Actions

Work Header

MAGIC DO YOUR WILL - TWISTED WONDERLAND

Chapter Text

CAPITULO 00 - PROLOGO: CARRUAJE DE ORO, CARRUAJE DE EBANO

 

Era tarde por la noche, la hora en la que hasta los adultos duermen, la pequeña niña lo sabia muy bien, lo sabia por la profunda oscuridad que reinaba en su habitación, era raro que una niña así de joven estuviera despierta tan tarde, pero le fue imposible seguir durmiendo cuando los gritos de los miembros de su familia resonaban con fuerza desde la sala de casa de habitación y atraviesan en el aire hasta la habitación de la pequeña, quien adormilada y preocupada se bajo de su cama y con pasos cuidadosos salió de la habitación y se encamino hasta la sala, viendo a una mujer ya entrada en años discutir con una mucho más joven, su abuela y madre respectivamente.

 

-¡TE VOLVISTE LOCA LIRIAMDIE!- Se escucho los gritos de una mujer mayor resonar por toda la sala, sujetando a su hija con fuerza de los hombros -¿¡COMO SI QUIERA SE TE OCURRE HACER ESO, COMO PUEDES PENSAR EN IR CON ÉL!?-

-¡TEGO QUE HACERLOMADRE! ¡NO QUIERO QUE ELLA ACABE COMO EL RESTO DE LA FAMILIA!- Grito en respuesta la mujer más joven, apartando con brusquedad a la mayor -¡No quiero que acabe como mi hermana y como voy a acabar yo!-

 

Volvió a exclamar rompiendo en llanto la mujer mas joven, rompiendo en un llanto silencioso lleno de impotencia y frustración, que intento ocultar llevándose una mano al rostro, la dama de más edad, quien hasta entonces se mostraba severa y molesta, supo hacer otra cosa para consolar a su hija que colocar una mano con suavidad en el hombro de esta, ya que sabia que, en cierta forma, su hija Liriamdie, tenía razón.

 

-Calma hija, o vas despertar a Hope- Dijo con seriedad la mujer tratando de recuperar la compostura -Escucha Liriamdie, por favor, no nos han encontrado hasta ahora ni a ti, ni a mí, ni a Hope, ella está a salvo, no tienes que recurrir a eso todavía-

-Pero es cuestión de tiempo, es solo será cuestión de tiempo antes de que lo hagan... Nos harán lo mismo que a Lain- Respondió tratando de contener su llanto

-Lo que le ocurrió con tu hermana se le provoco ella misma, Lain fue descuidada, no debió salir nunca del bosque- Dijo con frialdad la anciana -Me duele decirlo porque era mi hija también, pero ella busco su propia muerte-

 

Esas palabras llenan de preocupación y curiosidad la pequeña figura que se asomaba por la puerta de la sala, llamando la atención de ambas mayores que al acto voltearon a mirarla asustadas por ser descubiertas, la chiquilla, algo atemorizada pero aun así curiosa, dio un par de pasos dentro de la habitación mirado de reojo a su progenitora.

 

-¿Por qué lloras mamá?- Pregunto la niñita acercándose a abrazar a su madre, su cuando noto que pese a su seriedad, también había tristeza en la mirada de su abuela -¿Por qué tú y la abuela están tristes? ¿Encontraron a la tía Lain?-

-¿Ca-Cariño que haces despierta tan tarde?- Pregunto la madre de la niña colocándose a la altura de esta

-Las escuche gritar y me preocupe- Contesto llevando ambas manitas a la cara de su mamá y limpiarle unas lagrimas traicioneras que aun caían de la cara de la mayor

-No te preocupes linda, tu abuela y yo recibimos una mala noticia y eso nos puso muy tristes a las dos- Respondió Liriamdie a su hija tratando de forzar una sonrisa y haciendo un esfuerzo para recuperar la calma

-A-así es... Solo necesito tomar aire y me sentiré un poco mejor- Comento la dama mayor para calmar a su nieta -Hija ¿Qué tal si llevas a Hope de vuelta a la cama y luego me buscas para conversar con calma?-

 

Y pensarlo mucho la aludida tomo a su hijita en brazos y se la llevo de vuelta a la habitación de la pequeña, habitación en la que habían dos camas, una cama pequeña para la niñita, quien abrazada a uno de sus pocos peluches, miraba con cierta nostalgia y tristeza esa otra cama al extremo contrario de la habitación, aquella cama era más grande y desarreglada, con posters de bandas de música populares en las paredes cercanas, con unos cuantos CD's, auriculares y un discman sobre esta, la cama propia de una adolescente un poco rebelde, cama que estaba incómodamente vacía.

 

-¿Qué pasa mi niña? ¿Acaso esta historia no tuvo suficiente acción para una aventurera como tú?- Pregunto preocupada la madre notando que el cuento que le leía a su hija no le ayudaba a conciliar el sueño.

-Solo me preguntaba... ¿Los príncipes azules solo rescatan princesas o si también salvan chicas normales como mi tía?- Cuestiono sin apartar su mirada la cama de su desaparecía tía -Tal vez un príncipe azul puede rescatar a la tía Laín y la abuela y tú se ponga felices-

 

La mayor también poso su mirada en aquella cama dolorosamente vacía de su hermana menor, sintiendo como si una mano gigante le estrujara el corazón con fuerza y unas garras afiladas le apretarán los ojos para hacerla llorar llena de dolor, sin embargo se contuvo, no podía romperse delante de su hija, no aun por lo menos. La mujer dio una respiración honda para calmarse, cerro el libro en sus manos, acomodo a su hija para que durmiera dejando de mirar aquella cama y esperando que pese a lo joven que es la mente de su pequeña hija, esta pudiera entender las palabras profundas que iba a dedicarle.

 

-Hope, escucha con atención lo que te voy a decir mi niña, es una lección de vida muy importante- Dijo la mayor aclarando su garganta y mirando con detenimiento a su hija -No todas las personas con sonrisas amables y bellas figuras son príncipes azules o princesas simpáticas, asimismo no todo monstruo o bruja fea es un ser malvado- Explico con calma, captando toda la atención de la pequeña -Del mismo modo que entre el blanco y el negro hay muchos matices grises, entre lo que entendemos como el bien y el mal hay muchos puntos medios, hay personas que actúan de manera amable por motivaciones egoístas y hacen daño a los demás para conseguirlo, así mismo modo hay personas que parecieran ser terriblemente crueles, pero solo están llenas de dolor y soledad, necesitan que las salven del sufrimiento...-

-¿Salvarlos? ¿Como?- Interrumpió la pequeña con curiosidad, esa pregunta dejo un poco pensativa a la mayor por unos momentos, pero tras unos momentos de silencio la madre soltó una pequeña risita alegre, como si recordara alguna diablura del pasado

-Jejeje... A veces solo con un abrazo basta- Contesto de manera dulce y sin perder la sonrisa -Un poco de amor puede sanar el alma más lastimada, ten eso siempre presente-

 

Volvió hablar mientras se ponía en pie para asegurarse de que la pequeña estuviera bien arropada esa fría y larga noche, esa pequeña sonrisa de su madre hizo que la pequeña niña recuperara un poco la tranquilidad y el buen ánimo, meditando tanto en lo dicho por su madre, así como en la esperanza de que su tía seguro volvería pronto a casa y jugaría con ella en el bosque como lo hacían todos los días o se escaparían juntas para ir de la vigilancia de su estricta abuela para ir a las maquinitas o la tienda de dulces del pueblo más cercano y donde la rebelde adolescente aprovechaba para verse con el novio secreto que había hecho en una de sus tantas escapadas de madrugada y se lo presentaba a su sobrinita, Lain era simplemente la tía más genial del mundo para la niñita, pero la niña estaba tan distraía en ese pensamiento que no se percato de que su madre había vuelto a tener un semblante serio, puesto que aun tenia algo mas para decir a su hija.

