hermano, lo prometí por Odin - Greg dejo que viera que tan en serio hablaba.

     Prometí que lo protegería de mi si hacía falta, prometo que no dejaré de cuidarlo nunca.

     Hannibal alzó una ceja.

     - No pensé que fueras Asatrú - Greg lo miro un poco divertido.

     - Soy vikingo para ser precisos, soy descendiente de uno de los últimos vikingos, por el lado de mi padre al menos, por el de mi madre es otra cosa muy diferente pero elegí ser vikingo - Greg se encogió de hombros, por dentro sonrió recordando la cara de su abuelo.

     - ¿Tu fami-...?, debe ser demasiado antigua - Greg sonrió, sabía que tema serviría para unirse con Hannibal.

     - Algo como eso, al menos unos 1,000 años, ¿estás estudiando a los babilonios? - el joven parpadeo antes de asentir, entonces sacudió su cabeza como tratando de enfocarse en el tema en por el que vino, Greg sonrió, en realidad si quería cambiar.

     - ¿Qué haría después de la disculpa? - Greg se encogió de hombros.

     - Todo depende de que hagan, Myc te perdonará, eres familia, Benji será un poco gruñón contigo y no confiará en ti pero te perdonará, eventualmente, Spence se pegará a Mike hasta que Mike te perdone, entonces quizá quiera pasar tiempo contigo, Jim no te perdonará tan fácil por lo que le has hecho a Sherlock y Sherlock no va a perdonarte porque lo lastimaste más de lo que deja ver, así que tendrás que ganarlo a él y Jim - Hannibal suspiro, parecía un poco derrotado.

     - No sé que hacer - Greg lo miro.

     - Quizá empezar por tratar de conocerlos, ellos no son tan difíciles una vez que sabes que es lo que les gustan, como se sienten y que buscan de ti, a pesar de todo saben que eres su hermano mayor, siempre lo tendrán en mente, si te involucras te convertirás en el hermano mayor - Greg pudo ver a Hannibal decaer, el hombre suspiró.

     - No es fácil, sé que estás diciéndome que decida entre mi madre y mis hermanos Lestrade - Greg alzó una ceja.

     - Eso es sencillo, ¿qué te importa más?, ¿tus hermanitos a los que viste crecer o tu madre, la mujer que te dio a luz? - Hannibal trago, pero giro a mirar a Quinton que parecía un poco asustado, como si temiera la respuesta de Hannibal.

     El hombre se recargo más contra la silla, lo miro antes de mirar a Quinton y sonreír suavemente.

     - Mis hermanos - Greg asintió, miro la hora, bien podría resolver esto en su casa.

     - ¿Quieren pasar por algo para cenar?, a sus hermanos les encanta un restaurante que vende hamburguesas y papas - Greg empezó a empacar todo su trabajo, los dos parpadearon antes de mirarlo.

     Vamos, el lado oscuro no es tan malo, es divertido incluso.

     - No veo porque no, aunque tendremos que irnos, Quinton tiene escuela en la mañana - Greg sonrió.

     - Por supuesto, tu padre pidió que Spence y Mike también fueran, vamos, hay algo de tiempo, quizá podamos pasar a comprar lo que todos conocen como la tentación del policía, las temidas donas de la señora Yang - los dos hermanos lo miraron como si fuera la persona más ridícula del mundo.

     Hannibal suspiro antes de asentir.

     - Bien, vamos - Greg sonrió antes de tomar su mochila y salir con los dos hermanos Holmes.

     Morales se acerco a Greg con un par de carpetas.

     - Inteligencia quiere algo de ayuda, ¿lo tomamos? - Greg miro un par de carpetas antes de resoplar.

     - Si no pueden con esto no merecen llamarse de inteligencia, diles que revisen bien la página 3 de la carpeta de aquí, si todavía no saben la respuesta que me llamen y antes de que digas algo es el turno de Dimmock, deja que el chico se acostumbre, si lo hace mal solo llamen -  Greg bajo, Hannibal lo miro.

     - ¿Te sigo en el auto? - Greg inclino la cabeza antes de asentir.

     - Está bien, de todas formas no es lejos, conduciré despacio - Hannibal lo miro un poco divertido.

     - He escuchado como eso es mentira, pero creo que puedo quedarme cerca de ti, ¿médico cirujano? - Greg resoplo divertido, sobre todo cuando por primera vez se dio cuenta de lo mucho que Quinton batallaba con la caja, la tomo por el niño.

     Quinton lo miro agradecido.

     - Todavía eres un bebé Q - el niño lo miro ahora, no parecía divertido por eso, Hannibal solo se rio entre dientes antes de conducir a Q a su auto, Greg dejo la caja en la cajuela antes de ir por su auto.

     Los dos arrancaron y Greg los condujo hacia el restaurante, solo tomo 10 minutos llegar a su destino, Hannibal conducía igual de rápido que Greg, se sonrieron antes de entrar.

     Greg hizo el pedido de siempre antes de mirar a los dos hermanos, Q pidió una hamburguesa de pollo y papas con extra queso, Hannibal pidió una hamburguesa con doble carne, justo como Greg, se miraron un poco antes de sonreír.

     Hannibal pago la mitad después de que Q lo distrajo, esos dos eran peligrosos juntos.

     De todas maneras Greg pago por las malteadas cuando no se dieron cuenta, los dos lo miraron mal, Greg se rio entre dientes, esas miradas eran todo Sherlock.

     Condujeron rápidamente a la casa de Greg, por el estado de las cosas su casa seguía en pie, no había nadie muerto y todos seguían en el lugar, entraron solo para recibir seis miradas sorprendidas.

     - Veo que no se mataron y no destruyeron la casa, ¿algo interesante? - Mycroft parpadeo antes de mirarlo.

     - Sherlock encontró un par de dados en tu cajón, tienen runas, ¿qué significan? - Greg parpadeo antes de acercarse con las malteadas en sus manos.

     - Depende de que caiga, les diré algo, lanzaremos los dados mientras cenamos y les diré lo que significa, ahora todos ayuden a poner la mesa - los seis hermanos se quejan pero hacen lo que Greg les pidió, Mycroft lo arrastro a su habitación y la cerró.

     - ¿Qué fue eso? - Greg alzo una ceja.

     - Tus dos hermanos restantes - Mycroft lo miro mal.

     - No seas listo Lestrade, ¿por qué están aquí? - Greg lo miro un poco más.

     - Llegaron a mi oficina, les ofrecí la cena, dale una oportunidad, si la caga yo lo golpeo por ti - Mycroft suspiro un poco.

     - Bien, solo una oportunidad, ¿ya tomaste tus medicamentos? - Greg abrió la boca solo para cerrarla, luego sabiamente salió de la habitación.

     Casi corrió al sillón.

     Mycroft llego solo para arrojarle un cojín.

     - ¿Cuándo me harás caso? - Greg lo miro divertido.

     - Cuando dejes de ser el inteligente - Mycroft lo miro por unos segundos, Mike paso entonces justo delante de Mycroft y lo empujo, no tuvo oportunidad, es una suerte que cayera sobre Greg.

     Greg instintivamente lo abrazo y lo sostuvo cerca, Mycroft lo abrazo más fuerte mientras miraba a Hannibal, el hermano mayor de los Holmes estaba mirando la hamburguesa antes de darle una mordida, sus hermanos lo miran con los ojos abiertos..

     - Va a estar bien, lo prometo - Mycroft asintió contra su pecho.

     Los dos miraron a los Holmes pelear por las papas, Hannibal se involucro a tiempo y fue bastante justo, Q se acomodo del otro lado de Greg, sonrió un poco al niño antes de enfocarse en Myc.

     - ¿Sabes que mamá te meterá en muchos problemas? - Greg asiente, besa la cabeza del joven sin darse cuenta.

     - No importará, mientras no diga nada de ti no importa, creo que la amenace sobre eso hoy... además la vida es una serie de problemas, ¿qué importa tener uno más si eso significa que te dejará en paz? - Mycroft se recostó más sobre él, por lo que prácticamente estaba acostado sobre Greg.

     Greg amo el sentimiento, se sentía como el hombre más afortunado de la vida, cerro los ojos para disfrutar un poco más.

     Y por supuesto que es cuando Sherlock tiene que interrumpir su momento exigiendo su atención, aún así, no lo tendría de otra manera.

Chapter Text

"Como si no fuera suficiente su desgracia... se enamoró"

     Greg casi gruñe cuando el golpe en su puerta principal lo despierta, solo había estado dormido 10 minutos, ¿Qué mierda estaba haciendo Sherlock esta hora de…?, Pelea con Mycroft, maravilloso.

     Suspirando se levantó a investigar que sucedía, el chico estaba enfurruñado en el sillón, abrazando sus rodillas y con el ceño fruncido, Greg fue a la cocina y preparo te y café, por el estado de las cosas sería malo.

     Dado el estado del chico estaba muy mal, probablemente volvió a consumir.

     Eran las cuatro de la mañana, no debería estar lidiando con esto, y tampoco ninguno de ellos, decidió enviarle un mensaje a Mycroft.

Está conmigo, creo que sería
mejor si se queda por unos días.
Cuidaré de él, lo prometo.        ~ G

     Greg tomo las tazas, fue a la sala, Sherlock no sé había movido ni un centímetro, suspirado dejo las tazas en la mesa y se sentó frente al chico, se quedó callado, Sherlock sabía que él tenía que ser el primero que hablara, el chico solo tomo la taza y se quedó sentado y quieto.

     Paso casi media hora antes de que Sherlock decidiera hablar.

     - Mycroft fue un idiota - Greg frunció el ceño, eso no era normal, miro a Sherlock.

     El niño suspiro.

     - Tiene una cita el 14 - Greg fingió que saber eso no lo mataba, dolía como el infierno, a pesar de haberlo escuchado antes, seguía doliendo igual.

     - Lo sé, ¿Cuál es el problema? - Sherlock explotó.

     - El problema es que ni siquiera le agrada y quiere ir solo porque es importante en su carrera, él idiota está desperdiciando la mejor oportunidad en el mundo, ¿Cómo las personas pueden ser tan ciegas? - Greg suspiro, entendía a Mycroft y a Sherlock, apoyaba a Sherlock pero siempre estaría con Mycroft.

     - Sherlock… la verdad no sé que decirte, las razones de tu hermano son muy importantes para él, está en un punto importante para ascender, sabes cuál es el sueño de Mycroft, sé que no te gusta pero… al menos dale tu apoyo, él lo hizo cuando estabas iniciando con esto - Sherlock lo miro.

     Pero Greg estaba perdido en sus pensamientos, solo podía pensar en Mycroft con el imbécil que lo invito a salir, el hijo de un embajador o algo por el estilo, y Greg tenía que fingir que cuando Mycroft se lo conto no rompió su corazón, Greg pensaba ilusamente que tenía más tiempo, no pensó que alguien sería más valiente que él demasiado pronto.

     Piénsalo Lestrade todos pueden ver que es interesante, que es hermoso, aprecian su nivel de inteligencia, por supuesto que alguien sería más inteligente.

     - Pero hay alguien que lo ama como nada en el mundo, ni siquiera las 23 personas que se le han declarado se comparan con lo que él siente - Greg lo mira por unos segundos.

     - Olvidas Sherlock que tomamos lo que creemos merecer - aunque en el caso de Greg era lo que merecía.

     Y el merecía no tener a Mycroft entre sus brazos.

     - ¿Solo por eso peleaste con tu hermano? - Sherlock lo miro antes de negar con la cabeza.

     - Lestrade, mi hermano esta siendo un cobarde - Greg alzó una ceja.

     - Eso no suena a Mycroft, ¿estamos hablando del mismo Mycroft? - Sherlock lo miro desesperado.

     - Si Lestrade, es de Mycroft de quien hablamos pero prometí no decir nada de eso, así que me voy a desesperar y enojar con él en silencio - Greg suspiro.

     - Bien, hazlo a tu manera, ¿cuánto consumiste? - Sherlock lo miro con los ojos abiertos.

     - Solo fue una dosis - Greg lo miro.

     - Sabes las reglas Lock, tienes suerte de que Hooper tenga varios cuerpos en estado extraño, un mes niño, uno completo sin nada - Sherlock lo miro parecía herido.

     - Perdón por decepcionarte - Greg parpadeo, luego se sentó con el niño dejo que lo abrazara.

     - Sherlock, no me decepcionas, sé que puede que tengas recaídas Sherlock, a la mierda, me preocuparé como un loco pero... prometo que estaré ahí aunque las cosas se pongan difíciles, siempre estaré ahí para apoyarte, no lo olvides Lock - el niño abrazo a Greg como un koala.

     Greg solo lo abrazo y acaricio su espalda todo el tiempo, Sherlock se quedo dormido poco después, Greg no pudo evitar sonreír un poco pero su sonrisa murió cuando recordó la tarde del día anterior.

     Mycroft estaba junto a Greg, los dos estaban sentados en la cabecera de la cama de Mycroft, era un sueño la maldita cosa, Mycroft lucía nervioso, tenía al borde a Greg porque no sabía que quería hacer el joven, habían sucedido muchas cosas desde la primera vez que se iban a besar, porque estaba seguro que eso sucedería, pero Greg no quería dar nada por sentado.

     - Yo... alguien me invito a salir el 14 de Febrero, dije que si - Greg no estaba preparado para eso, así que fingió que no lo sacudió la noticia.

     - ¿Cuál es su nombre?, ¿tengo que amenazarlo?, ¿quieres que envíe a Sherlock por si se pone desagradable? - Mycroft suspiro antes de mirar hacía otro lado.

     - No me agrada, no del todo pero... su padre es un embajador, uno de los importantes, y quiero tener algo de información de él, solo serán unos meses como mucho, ¿te importa? - Greg lo miro.

     - Definitivamente lo amenazaré, asegúrate de golpearlo como te enseñe si hace falta, no dudes en terminar las cosas si es muy molesto, llámame por cualquier cosa - Mycroft parpadeo un poco.

     - ¿No estás molesto? - Greg lo miro entonces.

     - ¿Por qué lo estaría?, esto es para tu carrera, sé lo mucho que quieres ese puesto imaginario de tu tío muerto pero... prométeme que no dejarás que te lastime aunque dudo que llegue lejos, porque promete que te voy a defender de cualquier idiota que intente lastimarte - Mycroft lo miro divertido antes de ponerse serio.

     - Eres el mejor amigo del mundo Gregory Lestrade - Greg sonrió aunque por dentro eso dolió un poco.

     Nunca vería a Greg como material de novio.

     - También te quiero Myc, será mejor que duermas, mañana tienes una junta con dos parlamentarios - Mycroft asintió antes de dejarse caer sobre Greg, Greg no dudo en abrazarlo.

     Pocos minutos después Mycroft se durmió.

     - Ay Mycroft, me enamore de ti sabiendo que nunca serías mía, te convertí en el único verdadero amor en mi vida... siempre serás mi estrella, no te preocupes, te admiraré desde lejos... te amaré en silencio - Greg susurro en el tormentoso silencio de la habitación.

     Esa noche Greg no pudo dormir.

     Sherlock se movió un poco, Greg sonrió, el niño quería dormir en una cama, así que Greg hizo eso, lo llevo a acostar a su cama, estaba fresca a pesar de que Greg había estado durmiendo ahí, aunque solo fueron 10 minutos antes de que este idiota te despertará, suspirando decidió sacar su libro de matemáticas, lo abrió en la página en la que Mycroft dejo una nota, no pudo evitar sonreír.

     Greg se rio divertido cuando vio a Mycroft mirarlo como si fuera la persona más desesperante en la existencia del universo.

     - Lestrade, pon atención, esto es importante, tu examen es en dos semanas, sé que prefieres ir a Oxford que a la Universidad de Londres así que escucha, cuando estás haciendo una ecuación con un numero imagin-... y no me estás escuchando - Greg se sonrojo un poco, luego suspiro.

     - No me puedes culpar, ni siquiera sé que es un número imaginario, no me mires así Holmes, entre al ejército a los 16 - Mycroft suspiro.

     - Bien, creo que es suficiente por hoy, mañana recapitularemos por teléfono, sé que estás de guardia, ¿qué te distrae tanto? - Greg se encogió de hombros.

     Tú, eres una maldita distracción adictiva y hermosa, Greg casi lo grita pero se queda mirando el techo.

     Ayer había sido 22 de Enero, ayer había sido el cumpleaños de Junior, cumplió 21 años, Greg cumpliría 23 en unos meses, y en dos meses se cumpliría un año de que conoció a los Holmes, eso era algo que para siempre lo cambio.

     - En dos meses se cumple un año de que los conocí, se siente una eternidad - una eternidad bendita, no podía agradecerle lo suficiente a Heimdall por esto.

     - No lo había pensado así pero tienes razón, ¿quieres hacer algo? - Greg casi sonríe, por supuesto que quiere hacer algo, mira al joven.

     - Miles de cosas pero justo en este momento quiero dormir, son las 3 de la mañana y estamos estudiando para Oxford cuando falta un mes y ya sé que cual es la formula general y sé derivar e integrar y hacer un montón de cosas que jamás volveré a ver - Mycroft resoplo antes de bostezar.

     - Bien, vamos a dormir, más vale que tu estúpido teléfono no me despierte, no lo toleraré por segunda vez imbécil - Greg lo miro sorprendido.

     - No interrumpir el sueño de la bella durmiente Skelet, vamos entonces, empieza antes así no te quejarás tanto mañana - Mycroft le arrojo un cojín, Greg lo desvío, ahora era una costumbre.

     Era algo suyo porque con nadie más Mycroft Holmes se atrevería a enviarle cojines a su cara, por muy molesto que este con la persona, lo más probable es que los haga llorar, definitivamente los haría llorar.

     Greg parpadeo cuando se dio cuenta de que el joven se quedo dormido en cuanto su cara toco la almohada, que envidia.

     Suspirando sonrió suavemente.

     - Anoche después de tanto tiempo por fin tuve un buen sueño, no una pesadilla, no la mente en blanco, un sueño, y por supuesto que tu estabas en él... te besé, durante horas, no sabes que tal dulce me supo aquella cruel mentira porque ni siquiera me di cuenta de que estaba soñando... todo el tiempo pensé que era la realidad... haces cortocircuito en mis neuronas, así que no esperes que aprenda mucho de ti - Greg suspiro antes de darse la vuelta y poner su brazo sobre la espalda de Mycroft, lo abrazo durante el resto de la noche.

     Greg casi rompe su lápiz cuando recuerda lo que sintió durante ese maldito desalmado sueño, todavía puede sentir la suavidad de los labios del sueño Mycroft, son como dos pétalos de rosa...

     Cerro el libro de golpe solo para sacar su cuadernillo de dibujo, necesitaba pensar en cualquier otra cosa, abre la página correcta, está casi terminado, se quedo a la mitad del dibujo, era el techo del teatro en el que se presento la obra a la que llevo a Mycroft, La Cumbre Escarlata, se presento solo dos días después del año nuevo, Mycroft la amo, pero lo que más pudo recordar fue el techo del lugar.

     Greg solo podía ver el nivel de adoración en los ojos de Mycroft, era como si estuviera viviendo su sueño, Greg sabía que el joven amaba las obras de teatro, además de amar el libro y ser aficionado de este teatro en particular, por supuesto que Greg tuvo que conseguir los malditos boletos, Andrew lo ayudo de nuevo pero eso no importaba,

     Lo que importaba era ver cuanto disfrutaba Mycroft la maldita obra, casi al final Mycroft lo giro a ver emocionado.

     - Esto es asombroso, gracias - Greg sonrió antes de apretar la rodilla del joven, en un movimiento que no espero Mycroft entrelazo su mano con la de Greg, Greg solo pudo ver las manos lo que quedaba de la función.

     Los dos se miraron al mismo tiempo, Mycroft sonreía gigante, mientras todos se iban ellos se quedaron ahí, giraron a ver el techo al mismo tiempo.

     - Eso fue lo más hermoso que he visto en mucho tiempo, se sintió maravilloso verlo por fin - Greg sonrió.

     - Se de lo que hablas, jamás pensé que vería algo más asombroso en la vida - Mycroft se rio entre dientes.

     - La mujer de al lado mío dijo que amor como el que vio no moriría nunca, que era algo hermoso, pero me miro algo extraño, como si supiera de lo que hablaba pero no creo que se refería a la obra - Greg parpadeo antes de mirar a Mycroft, de reojo pudo ver a una mujer que sonreía como si fueran lo más tierno que había visto en el mundo.

     Greg sabía que la mujer se refería a él, que lo sepa el mundo por una noche, Greg le sonrió a Mycroft.

     - Creo que la locura de Jim por fin se te pego - Mycroft lo miro antes de pegarle en el brazo, Greg se rio, los dos se vieron con grandes sonrisas, Greg se acerco un poco más.

     Los ojos de Mycroft brillaban como universos resplandecientes, Greg suspiro un poco.

     Los dos volvieron a mirar el techo y Greg jura que puede ver los universos de los ojos de Mycroft ahí.

     Se tomaron unos minutos antes de salir, los dos seguían tomados de la mano, no es que se dieran cuenta hasta que Greg se separo para ir por el auto.

     La mujer que los miro estaba en el auto de al lado, sonrío con complicidad.

     - Cariño, si te enamoras de alguien, enamorate de sus ojos, los ojos nunca envejecen y si lo amas por sus ojos lo amarás para siempre - Greg miro a la mujer sin saber que decir.

     - Alicia amor, deja al pobre hombre en paz - Alicia le guiño un ojo antes de entrar a su auto e irse.

     Greg trago, lo primero que amé fueron sus ojos... no creo que se equivoque en eso.

     Sacudió la cabeza cuando el recuerdo termino, se enfoco en lo que tenía delante, los colores resaltaban lo que Greg había imaginado, casi como una nube que era un sueño, algo probablemente cierto, empezó a colorear con su gris favorito, se parecía a la tonalidad de los ojos de Mycroft.

     Solo esperaba que no brillaran así cuando miraran al hijo del embajador.

     Incluso tu sabes que solo te estás engañando, Lestrade, deja de hacerlo, es patético.

     Porque por supuesto los ojos de Mycroft brillarían mucho más con el joven descendiente del embajador.

 


 

     Una semana después recibe un mensaje que lo hace tambalearse.

Me pidió ser su novio, acepte
¿Sabes que se supone que tengo que hacer?
te veo mañana para tu última clase,
Mark hizo planes                                           ~ MH

     Bueno, eso fue rápido, pensó Greg.

     Greg trabajo como si realmente no hubiera recibido nada pero sobre todo como si no hubiera perdido una parte de su corazón con ese mensaje, contestaría cuando estuviera preparado, cuando estuviera seguro de que su alma no se perdería al felicitarlo y ayudarlo a estar con ese joven.

 


 

     Greg sentía que los nervios lo invadían, ¿y si no era lo suficientemente bueno?, ¿y si no lograba quedarse?, ¿y si no les demostraba a todos que...? 

     Un golpe en su cabeza lo distrajo, miro a Mycroft casi con los ojos abiertos, se había acercado a él sin que lo notará.

     O confiaba totalmente en él o en realidad lo había vuelto completamente idiota a su alrededor y ahora cualquiera podría asesinarlo si tenía a Mycroft frente a él... o cerca de él... o en su mente.

     - Deja de creer que no lo vas a lograr, ahora, toma esto, prende la televisión y pon tu programa basura de Star Trek - Greg parpadeo sorprendido cuando vio la malteada en su mano, sin dudarlo hizo exactamente lo que le dijo Mycroft, se sentó en el sillón y vio como Mycroft sacaba las galletas que su nuevo cocinero hacía.

     Austin le daba miedo pero jamás lo admitiría. 

     Lo que si admitiría sería lo deliciosa que era su comida.

     - Dile a Austin que está vez se lució - Mycroft rodo los ojos eso era seguro.

     El joven se recostó contra Greg, Greg fingió que esto no era el cielo para él, y también el infierno porque...

     - ¿No se supone que ibas a ir a una cita con Mark? - Greg casi se da una palmada en la espalda, ahora no suena enojado cuando dice el nombre del novio de Mycroft.

     - La cancele, le dije que mi mejor amigo me necesitaba, el entendió, te desea suerte y espera conocerte pronto - Greg trago un poco.

     - Voy a salir justo después de mi examen, dos semanas, es algo muy importante, ¿qué tal para el fin de semana dentro de tres? - Mycroft suspiro.

     - Bien, pero más vale que estés ahí - Greg asiente, puede hacer eso, conocer al hombre que Mycroft empieza a amar, puede verlo en la forma en la que sonríe cuando habla de él.

     Después de eso se quedan en silencio y mira la televisión, la mira hasta que siente que Mycroft se queda dormido, la sigue mirando por una hora más solo para asegurarse.

     - Te amo Mycroft Holmes, y solo quiero que sepas que a pesar de todo estaré infinitamente agradecido de que nuestras vidas se cruzarán... prometo que aunque todo se ponga difícil yo estaré ahí para apoyarte, porque se algo Mycroft Holmes tu felicidad es lo único que me importa en estos momentos, incluso más que mis hermanos, lograste lo imposible Holmes... deberías estar orgulloso de ti por eso - Mycroft solo se acerco más a Greg.

     Greg suspiro antes de apagar la televisión y alcanzar su libro de matemáticas.

     Si no iba a dormir al menos podía estudiar lo que pudiera.

     En algún momento su mente divago como lo hacía normalmente.

     Mycroft se reía a carcajadas, Greg lo absorbió, estas cosas raramente sucedían, eran momentos únicos en la existencia del universo, era algo que apreciaría hasta el día de su muerte y definitivamente se había convertido en uno de sus sonidos favoritos.

     Una ventaja es que el joven estaba sonrojado, resaltando el brillo de sus ojos y esas hermosas pecas...

     - ¿Te rindes? - Mycroft tomo aire antes de levantar las manos en señal de rendición.

     - Por favor, bandera blanca, pido disculpas por decir que el futbol es un deporte estúpido y sin sentido - Greg asintió conforme.

     Mycroft resoplo debajo de él, y entonces Greg se dio cuenta de como estaba sobre Mycroft antes de que hiciera algo abrieron la puerta y los siete hermanos Holmes los miraron, Greg los desafío con su mirada a decir algo.

     - Pensé que era Dal quien quería desvestir a Lestrade - Greg arrojo la almohada a Mike, golpeo al joven en el segundo rebote.

     Todos lo miraron asombrados.

     - ¿Cómo eres un ninja con las malditas almohadas? - Greg rodó los ojos y se levanto, recogió su camisa del Arsenal y miro a Mycroft mientras se ponía su camiseta sobre su playera blanca de manga larga.

     - Jamás lo vuelvas a hacer o juro que a la próxima no te hago cosquillas y en su lugar dejo que Sherlock haga experimentos en tu cocina y no en la mía - Mycroft lo miro alarmado, Greg paso en medio de los hermanos Holmes.

     - ¿Qué fue lo que dijo Mycroft que te puso de tan mal humor? - Greg miro a Sherlock.

     - Que el futbol era el deporte con menos sentido, lo que lo hacía un deporte estúpido y sin sentido... si alguno de ustedes está de acuerdo con esa declaración los invito que se callen antes de que decida decirle a su padre que dejaron que Spence se emborrachará y que perdieron a Q en Año Nuevo - los ocho se callaron, y lo miraron con miedo.

     Greg asintió, luego miro a Mycroft cuando recordó algo, su sonrisa debe haber sido pura maldad porque el joven retrocedió.

     - Por cierto, tu padre me enseño las fotos - Mycroft lo miro con los ojos abiertos.

     - Gregory, por favor, seamos prudentes...

     - La próxima vez las publicaré por todo el edificio en el que trabajas - Mycroft lo miro algo temeroso.

     - El futbol es increíble y el Arsenal es el mejor equipo - Greg asintió fingiendo no estar totalmente divertido, camino a su sala y prendió el partido, miro a Jim cuando el chico se sentó junto a él.

     - ¿En realidad lo harías? - Greg alzó una ceja.

     - Por supuesto que no pero tu hermano no lo sabe - Jim se rio divertido.

     - De verdad estás azotado por Mycroft - Greg no respondió solo miro el partido.

     No tienes la más mínima idea.

     Greg se sobresalto cuando escucho su alarma sonar, eran las cinco de la mañana, sería mejor que se fuera, no podía llegar tarde a su examen y no estar listo.

     Dejo a Mycroft recostado en el sillón antes de recoger todo, trajo una cobija para cubrir a su Holmes favorito antes de correr a la ducha y prepararse.

     Salió listo solo media hora después por lo que saco el recipiente con fruta picada y comió todo lo que pudo, que resulto ser todo, un recipiente con capacidad de 3 litros, definitivamente debería fijarse en lo que hacía.

     Miro a Mycroft y se acerco, le dio un beso en la frente después de dejarle una nota y salió con sus maletas, iría a una misión en Cuba, esperaba no quemarse demasiado.

     Prendió su radio poco después de arrancar, Queen sonaba de fondo.

     Mycroft tarareaba algo que Greg sabía que debía reconocer pero en estos momentos su mente no lo ayudaba, no podía creer que el hombre...

     Parpadeo cuando el cojín lo golpeo en la cara.

     - Estoy preguntándote algo Lestrade, ¿qué te tiene en ese estado? - Greg miro a Mycroft, luego al calendario.

     22 de Diciembre, dos días para Navidad...

     - Es el cumpleaños de papá - Greg solo pudo ver el día en el calendario, giro a ver a Mycroft cuando sintió su mano sobre su brazo.

     - ¿Estás bien? - Greg miro a Mycroft, asintió lentamente.

     - Yo... creo que si, solo... es estúpido - Mycroft alzó una ceja y lo obligo a sentarse.

     - ¿Qué es estúpido?, ¿qué el día te afecte?, amas a tu padre, no me veas así, lo puedo ver en la forma en la que miras cada vez que hablas de él, en la forma en la que a veces sonríes sin saberlo pero te duele porque murió hace no tanto tiempo- Greg parpadeo.

     ¿Amaba a su padre?, la respuesta vino fácil, si, lo amaba, lo amaba a pesar de todo.

     Lo cual era triste.

     - ¿Qué suelen hacer en sus cumpleaños?, no he olvidado que el tuyo lo celebran en unos 9 días - Greg miro a Mycroft.

     - Olvídalo, odio mi cumpleaños - Mycroft lo miro más.

     - Definitivamente haremos algo, silencio, no hay nada que discutir, ¿qué es lo que suelen hacer? - Greg miro hacia afuera.

