Actions

Work Header

Killing you softly

Work Text:

----

 

Nombre Clave: Bloody Queen 

Nombre: Mary Belrose

Edad: 32 años.

Ocupación: Empresaria.

Datos extra

  • Tiende a realizar fiestas todos los fines de semana.
  • Presenta preferencia por acompañantes femeninas.
  • Se rumorea conexiones con el mercado negro. Tener especial cuidado con esto.

 

----

 

El trabajo debía de ser sencillo especialmente para la Geisha, sicaria muy reconocida en el bajo mundo por su eficacia en sus trabajos. No existía víctima que pudiera contarlo.

 

Debía lograr infiltrarse en una de las grandes fiestas que el objetivo tendía a organizar, llamar su atención y distraerla lo suficiente para lograr dar el golpe final.

 

Entrar a la fiesta era fácil, considerando que ya estaba todo preparado, debía serlo. Ahora tan solo debía esperar y lograr captar la atención de la anfitriona.

 

Tanto su vestido como maquillaje habían sido preparados para resaltar sus atributos y así resultar mucho más atractiva. Era bien sabido que la "Bloody Queen" gustaba de rodearse de hermosas mujeres, razón principal por la que la hubieran seleccionado para realizar tal trabajo. 

 

Una copa de champán acercó a sus labios, mientras con la mirada buscará a la mujer. Tras unos meros instantes la encontró rodeada por un grupo de personas que fueran a seguirle cual séquito, vaya, que molestia, tal vez debería idear algún plan para alejar a esas ovejas. Sin embargo, la mirada de la mujer se alzó, cruzándose con la propia, una sonrisa posandose en sus labios. Que sencillo.

 

La copa dejó a un lado y su cuerpo fue a reposar en un sillón cercano, tras ver que el objetivo había dispersado a tal bullicio para dirigirse hacia su persona.

 

─Bella femme tenemos aquí. ─ Mary pronunció tras encontrarse lo bastante cerca de la otra. ─Creo que no he tenido el placer de verla antes por aquí, ¿Cómo se llama?─Diestra ajena tomó para un beso depositar en dorso, sin quitar la mirada del rostro adverso. 

 

Estaba acostumbrada a tales tratos, más algo resultaba encantador en las maneras de la otra mujer. ─Haru, puedes llamarme así. ─

 

─Haru, vaya, un hermoso nombre tal como tú─ Mary procedió a sentarse al lado de la fémina, sin soltar su mano. ─Supongo, sabes quién soy, pero está de más decirte que me puedes llamar Mary. ─Radiante sonrisa brindó.

 

─Me halagas. ─ Suave risa fue a dar, en lo que mano ajena fuera a acariciar con pulgar. Eso debía de llamar la atención de fémina. Ah, ahí. La mirada de Mary vago meros instantes para ver tal acción. Justo donde quería tenerla. ─Es una mujer bastante encantadora, Mary. ─

 

─Hmn, dime, no he te había visto antes por aquí, ¿No sueles frecuentar fiestas?─

 

─Tiendo a estar de viaje por razones de negocios, por suerte he logrado tener algo de tiempo el día de hoy. ─

 

─Sin duda hemos sido bendecidos al tenerle está noche. ─Comentara en tanto su mirada fijará por los alrededores meros instantes antes de volver dirigir su vista por sobre la fémina. ─Aunque más yo, al ser capaz de ver tan de cerca a tal preciosidad. ─

 

─Sin duda me halaga demasiado, cuando usted es mucho más de lo dicen. ─

 

─Oh, tonterías cuando una mujer es bella hay que decirle de la forma más cordial posible. Y es bueno oírlo, muchos tienden a temerme, creo es extraño, ¿No crees?─La testa ladeara, en lo que fuera ojos de cachorro diera. No es que le engañara al final, más con el juego seguiría.

 

─En verdad es extraño, tal vez solo estén intimidados dada la belleza que posee. ─ ”Haru” pronunciara en tanto mano libre fuera a posar por mejilla ajena. ─Porque debe admitir es usted un encanto, Mary─

 

Una sonrisa fuera adornar los labios de la adversa, ciertamente la tenía donde la quería.

