Actions

Work Header

Nauthiz

Chapter Text

"Cuando se ama no es difícil sacrificar algo por ese alguien, lo difícil es encontrar a ese alguien que merezca tal sacrificio"

     Greg definitivamente tenía que maldecir a todos los dioses que conocía en los que creyó, en los que cree y en los que nunca les tomo importancia, porque ciertamente sabían como hacer mierda la vida de un hombre.

     Definitivamente iba a morir, el 10 de Octubre de 1996, en el cumpleaños número 20 de Mycroft, realmente moriría y... 

     Este día definitivamente sería su perdición.

     Celebrar el cumpleaños de Mycroft no era algo difícil para él, no, la parte difícil sería ir sin que los Altos Mandos se enteren, evitar a su padre y a él, esperar que Drields no le hable, soportar a Mark y a Violet sin insultarlos, esperar que Alana no lo reconozca y...

     Esto sería horrible para su estrés, miro a Buddy.

     - Está noche irás conmigo - Greg lo puso en el abrigo que llevaría esta noche, cerca pero no lo suficiente para que alguien lo notará.

     Se miro nuevamente en el espejo, traje de tres piezas color crema, camisa azul cielo, corbata azul burdeos y zapatos café, se había recortado un poco el cabello y arreglado su barba y bigote, su reloj, su collar y un par de lentes de sol negros, tenía el anillo de boda de Karen en el collar ahora, parecía una buena idea, un poco de loción, su abrigo negro y estaba más que listo.

     Bueno... no estaba listo, no podía estar listo.

     Aún así subió a su auto con el regalo en la mano y condujo al estúpido restaurante de 4 estrellas en medio de Londres, Greg deseo con todas sus fuerzas que el día no fuera una completa mierda.

     Se sorprendió cuando se dio cuenta que había notado muy poco desde que salió de la ducha hasta estacionar el auto en el restaurante, Greg respiro profundo, los nervios y el estrés jugaban con él como si fuera una maldita marioneta.

     Respiro profundo durante tres segundos antes de salir del auto, los lentes cubrían el nerviosismo de sus ojos y estaba lo suficientemente acostumbrado a ocultarlo de movimientos físicos que en realidad no lo notaría nadie, ni siquiera los Holmes.

     Con ese pensamiento reconfortante en mente Greg entró al restaurante.

     - Buenas tardes señor, ¿puedo ayudarlo? - Greg asintió.

     - Estoy aquí para la reservación de Hannibal Holmes - la mujer lo reviso antes de asentir.

     - Si me sigue por favor, es el primero en llegar, puedo ofrecerle algo mientras espera a que el resto de los invitados lleguen - Greg asintió suavemente.

     - ¿Qué me recomienda? - la mujer lo miro.

     - No hay nada mejor que un clásico, nuestros vinos secos y martinis son de lo más solicitados - Greg la miro.

     - ¿Parezco de vino seco y martinis? - la mujer sonrió levemente antes de asentir.

     - Un whisky entonces, uno escoces para ser precisos - Greg le sonrió.

     - Ahora, nos estamos entendiendo, y un vaso de agua por favor - la mujer asintió antes de ordenarle al que sería el camarero que le llevará a Greg lo que había ordenado, se encogió de hombros antes de revisar su teléfono.

     Morales había aceptado ir de encubierto en una operación, Greg no había podido dormir bien desde entonces, solo el idiota que nunca había hecho algo encubierto iría como un aprendiz de uno de los traficantes más violentos de Londres.

     Donovan estaba al tanto pero el Sup le había prohibido entrar más en eso, estaba en buenas manos decía, en cambio Greg estaba detrás de un grupo de hombres que planeaba asesinar a algunos de los mayores directores, Greg sabía que aceptaría las cosas solo porque Mycroft y Siger estaban en peligro.

     Suspiro cuando leyó los informes, asesinaría a Dimmock por perder el rastro de los últimos tres hombres, definitivamente lo asesinaría si alguien terminaba muerto por esto, le había dejado las instrucciones explicitas y claras y aún así...

     - ¿A quién planeas asesinar? - Greg levanto la vista para ver a...

     Definitivamente asesinaré a alguien.

     - ¿Qué mierda haces aquí? - Greg tuvo que controlarse para no arrojarle algo al idiota a la cara.

     Richard carraspeo.

     - Fui invitado - Greg parpadeo.

     Una mierda, se iba a ir de aquí, podía decir que habían llamado de emergencia pidiendo su apoyo o que Dimmock la había cagado irrevocablemente o algo más pero no soportaría esto, no ahora, no hoy, no nunca, no de nuevo, no...

     No lo soportaría.

     - Greg, no te vayas, escucha... lo lamento - Greg lo miro de vuelta.

     - Ni siquiera te atrevas, no lo voy a soportar, vete a la mierda tu cabrón hijo d-... - Greg se calmo para dejar de insultar y esperar a que el camarero dejará el vaso de agua y el de whisky, lo que tomo en seguida.

     El camarero lo miro.

     - Trae otro, lo lamento, hay un gran caos en el trabajo - el camarero asintió antes de irse, Greg miro a Richard.

     - ¿Quién? - el joven trago.

     - Violet Holmes - Greg casi gruñe, en cambio respiro profundamente antes de mirar a Richard.

     - Por supuesto que fue ella, por supuesto que sería... ¿sabe que nos conocemos? - Richard nego con la cabeza.

     - No, ni idea, me invito porque tiene la creencia de que Hannibal puede empezar a trabajar para mi, pero nada más - Greg rodó los ojos, típico de Violet.

     - Entonces les haremos creer que no nos conocemos y que acabamos de hacerlo mientras ellos llegan, solo hablaremos durante las veces que nos encontremos - Greg recibió una mirada en blanco.

     - Supongo que puedo hacerlo, ¿por qué quieres hacer esto? - Greg lo miro.

     - Quiero que los cuides donde no puedo - Richard lo miro a cambio.

     - Supongo que está bien pero... quiero saber por que - Greg lo miro a cambio y tomo el vaso de whisky que el niño le trajo.

     - ¿Realmente importa? - Richard puso los ojos en blanco.

     - Por supuesto que importa idiota, así sabré que tanto cuidarlos - Greg lo mira seriamente.

     - Como si estuvieras protegiendo a alguien de la realeza - Greg vio algunas cosas pasar por la cabeza de Richard, el hombre asintió al final.

     - Bien, me presento soy Albert Banner, dueño de Industrias Banner, estamos especializados en la biomedicina, en las invenciones para las innovaciones de los aparatos médicos de ortopedia y tratamientos - Greg casi sonríe en cambio asiente.

     - Gregory Lestrade, Detective Inspector en el Yard, división de Homicidios, comparto el cargo con otro hombre, los dos estudiamos a medio tiempo, en tres años pasaremos a tener el cargo completo, encontré a Sherlock y entonces me hice amigos de todos los Holmes menos Violet, en realidad no te sorprendas si nos peleamos en algún momento de la noche - Richard suspiro antes de asentir.

     - Entonces voy a fingir que en realidad no me importas - Greg lo miro.

     - Si finges que me odias sería mejor - Richard alzó una ceja antes de verse resignado.

     - Un año 

     - Cinco

     - Dos

     - Cuatro

     - Tres entonces - Greg suspiro sabiendo que era lo mejor que iba a obtener por el momento.

     - Tres, el 10 de Octubre de 1999 dejaremos de fingir y de ser necesario vamos a revelar todo - Rich-... Albert asintió.

     - Suena más que bien, haremos eso, ahora, ¿en realidad bebes whisky antes de la cena?, creo que las historias que dijo Violet son verdaderas - Greg casi se ríe en cambio solo mira a Albert.

     - Si eso es lo que quieres creer no me importa en realidad - Albert lo mira, sus ojos delatan lo divertido que esta.

     - Quítate los lentes de sol, estamos en un restaurante de clase, no en un bar cualquiera - Greg negó, demasiado Violet en esa frase, los dos casi se ríen.

     Albert lo mira un poco.