     - Solo prenderé una vela, y... - Mycroft asintió, entonces se paro a buscar la vela, Greg trago, no pensó que esto estaba pasando.

     Mycroft regreso con la vela, una hoja blanca y un lápiz, Greg lo miro agradecido antes de dibujar el Vegvisir en nombre de su padre, sostuvo la hoja sobre la llama de la vela.

     Empezó a orar por su padre.

     Por favor, gran protectora, bendícelo, nunca lo abandones, dios blanco, te pido que lo guíes por los caminos que va, dios supremo por favor no permitas que la sabiduría lo abandone, el sabe lo que hace, por favor gran Tyr, dale tu bendición, la necesitará.

     Greg abrió los ojos solo para notar las runas quemadas, eran tres como siempre debía ser, las runas eran para Greg, eso lo tenía claro cuando vio cuales eran.

     Nauthiz, Thurisaz y Wunjo.

     Mycroft lo miro un poco curioso.

     - Las runas a las que estoy destinado en el futuro Myc, ya te lo había explicado, no puedo saber que tendría papá Myc, es algo personal, lo que salió aquí es una advertencia, algo así como... bueno estás pidiendo mucho por alguien más déjanos advertirte sobre tu futuro - Mycroft lo miro un poco divertido por su explicación al final, sobre todo fue por la voz, Greg estaba seguro.

     - No me dijiste que significaban - Greg trago antes de mirar las runas, señalo Wunjo.

     - Wunjo, significa que si pasaste por el mal tiempo, que has cumplido con tu tarea y puedes recoger los frutos de lo que sembraste, Wunjo es como la raíz de un arbol frutal, se le conoce como la runa de gran esplendor y conquista - Mycroft asintió.

     Greg señalo Thurisaz.

     - Es básicamente la runa que te indica que debes esperar antes de atacar, te dice que no debes hacer nada y ser paciente, debes reflexionar sobre todo, pero te dice que todavía hay trabajo, es un diente o una espina, siempre he ido por la espina - Mycroft alzó una ceja.

     Greg trago antes de señalar Nauthiz.

     - Está representa dolor, algo como eso, habla de sacrificios que tendrás que hacer para un bien mayor, sacrificios que te dolerán pero que necesitarás hacerlos si quieres salir adelante, es la representación de los obstaculos - Mycroft lo miro.

     - ¿Qué significa todo esto? - Greg sonrió levemente.

     - Que tendré que hacer un sacrificio muy grande si quiero que mis luchas se terminen ganando, sufriré, tendré que aprender, y prevaleceré, o eso espero - Mycroft lo miro con escepticismo.

     Queen seguía sonando de fondo, Greg no se sentía mejor.

     Greg suspiro mientras se estacionaba y salía a buscar el salón en el que haría el examen, camino por unos cinco minutos antes de encontrarlo, vio a una joven sentada no muy lejos, Greg busco alguna señal pero al darse cuenta de que podía hacerlo saco su cigarro y empezó a fumar.

     - ¿Sabes que fumar antes de realizar tu examen significa que estás nervioso por hacerlo? - Greg miro a la joven divertido.

     - Por supuesto que lo sé, pero no ocultaré mis nervios, los enfrentaré, déjame adivinar segunda carrera - la mujer sonrió divertida.

     - ¿Policía? - Greg le sonrió a cambio.

     - ¿Qué lo delato?, fueron el libro gastado de psicología, aunque algo me dice que no es tuyo en realidad, ¿hermana? - la mujer parpadeo impresionada.

     - ¿Qué me delato?, te delato la forma en la que hablas, como te sientas y miras todo, además de como aceptas las cosas, los policías suelen ser directos, y tienes tu placa del MET - Greg sonrió divertido, eso fue lo único que lo delato, guardo su placa.

     - Tu collar tiene una escritura en griego antiguo, Ariadna, es tu nombre, el de tu hermana empieza con A también pero ella escribió en celta, apostaría por algo como Alda o Alana, ¿cuál es? - Ariadna lo miro interesada.

     - Alana, ella es menor por cuatro años, está estudiando su último año de Psicología en St. Andrews, eres bueno, será mejor que acabes eso, parece que lo necesitas - Greg hizo precisamente eso, vio al hombre llegar, era el que lo vigilaría.

     Lo estudió.

     Alto no tanto como Greg, pelo negro, musculoso, más que Greg, era un arrogante, tenía seis cuchillos con él, su postura indicaba que estaba escuchando ordenes, alguien estaba vigilando a Greg, así que era mejor permanecer quieto y no decir nada.

     Se levanto para fumar contra la columna, el hombre lo veía directamente por lo que no dijo nada.

     Un profesor llego, o eso es lo que todos pensaban, Greg creía que era el director de algún departamento.

     - Normalmente no hacemos esto pero lo que vayan a aplicar para Criminología se dirijan de este lado, el jefe de departamento quiere conocerlos primero - Greg empezó a caminar detrás de él, sabía que el hombre no lo seguiría, ellos lo habían puesto para Psicología después de todo.

     Ariadna camino junto a él así como otras 8 personas, interesante.

     Los condujeron a un salón bastante pequeño, el hombre los dejo en sillas separadas y puso los exámenes frente a todos.

     - Resuelvan lo más que puedan en 40 minutos - Greg vio a los demás preocuparse, pero el se enfoco en abrir su examen y responder, vio a Ariadna empezar a hacer lo mismo. 

     Programo su reloj mental, 33 minutos y una revisión rápida.

     Así lo hizo Greg, respondió la mayoría de las preguntas en todos los temas, dejo sin responder dos de ellas pero las leyó de pasada, sabía los temas que eran, cuando se cumplieron los 33 minutos regreso a revisar todo, solo corrigió dos preguntas y contesto una de matemáticas que estaba haciendo mentalmente, dejo el examen cuando faltaban 30 segundos, el hombre lo miro con la ceja alzada, Greg cerro el examen y se recargo tranquilamente en la banca.

     Escucho a uno de los jóvenes maldecir en voz baja cuando noto cuanto tiempo quedaba.

     Mycroft descansaba su cabeza en el regazo de Greg, Sherlock estaba del otro lado, los dos estaban medio dormidos, Hannibal estaba frente a él, Q y Spence estaba prácticamente sobre él, Benji cerca y Jim casi sobre Spence, Mike estaba en el suelo, todos estaban demasiado cansados para siquiera moverse.

     - Acordemos nunca volver a entrenar con su padre, es un demonio - los ocho gruñeron.

     - Papá está demente, lo digo, demente - Greg resoplo ante el comentario de Jim.

     - Jim, eres muy parecido a él, incluso puedo decir que estás más demente que él - el niño levanto el dedo medio.

     - Lenguaje - Hannibal y Mycroft hablaron al mismo tiempo para diversión de Greg.

     - Lestrade dice cosas peores - Greg se rio entre dientes.

     - Si pero a tu edad estaba entrando en la marina imbécil, no tengo padres prácticamente desde los 14 y me uní al MET, por supuesto que hablaría así - Mycroft suspiro.

     - Aún así desearía que no dijeras tantas - Greg resoplo.

     - Myc, no digo tantas cerca de ti, me controlo por el bien de nuestra amistad - Mycroft tarareo.

     - Es bueno que lo hagas Lestrade, ¿almuerzo el martes? - Greg tarareo.

     - Bien, después de las 12, pero si es el lugar de ensaladas quiero pasar por una tartaleta de frutas y chocolate caliente - Mycroft tarareo.

     - Es un trato Detective Inspector - Greg sonrió y acaricio el cabello del joven.

     - Es un trato Señor Holmes, te recogeré, pasaremos por ese lugar de burritos, tenemos que llevarle algo a tu padre, quizá se relaje con ustedes - los ocho suspiraron.

     - Lo dudo, quiere que todos sepamos defensa personal, tuviste suerte, casi no te golpeo, ¿cómo eres tan bueno? - Greg rodó los ojos.

     - Marina, y soy vikingo, es tradición en la familia aprender desde los 12 a defenderse, el golpe de la nariz es tradición - todos gruñeron.

     - Eres un maldito tronco Lestrade, es como golpear a la pared, destrozas todo a tu paso también - Greg se rio divertido del comentario de Mike.

     - Dado que su familia decidió decirle, el devastador, no me sorprende, es como si quisieran que fueras eso, ¿irás por mi en moto o auto? - Greg tarareo.

     - Moto, el auto necesita unos arreglos, descansaré al pobre, solo tomaré tres horas, tengo que ir a una reunión con el Sup - Mycroft suspiro.

     - Tengo 2 horas y media, reunión con algunos jefes del gabinete - Greg tarareo.

     - Entonces recogeré la comida antes de ir por ti, vamos al este, vamos con tu padre, te dejo y llego a mi oficina a tiempo - Mycroft tarareo, abrió un ojo y lo miro con travesura.

     - Eso suena malditamente fantástico - sus hermanos menores se quejaron cuando Hannibal se encogió de hombros, Greg se rio divertido, Mycroft era cruel con sus hermanos.

     Deja de pensar en él, estás en medio de algo importante.

     Greg miro al hombre cuando hablo en voz alta.

     - Bien, todos dejen sus exámenes justo como están, primero quiero saber algo, tú, el de playera roja, nombre, edad y trabajo si es que trabajas - el joven que a penas salía de la pubertad asintió nervioso, trato de levantarse solo para tirar todo, lo recogió rápidamente.

     - Maurice Wilskin, 18 años, no trabajo señor - el hombre asintió.

     - Había 60 personas allá, dime si había una joven con playera morada - el joven parpadeo y se removió.

     - No lo sé señor - el hombre asintió.

     - Siéntate, tú, la de chaqueta escandalosa, nombre, edad, trabajo - la joven se levanto, también nerviosa pero decidida a no hacerlo peor que Maurice.

     - Galia Turner, 20, trabajo en un despacho de abogados, soy su secretaría por así decirlo - el hombre asintió.

     - ¿Qué joven estaba fumando contra el pilar? - Greg casi se ríe, es una pregunta prácticamente regalada, el hombre prácticamente lo señalo cuando se sentó en su banca.

     - No lo sé

     - La de amarillo, sabes que hacer

     - Pilar Sullivan, 19, no trabajo

     - ¿Cuántos hombres tenían chaqueta de cuero? 

     - Dos - el hombre hizo un sonido de error, señalo a otro hombre.

     - El grande

     - Soy Tobias Urban, 18, trabajo en un restaurante de comida rápida

     - ¿Quién tenía puesto un collar plateado? 

     - El joven con la chaqueta de mezclilla - el hombre volvió a hacer el sonido.

     - El que está detrás

     - Isaac Newton, lo sé, papá cree que es divertido, 20, diseño logos en patinetas

     - Trabajo interesante, ¿quién tenía un par de pendientes en forma de lágrima? - Greg puede ver a Ariadna girarse para que el joven la vea, Greg casi se ríe divertido.

     - No tengo idea ¿Por qué nos hace estás preguntas señor?, ni siquiera respondimos nuestros exámenes de admisión todavía - Greg sonríe un poco.

     - Interesante pregunta, el joven de cabello largo - Greg parpadea cuando se da cuenta de que esta sucediendo.

     - Rupert Morat, tengo 19, trabajo en un bar por las noches

     - Vida nocturna entonces, ¿que dama llevaba un par de tacones blancos?

     - No tengo idea

     - Bien, joven con pantalones rotos

     - Soy Dylan Harris señor, 21 años, trabajo en la consultoría de papá, es abogado

     - ¿La mujer de cabello más largo?, que vestía 

     - Creo que una falda negra larga - volvió a emitir el sonido.

     - Tú el de chaqueta de cuero

     - Jackson Nicols, 24 años, soy constructor

     - Por eso los músculos entonces, ¿qué mujer leía un libro de psicología? - Ariadna sonrió en dirección a Greg.

     - No tengo idea señor

     - Señorita de aretes de lágrima

     - Ariadna Bloom, 25 años, psicología, trabajo en un hospital atendiendo a los niños.

     - Bien, dígame, ¿cuántos gorilas había?

     - Dos - el hombre volvió a hacer el sonido de error, se giro a ver a Greg.

     - ¿Sabe la respuesta a alguna de las preguntas?, menos la que ya respondimos - Greg asintió.

     - Había una mujer con playera morada, es la que tenía el collar plateado, un dije en forma de estrella, la mujer de cabello largo tenía los zapatos de tacón blancos, vestía un vestido largo negro, parecía de gala, probablemente un evento justo después, había 10 hombres con chaqueta de cuero, 3 mujeres, de esos 10 hombres con chaquetas de cuero 4 eran gorilas y contando a Jackson y al hombre vestido con ropa de deporte harían 6, Ariadna leía un libro de psicología y yo era el que fumaba contra el pilar - el hombre aplaudió.

     - Correcto, dinos tus datos - Greg sonrió.

     - Gregory Lestrade, 22, soy Detective Inspector en el MET, estoy en homicidios - el hombre se giro a verlo interesado.

     - ¿MET?, Detective Inspector a los 22, eso debe hacerte... - Greg lo interrumpió.

     - El hombre más joven en conseguir el puesto, la persona, si - el hombre lo miro interesado.

     - ¿Por qué viniste a estudiar esto si ya estás dentro? - Greg se encogió de hombros.

     - Por el título sobre todo, quizá me quiera mudar a Canadá en unos años, y necesito un título - así demuestro mis estudios.

     - ¿No es tu segunda carrera? - Greg resoplo.

     - Primera vez pisando una universidad, bueno, segunda, la primera fue un caso en Manchester, desastroso, pero no es mi segunda carrera, entre en el MET a los 20 - el hombre parpadeo.

     - ¿Qué hacías antes? - Greg lo miro.

     - Estuve en la marina de su majestad por 4 años, me transfirieron a las fuerzas terrestres como les gusta llamarlos ya que creían que ayudaba más aquí - eso y que me tenían más vigilado.

     - Así que sabes disparar - Greg alzó una ceja.

     - Bien, bien, te dejamos en paz, ¿quién tiene una idea a la pregunta que hizo Isaac Newton? - Greg levanto la mano, el hombre lo descarto.

     - Tú no, alguien más - Greg se divirtió un poco. 

     Ariadna alzó la mano, el hombre la descarto también.

     - No, alguien más, ¿nadie?, ¿en serio?, bien, los dos respondan al mismo tiempo.

     - Ya hicimos el examen, fue el cuestionario que nos hicieron enviar, somos los que aprobaron 

     El hombre los señalo.

     - Como lo dijeron los genios con experiencia fueron los que aprobaron, digo genios porque aprobaron el examen con solo 5 errores para Ariadna y un error para el señor francés por aquí, y lo tuvo solo porque solo rodeo la respuesta, ¿quiere decirnos por que? - Greg se encogió de hombros.

     - Estaba con alguien cuando lo hice, la respuesta me la dijo, odio que me digan la respuesta, así que no la rellene como lo iba a hacer, si no hubiera sabido la respuesta habría puesto un tache seguido de una nota - el hombre parpadeo.

     - Señor Correcto entonces, de todas formas revisaran las preguntas que contestaste en esto, entonces... ¿quieres decirnos como son las escenas del crimen? - Greg lo miro.

     - Desordenadas, llenas de datos que tienes que relacionar, descartar o destacar en el menor tiempo posible y con mucha sangre en algunas ocasiones, un buen consejo es que se preparen para vomitar cuando vayan a su primera escena del crimen, casi todos lo hacen - el hombre lo miro divertido.

     - Si, eso pasa mucho, y no les agradas si vomitas porque a veces tienen que empaquetar e inspeccionar tu vomito en caso de que cayera sobre alguna prueba, el Señor Correcto sabe todo lo que diré, no sé porque está aquí pero lo tomaré, podría aprender entre nuestros 10 idiomas que enseñamos - Greg lo miro.

     - ¿Alemán, francés, español, japonés, portugués, griego, ruso, italiano, noruego o hebreo? - el hombre asintió, Greg inclino la cabeza.

     Podría decir la verdad o perder el tiempo, decir la verdad definitivamente.

     - No gracias, los sé todos y 24 idiomas más - el hombre parpadeo, bueno, los 34 idiomas que estaban registrados.

     - ¿Cuándo aprendiste 34 idiomas? - Greg se encogió de hombros.

     - En realidad 29, crecí aprendiendo inglés, francés, español y noruego, a los 5 aprendí alemán, ruso, italiano y japonés, los demás fue a lo largo de los años, sobre todo cuando estoy aburrido o un caso lo amerita - el hombre lo miro.

     - Ahora entiendo porque estás en ese nivel, puedes irte luego de contarnos tu caso más cansado - Greg frunció el ceño.

     - Creo que fue hace dos meses, no, tres, si, tres, ¿alguien leyó sobre el caso de las muñecas? - todos lo miraron.

     - ¿Fuiste tu quien lo resolvió? - Greg miro a Pilar.

     - Mi equipo y yo lo resolvimos, 54 horas sin dormir, 12 personas con testimonios falsos y una perdida de una prueba de sangre, definitivamente el más cansado, estábamos a punto de caer dormidos cuando había otra escena, al final lo atrapamos cuando descubrimos el patrón, siguió una persecución de dos horas corriendo, por los túneles de la ciudad, diría que muy cansado - Ariadna parecía divertida.

     - ¿Cómo lo descubrieron? - Greg se encogió de hombros.

     - No puedo decirlo, las investigaciones no pueden ser reveladas, el Sup tendría mi cuello por eso, o me pondría en el Archivo, suficiente tengo con mi papeleo muchas gracias - Ariadna resoplo divertida, el hombre también.

     - Algo de lo que nunca informan, el papeleo es un infierno, pero es necesario - Greg resoplo.

     - El verdadero infierno es el Archivo de los casos, tienes que reunir el papeleo de todos los miembros del equipo, etiquetar, registrar, ordenar y documentar todo en una bitácora antes de archivarlo - Greg recibió miradas de resignación, si, justo como se sentía.

     - ¿Intentarás unirte a algún equipo? deportivo quiero decir, tenemos el deber de impulsar el amor por el deporte y esas cosas - Greg pensó por unos segundos.

     - No sé, tengo que seguir trabajando y... quizá lo intente, ¿entonces puedo irme?, tengo algunas cosas que arreglar - el hombre asintió por lo que Greg se levanto tranquilamente y empezó a salir.

     - Sin embargo antes de que se vaya, ¿alguna vez le han disparado? - Greg trato de no recordar todas las veces.

     El ardor recorrió el pecho de Greg, sintió la tela mojarse, giro a ver hacia su abdomen, la bala...

     Greg asintió.

     - Tres veces, un rasguño en las costillas, una bala atravesada en el brazo y una vez en el hombro, duelen, mi consejo es no se dejen disparar - salió del salón y casi corrió a su auto, una vez dentro pensó en la promesa que Violet le hizo, de alguna manera sabía que lo cumpliría.

     Los ochos Holmes no estaban hechos para fiestas, pensó Greg, los ocho habían caído sobre el lugar que pudieran, Greg tuvo que comprar algunos colchones luego de que no solo Jim y Sherlock estuvieran en su casa, sino también Mike, Benji y Myc, los siete estaban en un pequeño departamento, lo peor era cuando Hannibal venía a quedarse porque traía a los dos más pequeños con él, justo como ahora.

     Greg estaba dormido en el sillón con Mycroft encima de él, los demás hermanos estaban en las habitaciones.

     Acarició la espalda de Mycroft relajando al joven, Greg amaba estos momentos, de alguna manera habían crecido a pesar de que sus horarios a penas los dejaban, o las misiones, o las reuniones de emergencia o las llamadas de madres locas a la mitad de la noche.

     Greg había terminado gritándose con la mujer en el teléfono dos veces ahora, nadie le decía a Mycroft que era un inútil, nadie.

     Suspiro recordando como la mujer lo había amenazado.

     "Juro Lestrade que haré todo para hacer de tu maldita y corta vida un infierno", Greg no lo dudaba pero lo viviría si eso significaba que los Holmes serían al menos un poco felices.

     Greg parpadeo cuando se dio cuenta de que había llegado al aeropuerto, deja de distraerte tanto Lestrade, el avión lo esperaba en el fondo de la pista, Greg se estaciono antes de entregarle sus llaves a Charlize Monday, la mujer lo llevaría a salvo y no dejaría que le hicieran nada, era una de las pocas personas en el MI6 que lo soportaba.

     - Será mejor que no regreses a punto de morir, no tendré a nadie a quien molestar - Greg rodó los ojos divertido.

     - Mundi, no lo hagas, sabes que siempre me pasa cuando lo dices - la mujer resoplo un poco, Greg le sonrió era bueno volver a verla después de tanto tiempo.

     - Lo que digas mocoso, tu tapadera está cubierta, vas a otro país a remodelar tu casa ahí, ¿qué país quieres que sea? - Greg alzó una ceja.

     - Alemania, ¿por qué preguntas? - Charlize sonrió.

     - Bueno, tu padre la comprará, dijo que tenía que contribuir en tu cubierta, así lo va a hacer, disfruta - Greg alzó una ceja.

     - Con un gran terreno grande, arboles y algún río cerca, que haya un pueblo y sea lo suficientemente grande para perderme - la mujer sonrió.

     - Estás aprovechándote de que no te lo negará, bien, lo tengo, ¿algo más? - Greg la miro.

     - Difícil de encontrar, no quiero que me molesten - Charlize asintió.

     - Será mejor que entres, él está ahí - Greg respiro profundamente antes de subir al avión.

     Odiaba los aviones, totalmente.

     Además de odiar a los pasajeros que estaban en el avión.

     - Lestrade, siéntate, tienes que escuchar lo que vas a hacer - Greg se sentó en el sillón frente a él, Drields no estaba a la vista.

     Sería algo muy importante, una misión que ni siquiera Drields podría conocer, no podría enterarse de ninguna manera, los Altos Mandos no lo permitirían, Greg estaba a salvo porque su nivel de autorización no era tan alto como el de él o Charlize o Greg, lo que era divertido, irónico y le daba ventaja a Greg en muchas cosas, una ventaja que estaba dispuesto a aprovechar.

     O seguir aprovechando.

     - Hubo un ataque en la afueras de Virginia, tu hermano está bien, no le hicieron nada y no le harán nada, nadie lo reconoce, solo es otro entre el montón, el ataque lo rastreamos desde Cuba como bien sabes, hay un grupo, se hace llamar la mano negra, creo que sabes que son - Greg asintió.

     - ¿Son los rusos o solo quieren hacerle creer eso a los americanos? - la mirada del hombre estaba cansada.

     - Quieren hacerle creer a los americanos que los rusos quieren iniciar una invasión en los países que dejaron atrás en la Guerra Fría, no nos conviene porque los dos países son nuestros aliados y nos haremos cargo porque uno de los nuestros lo inició, encontrarás todo en el archivo, sujétate porque el viaje será largo - Greg suspiro antes de leerlo todo.

     Por supuesto que el despegue lo distrajo de todo.

     Voy a morir en este pedazo de chatarra con él de todas las personas y nunca me darán el entierro que quiero.

     Greg y Mycroft estaban sentados en el césped del parque, mirando el atardecer, Mycroft estaba sentado frente a Greg, las piernas de Greg lo rodeaban, estaba recargado contra él, los dos se reían entre dientes.

     Una vez que la risa acabo Mycroft se quedo mirando el agua, jugueteando con las manos de Greg, que también lo rodeaban.

     - ¿Qué es lo que más te da miedo? - Greg se quedo quieto, no esperaba esa pregunta, aún así, eso era fácil en algunos sentidos.

     - Los aviones, no soporto subir a un avión, yo... detesto que sean cosas artificiales que vuelan, podrían caerse y entonces todos los que están adentro morirían - Mycroft lo miro con incredulidad en su cara, Greg sabía que se sonrojo por lo que miro a otro lado.

     - Eso es lo que menos esperaba, pensé que sería algo como un veneno o deshonrar a tus ancestros o algo... - Greg lo miro, ya los deshonré así que no puedo tener miedo de algo que ya paso, además en realidad lo que más temo es morir en el agua... otra vez.

     - Myc, no me da miedo mientras sepa que puedo hacer algo para arreglarlo, en el aire a miles de metros del piso en una cosa de metal que puede explotar no, así que aviones, ¿cuál es el tuyo? - Mycroft asintió, luego se sonrojo un poco.

     - Payasos - Greg enarco una ceja, eso, no lo veía venir.

     Mycroft suspiro y miro a otro lado.

     - Fue hace algunos años, tendría 10 años como mucho, Hannibal tuvo la idea de ver leer el libro de Stephen King, podrás adivinar como nos fue, pero la vimos toda, unos días después alguien se disfrazo del personaje, me asuste mucho y grite y llore, estábamos en medio de una fiesta, a mamá no le hizo gracia, papá en cambio me cargo y empezó a consolarme, se durmió conmigo durante las siguientes seis semanas, siguió acompañándome al baño y nunca me alejo de su vista cuando llovía, yo... creo que te digo todo esto porque llegue a la conclusión de que mi papá nos ama devotamente pero nuestra madre no, y a pesar de saberlo... no puedo procesar la idea de que no nos ame, yo... la amo a pesar de todo, ella ni siquiera nos crio, fue una institutriz, era amiga de papá y mamá la corrió cuando Quinton tenía 6 años, ella es mala y yo la amo - Greg sabía a donde iba esto, por lo que lo abrazo más cerca.

     - Myc, hay veces en las que no importa que es lo que nos hagan, nuestros corazones no son capaces de dejar de amar a la persona, es más difícil con los padres, al menos en algunas ocasiones, por ejemplo, crecí con mi mamá, y por nada en el mundo la amaría, jamás, pero ella me enseño muchas cosas, ella me enseño lo que más amo y también me lo dio y solo lo agradezco pero jamás la amaré, mi papá por otro lado se siente como si lo único que hizo fue quitarme, y odiarme y decepcionarme, y yo... lo amo, lo sabes, y siempre lo amaré a pesar de todo, así que no puedo decirte nada solo... - Greg tomo una respiración profunda.

     Aquí va nada.

     - A veces nos cegamos por el amor que le tenemos a una persona y no sabemos que tan mala es o fue o será, pero un día una acción nos quitará la venda de nuestros ojos... y quizá nos destruya pero entonces realmente podrás saber a quien amas y a quien no, te lo digo por experiencia... solo deseo que nadie te haga tanto daño Myc, así que creo que es mejor si la quieres pero no la amas, espero que entiendas lo que quiero decir - Mycroft trago antes de asentir.

     - Lamento lo de tus padres... merecías más que eso - Greg suspiro un poco.

     - A veces quizá los destinos nos los dan porque saben que somos los únicos que podremos lidiar con ellos... está bien, está en el pasado - Greg no se atrevió a decirle que en realidad esto lo perseguiría durante toda su vida.

     - ¿Crees que hubieras sido un buen padre? - Greg trago.

     - No lo sé, pero por Peyton lo hubiera intentado todo - Mycroft lo abrazo más fuerte acercando los brazos de Greg.

     - Habrías sido maravilloso, le enseñarías a montar una motocicleta a los 12, le habrías contado historias de vikingos y dioses nórdicos, lo habrías amado y eso habría sido suficiente - Greg abrazo a Mycroft.

     Habría sido su sol, ese bebé habría sido su sol en este mundo.

     Greg solo miro a la ventana del avión, sintió como sus manos agarraban los brazos del asiento, sabía que respiraba rápidamente, podía ver de reojo como el hombre lo miraba.

     - Estás perdido últimamente mucho en tus pensamientos, despeja tu cabeza Lestrade o te matarán - Greg no reacciono.

     ¿Por qué no podía dejar de pensar en Mycroft ahora que el hombre estaba con alguien más?, eso era lo que esperaba durante meses, eso era...

     Eso era horrible.

     Bien lo dijo Oscar Wilde.

     "Como si no fuera suficiente su desgracia... se enamoro"

     Lo peor de todo es que sabía que Mycroft lo empezaba a amar.

     Debes prometerte algo Lestrade, dejarlo ir cuando se enamoré por completo, no lo busques, no llores por él, no lo llames, desaparece de su vida lentamente.

     Justo como Andrew le enseño.

     "Y cuando me pregunten por ti, si es que lo hacen, les diré que iluminaste mi vida y toda la oscuridad, pero que ahora iluminas el cielo de alguien más".

Chapter Text

"Somos producto de nuestro pasado pero no tenemos porque ser su prisionero"

     Greg miro al cielo una vez más, Charlize se supero a sí misma con la propiedad, era exactamente lo que Greg había estado soñando durante años, era enorme, casi cinco kilómetros cuadrados, arboles, plantas, un río, animales... el cielo estrellado que se veía sin embargo... eso era una cosa de otro mundo, desde pequeño había estado obsesionado con eso. 

     Las estrellas y el universo, el sol y las nubes, el infinito frente a él, era absolutamente asombroso, había aprendido todo sobre el cielo desde pequeño, cerro los ojos cuando un recuerdo lo invadió.

     Junior lo miraba con los ojos brillantes, su hermanito sonreía enorme, el niño prácticamente vibraba, Joshua a su lado estaba más tranquilo abrazando el oso raído que Jason había encontrado, pero su sonrisa tímida estaba ahí, sus nuevos hermanitos estaban en su cama, eran pequeños y muy tiernos juntos, Jason no se había decidido por sus nombres todavía, mamá le había dicho que él elegiría el nombre de todos sus hermanitos, solo dijo que tenían que ser con J.

     Jason sonrió antes de prender la lámpara, su fuerte no era el mejor pero sería asombroso, sus hermanos miraban el techo pintado de estrellas, Jason había aprendido la mayor parte de las constelaciones para pintarlas ahí, tuvo que subirse a una escalera súper alta, lo que lo asusto, y se cayó dos veces, lo que dolió mucho... pero ver el techo terminado era brillante.

     Jason había hecho su fuerte con dos mantas, el abuelo le había enseñado como hacerlo, así como otras cosas como manejar el cuchillo, su abuelo era asombroso y lo mejor de todo es que mantenía alejada a mamá de ellos, cuando el abuelo venía solo ellos estaban juntos, el abuelo le había dicho que todo se debía a que Jason sería importante para la familia.

     Había dicho...  "Perseus, algún día necesitarás utilizar todos estos conocimientos, los dioses raramente se equivocan en las cosas, si permiten que tu y tus hermanos sigan con vida es por algo, porque no tengo la mínima duda de que vienes a cambiar nuestros caminos, para bien o para mal, tu madre te llamo destructor la primera vez que me hablo de ti, de ahí tu nombre... justo como la constelación de arriba, los dioses te concedieron uno de  los mayores honores y es formar parte del infinito, un lugar donde la paz existiría para siempre, un lugar en el que espero con todas mis fuerzas que merezcas y obtengas... recuerda que eres un hijo de las sombras Perseus, nunca lo olvides".