 

-Mi niña... Sabes que la abuela y yo no somos eternas, un día ella y yo ya no estaremos para ti... Así que prométeme una cosa- Inclinándose hasta quedar casi cara a cara con su hija, la joven mujer le dedico en un suave susurro unas palabras tan dulces como tristes a la niña, quien parecía confundida con esa promesa -¿Crees poder cumplir esa promesa?-

-Si mamá, te prometo que cumpliré la promesa- Respondió animada, aunque no entendía del todo lo que había prometido

-También prométeme,  que si un día llegas a ver un carruaje de oro o a un príncipe azul ... Huiras- Pidió con un semblante aún más serio y quizás hasta enojado -Huiras, entendiste, correrás tan rápido como puedas, hasta que te encuentres con el carruaje negro-

-...Ok-

 

Respondió la niña ya mas confundida de la que ya estaba, ya que esa promesa mas las primeras palabras de su madre la dejaron muy pensativa, a su manera entendió que le intento decir que hay monstruos buenos y príncipes malos, pero entonces... ¿Por qué las mayores escriben tantos cuentos de príncipes buenos y monstruos malos? ¿O será que su mamá se equivoca? Por que los libros nunca mienten, o esa analizaba la pequeña en su confundida cabecita, sin embargo el sueño comenzó a ganarle, por lo dando un pequeño bostezo la niñita se dispuso a dormir recibiendo un beso en la frente de su madre.

 

-¿Cariño?- Llamo por ultimas vez la madre recuperando esa sonrisa suave que la caracterizaba -¿Aun recuerdas las palabras mágicas de la abuela Tea, las que debes recitar cuando estés en problemas y necesites de un milagro?-

- Aja... Magia... has tu voluntad -

 

...............

 

-¡HOPE ORELLABAC, DESPIERTE DE UNA VEZ!- Grito a todo pulmón una molesta profesora llamando asustando a la chica que estaba medio dormida sobre su pupitre-¡Deje de soñar despierta señorita Orellabac y atienda a la lección!-

-¡E-Ehh!-

 

Reacciono al fin la despertando de golpe por el grito y poniendo de pie casi de un salto por la sorpresa, esta chica un tanto bajita, de cabellera clara, tez pálida y ojos dorados cual estrellas en la noche es Hope Orellabac, una adolescente de 15 años de edad (dentro de poco 16 años) cursando su tercer año de secundaria en el instituto para señoritas de su ciudad, siendo regañada otra vez por una de sus muchas profesoras por andar de distraída en clase.

 

-Otra vez no está prestando atención...- Inquirió la mayor cruzándose de brazos molesta, mirando fijamente a la chica

-¡Yo-Yo si prestaba atención profesora!- Trato de defenderse la menor con una sonrisita nerviosa

-¿En serio? ¿Entonces que fue lo último dije?-

-Pues dijo algo sobre...Sobre...- Trato de responder adivinar tratando de descifrar los garabatos y formulas en el pizarrón -¿raíces cuadradas?-

-...Señorita Orellabac, esta es la clase de química-

-¡Pero a que no estuve muy cerca de atinarle profe!- Intento bromear pero solo se gano una mirada severa de la mayor

-Como supuse, otra vez esta con la cabeza en las nubes y dibujando estas tonterías de hadas y bosques encantados, entienda que la magia y la fantasía no existen- Regaño severamente la educadora mientras miraba los dibujos en la libreta de su alumna, donde había dibujado con mucho detalle flores silvestres y algunas hadas -De nada sirve que lleve buenas calificaciones, si no comprende que la ciencia y la tecnología es lo que verdaderamente es real ¿Hasta cuándo seguirá siendo una soñadora señorita Orellabac?-

 

Y junto con esa llamada de atención vinieron un par de risitas discretas de un par de compañeras de su salón, así son los días de Hope en su instituto femenino, siempre siendo regañada por sus profesoras por su pasatiempos fantasiosos y poco apropiados para una chica de su edad, pero la chica oji-dorada ya había aprendido a vivir con esas criticas de sus mayores, así como cuchicheos en torno a ella de parte de resto del estudiantado, como los que escucho en los pasillos al salir de clases de parte de un grupito de tres chicas de primer año que reían y hablaban entre si hasta que vieron acercarse a la mayor.

 

-¿Esa es la chica?- Pregunto en voz baja una de las niñas viendo a la peli-clara caminar por el pasillo

-Si, es ella- Respondió una de las contrarias susurrando -Se ve tranquila y lleva buenas calificaciones, pero es riesgoso estar cerca de ella-

-Es cierto, hasta ya tiene cierta reputación aquí- Agrego otra la chica también en murmullos

-¿Qué reputación?-

-¡Cállense, ahí viene!- Exclamo por lo bajo viendo a Hope acercarse con paso tranquilo, la vista clavada en su teléfono y con los auriculares puesto, las tres chicas se callaron -Eso estuvo cerca...- Suspiro aliviada al ver ya lejos a Hope

-Igual, no nos hubiera escuchado, tenía sus audífonos puestos-

 

Dijo con tono confiado otra de las chicas, sin imaginar que la mayor las podía oír perfectamente, aunque con los audífonos puestos escuchaba su música favorita a poco volumen bajo para estar atenta a su entorno, pero ya estaba acostumbrada a los cuchicheos de ese tipo sobre su supuesta "reputación", pero es como si pudiera detener las habladurías, después de todo es parte de la naturaleza humana desconfiar a lo desconocido. Hope solo pudo soltar un suspiro de resignación, subir el volumen a su música y salir del instituto para seguir con su camino de vuelta a su casa, tomando un par de atajos entre las callejuelas de la pequeña y aislada ciudad rural rodeada de montañas y bosques frondosos donde vive desde pequeña, todo para poder encaminarse lo más rápido posible a esa solitario y maltratado camino de lastre casi olvidado que se internaba en los bosque que rodeaban la comunidad, sabía que podía tomar el autobús y ahorrarse una hora de camino de vuelto, pero ese día la peli-clara necesitaba el tiempo que ese largo trayecto le daba y así como el atardecer que caía sobre ella para pensar, para meditar y recordar, como lo hizo de manera inconsciente en clases esa mañana, ya ese día en particular era el aniversario de la muerte de su tía Laín Orellabac, quien falleció siendo una apenas una adolescente de 16 años. La oji-dorada hacia un esfuerzo por recordar solo las cosas divertidas y buenas, no obstante, la forma en que su pariente desapareció y reapareció ya sin vida se sobre ponía y le rompían el corazón, de inmediato el pensamiento de que en unos meses también seria el aniversario de la muerte de su abuela y en unas pocas semanas después sería el aniversario luctuoso de su madre solo acrecentaba la sensación de vacío en su pecho, pero Hope no podía derrumbarse, debía ser fuerte porque está sola y que en casa la esperara una mujer ya entrada en años que fungía como su tutora no era ningún consuelo.

 

-Buenas tardes señora ¿Qué tal estuvo su día?- Saludo Hope educadamente a la mujer que estaba saliendo de la casa antigua que se confundía entre los árboles, al mismo tiempo que la menor acababa de llegar

-Buenas tarde- Saludo la contraria secamente -Le deje la cena hecha en el horno, más le vale comerlo todo esta vez-

-Jajaja, como se ve que me conoces- Dijo con una pequeña sonrisa -¡Que tenga un buen día también!-

 

Hope se despidió con la mano de la señora encargada de su cuidado, mientras que esta solo hizo un ademando con su mano mientras que encaminaba a su vehículo para marcharse del sitio, la oji-dorada ya se había acostumbrada a esa dinámica tan seca y carente de afecto por parte de la mayor, comprendía que para su tutora ella era solo un trabajo y que mas allá de asegurarse de que la chica comiera sanamente a diario, tuviera buenas notas y que viviera en un lugar limpio, no tenía más relación con ella, incluso dejo de vivir en la misma residencia que la chica cuando cumplió 14 años y tal vez era mejor así, la relación entre Hope y su tutora era bastante tensa pese a que la chica intentaba ser lo mas amistosa posible con su cuidadora, todo debido a ese rumor que rondaba entorno a la chica.

Como siempre la peli-clara hizo la rutina de todas las noches, tomo una ducha, ceno, lavo la bajilla, hizo sus tareas del instituto en el comedor y ya con los deberes hechos se acomodó en el sillón de vacía sala para hacer cualquier otra cosa, ya sea jugar con su consola, leer alguno de sus libros, lo que sea, pero no podía concentrarse en nada, nuevamente el recuerdo de la época en la que era feliz y como esa felicidad se acabo de un día para volvió a poblar sus pensamientos, no la dejaban a la oji-dorada.