     - Justo como los viejos tiempos - Greg rueda los ojos.

     - Si, vamos a hablar sobre todo - Albert suspira antes de asentir.

     - Haremos eso, ¿después de la cena?, ve al local al lado del local de la señora Chang - Greg asintió antes de mirar a la entrada, la mitad de los Holmes está aquí.

     Greg y Albert se levantan a saludar, puede ver la mirada de todos sobre los dos, Albert se acerca a saludar a Violer mientras Greg saluda a Siger.

     - Oh, Albie que bueno que viniste, te presento a mis hijos, Chadwick, Wroughton, Quinton y Dalgliesh, Dalgie es el tercero, Queenie es el último, Wroggie es el séptimo y Chadie es el cuarto, faltan mi Myckie, mi Hannie, Sherl y Yummy - Greg tuvo que mirar hacía otro lado para cubrir su risa, Siger tosió un poco, los hijos Holmes los miraron, Greg sabía que habría muchos chistes de esto.

     Entonces Violet lo miro.

     - Veo que conociste a Lestrade, ¿de donde robaste eso? - Greg alzó una ceja divertido.

     - Definitivamente de Savile Row, ¿dónde está Myc, Siger? - el hombre suspiro.

     - Algo sobre como Sherlock o Hannibal perdieron su cadena de reloj - Greg sonrió divertido, ya imaginando el caos que Mycroft estaría haciendo por eso.

     - Hannibal es el hijo del que me contaste, ¿no es así Violet? - la mujer parecía radiante antes de empezar a hablar sobre su hijo y lo maravilloso que era.

     Greg se acercó a Spence y Q antes de sonreírles a abrazarlos a los dos.

     - ¿Cómo les fue en la escuela mocosos? - Spence le sonrió un poco antes de verse sombrío, Q miraba a Spence preocupado, Greg miro a Spence entendiendo.

     Miro a Mike de reojo, el joven asintió con el ceño fruncido y los puños apretados, bien, parece que habrá que hablar con algunos idiotas..

     - Ya veo, bueno, ¿saben que mi profesor de introducción afirma que el mundo es plano? - Spence y Q lo miraron antes de rodar los ojos justo como lo haría Sherlock.

     Los niños empezaron a hablar sobre las teorías de la creación de la Tierra y como fue que se formó.

     Entonces los vio acercarse, Sherlock, Jim, Hannibal, Mycroft y Mark, Greg casi hace una mueca por el último en cambio mira hacia arriba pidiendo paciencia.

     En cambio le sonríe a los recién llegados, Sherlock casi corre hacía él, seguido de Jim, Greg se ríe entre dientes antes de abrazarlos a los dos, Hannibal se acerca antes de sacudir su mano, Mark solo asiente, pero a Greg le importa una mierda porque es cuando ve a Mycroft directamente a los ojos.

     - Feliz cumpleaños Myc - el joven le sonríe antes de que se acerque al mismo tiempo que Greg y se abracen.

     Permanecen así por unos segundos, entonces Greg se aleja y recoge el regalo de la mesa para dárselo a Mycroft, el joven lo miro con sospecha antes de sonreírle radiante y lleno de confusión.

     - No puedo creerlo, tú... ¿cómo lo conseguiste? - Greg le guiño el ojo antes de sonreír serenamente a Violet, la mujer prácticamente lo mataba con la mirada.

     - Solo estamos esperando a algunos invitados que son bienvenidos - Greg casi rueda los ojos cuando Violet lo mira directamente.

     Simplemente permanece sin reaccionar.

     Mycroft lo mira un poco.

     - Lamento eso - Greg se encogió de hombros.

     - Espero que te guste - Mycroft le sonrió.

     - Un reloj original del siglo XVII por supuesto que lo amaré, ¿cómo le hiciste? - Greg le sonrió divertido.

     - ¿No escuchaste?, robe en Savile Row - Mycroft parecía consternado, Greg lo despidió y estaba a punto de decir otra broma cuando cerro la boca y miro a los recién llegados, Greg no podía creer su maldita suerte, miro al cielo.

     Realmente fui un cabrón, ¿no es así Baldr?.

     Eran Dashwood y MacFadyen estaban frente a él, los dos lo miraban con cara de pocos amigos, luego miraron a Albert, Albert y Greg se miraron de reojo.

     No había riesgo, eran las hermanas de Anthony las que sabían de su amistad, así que tendrían que ocultar todo a la perfección.

     - Thomas, ha pasado un tiempo - Greg les sonrió suavemente a los dos.

     - Rupert, Hugh, ¿cómo se encuentran los dos? - los hombres asintieron.

     - Muy bien, veo que regresaste del ejército - Greg asintió.

     - Hace tres años ya, ahora estoy en New Scotland Yard, supongo que se encargaron del negocio familiar, ¿cómo ha ido eso? - los dos lo miraron.

     - Bastante bien, gracias... Albert, ha pasado el mismo tiempo, así que también regresaste del ejército - Greg casi hace una mueca.

     - Si, hace casi dos años, es lo que hablaba con el Detective Inspector, los dos frecuentábamos algunos lugares al mismo tiempo, y podríamos haber sido compañeros de armada pero el se decidió por unirse a la marina mientras que yo fui a la fuerza área - Greg asintió de acuerdo.

     - Y descubrimos que los dos íbamos a la misma escuela de karate - prácticamente cierto, solo que Greg nunca tomo clases, él daba clases.

     - Lo recuerdo, la tía Victoria siempre dijo que esas clases eran demasiado violentas para el bien de cualquiera - Greg se encogió de hombros.

     - De cualquier forma me ayudo en mi estancia en el ejército - Albert inclino la cabeza.

     - Mycroft, lo lamento, solo recordando viejos tiempos - Greg asintió de acuerdo.

     - Está bien, Rupert, Hugh, él es Mark Sutherland, Mark ellos son Rupert Dashwood y Hugh Macfadyen, dos amigos de la infancia - Greg casi se ahoga en cambio mira tranquilamente a otro lado.

     Siger parecía un poco sorprendido, por lo que camino con él, miro el grupo una vez que estuvo al lado de él.

     - ¿Si no te importa...? - Greg rodó los ojos divertidos.

     - Mi padrino, soy ahijado de Andrew Carmichael, soy su heredero, me enseño muchas cosas y círculos, conozco a algunas personas, no le digas a Violet, que se enteré por su cuenta, quiero ver su cara cuando lo haga - Siger resoplo divertido.

     - Violet estuvo enamorada del hombre la mitad de su vida - Greg lo miro sorprendido antes de reír, fingió toser cuando algunas personas lo miraron.

     - Esto es oro, tengo que decírselo - Siger rodó los ojos.

     - Será mejor que nos sentemos, la cena está a punto de comenzar - Greg asintió antes de sentarse junto a Albert y Mycroft, frente a Hannibal con Rupert y Hugh a su lado. 

     Esto no podría ponerse peor.

     No tientes a tu suerte Lestrade.

     - Buenas noches señores, ¿gustan algo de beber mientras piensan y esperan por sus alimentos?, puedo recomendarles el mismo trago que tiene el señor - Greg tomo su vaso de whisky, vio de reojo como Rupery, Hugh y Violet lo miraban, Greg quería rodar los ojos, en cambio miro a Hannibal y sonrió.

     - Escuché que tu profesor empezó un debate contigo que duró cinco horas - Hannibal sonrió divertido antes de asentir, ordeno un vaso de vino seco.

     - El señor Sullivan afirmaba que las personas con accidentes casi fatales en los que se pierde algo no pueden ser superados tan fácilmente, todos lo pacientes pasan por un altibajo antes de pasar a mejorar su vida, fue bastante... extenuante - Greg rodó los ojos.

     - En ese caso de seguro el joven que era artista no habría aprendido a pintar con los pies luego de que tuvieron que amputar sus brazos por la enfermedad, o aquel caso donde la mujer siguió diseñando luego de quedar ciega, si me lo preguntas a veces las ganas de vivir tus sueños son mayores que el dolor - Hannibal lo miro antes de sonreírle un poco, escucharon a Violet resoplar.