     Jason había estudiado las estrellas desde entonces, algunas historias que su abuelo solía contarle estaban en los libros, a Jason no le gustaron mucho las historias de Perseus, el héroe había sufrido mucho, Jason no quería sufrir más, Jason pensaba que su madre ya lo hacía sufrir lo suficiente para muchas vidas, y lo peor de todo es que los dioses griegos lo permitían, a Jason no le agradaban ni un poco.

     Solo quería ser libre y no tener miedo nunca más.

     Vio a su hermanito nuevo cuando empezó a llorar, Junior empezó a pellizcarlo tratando de obtener su atención, Jason solo  despeino  el cabello de su hermano.

     - Si me dejas atender a las copias te contaré la historia de Perseus de nuevo - su hermano abrió los ojos sorprendido antes de sonreír tanto que Jason pensó que se quedaría así su boca para siempre jamás, Junior hablo entonces con Joshua, lo lamentaba por su hermano, Junior podía hablar por días.

     Jason se enfoco en su hermano que parecía llorar cada vez más, no era el pañal, estaba seco, tampoco tenía frío, se sentía bien su calor, quizá tenía hambre entonces, Jason agitó la leche de la vaca que consiguió hace unas horas, la estúpida vaca lo tiro cuando se movió, y casi se le cae toda la leche por eso... sacudió su cabeza para enfocarse en su hermano.

     Lo tomo suave pero firmemente, si es demasiado duro el bebé se molestará, si es demasiado flojo el bebé caerá, Jason arruga la nariz, no puede llamarlo bebé, menos cuando son dos  y no uno...

     El bebé 1-0 empieza a tomar la mamila con fuerza, el hambre si era, pronto el bebé 2-0 tendrá hambre pero solo tienen dos botellas hasta mañana por la mañana, así que tenía que ser la mitad de la botella en esta ocasión y en la noche más noche, la otra botella.

     Jason miro el libro, una idea en su cabeza mientras escuchaba a Junior decir que las estrellas eran luciérnagas atrapadas en un frasco.

     Miro al bebé en sus brazos.

     El nombre era bueno, Jeffrey, significaba  el que brinda paz , pero también significaba  regalo pacifico,  paz divina , Jason quería creer que los dioses les darían la paz.

     Eso esperaba.

     El segundo nombre debería ser bueno, a Jason le gusto el de Joseph,  dios aumentará,  Jason esperaba que aumentarán su paz y tranquilidad, así como la felicidad de sus hermanitos, porque Jason amaba escucharlos reír, eran tan lindos cuando sonreían como Joshua lo hacía ahora, su hermanito estaba soltando risitas detrás del oso por las locuras de Junior.

     Jason miro hacía abajo.

     - Prometo que los cuidaré lo mejor que pueda, siempre los amaré, los protegeré de mamá lo mejor que pueda, pequeños traviesos que son, el abuelo lo dijo no yo, te prometo que lo haré, el abuelo siempre dijo que es importante cumplir con nuestras promesas, era algo de honor, no sé que sea el honor pero parece importante, lo buscaré luego, ahora duerme pequeña copia 1 - Jason le dio un beso en la cabeza a su hermanito.

     Greg abrió los ojos, recordar la voz de su abuelo fue algo... algo un poco triste, Greg amaba al hombre, el hombre le enseño muchas cosas, él fue el primero en decirle que la palabra de un hombre era lo único que verdaderamente podían dar, siempre dijo que era importante ser honorable, Greg soñaba con irse con él cuando era joven, al menos fue así hasta que descubrió que tendría que dejar a sus hermanos atrás, así que renunció a eso, y se hizo oficial en el momento en el que le dio la espalda a su abuelo.

     No dudaba que el hombre lo odiara desde entonces, y aunque un poco doloroso Greg lo entendía totalmente, había roto su palabra después de todo.

     Suspirando se sentó y miro al rededor, estar al aire libre siempre le recordaba a dos de las personas que más había querido en su vida, su abuelo y Brad, los dos eran amantes de la naturaleza, lo cual era un poco divertido para Greg a veces porque eran unos de los pocos hombres que tenían tantas cosas en común sin saberlo y eran tan contrarios que Greg no dudaba que se odiarán al principio.

     Los dos eran griegos, pero el padre de Brad se mudo a América, más en concreto a Montana, ahí se dedico a domar caballos salvajes, producir y comerciar cerveza y ganado, los Sideris, en realidad Brad era Baruch pero el Coronel Tolomeo cambio sus nombres luego de salir de Grecia cuando Brad tenía solo 4 años, su amigo se convirtió en Brad, lo cual fue divertido para Richard y Greg durante años porque el nombre significaba pecho amplio gran torso, algo que Brad no tenía, era el más delgado de los tres y el más grande.

     Por supuesto que el otro nombre de su amigo tampoco era cierto, el que no demuestra su tristeza, el hombre la demostró muy bien.

     Greg suspiro y miro el cielo una vez más, tenía que levantarse y trabajar, incluso si eran las 2 de la mañana, como su padre solía decir, tú tiempo es limitado Jason, así que no lo malgastes, existen infinitos pero nosotros solo tenemos uno muy pequeño, gástalo bien.

     El sonido de una llamada de Mycroft lo interrumpió, Queen, Don't Stop Me Now, de todas las estúpidas canciones tenía que ser esa.

     - Lestrade - nunca estaba de más tener precaución.

     ~ Gregory, necesito ayuda, yo... realmente no sé como pedirle a Mark una cita ~ Greg miro el cielo, antes de levantarse y empezar a acomodar todo para seguir con la construcción de la casa... túneles secretos, Greg sabía la importancia de esos túneles.

     - Myc, haz estado saliendo con el hombre por unos cuatro meses - el tiempo pasaba rápido, Mayo estaba cada vez más cerca, así como ese día, Greg lo odiaba con todo su ser.

     ~ Gregory, esto es diferente ~ Greg alzó una ceja y abrió una cerveza, Thor dame maldita fuerza para lo que voy a decir.

     - ¿Vas a pedirle que se case contigo?, ¿o que se mude contigo? - Greg tomo la cierra y puso su teléfono entre su hombro y cuello.

     ~ ¿Qué haces?... y no digas estupideces, solo me agrada no lo amo ~ Greg se detuvo, espera ¿qué?

     - ¿Y por qué tienes miedo de pedirle una cita? - Greg casi maldice cuando se corto, ¿seguía cortando mientras....? Mycroft si que lo ponía estúpido.

     ~ No me dijiste que hacías... te lastimaste, ¿qué te hiciste? ~ Greg puso los ojos en blanco, honestamente este hombre.

     - Mycroft solo dime que carajo pasa por tu cerebro - Greg rompió un trapo y lo amarro en su herida entre sus dedos, esa cosa ardía como loco.

     ~ Gregory responde la maldita pregunta ~ Greg alzó una ceja.

     - Me corté con una puta cierra, ¿contento?, ahora responde la mía - Greg frunció el ceño ante el silencio del otro lado.

     ~ ¿Qué estás haciendo? ~ Greg suspiro antes de seguir cortando.

     - Cortando, ¿ya me vas a responder o me vas a ignorar como lo haces a veces? - Greg tomo el pedazo de madera que cayó y empezó a pulirlo, no quería astillas muchas gracias.

     ~ En serio Gregory, deja de hacer otra cosa mientras hablamos, es la quinta vez que te lastimas, no eres multitareas ~ Greg se rio entre dientes.

     - Ignorado será entonces, así que también te voy a ignorar y hablaré sobre lo hermoso que es aquí, lo único que me gustaría más que aquí sería ir a Chile, lo más cerca de... - Mycroft lo interrumpió como Greg sabía que lo haría.

     ~ La Antártida, lo sé, escúchame por favor Greg ~ sabes jugar muy sucio Mycroft Holmes.

     - Estoy escuchando Myc, siempre estoy escuchándote - Greg dejo de lado todo, incluso si eso lo distraería de lo que estaba a punto de escuchar y que no quería escuchar pero que solo escucharía porque Mycroft se lo pidió.

     ~ Quiero pedirle una cita, porque me agrada, pero no quiero seguir siendo su novio, solo... ~ Greg se golpeo contra la pared.

     Ay, fue más fuerte de lo que quise.

     ~ ¿Qué fue eso? ~ Greg suspiro.

     - Se cayó mi viga, ahora, solo dile la verdad, nada bueno sale de las cosas si no le dices la verdad, el chico está loco por ti, te contesta las llamadas en medio de una de sus lecciones y en medio de la cena con su familia, solo dile que realmente nunca has tenido esto antes, quieres estar seguro de que él es esa persona con la que quieres vivirlo y que quieres intentarlo de verdad - Mycroft suspiro teatralmente del otro lado.

     ~ ¿Y si lo arruino? ~ Greg cerro los ojos.

     - Si lo arruinas hablaré con él y entonces estará contigo - Greg no sabía que pasaba por su puta cabeza pero sabía que iba a morir un poco más por eso.

     ~ ...¿Harías eso? ~ Greg suspiro.

     - Si Myc, obviamente es muy importante para ti, así que si, haría eso - incluso si solo quiero golpear la cara de Mark por existir.

     ~ Lo voy a intentar y te diré que pasó pero... ¿cómo lo invito a salir? ~ Greg iba a morir, definitivamente.

     - Solo pregúntale si quiere ir a algún lugar, pregunta la hora y el día, de preferencia mañana, es cuando tu jefe te deja más libertad - Greg miro su mano, el trapo estaba lleno de sangre, miro el piso solo para maldecir en voz baja ante la cantidad de sangre.

     Prioridades Gregory, prioridades, Greg escucho la voz de Mycroft en su cabeza y quería reír.

     ~ ¿Qué sucede? ~ Greg olvido por un segundo que el silencio de Mycroft no significaba que el joven no estaba ahí.

     - Nada Myc... ¿está Hannibal por ahí? - Greg escucho el suspiro de Mycroft.

     Escucho al joven caminar y tocar una puerta, algo de silencio antes de que Mycroft por fin hablará de nuevo.

     ~ Estás en altavoz ~ Greg sonrió un poco.

     - ¿Cuántos bodoques están presentes y por qué no los mandaron a dormir antes?, su padre los va a matar si los ve ahí - Greg escucho el suspiro de molestia de Mycroft.

     ~ Prioridades Gregory, prioridades ~ Greg no lo pudo evitar, se rio.

     ~ Creo que se volvió loco ~ Greg resoplo divertido.

     - Hola Spence, no me volví loco, escuche lo mismo hace solo unos segundos en mi cabeza cuando me di cuenta de que seguía sangrando por estar hablando por teléfono con tu hermano, fue el mismo maldito tono - los Holmes seguramente estaban rodando los ojos, menos Spence.

     ~ ¿Con que te cortaste y donde? ~ Greg sintió una punzada cuando escucha la voz de Hannibal, como una advertencia, pero lo dejo pasar y empezó a remover la venda improvisada, su corte era feo.

     - Una cierra, entre mi dedo índice y medio, el corte me llega hasta la altura de donde inicia mi pulgar, puede que sea como de medio centímetro de profundidad - Greg tomo el agua y empezó a enjuagar, solo para que más sangre saliera de la herida.

     ~ ¿Cómo hicis-...?, olvídalo, eso necesita puntadas, ve a un hospital ~ Greg resoplo.

     - El hospital más cercano está a una hora, ¿es mortal en una hora? - Greg solo escucho el silencio.

     ~ ¿Dónde estás?, ¿en el desierto? ~ Greg sonrió divertido por el comentario de Mycroft.

     - No, estoy en el bosque, o algo así, ¿es mortal? - Hannibal suspiro.

     ~ Juro que eres estúpido a veces, no, no es mortal, puedes perder como medio litro de sangre por una herida así, y eso sería una exageración, solo ve al hospital ~ Greg se encogió de hombros.

     - Solo me la voy a vendar entonces, tengo que acabar con esto, ¿cómo es que siguen despiertos?, no, olvídenlo, por cierto... solo llámale y dile Myc, estarás bien - Greg volvió a sentir esa punzada, por lo que para deshacerse del sentimiento empieza a vendar la maldita cosa.

     ~ ¿Cómo que solo la vas a vendar?, Lestrade juro que si eres tan estúpido como para solo hacer eso iré hasta donde estás y te golpearé por ser obtuso ~ Greg miro su teléfono divertido, antes de suspirar y decidir hacer algo por el bien de Mycroft, así que decide ir por su kit de emergencia a su maleta y saca las cosas para coserse la estúpida herida.

     Nunca fue su fuerte pero era mejor que nada supuso.

     ~ ¿Qué estas haciendo? ~ Greg miro su teléfono.

     - No puedes venir a donde estoy porque no sabes donde estoy y Q no es tan bueno todavía, Benji me debe una así que no te dirá y en realidad mi teléfono no es rastreable, así que estoy a salvo de ti, y estoy dándome puntadas así que cállate o girare a ver mi teléfono y me enterrare la aguja - Greg solo estaba exagerando, no se enterraría una aguja, no era tan estúpido, o eso esperaba.

     Greg termino en solo 1 minuto, se veía horrible pero era mejor que nada.

     - Bien, de algo estamos seguros, no habría sido un buen médico cirujano - en realidad todos los métodos curativos que Greg conocía y dominaba eran un poco bruscos y salvajes, pero servían que era lo que importaba.

     ~ Eres un imbécil de primera Lestrade ~ Greg casi se ríe.

     ~ ¿Qué hacen todos aquí? ¿ustedes cuatro que hacen aquí?, ¿y ustedes por qué no los mandaron a dormir? ~ Greg ahora si se rio.

     - Se los dije - hubo un coro de 'Callate Lestrade'.

     ~ Ahora todo tiene sentido, ¿qué haces a esta hora?, ¿es el Camaro? ~ hace dos semanas un amigo de uno de los vecinos de Greg había llevado su Camaro a reparar, Greg le había hablado a Siger, los dos lo habían admirado durante horas para exasperación de los hermanos Holmes.

     - No, estoy construyendo, me corté con una cierra - Siger se rio entre dientes.

     ~¿Entre los dedos? ~ Greg sonrió.

     - Si, arde, no lo recomiendo - Siger se rio de nuevo.

     ~ Cósete, limpia la herida con alcohol, de preferencia vodka, ¿se inflamo? ~ Greg tarareo.

     - Una cosa grande y roja, y un moretón... ¿qué carajo me hice? - Siger se rio un poco más.

     ~ Solo ponte un poco de miel, dicen que funciona, serás el conejillo de indias ~ Greg se rio un poco de eso.

     ~ Papá, no le des ideas, Gregory Lestrade, más vale que vayas al hospital o juro que no te hablaré en una semana ~ Greg alzo una ceja divertido.

     - Promesas, promesas... iré con Hannibal en cuanto llegue - Greg sabía que Mycroft sabía que era lo mejor que iba a conseguir, la maldita sensación volvió, Greg tenía que averiguar que mierda sucedía.

     ~ No sé cual es tu problema con los hospitales... bien lo acepto, pero tienes que ir conmigo a uno de los eventos de caridad ~ Greg gruño.

     - Mejor no me atenderé nada, quizá me corte la mano con la sierra - escucho risas de los Holmes, Spence, Q, Jim y Mike para ser precisos, Siger resoplo divertido.

     ~ Tienes deseos fuertes de morir chico ~ Greg se rio divertido, entonces escucho un aullido lejano.

     Hubo silencio después de eso.

     Greg sonrió.

     ~ ¿Qué fue eso?

     ~ ¿En dónde estás?

     ~ ¿Eso fue un lobo? ~ Greg sabía que Siger lo hizo a propósito.

     - Probablemente, no sé, tendré que investigar así que los dejo, ustedes cuatro ya duérmanse... los otro cuatro también, ya paso su hora de dormir, los niños pequeños necesitan dormir bien para crecer grandes y fuertes - Siger se rio más fuerte.

     ~ Gregory Thomas Lestrade, no te acerques al lobo ~ Greg sonrió un poco más.

     - Por supuesto que no... no tanto, los vikingos sabemos que son peligrosos y a diferencia de mi, ellos están en manada, solo voy a ver hasta que parte de mi propiedad, se supone que están protegidos en este país, quizá llame a las autoridades si parecen peligrosos, la mayor parte del tiempo las manadas solo quieren su territorio y mientras no me acerque tanto mejor - Greg decidió que no iría con su mano en ese estado, el olor los atraería y solo era él.

     ~ Definitivamente te voy a matar ~ Greg rodo los ojos, tomo su teléfono y empezó a arrastrar la viga.

     - Cuídense mocosos, los veo en dos días, no olvides hacer lo que te dije Myc - Greg colgó después de eso.

     Si bien la estúpida conversación con los demás lo distrajo, Greg solo podía pensar en que Mycroft pidió su ayuda para eso.

     Greg se sobre salto cuando sintió que las lágrimas picaban en sus ojos, cerro los ojos y respiro profundo antes de mirar a las estrellas.

     Sabía que no sería de él, ahora todo lo que podía hacer era quedarse a un lado... y amenazar seriamente al chico, y asegurarse de que lo tratará bien, es lo menos que Mycroft merecía.

     Además tenía que concentrarse en algo más, ¿por qué mierda sentía eso cada vez que Hannibal hablaba o cada vez que pensaba en Hannibal o...?, Greg se dio la vuelta solo para paralizarse cuando vio el contenido de su maleta, la cosa resaltaba y... justo en el medio... ¿por qué estaba el maldito peluche?, ¿de donde había salido el peluche de Junior?.

     Greg estaba seguro de que esa cosa se había quedado atrás, cuando huyeron de ese lugar.

     ¿Qué mierda hice en mi vida pasada para merecer todo esto?, primero la misión de mierda, luego una reprimenda de él, seguido de un aviso del divorcio finalizado, unas horas después Mycroft y su petición y ahora... solo unos minutos después... esto, ¿Qué tan jodido fui en la vida pasada?, ¿por qué Baldr me castiga de esta manera?.

     Agachándose lo tomo con manos temblorosas, el oso era horrible, no tanto como lo fue el de Greg pero aún así fue horrible, Junior tendría unos tres años para entonces, Greg ya había cumplido los cinco, su madre lo había obligado a aprender a defenderse, sus playeras habían quedado destrozadas, y sus colchones y almohadas fueron reemplazados por nuevos, fue entonces que Greg tuvo la idea, había visto a uno de los niños en la calle caminar con uno así, entonces decidió hacerlos, robo hilo y aguja de Marie, la persona de limpieza, ella lo noto pero solo suspiro y le enseño como funcionaba, Greg tuvo que practicar mucho, obtuvo muchos piquetes y rasguños pero al final había podido hacer los peluches, unos osos horribles solo para sus hermanitos, el de Joseph tenía el cuerpo y un brazo azul, había verde en sus patas y su cabeza era roja, su única oreja era café y su nariz era una bola de su chaqueta negra, el oso era horrible pero Joseph lo amo, el de Jeffrey era exactamente igual al de Joseph pero la oreja que tenía era la izquierda y no la derecha como el de Jeffrey, el de Joshua era casi en su totalidad rojo, su hermano había encontrado la manera de robar un comic en alguna parte y se había obsesionado con Flash para consternación de Greg había querido correr como el hombre y convertirse en él a tal punto que llego a subirse al techo para que un rayo le cayera encima.

     El oso de Junior sin embargo era blanco, al menos la tela se suponía que era de ese color, con orejas negras y un gran corazón deforme donde iba el corazón, su hermano se lo había pedido así, por lo que Greg lo había hecho así, el oso, así como los otros, era flaco y estirado, y era horrible, era algo que destrozo el corazón de Greg.

     Junior llevaba la maldita cosa a todas partes, literalmente, a todas partes, su hermanito hablaba con el Sr. Buddy y le contaba sus secretos.

     Tragando, respiro profundo y decidió llevarlo a todas partes cuando pudiera, era lo único que tenía de los bastardos que amaba, si no podía tener a sus hermanitos con él al menos tendría al Sr. Buddy para acompañarlo a todas partes.

     - Si estarás conmigo, tienes el derecho de saber, han pasado muchas cosas desde la última vez que nos vimos Buddy, Junior no está cerca me temo, y no me importaría si quieres ir con él, no te culparía de hecho pero supongo que agradecería mucho que te quedarás y... aquí estoy hablando con un estúpido oso que hice cuando tenía cinco como si estuviera con vida, justo como Christopher Robin, lo cual no es divertido porque era la película favorita de Joseph de pequeño... definitivamente me vas a matar Buddy, no creo soportarlo mucho más... en fin, tengo que advertirte que solo somos tú y yo - Greg se sentó frente al oso y suspiro, el oso estaba a su altura, trato de ignorar las ganas de llorar que tenía.

     Respiro para calmarse antes de mirar de nuevo al oso.

     - Supongo que serás mi única compañía cuando el Ragnarok llegue a mi puerta - Greg realmente lo estaba perdiendo si seguía hablando con el maldito oso.

     Greg sintió que la risa salía sin quererlo.

     Miro al cielo una vez más, parecía que últimamente lo hacía mucho.

     - Vamos Jase, en la historia decía que las estrellas  iluminarían  nuestro camino, si se lo pedíamos bien - Jason tuvo que pensar, sabía que Joshua estaría tan decepcionado si no encontraba el camino iluminado, su hermanito rara vez se emocionaba tanto, ese era el trabajo de Junior.

     Tenía que hacer algo y rápido.

     - ¿No crees que si hacemos  exactamente  lo que dice la historia va a pasar?, la historia no puede revelar todos los secretos a todos, eso haría que todos pidieran deseos y las estrellas perderían su brillo - Joshua frunció el ceño como cuando estaba triste aunque el niño siempre parecía enojado.

     - Nunca lo encontraremos entonces - Jason sonrió entonces.

     - Quizá lo hagamos, pensemos, ¿cuántos amigos tenía Suri? - Joshua levanto la viste de inmediato, sus ojos brillando.

     - Tres

     - ¿Cuántas noches salieron de casa? 

     - Tres

     - ¿Cuántas palabras le dijeron a la estrella? 

     - Tres también, ¿sabes que es lo que necesitamos? - Jason fingió pensar en eso, pero su mente estaba en todo lo que debería conseguir y como le escondería esto a su madre.

     Si escuchaba que estaba contándole a sus hermanitos historias locas y llenas de magia lo asesinaría, y luego los golpearía a ellos hasta que dejarán de creer en eso.

     - Tengo una idea pero tendrán que hacer justo lo que les digo, primero, los tres miraremos la estrella del amanecer en el cielo, entonces con todas nuestras fuerzas diremos en voz baja, "Por favor muéstranos", lo haremos tres noches seguidas, si al final de la tercera no está haremos el plan B - Jason casi sonríe cuando ve la sonrisa de sus hermanitos, los dos se ríen encantados con la idea.

     Entonces los mira seriamente.

     - Saben las reglas, por nada del mundo deben decirle a madre - los dos lo miran antes de asentir.

     Jason suspira antes de recostarse y mirar el techo estrellado, puede escuchar las respiraciones de los gemelos a lo lejos, sus hermanitos cumplían 1 año en tres días, justo cuando el tesoro aparecería, Jason ya tenía preparado los regalos.

     Murmuro junto a Joshua y Junior cuando ellos lo hicieron, y al terminar abrazo más cerca a sus hermanitos.

     Se sentía bien que al menos ellos pudieran soñar con magia y finales felices, Jason haría todo para que pudieran cumplir sus sueños y para que fueran felices, siempre.

     - Siempre y para siempre - sus hermanitos le sonrieron, Jason lo decía cada vez que podía, los dos sabían lo que significaba su promesa.

     Jason siempre los iba a amar, siempre los iba a cuidar y siempre los iba a proteger de todo, para siempre.

     Greg trago pesadamente, hace muchos años que no recordaba esos momentos, ¿por qué venían a él cuando estaba en su maldito momento de debilidad.

     - Quiero decir que todo esto es tu culpa pero últimamente no he podido dejar de pensar en ellos, solo hace falta que mire el cielo y deje mi mente vagar y están ante mis ojos, el nacimientos de Jahir, el primer cumpleaños de los mellizos, cualquier cosa, cualquier cosa menos la noche en la que salimos y el último día que los vi, creo que mi estúpido y débil corazón se rompería, Hooper dijo que es posible, morir por una infinita tristeza, las venas de mi corazón explotarían... que muerte tan idiota sería - Greg miro de reojo al maldito peluche, ¿por qué le pasaba esto?.

     No podía culpar a un conejo de peluche que solo había venido hasta el día de hoy.

     Todo era culpa de... 

     Definitivamente su padre lo odiaba, porque definitivamente había venido de él, su madre no habría enviado eso porque no era su estilo, el de ella era más... público, los osos habrían aparecido en camas de niños, con el cuerpo del niño o sangre o algo igual de malo... y dado que él no había dicho nada entonces era su padre, Greg paso sus manos por su cara, hizo una mueca cuando sintió la sangre en la cara, sin dudarlo tomo la botella y la vacío para lavarse la cara, el estúpido peluche todavía estaba frente a él, burlándose de él.

     Suspirando se levanto y prendió la radio, The Police empezó a sonar, Greg respiro profundo antes de empezar a trabajar, había mucho que hacer, de poco serviría lamentarse.

     Corto, martillo, alineo, pulió y estructuro toda la parte inferior, los túneles eran necesarios según la experiencia de Greg, los túneles, seis formas de salir y al menos tres vehículos escondidos de emergencia, nunca se sabía cuando tenías que salir corriendo de tu propia maldita casa.

     Había tardado al menos dos meses en hacer estos túneles y ahora les estaba dando la forma de laberinto que a él le gustaba, los túneles estaban a 10 metros de la entrada principal, había un sótano para emergencias y almacenar, su abuelo le había enseñado la importancia de eso.

     Su abuelo...

     - Vamos pequeño Perseus, puedes hacerlo mejor que eso - Jason suspiro antes de respirar profundo y ponerse en posición, la espada estaba pesada, no era para Jason, no estaba bien equilibrada pero el abuelo dijo que debía aprender a manejar cualquier espada en caso de emergencia.

     Su tía sonreía frente a él, Nyssa era totalmente despiadada, ella era solo unos 6 años más grande que Jason, pero ella era la menor de las hijas del abuelo, su madre, Fara, era la hermana del medio, la tía Thalia era la menor y al final Nyssa, la tía Thalia había muerto hace unos años cuando su madre tuvo a Junior, la tía Thalia había sido la heredera del abuelo, pero ahora que no estaba ese título pasaba a su madre, pero el abuelo no lo encontraba digna por lo que Jason se convirtió en el heredero del abuelo.

     Jason algún día sería el que llevará el manto que el abuelo llevaba, algún día se convertiría en Perseus  Lazaridis , y unos años después se convertiría en  Kefalí   Daímona  ( κεφαλή   δαίμονα ), el líder de  Sýndesmos   dolofónon  ( Σύνδεσμος   δολοφόνων ), una sociedad que data de miles de años, en la que  renunciabas  a tu antigua vida para convertirte en el asesino que querían que fueras.

     Levanto su espada justo a tiempo para evitar que Nyssa lo golpeará.

     - No te distraigas Perseus - Jason trago antes de empezar a atacar.

     Nyssa era rápida, fuerte y bastante certera, Jason tenía dos golpes y un corte malo en su brazo, aún así lo intento, y de repente la espada de Nyssa estaba en el suelo y la de Jason en el cuello de Nyssa, antes de que Jason lo procesará su abuelo lo tenía en el suelo con la espada de Jason en su abdomen, su abuelo rasgo ligeramente, una cruz.

     - No te distraigas Perseus, tus enemigos no tendrán compasión o algún honor y te atacarán por la espalda, recuérdalo, ni siquiera tus más cercanos lo harían, habrá veces en las que tengas que decidir entre ellos o tú - Jason trago pero asintió.

     Se levanto luego de que su abuelo se quitará de encima, lo miro a los ojos.

     - Te haré sentir orgulloso abuelo - su abuelo sonrió levemente.

     - Ya lo haces Perseus, ya lo haces... temo decir que nuestro tiempo termino, tu madre fue muy estricta con esto, regresaré la semana que viene, recuerda que tus hermanos no deben saber de esto - Jason asintió.

     - ¿Vas a ir a ver a Jahir?, nació hace dos semanas ya - su abuelo lo miro.

     - Dentro de dos semanas lo iré a ver, ninguno de tus otros hermanos me puede ver ya que no es mi fecha de visitas, sabes que solo puedo verlos cuatro veces al año durante tres días pero... llévalo al patio trasero, detrás de los árboles de cerezo - Jason asintió, podría hacer eso.

     Se quito su armadura y se la entrego a su abuelo.

     - Recuerda entrenar a tus hermanos, ellos no están extensos de posibles ataques, esto puede salvarles la vida - Jason asintió,  si tan solo supieras la verdad abuelo.

     Jason sonrió antes de darse la vuelta y correr por el bosque a su casa, tenía que ir a revisar a sus hermanitos, por lo que se aseguro de no mirar atrás, Jason no creía poder detenerse a regresar solo para abrazar a su abuelo. 

     Greg maldijo entre dientes, ¿qué estaba haciendo que pensara tanto en el pasado?, llevo su mano a la cicatriz que su abuelo le hizo ese día, era ligera y se veía blanca y muy fina, Greg quería hacer un tatuaje ahí pero luego no pudo hacerlo, se sintió como eliminar toda prueba de que el hombre existió.

     Concéntrate Lestrade, solo piensa en algo más.

     The Beatles sonaba de fondo, Greg no estaba de humor para ellos pero no se movió para quitarlos, no podía moverse con tantos recuerdos de su familia, no con sus sentimientos estúpidos por una herida que su abuelo le hizo, una herida que apreciaba a pesar de todo.

     Como con la herida que Thor le hizo en el hombro, sonrió levemente mirando la estrella favorita del hombre, estaba en la constelación de Orion, Betelgeuse.

     Thomas corría como si su vida dependiera de ello, cosa que quizá hacía, pero Thomas no era un cobarde, Thomas había sobrevivido a muchas cosas, su madre, su infancia, el maldito hospital, así que podría sobrevivir a esto.