 

-¿Qué hora es?-Pregunto al aire mirando por el rabillo del ojo el reloj en la pared, marcando las 7:45 p.m. -No están tarde... Creo que puedo salir a dar un paso y dibujar un poco antes de dormir-

 

Se dijo a sí misma en pensamientos y poniendo en pie subió a su habitación para ponerse ropa adecuada para salir a la intemperie y tomar su libreta de dibujo y unos cuantos lápices, ya con sus artículos de arte en mano se dispuso a salir la casa para tomar una corto paso por uno de los muchos senderos que dan al bosque que rodeaban la residencia para buscar un bonito paisaje nocturno para dibujar para distraer su atormentada mente, el beneficio que de vivir en un sitio tan aislado y rural, era lo seguro y tranquilo que es, sin visitas, sin intrusos ni vecinos, nadie a kilómetros y para Hope eso era encantador, tenía prácticamente todo el bosque para ella sola a toda hora y lo conocía de tajo a rabo, pero también era desagradable ya que no tener vecinos significaba no tener amigos o siquiera conocidos con los que hablar. Gracias a su conocimiento de la zona la muchacha podía caminar sin problemas, solamente siendo ayudada por la linterna de su teléfono para no llevarse un tropezón por lo oscura de la noche, sin embargo, la chica detuvo su paso cuando vio como desde su espalda venia una intensa luz que se acercaba a ella rápidamente.

 

-Es imposible que sea un auto, el sendero es demasiado estrecho- Pensó la oji-dorada confundida mirando las luces de lo que creyó faroles acercarse de un vehículo, por seguridad se hizo aun lado del camino para cederle el paso, pero cual fue la sorpresa de la chica al enfocarse mejor su visión así como su oído que no se trataba de ningún vehículo de motor, si no de un carruaje antiguo de color dorado de forma redondeada, similar a una calabaza tirados por caballos blancos -¿Que carajos?...- Murmuro en voz baja y muy confundida viendo como ahora bajaba de la carrosa un joven de ojos azulados y cabellera rubio bastante apuesto y vestido con lo que parecía un elegante uniforme blanco.

-Buenas noches mi - Saludo con una sonrisa amable y encantadora el caballero de blanco -¿Hasta que al fin la encontramos?-

-........ ¿Qué mierda tenía ese pescado que cene?- Pregunto la chica sin creerse lo que estaba pasando -¿O tal vez estoy teniendo un sueño lucido de nuevo?-

- Ejem... Mi lady...- La llamo de nuevo el joven rubio -Por favor permítame el honor de escoltarla a su nuevo hogar-

-...... ¿Disculpa, nuevo hogar?- Inquirió aún más confundida -¿Y qué es eso de "mi lady"?-

-La llevare a donde pertenece realmente mi lady, a que cumpla el propósito de su familia en nuestro mundo- Explico el joven extendiendo su mano a la chica, invitándola a subir al carruaje -Por favor mi lady, acompáñeme ¿No me dejara con la mano así en el aire o si?-

-"Si un día llegas a ver un carruaje de oro o a un príncipe azul... Huiras..."-

 

Ese fugaz recuerdo hizo que de por si la ya confundida chica empezara a retroceder poco a poco del apuesto muchacho, quien miro muy extrañado la actitud de la más joven, creía que sus buenos modales serian suficientes para convencerla de ir con él, pero sabía que si su madre le dio esa advertencia cuando era más pequeña no fue por nada, en ese entonces no le daba sentido sin embargo ahora comenzaba a comprender.

 

-¿Mi lady? ¿Adónde va?- Pregunto el oji-azul y empezando a bajar su mano viendo que la chica ya tenia cierta distancia de el

-Yo... Yo creo que eso no va a pasar...- Respondió Hope tratando de forzar una sonrisa segura, pero era evidente su nerviosismo a medida que se alejaba-Es que... Tengo cosas que hacer aquí ¿sabes?, tareas del instituto, libros y mangas que leer, juegos que terminar y tantas ideas que plasmar en papel, así que lo siento, pero no puedo ir, me quedare aquí donde estoy bien a gusto, pero igual muchas gracias por la visita-

 

Se excuso tratando de sonar lo mas sincera y tranquila posible, no era como si no quisiera una vida diferente, huir a una sitio donde su pasado no la marcara y pudiera hacer amigos con libertad, pero sabia que algo estaba muy mal con esa brillante coroza, con ese chico tan apuesto y amistoso que salió de la nada, con disque oportunidad de oro que le ofrecía la vida, nada en el mundo es así de perfecto y lo corroboro cuando la expresión tan amable del muchacho sr torno mas sombría y la sonrisa poco a poco se torcía en una mueca de molestia.

 

-Ya no me gusta la sonrisa de este tipo- Pensó Hope empezando a tensarse mas

-Mi lady... Insisto... No quisiera tener que ser rudo con una dama tan fina y especial como usted...- Pronuncio el disque príncipe amablemente, pero aun así parecía molesto, además de cuando la más joven intento alejarse escucho unos relinchos tras de sí, se giró rápidamente y vio a tres figuras completamente negras montadas en caballos igual de oscuros, como fue que ella no se dio cuenta antes de que estaban ahí -Sería una pena que las cosas transcurrieran como ocurrieron con todos sus antecesores-

 

 Continúo hablando el desconocido de forma amable, pero ahora se notaba lo fingida que era esa amabilidad, así como esa mueca de sonrisa que aún mantenía en el rostro del chico con pinta de príncipe, Hope se veía acorralada y sabía que si no pensaba en algo rápido terminaría igual que el resto de su familia y no vendría ningún príncipe azul a rescatarla, debía descartarse a ella misma, fue esa última idea la que le hizo recordar un cuento de su niñez a la vez que un truco que tal vez, solo tal vez podría salvarla, así que todo aire, elevo una oración mentalmente y grito a todo pulmón señalando un algún punto del bosque.

 

-¡¡MIREN, UNA PRINCESA SIENDO ATACADA POR DRAGON!!-

-¡¿DONDE?!- Grito el príncipe mirando en la dirección que señalaba la chica, cosa que repitieron las figuras de negro, pero rápidamente cayo en cuento de la estupidez y de cómo la oji-dorada ya se había internado en el bosque corriendo a todo lo que daban las piernas, no se creía que ese truco infantil le hubiera funcionado -¡¡MALDITA MENTIROSA, TRAS ELLA!!-

 

Hope no puedo evitar vitorear en sus pensamientos al ver como el truco le salió tan bien, gracias a su conocimientos de la zona sabía por dónde moverse y que si se apresuraba su carrera pronto llegaría a carretera y de directo al pueblo y a la estación de policía y denunciar a esos secuestradores, pero pronto sus pensamientos se vieron interrumpidos por el sonidos tan característico del relinchar de caballos acompañados de amenazas y ordenes de detenerse tras ella, era demasiado bueno para ser cierto creer que solo se escaparía así nada más, pero tampoco se dejaría atrapar así nada, no iba a dejar que le hicieran lo mismo que al resto de su familia, no iba a desaparecer para siempre. La oji-oro ya se había formado un plan de escape en su mente, era simple pero efectivo y lo puso en práctica sin dudar, se dirigió con pasos determinados por la parte más frondosa y escarpada del bosque, por tanto y las difícil de atravesar acaballo, esos cazadores se verían obligados a bajar de sus animales para perseguirla a pie y seria donde ella los podría perder y seguir con carrera al pueblo a pedir ayuda, pero por más que corría y saltaba entre los troncos, los árboles, arbusto y las rocas por veredas que ningún animal de gran tamaño podría atravesar, sus perseguidores estos no detenían, es más comenzaban a sonar cada vez más peligrosamente cerca, no entendía como podían perseguirla con tanta facilidad por ese paraje tan salvaje y se puso peor cuando vio por un momento atrás suyo y vio a uno de los cazadores apuntarle con un armar desde su caballo a pleno galope.

 

-¡Y una mierda! ¡¿eso fue una flecha?!- Razono identificando con lo que le apuntaban, justo a tiempo para esquivar el proyectil a ultimo minuto, pero justo después de esa flecha, vinieron muchas otras cosas que sorprendieron a la ya alarmada chica -¡¡SON MUCHAS FLECHAS, DISPAROS Y FUEGO, ESTOS TIPOS VAN ENSERIO!!-

 

Grito dentro de su cabeza esquivando lo mejor que podía los ataques de sus perseguidores, no entendía de donde demonios sacaron un lanzallamas, escopetas o pistolas, ya que en los pocos momentos volteo a mirarlos no vio que sus atacantes tuvieran en sus más dichas armas de fuego en sus manos, solo vio a un par de ellos con un arco y flecha en mano, pero no le podía importar menos en ese momento, ahora solo quería sobrevivir a todo ese ataque que ya había logro lastimarla un par de veces, rasgando su ropa y quemando su piel, por suerte no eran heridas tan severas ni sangraban, pero el dolor estaba hay anunciándole lo que le pasaría si ese falso príncipe azul y sus cazadores lograban atraparla, Hope tuvo que pensar rápido en otra solución y por qué no podía seguir corriendo por siempre, pero no la hallaba, solo podía seguir con carrera en medio de ese desolado y oscuro bosque, gritando en sus adentros el único rezo que conocía desde su niñez.