     - Eso no tiene sentido o no existiría la depresión - Greg se quedo quieto por unos segundos, Albert, Siger, Hannibal, Sherlock y Mycroft lo notaron por lo que Greg casi maldice.

     - La hermana de una amiga dijo lo mismo, "a veces tienes que recordar que las cosas pudieron ir peor, que a pesar de lo que te paso sigues con vida, y eso significa que todavía puedes lograr tus sueños, así que no creo que debas darte por vencido, lo mejor puede estar por delante" - Hannibal miro intencionalmente a su madre, Greg asintió suavemente, Ariadna tenía razón. 

     - Suena lógico - Mark suspiro desesperado.

     - Un soñador pensará igual que un soñador, pero no pueden hacerse de un mundo de sueños, la realidad está frente a ellos - Greg se encogió de hombros.

     - Si eso hubiera sido cierto entonces Hannibal no estaría donde esta, no habría salido de la depresión luego de lo que viví en Bosnia, pero si no podía ayudar a la gente como quería lo pude hacer de otras maneras, soy el DI más joven de la historia de Inglaterra, lo que estoy tratando de decir es que todo depende de lo que sea más grande... tu dolor o tus ganas de vivir tus sueños, hay días malos, por supuesto que los hay, todas las personas tienen días malos - Greg bebió un poco de su whisky.

     - Estoy de acuerdo con... el Detective, hay veces que hay que superar lo que sucedió y perseguir algo que te apasione, tenía 25 cuando me capturaron en Bosnia, estuve un año en gravedad antes de poder salir, entonces decidí hacer algo de provecho y empezar un proyecto para las personas que sufrieron después de la guerra, puedo seguir apoyando a algunos incluso si ya no estoy al frente como a veces desearía - Greg asintió entendiendo eso.

     - Los dos hablan de proteger a las personas como si existieran ataques todo el tiempo - Greg y Albert miraron a Mark.

     - Personas como tú viven en una burbuja, una burbuja que fue hecha por mamá y papá para que no se den cuenta de la situación o del verdadero peligro que corre toda la población a diario, no sabes cuantos ataques son enviados a diario a personas como tu padre, como Siger, como Lestrade o como yo, para muchos lo importante es la información y lo que puedes hacer con ella, así que no importa como salga, tiene que salir - Mark parecía haber tragado algo en mal estado antes de murmurar suavemente sobre el menú.

     Típico de niños con padres ricos y que les dan todo.

     El camarero llego para pedir sus ordenes, dando por terminado el tema.

     Mycroft lo miro entonces.

     - No te hemos visto mucho últimamente, ¿cómo están las cosas? - Greg hizo una mueca.

     - No tan bien, siguen saliendo al menos seis casos a la semana, parece que las cosas enloquecieron un poco, el Sup ha estado de un humor horrible, la semana pasada le grito a Robinson durante una hora por perder un clip - los Holmes, quienes ya conocían al Sup hicieron una mueca. 

     - Lo lamento por ti, escuché que solo son Morales y Donovan, ¿así que supongo que los otros se fueron con Dimmock y te quedaste con esos dos? - Greg asintió.

     - Algo como eso, tenemos uno nuevo, se llama Travers, lamentablemente no encaja, Donovan ha estado a punto de arrancarle la cabeza un par de veces, Morales lo ha tenido que salvar, porque yo también he estado a punto de hacerlo, etiqueto la evidencia en las bolsas de los otros casos, tres casos desestimados, estuve a punto de asesinarlo cuando Morales apareció con nueva evidencia - Greg se frotó las cienes recordando lo colérico que había estado, tuvo que ir a golpear un estúpido viejo bote hasta romper algunas partes, golpeo la cosa durante cinco horas seguidas.

     Esas personas casi no obtienen la justicia que merecían.

     - No un buen comienzo para el novato - Greg miro a Mycroft.

     - Tiene 27 años, ha trabajado 5 años en Inteligencia, así que no es un novato - Hannibal y Mycroft hicieron una mueca conociendo que tanto Greg estaba al borde si tenía ese tono de voz, Albert dejo caer su mano sobre la mesa y toco algo irregular que solo Greg entendería y los demás pensarían que es aburrimiento o desesperación.

     Greg frunció el ceño cuando sintió su teléfono vibrar tanto, lo saco rápidamente, 25 mensajes y contando de Donovan, Greg los reviso todos.

Jefe, tiene que ir de inmediato, hay una
amenaza contra la vida del director del 
MI5

Tenemos solo 10 minutos para encontrarlo
y protegerlo.

Los tres hombres que Dimmock perdió, 
son peligrosos.

Están armados y son peligrosos

Camino a Kesington ahora, van detrás
del hijo también.

¿Quién es el director y el hijo?

JEFEEEEEE

     Greg maldijo antes de levantarse y correr directamente a Siger, lo vio de reojo, arrojo a Siger y Violet justo a tiempo al suelo cuando se escucho el disparo, los gritos empezaron, Greg no dudo en arrastrar a Siger y Violet a la seguridad de la mesa.

     Los disparos seguían por lo que Greg tuvo que correr a la mesa de enfrente para ver mejor, las personas corrían, algunos habían caído, Greg tendría un infierno que pagar por esto, Drields sería una mierda absoluta.

     Salió para disparar tres veces, logró impactarle a dos de los hombres, uno en el brazo y otro en la cabeza, los disparos ahora estaban dirigidos a él, Greg tomo un salero caído y lo lanzó con toda su fuerza al idiota al que le había dado en el brazo, el otro hombre empezó a disparar como loco.

     El olor, el sonido del impacto, la fuerza y el sonido de la recamara le dio a Greg toda la información que tenía que saber, salió cuando escucho como se quedaba sin balas y se lanzó sobre el hombre, empezaron a pelear mano a mano, el hombre sabía algunas artes marciales y era más rápido que Greg pero Greg era más preciso y mas fuerte, pronto el hombre estaba perdiendo.

     Al menos hasta que Greg vio al otro hombre levantarse y apuntar con el arma, Mycroft había terminado casi frente al hombre, Greg no lo pensó dos veces antes de lanzarse, escucho el disparo demasiado fuerte, el dolor se expandió, la sangre y su aire salieron.

     Estaba parado frente al hombre con Mycroft detrás de él, había podido quitarlo del camino pero el no pudo salir a tiempo, sintió su pecho empezar a contraerse.

     Greg no lo dudo antes de darle un golpe en la cara y quitarle la pistola, logró disparar dos veces al hombre frente a él antes de empezar a sentirse mal, su visión empezó a nadar, sintió como se quedaba sin fuerzas y caía contra una silla antes de deslizarse hasta quedar en el suelo, respirar dolía, se dio la vuelta para terminar acostado mirando al techo.

     - Papá llama a la ambulancia, ahora - Greg podía escuchar la voz de Mycroft pero todo dolía y no podía ver nada porque el dolor nublaba sus ojos.

     - Mycroft déjame ver, la bala atravesó su cuerpo, diría que está a dos pulgadas del corazón, tenemos que llevarlo ahora, ¿tiempo? - ese era Hannibal.

     - Veinte minutos - Siger parecía nada contento.

     - Bien, lo llevaremos entonces, jefe me debe un maldito lavado en seco - Greg sintió que resoplaba.

     Morales se rio.

     - Donovan va a tener nuestros traseros por esto jefe, lo digo en serio - Greg sintió que sus ojos se cerraban, tomo la mano de Morales y empezó a darle un mensaje en código morse, tenía poco tiempo, lo podía sentir.

     No reportes, ellos fuera informe, no aquí, llegue a tiempo.

     - ...¿Gregory? - Greg sintió como la oscuridad lo consumía.

 


 

     Los pitidos fue lo primero que Greg escucho, por lo que se obligo a despertar completamente, ese único sonido en la habitación no era bueno, era una mala señal.

     Parpadeo rápidamente y evaluó todo en diez segundos.