     Se dejo caer a tiempo para la flecha que veía volando, Thomas miro entre la flecha y el lugar de donde vino antes de seguir corriendo más rápido, tenía que regresar con sus hermanos, cueste lo que cueste.

     Maldijo cuando la flecha rozo su mejilla, antes de gruñir cuando volaron seis seguidas, esquivo cuatro, una le dio en el hombro, enterrada y la última estaba en su mano, la flecha estaba dirigida a su garganta, la persona que lo lanzaba era un experto.

     Thomas se preparo para luchar cuando escucho a la persona acercarse.

     - Esperaba algo más patético - Thomas tomo la flecha entre su mano listo para atacar.

     El hombre se acerco más, era alto, casi 2 metros Thomas suponía, era todo músculos y tenía una mirada de acero, sus ojos eran verde bosque pero parecían...

     - Soy Thor, tu padre me mando - Thomas no se relajo, solo lo miro.

     Su padre había permitido que todo pasará, él lo había abandonado en ese maldito lugar.

     El hombre le tendió una nota, Thomas lo miro antes de tomarla, la leyó rápidamente.

     Eras tú o todos, tuve que elegir rápido, te quedarás con Thor hasta que de el visto bueno, no te dejaré regresar hasta que lo hagas, mucho menos ver a tus hermanos.

     Thomas respiro antes de mirar a Thor.

     - Dice que tienes que darme el visto bueno, ¿qué es lo que me vas a enseñar? - Thor lo miro levemente.

     - Tendrás muchas cosas que aprender, ¿en cuánto tiempo quieres volver? - Thomas lo miro.

     - Dos meses - Thor sonrió.

     - Entonces empecemos, la primera lección es aprender a sobrevivir a climas extremos, entre más fríos estemos mejor - Thomas lo miro un poco divertido.

     - ¿No te gusta el frío? - Thor  resoplo .

     - Lo detesto, pero es a donde nos dirigimos, los Himalayas, espero que sepas escalar niño o morirás - Thomas  resoplo .

     - No me digas niño, nadie lo hace nunca - Thor sonrió aún más.

     - Otra razón por la que debería decirte así - Thomas  resoplo  mientras el hombre empezaba a caminar, algo le decía que sería un dolor en el trasero.

     Greg inhaló profundamente, si sigo así pronto tendré un maldito ataque a toda regla y no he tenido uno en años, no puedo tener uno ahora, saco un maldito cigarro de su bolsillo, necesitaba relajarse, además de enfocarse en algo distinto y quizá descubrir porque seguían pasando imágenes en su cerebro que deberían estar enterradas, lo había hecho hace años.

     El sonido de su teléfono lo volvió a interrumpir, Greg suspiro antes de contestar.

     - Lestrade - inhalo una vez más el cigarro.

     ~ Bloom ~ Greg sonrió un poco.

     - Ary, ¿qué haces llamando a estas horas? - Greg se había hecho un poco cercano a la mujer, yendo cada viernes por un café desde que se conocieron, caminarían por el parque y se sentarían a ver a las persona, dirían lo que habían hecho, como se sentían o incluso lo que harían, solo para divertirse, sobre todo con las ideas estúpidas y locas que dirían.

     Habían pasado casi dos meses y medio desde que se conocieron, Greg había intentado alejarla o darle algunas pistas de que no la quería tan cerca pero ella se aferro y se negó a dejar de intentar ser al menos una conocida cercana de Greg, al final la mujer había ganado y una alianza se había formado desde entonces.

     ~ ¿Qué haces contestando el teléfono a estas horas?, son tus vacaciones ~ Greg resoplo, jamás tendría vacaciones, solo días libres, no demasiados días juntos, los de traje no lo permitirían, hablando de eso tenía que regresar a Londres mañana por la noche, Drields quería hablar con él.

     - No son vacaciones, ¿Qué necesitas Ary? - la mujer suspiro.

     ~ Solo estoy aburrida ~ Greg rodo los ojos.

     - Eres un peligro para la humanidad - Ariadna hizo un ruido de indignación, Greg sonrió levemente antes de volver a llevarse el cigarro a la boca.

     ~ Tu eres el peligro para la humanidad ~ Greg sonrió un poco más.

     - Lo sé y no lo niego, pero eso no quiere decir que no lo seas, ¿recuerdas como caminaste por la orilla d-...? - Ary lo interrumpió como Greg sabía que lo haría.

     ~ Como sea, ¿Qué haces? ~ Greg miro al rededor sonriendo levemente, debería seguir con esto pero algo siempre lo interrumpía.

     - Construyendo, ¿qué haces? - Ariadna tarareo.

     ~ Viendo a Alana hacer su tarea, está mal eso Lana, debes verificarlo con el documento de ahí... si, mejor, como te decía... ayudando a Lana a hacer su tarea ~ Greg sonrió divertido.

     - Apuesto a que lo ama, ¿entonces natación? - Ariadna tarareo.

     ~ Escuché que te metiste a futbol y rugby, ¿quieres tratar de ser el típico chico malo de la escuela?, ¿revivir los viejos tiempos? ~ Greg suspiro.

     - No, no revivo viejos tiempos, siempre quise unirme a uno de esos deportes, el entrenador Waltz ofreció los dos, no lo iba a rechazar, como sea, entramos en tres meses y medio, ¿estás lista? - Greg inhaló lo último que le quedo de su cigarro antes de apagarlo en su bota y llevarlo a su pantalón.

     ~ Ugh, ¿cómo es que eres perfecto? ~ Greg resopló entre dientes divertido.

     - No soy perfecto, duermo horrible, fumo, bebo por las noches, la mayoría de esas, trabajo más de lo que puedo masticar, además de que hablo horrible, tengo tatuajes y arruino la ropa, por no hablar que nunca estoy, estaré o estuve a la moda - por no hablar de que miento, soy manipulador, un asesino, no tengo honor... soy como ella.

     ~ Esas cosas son lo de menos, ugh, odio que seas gay, al menos tendría oportunidad si estuvieras interesado también en mujeres ~ Greg resoplo un poco divertido.

     - Soy bisexual Bloom, pero... estoy enamorado - Greg puede escuchar como la mujer se levanta antes de correr y cerrar una puerta, probablemente se encerró en su cuarto.

     ~ Cuéntamelo todo ~ Greg suspiro antes de tragar, necesitaba hablar de las cosas con alguien después de todo pero...

     Y entonces Greg decidió contarle como se enamoro del joven, cuando estaba casado, como se hizo mejor amigo del joven y entonces como lo amo desde las sombras porque ahora el joven le pertenecía a alguien más y como Mycroft le pidió un consejo sobre pedir una cita.

     Greg sintió la garganta dolorida.

     ~ Eso es una mierda, como psicóloga solo puedo decirte que... esto te destrozará, Greg, tienes que alejarte, tienes Trastorno de Estrés Postraumático, además de tener principios de depresión, la muerte de tus padres probablemente lo ocasiono, ¿cómo amiga?, creo que es una mierda, solo dile lo que sientes ~ Greg se rio entre dientes, incluso para él se escuchaba demasiado dolorido.

     - No puedo, yo... lo intente pero soy débil y... no lo logré, Ary... prométeme que jamás lo dirás a nadie - Greg sintió la garganta seca, esto era demasiado para él.

     ~ Prometo que jamás le diré a nadie... hablaremos cuando vuelvas, ¿por qué no descansas?, o sigues con lo que sea que estabas haciendo ~ Greg suspiro antes de asentir.

     ¿Cómo es que confiaba en una extraña con... esto?, un tema demasiado importante y... lo revelo como si no fuera nada.

     - Ariadna... hablo en serio, yo... - Ariadna lo interrumpo.

     ~ Lo dije en serio, no lo haría y no lo haré, lo prometo ~ Greg asintió y carraspeo un poco.

     - Gracias Ary, tengo que irme, buenas noches - Greg era un cobarde, colgó antes de que Ariadna pudiera contestar.

     Miro el cielo y apretó sus puños.

     Mycroft suspiro mientras miraba el cielo, estaban acostados lado a lado, los ojos a la misma altura, el pasto estaba cómodo y la noche no era tan fría, hoy era un raro día en el que en las afueras de Londres se podían apreciar las estrellas aún más que de costumbre, la moto de Greg estaba junto al árbol más cercano, Greg solo podía mirar al hombre a su lado.

     - Cuándo le dijiste a Sherlock que te habías enamorado, tú... yo... tú estás... ¿sigues enamorado? - Greg asintió.

     - Si, yo... lo he amado desde Julio, es estúpido pero... no me lo puedo quitar de la cabeza... ¿por qué quieres saber? - Mycroft lo miraba con los ojos brillando con algo desconocido.

     - ¿Él lo sabe? - Greg trago.

     - No lo sé, espero que no, yo... nunca estaría con él, por nada en el mundo... es mejor así, mucho mejor para todos - Greg se giro a ver el cielo, era algo triste. 

     (Perdió la mirada de dolor que Mycroft le lanzó antes de mirar el cielo como Greg).

     Greg tomo la mano de Mycroft y acarició la mano de Myc, se quedo mirando el cielo por más tiempo, solo quería sentir al joven cerca de él.

     El tono de llamada de su teléfono lo distrajo, Greg suspiro una vez más antes de contestarlo.

     - Lestrade - Greg contesto con un suspiro cansado, tenía que terminar esto pero nada lo dejaba continuar.

     ~ ¿Gregory Lestrade?, hablamos porque está como el contacto de emergencia de Hannibal Holmes, ¿es cierto ~ Greg sintió que su boca se secaba, el puto sentimiento que tenía, joder... espera, ¿contacto de emergencia?.

     - Supongo que si, ¿qué sucedió?, ¿dónde está?, ¿cómo está? - Greg tomo el estúpido oso, su maleta y su chaqueta, casi corrió a su carro.

     ~ El señor Holmes tuvo un accidente, iba rápido pero estaba acatando las señales de transito... un carro se paso el alto, choco contra el auto del señor Holmes, el señor Holmes sigue en cirugía, lo seguirá durante unas horas más, puede venir más tarde, lo llamaremos en cuanto salga ~ Greg resoplo un poco.

     - Gracias por el informe, estoy en camino, solo... no estoy en el país, sea honesta... ¿era malo? - Greg temía por el bienestar de todos los demás y de la relación de la familia si Hannibal... moría.

     ~ Yo... era malo, había daño en la cabeza y el pecho, sin embargo... sus manos fueron lo más dañado, los médicos creen que las puede perder, no saben si sobreviva ~ Greg cerro los ojos con resignación antes de empezar a conducir.

     - Gracias señorita, hablaré para preguntar en dos horas - el camino sería de unas 6 horas si Greg conducía a buena velocidad, por otro lado... tienes que hacerlo, no puedes dejarlo solo ahí, no lo salvaste, al menos ve con él lo más pronto que puedas.

     Y así Gregory Lestrade se subió una vez más a un avión, era estúpido la cantidad de veces que había subido y aún así no podía simplemente dejar de lado su estúpido miedo...

     Enfócate en Hannibal.

     Greg miro las estrellas que aparecían en su vista mientras conducía al aeropuerto, viajar así le recordó...

     Jason abrazó más cerca a Jahir, su hermanito respiraba rápidamente, Jason solo podía sentir el dolor en su pecho, miraba al hombre a su lado.

     Por el espejo podía ver a sus hermanos, Joshua tenía a los gemelos con él, los dos lo abrazaban como koalas, Jeffrey protegía a Joseph, del otro lado Junior tenía a los mellizos en su regazo, Jason alternaba su mirada entre los seis y el hombre.

     El hombre sabía que lo miraba pero no le importaba o eso parecía porque no le había dicho nada a Greg todavía.

     - Niño, ¿por qué nunca me buscaste?, sabías que soy tu padre, así que... ¿por qué? - Jason lo miro entonces, no tenía miedo.

     - Tú estabas con ella, muy bien podrías ser como ella, o peor, no los iba a arriesgar para saber que clase de persona eras - el hombre suspiro antes de asentir.

     - ¿Estás bien? - Jason se encogió de hombros.

     - No lo sé, yo... sé que no nos quieres, sé que no esperabas tener hijos, sé que quieres tu carrera sobre todo solo... haz lo que sea para protegerlos - el hombre lo miro directamente a los ojos.

     Jason lo miro de regreso.

     - Lo digo en serio, lo que sea, no... no te preocupes por mi, solo... cuídalos como sea - Jason miro hacia otro lado, las estrellas en el cielo, el aire frío y fresco, el calor de Jahir y la comodidad del auto hicieron que Jason se sintiera libre por fin.

     Greg cerro los ojos por un segundo antes de mirar el puto camino, ¿por qué ahora?, parecía que el destino quería matarlo dándole algo así cuando estaba manejando de todas las cosas.

     Tardo solo otros 20 minutos en llegar al aeropuerto, afortunadamente un avión salía a Londres en 30 minutos, Greg compró el boleto y espero en el área de fumadores donde consumió cerca de cuatro cigarros.

     Justo mientras abordaban saco su teléfono y marco al hospital.

     ~ Buenas noches, habla a... ~ Greg interrumpió a la enfermera y camino para entrar al avión.

     - Quiero saber sobre la condición de Hannibal Holmes, soy Gregory Lestrade - Greg espero un buen tiempo, solo podía pensar dos cosas, debe seguir en cirugía y voy a morir en este pedazo de chatarra.

     ~ El señor Holmes sigue en cirugía, hubo solo una complicación, piensan que estará fuera de cirugía en unas horas más, hubo complicaciones con sus manos ~ Greg suspiro cansado, esto sería horrible, tanto tiempo en sus manos significaba que estaba mal, el joven era cirujano por lo que no podría volver a trabajar si los nervios estaban muy dañados, así que era tan malo como lo imaginaba, después de todo la enfermera tardó casi 15 minutos en contestarle, el avión estaba despegando para entonces.

     - Gracias, hablaré en otra hora para preguntar de nuevo - Greg colgó antes de hundirse en el asiento, esto no podía estar pasando, quizá si Greg hubiera prestado atención a sus instintos sería otra maldita cosa.

     Se estremeció cuando hubo una turbulencia, si moría entonces lo merecía por ser un maldito idiota, por haber ignorado sus instintos, si tan solo hubiera escuchado lo que sea que había tratado de decirle...

     Pero no lo hizo, y eso podría costarle la carrera a Hannibal, probablemente parte de su vida, quizá su propia vida, Greg quería golpearse por ser idiota, se enfoco tanto en sus problemas que no puso atención a todo lo demás, que esto sucediera era su culpa.

     Oh Heimdall, perdóname por no apreciar y usar correctamente la habilidad que me brindaste, por favor ayuda a mi amigo, no lo abandones, cuídalo.

     Debatió durante la mitad del maldito camino si debería decirle algo a los Holmes, por un lado alguien estaría al pendiente, pero por el otro... Hannibal lo había nombrado su contacto de emergencia, por lo que decidió llegar al hospital y decidir que hacer.

     Marco de nuevo al hospital.

     - Gregory Lestrade, la condición de Hannibal Holmes por favor - Greg vio como la mujer a su lado parecía mirarlo con simpatía y había algo mucho más en la mirada de la mujer, Greg pensó que era preocupación como si... concéntrate Gregory Lestrade, luego resuelves que sucede con la mujer.

     ~ El señor Holmes sigue en cirugía, creen que tardará otras dos horas como mínimo para terminar con el trabajo, es difícil saberlo, informaremos si hay algún cambio ~ Greg tarareo antes de colgar.

     Cerro los ojos y suspiro, entonces el avión se estremeció por lo que apretó los brazos de su asiento y cerro con más fuerza los ojos.

     Giro a ver la mano cuando la sintió sobre la suya, la mujer.

     - Está bastante bien cariño, no pasará nada, yo... ¿puedo preguntar...? - Greg la interrumpió.

     - Lo conoces, ¿no es así? - la mujer lo miro antes de sonreír un poco, había preocupación, miedo, culpa y tristeza, demasiada tristeza.

     - Fui su institutriz, de los ocho, antes de que... Violet ocurriera - Greg resoplo un poco, la mujer había causado una escena en su trabajo hace un mes, Greg sabía que solo estaba probando las aguas antes de atacar de verdad.

     - Esa es Violet, yo... Hannibal tuvo un accidente, conducía al trabajo, un idiota se paso el rojo, lo embistió, está en cirugía, me puso como su contacto de emergencia - la mujer asintió, la preocupación y el dolor presentes en su rostro, luego lo miro con una sonrisa.

     - Soy Primrose Solo, es un placer conocerlo señor Lestrade, si no le molesta que pregunte, ¿cómo es que lo conoce? - Greg sonrió levemente.

     - Detective Inspector Gregory Lestrade, me hice amigo de Sherlock y Mycroft, Hannibal es la nueva adición y me puso como su contacto de emergencia, ese idiota - Greg rodo los ojos antes de sujetar con fuerza el asiento, el maldito avión se caería.

     - ¿No es aficionado a los aviones? - no tiene idea.

     - Para nada pero era la manera más rápida de llegar al imbécil pijo - Greg suspiro cuando el avión se calmo.

     - Detective, está lastimado - Greg miro su mano, lo había olvidado.

     - Seguramente piensan que estoy huyendo o algo así - murmuro un poco divertido, ahora todo tenía sentido, no era de extrañar que le lanzarán esas miradas por todas partes, sucio, con prisa, preocupado y con su mano en ese estado.

     Miro a la mujer a su lado.

     - Vienes por trabajo - la mujer alzó una ceja, la miro bien ahora.

     - Ahora sé porque dejaron que estuvieras tan cerca, sobre todo Mykie, el odia que las personas puedan aprovecharse de su inteligencia, los mantiene a todos alejados - Greg sonrió antes de hacer una mueca.

     - Myc me va a matar - Greg cerro los ojos antes de suspirar.

     Se perdió la mirada impresionada y calculadora que Primrose le estaba dando.

     - Algo me dice que no serás tan bienvenida si te ven - Greg giro a verla, la mujer tenía el brillo de tristeza de nuevo en su cara, sacudió ligeramente la cabeza.

     - No, yo... los niños me odian ahora, están bastante molestos porque me fui, piensan que los abandoné... no tuve el corazón de decirles que su madre es... - Greg asiente entendiendo.

     - Una de las personas más viles que conozco, ellos no saben que está en el hospital... ¿quieres verlo antes de que inevitablemente le hable a su familia? - la mujer lo miro antes de tragar y asentir.

     - Por favor yo... me iré antes de que lleguen, y... - Greg asintió entendiendo.

     - No les diré que lo viste, está bien, si no te importa, ¿dé que vas a trabajar? - la mujer sonrió levemente.

     - Yo... seré la secretaría de alguien - Greg asintió, había más pero no la presionaría, no cuando ya le dijo mucho más de lo que debería.

     Se sorprendió cuando escucho el anuncio del próximo aterrizaje, pero se obligo a no actuar como un niño traumado cuando sintió al avión empezar a descender.

     Cerro los ojos cuando sintió una turbulencia horrible.

     Entonces sintió la mano sobre su brazo, giro a ver Primrose, la mujer solo miraba al frente, pero la forma en la que lo sujetaba parecía como si ella buscará el consuelo y no él.

     Greg se sintió infinitamente agradecido por eso.

     El avión solo tardo 10 minutos en aterrizar, Greg casi se levanta para correr, pero mira a Primrose antes de eso.

     - ¿Maletas? - la mujer niega con la cabeza.

     - Solo traje una maleta de mano, vamos, tenemos que conseguir un taxi primero - Greg resoplo antes de tomar la maleta de Primrose y la suya y empezar a salir.

     Greg casi corre una vez que está afuera, entonces sale del edificio para bajar a las pistas y camina al lugar donde le asignaron para dejar su carro, Primrose lo mira sorprendida, Greg se encoge de hombros antes de abrirle la puerta, la mujer corre a entrar y Greg cierra antes de apresurarse a su lugar, arranca rápidamente.

     Maneja entre las calles casi como si fuera una emergencia, saca su teléfono y se lo entrega a Primrose, la mujer marca el número de nuevo y activa el altavoz.

     - Gregory Lestrade, ¿la condición de Hannibal Holmes? - Greg esquiva hábilmente al idiota que se quería meter en el carril.

     ~ Buenas noches señor Lestrade, el señor Holmes está saliendo en estos momentos de cirugía, el doctor Laurence le informará todo una vez que llegue, el señor Holmes estará en observación, en el tercer piso ~ Greg respiro profundo.

     - Gracias señorita - Greg colgó y acelero solo un poco, en menos de seis minutos habían llegado, Greg estaciono el auto perfectamente en el cajón antes de salir casi corriendo, Primrose y él llegaron corriendo a recepción del tercer piso.

     Había muy pocas personas, Greg se dirigió a la enfermera más cercana al teléfono.

     - Buenas noches, soy Gregory Lestrade - la mujer lo miro antes de entregarle unos formularios que Greg no tardo en llenar, la mujer asintió.

     - El doctor Laurence estará con ustedes en un rato, tuvo una emergencia, el señor Holmes se encuentra en el cuarto 17, dos personas a la vez - Greg asintió antes de salir rápidamente, pronto llegaron al cuarto, la vista le rompió un poco el corazón.

     El joven tenía vendajes en la cabeza, las manos y el pecho, Greg solo podía la cantidad de vendajes en las manos, definitivamente la carrera como cirujano de Hannibal acabaría por esto, miro a Primrose acercarse, la mujer parecía querer llorar, acarició suavemente el cabello de Hannibal.

     Cantó suavemente algo en alemán, era una canción de cuna, Hannibal sonrió levemente, Greg permaneció entonces lo más alejado posible, era un momento que Primrose merecía, la mujer lo amaba, se podía ver en la forma en la que lo tocaba, la forma en la que cantaba y la forma en la que lo mirará, como si el joven fuera su sol brillante, todo era como una madre miraría a su hijo.

     Greg sintió que su corazón se partía un poco.

     Pasaron 20 minutos antes de que Primrose se levantará, no sin antes darle un beso en la frente, la mujer se acerco a Greg.

     - Tengo que ir con mi nuevo jefe, yo... ¿cuídalo?, no estará bien por un tiempo - Greg asintió, cuidaría de este Holmes como lo hace con los demás que han caído.

     - Por supuesto que sí, tú... ¿quieres que te diga de ellos? - la mujer parpadeo con lágrimas en los ojos.

     - ¿Por qué lo harías? - Greg miro a Hannibal y luego a la mujer.

     - Hay ciertas clases de amor que no controlamos, y tú... ese amor es algo único, sufres porque así los protegiste de la verdad a una edad temprana, es lo mínimo que mereces - la mujer le sonrió con agradecimiento.

     - Confío la vida de mis hijos en tus manos Gregory Lestrade, por favor... no falles - Greg asintió, por supuesto que no fallaría, no de nuevo. 

     Primrose le sonrió antes de salir de la habitación.

     Greg suspiro antes de arrastrar una silla y sentarse al lado de Hannibal, y lo observo por un buen rato.

     Hasta que el doctor entró.

     - Buenas noches, soy el doctor Terrence Laurence, ¿usted es Gregory Lestrade? - Greg asintió distraídamente.

     - ¿Cuál es su diagnostico? - el doctor suspiro, parecía algo incomodo pero Greg solo podía ver a Hannibal.

     - Tiene varias quemaduras de segundo grado en el pecho y brazo, tiene 13 huesos fracturados, la mayoría en sus manos... no le voy a mentir, el accidente destrozo la mayoría de los tendones y las terminaciones nerviosas, es prácticamente imposible que se recupere de eso, probablemente tiemblen por el resto de su vida, tuvo una conmoción cerebral, perdió medio litro de sangre y tiene algunos cortes, estaremos observándolo hasta al rededor de las 10 de la mañana, determinaremos su condición, en caso de que sea seguro lo vamos a trasladar - Greg asintió, eso se escuchaba bien.

     Escucho salir al doctor por lo que por fin pudo mirar al rededor, era estúpido pero Greg le tenía un miedo irracional a los doctores dentro del hospital y a los hospitales, sobre todo después de que...

     Jason sentía que su corazón latía fuertemente, la puerta de la habitación estaba cerrada, su mano estaba esposada a la cama del hospital, había muchos cables conectados a él, el doctor que lo atendía lo miro con algo cercano al terror absoluto, su padre había estado solo para firmar algo, entonces los entrego sin ni siquiera mirar a Jason.

     - Bien, el sujeto ahora conocido como Odiseo, presenta algunas anomalías en su cuerpo, presumiblemente heridas de abuso, sus estudios neurológicos muestran algunas deficiencias en las áreas de la empatía, llévenlo al área 51, vamos a intentar con terapia de choque - Jason sintió que su aliento se atascaba en su garganta, antes de que se diera cuenta lo arrastraban, miro desesperado a su padre.

     - Papá, papá, no dejes que me lleven, por favor... ¡PAPÁ! 

     Greg respiro profundamente, y se enfoco en mirar a Hannibal, y mirarlo, y mirarlo durante horas, y horas, porque Greg no está seguro de no sufrir un ataque de pánico en el maldito hospital y lo que menos necesitaba y quería es que lo encerraran de nuevo. 

     Antes de que se diera cuenta, había más personas en la habitación, el doctor Laurence entre ellos, Greg suspiro aliviado cundo le dijeron que podían llevar a Hannibal a una habitación y ya no estar en observación, los siguió todo el tiempo, sin verlos a los ojos, en cambio miro a Hannibal todo el tiempo.

     Una vez instalado una doctora lo miro.

     - ¿Hace cuánto tiempo que no duerme señor? - Greg suspiro mientras sacaba su teléfono, era hora de hablar con los Holmes.

     - Un día y medio, si me disculpa, tengo que informarle a su familia - la mujer entendió por lo que salió silenciosamente de la habitación, Greg respiro profundo antes de marcar el teléfono de Siger.

     El hombre contesto al segundo timbre.

     ~ Greg, ¿intentaste lo de la miel? ~ Greg quería reírse pero no podía.

     - Siger... me contactaron hace unas horas, probablemente eran las 3 de la mañana, Hannibal tuvo un accidente, un tipo se paso la luz roja, estaba en cirugía, ahora está bien, está en una habitación, paso los exámenes de observación y no hay nada preocupante por el momento, estamos en el Royal London - Greg espero pacientemente a que Siger absorbiera la información.

     ~ Voy en camino, ¿sabes quien está con él?, ¿su doctor de cabecera?, ¿qué sucedió con el otro tipo? ~ Greg había investigado pero no había leído en su totalidad, enfrascado en su terror estúpido por el lugar.

     - Estoy con él, quería marcarles hasta que estuviera estable, salió de cirugía al rededor de las 6 de la mañana, hace unos minutos lo sacaron de observación, hable con el doctor el cree... Siger, Hannibal no va a recuperarse al 100 de esto, sus manos... es seguro que no pueda ser médico de nuevo, los nervios y los tendones estaban casi destrozados, sus manos temblaran por el resto de su vida, conmoción cerebral, 13 huesos rotos y quemaduras y cortes en el pecho y brazos... el otro tipo no sobrevivió, se estampo contra una pared... solo tenía 15 años - Greg no pudo leer después de eso, pudo haber sido Sherlock, Jim, incluso Justin o Jeremy, lo que había sido doloroso para Greg imaginar.

     ~ ¿Estás...?, ¿regresaste cuando te llamaron?... gracias, iré en camino, ¿quieres algo de comer?, ¿le has dicho a Mycroft?, ¿a alguno otro de mis hijos? ~ Greg respiro profundamente.

     - No, tú eres su padre, creo que eres el que más merece saberlo, hablaré con Myc, y luego con Mike, estoy bien, gracias Siger - Greg se quedo totalmente quieto cuando escucho los gritos de dolor en otra habitación.

     Calma Lestrade, no estás en ese lugar.

     Greg se concentro en lo que sea que Siger estaba diciendo del otro lado.

     ~ ... ¿Greg? ~ Greg maldijo un poco su compostura perdida.

     - Lo siento, no te escuche yo... tomé un vuelo, sabes que no son mis fuertes, y ahora que Hannibal está bien... yo, adrenalina baja, estamos en el tercer piso, en la habitación 17 - mintió un poco, eso era en parte cierto.

     ~ Está bien, iré lo más rápido que pueda - Greg tarareo antes de colgar y marcar a Mycroft.

     ~ ¿Gregory?, ¿haz revisado tu mano?, ¿cuándo vas a volver? ~ Greg parpadeo un poco, al recordar su herida.

     - Myc, tuve que... me hablaron anoche, Hannibal tuvo un accidente, un accidente automovilístico, otro auto lo chocó, tu hermano está estable, el único problema es que sus manos pueden no tener reparación, los nervios y tendones, estamos en el Royal London, tercer piso, habitación 17 - Greg escuchó el silencio del otro lado.

     ~ Gregory, ¿Hannibal está bien además de eso?, ¿hay algún otro problema?, ¿qué hay del otro conductor?, ¿cuándo llegaste? ~ Greg sonrió levemente.

     - Hannibal está bien, lo prometo, conmoción cerebral, cortes y quemaduras de segundo grado, 13 huesos rotos, nada aparte de eso... o al menos eso está hasta el momento... el otro conductor murió al impactar contra la pared, tenía 15 Myc... le hablé a tu padre, viene en camino - Greg parpadeo levemente mirando a Hannibal.

     ~ Iré para allá, Gregory, ¿a qué hora llegaste? ~ Greg parpadeo.

     - Las 4 o las 5, ¿creo? - Greg suspiro un poco cansado.

     ~ Está bien, iré en seguida ~ Mycroft le colgó, Greg suspiro.

     El único sonido en la habitación era el monitor de Hannibal, Greg cerro los ojos cuando lo recordó.

     Jason no sabía cuantos días habían pasado pero sabía que había pasado demasiado tiempo en esta habitación, Jason estaba encerrado, estaba casi oscura, la única luz era el foco en el techo, no había ventanas, no había nada además de un colchón, una puerta y un foco, Jason quería llorar, su cuerpo dolía, todavía podía sentir los toques y la electricidad por todas partes, todavía podía recordar como su padre...

     Greg parpadeo tratando de alejar esos recuerdos, se llevo las manos a la cara y respiro profundo.

     De algo estaba seguro, Greg era prisionero de su pasado, y siempre lo sería.

Chapter Text

"La amistad es pensar primero en las otras personas"

     Greg sabía que habían sido tres meses largos para Hannibal, el joven había despertado una semana después, dolorido, con miedo y sin recordar bien que fue lo que paso, había entrado en pánico cuando se entero de todo, Greg tardó casi 20 minutos en calmarlo, Hannibal lo había mirado con la cara llena de miedo y dolor.