 

-¡¡MAGIA HAS TU VOLUNTAD!!-

 

Grito aquellas palabras en su mente, como hizo tantas otras veces durante su infancia, cuando creía que esas palabras mágicas que le prometieron que la salvaría con un milagro funcionaran esta vez, pero como ocurrió en el pasado estas palabras no parecían ayudarla, Hope ya estaba espesando a maldecir su mala suerte en su interior cuando sintió el vacío bajos sus pies y callo de cara en una zanja está cubierta por vegetación y lo suficientemente profunda como dejarla lo oculta como para que sus cazadores, quienes en sus caballos solo saltaron la zanja y siguieron con la persecución, mientras que la pobre solo se hacia bolita en el fondo de esa surco, dando gracias de haber perdido a esos cazadores.

 

-Gracias al cielo, parece que ya están muy lejos- Susurro una un muy conmocionada oji-dorada, asomando su cabeza tímidamente por encima del surco, espero un par de minutos más para estar más segura de que no había nadie a su alrededor y luego salió con pasos cautelosos del trecho en la tierra para continuar con su huida, aunque un pensamiento fugaz cruzo por su mente -¿Habrá sido... la magia?-

 

Se cuestiono a sí misma la chica de piel y cabellos claros meditando si realmente la magia la ayudo esta vez o si fue un puro golpe de suerte lo que le ocurrió, todo esto mientras retomaba a su camino a toda prisa para escapar, pero ni bien pasaron unos minutos cuando los gritos de sus perseguidores a acompañados de los relinchos de sus animales de montar comenzaron a lo lejos aumento la velocidad de su carrera, la ventaja que había ganado no le duraría mucho así que retomo su plan original de buscar el camino al pueblo y pedir ayuda.

 

-¡Mierda, mierda, mierda, ¿Cómo me zafo de esto? ¡Me alcanzara en cualquier momento!-

 

Mascullo la chica entre dientes escuchando a sus perseguidores más cerca, aun lo la alcanzan, ni siquiera están a la vista pero darán con ella en cualquier momento y lo sabía, comenzó a considerar si volver a usar aquellas palabras mágicas creyendo que tal vez funcionaron la primera vez, estaba por pronunciarlas en voz alta cuando un cuerpo ajeno choco contra ella haciéndola de costado al suelo, la peli-clara se volvió a incorporar con algo de dolor debido al duro golpe, para encontrarse con que quien la atropello un enorme caballo negro de intensos ojos verdes que no paraba de bufar y relinchar, además de este tiraba de un carruaje, también negro como la noche.

 

-Oh no, no, no ¿Y AHORA UNA PUTA CARROZA FÚNEBRE? ¡Y ENCIMA CON UN ATAUD ADENTRO! ¡ME TIENEN QUE ESTAR JODIENDO!- Maldijo la menor en sus pensamientos mientras se acercaba a mirar tanto al animal como a la parte trasera de la carroza, en busca del chofer para la ayudara a escapar, pero parecía que el vehículo se manejaba solo, sin mencionar que los cazadores ya estaban peligrosamente cerca como para quedarse quieta -¡Ya que, es huir en esta cosa o ser víctima de un maldito secuestro!-

 

Hope no dudo en buscar una forma de subir al carruaje fúnebre con la intención de huir en el, yo podía a sus captores más cerca de lo que ella deseaba, pero tal parecía que el universo estaba dispuesto a ayudar a la chica, pero de la manera que ella esperaba, ya que en un momento de descuido, una fracción de segundo en el que la oji-dorada le dio la espalda al carro fúnebre para vigilar sus alrededores, las puertas de este se abrieron de golpe, al igual que la tapa del ataúd dentro, y antes de que ella pudiera siquiera girarse a mirar de nuevo el carruaje negro, una fuerza desconocida tomó a la chica por la espalda sin que ella pudiera gritar a defenderse, como si fueran manos invisibles la arrastraron dentro del carruaje y del féretro, para cerrarse con violencia, mientras que la asustada joven cerró los ojos mientras sentía como todo el miedo, la impotencia y el terror de ser cazada como si fuera un animal desaparecía a medida que se quedaba dormida en la oscuridad de ese ataúd, que ahora, siendo llevado en aquel carruaje de ébano por el corcel azabache, desaparecer entre la espesura boscosa.
Está de mas decir que los cazadores de Hope no la encontraron por más que barrieron la zona, por lo que regresaron al carruaje de oro donde dentro los esperaba un no muy amable príncipe.

 

-Lo sentimos majestad... La perdimos- se disculpo uno de los encapuchados acercándose a la ventana de la carroza

-¡¿Cómo pudieron perderla, si le estaban pisando los talones?!- Reclamo el joven furioso mostrando su verdadero rostro, ya no tenía nada ni nadie ante quien fingir

-No sabes que ocurrió majestad, simplemente desapareció-

-¡No me vengas con excusas patéticas, si esa chica no aparece ustedes serán los únicos culpables y los castigare personalmente!- Exclamó príncipe furioso -¡No pierdan el tiempo! ¡Rastreen la zona, no debe estar lejos!- 

-¡¡SI MAJESTAD!!-

 

Gritaron al unísono las figuras encapuchados retomando el galope en sus corceles, mientras que el miembro de la realeza solo pudo maldecir en sus adentros tan mala fortuna, tan cerca y a la vez tan lejos de conseguir su objetivo.

En aquella solitaria sala, aquel hombre con máscara de cuervo se preparaba para una nueva ceremonia delante del espejo oscuros tarareando una dulce melodía para si mismo, tan bajo que sólo se podía escuchar el mismo, pero su cántico se vio interrumpido cuando el negro cristal delante de él empezó a vibrar y en su reflejo se vio al último The Ebony Carriage volver a Twisted Wonderland, así como un rápido vistazo a la inconsciente chica con túnica en el interior del féretro.

 

-Vaya, hasta que al fin la localizaron y fueron por ella, se tardaron un poco esta vez, menos mal estaba preparado- Comentó esbozando una sonrisa confiada y un poco soberbia de satisfacción -Nunca la encontraran aquí... Y eso significa que es hora de cumplir mi parte-

 

CONTINUARA...

Chapter Text

CAPITULO 01 – CEREMONIA DE COLOR AZUL

 

-... Mi cabeza da vueltas... Ese pescado definitivamente estaba en mal estado- Se quejo Hope con una vocecita adolorida y cansada, con un dolor de cabeza terrible similar al queda después de darse un fuerte golpe, se llevó una mano a la cara frotársela un poco a la vez que habría perezosamente los ojos, solo para descubrir que todo estaba oscuro a su alrededor -¿Por qué es aun de noche? ¿Qué hora es?-

 

Murmuro para si misma la peli-clara tratando de enfocar su vista entre tanta oscuridad para poder ver los muebles de su habitación o la ventana que le indicara la hora dependiendo de la luz exterior, estaba segura de que aun debía ser de madrugada, que ese dolor de cabeza debió ser por cenar la comida que más odiaba en el mundo, unos ruidos acompañados de una vocecita ruidosa alarmaron a la joven.

 

-Grrrr! La tapa es demasiado pesada ¡Es hora de... mi movimiento super secreto!- Y tras esa vocecita chillona se escucharon mas ruidos extraños acompañados de movimientos bruscos

-...... ¿¡Eeh!?- Fue todo lo que pudo balbucear una muy confundida Hope ante lo que parecía ser un extraño en su habitación, antes de ver por unos instantes una llamarada azul parecía envolverla, intento escapar del fuego revolviéndose en su sitio, solo para darse cuenta de que no estaba en su cama si no dentro de una caja, de golpe recordó todo lo ocurrido en el bosque, con el príncipe y los cazadores vinieron tras ella, así como el momento en que fue  atrapa y puesta dentro de un ataúd -¡CARAJO, ESO NO FUE UN SUEÑO!-

 

Pensó aterrorizada sintiendo una sensación de fría de vacío en su estomago y como sus piernas perdían las fuerzas al darse cuenta de la realidad de su situación, había sido capturada y encerrada por solo Dios sabrá quién, la chica sabía que no se podía quedar quieta si quería sobrevivir, así que se acomodó lo mejor que pudo en ese estrecho espacio y de una patada mando a volar la tapa del ataúd de la mantenía atrapada, encontrándose de frente con una extraña criatura que ella al momento solo pudo comparar con un gato... ¡Un gato con orejas fosforescentes y que está flotando!