     Una puerta de salida, una ventana, segundo piso, habitación de la orilla del edificio, probablemente la que estaba más cerca a la avenida si el ruido y los edificios al lado eran una indicación, un ventilador, eran como las seis de la mañana, había tres personas en la habitación y las tres estaban dormidas, parpadeo para revisar si sus ojos no lo engañaban, no, ahí estaban Siger, Hannibal y Mycroft.

     Parpadeo tratando de mirar alrededor, un cuarto en el hospital, su pecho le dolía, había vendajes, así que era una cirugía por la bala, tenía una bata de manga larga y...

     Estaba en el hospital donde...

     Así que había intervenido pero por como estaban ellos, Greg no sabía que estaba pasando, tomo suavemente los papeles de la mesa tratando de no despertar a nadie, las hojas parecían historial médico pero Greg sabía mejor.

     Era un mensaje oculto para él.

     Ellos no saben nada pero me debes un favor grande por esto, te opero un doctor que me debía un favor, nadie te vio, nadie sabe o sospecha nada, estas en este hospital porque te atenderían aquí porque saben tu historial médico, evita meterte en problemas.               Padre.

     Greg sintió que respiraba mejor, los Altos Mandos no sabían que pasaba, ninguno de sus manejadores o compañeros, ahora solo tenía que saber que estaba pasando con el trabajo en el MET, esperaba que Morales haya podido convencer al Sup de hacerlo.

     Suspirando silenciosamente dejo las hojas sobre la mesa, cerró los ojos y empezó a formular planes, los hombres habían intentado atacar a Siger dos veces antes, así que... ¿por qué los hombres habían sido tan constantes en cazar a...? oh, eso podía tener sentido, tendrían que investigar sobre el pasado de Siger y sus misiones.

     Greg escucho como la puerta se abría por lo que abrió los ojos y miro a la personas frente a él, era Morales.

     - Así que está despierto jefe - Greg le sonrió levemente.

     - ¿Y bien? - Morales lo miro antes de asentir.

     - Está arreglado, convencí al Sup para decir que yo fui él hombre que acabo con todos en el restaurante, ahora no puedo volver, pero me dijo que tomarías mi lugar, de todas formas no me subirían de jerarquía con Salvatore, quiere que vayas más lejos y descubras porque, dos meses, tu escuela sabe lo del disparo, salvaste a un joven de morir, tus profesores acordaron hacerte un examen para pasar este semestre, cero comunicación, literalmente - Greg suspiro pero asintió entendiendo.

     Morales lo miro.

     - Tiene suerte jefe, la bala estaba muy cerca del corazón, murió una vez en el quirófano, ellos enloquecieron - Greg carraspeo un poco.

     - ¿Qué hay de los testigos? - Morales lo miro antes de asentir.

     - Los testigos están cubiertos, todos concuerdan en que me vieron llegar por atrás y atacar a los hombres armados, no hubo muertos afortunadamente, tres personas recibieron un disparo, brazo, pierna y clavícula, las tres están estables en el Royal London - Greg asintió agradecido.

     Estaba a punto de decir algo cuando vio a Mycroft empezar a moverse, el joven se estiro antes de abrir los ojos y mirar directamente a Greg, quien lo saludo con una mano, Mycroft grito antes de lanzarse hacía él, despertando así a los otros dos hombres.

     Greg sostuvo a Mycroft, miro a Morales, quien asintió antes de levantar una carpeta y dársela en las manos, Greg frunció el ceño y tomo la pluma.

     Sintió a Mycroft mirar todo, Siger y Hannibal también.

     - ¿Qué es eso? - Greg se enfocó en leer, todo estaba en orden.

     - ¿Donovan? - Morales negó con la cabeza.

     - Solo nosotros tres, terapia, el Sup dijo que era obligatorio, las dos, además necesitamos tu testimonio jefe, es posible que estemos buscando más hombres, tu padrino pregunto por ti y lamento el no poder venir, estaba en una junta importante en Tokio, no podía dejarla y venir, espera que entiendas, le mando esto - Greg miro divertido una playera que Morales le extendió.

     Era una impresión de un queso con hoyos que tenía un dialogo.

     "Soy Greg y tengo la tendencia de llenarme de agujeros"

     Greg rodó los ojos divertido.

     - Andrew siempre es igual de tierno, ¿cómo me daré de alta? - Morales lo miro antes de señalar la carpeta, Greg siguió leyendo.

     - ¿Qué es eso? - Morales y Greg se miraron antes de mirar a Mycroft.

     - Me van a retirar de la oficina por dos meses, yo... voy a salir del país, terapia o algo así, les preocupa que con mis nuevas heridas mis viejas enfermedades me atormenten de nuevo... no, Andrew pago para que fuera a Suiza a hacer terapia, me van a transferir en dos semanas cuando no haya riesgo de un paro cardiaco, ¿te dijo algo más? - Morales lo miro entonces.

     - Si, dijo que no podría verte hasta dentro de seis meses, así que te pide que no hagas nada estúpido y que si no estás seguro entonces actualices tu testamento - Andrew podía llegar a ser un retorcido pero si estaba en Tokio entonces estaba en un desarrollo importante de su última misión y si tardaba seis meses en venir dado el disparo y...

     Era demasiado importante.

     - ¿Qué clase de...? - Greg apretó la mano de Mycroft.

     - Está bien, Andrew está haciendo por mi mucho más de lo que debería, no soy su hijo, ¿medicamentos? - Morales lo miro entonces.

     - No puede tomar analgésicos por lo que solo queda Tramadol pero... con el riesgo de un segundo paro no pueden dárselo, la morfina acabará mañana por la mañana, el impacto rompió una costilla, así que va a ser un infierno cuando sea hora de dormir - Greg miro divertido a Morales, el hombre suspiro exasperado.

     Parecía bastante molesto.

     - Tiene que dormir jefe, recuperarse, descansar, ¿conoce la palabra?, sino lo hace será peor y le diré a Donovan - Greg lo miro.

     - Sabes que no duermo en hospitales - el hombre soltó un ruido de desesperación.

     - Bien, investigaré pero si muere por ser un maldito terco entonces pondré sobre su tumba que siempre fue un imbécil - Greg rodo los ojos.

     - Supongo que puedo permitirlo - Morales y él se sonrieron divertidos.

     - Gregory Thomas Lestrade, tú.. tú, no puedes... tú... ¿cómo se te ocurre? - Greg miro a Morales antes de darle la carpeta, el hombre salió rápidamente, Greg se enfoco en Mycroft.

     Abrazo al joven un poco y lo sintió llorar, Greg se enfocó en abrazarlo y consolarlo lo mejor que pudo.

     - Pensé que ibas a morir y tú... ¿por qué saltaste? - Greg suspiro.

     - Te lo dije el otro día, yo... ¿pueden darnos unos minutos? - Hannibal y Siger asintieron antes de salir.

     Greg miro directamente a Mycroft.

     - Eres la persona que merece que sacrifique todo por ti... escúchame, no estaba bien después de todo lo que me paso pero entonces Sherlock entro en mi vida y luego tú y ya no era tan malo, ustedes... no puedo describirlo con palabras pero hacen que quiera ser un mejor hombre del que era ayer - Mycroft lo apretó más fuerte.

     - Simplemente no mueras por favor, no podría sobrevivir a eso - Greg sonrió antes de darle un suave beso en la cabeza.

     - Estarías bien al final Myc, tienes a tu padre, a tus hermanos y a Mark - Greg escucho a Mycroft gruñir.

     - No estaría bien, asesinaría a mis hermanos después de una semana, dejaría de lado a papá y Mark ni siquiera sigue en mi vida - Greg lo miro confundido.

     - ¿Cuánto tiempo estuve afuera? - Mycroft lo miro entonces, parecía preocupado.

     - Casi dos días, tú... no vuelvas a hacer eso - Greg negó rápidamente.

     - Lo siento Myc, puedes pedirme lo que quieras menos eso, nunca eso, lo siento cariño pero así será siempre - Mycroft lo miro con lágrimas en los ojos.