     - Es todo lo que sé hacer, era todo lo que tenía, ahora ni siquiera podré dibujar 

     Greg lo miro.

     - No es todo lo que tienes, tienes ese brillante cerebro, tienes una increíble percepción de las cosas, sabes leer bien a las personas y por sobre todo amabas ser doctor, sigues siendo doctor, ese título nadie te lo va a quitar, ¿alguna vez has pensado en dedicarte a ser psiquiatra? - Hannibal lo miro entonces, parecía perdido.

     - ¿Sabes lo que mi madre pensaría de eso? - Greg rodo los ojos.

     - ¿Te haría feliz?, ¿crees que ser esto te hará ser feliz o al menos hará que te sientas menos mal?, responde honestamente Hannibal - el hombre lo miro antes de asentir.

     - Ayudaría a las personas como antes, sería bueno en algo - Greg asintió.

     Hannibal miro sus manos llenas de vendas.

     - Todavía no podría dibujar o escribir - Greg alzó una ceja.

     - Eso se obtiene con la práctica - Hannibal suspiro antes de hundirse en la cama del hospital.

     Greg le compró una cámara dos días después y se la entrego cuando salió del hospital, Hannibal había sonreído antes de abrazarlo, en realidad la idea del psiquiatra solo surgió porque Ariadna dijo que Alana se estaba cambiando a esa carrera, Ariadna dijo que solo la habían aceptado si lograba que algún doctor con título le daba tutorías por las tardes después de sus clases, Greg había propuesto esa idea con el fin de acercarlo a alguien, había escuchado de la joven miles de veces por Ariadna, sabía que ella sería alguien que sacaría a flote a Hannibal Holmes, porque Alana Bloom era exactamente la clase de personas que el hombre necesitaba en estos momentos, ella era directa, amable, un poco de humor seco corriendo por sus venas, inteligente y extremadamente consciente de lo que sucedía a su al rededor.

     Había persuadido a Ariadna de que ella los hiciera conocidos, la joven no había entendido la razón pero había accedido, había algo que le decía a Greg que lo hiciera, algo que le decía que no dejará que los Holmes vieran todas las fichas que movía, y Greg empezó a escuchar más a sus instintos, después de todo... pudo haber evitado que Hannibal tuviera ese accidente si tan solo hubiera escuchado lo que Heimdall había tratado de decirle, ahora era un poco tarde pero... haría todo para rectificar ese error.

     Hannibal estaba mejor, al menos físicamente, el joven tenía depresión pero con su nuevo curso a punto de comenzar, con Alana en su vida, y las veces que visitaba a Greg y se quedaba a dormir para estudiar, ver un película o escuchar música, no todo era tan sombrío, o eso le dijo a Greg luego de despertar de una pesadilla.

     Greg dormitaba levemente en el piso de su sala, era un poco incomodo pero Hannibal se había adueñado del sillón y algo le decía que el joven necesitaba dormir, sobre todo las enormes ojeras que el joven cargaba.

     Antes de que Greg sucumbiera totalmente a la oscuridad Hannibal grito, Greg no dudo en tomarlo entre sus brazos y despertarlo.

     - Hannibal, es solo un sueño, lo prometo, Hannibal - el joven parpadeo antes de hundirse.

     Parecía que quería sollozar, por lo que Greg lo sostuvo un poco más fuerte, el joven tomo su playera entre sus manos o tan fuerte como podía debido al estado de sus manos, lo que le recordó a Greg a Junior y Joshua, no ayudaba que el joven tuviera la edad de sus hermanitos.

     Pasaron minutos antes de que Hannibal se calmará.

     - ¿Sucede a menudo? - Hannibal suspiro antes de asentir.

     - Todas las noches - la voz de Hannibal era gruesa y estaba llena de dolor.

     Greg tarareo antes de sentarse en el sillón, todavía abrazando al joven.

     - ¿Cómo te has sentido? - Hannibal respiro profundamente.

     - Honestamente... no es tan malo durante el día, siempre estoy ocupado pero... en la noche es peor, yo... papá investigo sobre el otro conductor, leí toda la historia, ni siquiera puedo enojarme porque él... - Greg asintió, sabía la historia, el joven había estado huyendo de su casa, luego de que su madre muriera a manos de su padre, el chico no sabia conducir, solo quería llegar a la policía.

     Greg se aseguro de que el padre pagará muy caro por todo, homicidio, homicidio involuntario, abuso domestico y abuso de menores, así es como el bastardo había pagado.

     - Las noches son malas entonces, ¿alguna vez has intentado meditar antes de dormir?, ayudo en los meses después de regresar - Greg no especifico de donde regresaba.

     Thor le había enseñado bien, meditar lo ayudo a enterrar lo mejor que pudo los meses en ese lugar, el area 51, solo fue una burla del gobierno inglés al americano, solo era... todas esas personas... todos esos niños.

     Greg parpadeo para enfocarse en Hannibal.

     - No, yo... no se me había ocurrido, voy a hacerlo... ¿puedes quedarte - Greg asintió, no lo dejaría solo.

     Hannibal suspiro un poco.

     - No habría podido llegar a esto sin mis nuevos estudios, sin Alana... mucho menos sin ti, gracias Greg, eres un buen hombre - Greg suspiro internamente.

     Si solo supiera.

     Hannibal había mejorado pero pasaba mucho más tiempo con Greg, sobre todo ahora que iban a ir a la misma escuela, una falla en el plan de Greg pero ya pensaría que hacer, con Sherlock y Jim que dormían en su departamento los fines de semana, Mike que traía a Spence y Q, además de Benji que pasaba cada vez más, antes de regresar a la universidad y empezar a trabajar, siempre estaba con algún Holmes, o con todos, pasaba tiempo con todos menos con Mycroft, Mycroft que ahora estaba con su novio Mark lo más que podía, Greg solo lo había visto cinco veces desde el accidente de Hannibal...

     Pero eso ya lo esperaba, así que Greg se enfoco en cinco cosas, primero no arruinar ninguna misión, Drields no lo podía castigar si no pasaba, segundo era que todos los Holmes estuvieran a salvo, Greg no soportaría que otro Holmes saliera lastimado, tercero era preguntar por sus hermanos todas las semanas y enviar ayuda de manera sutil cuando la necesitaban, también tenía que preocuparse por su trabajo, había muchos casos que resolver ahora que eran dos personas en el mismo puesto, y por último tenía que evitar los ataques de pánico, Greg no sabía que mierda sucedía con él pero desde el hospital era fácil estar en el borde de uno, así que ahora tenía ansiedad de nuevo... lo que era molesto, al menos solo un poco.

     Ahora mismo Greg estaba junto a Hannibal, los dos miraban el campo de la escuela, Greg había terminado su entrenamiento hace solo 10 minutos, Hannibal iba a mirar para acostumbrarse según sus palabras, Greg sabía que en realidad no quería estar solo.

     - Entonces, ¿a dónde vamos a ir? - Greg no había escuchado bien en la mañana, la oficina había sido un caos durante la última semana, había personas atacando a funcionarios de gobierno.

     - Iremos a comer, estará toda la familia, el novio de Mycroft, mamá prometió ni siquiera hacerte caso - Greg resoplo divertido.

     - Eso se escucha bien, Karen solo incremento su odio a mi, luego mi intromisión en lo de Myc y no mejoró luego de enterarse que soy tu contacto de emergencia - Hannibal hizo una mueca.

     - Perdón por eso, no había pensado en eso - Greg se encogió de hombros un poco divertido.

     - Está bien Han, no importa - no es como si a Greg le importará quedarse con un carro descompuesto, la mujer era demente.

     - Bien, ¿vamos entonces?, creo que es abierto, papá dijo que fueras así, no importaba, dijo que era importante estar ahí en media hora que es el tiempo en el que llegamos - Greg miro al joven.

     - ¿No podías haberme dicho como 10 minutos antes en lugar de mirar el maldito pasto? - Hannibal sonrió entonces.

     - Me lo debías por permitirme salir en bata de hospital - Greg suspira antes de meterse en el auto del joven y poner su disco, Greg lo dejo después de la cuarta vez que viajo en el auto.

     - ¿A dónde vamos? - Hannibal lo miro medio divertido.

     - A un viaje de campo, papá dijo que fue idea de Spence - Greg quiere golpearse la cabeza repetidamente contra la ventana.

     En cambio sube el volumen e ignora la risa de Hannibal.

     Greg sonríe levemente, su amigo está mejorando la forma en la que maneja sus nervios al volante, ahora no conduce como abuelita y en realidad parece estar casi de regreso a si mismo, Greg sabe que hay un largo camino a su antiguo yo pero también sabe que estará para Hannibal mientras el joven lo necesite.

     Hannibal condujo suavemente por la ciudad, hasta llegar al parque a las afueras de Londres, Greg identifico rápidamente los autos de Mark, Benji, Mike y Siger, bajo suspirando internamente, sonrió cuando vio a Sherlock parecer aliviado de estar ahí, hasta que giro a ver a Mark.

     El joven era alto, no como Greg pero era alto, al rededor de 1.90, estaba fuerte pero no tanto como Greg, su cabello era rubio y tenía una sonrisa de modelo, sus ojos eran de un azul tan claro y brillante que molestaban un poco a Greg, estaba vestido con la mejor ropa, un traje que estaba hecho a medida y zapatos italianos, su reloj de 10,000 libras brillaba tanto como sus malditos ojos y sonrisa, tomaba la cintura de Mycroft con posesión, como si fuera solo una belleza de brazo, Greg se irritó por lo que decidió que sería más sano para todos si primero iba a saludar a Sherlock.

     Sonrió divertido cuando vio a Spence y Q casi correr hacía él, Greg despeino el cabello de los dos cuando estaban frente a él.

     - Ahora tenemos peinados iguales - los dos niños se rieron.

     - Luces ridículo - Greg toco su pecho, giro a ver a Mike y lo miro.

     - ¿Me veo ridículo? - Mike lo miro, fingiendo examinarlo.

     - Creo que solo un poco, sobre todo el pasto en tu cara... si no te molesta Matt, ocupare esto - Mike tomo el pañuelo del bolsillo de Mark y lo ocupo para limpiar la cara sucia de Greg, Greg solo evito reírse por la cara poco impresionada de Mycroft.

     - Te falta arriba de la ceja Mike - Hannibal señalo antes de tomar él mismo el pañuelo y hacerlo, Greg solo suspiro divertido y espero a que acabaran.

     - Pareces un perro mojado Lestrade - Greg miro divertido a Sherlock.

     - Y tu un gato molesto niño, y no te dije nada - Sherlock lo miro antes de suspirar dramáticamente y dejarse caer sobre Greg, Greg puso los ojos en blanco antes de cargar al niño en su espalda, Sherlock se recostó y lo agarro como un koala.

     - Consientes demasiado a ese niño Lestrade - Greg le sonrió a Siger, el hombre le sonrió a cambio.

     Alzó una ceja cuando vio la falta de una persona.

     - ¿No está...? - Siger parecía divertido.

     - Al parecer enfermo unos segundos antes de salir cuando Jim dijo que vendrías, ¿puedes creerlo? - Greg parpadeo antes de evitar reírse.

     - No sé si ofenderme o alegrarme por eso, ¿Sunshine?, ¿qué opinas? - Sherlock se encogió de hombros.

     - Es mejor, así podré empujar a Q al agua y no me gritarán por eso - Greg se rio divertido cuando Q se escondió detrás de Hannibal.

     - Lock no puedes tirar a tus hermanos al agua, a ninguno de ellos - Sherlock hizo un puchero, Greg puso los ojos en blanco divertido.

     - No dijiste nada de Mark , de papá o de ti - Greg resoplo.

     - Tu padre se divertirá, al igual que yo, y Mycroft tiene que defenderlo a él, no yo - Mycroft le lanzo una mirada de disgusto.

     - Myc no dejaría que Sherl me tirará - Mark parecía seguro con esa respuesta.

     - Es Mycroft

     - Es Sherlock

     Greg casi sonríe divertido, en cambio mira a Siger, el hombre parece divertido y satisfecho con algo, Greg alza una ceja cuestionándolo, solo se gana una mirada llena de travesura, Siger era una maldita broma.

     - ¿Cuándo empiezan las clases Greg? - Sherlock lo aprieta un poco más.

     Esa había sido una desagradable reacción del niño.

     Sherlock lo miro como si lo hubiera traicionado, antes de verse furioso y lleno de rabia, el niño entonces empieza a lanzar todo a su alrededor, que terminan siendo los platos de Greg, no le toma importancia a eso, los sentimientos de Sherlock importan más que un par de cosas de cerámica.

     Sherlock grita y azota todo a su paso.

     Greg detiene a Mycroft de decirle algo al niño, Sherlock lo necesitaba.

     - No, me niego, voy a dejar de hablarte si sigues adelante - Greg trago un poco, eso no sé lo esperaba.

     - Sherlock, no le puedes pedir a alguien que abandone sus sueños - Greg respiro profundo antes de mirar al niño.

     - Bien, si eso es lo que quieres entonces no estudiaré una carrera pero dilo - Sherlock lo miro sorprendido, Mycroft parecía conmocionado pero Greg se enfoco en el niño.

     - ¿Hablas en serio? - Greg asintió e ignoro la voz temblorosa del niño.

     - Por supuesto que si, si eso quieres entonces si - Sherlock se lanzo a abrazarlo, Greg lo sostuvo entre sus brazos.

     Suspiro antes de llevar su mano a su pantalón, tendría que hablar con muchas personas y darse de baja y ya no tendría...

     - No tendrías tus practicas, no estarías en fútbol o rugby, no irías a la biblioteca y seguirías en el mismo puesto con Dimmock porque el seguiría estudiando - Greg se encogió de hombros.

     - Está bien entonces, puedo buscar equipos locales, está la biblioteca pública y solo esperaría tres años antes de volver a lo de antes - Sherlock lo apreto más fuerte.

     - No estás bromeando, lo harías por mi - Greg suspiro.

     - Si niño, lo haré - Sherlock lo miro entonces, estaba llorando por lo que se limpió con sus mangas.

     - No lo hagas, solo... no me dejes - Greg lo miro.

     - Niño, jamás estaré lejos de ti, lo prometo, siempre voy a cuidarte - Sherlock lo abrazo aún más. 

     - Un mes, el entrenador dice que entraremos una semana antes, hay una competencia a la que quieren que vaya, pero Lock y Myc dijeron que no valía la pena - Siger lo miro con los ojos brillantes, Greg confundido frunció un poco el ceño.

     - Así que no vas a ir - Greg se encogió de hombros.

     - Probablemente no vaya a ninguno... el trabajo sería una pesadilla al regresar - y dudo que los de traje permitieran que fuera a algo así, sería una perdida de tiempo.

     - ¿De qué trabajas?, ¿cartero? - Mark parecía divertido con su chiste, Greg solo alzó una ceja, Sherlock se rio entre dientes, eso era nuevo, Mark nunca había sido grosero con nadie.

     - Te conseguiste uno estúpido Myc - Mycroft parecía querer que la tierra se lo tragara, bueno, Greg sabía que eso estaba pensando porque su cara estaba en blanco.

     - Oye mocoso mimado, no soy estúpido - Greg entrecerró los ojos, strike uno.

     - Detective Inspector, no sé, quizá Matt tenga razón y somos parecidos a los carteros, ¿qué dices Mike? - el joven lo miro divertido.

     - Si, porque los carteros tienen placa, esposas y un arma - Siger resoplo pero intervino.

     - Vamos muchachos, no sean tan duros con Matt, simplemente no le presta atención a las cosas... o a nada - Greg escucho el susurro por lo que casi sonríe.

     - Entonces Siger, ¿qué se supone que vamos a hacer?, Hannibal me arrastro aquí sin decirme nada - Siger resoplo divertido, Hannibal rodo los ojos.

     - Eres dramático Lestrade, todos... bueno casi todos, sabemos que sabes que hacemos aquí - Greg asintió.

     - Entonces podemos dividirnos, comida, lugar y que alguien cuide a los bebés - Q y Spence lo miraron con el ceño fruncido, Greg fingió no notarlo pero todos se dieron cuenta.

     - Yo me quedaré con los bebés... mis bebés - Siger abrazo y lleno de besos a Q y Spence, quienes fingían que odiaban eso, al menos Spence, Q estaba avergonzado.

     - Iremos a buscar lugar - Mycroft hablo suavemente, Greg asintió.

     - Entonces iré por comida, me llevó a Lock, Jim, Mike y Han - los cuatro asintieron de acuerdo, bueno los tres, Sherlock solo apretó más sus brazos.

     Greg vio a Benji ir con Siger, Q y Spence, los cuatro parecían ir a recoger algo al coche, lo que dejo a Mark y Myc solos, Greg solo siguió caminando.

     - ¿Qué se les antoja? - Jim y Sherlock se miraron, Greg vio a Jim sonreír, no dudaba que Sherlock también estuviera sonriendo.

     - Ensalada, hay muchas cosas de frutas en el local, Mycroft dijo que estarías encantado con la idea - Greg sonrió antes de llevarlos y comprar, Sherlock nunca abandono su lugar en su espalda, por lo que Greg sabía que el niño solo necesitaba algo de seguridad.

     Casi 30 minutos después regresaron, Sherlock seguía en su espalda, Greg pensaba que dormitaba, en realidad estaba seguro, el niño estaba hablando en voz baja, eran casi susurros, Greg le había puesto la chaqueta de Hannibal para cubrirlo.

     Cuando regresaron Siger había instalado todo, Mark y Myc no estaban por ninguna parte pero Greg no le tomo importancia, dejo la bolsa que traía en la mesa improvisada, Siger miro divertido a Sherlock.

     - No ha estado bien últimamente - Greg suspiro antes de mirar a Siger.

     - Puedo llevarlo por unos días, salgo hasta dentro de una semana, tengo un caso que quizá le interese y tengo la carpeta de emergencia llena - la carpeta de emergencia era una carpeta en la que Greg guardaba casos fríos en caso de que Sherlock estuviera al borde, la habían ocupado al menos unas seis veces.

     - ¿Estas seguro?, Hannibal dijo que estabas algo lleno - Greg se encogió de hombros.

     - Siempre voy a estar disponible para él, haré algo de espacio, ¿cómo le está yendo a Q en su curso? - Siger había visto lo que su hijo podía hacer por lo que lo llevo con un hombre que se llamaba Stanley, Greg sospechaba quien era pero no diría nada.

     - Es brillante, ese niño tiene el potencial de ser uno de los mejores programadores e ingenieros de la época, eso es lo que Stanley dijo, al parecer está un poco más adelantado que Benji a su edad - Greg sonrió, eso era bueno.

     - ¿Y qué hay de Spence?, ¿ya se decidió por algo? - el niño había estado indeciso en que hacer a continuación, podría terminar la preparatoria en dos años lo que lo haría tener 14 en la universidad, el niño no había decidido si ir por las matemáticas o por el ámbito social, Greg sospechaba que haría todo lo que pudiera.

     - Quiere estudiar sociología, luego quiere ir al MIT o algo así, no estoy seguro con estos niños, no me lo tomes a mal, los amo a pedazos pero a veces rompen mi cerebro y no sé que hacer con ellos - Greg resoplo divertido.

     - Si bueno, es lo malo de tener niños con IQ de arriba de 180 - Siger resoplo divertido.

     - Cuando uno tiene solo un deficiente 138, es malo - Siger sonrió con ironía.

     - No es malo - Siger lo miro.

     - ¿Cuál es tu IQ niño? - Greg resoplo antes de mirar hacia donde estaba Mycroft y Mark, los dos regresaban caminando tomados de la mano.

     - El mío es de 160, más o menos - Greg no había hecho un examen recientemente.

     - Por supuesto que sí, Mycroft, Matt, ¿qué gustan comer?, Greg trajo variedad - Mark no miraba a Siger, miraba a Sherlock con el ceño fruncido.

     - ¿Acaso está mal?, parece que está dormido - Greg rodó los ojos y sostuvo mejor a Sherlock.

     Mark lo miro.

     - ¿Cuánto tiempo tienes cargándolo?, no es exactamente un niño - Greg lo miro, estaba seguro que Mark retrocedió un poco.

     - Desde que me viste que empecé a cargarlo, hablando de eso... Lock, vamos amigo, es hora de comer - Sherlock escondió su cara entre el cuello y los omoplatos de Greg, Greg sabía que solo estaba acostumbrándose antes de deslizarse y sentarse suavemente al lado de Greg.

     El niño gruño, Greg puso su plato de pasteles de miel delante, el niño no dudo en atacar.

     Siger lo miro con gratitud por lo que Greg se encogió de hombros y le sonrió al hombre, sobre todo cuando le paso su recipiente gigante con fruta picada, Mark lo miro con una ceja alzada pero no dijo nada.

     Hannibal se sentó al lado de Greg, Greg lo ayudo a comer, picaba con el tenedor la comida cada vez que Hannibal bajaba el tenedor después de comer un bocado, la fuerza de las manos del joven todavía no estaban bien, entre alimentar a Sherlock y Hannibal casi no comió nada, Siger lo miro entonces, por lo que Greg alzó las manos en señal de rendición.

     - Come Lestrade, ahora, antes de que vayamos a una cita con Parker - Greg rodo los ojos, y estaba a punto de hablar cuando lo pensó mejor y siguió comiendo, Hannibal resoplo suavemente a su lado por lo que Greg le pegó con su hombro.

     Mycroft se sentó directamente frente a él, Greg le sonrió, vio como Mark le pasaba algo, Greg casi rueda los ojos, eso no era para él, Greg lo tomo para darselo a Hannibal y toma el recipiente correcto, Mycroft le sonríe gigante.

     - Gracias Gregory - Greg asintió distraídamente.

     - ¿Qué posición ocupas? - Greg parpadeo antes de mirar a Mark.

     - Defensa central - Mark resoplo un poco.

     - Extremo izquierdo - Greg casi rueda los ojos, ¿por qué estaba siendo tan infantil?.

     - ¿Sabes que todos pueden meter un gol? - Mark se encogió de hombros.

     - Si, pero no todos lo pueden lograr, los defensas sirven para evitar que pasen de la zona, que se acerquen a la portería, casi nadie lo logra - Greg alza una ceja un poco divertido.

     - Los defensa sirven para evitar que se acerquen si, pero también para evitar que metan un gol, robar pases, incluso para dar asistencias para los delanteros, algunos sirven para burlar a los porteros y atraer a la defensa del otro equipo y entonces aprovechar esos momentos, protegemos al equipo - Greg se encogió de hombros.

     - Por supuesto que serías defensa, solo eres tú - Mycroft le sonrió un poco divertido y demasiado exasperado, Greg solo le sonrió a cambio.

     Miro a Sherlock.

     - Vamos niño, termina eso o no veremos nada de Doctor Who cuando lleguemos a casa - Sherlock lo miraba interesado.

     - ¿No irá con nosotros entonces? - Greg ve como Mycroft casi golpea a Mark, no puede evitar resoplar.

     - No, eso es solo si el niño quiere - Sherlock lo mira como si fuera idiota.

     - Por supuesto que quiero Gavin - Greg sonríe más grande.

     - Sunshine

     - Geoff

     - Sunny

     - Graham

     - Bumblebee

     - Gid-... ¿espera qué?, no, espera, eso no es justo, se supone que tiene que ser la temática, mi temática para ti es un nombre con la letra G que no sea el tuyo y tu temática son apodos ridículos sobre el sol - Greg lo miro divertido.

     - Es sobre cosas hermosas del color amarillo, el color de la alegría, tan lleno de alegría, justo como tú - Sherlock lo miro antes de fruncir el ceño y golpearlo en el brazo, Siger se rio a carcajadas.

     - Te queda ese apodo Sher, solo eres un Bumblebee - Sherlock miro furioso a su padre y luego a Greg.

     - Te detesto - Greg se llevo una mano a su corazón.

     - Nunca había dicho algo más hermoso.

     - Realmente te odio tanto, espero que tu próximo avión se caiga - Greg lo miro divertido.

     - Sherlock - Sherlock miro a Mycroft antes de verse arrepentido.

     - Lo siento, eso fue malo - Greg suspiro antes de despeinar el cabello del niño.

     - Está bien niño, no pasa nada, solo esperemos que no seas vidente - Sherlock resoplo pero aún así lo miro con culpa, Greg solo lo abraza a cambio.

     - ¿Por qué es malo?, antes ha dicho que te mueras de distintas maneras, está es la 430 - Greg mira a Mike antes de carraspear.

     - Me aterran los aviones - Mark lo miro en seguida.

     - ¿Te da miedo volar? - el hombre parecía divertido, por lo que Greg rodó los ojos.

     - No es bueno reírse de los miedos de las personas Mark - el joven miro a Sherlock.

     - Tú lo iniciaste niño - Greg miro a Mark.

     - Si pero Sherlock es Sherlock, así que sé que no quería reírse de eso, él puede decir lo que quiera mientras no lo diga realmente enojado - segundo strike mocoso.

     - Pensé que solo te enfermaban, la presión y eso - Siger miraba de reojo a Mark, uy, no soy el único que lo está vigilando.

     - Espera, te dan miedo los aviones, volaste para estar antes en el hospital conmigo - Greg asintió.

     - Por supuesto que si, me necesitabas, eres mi amigo, por supuesto que me subiría en un avión para llegar antes - Hannibal lo veía como si estuviera loco.

     - No éramos amigos, no tanto, eras amigo de Mycroft, me atrevo a decir que su mejor amigo - Greg asintió de acuerdo.

     Justo ahí lo vio, el rostro de Mark estaba lleno de furia por unos segundos.

     Mark estaba celoso de Greg, por su amistad con Mycroft, ¿qué mierda?.

     - Si, bueno... eras el hermano de mi mejor amigo, me pusiste de contacto de emergencia y ya te hablaba bien, por no decir que Q y Spence se hubieran sentido mal, así que eras prácticamente un amigo - Hannibal lo miro antes de resoplar.

     - Sobre todo fue Mycroft - Greg se encogió de hombros, no afirmándolo pero tampoco negándolo, todos sabían que era cierto después de todo.

     Mycroft le sonrió agradecido, Greg se encogió de hombros.

     - ¿Así que si Mycroft te pide que te subas en un vuelo de 22 horas lo harías? - Greg traga ante la cantidad de tiempo pero luego mira a Mark.

     - Absolutamente, debe tener una razón para pedirme eso - Mycroft lo mira antes de sonreírle, esa sonrisa que vuelve loco a Greg, antes de mirarlo seriamente.

     - ¿Incluso si solo es para que vayas a una presentación de tres horas sobre el caracol marino? - Greg no puede evitar sonreírle.

     - Por supuesto que sí, me quieres ahí por una razón, además los caracoles son demasiado interesantes, no solo por su biología o la ciencia - Greg vio que tenía la atención de los 8 Holmes, bingo.

     Siger lo miro divertido, así que supuso que eran 9 Holmes.

     - ¿En serio?, ¿qué tendrían de interesantes? - Greg miro a Mark.

     - ¿Sabes que el otro día tuve un caso en el Tamesis?, un cuerpo, con un caracol como una cruz, al parecer las tribus africanas los utilizan para rituales y ceremonias para atraer la lluvia y el agua a sus casas, este tipo se lo tomo en serio, leí que los caracoles representaban una asociación con el agua y la humedad, ya que su cuerpo siempre está mojado y viscoso, agrega que creen que si lo ponen en el cuerpo de un muerto piensan que puede fecundar la tierra y revivir en otra vida, lo hizo porque su pueblo ha estado en sequía durante 16 meses - Greg comió más fruta e ignoro como todos lo miraban.

     Nadie dijo nada por unos segundos hasta que Spence hablo.

     - ¿Qué más leíste? - Greg le sonrió al niño.

     - Hay una nueva leyenda que encontré, ¿qué dices?, ¿malvaviscos y mirar las estrellas?  - Spence grito de alegría, Q lo miro en seguida.

     - ¿Puedo ir? - Greg le sonrió al niño.

     - Por supuesto que puedes ir, ¿chocolate caliente y salchichas? - Q le dio la sonrisa más gigante del mundo.

     - Asombroso, llevaré mi telescopio - Greg vio divertido a Jim.

     - Alguien necesita escribir la siguiente historia, llevaré el libro de cuentos - Greg rodo los ojos, eso era lo más tonto que había escuchado, no eran cuentos, el libro de cuentos era una libreta en la que escribían las historias y leyendas que Greg les contaba, llevaban al rededor de 54.

     - Yo llevo el alcohol - Greg se rio cuando Siger miro a Mike.

     - ¿Con tus hermanos de 12 años? - Greg casi resopla, en cambio mira hacia otro lado.

     - Por favor Greg bebió mucho antes, y solo puede ser malo con los chistes pero no salió tan mal - Greg miro a Mike.

     - Fue una vez, tenía solo 7 años y no sabía que era alcohol así que cállate Ross - Mike levanto su dedo medio.

     - Michael Chadwick Lee, si vas a insultar a Greg que sea algo menos simple que un dedo medio, debería darte vergüenza - Mycroft y Hannibal murmuraron sobre padres locos sin educación.

     - Te enseñaré algunos realmente buenos - Mycroft lo miro seriamente.

     - ¿Qué dijimos sobre corromper a mis hermanitos? - Greg le sonrió.

     - Dije algunos, no todos, así que realmente no es corromperlos, es enseñarles algo para que sus insultos no sean patéticos - Mycroft se pellizco su nariz casi desesperado.

     - No pueden usarlos en eventos especiales o personas mayores - Greg hizo una mueca.

     - No pueden usarlos en eventos especiales frente a todos o que las personas mayores los vean - Greg regateo rápidamente.

     - Solo cuando sea a escondidas en eventos especiales y sin que las personas mayores los vean - Greg lo pensó antes de asentir.

     - Hecho pero te los enseño a ti por si alguna vez los necesitas también - Mycroft suspiro antes de tomar su mano y estrecharla.

     - En el momento en el que incumplan con esto dejarás de enseñarles sobre... "eso" - Greg rodó los ojos.

     - En el momento en el que rompan las reglas voy a dejar de contarles historias y leyendas, tampoco habrá más viajes por la carretera en moto y ciertamente no voy a hornearles ninguna clase de pastel - los siete lo miraron como si fuera una clase de monstruo.

     - Supongo que es justo - Greg asintió divertido.