 

-¡¡WHAAAAAAAA!!- Grito asustado el extraño animal flotante esquivando la tapa antes de que lo golpeara -¿¡Por qué hiciste eso y por qué estás despierto!?-

-¿¡Y TÚ PORQUE CARAJOS UN GATO FLOTA Y HABLA!?- Cuestiono Hope mientras asomaba su cabeza fuera del féretro y ahora que miraba bien se dio cuenta de que estaba en una sala vacía como mas ataúdes iguales a los de ella -¿Esos ataúdes están flotando?... ¡El mío también flota! ¿¡PORQUE ESTOY EN JODIDO ATAÚD!?- Volvió a exclamar alarmada saliéndose del sarcófago de un salto

-¡A quién llamas gato! ¡Soy el Gran Grimm!- Reclamo la criatura mientras se presentaba -¡Y olvídate de los ataúdes! ¡Date prisa y dame esa ropa! De lo contrario ...-

-Esto no está pasando, esto no está pasando, no puede ser que me hayan matado este sea el purgatorio- Murmuraba nerviosa ignorando por completo las quejas del "gato", tratando de analizar la situación y recapitulando paso a paso todo lo ocurrida en lo que ella suponía debió pasar hace solo horas -Lo último que recuerdo que es que me querían matar y luego ese tipo de traje blanco...- Se detuvo en su análisis para mirar de nuevo al extraño animalito de nuevo, quien parecía molesto por ser ignorado -Oye... ¿no has visto por aquí a un sujeto rubio con pinta de príncipe de cuento o un carruaje de oro?-

-No, no he visto a un sujeto así ni un carruaje de oro, pero...-

-Que alivio, logre perderlos a esos tipos- volvió a interrumpir la oji-dorada soltando un suspiro de alivio, pero de inmediato volvió a analizar la situación -Aun que, ahora lo que pienso mejor, creo que, si fui secuestrada de todas maneras, es eso o estoy muerta y en el purgatorio esperando juicio-

-¿Se-secuestrada o muerta?...- Murmuro Grimm confundido por la manera de actuar de esa humana, actuaba raro y decía cosas aún más raras, pero sacudió su cabecita y retomo su objetivo original -¡Ya no me cambies el tema, quítate la ropa o te asare viva!- Amenazo el felino abalanzándose sobre la chica con toda la intención de quitarle las túnicas que traía puestas

-Oye gato, soy una chica decente, no puedes hacerme ese tipo propuestas indecorosas- Regaño molesta apartando al animal de un empujón y abrazándose a si misma, ahora que se miraba a si misma se dio cuenta de que la ropa que traía no es la misma que cuando estaba huyendo, no entendía de donde salió esa túnica negra y estaba más concentrada en mirar esa rara ropa que en la rabieta del felino

-¡¡TE DIJE QUE ME DES ESE UNIFORME!!- Grito ya perdiendo la paciencia -¡Ya no me ignores!- Gruño al mismo tiempo que lanzaba una bola de fuego a la joven, quien logro esquivarla al ultimo segundo

-¡ME LLEVA LA... AUXILIO!-

 

Maldijo a la vez que gritaba a todo pulmón la chica peli-clara al mismo tiempo que salía huyendo del sitio por el primer pasillo que vio para salvarse acabar convertida en carbón, a Hope le costaba creer la situación en la que se encontraba ahora, corriendo por su vida de nuevo solo que ahora estaba huyendo de un gato flotante lanzaba que también escupe fuego y la quería cocinar viva, para ella nada tenia mucho sentido y seguro todo era un muy mal sueño, o tal vez si esta muerta y esta es una prueba para poder llegar al cielo, sea lo que sea sabia que no se iba a detener, tenia perder a ese ruidoso felino que no dejaba de perseguirla y amenazarla con demandas de que se detuviera, y lo más importante, tenía que encontrar algún tipo de adulto o autoridad para pedirle ayuda, pero no por Grimm, si no por todo lo que vivió horas antes, cuando estuvo a punto de ser cazada como un animal por ese tipo con aspecto de príncipe de sonrisa falsa y sus cazadores, es cierto, todo lo que le estaba ocurriendo hasta ahora era muy extraño y parecía sacado de un sueño fantasioso, pero si todo era real significaba que aun esta en peligro y debía pedir ayuda, sin embargo por mas que Hope corría por los amplios pasillos y el gran patio interior del lugar no lograba divisar a nadie, como si el lugar estuviera desierto.

 

-¿Dónde diablos estoy ahora? ¿En un castillo?- Analizo Hope en sus pensamientos a medida que corría por el lugar, estaba extrañada del diseño del edificio a su alrededor, pero aliviada por haber logrado perder al Grimm por un momento, por lo que buscando esconderse abrió el primer par de puertas que se topó de frente, descubriendo una sala amplia con una gran sala con libros, estantes, pizarrón al fondo y varios pupitres, la chica abrió los ojos de en par comprendiendo donde estaba -¿Un salón de clases?... Este sitio es una escuela- Susurro para sí misma, pero volvió a echar a correr al escuchar la voz del gato y verlo acercarse rápidamente, en esta ocasión la oji-dorada solo tuvo tiempo de entrar a todo velocidad a un par de puertas abiertas que encontró y en cuyo interior se dejaba ver lo que parecía una biblioteca, justo cuando iba a cerrarlas tras de si el felino flotante lo alcanzarla y saltar sobre ella cayendo ambos al suelo -¡MALDICIÓN!-

-¿De verdad pensaste que te escaparías de mi nariz? ¡Humano tonto! Si no quieres que te cocine, es mejor que entregues...- Pero las ordenes de Grimm quedaron a medias ya que de la nada una soga negra envolvió el cuerpo del felino y lo aparto de la chica -¿¡Buwah !? ¡Ay! ¿Qué pasa con este cable?

-Esto no es un simple cable- Hablo una voz masculina detrás de ambos -¡Es un látigo de amor!- Final hizo acto de presencia el portador de la voz y del látigo desde atrás de la oji-dorada, hombre vestido de manera forma, con sombrero de copa y abrigo con plumas, con cabello negro y ondulado, pero lo mas llamativo era que usaba una máscara negra de cuervo que ocultaba la mitad de superior de su rostro y de cuyas cuencas brotaban una pequeña luz amarilla que simulaban ser sus ojos

-Gracias por su ayu...da... - Hablo Hope permiamente agradecido pero se fue callando para poner una cara de WTF por el aspecto tan extraño tipo al mismo tiempo que pensaba -Esto se está poniendo cada vez más bizarro ¿De verdad no estoy soñando o muerta?-

-Ah, por fin te encontré jovencita- Comento aliviado el desconocido ayudando a Hope a ponerse en pie tomándola de una de sus manos -No deberías hacer cosas así ¡Dejando la puerta por tu cuenta! Y no solo eso, todavía tienes que domesticar a tu familiar, has roto una serie de reglas de la escuela- Regaño con firmeza mientras apretaba más el agarre de su látigo en Grimm

-¿Estudiante? ¿Escuela?- Hablo la aun confundida chica -Disculpe señor, pero aquí hay una equivocación...-

-Ya lo creo, estás muy equivocada si crees que tolerare este comportamiento tuyo y de tu familiar mal entrenado- Volvió a regañar el peli-negro

-¡Pero ese gato no es nada mío!-

-¡Déjame ir! ¡No soy su jodido familiar! ¡Y mucho menos un gato!- Esta vez se sumó Grimm entre gruñidos molestos

-Si, si, lo que digas mapache, los familiares rebeldes siempre dicen cosas así, solo cálmate por un momento- Dijo el mayor ignorando las quejas del animal mágico y callándolo de con un movimiento de su látigo para taparle la boca -Dios mío... No tiene precedentes que un estudiante nuevo abandone una puerta por su cuenta ¿Qué tan impaciente puedes ser? y lo peor es que la ceremonia ya está en marcha, rápido, vayamos al Salón de los Espejos-

-¿Salón de los Espejos?-

 

Esa pregunto de la menor solo provoco el enmascarado la mirara confundido y empezara a explicarle como los ataúdes flotantes son "puertas" y la gran sala donde despertó y se encontraban las puertas es el "Salón de los Espejos" y el concepto "Abandonar el mundo anterior y renacer en uno nuevo" por el cual se usó ese particular diseño de las supuestas puertas, Hope francamente entendía a medias la explicación, no tanto por lo que decía el mayor, si no el hecho todas las cosas raras que le pasaron hasta ahora, el animal parlamente y volar, los ataúdes flotantes, estar en una biblioteca donde los libros flotan y este tipo de aspecto raro, todo parecía sacado de un sueño muy extraño o tal vez de una pesadilla, una de las que no dan tanto miedo pero no quitan que sean raras, pero en lo que la menor trataba de darle sentido a su línea de pensamiento el sujeto con mascara de cuervo se interrumpió a si mismo.