     - Te odio tanto Lestrade, de alguna manera siempre me haces llorar - Greg hizo una mueca.

     - El abuelo decía que a veces llorar era bueno para la salud, limpiaba tu alma llevándose toda la tristeza - Mycroft lo miro divertido y exasperado antes de abrazarlo.

     - Eres desesperante, molesto, tan terco y... eres mi mejor amigo, no mueras, ¿por favor? - Greg suspiro.

     - Te prometo que lucharé contra eso pero no prometo no morir, prometo que haré todo para regresar a tu lado siempre, ¿cómo se escucha eso cariño? - Mycroft asintió rápidamente antes de prácticamente secar sus lágrimas con la bata de Greg.

     - Siempre estaré esperando por ti, es una promesa - Greg sintió un nudo en su garganta.

     La puerta se abrió entonces y entraron dos doctores, Hannibal y Siger, Greg apretó un poco la mano de Mycroft antes de soltarlo y mirar a los doctores.

     - Buenos días Detective Inspector, su padrino nos dejo con algunas instrucciones muy claras y estrictas, sus estudios salieron bien, solo tiene una deficiencia en hierro... de nuevo según escucho, así que la anemia a vuelto, estamos preparando todo para transferirle sangre, creemos que ha tenido anemia durante algunos meses, ahora, su padrino nos comento que en el pasado sufrió de asma, con su herida es posible que contraiga asma, debe cuidarse mejor Detective Inspector, de lo contrario lo van a alojar en una casa de cuidado, palabras de su padrino no de nosotros pero creemos que eso sería lo mejor - Greg rodó los ojos medio divertido medio exasperado.

     - Por supuesto que Andrew diría eso, pero apuesto a que fue con otras palabras, ¿hay algo más Doc? - el hombre lo miro.

     - Detective Inspector, ese impacto fue... fue un tiro de suerte, una pulgada más a la derecha y no estaríamos teniendo está conversación, es posible que le duela el pecho por un largo tiempo, usted... es posible que tenga afecciones durante lo que resta de su vida, dolores en el pecho y cansancio repentino - Greg hizo una mueca.

     - Una afección me provoco otra afección - Greg murmuro en voz baja, luego miro a los doctores.

     Los dos parecían sombríos.

     - No están aquí por eso, ¿cuál es el problema? - los dos hombres suspiraron antes de que uno de ellos hablará.

     - Si, es posible que su corazón no tenga la misma fuerza que antes, según su reporte médico a recibido tres impactos antes en el área, un ataque con un arma punzocortante, un aplastamiento y otro impacto de bala, es posible que pueda tener taquicardias que pueden afectar más su enfermedad, es necesario que empiece a medicarse o tratarse de lo contrario es probable que no dure más de 10 años con vida - Greg miro a los doctores.

     - ¿Qué tratamiento sería? - los dos miraron a Greg.

     - Medicamentos y terapias, su padrino lo mando a Suiza para eso, si eso no sirve temo que tendrá que hacerse un trasplante de corazón, ¿sabe si nació con alguna enfermedad?, ¿el hospital en el que nació tiene algún registro? - Greg suspiró.

     - Mi madre sería la única que podría saber de eso, la perdí a los 14, cuando recibí la puñalada, yo... no nací en un hospital, no querían que supieran que madre estaba embarazada a los 15, no tengo idea de... no, solo sé que nací a los siete meses y medio - los doctores suspiraron.

     - Es posible que el desarrollo no se haya completado, tendrá que vigilar eso Detective Inspector, mientras tanto recomendamos un año fuera de servicio como mínimo para evitar el estrés y la ansiedad, cosas que pueden agravar sus afecciones - Greg cerró los ojos, por supuesto que no le permitirían hacer eso, sería como un regalo por portarse bien, simplemente estúpido, miro a los hombres.

     - ¿Eso es todo? - los dos asintieron.

     - Sin embargo notamos una debilidad ósea en su lado derecho - Greg rodó los ojos un poco.

     - Si, estuve en un derrumbe, parte de la pared me cayó encima, tenía solo 19, mi pecho y mi hombro fueron los más afectados, no pude ir al hospital, estuve en cautiverio unos seis meses, estuve en el ejército - los dos hombres asintieron.

     - Tendremos que recetar algunas inyecciones para fomentar las hormonas y que los huesos reciban más fuerza, según esto su dieta se basa en proteínas y vitaminas, muchas frutas, es probable que quiera agregar lácteos o alimentos ricos en calcio para que esa fortaleza crezca, sinceramente sus huesos no se han roto solo por eso - Greg sabía que ellos sabían que sus huesos se habían roto mas veces, Greg se preguntaba vagamente porque estaban diciendo todo esto...

     Andrew, el hombre era un maldito entrometido.

     - Gracias por eso - los dos hombres asintieron antes de irse.

     - ¿Puñalada a los 14? - Greg se encogió un poco.

     - Puñalada y coma durante tres meses, perdí mucha sangre - y estaba golpeado y tenía heridas en la cabeza y...

     Es probable que no dure más de 10 años con vida.

     Si bueno, me han dicho eso, muchas veces, a lo largo de toda mi vida, a veces uno se sorprendía de lo que podía suceder.

     - ¿Cómo está Sherlock?, ¿los demás?, ¿Spence, Mike, Q, Jim, Benji? - los tres Holmes lo miraron.

     - Eres un idiota Lestrade, eso es lo que eres - Greg miro un poco divertido a Siger.

     Pero a pesar de eso le contaron todo sobre los niños, los tres siguieron hablando durante horas hasta que el horario de visitas se acabo, Greg los vio irse y se preparo para pasar la noche viendo la puerta o la ventana.

     Solo había pasado al rededor de media hora cuando escucho los pasos, Greg se quedo mirando la puerta, Albert estaba frente a él, con las manos en los bolsillos y la mirada llena de indecisión.

     Greg señalo la silla a su lado.

     - Toda la historia, juro que si dejas algo de lado no te hablaré jamás, te doy mi palabra de scout que así será - Albert asintió antes de sentarse.

     Albert no podía dejar nada afuera cuando Greg le contó casi todo, eso era más, mucho más de lo que nadie jamás sabría, Brad también lo sabía, era algo entre ellos, lo único que estaba prohibido era ocultar la verdad de los otros.

     - Honestamente no sé que me paso, yo... simplemente necesitaba correr lejos, cuando te envíe la carta estaba planeando volver pero recibí una carta de Victoria, mi padre había muerto y yo... tenía que hacer algo con sus... no podía dejarlo así, no quería dejarte de lado pero... estaba en pánico, no sé como consolar a las personas y tú... bueno había pasado todo eso y tú no eras tú, tenía miedo de que fueras a hacerlo aunque me habías prometido que no lo harías, pensé que lo harías así que... me alejé porque no lo soportaría pero ahora... fue estúpido, egoísta y muy imbécil de mi parte, espero que puedas perdonarme algún día - Greg lo miro.

     - Eres un imbécil pero no te puedo culpar, ella siempre decía la verdad, nadie se queda contigo, todos siempre te abandonan - Albert suspiró mirándolo con disculpa.

     - Pero ella no te dijo que había algunos que volvían - Greg resoplo un poco.

     - Estoy cansado - su amigo asintió.

     - Será mejor que duermas entonces, yo te cuidaré, estaré solo dos horas, te despierto cuando me vaya - Greg se encogió de hombros.

     - Pero quiero toda la historia escrita al menos - Albert resoplo antes de sacar su pluma y empezar a escribir en las hojas que dejo su padre, Greg cerró los ojos y dejo que la oscuridad se apoderará de él.

     Se despertó cuando sintió un golpe en su hombro, miro a Albert.

     - Las hojas, tengo que irme pero... no dudes en llamar si necesitas algo, cualquier cosa, tenemos que vernos, nos vamos a ver más seguido por... bueno, lo vas a leer - Greg lo miro caminar hacia la puerta, los dos asintieron a modo de despedida y entonces Albert salió.