     - ¿Por qué son tan interesantes las historias de los caracoles?, todavía no lo entiendo - Greg miro a Mark.

     - Por lo que significa para las culturas, hay veces en las que esos significados pueden cambiar nuestras vidas - Mark parpadeo lentamente.

     - ¿Crees que viejas creencias de personas que creían que existía un dios con el poder de los rayos y que tenía un estúpido martillo mágico puedan afectarnos y le tienes miedo a los aviones, que estadísticamente es casi imposible que pase algo? - Greg frunció el ceño molesto.

     - En primer lugar es mejor que no te burles de las creencias de los demás, si no sabes que es lo que representan esas figuras para los demás ni siquiera toques el tema, en segundo lugar tengo todo el derecho de tenerlo cuando estuvo en una de esas imposibles estadísticas de que le pase algo al avión, se estrello por si te lo preguntabas, iba con mi padre, ahora si me disculpas - Greg se levanto y camino a su maleta antes de sacar un par de cigarros e ir lejos a fumar y calmarse.

     No podía romper la cara bonita de modelo del novio de Myc.

     Greg camino hacía un par de árboles, necesitaba tranquilizarse, afortunadamente Heimdall lo ayudó porque recibió una llamada de Ariadna, la canción lo delato, She's electric de Oasis, Ariadna amaba esa canción.

     - Lestrade - Greg encendió su cigarro.

     ~ Bloom - Greg soltó el aire divertido.

     - ¿Qué necesitas Ary? - Ariadna suspiro.

     ~ Necesito un trabajo muy bueno, de preferencia en otro país, necesito un novio que me consienta, de preferencia guapo y joven y necesito terminar esta carrera para ver si me aceptan de pasante, de preferencia en Quantico, ¿puedes ayudarme con eso? ~ Greg se rio divertido.

     - Puedo ayudarte con lo de terminar la carrera, quizá pueda conocer a unas seis personas en Quantico, ¿interesada? - Greg volvió a tomar una calada de su cigarro.

     ~ ¿Entonces no puedes con lo del esposo?... espera, dijiste la verdad, ¿hablas en serio? ~ Greg se rio entre dientes.

     - Por supuesto que si, solo dime si lo quieres de verdad, tengo algunos en mente - Greg alejo el teléfono de su oído.

     ~ Eres el mejor, tú... cásate conmigo, eres perfecto, joven, guapo, trabajas, inteligente, divertido, sabes como socializar aunque no te guste y te gusta bailar, por favor cásate conmigo ~ Greg se rio divertido.

     - Lo siento pero sabes que no me puedo casar contigo, pero puedo ofrecerte algo más, el trabajo de pasante te asegura un trabajo ahí, al menos con uno de ellos, ¿has escuchado hablar de "El gurú"? - Greg tuvo que quitar su teléfono nuevamente por el grito de Ariadna.

     ~ Bien, estoy dentro, ¿qué tengo que hacer? ~ Greg sonrió suavemente.

     - Resulta que ya le mande tus trabajos de psicología, sabe que estás estudiando criminología, está interesado, solo tienes que estudiar bien, ir a algunas escenas conmigo y aprender antes de que te mande con él - Ariadna se quedaría afónica a este paso.

     ~ Tú maldito imbécil... te compraré dos casas ~ Greg sonrió divertido.

     - Mejor ayúdame a conseguir una puerta de acceso de las que están en el pentágono y estamos a mano - hubo silencio del otro lado.

     ~ ...No sé porque la quieres pero seguro... el lunes, comida mexicana, sin excusas ~ Greg sonrió levemente.

     - Bien, solo si vamos por un par de cervezas después - Ariadna resoplo.

     ~ Por supuesto que no pueden faltar, bien, suéltalo, ¿qué es lo que realmente quieres? ~ Greg sonrió suavemente.

     - Sabía que te darías cuenta, solo... te lo diré el lunes, solo... ¿promesa de scout? - Ariadna suspiro un poco.

     ~ Si, promesa de scout, ¿sabes que no es sano guardar tantas cosas? ~ Greg se encogió de hombros y consumió lo último del cigarro.

     - Bueno, a veces eso sucede, y a veces tiene que ser así, hasta el lunes Ary, por favor molesta a tu hermana por mi - Ariadna se rio encantada con la idea antes de colgar.

     Greg camino de regreso a donde todos estaban, alzó una ceja ante la obvia falta de Mark.

     - Se fue, tenía que resolver asuntos con su familia - Greg los miro, eso no era cierto, Siger parecía más divertido que otra cosa, Greg decidió hacer lo seguro y asentir.

     Se sentó al lado de Mycroft ya que Jim se había sentado en el que era su lugar.

     - ¿Cómo va la construcción de la cabaña en el bosque perdido? - Greg miro divertido a Mike.

     - Va bien, el otro día encontré un par de zorros que anidaron el estructura del sótano, los dejé ahí, son tan lindos - Mike se rio entre dientes.

     - Tienes debilidad por los pelirrojos - Greg se encogió de hombros.

     - Lo sé, sobre todo los pelirrojos tiernos - Greg comió un poco de su recipiente.

     Siger carraspeo.

     - ¿Lo del avión...? - Greg se encogió un poco.

     - Tenía 20, iba con papá, el avión se estrello contra el mar, estábamos en una tormenta, le dije que no lo abordáramos, no debemos meternos con la naturaleza, nadie puede contra ella... el dio que era urgente, el avión se estrelló, éramos solo 40 personas ahí, solo yo quedé con vida, cuando me rescataron me dijeron eso, salí del ejército y me metí al MET - teóricamente cierto, pero la verdad la descubrió cuando su padre se puso en contacto con él, Greg había sido rescatado tres meses después, Richard y Brad estaban con él, y luego pensó que los dos habían muerto antes de salir de la isla en la que estaban, así que eran medias verdades.

     - Lo siento - Greg se encogió de hombros.

     - No fue tu culpa, además está en el pasado - Greg suspiro un poco.

     - ¿Cuántos años tenía tu padre? - Greg parpadeo, no estaba seguro.

     - Creo que 37, realmente no estoy seguro yo... el avión se estrello a finales de Julio del 93', el cumplía en Diciembre, así que 36 en realidad - Greg parpadeo, su padre era bastante joven.

     - 17 años de diferencia, me pregunto quien les dijo que esa edad era buena - Greg miro divertido a Hannibal antes de mirar a Siger.

     - No lo sé, luego piensan que tenerte con un traje de ciervo es lindo o cualquier otro animal con la cara tierna, y guardar fotos de los eventos en un mismo lugar donde cualquiera puede verlos si sabe buscar - Siger se rio cuando sus hijos lo giraron a ver horrorizados.

     - Greg consiguió copias de todas sus fotos hasta los cinco años - bueno, en realidad las consiguió para Primrose pero Siger no tenía porque saber eso.

     - Mis tres favoritas son las de un niño vestido de abeja, otro de un cachorro de perro y la mejor es la de un zorro pelirrojo - Mycroft se sonrojo terriblemente.

     - ¿En serio? - Greg se encogió de hombros.

     - Como habíamos establecido, tengo una debilidad por los pelirrojos tiernos - Mycroft se sonrojo más, Greg solo lo abrazo para que pudiera esconderse, Mycroft no tardo ni seis segundos en hacerlo.

     - Eres terrible Lestrade - Greg resoplo divertido.

     - Lo sé, muchas gracias... ¿pásame mi café? - Hannibal le paso la taza de café, Greg asintió agradecido.

     - ¿Por qué él sabe todos nuestros recuerdos y momentos vergonzosos y no sabemos ninguno de él? - Greg rodó los ojos hacía Mike.

     - No tengo recuerdos vergonzosos, mamá odiaba las fotos, no tengo ninguna foto mía de cuando era pequeño, probablemente la primera foto que tengo es de cuando me uní al ejército - totalmente cierto, Greg no tenía ninguna foto, su padre se había quedado todas las que tenían debido a la seguridad.

     - ¿Estás bromeando? - Greg sacudió su cabeza.

     - No, madre las detestaba, decía que eran falsas, así que en realidad nunca tomamos fotos o recuerdos, papá era el estricto, así que no se metería en temas sentimentales, mi padrino afirmaba que era un hombre de piedra, que fue un milagro que mis padres se enamorara - Greg sabía como funcionaba la gente, si le dabas un poco de información, con la que estarían incomodos dejarían de hacer preguntas y en cambio harían su propia historia y no preguntarían más.

     - Tus padres eran una mierda Lestrade - Greg soltó una carcajada después de eso, miro divertido a Sherlock.

     - Por favor nunca cambies Lock, pero tienes razón mis padres fueron una mierda, pero se los paso, tenían solo 15 y 17 años después de todo - Siger lo miro.

     - Tenía 17 años cuando tuvimos a Hannibal, eso no importa realmente - Greg no pregunto por Violet, sabía que la madre de Mycroft le llevaba 7 años a su esposo, algo por lo que Greg compadecía a Siger.

     Ni siquiera disfruto su adolescencia porque la controladora demente lo ató definitivamente a su lado, Siger no podía demostrarlo a sus hijos pero Greg sabía como se veían las personas que no disfrutaban de la libertad como los demás, también sabía que lo único que hacía que Siger no se volviera loco fue que tuvo a sus hijos con él, Greg lo admiraba un poco por eso.

     - Creo que lo es cuando el tampoco tuvo padres, su madre murió al dar a luz y su padre cuando tenía 8 años, no es una buena idea que un niño sin padres tenga un hijo tan joven - Greg hizo una mueca, eso era parcialmente cierto, su padre se fue en lugar de morirse.

     Vaya vida que llevaban todos en su familia, por eso había tenido tanto miedo que Peyton naciera, su hijo podría estar igual de maldito que todos antes.

     - Realmente viven de la tragedia - Greg se rio suavemente.

     - Papá solía decir que era la parte griega de su madre, descubrió que su madre era griega y fue al país, ahí conoció a mamá, el abuelo era griego, la abuela era italiana... creo, realmente no lo sé, no... la abuela era egipcia, si, ella era la que creía en Ra y todos esos dioses - Greg podía sentir las miradas de todos.

     - ¿Cómo es que vienen de todas partes? - Greg miro divertido a Jim.

     - Eso es fácil, papá dice que su papá tenía un dicho que su papá le había dicho... vive una vida que puedas recordar, solo tienes está oportunidad de vivirla, no lo desperdicies y vive noches que duren para la eternidad - Greg sonrió suavemente.

     Los Holmes rodaron los ojos sabiendo lo soñador que podía llegar a ser.

     - Espera, conociste a tu abuelo - Greg miro a Spence divertido.

     - Si, conocí al abuelo - Greg no pudo evitar sonreír cuando pensó en el hombre.

     - Fue un buen hombre, y lo amaste mucho - Greg se encogió de hombros.

     En realidad Greg dudaba que su abuelo fuera un buen hombre porque el hombre era un asesino, no podía ser bueno si mataba a las personas pero por otro lado su abuelo era un gran abuelo, aunque no veía mucho a sus hermanos siempre hacía todo para cuidarlos.

     - Amo a mi abuelo - Greg siempre lo amaría.

     - ¿Así de asombroso? - Siger lo entendería, al menos en cierto nivel, el hombre se había quedado sin padres a los 15, heredando todo lo que su madre tenía, razón por la que Violet decidió quedarse junto a él, al menos eso es lo que Greg pensaba que había pasado.

     - Si, él fue quien me enseño todo lo que se sobre acampar, cocinar, arreglar autos, la primera vez que lo ayudé tenía cinco años, me sentó todo el tiempo que fuera necesario para aprenderme todas y cada una de las herramientas y memorizar para que sirven y sus peligros antes de dejarme acercarme a las motos, me enseño a conducir a los 9, también me enseño griego, latín, árabe y sanscrito, fue el que me dio mi primer libro de símbolos, tenía 3 años - su abuelo le había enseñado muchas mas cosas.

     Como a dibujar, pintar, a robar, ocultar y engañar, su abuelo le había enseñado a escalar edificios y había insistido en que su madre llevará a alguien que le enseñará gimnasia, Greg había aprendido tanto por su abuelo.

     - ¿Condujiste a los 9? - Greg asintió y sonrió recordándolo.

     - Fue un Honda del año, ósea del 82', me dejo las llaves y me dijo que fuera a recoger algo al local de las herramientas, simplemente me dijo el camino y me dejo ahí, descubrí más tarde que me siguió todo el camino - Greg sonrió divertido por las locuras de su abuelo.

     - ¿Puedo aprender a conducir? - Greg se rio cuando todos los Holmes lo vieron luego de la pregunta de Q.

     - Mejor no copies los métodos de aprendizaje del abuelo, me dejo con algunas cicatrices, el abuelo tampoco era muy bueno en las relaciones entre padres e hijos, nació en el 40', sus padres murieron solo dos años después de que naciera, él era el mayor, tenía un hermano un año menor, su padre murió en la guerra, era un capitán del ejército luego de eso su madre los abandono en Inglaterra para que no les hicieran nada, ella murió en su casa más tarde, los alemanes la quemaron, no fue lindo, el abuelo creció en un orfanato hasta los 10 antes de regresar a Grecia, conoció a la abuela mientras estudiaba, tuvieron a mamá a los 18, el abuelo nunca quiso contarme su historia - Greg no mentía, el abuelo nunca quiso pero porque no podía según las reglas, Greg suspiro antes de sonreír, ese hombre fue quien le enseño las lagunas sobre la verdad, la mentira y las verdades a medias.

     - ¿Cómo es que sabes tanto de tu familia si están todos muertos? - Greg se rio entre dientes cuando miraron a Sherlock.

     - Por un lado está el libro familiar, por el otro el abuelo sabía toda la historia de la familia, afirma que somos descendientes de Parmenio, tenía la evidencia pero bueno mamá tuvo una pelea con el abuelo y bueno tuvo un accidente cuando yo tenía 13, el avión en el que iba explotó - teóricamente cierto pero su abuelo se había salvado al saltar, o eso había descubierto unos meses después, antes de cumplir los 14.

     - ¿Parmenio?, ¿no fue un general macedonio? - Greg asintió.

     - Fue un general de Filipino II y Alejandro Magno, era tradición que a los 14 años nos dieran la espada familiar, se perdió luego del accidente - Greg no estaba mintiendo, Greg perdió la oportunidad de tenerla luego de no ir con su abuelo en el momento que había prometido que iría.

     - Realmente no es de extrañar que le temas a los aviones y todavía no puedo creer que hayas subido a un avión solo para venir conmigo por Mycroft - Greg sonrió un poco.

     - El abuelo siempre decía: "La amistad es pensar primero en las otras personas", ustedes eran más importantes que mi tonto miedo a volar en aviones, además, la mujer al lado de mi fue de gran ayuda - Hannibal sonrió suavemente, Mycroft por otro lado se junto más a Greg por lo que Greg lo abrazo.

     - Lo que todavía no puedo creer es que no te atendieras esa fea herida cuando estuviste como 12 horas en el hospital - Greg sonríe antes de mirar su mano, la cicatriz se ve irregular, una larga línea roja enojada y sobre saltante se ve en el lugar, Greg solo puede sonreír levemente.

     Para este punto los Holmes estaban discutiendo sobre la amistad con su padre, escucho el nombre de Edward, por lo que Greg sabía era el nombre del mejor amigo de Siger, a Greg le agradaba dado la cantidad de mensajes que la enviaba diario sobre dejar a Violet.

     - Lo que yo todavía no puedo creer es que siguieras trabajando en lugar de ir a atenderte eso, podrías haber cortado algo importante, podrías haberte quedado mal herido - Mycroft susurro suavemente, Greg le sonrió solo un poco.

     - Myc, estabas entrando en pánico y lo sabes, solo fue una cortada, me niego a morir por una cortada - Mycroft resoplo molesto.

     - Espero que te niegues a morir de muchas otras formas - Greg sonrió.

     - Si, lo hago, como morir por golpearme en la cabeza, hay otras que en realidad preferiría - Mycroft lo golpeo.

     - No digas eso - Greg rodó los ojos.

     - ¿Por qué no?, es la verdad cariño - Mycroft lo miro desesperado.

     - Tu perdida rompería mi corazón - Greg sonrió un poco.

     - Pero si muero por salvar tu vida habrá valido la pena, preferiría morir si eso significa que estás a salvo - Mycroft lo miro asombrado antes de abrazarlo con fuerza.

     Greg solo lo sostuvo, y no dijo nada, ninguno de los dos volvió a hablar, en cambio escucharon a los demás Holmes que estaban discutiendo sobre la cursi frase que Greg había dicho.

     El resto de la tarde paso rápidamente, y entonces ya era casi de noche, Hannibal llevaría a Mycroft, Greg y Sherlock, Greg se despidió rápidamente de los otros cinco hermanos, despeino el cabello de Spence, choco los cinco con Mike, le guiño el ojo a Jim, abrazo a Q y estrecho la mano de Benji, también ignoro el sonrojo de Benji, al último se despidió de Siger, el hombre estrecho su mano antes de jalarlo a una despedida con un golpe en la espalda, Greg se rio entre dientes e imito la despedida.

     Giro al auto de Hannibal solo para darse cuenta de que Sherlock se había sentado de copiloto, Greg rodó los ojos antes de sentarse al lado de Mycroft.

     Hannibal arrancó, Sherlock prendió la radio y empezaron a discutir sobre que escuchar.

     - Lamento lo que dijo Mark - Greg miro de reojo a Mycroft, dejo su mano en el asiento que los separaba.

     - Está bien Myc, no importa, realmente no importa - y era la verdad, nunca le importo lo que idiotas decían de él, no empezaría ahora.

     - No tenía el derecho de decir eso - Greg se encogió de hombros.

     - Te prometo que no me importa, no importa si es una mierda conmigo, si me odia, si quiere hacerme sentir mal... lo único que importa es si te hace feliz, tu felicidad es lo único que me importa Myc - en todo el mundo.

     Greg giro a ver su mano, Mycroft la había entrelazado con la tuya.

     - Gracias Gregory, eres el mejor amigo que todos desearían tener, no estoy seguro de merecerte - Greg se encogió de hombros.

     - Deja que yo decida eso, sobre todo cuando pienso que es al revés - Mycroft lo miro antes de acercarse y recargarse sobre Greg.

     El viaje en el auto fue lo mejor que le pudo haber ocurrido a Greg, sobre todo porque pudo dormir bien por fin, incluso si solo fueron 20 minutos.

     Al final del viaje Sherlock despertó a Greg, Greg apretó un poco más a Mycroft mientras llegaban a la casa de Greg, le sonrió un poco antes de darle un beso en la cabeza y salir.

     Se asomo para despedirse de Hannibal y entro a su casa detrás de Sherlock, el niño casi entro corriendo a su habitación, Greg se dejo caer sobre el sillón para poder dormir un poco más.

     La hora de la comida siempre era algo que Jason odiaba con todo su ser, sobre todo ahora que la mayoría de sus hermanitos estaban permitidos, su madre dejo en claro que solo podían estar presentes si sabían como tomar una copa, comer apropiadamente y sentarse a la perfección, no podían hablar sobre nada a menos que fuera una pregunta, y esa pregunta tenía que ser inteligente o sufrirías las consecuencias, pero lo peor para Jason era todo lo que su madre les hacía comer, de los 10 a los 12 solo podías comer huevos cocidos, vitaminas, agua mineral y cerveza.

     Afortunadamente Jason ya no comía eso, lo lamentaba seriamente por sus hermanos, aunque también lo lamentaba por él, odiaba comer carne con arroz, se sentía como estar en prisión, aunque supuso que pudo ser mucho peor que eso.

     - Niños hay algo que tengo que decirles - Jason simplemente miro su plato, nunca la mires a los ojos en la mesa, si hay algo malo entonces ella se dará cuenta y sufrirás.

     Jason escucho el suspiro.

     - Las visitas de su abuelo ya no seguirán, no se podrán... él tuvo un accidente en el avión que lo iba a llevar a su... casa, uno de sus seguidores la puso, ahora Nyssa está a cargo por el momento, ella no quiere tener nada que ver con ninguno de nosotros, así que no va a haber más días libres - Jason sintió que dejaba de respirar, su abuelo no podía morir.

     Simplemente no estaba bien.

     - ¿Permiso para retirarme? - Jason lo había pedido dos veces antes.

     - Sabes que detesto que desperdicien la comida Jason - Jason trago un poco.

     - ¿Por favor? - su madre suspiro.

     - Bien, pero comerás lo mismo que tus hermanos por una semana - a Jason le importaba una mierda, él seguiría saliendo por esa puerta.

     Necesitaba salir.

     - Te lo advertí, no te apegues, las personas te dejan, no importa que, siempre sucede - Jason sintió una furia ciega subir por su cuerpo.

     Salió antes de que hiciera algo de lo que se arrepentiría, corrió por el bosque antes de detenerse en el lugar donde solía entrenar con su abuelo, sin pensarlo dos veces empezó a golpear el árbol con sus propias manos desnudas.

     Golpeo una y otra y otra y otra vez, no se detuvo hasta que sintió que su cuerpo se quedaba sin fuerzas.

     Sintió que podía llorar, sin pensarlo dos veces llevo su mano a su collar, trago y se hundió en un montón en el suelo.

     Solo quería que todo fuera una mentira.

     Solo quería a su abuelo de vuelta.

     Solo quería verlo una vez más.

     Jason le grito a los dioses, los insulto, les pregunto miles de cosas pero nada le respondió, susurrando les recordó las cosas que le quitaron y lo único que pidió a cambio.

     Ese día fue el día en el que Jason se negó a creer más en los dioses griegos, ellos eran engañosos, mentirosos y egoístas.

     Greg se despertó de golpe, se sorprendió cuando vio su mano sostener el collar, sobre todo cuando vio como lo apretaba como ese día.

     Miro el techo por unos segundos antes de decidirse.

     De todas formas hace años que no dibujaba o pintaba algo, bien podría hacer algo de eso hoy.

     Entró a su estudio y sacó sus cosas, paso una mano sobre la cobertura de su marquilla antes de abrirla, de las 50 páginas disponibles solo había ocupado 9, Greg se detuvo a ver la primera.

     Sus hermanos sonreían gigante al rededor de una fogata, todos estaban felices, todos parecían niños normales, Greg recordó siempre ese momento perfectamente, lo dibujo al siguiente día de que lo dejaron, solo necesitaba saber que había recordado bien.

     La siguiente era una de su padre y su padrino, los dos hombres sonreían y chocaban sus cervezas, como si no tuvieran las miles de responsabilidades con las que cargan, su padre incluso parecía feliz, Greg los dibujo antes de que lo abandonará en aquel lugar.

     Sarabeth era la siguiente imagen en su marquilla, la mujer había hecho muchas cosas por él, honraría su memoria por el resto de su existencia.

     El dibujo después del de Sarabeth era el de Thor e Isabella en una noche de baile en la ciudad, el hombre parecía radiante.

     Después de ese aparecía uno de Richard y Brad, los dos se reían encantados con algo estúpido que Greg había dicho, era uno de los pocos momentos en los que podían ser jóvenes sin correr el riesgo de estar en peligro por descuidarse o algo así.

     Karen apareció en la siguiente, Greg suspiro un poco, la mujer lo ayudo de muchas maneras a salir adelante, y a no hundirse como un joven deprimido con tendencia al suicidio y colapso mental, ella fue su pilar durante dos años.

     Los siguientes tres eran de Mycroft, de alguna manera Greg no podía simplemente no hacer nada y bueno... ahora había tres dibujos de Mycroft, el primer día que lo conoció, su primera cena juntos y cuando se quedo dormido por primera vez en su sillón. 

     Miro la página en blanco frente a él, tenía que elegir primero si lo quería hacer a color o blanco y negro, definitivamente prefería a color el día de hoy, por lo que tomo sus colores, ahora... imaginar un recuerdo de su abuelo, uno que quisiera enmarcar para siempre, eso fue fácil, cuando le dio una sonrisa llena de orgullo el día en el que cumplió 7 años.

     Las líneas y los trazos se dieron con facilidad, Greg ni siquiera tuvo que pensar exactamente las cosas, solo podía recordar como le dio el único regalo de cumpleaños que había recibido en la vida, al menos el día correcto y que fuera un adulto.

     Jason solo podía mirar a sus hermanos, los cinco estaban aliviados de estar afuera, de no tener que estar en la misma casa, Jason se sentó lejos de ellos para que no lo involucrarán en el juego, alguien tenía que vigilar por si su madre se acercaba.

     Sus hermanos se reían y corrían y se ensuciaban y jugaban todo lo que podían Junior jugaba un poco pesado para los demás pero Jason supuso que los niños tenían que acostumbrarse, habría cosas peores en su futuro.

     Entonces lo sintió, Greg no dudo en sacar su cuchillo y apuntar a donde había escuchado el ruido, por lo que se sobresalto cuando escucho como caían detrás de él, había un cuchillo en su espalda.

     - Te tengo niño, ¿qué hemos dicho sobre seguir ciegamente lo que nuestros sentidos nos afirman? - Jason hizo una mueca, el abuelo no se escuchaba contento.

     - Lo siento, trabajaré más en ello - su abuelo tarareo, Jason se giro a verlo y se inclino a modo de saludo, la tía Nyssa había dicho que era obligatorio.

     - Eso espero, ¿qué hacen afuera? - Jason se removió un poco.

     - Madre trajo invitados ayer, escuchamos sus actividades, ahora está deshaciéndose de la evidencia - su abuelo suspiro molesto, el hombre odiaba que su madre hiciera esas cosas.

     - Mientras no se entere - Jason se encogió con la sola idea, miro a su abuelo.

     - ¿Qué haces aquí abuelo? - su abuelo lo miro.

     - Hoy cumples 7, ¿no es así?, un número importante, ¿sabes por qué? - Jason trago, no tenía idea de que hablaba por lo que negó con la cabeza.

     Madre tiene razón, soy un idiota.

     - Está bien que no lo sepas Perseus, ciertamente no lo esperaba, el siete es un número que influye en todos los seres sublimes, la Luna tiene un cambio de fase cada siete días, hay siete cuerpos celestes en nuestro sistema solar, hay siete continentes, hay siete días en la semana, siete pecados capitales, siete maravillas del mundo, siete cumbres, siete mares... todo esta conectado con la divinidad, el siete está asociado con la perfección - Jason miro a su abuelo.

     - Siete es un número de la suerte - su abuelo le sonrió un poco.

     - Así es Perseus, así que... sabes que normalmente digo que los regalos no son más que baratijas que sirven para consentir a las personas, y que nunca me verías dándole uno a alguien, esto soy yo, tragándome mis palabras... bendecido día de tu nacimiento... Jason, espero que te guste - Jason vio con los ojos abiertos la caja que su abuelo tenía entre sus manos, la tomo con manos temblorosas y miro lo que había adentro, sintió que sus ojos se agrandaban.

     Era un collar, un collar hecho de metal, parecía...

     - Es de titanio, por eso brilla como una estrella, lo que tiene colgando es un tridente, es el símbolo de Lord Poseidon, para mi él es el más poderoso de los dioses, Lord Poseidon tiene un gran poder, se ha rumoreado que Lord Poseidon protegía a todo aquel que llevará su símbolo y que demostrará no solo amar su reino, sino también temerle, tú muestras las dos, además eres un guerrero poderoso, sé que si alguna vez lo necesitas él te ayudará, solo tienes que tener confianza - Jason asintió decidido.

     - Gracias abuelo... gracias Lord Poseidon, por permitirme usar su símbolo, espero no decepcionarlo nunca - su abuelo le sonreía con orgullo, alegría y algo que Jason nunca había visto antes. 

     Jason sintió que su cuerpo se llenaba de calor y sonrió un poco.

     Este era el mejor cumpleaños de todos.

     Greg se enfoco en lo que tenía delante, el hombre parecía sonreír suavemente, parecía muy diferente a lo que recordaba casi siempre de su abuelo, todavía no podía creer que viera esto, era algo... desconcertante porque Greg solo podía pensar que así sería su rostro en el futuro.

     Pero sobre todo sería doloroso, porque solo podría ver el rostro del hombre que más quiso en la vida, la única figura paternal en su vida.

     Suspirando empezó a terminar su dibujo, los recuerdos de lo que hizo años después cuando lo vio después de huir de la casa de su madre, recuerdos de la mirada de traición y...

     Pero Greg lo decía en serio, la amistad es pensar primero en las otras personas, su abuelo le había enseñado eso, y a pesar de todo seguiría con sus enseñanzas como el primer día.

     Greg no podía haber dejado que asesinarán a Brad, así que hizo lo que tuvo que hacer para dejarlo con vida, incluso si eso quemo el puente que había tenido con su abuelo.

     Greg cerró los ojos.

     Los amigos primero, ellos iban primero, siempre.

Chapter Text

"Cuando se ama no es difícil sacrificar algo por ese alguien, lo difícil es encontrar a ese alguien que merezca tal sacrificio"

     Greg definitivamente tenía que maldecir a todos los dioses que conocía en los que creyó, en los que cree y en los que nunca les tomo importancia, porque ciertamente sabían como hacer mierda la vida de un hombre.

     Definitivamente iba a morir, el 10 de Octubre de 1996, en el cumpleaños número 20 de Mycroft, realmente moriría y... 

     Este día definitivamente sería su perdición.

     Celebrar el cumpleaños de Mycroft no era algo difícil para él, no, la parte difícil sería ir sin que los Altos Mandos se enteren, evitar a su padre y a él, esperar que Drields no le hable, soportar a Mark y a Violet sin insultarlos, esperar que Alana no lo reconozca y...

     Esto sería horrible para su estrés, miro a Buddy.

     - Está noche irás conmigo - Greg lo puso en el abrigo que llevaría esta noche, cerca pero no lo suficiente para que alguien lo notará.

     Se miro nuevamente en el espejo, traje de tres piezas color crema, camisa azul cielo, corbata azul burdeos y zapatos café, se había recortado un poco el cabello y arreglado su barba y bigote, su reloj, su collar y un par de lentes de sol negros, tenía el anillo de boda de Karen en el collar ahora, parecía una buena idea, un poco de loción, su abrigo negro y estaba más que listo.

     Bueno... no estaba listo, no podía estar listo.

     Aún así subió a su auto con el regalo en la mano y condujo al estúpido restaurante de 4 estrellas en medio de Londres, Greg deseo con todas sus fuerzas que el día no fuera una completa mierda.

     Se sorprendió cuando se dio cuenta que había notado muy poco desde que salió de la ducha hasta estacionar el auto en el restaurante, Greg respiro profundo, los nervios y el estrés jugaban con él como si fuera una maldita marioneta.