 

-¡Oh cielos! Ahora no es el de estar quietos, debemos apresurar el paso si queremos alcanzar la ceremonia de entrada, pronto acabara y...- Indico tomando del brazo a peli-clara mientras empezaba a caminar fuera de la biblioteca y traía consigo al felino que no paraba de retorcerse y quejarse

-¡Espere un momento! ¿Cómo que ceremonia?- Interrumpió Hope soltando el agarré del mayor -Además yo no me puedo quedar aquí ¡Me están persiguiendo, debo estar en movimiento porque si me encuentran...!- Intento explicar su situación al enmascarado en con esperanza de que la ayudara con su problema mas grande y grave, pero este la interrumpió de nuevo

-Eso ya lo sé querida, pero lo hablaremos cuando termina la ceremonia ¿De acuerdo?- Aclaró el mayor con seguridad volviendo a sujetar la mano de la joven, quien quedo desconcertada por sus palabras -Sabes, no puedo evitar sentirme emocionado en estas ceremonias, como un padre que ve a su hijo graduarse, ya quiero que ver en qué dormitorio terminaras...-

-¡Espere un segundo! ¿Quién puñetas es usted y que mierdas es este sitio?- Cuestionó la oji-dorada perdiendo la paciencia y sin querer dar un paso más

-Vaya boquita señorita...- Regaño brevemente para luego aclarar su garganta y volver hablar con calma -Tal parece que la magia de la tele-transportación te ha dejado desorientada... Está bien, ocurre con frecuencia, pero no se preocupes se lo explicare mientras seguimos nuestro camino, porque soy muy amable- Indicó retomando el paso por los pasillos de la academia -Este sitio es Night Raven College, la academia de magia más prestigiosa de todas, exclusiva para magos bendecidos con una aptitud única para la magia, todos ellos son reunidos aquí desde cualquier parte del mundo y yo soy el director designado para cuidar de esta academia por la junta de esta institución, Dire Crowley, a sus servicios señorita-

 

Se presentó finalmente deteniéndose para dar una pequeña reverencia ante la joven, quien más haya de calmarse más solo entro en pánico, dándole sentido a todo lo que ocurría a su alrededor, ahora comprendía todo, como era que no lo entendió a la primera, si desde pequeña creció escuchando y leyendo relatos fantásticos sobre magia y monstruos, en los cuales su madre le aseguraba que la magia es tan real como el aire que respira o el suelo bajo sus pies, esa era la única explicación medianamente lógica a todo lo ocurrido en esa larga noche, magia, pero eso significa también otra cosa en la cabeza de asombrada chica y la vez que alterada chica, aun esta en peligro.

 

-¡¡MA-MAGOS!! ¡¡MAGIA!! ¡No, no, no, no, no! ¡Jodase! ¡Con mucha más razón me tengo que salir corriendo de este puñetero sitio!- Exclamó intentando salir huyendo en dirección contraria pero el director la detuvo de nuevo con su bastón

-Voy tener llamarle la atención por su lenguaje, no es propio de una dama y mucho menos un estudiante de esta institución hablar de esa forma tan vulgar- Volvió a regañar Crowley frunciendo el ceño -Además, yo le puedo asegurar señorita que aquí está a salvo de quien sea que esté huyendo-

-Pero es que yo...-

-Como iba diciendo...- Agrego retomando el paso mas a prisa -Solo aquellos magos que son considerados dignos por El Espejo Oscuro pueden asistir a esta escuela, los elegidos usan la Puerta y son convocados aquí desde cualquier rincón del mundo, The Ebony Carriage es el encargado de traer las puertas, también debería haber ido a tu encuentro-

-Estaba en plena huida por el bosque cuando me encontré con uno de esos... Pensé que era un carroza fúnebre- Indicó la chica recordando como pasó todo

-Admito que se parece mucho a uno de esos, pero The Ebony Carriage es el encargado de dar la bienvenida a los nuevos estudiantes elegidos por Espejos Oscuro- Indicó deteniéndose frente a una gran puerta -Basta de explicaciones, entremos a la ceremonia de una vez-

-¡No! ¡Usted no entiende, yo no soy una maga o bruja ni nada que se le parezca, solo míreme!- Exclamó la chica señalándose a sí misma y quitándose la capucha que cubría su cabeza -¡Me abrirán el cuello si se dan cuenta de lo que soy realmente!-

-¡Tonterías! Ya vas a ver como calificas para un dormitorio y todos te aceptaran- Crowley negó con la mano de forma jovial, pero antes de abrir la puerta se detuvo -Un momento, no puedes ir así a la ceremonia, debes usar el atuendo correctamente- Dijo notando como con todo lo ocurrido la peli-clara traía la túnica desordenada

-Se desordeno un poco cuando el gato intento quitármelo- Hope no le quedó de otra que arreglarse la túnica de nuevo, estirándola y colocándose bien el cinturón al mismo tiempo que pensaba -Ya que... Si no puedo zafarme de esto tratare de dar una buena primera impresión...... y luego saldré huyendo- Medito ya con el uniforme bien puesto, excepto por la capucha, optó por no colocársela por que le estorba, sin embargo se inquieto al sentir la mirada intensa del director sobre ella -Oiga director... ¿Se siente bien?-

-Si, solo no había notado que sus ojos son color oro... y son brillantes- Dijo sin apartar la mirada de la menor -Eso es raro de ver aquí-

-También es raro de dónde vengo, incluso me molestaban mucho de pequeña por eso y tuve defenderme de abusivos varias veces a puño limpio- Comentó soltando un pequeño suspiro, esperaba el color singular de sus pupilas no la fuera a delatar que no es mago

-Entiendo...- Susurro en un tono comprensivo, se acerco un poco a Hope, para ayudarla colocarle la capucha correctamente sobre su cabeza, ocultando perfectamente su rostro, así como retocar un poco mas la túnica con cuidado, ese gesto del director hizo sentir un poco extraña a la menor, para ella era raro ese tipo de acercamiento tan amable de un adulto... o en su particular caso de quien sea -Ya estas listas, será mejor que entremos-

 

Hope aun no estaba muy convencida de que fuera una buena idea entrar a ese sitio, aún que también era obvio que el Crowley no la dejaría ir a ningún otro lado, además de que le aseguro con tanta insistencia que estaría a salvo que no le quedo de otro que cree en sus palabras, además había algo en el enmascarado que le transmitía confianza, aunque ni ella misma no  estaba segura de que exactamente. Como si nada el peli-negro enmascarado abrió las amplias puertas delante de ellos y se adentró por el sitio mientras que todos los presentes cuchicheaban sobre la ausencia del director y su salida a medio evento, el mayor se acerco a todos los encapuchados siendo seguido muy de cerca por la menor que se mantenía escondida tras de él, quería llamar la atención lo menos posible, no olvidaba que técnicamente hablando aún esta en fuga y no sabía cuándo si tendría que salir huyendo por su vida...... De nuevo.

 

-¿Tal vez le dolió el estómago o algo así?- Comento un mucho de piel morena cabello albino

-¡Para nada, ya volví!- Exclamo Crowley asiéndose notar por todo al fin mientras Hope lo seguía de cerca desde detrás

-Ah, ya regreso- Comento un muchachito pelirrojo y oji-gris

-Discúlpenme todos, pero nos faltaba un estudiante nuevo, así que fui a buscarlo- Comento a la vez que se haca a un lado para permitir al peli-clara avanzar al frente -Eres el único que aún no se le ha asignado un dormitorio, no te preocupes yo vigilaré al mapache- Indico señalando el espejo en el centro de la habitación y apretando aun mas la mordaza del pobre Grimm

-Pero yo...-

-Anda, da un paso frente al Espejo Oscuro-

 

Finalizo el hombre cuervo dándole un ligero empujoncito a la joven para que se animara a dar el primer paso, cosa que no le quedo de otra a la oji-dorada que hacer, camino un poco cohibida hacia el enorme espejo negro ya que sentía las miradas de todos los presentes clavarse en su nuca, sin mencionar uno que otro cuchicheo por aquí y por allá sobre lo pequeño y frágil que se veía este estudiante nuevo y se preguntaban en que dormitorio acabaría alguien así.