     Greg se tomo unos minutos antes de tomar las páginas con manos temblorosas.

     Realmente me hiciste escribir esto, ¿te he dicho que pareces un oso cuando duermes?, todo un gigante aterrador que en realidad es tierno si lo conoces bien.

     - Vete a la mierda Al - Greg resoplo, el no se veía como un oso.

     Podré irme a la mierda pero lo que escribí y pensé todavía es verdad, te veías así desde que tenías 14 años, lo cual es un poco lindo.

     Greg... tienes que entender que después de lo que nos sucedió, yo... se supone que debían llevarnos a salvo, todo lo que quería era regresar a Londres, disfrutar unos meses contigo y con Brad pero el avión paso y luego la isla, la isla que era un prisión para los griegos y tú...

     Simplemente no lo soporte, cada vez que te veía a ti o a Brad solo podía ver lo que les hicieron en esa isla y yo no era lo suficientemente fuerte para enfrentar eso, y yo solo pude salir corriendo, incluso si supe lo que estabas pasando después de esto, pensé que... eras el más fuerte de los tres, yo pensé que podrías pasar por todo y en realidad... lo lamenté en el momento en el que estaba en Italia pero para entonces ya estaba en la propiedad más antigua de mi padre y decidí curarme antes de regresar a apoyarte pero entonces pasaron los meses y se acercaba la fecha de mi regreso y no quería hacerlo, yo... había sido libre, feliz y despreocupado, y entonces padre falleció y Victoria me dio la opción y yo decidí tomarla para romper todo lo que mi padre construyó pero entonces conocí a un joven, tenía solo 14 años, era huérfano, su padre había perdido todo por lo que se unió al ejército y su madre era enfermera en el mismo batallón, los dos se enfermaron de algo que nadie quería atender y yo... decidí transformar la estúpida empresa en algo funcional, me metí en algunos problemas, casi me matan por todo lo que estaba haciendo pero... sé que podía volver, y a pesar de eso lo seguía posponiendo porque tenia miedo pero entonces Karen me envío una carta hace unos tres meses y arreglé las cosas para venir a la misma ciudad que tú y yo...

     Lo lamento por ser un cobarde, lamento no poder haber sido el fuerte cuando lo necesitarás, no sé si me dejarás volver a tu vida como antes, solo estoy seguro de que cuidaré tu espalda siempre.

     Lo prometimos, siempre y para siempre.

     Greg se dejo caer sobre la almohada y miro las hojas entre sus manos, antes de dejarlas a un lado.

     Sabía que lo perdonaría, sabía que Albert estaría de nuevo en su vida, sabía que...

     Estaba en la naturaleza de Greg perdonar lo que sea que le hicieron, hacía la vida más fácil para muchos, sobre todo para él... además, Albert era alguien a quien no podía dejar de lado, no fácilmente.

     Cerró los ojos por un segundo, no podía creer que estaba a punto de llorar en un maldito hospital, no de nuevo, no puedo hacerlo aquí... no, contrólate Lestrade.

     Greg se concentró en el sonido de los latidos de su corazón, miro la puerta y tomo entre sus dedos la pluma, no dudaría en atacar si alguien si quiera pensaba que atacarlo era buena idea,  los pasos eran casi silenciosos, sintió que se tensaba antes de relajarse, solo era Primrose, la mujer entro sin tocar la puerta antes de sentarse al lado de Greg, los dos se miraron por unos minutos.

     - Lo decías en serio - Greg asintió.

     - Por supuesto que sí - Primrose se acomodo un poco más.

     - A veces esas promesas nos llevan a dejarlos atrás - Greg la miro.

     - Haría todo para mantenerlos a salvo, no importan las consecuencias - Primrose lo miro con tristeza.

     - Es algo triste lo mucho que estamos dispuestos a sacrificar todo lo que nos queda por amor - Greg fingió tener una copa.

     - Hago un brindis por aquellos que no tenemos suerte en el amor - Primrose resoplo antes de hacerlo, los dos fingieron chocar los vasos como dos compañeros de copas, miraron entonces al vacío, pensando en lo que el otro había vivido.

     Porque Greg sabía que había sucedido.

     Primrose se había enamorado de Siger, a Violet le había dado risa, al menos hasta que se dio cuenta de que sus hijos preferían a Primrose que a ella, entonces había hecho todo para que se fuera y los niños pensarán que los había abandonado.

     Ahora aquí estaba, cuidándolos desde las sombras, consiguiendo trabajo como nada más y nada menos que la secretaría de su padre, Greg no esperaba eso pero era beneficioso para todos, así podrían estar más fácilmente en contacto con ella sin levantar sospechas.

     Y solo así se habían convertido en los protectores de los Holmes, juntos, desde las sombras y sobre todo... unidos de una manera que nadie más había vivido, los dos sabían lo que era amar a un Holmes a distancia y en silencio, los dos lo sufrirían por el resto de sus vidas.

     Greg se sintió mejor al descubrir que alguien sufría lo mismo que él... pero también lo hizo sentir culpable, no debería desear tener a alguien con quien vivir el mismo dolor para no hundirse.

     - Tu padre no está contento con tu acción irresponsable y estúpida - Greg se encogió de hombros.

     - Nunca está contento, no desde que me conoció al menos - Primrose lo miro con algo cercano a la simpatía.

     - Estarás bien niño, lamento que tengas que sacrificar algunas cosas - Greg se encogió de hombros.

     - Como le dije a Myc, es bueno que él sea alguien que merece que sacrifique todo lo que tengo, solo desearía que pudiera cuidarlo incluso si muero - Primrose le sonrió antes de verse seria.

     - Esto solo fue un calentamiento y lo sabes niño, hay personas que le quieren hacer daño a todos ellos, no sabemos porque, cuando ni donde, solo sabemos como, y eso es matándolos, los quieren dañar matándolos a todos, yo no puedo hacerlo sola, se hasta donde soy capaz de llegar por ellos, todos ellos... ¿puedes hacer lo mismo? - Greg la miro antes de asentir.

     - Puedo y lo haré, iré en cubierto dos meses para aprender que es lo que está sucediendo, todo fue rápido y descontrolado, los ataques no tenían sentido pero creo que en realidad estaban creando distracciones, ahora que lo saben harán todo para dañarlos - Primrose asintió.

     - Tendremos que esconderlo de los Holmes, si se enteran puede ser peor para todos, me haré cargo del asunto, ¿sabes que estás siguiendo mi camino? - Greg le sonrió.

     - Supongo que no hay otro camino a seguir cuando amas a un Holmes - Greg sonrió tristemente.

     Se quedaron en silencio poco después, Primrose se fue tiempo después pero antes de que saliera Greg hablo suavemente.

     - Por favor, cuídalo, él no es tan bueno cuidándose - Primrose lo miro antes de sonreír suavemente.

     - Por supuesto que si Greggie, lo cuidaré, tu papá estará bien, lo prometo - Greg le sonrió suavemente incluso mientras Primrose se iba, sabía que la mujer haría todo para cumplir con eso.

     Greg estiró su mano para mover la almohada cuando lo sintió, miro rápidamente debajo, ahí estaba el maldito oso, Buddy, Greg frunció el ceño, ¿qué carajo?, había una nota a un lado.

     Su secreto está a salvo conmigo jefe

     Greg no sabía que podía sonrojarse tanto como lo estaba haciendo pero... al parecer podía hacerlo, Greg no sabía como miraría a Morales a los ojos luego de esto.

     Sintió que se tensaba cuando escucho los pasos, los reconocería donde fuera, Greg se preparo.

     - Parece que no puedes mantenerte fuera de problemas niño - Greg miro a su padrino.

     - Pensé que estabas en... ah, estabas en la base militar de Japón, a veces creo que eres una mierda - su padrino se rio entre dientes antes de caminar y sentarse.

     - ¿Te gusto la playera? - Greg rodó los ojos.

     - ¿Cómo va la conquista de la semana? - su padrino sonrió gigante.

     - Ella está excelente, pero extraño un poco a Carl - Greg miro a Andrew.