     Respiro profundo durante tres segundos antes de salir del auto, los lentes cubrían el nerviosismo de sus ojos y estaba lo suficientemente acostumbrado a ocultarlo de movimientos físicos que en realidad no lo notaría nadie, ni siquiera los Holmes.

     Con ese pensamiento reconfortante en mente Greg entró al restaurante.

     - Buenas tardes señor, ¿puedo ayudarlo? - Greg asintió.

     - Estoy aquí para la reservación de Hannibal Holmes - la mujer lo reviso antes de asentir.

     - Si me sigue por favor, es el primero en llegar, puedo ofrecerle algo mientras espera a que el resto de los invitados lleguen - Greg asintió suavemente.

     - ¿Qué me recomienda? - la mujer lo miro.

     - No hay nada mejor que un clásico, nuestros vinos secos y martinis son de lo más solicitados - Greg la miro.

     - ¿Parezco de vino seco y martinis? - la mujer sonrió levemente antes de asentir.

     - Un whisky entonces, uno escoces para ser precisos - Greg le sonrió.

     - Ahora, nos estamos entendiendo, y un vaso de agua por favor - la mujer asintió antes de ordenarle al que sería el camarero que le llevará a Greg lo que había ordenado, se encogió de hombros antes de revisar su teléfono.

     Morales había aceptado ir de encubierto en una operación, Greg no había podido dormir bien desde entonces, solo el idiota que nunca había hecho algo encubierto iría como un aprendiz de uno de los traficantes más violentos de Londres.

     Donovan estaba al tanto pero el Sup le había prohibido entrar más en eso, estaba en buenas manos decía, en cambio Greg estaba detrás de un grupo de hombres que planeaba asesinar a algunos de los mayores directores, Greg sabía que aceptaría las cosas solo porque Mycroft y Siger estaban en peligro.

     Suspiro cuando leyó los informes, asesinaría a Dimmock por perder el rastro de los últimos tres hombres, definitivamente lo asesinaría si alguien terminaba muerto por esto, le había dejado las instrucciones explicitas y claras y aún así...

     - ¿A quién planeas asesinar? - Greg levanto la vista para ver a...

     Definitivamente asesinaré a alguien.

     - ¿Qué mierda haces aquí? - Greg tuvo que controlarse para no arrojarle algo al idiota a la cara.

     Richard carraspeo.

     - Fui invitado - Greg parpadeo.

     Una mierda, se iba a ir de aquí, podía decir que habían llamado de emergencia pidiendo su apoyo o que Dimmock la había cagado irrevocablemente o algo más pero no soportaría esto, no ahora, no hoy, no nunca, no de nuevo, no...

     No lo soportaría.

     - Greg, no te vayas, escucha... lo lamento - Greg lo miro de vuelta.

     - Ni siquiera te atrevas, no lo voy a soportar, vete a la mierda tu cabrón hijo d-... - Greg se calmo para dejar de insultar y esperar a que el camarero dejará el vaso de agua y el de whisky, lo que tomo en seguida.

     El camarero lo miro.

     - Trae otro, lo lamento, hay un gran caos en el trabajo - el camarero asintió antes de irse, Greg miro a Richard.

     - ¿Quién? - el joven trago.

     - Violet Holmes - Greg casi gruñe, en cambio respiro profundamente antes de mirar a Richard.

     - Por supuesto que fue ella, por supuesto que sería... ¿sabe que nos conocemos? - Richard nego con la cabeza.

     - No, ni idea, me invito porque tiene la creencia de que Hannibal puede empezar a trabajar para mi, pero nada más - Greg rodó los ojos, típico de Violet.

     - Entonces les haremos creer que no nos conocemos y que acabamos de hacerlo mientras ellos llegan, solo hablaremos durante las veces que nos encontremos - Greg recibió una mirada en blanco.

     - Supongo que puedo hacerlo, ¿por qué quieres hacer esto? - Greg lo miro.

     - Quiero que los cuides donde no puedo - Richard lo miro a cambio.

     - Supongo que está bien pero... quiero saber por que - Greg lo miro a cambio y tomo el vaso de whisky que el niño le trajo.

     - ¿Realmente importa? - Richard puso los ojos en blanco.

     - Por supuesto que importa idiota, así sabré que tanto cuidarlos - Greg lo mira seriamente.

     - Como si estuvieras protegiendo a alguien de la realeza - Greg vio algunas cosas pasar por la cabeza de Richard, el hombre asintió al final.

     - Bien, me presento soy Albert Banner, dueño de Industrias Banner, estamos especializados en la biomedicina, en las invenciones para las innovaciones de los aparatos médicos de ortopedia y tratamientos - Greg casi sonríe en cambio asiente.

     - Gregory Lestrade, Detective Inspector en el Yard, división de Homicidios, comparto el cargo con otro hombre, los dos estudiamos a medio tiempo, en tres años pasaremos a tener el cargo completo, encontré a Sherlock y entonces me hice amigos de todos los Holmes menos Violet, en realidad no te sorprendas si nos peleamos en algún momento de la noche - Richard suspiro antes de asentir.

     - Entonces voy a fingir que en realidad no me importas - Greg lo miro.

     - Si finges que me odias sería mejor - Richard alzó una ceja antes de verse resignado.

     - Un año 

     - Cinco

     - Dos

     - Cuatro

     - Tres entonces - Greg suspiro sabiendo que era lo mejor que iba a obtener por el momento.

     - Tres, el 10 de Octubre de 1999 dejaremos de fingir y de ser necesario vamos a revelar todo - Rich-... Albert asintió.

     - Suena más que bien, haremos eso, ahora, ¿en realidad bebes whisky antes de la cena?, creo que las historias que dijo Violet son verdaderas - Greg casi se ríe en cambio solo mira a Albert.

     - Si eso es lo que quieres creer no me importa en realidad - Albert lo mira, sus ojos delatan lo divertido que esta.

     - Quítate los lentes de sol, estamos en un restaurante de clase, no en un bar cualquiera - Greg negó, demasiado Violet en esa frase, los dos casi se ríen.

     Albert lo mira un poco.

     - Justo como los viejos tiempos - Greg rueda los ojos.

     - Si, vamos a hablar sobre todo - Albert suspira antes de asentir.

     - Haremos eso, ¿después de la cena?, ve al local al lado del local de la señora Chang - Greg asintió antes de mirar a la entrada, la mitad de los Holmes está aquí.

     Greg y Albert se levantan a saludar, puede ver la mirada de todos sobre los dos, Albert se acerca a saludar a Violer mientras Greg saluda a Siger.

     - Oh, Albie que bueno que viniste, te presento a mis hijos, Chadwick, Wroughton, Quinton y Dalgliesh, Dalgie es el tercero, Queenie es el último, Wroggie es el séptimo y Chadie es el cuarto, faltan mi Myckie, mi Hannie, Sherl y Yummy - Greg tuvo que mirar hacía otro lado para cubrir su risa, Siger tosió un poco, los hijos Holmes los miraron, Greg sabía que habría muchos chistes de esto.

     Entonces Violet lo miro.

     - Veo que conociste a Lestrade, ¿de donde robaste eso? - Greg alzó una ceja divertido.

     - Definitivamente de Savile Row, ¿dónde está Myc, Siger? - el hombre suspiro.

     - Algo sobre como Sherlock o Hannibal perdieron su cadena de reloj - Greg sonrió divertido, ya imaginando el caos que Mycroft estaría haciendo por eso.

     - Hannibal es el hijo del que me contaste, ¿no es así Violet? - la mujer parecía radiante antes de empezar a hablar sobre su hijo y lo maravilloso que era.

     Greg se acercó a Spence y Q antes de sonreírles a abrazarlos a los dos.

     - ¿Cómo les fue en la escuela mocosos? - Spence le sonrió un poco antes de verse sombrío, Q miraba a Spence preocupado, Greg miro a Spence entendiendo.

     Miro a Mike de reojo, el joven asintió con el ceño fruncido y los puños apretados, bien, parece que habrá que hablar con algunos idiotas..

     - Ya veo, bueno, ¿saben que mi profesor de introducción afirma que el mundo es plano? - Spence y Q lo miraron antes de rodar los ojos justo como lo haría Sherlock.

     Los niños empezaron a hablar sobre las teorías de la creación de la Tierra y como fue que se formó.

     Entonces los vio acercarse, Sherlock, Jim, Hannibal, Mycroft y Mark, Greg casi hace una mueca por el último en cambio mira hacia arriba pidiendo paciencia.

     En cambio le sonríe a los recién llegados, Sherlock casi corre hacía él, seguido de Jim, Greg se ríe entre dientes antes de abrazarlos a los dos, Hannibal se acerca antes de sacudir su mano, Mark solo asiente, pero a Greg le importa una mierda porque es cuando ve a Mycroft directamente a los ojos.

     - Feliz cumpleaños Myc - el joven le sonríe antes de que se acerque al mismo tiempo que Greg y se abracen.

     Permanecen así por unos segundos, entonces Greg se aleja y recoge el regalo de la mesa para dárselo a Mycroft, el joven lo miro con sospecha antes de sonreírle radiante y lleno de confusión.

     - No puedo creerlo, tú... ¿cómo lo conseguiste? - Greg le guiño el ojo antes de sonreír serenamente a Violet, la mujer prácticamente lo mataba con la mirada.

     - Solo estamos esperando a algunos invitados que son bienvenidos - Greg casi rueda los ojos cuando Violet lo mira directamente.

     Simplemente permanece sin reaccionar.

     Mycroft lo mira un poco.

     - Lamento eso - Greg se encogió de hombros.

     - Espero que te guste - Mycroft le sonrió.

     - Un reloj original del siglo XVII por supuesto que lo amaré, ¿cómo le hiciste? - Greg le sonrió divertido.

     - ¿No escuchaste?, robe en Savile Row - Mycroft parecía consternado, Greg lo despidió y estaba a punto de decir otra broma cuando cerro la boca y miro a los recién llegados, Greg no podía creer su maldita suerte, miro al cielo.

     Realmente fui un cabrón, ¿no es así Baldr?.

     Eran Dashwood y MacFadyen estaban frente a él, los dos lo miraban con cara de pocos amigos, luego miraron a Albert, Albert y Greg se miraron de reojo.

     No había riesgo, eran las hermanas de Anthony las que sabían de su amistad, así que tendrían que ocultar todo a la perfección.

     - Thomas, ha pasado un tiempo - Greg les sonrió suavemente a los dos.

     - Rupert, Hugh, ¿cómo se encuentran los dos? - los hombres asintieron.

     - Muy bien, veo que regresaste del ejército - Greg asintió.

     - Hace tres años ya, ahora estoy en New Scotland Yard, supongo que se encargaron del negocio familiar, ¿cómo ha ido eso? - los dos lo miraron.

     - Bastante bien, gracias... Albert, ha pasado el mismo tiempo, así que también regresaste del ejército - Greg casi hace una mueca.

     - Si, hace casi dos años, es lo que hablaba con el Detective Inspector, los dos frecuentábamos algunos lugares al mismo tiempo, y podríamos haber sido compañeros de armada pero el se decidió por unirse a la marina mientras que yo fui a la fuerza área - Greg asintió de acuerdo.

     - Y descubrimos que los dos íbamos a la misma escuela de karate - prácticamente cierto, solo que Greg nunca tomo clases, él daba clases.

     - Lo recuerdo, la tía Victoria siempre dijo que esas clases eran demasiado violentas para el bien de cualquiera - Greg se encogió de hombros.

     - De cualquier forma me ayudo en mi estancia en el ejército - Albert inclino la cabeza.

     - Mycroft, lo lamento, solo recordando viejos tiempos - Greg asintió de acuerdo.

     - Está bien, Rupert, Hugh, él es Mark Sutherland, Mark ellos son Rupert Dashwood y Hugh Macfadyen, dos amigos de la infancia - Greg casi se ahoga en cambio mira tranquilamente a otro lado.

     Siger parecía un poco sorprendido, por lo que camino con él, miro el grupo una vez que estuvo al lado de él.

     - ¿Si no te importa...? - Greg rodó los ojos divertidos.

     - Mi padrino, soy ahijado de Andrew Carmichael, soy su heredero, me enseño muchas cosas y círculos, conozco a algunas personas, no le digas a Violet, que se enteré por su cuenta, quiero ver su cara cuando lo haga - Siger resoplo divertido.

     - Violet estuvo enamorada del hombre la mitad de su vida - Greg lo miro sorprendido antes de reír, fingió toser cuando algunas personas lo miraron.

     - Esto es oro, tengo que decírselo - Siger rodó los ojos.

     - Será mejor que nos sentemos, la cena está a punto de comenzar - Greg asintió antes de sentarse junto a Albert y Mycroft, frente a Hannibal con Rupert y Hugh a su lado. 

     Esto no podría ponerse peor.

     No tientes a tu suerte Lestrade.

     - Buenas noches señores, ¿gustan algo de beber mientras piensan y esperan por sus alimentos?, puedo recomendarles el mismo trago que tiene el señor - Greg tomo su vaso de whisky, vio de reojo como Rupery, Hugh y Violet lo miraban, Greg quería rodar los ojos, en cambio miro a Hannibal y sonrió.

     - Escuché que tu profesor empezó un debate contigo que duró cinco horas - Hannibal sonrió divertido antes de asentir, ordeno un vaso de vino seco.

     - El señor Sullivan afirmaba que las personas con accidentes casi fatales en los que se pierde algo no pueden ser superados tan fácilmente, todos lo pacientes pasan por un altibajo antes de pasar a mejorar su vida, fue bastante... extenuante - Greg rodó los ojos.

     - En ese caso de seguro el joven que era artista no habría aprendido a pintar con los pies luego de que tuvieron que amputar sus brazos por la enfermedad, o aquel caso donde la mujer siguió diseñando luego de quedar ciega, si me lo preguntas a veces las ganas de vivir tus sueños son mayores que el dolor - Hannibal lo miro antes de sonreírle un poco, escucharon a Violet resoplar.

     - Eso no tiene sentido o no existiría la depresión - Greg se quedo quieto por unos segundos, Albert, Siger, Hannibal, Sherlock y Mycroft lo notaron por lo que Greg casi maldice.

     - La hermana de una amiga dijo lo mismo, "a veces tienes que recordar que las cosas pudieron ir peor, que a pesar de lo que te paso sigues con vida, y eso significa que todavía puedes lograr tus sueños, así que no creo que debas darte por vencido, lo mejor puede estar por delante" - Hannibal miro intencionalmente a su madre, Greg asintió suavemente, Ariadna tenía razón. 

     - Suena lógico - Mark suspiro desesperado.

     - Un soñador pensará igual que un soñador, pero no pueden hacerse de un mundo de sueños, la realidad está frente a ellos - Greg se encogió de hombros.

     - Si eso hubiera sido cierto entonces Hannibal no estaría donde esta, no habría salido de la depresión luego de lo que viví en Bosnia, pero si no podía ayudar a la gente como quería lo pude hacer de otras maneras, soy el DI más joven de la historia de Inglaterra, lo que estoy tratando de decir es que todo depende de lo que sea más grande... tu dolor o tus ganas de vivir tus sueños, hay días malos, por supuesto que los hay, todas las personas tienen días malos - Greg bebió un poco de su whisky.

     - Estoy de acuerdo con... el Detective, hay veces que hay que superar lo que sucedió y perseguir algo que te apasione, tenía 25 cuando me capturaron en Bosnia, estuve un año en gravedad antes de poder salir, entonces decidí hacer algo de provecho y empezar un proyecto para las personas que sufrieron después de la guerra, puedo seguir apoyando a algunos incluso si ya no estoy al frente como a veces desearía - Greg asintió entendiendo eso.

     - Los dos hablan de proteger a las personas como si existieran ataques todo el tiempo - Greg y Albert miraron a Mark.

     - Personas como tú viven en una burbuja, una burbuja que fue hecha por mamá y papá para que no se den cuenta de la situación o del verdadero peligro que corre toda la población a diario, no sabes cuantos ataques son enviados a diario a personas como tu padre, como Siger, como Lestrade o como yo, para muchos lo importante es la información y lo que puedes hacer con ella, así que no importa como salga, tiene que salir - Mark parecía haber tragado algo en mal estado antes de murmurar suavemente sobre el menú.

     Típico de niños con padres ricos y que les dan todo.

     El camarero llego para pedir sus ordenes, dando por terminado el tema.

     Mycroft lo miro entonces.

     - No te hemos visto mucho últimamente, ¿cómo están las cosas? - Greg hizo una mueca.

     - No tan bien, siguen saliendo al menos seis casos a la semana, parece que las cosas enloquecieron un poco, el Sup ha estado de un humor horrible, la semana pasada le grito a Robinson durante una hora por perder un clip - los Holmes, quienes ya conocían al Sup hicieron una mueca. 

     - Lo lamento por ti, escuché que solo son Morales y Donovan, ¿así que supongo que los otros se fueron con Dimmock y te quedaste con esos dos? - Greg asintió.

     - Algo como eso, tenemos uno nuevo, se llama Travers, lamentablemente no encaja, Donovan ha estado a punto de arrancarle la cabeza un par de veces, Morales lo ha tenido que salvar, porque yo también he estado a punto de hacerlo, etiqueto la evidencia en las bolsas de los otros casos, tres casos desestimados, estuve a punto de asesinarlo cuando Morales apareció con nueva evidencia - Greg se frotó las cienes recordando lo colérico que había estado, tuvo que ir a golpear un estúpido viejo bote hasta romper algunas partes, golpeo la cosa durante cinco horas seguidas.

     Esas personas casi no obtienen la justicia que merecían.

     - No un buen comienzo para el novato - Greg miro a Mycroft.

     - Tiene 27 años, ha trabajado 5 años en Inteligencia, así que no es un novato - Hannibal y Mycroft hicieron una mueca conociendo que tanto Greg estaba al borde si tenía ese tono de voz, Albert dejo caer su mano sobre la mesa y toco algo irregular que solo Greg entendería y los demás pensarían que es aburrimiento o desesperación.

     Greg frunció el ceño cuando sintió su teléfono vibrar tanto, lo saco rápidamente, 25 mensajes y contando de Donovan, Greg los reviso todos.

Jefe, tiene que ir de inmediato, hay una
amenaza contra la vida del director del 
MI5

Tenemos solo 10 minutos para encontrarlo
y protegerlo.

Los tres hombres que Dimmock perdió, 
son peligrosos.

Están armados y son peligrosos

Camino a Kesington ahora, van detrás
del hijo también.

¿Quién es el director y el hijo?

JEFEEEEEE

     Greg maldijo antes de levantarse y correr directamente a Siger, lo vio de reojo, arrojo a Siger y Violet justo a tiempo al suelo cuando se escucho el disparo, los gritos empezaron, Greg no dudo en arrastrar a Siger y Violet a la seguridad de la mesa.

     Los disparos seguían por lo que Greg tuvo que correr a la mesa de enfrente para ver mejor, las personas corrían, algunos habían caído, Greg tendría un infierno que pagar por esto, Drields sería una mierda absoluta.

     Salió para disparar tres veces, logró impactarle a dos de los hombres, uno en el brazo y otro en la cabeza, los disparos ahora estaban dirigidos a él, Greg tomo un salero caído y lo lanzó con toda su fuerza al idiota al que le había dado en el brazo, el otro hombre empezó a disparar como loco.

     El olor, el sonido del impacto, la fuerza y el sonido de la recamara le dio a Greg toda la información que tenía que saber, salió cuando escucho como se quedaba sin balas y se lanzó sobre el hombre, empezaron a pelear mano a mano, el hombre sabía algunas artes marciales y era más rápido que Greg pero Greg era más preciso y mas fuerte, pronto el hombre estaba perdiendo.

     Al menos hasta que Greg vio al otro hombre levantarse y apuntar con el arma, Mycroft había terminado casi frente al hombre, Greg no lo pensó dos veces antes de lanzarse, escucho el disparo demasiado fuerte, el dolor se expandió, la sangre y su aire salieron.

     Estaba parado frente al hombre con Mycroft detrás de él, había podido quitarlo del camino pero el no pudo salir a tiempo, sintió su pecho empezar a contraerse.

     Greg no lo dudo antes de darle un golpe en la cara y quitarle la pistola, logró disparar dos veces al hombre frente a él antes de empezar a sentirse mal, su visión empezó a nadar, sintió como se quedaba sin fuerzas y caía contra una silla antes de deslizarse hasta quedar en el suelo, respirar dolía, se dio la vuelta para terminar acostado mirando al techo.

     - Papá llama a la ambulancia, ahora - Greg podía escuchar la voz de Mycroft pero todo dolía y no podía ver nada porque el dolor nublaba sus ojos.

     - Mycroft déjame ver, la bala atravesó su cuerpo, diría que está a dos pulgadas del corazón, tenemos que llevarlo ahora, ¿tiempo? - ese era Hannibal.

     - Veinte minutos - Siger parecía nada contento.

     - Bien, lo llevaremos entonces, jefe me debe un maldito lavado en seco - Greg sintió que resoplaba.

     Morales se rio.

     - Donovan va a tener nuestros traseros por esto jefe, lo digo en serio - Greg sintió que sus ojos se cerraban, tomo la mano de Morales y empezó a darle un mensaje en código morse, tenía poco tiempo, lo podía sentir.

     No reportes, ellos fuera informe, no aquí, llegue a tiempo.

     - ...¿Gregory? - Greg sintió como la oscuridad lo consumía.

 


 

     Los pitidos fue lo primero que Greg escucho, por lo que se obligo a despertar completamente, ese único sonido en la habitación no era bueno, era una mala señal.

     Parpadeo rápidamente y evaluó todo en diez segundos.

     Una puerta de salida, una ventana, segundo piso, habitación de la orilla del edificio, probablemente la que estaba más cerca a la avenida si el ruido y los edificios al lado eran una indicación, un ventilador, eran como las seis de la mañana, había tres personas en la habitación y las tres estaban dormidas, parpadeo para revisar si sus ojos no lo engañaban, no, ahí estaban Siger, Hannibal y Mycroft.

     Parpadeo tratando de mirar alrededor, un cuarto en el hospital, su pecho le dolía, había vendajes, así que era una cirugía por la bala, tenía una bata de manga larga y...

     Estaba en el hospital donde...

     Así que había intervenido pero por como estaban ellos, Greg no sabía que estaba pasando, tomo suavemente los papeles de la mesa tratando de no despertar a nadie, las hojas parecían historial médico pero Greg sabía mejor.

     Era un mensaje oculto para él.

     Ellos no saben nada pero me debes un favor grande por esto, te opero un doctor que me debía un favor, nadie te vio, nadie sabe o sospecha nada, estas en este hospital porque te atenderían aquí porque saben tu historial médico, evita meterte en problemas.               Padre.

     Greg sintió que respiraba mejor, los Altos Mandos no sabían que pasaba, ninguno de sus manejadores o compañeros, ahora solo tenía que saber que estaba pasando con el trabajo en el MET, esperaba que Morales haya podido convencer al Sup de hacerlo.

     Suspirando silenciosamente dejo las hojas sobre la mesa, cerró los ojos y empezó a formular planes, los hombres habían intentado atacar a Siger dos veces antes, así que... ¿por qué los hombres habían sido tan constantes en cazar a...? oh, eso podía tener sentido, tendrían que investigar sobre el pasado de Siger y sus misiones.

     Greg escucho como la puerta se abría por lo que abrió los ojos y miro a la personas frente a él, era Morales.

     - Así que está despierto jefe - Greg le sonrió levemente.

     - ¿Y bien? - Morales lo miro antes de asentir.

     - Está arreglado, convencí al Sup para decir que yo fui él hombre que acabo con todos en el restaurante, ahora no puedo volver, pero me dijo que tomarías mi lugar, de todas formas no me subirían de jerarquía con Salvatore, quiere que vayas más lejos y descubras porque, dos meses, tu escuela sabe lo del disparo, salvaste a un joven de morir, tus profesores acordaron hacerte un examen para pasar este semestre, cero comunicación, literalmente - Greg suspiro pero asintió entendiendo.

     Morales lo miro.

     - Tiene suerte jefe, la bala estaba muy cerca del corazón, murió una vez en el quirófano, ellos enloquecieron - Greg carraspeo un poco.

     - ¿Qué hay de los testigos? - Morales lo miro antes de asentir.

     - Los testigos están cubiertos, todos concuerdan en que me vieron llegar por atrás y atacar a los hombres armados, no hubo muertos afortunadamente, tres personas recibieron un disparo, brazo, pierna y clavícula, las tres están estables en el Royal London - Greg asintió agradecido.

     Estaba a punto de decir algo cuando vio a Mycroft empezar a moverse, el joven se estiro antes de abrir los ojos y mirar directamente a Greg, quien lo saludo con una mano, Mycroft grito antes de lanzarse hacía él, despertando así a los otros dos hombres.

     Greg sostuvo a Mycroft, miro a Morales, quien asintió antes de levantar una carpeta y dársela en las manos, Greg frunció el ceño y tomo la pluma.

     Sintió a Mycroft mirar todo, Siger y Hannibal también.

     - ¿Qué es eso? - Greg se enfocó en leer, todo estaba en orden.

     - ¿Donovan? - Morales negó con la cabeza.

     - Solo nosotros tres, terapia, el Sup dijo que era obligatorio, las dos, además necesitamos tu testimonio jefe, es posible que estemos buscando más hombres, tu padrino pregunto por ti y lamento el no poder venir, estaba en una junta importante en Tokio, no podía dejarla y venir, espera que entiendas, le mando esto - Greg miro divertido una playera que Morales le extendió.

     Era una impresión de un queso con hoyos que tenía un dialogo.

     "Soy Greg y tengo la tendencia de llenarme de agujeros"

     Greg rodó los ojos divertido.

     - Andrew siempre es igual de tierno, ¿cómo me daré de alta? - Morales lo miro antes de señalar la carpeta, Greg siguió leyendo.

     - ¿Qué es eso? - Morales y Greg se miraron antes de mirar a Mycroft.

     - Me van a retirar de la oficina por dos meses, yo... voy a salir del país, terapia o algo así, les preocupa que con mis nuevas heridas mis viejas enfermedades me atormenten de nuevo... no, Andrew pago para que fuera a Suiza a hacer terapia, me van a transferir en dos semanas cuando no haya riesgo de un paro cardiaco, ¿te dijo algo más? - Morales lo miro entonces.

     - Si, dijo que no podría verte hasta dentro de seis meses, así que te pide que no hagas nada estúpido y que si no estás seguro entonces actualices tu testamento - Andrew podía llegar a ser un retorcido pero si estaba en Tokio entonces estaba en un desarrollo importante de su última misión y si tardaba seis meses en venir dado el disparo y...

     Era demasiado importante.

     - ¿Qué clase de...? - Greg apretó la mano de Mycroft.

     - Está bien, Andrew está haciendo por mi mucho más de lo que debería, no soy su hijo, ¿medicamentos? - Morales lo miro entonces.

     - No puede tomar analgésicos por lo que solo queda Tramadol pero... con el riesgo de un segundo paro no pueden dárselo, la morfina acabará mañana por la mañana, el impacto rompió una costilla, así que va a ser un infierno cuando sea hora de dormir - Greg miro divertido a Morales, el hombre suspiro exasperado.

     Parecía bastante molesto.

     - Tiene que dormir jefe, recuperarse, descansar, ¿conoce la palabra?, sino lo hace será peor y le diré a Donovan - Greg lo miro.

     - Sabes que no duermo en hospitales - el hombre soltó un ruido de desesperación.

     - Bien, investigaré pero si muere por ser un maldito terco entonces pondré sobre su tumba que siempre fue un imbécil - Greg rodo los ojos.

     - Supongo que puedo permitirlo - Morales y él se sonrieron divertidos.

     - Gregory Thomas Lestrade, tú.. tú, no puedes... tú... ¿cómo se te ocurre? - Greg miro a Morales antes de darle la carpeta, el hombre salió rápidamente, Greg se enfoco en Mycroft.

     Abrazo al joven un poco y lo sintió llorar, Greg se enfocó en abrazarlo y consolarlo lo mejor que pudo.

     - Pensé que ibas a morir y tú... ¿por qué saltaste? - Greg suspiro.

     - Te lo dije el otro día, yo... ¿pueden darnos unos minutos? - Hannibal y Siger asintieron antes de salir.

     Greg miro directamente a Mycroft.

     - Eres la persona que merece que sacrifique todo por ti... escúchame, no estaba bien después de todo lo que me paso pero entonces Sherlock entro en mi vida y luego tú y ya no era tan malo, ustedes... no puedo describirlo con palabras pero hacen que quiera ser un mejor hombre del que era ayer - Mycroft lo apretó más fuerte.

     - Simplemente no mueras por favor, no podría sobrevivir a eso - Greg sonrió antes de darle un suave beso en la cabeza.

     - Estarías bien al final Myc, tienes a tu padre, a tus hermanos y a Mark - Greg escucho a Mycroft gruñir.

     - No estaría bien, asesinaría a mis hermanos después de una semana, dejaría de lado a papá y Mark ni siquiera sigue en mi vida - Greg lo miro confundido.

     - ¿Cuánto tiempo estuve afuera? - Mycroft lo miro entonces, parecía preocupado.

     - Casi dos días, tú... no vuelvas a hacer eso - Greg negó rápidamente.

     - Lo siento Myc, puedes pedirme lo que quieras menos eso, nunca eso, lo siento cariño pero así será siempre - Mycroft lo miro con lágrimas en los ojos.

     - Te odio tanto Lestrade, de alguna manera siempre me haces llorar - Greg hizo una mueca.

     - El abuelo decía que a veces llorar era bueno para la salud, limpiaba tu alma llevándose toda la tristeza - Mycroft lo miro divertido y exasperado antes de abrazarlo.

     - Eres desesperante, molesto, tan terco y... eres mi mejor amigo, no mueras, ¿por favor? - Greg suspiro.

     - Te prometo que lucharé contra eso pero no prometo no morir, prometo que haré todo para regresar a tu lado siempre, ¿cómo se escucha eso cariño? - Mycroft asintió rápidamente antes de prácticamente secar sus lágrimas con la bata de Greg.

     - Siempre estaré esperando por ti, es una promesa - Greg sintió un nudo en su garganta.

     La puerta se abrió entonces y entraron dos doctores, Hannibal y Siger, Greg apretó un poco la mano de Mycroft antes de soltarlo y mirar a los doctores.