 

-Mierda... Esto se siente igual de horrible que cuando me presentaron ante todo el salón en primer grado...- Pensó la chica peli-clara mirando por el rabillo del ojo la cantidad de personas en esa sala -Retiro lo dicho, aquí es peor, hay como 100 personas, creo que hasta hay más...- Volvió a pensar sintiéndose aun mas avergonzada de ser el centro de las miradas por la ultima, maldita la hora que ese gato la saco del ataúd, aunque había otra cosa que le llamo la atención y que pudo identificar tanto por las voces que hoy así como por las caras que notaba -Un momento, solo hay hombres en este sitio ¿Dónde están las chicas?- Medito fugazmente deteniéndose delante del espejo, permaneció con la vista clavada al suelo

-Levanta la cara- Ordeno una voz profunda delante de ella, causándole un respingón a la menor, quien se topó de frente con un pálido rostro reflejado en el cristal oscuro -Di tu nombre-

-Ho-Hope- Respondió tímidamente la joven mirando de frente al espejo negro, de pronto el rostro pálido desapareció y dio paso a la imagen de una mano pálida y enfermiza que se asomaba de entre la oscuridad, esta inicialmente hacia un gesto de invitación de un movimiento sutil cambio a una palma de advertencia abierta mientras desaparecía -¿Quiere que la tome o que me aleja?- Pensó sin entender que intensión de aquella mano, al mismo tiempo el rostro pálido volvía a hacer acto de presencia en el cristal

-La forma de tú alma es............- Pronuncio con tono serio permaneciendo en silencio segundos que parecían eternos, hasta que al fin dio su veredicto -No lo sé...-

-¿Disculpa?- Pregunto Crowley con sorpresa

-Siento una amalgama extraña e irregular magia en este ser, es imposible definir su tamaño, incluso el color y la forma son imposibles de precisar, se encuentran en estado constante transformación e inestabilidad, sin embargo...- Explico el espejo oscuro con tono frio -Este ser pertenece a esta academia, pero es imposible definir un dormitorio adecuado... por ahora- Espejo de la oscuridad empezó a desvanecerse mientras daba esa declaración final y con sus palabras un sin números de murmullos y cuchicheos inundaron la sala

-¿Por qué siento como si acabara de hacer algo muy malo sin querer?-

 

Pensó la chica preocupada, mirando disimuladamente a todos los presentes a través del reflejo en el espejo, en todos tenían la misma cara de sorpresa y confusión, hasta le pareció ver a alguien con cara de burla, como si se riera de ella. Pero había un grupo de seis figuras que sobre salían de entre todos los susurros y chismorreos que imperaban, un grupito de jóvenes, y una tableta flotante, quienes parecían encabezar al resto de estudiantes presentes en el salón, al igual que el director, estaban confundidos con respecto a este nuevo estudiante, un estudiante digno de NRC, pero no de alguno de los siete dormitorio que componían la academia, eso no tenía sentido.

 

-¿Eso es posible?- Cuestiono el chico pelirrojo de frunciendo el ceño, no le hacia nada de gracia esa irregularidad

-No lo sé, nunca escuche de algo así...- Respondió un chico con lentes mirando con curiosidad al nuevo estudiante, analizando lo que el espejo dijo sobre que su magia no tenia ni color ni forma todavía, magia que podría ser moldeada a su gusto desde cero -Alguien así... Podría ser me muy útil-

-Mi base de datos no registran que esto haya ocurrido previamente, ni aquí ni en ninguna otra escuela- Se sumo ahora una voz que salía de la tableta flotante

-Entonces esta debe ser debe la primera vez que ocurre- Comento el chico de tez morena y albino con turbante, primeramente extrañado pero luego emocionado por conocer un estudiante tan especial -¡Esto es genial!-

-Hasta su aroma es extraño, seguro es un bicho raro, que molesto- Gruño un hombre moreno con una cicatriz en el ojo, a la vez que olfateaba el aire y arrugaba el rostro con disgusto, le molestaba el aroma de ese estudiante nuevo pero no por que fuera desagradable, sino porque no lo podía reconocer ni comparar con nada conocido antes, una fragancia suave y dulce pero a la vez muy profunda, además de que a pesar de estar a varios metros ese perfume llega a su nariz como si estuviera a solo centímetros de él -¿A qué carajos huele ese tipo?-

-Yo no creo que se aun bicho raro, no con esos ojos- Comento joven rubio realmente apuesto con cierta fascinación sin apartar la mirada del del reflejo del chico nuevo en el espejo oscuro un -Un tono muy singular de dorado... Son tan bellos, demasiado...- Agrego en voz baja eso ultimo llevándose una mano al rostro, analizando la cara de ese estudiante que se reflejaba en el espejo, tan fina y delicada, el rubio ya tenía una adquisición prometedora en un muchachito de pelo lavanda y ojos turquesa, pero ese estudiante tan singular seria como "la joya de la corona" para su dormitorio -Así que... "Por ahora"-

 

Analizo en sus pensamientos las palabras finales del espejo, no sabía cómo lo haría aun, pero le sacaría provecho a ese "Por ahora" y a este estudiante de apariencia tan llamativa, aunque la advertencia del espejo sobre que poseía magia inestable aún estaba presente, pero era algo menor que puede resolverse, después de todo toda joya debe ser pulida para que alcance su máximo brillo ¿o no?. Sin embargo, el director de la academia estaba atónito, realmente no sabia que hacer ante tal situación y lo dejo en manifiesto.

 

-¡Nunca, en 100 años había ocurrido algo así de insólito en esta academia!- Exclamo Dire realmente consternado -Un estudiante al que no se le puede asignar dormitorio, esto es inaudito, el espejo jamás dio un veredicto de esta clase en el pasado, realmente siento mucho esta situación tan bochornosa señorita Orellabac- Acercándose a la preocupada menor para darle una pequeña palmada en uno de los hombros para animar, ya que parecía preocupada por la situación

-¡¡SEÑORITA!!- Gritaron todos los presentes en la sala al unísono, provocándole un susto a la pobre Hope y que Crowley se mordiera su propia lengua por su pequeño su desliz, no tenía planeado ocultar el género de la peli-clara, era demasiado obvio que es mujer y sería estúpido, además de imposible, ocultarlo por mucho tiempo, pero tampoco iba anunciarlo a los cuatro vientos, ni se imaginaba que sus estudiantes se tomaran así la noticia.

-¡Pe-Pero si esta es una academia solo para varones!- Exclamo muy nerviosa la voz que venia desde la tableta flotante

-¿Esto puede ser permitido? Segura debe ir en contra de alguna regla- Reclamo el chico pelirrojo cruzándose de brazos aún más molesto

-Ok... Eso responde mi pregunta de donde están las chicas- Pensó incomoda ante la situación, sintiendo todas las miradas sobre ella eran aún más intensas, además de muchísimos más murmullos con respecto a ella, su apariencia tan frágil, si habría chica atractiva abajo esa túnica y demás comentarios no muy apropiados -Mierda, esto no puede ser más incomodo y vergonzoso ¡TRÁGAME TIERRA!- Pensó molesta tratando de ocultar mas su rostro con la capucha de su túnica ceremonial, todos estaban demasiados distraídos como para darse cuenta de que Grimm aprovecho el alboroto para zafarse del agarre del látigo que lo tenia preso

-¡Si ella no pertenece a ninguna dormitorio, entonces yo tomaré su lugar!- Llamo la atención de todos el felino librándose al fin de sus ataduras

-¡Quédate quieto mapache!- Amenazo el director preparando su látigo de nuevo

-¡¡QUE NO SOY MAPACHE Y TAMPOCO UN GATO!!- Grito Grimm furioso colocándose delante de todos para luego afirmar con una sonrisa socarrona -A diferencia de esa tonta humana ¡Yo sí puedo pertenecer a un dormitorio, poseo magia poderosa y no soy un bicho raro anormal como ella!-

-¡Hey! ¡No soy una anormal!- Reclamo Hope en voz alta al mismo tiempo que pensó -O al menos eso creo...-

-¡Déjenme entrar a la escuela en su lugar! Si necesitan pruebas ¡Se las mostraré ahora mismo!- Y así sin mas el felino inhalo y expulso una gran bola de fuego que lanzo directo a oji-dorada, quien junto con el director esquivaron el ataque saltando a un lado

-¡Maldito gato! ¡¿Cuál es tu problema para que la tengas contra mí?!- Gruño a la chica enojada por ser atacada de nuevo por fuego

-¡Quédate quieta o no podre quemarte!-

-¡¡C-COMO!!-

 

Grimm lanzo otra vez un ataque Hope, pero en esta ocasión fue rescatada al último instante por Crowley, que la aparto del ataque del pequeño monstruo tomando a la menor de un brazo, colocándola tras de sí y dispersando la llama azul de un latigazo, el hombre con mascara de cuervo estaba más enojado con el animal mágico, pero aún estaba determinado a demostrar lo poderosa que era su magia y si no lo podía demostrarlo asando viva a la chica, pues lo haría de otra manera, por lo que enfurecido y empezó a lanzar fuego azul a lo loco a todo a su alrededor, incendio que se esparció por toda la sala de los espejos y del que los estudiantes tuvieron que huir, aun que algunos no fueron tan rápidos.