     - Andrew no eres gay o bisexual, ambos sabemos que prefieres otras partes del cuerpo - Andrew lo miro divertido.

     - Si, prefiero a las rubias con grandes caderas, y tu prefieres pelirrojos con ojos devastadores - Greg miro a su padrino.

     - Lo conociste - Andrew se hizo hacia atrás.

     - Por supuesto que si, tenía que conocer al hombre que le robo el corazón a mi primer ahijado, tu padre encontró a tu otro padrino por cierto, el hombre, el famoso Anthony Eriksen estaba en manos de los rusos, sabes que ahora estamos completos de nuevo - Greg lo miro levemente.

     Greg había conocido a Anthony, el hombre había estado con ellos en el avión, era uno de los mejores amigos de su padre, su otro padrino, el hombre había sido el más... comprensible, ayudaba a Greg de maneras que no podía nadie más y ahora estaba de vuelta pero Greg sabía que no sería como en el pasado, sabía lo que pasaba con las personas que habían sido capturadas durante mucho tiempo... de alguna manera estaba roto, y ya no era su yo antiguo, dejabas una parte de ti atrás y nunca la recuperabas de vuelta, Greg lo visitaría después, esperaba que el hombre no lo odiará, después de todo había estado ahí porque fue por Greg y...

     - Ustedes eran lo que todos los países temían, la Tríada, ¿qué es lo que hará papá ahora? - Andrew sabía que no quería saber eso, que en realidad estaba pensando muchas cosas mas pero su padrino lo dejo ir y se encogió de hombros.

     - Realmente solo queremos que Tony se recupere, ahora, ¿qué es lo que quieres de mi? - Greg miro a Andrew.

     - ¿Cuál es la probabilidad de que los vigiles una vez que ya no este con ellos?, sobre todo con él - Greg vio a Andrew parecer serio.

     - ¿Estás seguro de que quieres eso? - Greg miro a Andrew.

     - Mírame, estoy seguro de que puedo morir antes, tengo problemas del corazón, tengo 23 años, estoy encadenado a ese estúpido contrato y... no voy a vivir mucho, no es como si fuera invencible, solo... ¿por favor?, en caso de que muera - Andrew lo miro.

     - De verdad crees que vas a morir, ¿crees que dejaré que pase luego de lo mucho que me costo tenerte con vida? - Greg rodó los ojos y miro al techo.

     - Incluso tu no eres omnipotente, tienes limites - Greg vio a Andrew parecer un poco triste.

     - Cuanto desearía que tu padre no se hubiera enamorado de tu madre, no estarías condenado a esta vida... duerme, prometo que te cuidaré, palabra de scout - Greg lo miro antes de acostarse y permitirse dormir.

     Greg siente como lo mueven, no se sobresalta por el olor de la persona, sabe quien es con solo olerla.

     - Charlie - la mujer se ríe entre dientes.

     - Te dije que te reconocería a kilómetros de distancia - Andrew sigue aquí.

     - ¿Qué sucede Charlie? - la mujer lo mira un poco.

     - Tengo que hacer que llegues a la institución, ordenes de tu padre, te quedarás un mes en taparía y regresarás a hacer tu trabajo encubierto para terminar con lo que sea que sucede, tu padre te recomienda hacer lo que te dijo sobre lo que debió hacer con tu madre, ¿de que habla?, ¿a qué se refiere su próximo mal consejo? - Greg cerró los ojos.

     - ¿Cuándo se entero? - Andrew lo miro un poco.

     - Desde el año pasado, por estas fechas, compraste un regalo bueno para tu cisne, no se involucro porque sabe que vas a salir perdiendo, tu también lo sabes, todos lo sabemos, solo esperemos que el precio no sea muy alto - Greg miro a Andrew y luego a Charlie.

     - ¿Qué hacen los dos aquí?, ¿qué está sucediendo? - los dos lo miraron.

     - Estamos aquí porque puede que sea la última vez que te veamos, es probable que te monitoreen como nunca antes y si se dan cuenta de nuestra cercanía estamos acabados, sobre todo tú, Andrew y yo decidimos alejarnos niño, tu padre seguirá cerca pero... - Greg los miro.

     - ¿Saben que en realidad nunca han estado aquí? - los dos lo miraron antes de asentir lentamente.

     - Lo sé, y es lo mejor pero ahora no podremos estar... cerca, Gr-... Jason, es probable que no te vuelva a ver o hablar, así que hazme un favor, no te rindas, sigue luchando y cuídate - Greg miro a su padrino.

     - Sabes que soy horrible en la última parte - Charlie resoplo, Andrew lo miro más fijamente.

     - Es por eso que traje de nuevo a Albert, jugaron bien la carta de la indiferencia con los Holmes, vi las cintas pero... por favor sean inteligentes y jueguen mejor, la seguridad de todos depende de eso, no podré seguir borrando tus llamadas y mensajes, así que se más cuidadoso y... deja de preguntar por esos medios por tus hermanos, estoy seguro de que los siete que elegiste para saber la mitad de las cosas son inteligentes, astutos y creativos... cuídate Jason, mucho - Andrew le sonrió suavemente antes de salir por la puerta.

     Greg quería tragar, así que ya no podía pedirle favores ni depender de que su padrino lo ayudaría si la situación lo requería.

     - Sabes que estaré siempre para ti Jason pero... estos son malos tiempos para todos, hay personas que no dudarán en acabar contigo si les das solo una razón... te recomiendo que te alejes por un tiempo, al menos hasta que sea seguro, los Holmes deben entender el hecho de que necesitas espacio luego de lo que te enteraste, es por eso que Andrew lo hizo, aprovecha esta oportunidad Jason - Greg miro a Charlie por unos segundos más.

     - Así que debo dejar de enviar tantos mensajes, salir menos, hablar menos hasta que parezca que solo los conozco, ¿cuándo sabré que es el momento adecuado? - Charlie le sonrió lleno de compasión y tristeza.

     - Es posible que hasta el último de los Altos Mandos salga de su puesto Jason, puede que tarde años, muchos años, tienes que ser... tienes que ser como tu madre en estos momentos Jason, cuidando tu espalda, mentir, engañar y encubrir todo lo mejor que puedas, no lo sabes pero... es posible que las cosas cambien para mucho peor, tratamos de hacer todo para que no te afecte pero... eres el hijo de Catherine, eso siempre te dejará en la mira - Greg trago un poco.

     - No dejes que hagan muchas estupideces por favor... y cuida a Siger, el hombre merece algo mejor que lo que tiene, no te enojes si trata de asesinarme por herir a sus hijos, es su naturaleza - Charlie lo miro.

     - No creo que te dañe mucho por dejar de hablarles tanto, niño... cuídate tu, no te estoy dando esto para que cuides a los demás, esto es para que no salgas más lastimado - Greg la miro.

     - Sabes que no va a ser así - Charlie lo miro antes de sonreír con tristeza y asentir.

     - Disfruta siempre que puedas Greg, no dejes que esto apague tu vida - Greg trago.

     - ¿Cómo me voy a ir? - Charlie lo miro antes de suspirar.

     - Habrá una enfermera que te pregunte por la habitación 317, dirás que es esta, tu nombre será Thomas de nuevo, solo por el mes, te llevarán a un avión con destino a Suiza y empezarás a estar en el mes de tratamiento... habrá una sola llamada que podremos bloquear, tú... puedes llamar a quien quieras y explicarle todo, puede durar solo cinco minutos, siete mensajes, utilízalos sabiamente - Greg trago, eso no era justo.

     Asintió y fue entonces cuando Charlie se paro y salió de la habitación.

     Ahora no podía confiar en que habría al menos alguien tratando de apagar los fuegos para que pudiera atravesarlos, sabía que al menos ellos dos estaban preocupados por su bienestar, no podían ser demasiado demostrativos, ni siquiera el podía darse cuenta, pero había pequeñas cosas que si notaba, como que Andrew dejaba que sacará dinero de su cuenta, bloqueaba las señales y las cámaras que lo captaban por él, Charlie siempre estaba al pendiente de las sesiones con Drields y desocupaba a un médico del lugar para que lo atendiera, ahora no podrían hacerlo, quizá nunca lo notó, pero ahora sentiría la perdida de esa ayuda.