     - Buenos días Detective Inspector, su padrino nos dejo con algunas instrucciones muy claras y estrictas, sus estudios salieron bien, solo tiene una deficiencia en hierro... de nuevo según escucho, así que la anemia a vuelto, estamos preparando todo para transferirle sangre, creemos que ha tenido anemia durante algunos meses, ahora, su padrino nos comento que en el pasado sufrió de asma, con su herida es posible que contraiga asma, debe cuidarse mejor Detective Inspector, de lo contrario lo van a alojar en una casa de cuidado, palabras de su padrino no de nosotros pero creemos que eso sería lo mejor - Greg rodó los ojos medio divertido medio exasperado.

     - Por supuesto que Andrew diría eso, pero apuesto a que fue con otras palabras, ¿hay algo más Doc? - el hombre lo miro.

     - Detective Inspector, ese impacto fue... fue un tiro de suerte, una pulgada más a la derecha y no estaríamos teniendo está conversación, es posible que le duela el pecho por un largo tiempo, usted... es posible que tenga afecciones durante lo que resta de su vida, dolores en el pecho y cansancio repentino - Greg hizo una mueca.

     - Una afección me provoco otra afección - Greg murmuro en voz baja, luego miro a los doctores.

     Los dos parecían sombríos.

     - No están aquí por eso, ¿cuál es el problema? - los dos hombres suspiraron antes de que uno de ellos hablará.

     - Si, es posible que su corazón no tenga la misma fuerza que antes, según su reporte médico a recibido tres impactos antes en el área, un ataque con un arma punzocortante, un aplastamiento y otro impacto de bala, es posible que pueda tener taquicardias que pueden afectar más su enfermedad, es necesario que empiece a medicarse o tratarse de lo contrario es probable que no dure más de 10 años con vida - Greg miro a los doctores.

     - ¿Qué tratamiento sería? - los dos miraron a Greg.

     - Medicamentos y terapias, su padrino lo mando a Suiza para eso, si eso no sirve temo que tendrá que hacerse un trasplante de corazón, ¿sabe si nació con alguna enfermedad?, ¿el hospital en el que nació tiene algún registro? - Greg suspiró.

     - Mi madre sería la única que podría saber de eso, la perdí a los 14, cuando recibí la puñalada, yo... no nací en un hospital, no querían que supieran que madre estaba embarazada a los 15, no tengo idea de... no, solo sé que nací a los siete meses y medio - los doctores suspiraron.

     - Es posible que el desarrollo no se haya completado, tendrá que vigilar eso Detective Inspector, mientras tanto recomendamos un año fuera de servicio como mínimo para evitar el estrés y la ansiedad, cosas que pueden agravar sus afecciones - Greg cerró los ojos, por supuesto que no le permitirían hacer eso, sería como un regalo por portarse bien, simplemente estúpido, miro a los hombres.

     - ¿Eso es todo? - los dos asintieron.

     - Sin embargo notamos una debilidad ósea en su lado derecho - Greg rodó los ojos un poco.

     - Si, estuve en un derrumbe, parte de la pared me cayó encima, tenía solo 19, mi pecho y mi hombro fueron los más afectados, no pude ir al hospital, estuve en cautiverio unos seis meses, estuve en el ejército - los dos hombres asintieron.

     - Tendremos que recetar algunas inyecciones para fomentar las hormonas y que los huesos reciban más fuerza, según esto su dieta se basa en proteínas y vitaminas, muchas frutas, es probable que quiera agregar lácteos o alimentos ricos en calcio para que esa fortaleza crezca, sinceramente sus huesos no se han roto solo por eso - Greg sabía que ellos sabían que sus huesos se habían roto mas veces, Greg se preguntaba vagamente porque estaban diciendo todo esto...

     Andrew, el hombre era un maldito entrometido.

     - Gracias por eso - los dos hombres asintieron antes de irse.

     - ¿Puñalada a los 14? - Greg se encogió un poco.

     - Puñalada y coma durante tres meses, perdí mucha sangre - y estaba golpeado y tenía heridas en la cabeza y...

     Es probable que no dure más de 10 años con vida.

     Si bueno, me han dicho eso, muchas veces, a lo largo de toda mi vida, a veces uno se sorprendía de lo que podía suceder.

     - ¿Cómo está Sherlock?, ¿los demás?, ¿Spence, Mike, Q, Jim, Benji? - los tres Holmes lo miraron.

     - Eres un idiota Lestrade, eso es lo que eres - Greg miro un poco divertido a Siger.

     Pero a pesar de eso le contaron todo sobre los niños, los tres siguieron hablando durante horas hasta que el horario de visitas se acabo, Greg los vio irse y se preparo para pasar la noche viendo la puerta o la ventana.

     Solo había pasado al rededor de media hora cuando escucho los pasos, Greg se quedo mirando la puerta, Albert estaba frente a él, con las manos en los bolsillos y la mirada llena de indecisión.

     Greg señalo la silla a su lado.

     - Toda la historia, juro que si dejas algo de lado no te hablaré jamás, te doy mi palabra de scout que así será - Albert asintió antes de sentarse.

     Albert no podía dejar nada afuera cuando Greg le contó casi todo, eso era más, mucho más de lo que nadie jamás sabría, Brad también lo sabía, era algo entre ellos, lo único que estaba prohibido era ocultar la verdad de los otros.

     - Honestamente no sé que me paso, yo... simplemente necesitaba correr lejos, cuando te envíe la carta estaba planeando volver pero recibí una carta de Victoria, mi padre había muerto y yo... tenía que hacer algo con sus... no podía dejarlo así, no quería dejarte de lado pero... estaba en pánico, no sé como consolar a las personas y tú... bueno había pasado todo eso y tú no eras tú, tenía miedo de que fueras a hacerlo aunque me habías prometido que no lo harías, pensé que lo harías así que... me alejé porque no lo soportaría pero ahora... fue estúpido, egoísta y muy imbécil de mi parte, espero que puedas perdonarme algún día - Greg lo miro.

     - Eres un imbécil pero no te puedo culpar, ella siempre decía la verdad, nadie se queda contigo, todos siempre te abandonan - Albert suspiró mirándolo con disculpa.

     - Pero ella no te dijo que había algunos que volvían - Greg resoplo un poco.

     - Estoy cansado - su amigo asintió.

     - Será mejor que duermas entonces, yo te cuidaré, estaré solo dos horas, te despierto cuando me vaya - Greg se encogió de hombros.

     - Pero quiero toda la historia escrita al menos - Albert resoplo antes de sacar su pluma y empezar a escribir en las hojas que dejo su padre, Greg cerró los ojos y dejo que la oscuridad se apoderará de él.

     Se despertó cuando sintió un golpe en su hombro, miro a Albert.

     - Las hojas, tengo que irme pero... no dudes en llamar si necesitas algo, cualquier cosa, tenemos que vernos, nos vamos a ver más seguido por... bueno, lo vas a leer - Greg lo miro caminar hacia la puerta, los dos asintieron a modo de despedida y entonces Albert salió.

     Greg se tomo unos minutos antes de tomar las páginas con manos temblorosas.

     Realmente me hiciste escribir esto, ¿te he dicho que pareces un oso cuando duermes?, todo un gigante aterrador que en realidad es tierno si lo conoces bien.

     - Vete a la mierda Al - Greg resoplo, el no se veía como un oso.

     Podré irme a la mierda pero lo que escribí y pensé todavía es verdad, te veías así desde que tenías 14 años, lo cual es un poco lindo.

     Greg... tienes que entender que después de lo que nos sucedió, yo... se supone que debían llevarnos a salvo, todo lo que quería era regresar a Londres, disfrutar unos meses contigo y con Brad pero el avión paso y luego la isla, la isla que era un prisión para los griegos y tú...

     Simplemente no lo soporte, cada vez que te veía a ti o a Brad solo podía ver lo que les hicieron en esa isla y yo no era lo suficientemente fuerte para enfrentar eso, y yo solo pude salir corriendo, incluso si supe lo que estabas pasando después de esto, pensé que... eras el más fuerte de los tres, yo pensé que podrías pasar por todo y en realidad... lo lamenté en el momento en el que estaba en Italia pero para entonces ya estaba en la propiedad más antigua de mi padre y decidí curarme antes de regresar a apoyarte pero entonces pasaron los meses y se acercaba la fecha de mi regreso y no quería hacerlo, yo... había sido libre, feliz y despreocupado, y entonces padre falleció y Victoria me dio la opción y yo decidí tomarla para romper todo lo que mi padre construyó pero entonces conocí a un joven, tenía solo 14 años, era huérfano, su padre había perdido todo por lo que se unió al ejército y su madre era enfermera en el mismo batallón, los dos se enfermaron de algo que nadie quería atender y yo... decidí transformar la estúpida empresa en algo funcional, me metí en algunos problemas, casi me matan por todo lo que estaba haciendo pero... sé que podía volver, y a pesar de eso lo seguía posponiendo porque tenia miedo pero entonces Karen me envío una carta hace unos tres meses y arreglé las cosas para venir a la misma ciudad que tú y yo...

     Lo lamento por ser un cobarde, lamento no poder haber sido el fuerte cuando lo necesitarás, no sé si me dejarás volver a tu vida como antes, solo estoy seguro de que cuidaré tu espalda siempre.

     Lo prometimos, siempre y para siempre.

     Greg se dejo caer sobre la almohada y miro las hojas entre sus manos, antes de dejarlas a un lado.

     Sabía que lo perdonaría, sabía que Albert estaría de nuevo en su vida, sabía que...

     Estaba en la naturaleza de Greg perdonar lo que sea que le hicieron, hacía la vida más fácil para muchos, sobre todo para él... además, Albert era alguien a quien no podía dejar de lado, no fácilmente.

     Cerró los ojos por un segundo, no podía creer que estaba a punto de llorar en un maldito hospital, no de nuevo, no puedo hacerlo aquí... no, contrólate Lestrade.

     Greg se concentró en el sonido de los latidos de su corazón, miro la puerta y tomo entre sus dedos la pluma, no dudaría en atacar si alguien si quiera pensaba que atacarlo era buena idea,  los pasos eran casi silenciosos, sintió que se tensaba antes de relajarse, solo era Primrose, la mujer entro sin tocar la puerta antes de sentarse al lado de Greg, los dos se miraron por unos minutos.

     - Lo decías en serio - Greg asintió.

     - Por supuesto que sí - Primrose se acomodo un poco más.

     - A veces esas promesas nos llevan a dejarlos atrás - Greg la miro.

     - Haría todo para mantenerlos a salvo, no importan las consecuencias - Primrose lo miro con tristeza.

     - Es algo triste lo mucho que estamos dispuestos a sacrificar todo lo que nos queda por amor - Greg fingió tener una copa.

     - Hago un brindis por aquellos que no tenemos suerte en el amor - Primrose resoplo antes de hacerlo, los dos fingieron chocar los vasos como dos compañeros de copas, miraron entonces al vacío, pensando en lo que el otro había vivido.

     Porque Greg sabía que había sucedido.

     Primrose se había enamorado de Siger, a Violet le había dado risa, al menos hasta que se dio cuenta de que sus hijos preferían a Primrose que a ella, entonces había hecho todo para que se fuera y los niños pensarán que los había abandonado.

     Ahora aquí estaba, cuidándolos desde las sombras, consiguiendo trabajo como nada más y nada menos que la secretaría de su padre, Greg no esperaba eso pero era beneficioso para todos, así podrían estar más fácilmente en contacto con ella sin levantar sospechas.

     Y solo así se habían convertido en los protectores de los Holmes, juntos, desde las sombras y sobre todo... unidos de una manera que nadie más había vivido, los dos sabían lo que era amar a un Holmes a distancia y en silencio, los dos lo sufrirían por el resto de sus vidas.

     Greg se sintió mejor al descubrir que alguien sufría lo mismo que él... pero también lo hizo sentir culpable, no debería desear tener a alguien con quien vivir el mismo dolor para no hundirse.

     - Tu padre no está contento con tu acción irresponsable y estúpida - Greg se encogió de hombros.

     - Nunca está contento, no desde que me conoció al menos - Primrose lo miro con algo cercano a la simpatía.

     - Estarás bien niño, lamento que tengas que sacrificar algunas cosas - Greg se encogió de hombros.

     - Como le dije a Myc, es bueno que él sea alguien que merece que sacrifique todo lo que tengo, solo desearía que pudiera cuidarlo incluso si muero - Primrose le sonrió antes de verse seria.

     - Esto solo fue un calentamiento y lo sabes niño, hay personas que le quieren hacer daño a todos ellos, no sabemos porque, cuando ni donde, solo sabemos como, y eso es matándolos, los quieren dañar matándolos a todos, yo no puedo hacerlo sola, se hasta donde soy capaz de llegar por ellos, todos ellos... ¿puedes hacer lo mismo? - Greg la miro antes de asentir.

     - Puedo y lo haré, iré en cubierto dos meses para aprender que es lo que está sucediendo, todo fue rápido y descontrolado, los ataques no tenían sentido pero creo que en realidad estaban creando distracciones, ahora que lo saben harán todo para dañarlos - Primrose asintió.

     - Tendremos que esconderlo de los Holmes, si se enteran puede ser peor para todos, me haré cargo del asunto, ¿sabes que estás siguiendo mi camino? - Greg le sonrió.

     - Supongo que no hay otro camino a seguir cuando amas a un Holmes - Greg sonrió tristemente.

     Se quedaron en silencio poco después, Primrose se fue tiempo después pero antes de que saliera Greg hablo suavemente.

     - Por favor, cuídalo, él no es tan bueno cuidándose - Primrose lo miro antes de sonreír suavemente.

     - Por supuesto que si Greggie, lo cuidaré, tu papá estará bien, lo prometo - Greg le sonrió suavemente incluso mientras Primrose se iba, sabía que la mujer haría todo para cumplir con eso.

     Greg estiró su mano para mover la almohada cuando lo sintió, miro rápidamente debajo, ahí estaba el maldito oso, Buddy, Greg frunció el ceño, ¿qué carajo?, había una nota a un lado.

     Su secreto está a salvo conmigo jefe

     Greg no sabía que podía sonrojarse tanto como lo estaba haciendo pero... al parecer podía hacerlo, Greg no sabía como miraría a Morales a los ojos luego de esto.

     Sintió que se tensaba cuando escucho los pasos, los reconocería donde fuera, Greg se preparo.

     - Parece que no puedes mantenerte fuera de problemas niño - Greg miro a su padrino.

     - Pensé que estabas en... ah, estabas en la base militar de Japón, a veces creo que eres una mierda - su padrino se rio entre dientes antes de caminar y sentarse.

     - ¿Te gusto la playera? - Greg rodó los ojos.

     - ¿Cómo va la conquista de la semana? - su padrino sonrió gigante.

     - Ella está excelente, pero extraño un poco a Carl - Greg miro a Andrew.

     - Andrew no eres gay o bisexual, ambos sabemos que prefieres otras partes del cuerpo - Andrew lo miro divertido.

     - Si, prefiero a las rubias con grandes caderas, y tu prefieres pelirrojos con ojos devastadores - Greg miro a su padrino.

     - Lo conociste - Andrew se hizo hacia atrás.

     - Por supuesto que si, tenía que conocer al hombre que le robo el corazón a mi primer ahijado, tu padre encontró a tu otro padrino por cierto, el hombre, el famoso Anthony Eriksen estaba en manos de los rusos, sabes que ahora estamos completos de nuevo - Greg lo miro levemente.

     Greg había conocido a Anthony, el hombre había estado con ellos en el avión, era uno de los mejores amigos de su padre, su otro padrino, el hombre había sido el más... comprensible, ayudaba a Greg de maneras que no podía nadie más y ahora estaba de vuelta pero Greg sabía que no sería como en el pasado, sabía lo que pasaba con las personas que habían sido capturadas durante mucho tiempo... de alguna manera estaba roto, y ya no era su yo antiguo, dejabas una parte de ti atrás y nunca la recuperabas de vuelta, Greg lo visitaría después, esperaba que el hombre no lo odiará, después de todo había estado ahí porque fue por Greg y...

     - Ustedes eran lo que todos los países temían, la Tríada, ¿qué es lo que hará papá ahora? - Andrew sabía que no quería saber eso, que en realidad estaba pensando muchas cosas mas pero su padrino lo dejo ir y se encogió de hombros.

     - Realmente solo queremos que Tony se recupere, ahora, ¿qué es lo que quieres de mi? - Greg miro a Andrew.

     - ¿Cuál es la probabilidad de que los vigiles una vez que ya no este con ellos?, sobre todo con él - Greg vio a Andrew parecer serio.

     - ¿Estás seguro de que quieres eso? - Greg miro a Andrew.

     - Mírame, estoy seguro de que puedo morir antes, tengo problemas del corazón, tengo 23 años, estoy encadenado a ese estúpido contrato y... no voy a vivir mucho, no es como si fuera invencible, solo... ¿por favor?, en caso de que muera - Andrew lo miro.

     - De verdad crees que vas a morir, ¿crees que dejaré que pase luego de lo mucho que me costo tenerte con vida? - Greg rodó los ojos y miro al techo.

     - Incluso tu no eres omnipotente, tienes limites - Greg vio a Andrew parecer un poco triste.

     - Cuanto desearía que tu padre no se hubiera enamorado de tu madre, no estarías condenado a esta vida... duerme, prometo que te cuidaré, palabra de scout - Greg lo miro antes de acostarse y permitirse dormir.

     Greg siente como lo mueven, no se sobresalta por el olor de la persona, sabe quien es con solo olerla.

     - Charlie - la mujer se ríe entre dientes.

     - Te dije que te reconocería a kilómetros de distancia - Andrew sigue aquí.

     - ¿Qué sucede Charlie? - la mujer lo mira un poco.

     - Tengo que hacer que llegues a la institución, ordenes de tu padre, te quedarás un mes en taparía y regresarás a hacer tu trabajo encubierto para terminar con lo que sea que sucede, tu padre te recomienda hacer lo que te dijo sobre lo que debió hacer con tu madre, ¿de que habla?, ¿a qué se refiere su próximo mal consejo? - Greg cerró los ojos.

     - ¿Cuándo se entero? - Andrew lo miro un poco.

     - Desde el año pasado, por estas fechas, compraste un regalo bueno para tu cisne, no se involucro porque sabe que vas a salir perdiendo, tu también lo sabes, todos lo sabemos, solo esperemos que el precio no sea muy alto - Greg miro a Andrew y luego a Charlie.

     - ¿Qué hacen los dos aquí?, ¿qué está sucediendo? - los dos lo miraron.

     - Estamos aquí porque puede que sea la última vez que te veamos, es probable que te monitoreen como nunca antes y si se dan cuenta de nuestra cercanía estamos acabados, sobre todo tú, Andrew y yo decidimos alejarnos niño, tu padre seguirá cerca pero... - Greg los miro.

     - ¿Saben que en realidad nunca han estado aquí? - los dos lo miraron antes de asentir lentamente.

     - Lo sé, y es lo mejor pero ahora no podremos estar... cerca, Gr-... Jason, es probable que no te vuelva a ver o hablar, así que hazme un favor, no te rindas, sigue luchando y cuídate - Greg miro a su padrino.

     - Sabes que soy horrible en la última parte - Charlie resoplo, Andrew lo miro más fijamente.

     - Es por eso que traje de nuevo a Albert, jugaron bien la carta de la indiferencia con los Holmes, vi las cintas pero... por favor sean inteligentes y jueguen mejor, la seguridad de todos depende de eso, no podré seguir borrando tus llamadas y mensajes, así que se más cuidadoso y... deja de preguntar por esos medios por tus hermanos, estoy seguro de que los siete que elegiste para saber la mitad de las cosas son inteligentes, astutos y creativos... cuídate Jason, mucho - Andrew le sonrió suavemente antes de salir por la puerta.

     Greg quería tragar, así que ya no podía pedirle favores ni depender de que su padrino lo ayudaría si la situación lo requería.

     - Sabes que estaré siempre para ti Jason pero... estos son malos tiempos para todos, hay personas que no dudarán en acabar contigo si les das solo una razón... te recomiendo que te alejes por un tiempo, al menos hasta que sea seguro, los Holmes deben entender el hecho de que necesitas espacio luego de lo que te enteraste, es por eso que Andrew lo hizo, aprovecha esta oportunidad Jason - Greg miro a Charlie por unos segundos más.

     - Así que debo dejar de enviar tantos mensajes, salir menos, hablar menos hasta que parezca que solo los conozco, ¿cuándo sabré que es el momento adecuado? - Charlie le sonrió lleno de compasión y tristeza.

     - Es posible que hasta el último de los Altos Mandos salga de su puesto Jason, puede que tarde años, muchos años, tienes que ser... tienes que ser como tu madre en estos momentos Jason, cuidando tu espalda, mentir, engañar y encubrir todo lo mejor que puedas, no lo sabes pero... es posible que las cosas cambien para mucho peor, tratamos de hacer todo para que no te afecte pero... eres el hijo de Catherine, eso siempre te dejará en la mira - Greg trago un poco.

     - No dejes que hagan muchas estupideces por favor... y cuida a Siger, el hombre merece algo mejor que lo que tiene, no te enojes si trata de asesinarme por herir a sus hijos, es su naturaleza - Charlie lo miro.

     - No creo que te dañe mucho por dejar de hablarles tanto, niño... cuídate tu, no te estoy dando esto para que cuides a los demás, esto es para que no salgas más lastimado - Greg la miro.

     - Sabes que no va a ser así - Charlie lo miro antes de sonreír con tristeza y asentir.

     - Disfruta siempre que puedas Greg, no dejes que esto apague tu vida - Greg trago.

     - ¿Cómo me voy a ir? - Charlie lo miro antes de suspirar.

     - Habrá una enfermera que te pregunte por la habitación 317, dirás que es esta, tu nombre será Thomas de nuevo, solo por el mes, te llevarán a un avión con destino a Suiza y empezarás a estar en el mes de tratamiento... habrá una sola llamada que podremos bloquear, tú... puedes llamar a quien quieras y explicarle todo, puede durar solo cinco minutos, siete mensajes, utilízalos sabiamente - Greg trago, eso no era justo.

     Asintió y fue entonces cuando Charlie se paro y salió de la habitación.

     Ahora no podía confiar en que habría al menos alguien tratando de apagar los fuegos para que pudiera atravesarlos, sabía que al menos ellos dos estaban preocupados por su bienestar, no podían ser demasiado demostrativos, ni siquiera el podía darse cuenta, pero había pequeñas cosas que si notaba, como que Andrew dejaba que sacará dinero de su cuenta, bloqueaba las señales y las cámaras que lo captaban por él, Charlie siempre estaba al pendiente de las sesiones con Drields y desocupaba a un médico del lugar para que lo atendiera, ahora no podrían hacerlo, quizá nunca lo notó, pero ahora sentiría la perdida de esa ayuda.

     Greg tenía mucho que planear. 

     Mucho que pensar, lo primero es lo primero.

     Sus hermanos eran lo primero que atendería, el mensaje era el mismo para todos.

No envíen más mensajes, terreno inestable,
actualizaciones de urgencia por medio de 
carta, reportes una vez cada seis meses, 
sobres con remitente Perseus Lazaridis,
no contesten, que no los atrapen.

     Greg trago, era directo y entendible, o eso esperaba.

     Miro nerviosamente su teléfono, escucho los pasos y espero.

     - ¿Habitación 317? - Greg asintió.

     - Si, soy Thomas Qualye - la enfermera asintió.

     - Tenemos 20 minutos para llegar al avión, lo ayudaré a vestirse mientras estamos en el auto, tenemos solo 4 minutos para llegar, agarre todo lo que quiera - Greg tomo las hojas y el oso debajo de la almohada, así como la playera, la mujer no lo juzgo.

     Greg se levanto, su pecho le dolía por la simple acción.

     - Pantalones - la mujer suspiro antes de arrojarlos, Greg se los puso para después quitarse la bata y ponerse la chaqueta, sus botas en la mano, tomo algo de aire y salió rápidamente de la habitación.

     Su pecho dolía con cada paso, como si la presión aumentará, fue como si se estuviera ahogando lentamente, a pesar de eso no se detuvo, ni siquiera cuando lo vieron raro en recepción, se subió a tiempo al auto, para cuando estuvo adentro los vio llegar, era Hannibal, Mycroft, Sherlock y Siger.

     - Vámonos - la voz de Greg salió ronca, la enfermera/agente/conductora condujo, Greg subió el volumen de la radio e ignoro el dolor en su corazón.

     La mujer condujo como una experta y llegaron en 15 minutos al avión, Greg había recibido algunas llamadas pero no contesto por lo ocupado que estaba preparandose para subir al maldito avión, subieron casi corriendo al avión justo cuando estaba a punto de despegar, el avión era comercial, así que tuvieron que sentarse como si Greg no acabará de escapar del hospital, 10 minutos después se levanto al baño y marco rápidamente.

     ~ ¿Gregory?, ¿dónde estás?, los doctores dijeron que desapareciste ~ Greg miro su reloj en cuanto la llamada comenzó, teóricamente desapareció pero la de recepción lo vio.

     - Estoy en camino al hospital de allá, escucha Myc, yo... no podré hablar en un buen tiempo, Andrew me explico que el lugar no toleraba los dispositivos electrónicos, no podré hablar con ninguno, no mensajes, no llamadas, nada, prometo que hablaré en cuanto pueda pero... al parecer estoy atrapado en esto - Greg escucho el silencio por unos segundos.

     ~ ¿Vas a estar bien? ~ Greg se encogió de hombros incluso si sabía que Mycroft no lo veía en realidad.

     - No tengo idea Myc, pero voy a tratar... ¿hazme...?, necesito que hagas algunas cosas por mi, ¿por favor? - Greg recargo su frente contra la puerta y contó, cuatro minutos y 10 segundos menos.

     ~ ¿Qué necesitas? ~ Greg trago un poco.

     - Pídele a Morales la carpeta de emergencia, son casos para cuando Sherlock se sienta aburrido y este en riesgo, en mi escritorio hay una caja café, dentro hay sobres, son cosas que planeaba darle a tus hermanos para Navidad, dale el sobre negro y el plateado a Hannibal, no quiero que hagas trampa, el dinero está adentro, si me lo regresan me enojaré mucho y no hablaré con ustedes al regresar, hay cosas que planeaba hacer con tus hermanos, enseñarles cosas... el sobre verde es para tu padre, que tu madre no se enteré... pueden entrar a la casa solo... cierren bien cuando salgas, espero que Andrew no haga algo para cerrarla bien - Greg divago.

     Tres minutos y 40 segundos.

     ~ Por supuesto... si, ¿crees llegar para año nuevo?, hay algunas cosas que quiero hablar contigo, es muy importante ~ Greg trago.

     - Yo... espero que sea así, planeaba regresar el 6 de Enero, amenaza de infarto o no, no me perdería ese día por nada - Greg escucha el suspiro de molestia de Mycroft.

     ~ No puedes descuidarte por nada del mundo, necesitamos que estés en perfecto estado, no puedes simplemente... no estaríamos bien sin ti ~ Greg sonrió suavemente.

     Dos minutos y 50 segundos.

     - Por supuesto que no, yo tampoco estaría bien si no estuvieras aquí, así que supongo que estar en perfecto estado para poder estar aquí y así hacer que tu estés aquí es importante - escucho el resoplido de Mycroft, entonces todo se quedo en silencio por unos segundos.

     ~ Gregory... yo... deje a Mark ~ Greg gruño divertido.

     Dos minutos.

     - Si, me dijiste eso pero no me dijiste porque, espero la historia completa al volver - Greg lo decía en serio, quería saber si tenía que golpearlo por si daño de alguna manera a Mycroft.

     ~ Hannibal ya le dio un golpe, no tienes que preocuparte por eso ~ Greg sonrió suavemente.

     - ¿Sangre, dolor y un grito con llanto? - Mycroft se rio, parecía nervioso.

     ~ Si, hubo mucho de eso... escucha yo... ~ Greg sonrió un poco.

     Miro su reloj, un minuto y 30 segundos.

     - Genial entonces, Myc, por favor cuídate, avanza en ese trabajo tuyo, cuida a Sherlock, llévalo por un batido cada mes, ocúpate de los chicos que molestan a Spence en la escuela, Q está nuevamente estresado porque no entiende un teorema, no dejes de vigilar a Hannibal, Benji sabe lo que hace pero no dejes que se vaya mucho y por nada en el mundo dejes que Jim vaya a uno de esos clubes que quiere conocer - Greg soltó de golpe.

     45 segundos.

     ~ Si, por supuesto ~ Greg trago.

     - Escucha Myc, me escabullí, no tenía que estar con el teléfono, ya se dieron cuenta, me tengo que ir, solo quería despedirme, te amo, no olvides nada y por favor cuídate mucho, ya quiero verte de nuevo - Greg colgó justo en el segundo tres, entonces regreso lentamente con la mujer.

     Lo miro como esperando algo.

     Greg se encogió de hombros y miro a otro lado, ignorando el dolor de su pecho, la herida mental por el miedo, la herida física por la bala y la herida emocional por haber tenido que dejar todo atrás y de golpe.

     Sabía que tenía que dejarlos lentamente, quizá era mejor si lo hacía de golpe, podía fingir estar un una de sus caídas, sus compañeros de trabajo lo entenderían o eso esperaba Greg, al menos Morales sabría las cosas, el hombre había recolectado mucho desde que fueron compañeros en la unidad.

     Tenía planes que hacer, muchas cosas que armar y todo era para que nadie más que él salieran heridos, arreglar las cosas de Siger, dejo que los Holmes estuvieran cuidados, todos menos los dos pequeños y Mycroft, tenía que corregir eso, Albert podía intervenir, tenía que decirle a él como trabajar, tenía que cuidar con mucha más precaución a sus hermanos y asegurarse de que Justin no haga nada más... tenía que hacerlo todo sin la más mínima ayuda y sin ningún error.

     Greg casi maldice cuando se dio cuenta de que no se comunico de ninguna forma con Albert y ahora no puede.

     Tendrá que lograrlo, tendrá que hacerlo solo para salvar a todos.

     Por favor Odin, ayúdame a lograr esto, por favor, no me dejes ahora, no importa el precio que tenga que pagar para hacerlo.

     Greg agarro el reposabrazos con fuerza y miro por la ventana, algo le decía que las cosas si estarían muy mal, como lo había dicho Charlie, solo esperaba estar de pie al final.