 

─Eres muy amable, Haru. Hmn, ¿Te gustaría que habláramos más en privado? Amaría conocerte más, mon ange. ─La mano en rostro tomará para pasar a depositar un beso en muñeca.

 

Sus labios curvo en sonrisa la sicaria, en tanto asintiera. ─Hmn, sería un placer conocerle más a fondo. ─Pronunció para tras ello permitir que la otra fémina le guiará a donde quisiera.

 

Casi parecía se deslizaran por aquel mar de gente, en cuanto pareciera que el camino se abriera para Mary, sin duda existía un respeto y cierto temor por su persona.

 

Fueron algunos minutos en los que escaleras cercanas ascendieran y terminaran ingresando a una de las habitaciones cercanas.

 

Tan pronto la puerta fue cerrada y bloqueada para evitar posibles interrupciones fue que "Haru" se acercara para un beso depositar en labios adversos. Buscando desviar la atención de la otra, en tanto le permitía besarle y tocarle cuanto deseara. 

 

Mientras entretenida le mantenía fue a acercar su diestra a muslo propio, lugar donde navaja mantenía oculta, con lentitud procedió a sacarla y alzarla en pos del cuello de la mujer frente a sí. Debía ser rápida.

 

El sonido de un arma siendo recargada cerca suyo le hizo abrir los ojos de golpe.

 

¿Por qué debías de querer terminar la diversión tan pronto? Buh, al menos pensé que llegaríamos más lejos, que lástima. ─Un pequeño puchero realizó Mary, cual niña pequeña que el juego le habían arruinado.

 

La lengua chasqueo la sicaria. ─Como si lo merecieras, ¿Desde hace cuánto lo sabías?─

 

─Hmn, desde el principio sabía qué querías matarme, deberías saber que tengo mis contactos y eso, hmn, pero eras demasiado hermosa como para no acercarme en verdad. ─Con la pistola tocó la mejilla de adversa.

 

─¿Qué eres tonta? ─El cuchillo contra cuello ajeno apretara un poco más, dejando un hilo de sangre salir, cuál advertencia.

 

─Tal vez, pero en verdad esperaba poder divertirme antes de tener que dejarte ir. ─ Fuera a apuntar con pistola en mano directo a la cabeza de la asesina.  ─¿Es que no quieres besarme? ¿Devorarme de mil formas? Puedo verlo en tu mirada, no me mientas. ─

 

─Dios, realmente eres un asco. ─Pronunció en lo que pasará a besarle de una manera un tanto más brusca, en que rápidamente sus lenguas y sus dientes se vieron envueltos en el beso.

 

Un resoplido dejó salir, en el amago de querer soltar una risa ante el actuar de la sicaria. Sin duda se sentía agradecida que a tal belleza no debiera de matar, al menos de momento. Brazos fuera a enredar alrededor del cuello de la fémina sin soltar la pistola en mano, tampoco era tan tonta para dejar la guardia tan baja así como así.



---x-x-x-x---



Los rayos del sol comenzarán a asomarse por las ventanas. Quejido escapó de los labios de uno de los cuerpos que reposaran en cama.

 

─Ugh, que molesto. ─Mary pronunció en tanto procedía a taparse y así evitar la luz de la mañana un poco más. No obstante, algo le detuviera. La diestra de fémina a su lado se alzará sosteniendo su brazo.

 

─No me digas que aún. . . ─¿Dónde había dejado la pistola? Buscara entre el desastre que fuera esa habitación ahora.

 

─Michiko. ─

 

─¿Hmn?─La mirada volvió a fijar por sobre la adversa.

 

─Me llamo Michiko. ─Volvió a pronunciar, volteandose así para mirar a la adversa en tanto procedía a soltarle.

 

Sonrisa Mary posara en labios, en lo que diestra fuera posicionar por sobre una de las mejillas ajenas.

 

─Lindo nombre, en verdad te queda más que el otro. ─ Suave caricia paso a depositar con pulgar.  ─Hey, dime. . . ¿Volverás a intentar matarme?─

 

─Tal vez. ─Su cuerpo alzó para pasar a posicionarse por sobre la adversa, sosteniendo sus muñecas arriba de su cabeza. Acercándose a besarla nuevamente.

 

Ya enfrentaría las consecuencias de todo, más en ese instante disfrutaría el momento.