     Greg tenía mucho que planear. 

     Mucho que pensar, lo primero es lo primero.

     Sus hermanos eran lo primero que atendería, el mensaje era el mismo para todos.

No envíen más mensajes, terreno inestable,
actualizaciones de urgencia por medio de 
carta, reportes una vez cada seis meses, 
sobres con remitente Perseus Lazaridis,
no contesten, que no los atrapen.

     Greg trago, era directo y entendible, o eso esperaba.

     Miro nerviosamente su teléfono, escucho los pasos y espero.

     - ¿Habitación 317? - Greg asintió.

     - Si, soy Thomas Qualye - la enfermera asintió.

     - Tenemos 20 minutos para llegar al avión, lo ayudaré a vestirse mientras estamos en el auto, tenemos solo 4 minutos para llegar, agarre todo lo que quiera - Greg tomo las hojas y el oso debajo de la almohada, así como la playera, la mujer no lo juzgo.

     Greg se levanto, su pecho le dolía por la simple acción.

     - Pantalones - la mujer suspiro antes de arrojarlos, Greg se los puso para después quitarse la bata y ponerse la chaqueta, sus botas en la mano, tomo algo de aire y salió rápidamente de la habitación.

     Su pecho dolía con cada paso, como si la presión aumentará, fue como si se estuviera ahogando lentamente, a pesar de eso no se detuvo, ni siquiera cuando lo vieron raro en recepción, se subió a tiempo al auto, para cuando estuvo adentro los vio llegar, era Hannibal, Mycroft, Sherlock y Siger.

     - Vámonos - la voz de Greg salió ronca, la enfermera/agente/conductora condujo, Greg subió el volumen de la radio e ignoro el dolor en su corazón.

     La mujer condujo como una experta y llegaron en 15 minutos al avión, Greg había recibido algunas llamadas pero no contesto por lo ocupado que estaba preparandose para subir al maldito avión, subieron casi corriendo al avión justo cuando estaba a punto de despegar, el avión era comercial, así que tuvieron que sentarse como si Greg no acabará de escapar del hospital, 10 minutos después se levanto al baño y marco rápidamente.

     ~ ¿Gregory?, ¿dónde estás?, los doctores dijeron que desapareciste ~ Greg miro su reloj en cuanto la llamada comenzó, teóricamente desapareció pero la de recepción lo vio.

     - Estoy en camino al hospital de allá, escucha Myc, yo... no podré hablar en un buen tiempo, Andrew me explico que el lugar no toleraba los dispositivos electrónicos, no podré hablar con ninguno, no mensajes, no llamadas, nada, prometo que hablaré en cuanto pueda pero... al parecer estoy atrapado en esto - Greg escucho el silencio por unos segundos.

     ~ ¿Vas a estar bien? ~ Greg se encogió de hombros incluso si sabía que Mycroft no lo veía en realidad.

     - No tengo idea Myc, pero voy a tratar... ¿hazme...?, necesito que hagas algunas cosas por mi, ¿por favor? - Greg recargo su frente contra la puerta y contó, cuatro minutos y 10 segundos menos.

     ~ ¿Qué necesitas? ~ Greg trago un poco.

     - Pídele a Morales la carpeta de emergencia, son casos para cuando Sherlock se sienta aburrido y este en riesgo, en mi escritorio hay una caja café, dentro hay sobres, son cosas que planeaba darle a tus hermanos para Navidad, dale el sobre negro y el plateado a Hannibal, no quiero que hagas trampa, el dinero está adentro, si me lo regresan me enojaré mucho y no hablaré con ustedes al regresar, hay cosas que planeaba hacer con tus hermanos, enseñarles cosas... el sobre verde es para tu padre, que tu madre no se enteré... pueden entrar a la casa solo... cierren bien cuando salgas, espero que Andrew no haga algo para cerrarla bien - Greg divago.

     Tres minutos y 40 segundos.

     ~ Por supuesto... si, ¿crees llegar para año nuevo?, hay algunas cosas que quiero hablar contigo, es muy importante ~ Greg trago.

     - Yo... espero que sea así, planeaba regresar el 6 de Enero, amenaza de infarto o no, no me perdería ese día por nada - Greg escucha el suspiro de molestia de Mycroft.

     ~ No puedes descuidarte por nada del mundo, necesitamos que estés en perfecto estado, no puedes simplemente... no estaríamos bien sin ti ~ Greg sonrió suavemente.

     Dos minutos y 50 segundos.

     - Por supuesto que no, yo tampoco estaría bien si no estuvieras aquí, así que supongo que estar en perfecto estado para poder estar aquí y así hacer que tu estés aquí es importante - escucho el resoplido de Mycroft, entonces todo se quedo en silencio por unos segundos.

     ~ Gregory... yo... deje a Mark ~ Greg gruño divertido.

     Dos minutos.

     - Si, me dijiste eso pero no me dijiste porque, espero la historia completa al volver - Greg lo decía en serio, quería saber si tenía que golpearlo por si daño de alguna manera a Mycroft.

     ~ Hannibal ya le dio un golpe, no tienes que preocuparte por eso ~ Greg sonrió suavemente.

     - ¿Sangre, dolor y un grito con llanto? - Mycroft se rio, parecía nervioso.

     ~ Si, hubo mucho de eso... escucha yo... ~ Greg sonrió un poco.

     Miro su reloj, un minuto y 30 segundos.

     - Genial entonces, Myc, por favor cuídate, avanza en ese trabajo tuyo, cuida a Sherlock, llévalo por un batido cada mes, ocúpate de los chicos que molestan a Spence en la escuela, Q está nuevamente estresado porque no entiende un teorema, no dejes de vigilar a Hannibal, Benji sabe lo que hace pero no dejes que se vaya mucho y por nada en el mundo dejes que Jim vaya a uno de esos clubes que quiere conocer - Greg soltó de golpe.

     45 segundos.

     ~ Si, por supuesto ~ Greg trago.

     - Escucha Myc, me escabullí, no tenía que estar con el teléfono, ya se dieron cuenta, me tengo que ir, solo quería despedirme, te amo, no olvides nada y por favor cuídate mucho, ya quiero verte de nuevo - Greg colgó justo en el segundo tres, entonces regreso lentamente con la mujer.

     Lo miro como esperando algo.

     Greg se encogió de hombros y miro a otro lado, ignorando el dolor de su pecho, la herida mental por el miedo, la herida física por la bala y la herida emocional por haber tenido que dejar todo atrás y de golpe.

     Sabía que tenía que dejarlos lentamente, quizá era mejor si lo hacía de golpe, podía fingir estar un una de sus caídas, sus compañeros de trabajo lo entenderían o eso esperaba Greg, al menos Morales sabría las cosas, el hombre había recolectado mucho desde que fueron compañeros en la unidad.

     Tenía planes que hacer, muchas cosas que armar y todo era para que nadie más que él salieran heridos, arreglar las cosas de Siger, dejo que los Holmes estuvieran cuidados, todos menos los dos pequeños y Mycroft, tenía que corregir eso, Albert podía intervenir, tenía que decirle a él como trabajar, tenía que cuidar con mucha más precaución a sus hermanos y asegurarse de que Justin no haga nada más... tenía que hacerlo todo sin la más mínima ayuda y sin ningún error.

     Greg casi maldice cuando se dio cuenta de que no se comunico de ninguna forma con Albert y ahora no puede.

     Tendrá que lograrlo, tendrá que hacerlo solo para salvar a todos.

     Por favor Odin, ayúdame a lograr esto, por favor, no me dejes ahora, no importa el precio que tenga que pagar para hacerlo.

     Greg agarro el reposabrazos con fuerza y miro por la ventana, algo le decía que las cosas si estarían muy mal, como lo había dicho Charlie, solo esperaba estar de pie al final.