 

-¡Waaaah, calienteeeeeeee! ¡Mi trasero está en llamas!- Grito ese pobre chico moreno con turbante mientras corría de un lado a otro con una pequeña llamarada azul en su trasero, mientras que otro estudiante también moreno intentaba ayudarlo

-¡A este paso, la escuela será un mar de llamas! ¡Alguien, atrape a ese mapache!-

 

Pero nadie iba tras el supuesto mapache como ordenó el director, estaban más ocupados en discutir entre ellos en vez de detener el incendio azul o al pequeño monstruo piromaníaco, a Hope le costaba creer lo que veía y escuchaba desde detrás del director, que todos aquellos tipos estuvieran más enfocados en pelearse entre ellos, echando se la tarea los unos a los otros, que tan egocéntricos podrían ser para ignorar el incendio a su alrededor y la seguridad de sus compañeros estudiantes, hasta que al final el chico pelirrojo y el de lentes, que ahora sabía que se llamaba Riddle y Azul respectivamente, se ofrecieron a capturar a Grimm. Tomó un rato de mucha persecución y en la que ambos chicos hicieron toda clase de hechizos que dejaban impresionada a la menor, hasta que finalmente el pelirrojo detuvo.

 

- ¡¡CORTENLE LA CABEZA!!- Grito Riddle lanzado un potente hechizo al gato monstruo que hizo aparecer un collar con forma de corazón alrededor del cuello de Grimm, al acto todo el incendio se apagó

-¿Entonces así funciona la magia?- Pensó Hope maravillada, nunca antes había visto funcionar la magia -Eso fue genial- Murmuró impresionada, fue lo dijo lo suficientemente alto como para ser escuchada por el Riddle, que no pudo evitar esbozar una pequeña sonrisita orgullosa

-¡Nygah! ¿¡Qué diablos es esto!?- Gruñó furioso Grimm forcejeando con el collar que lo no dejaba moverse con libertad

-Ley de la Reina de Corazones Número 23: "Nunca se traerá a un gato a una ceremonia"- Explicó el pelirrojo -Y eres un gato, lo que significa que has roto esa regla, haré que te vayas de inmediato-

-¡¡No soy un gato tampoco!! Quemaré este collar y...- Amenazó Grimm tratando exhalar una llamarada azul, pero... -¿E... eh? ¡No puedo usar mi fuego!-

-No usarás magia hasta que te quite el collar, ahora eres un gato corriente, una simple mascota- Volvió a explicar el pelirrojo marcando más su sonrisita orgullosa

-¡¿Q-qué ?! ¡No soy una mascota!-

-No te preocupes, tampoco tendría una mascota bicho como tú- Respondió Riddle retomando una actitud seria -Te lo quitaré de todos modos, en cuanto te echen de aquí-

-¡Vaya! tan maravilloso como siempre, toda tu magia de sellado es una gran demostración de tu magia única, Riddle- Lo elogió Azul con una sonrisa ladina para comentar con interés -Lo quiero... No, nunca querría ese collar sobre mí-

-... Es idea mía o se escucha muy mal esa elección de palabras- Se pregunto a si misma la menor en su pensamiento ante las palabras del de gafas

-¡Señorita Orellabac, debes hacer algo al respecto!- Regaño Crowley apartándose de la menor

-¿Perdón? ¿Algo respecto a qué?- Pregunto la aludida sin entender ¿Qué hizo de malo ahora?

-¡A tu familiar! Debes disciplinar correctamente al mapache y...-

-¿De qué habla director? El gato no viene conmigo- Interrumpió Hope al enmascarado cuervo

-¿Eh? ¿No es tuyo?- Comento confundido el mayor

-No y se lo dije más de una vez, no es mío y hasta el mismo gato se lo dijo muchas veces- Volvió hablar la menor solo que ahora fastidiada cruzándose de brazos, mientras se escuchaba de fondo a Grimm chillar que nos un gato

-¿Lo hicieron?...- Volvió a preguntar serio el mayor, recibiendo por respuesta de la menor una mirada bastante seria -Ejem... ¡De todos modos, saquen a esa alimaña de la escuela! Mapache, agradece que no te convertiré en un guisado solo porque soy muy amable- Ordeno con firmeza mientras a la vez que sonría sus ultimas palabras, un par de los estudiantes del lugar tomo a Grimm por el collar y lo sacaba a rastras de la sala

-¡Gyaaaa! ¡Déjame ir! Voy a... voy a.... ¡Convertirme en el mejor mago!-

Grimm no dejó de gritar esas palabras y de forcejear al tiempo que era sacado a la fuerza de sala por estudiantes encapuchados, ya todo volvía a estar relativamente tranquilo, aún que la joven miró con algo de pena como el felino era sacado del sitio.

-Realmente desea con ganas convertirse en mago- Pensó Hope mirando a los y Grimm desaparecer tras las puertas de la sala, sin embargo otro pensamiento cruzó mente a la vez que bajaba la mirada frunciendo ligeramente el ceño -¿Que tiene de genial ser un mago?...-

-Tuvimos algunos problemas en el camino, pero con esto cierra la ceremonia de entrada- Dijo el enmascarado ya aliviado de que todo terminará y sacando a Hope de sus pensamientos -Líderes de dormitorios, por favor muestren a los nuevos estudiantes los dormitorios... ¿Hum? Ahora que lo pienso, no veo al líder de Diasomnia, el Señor Draconia...- Pregunto notando al líder ausente

-El que no este aquí ya es habitual, ¿o no?- Comentó el moreno de la cicatriz como si nada

-¿Qué? ¿Nadie le contó sobre la ceremonia?- Preguntó el chico con turbante

-Si te vas a quejar, deberías haberlo invitado tú mismo- Se sumó el joven rubio

-Mmm... Pero, realmente no lo conozco mucho como para hablarle-

 

Fue entonces que el ambiente de la reunión se volvió tensó y el nombre "Malleus Draconia" era pronunciado con temor entre varios de los estudiantes presentes en la sala, parecían aterrados con solo la idea de ir al mismo dormitorio del líder ausente.

 

-Todos se pusieron nerviosos de pronto- Pensó confundida por el miedo que se generó en el ambiente, se preguntaba por qué alguien generaría tanto miedo en sus compañeros ¿A caso es alguien peligroso o cruel? Quien sabe, de la misma manera tampoco sabía en que monto un muchacho pálido de ojos magenta y cabello negro con varios mechones teñidos de fucsia apareció prácticamente de la nada y medio de todos los presentes.

 

-Justo como pensé, creí que Malleus podría estar aquí , pero tampoco vino- Comentó el chico recién llegado con un acento y voz propio de mucha más edad -Parece que la invitación a la ceremonia de ingreso nunca llegó... De nuevo-

-¿De nuevo? ¿Ósea que nunca invitan a nada de a nada al tipo?- Meditó Hope notando como los demás se ponían aún más nerviosos y tensos -¿Sera que ese Malleus es alguien malo?-

-Mis más sinceras disculpas- Se apresuró a disculparse Azul de manera sentida -Te lo prometo, no teníamos la intención de excluirlos-

-Su aura hace que sea difícil acercarse a él- Comentó Riddle

-Está bien, no importa- Dijo el chico pelinegro con seriedad -Los nuevos miembros del dormitorio de Diasomnia pueden venir conmigo-

 

Tras esa orden todos los estudiantes atemorizados siguieron al de menor estatura para salir de la sala de los espejos, cosa los demás líderes y sus respectivos estudiantes imitaron, sin duda había sido una larga noche para todos y más para que aún con todo lo que pasó seguía siendo el centro de atención de la mayoría presentes, incluso hubo uno que otro atrevido que le guiño un ojo o le silbo de manera descarada, además de todos los murmullos con respecto a su persona, la peli-clara no podía hacer otra cosa que gruñir por lo bajo molesta mientras que escondía más su rostro con la capucha de su túnica, no había tenido mucha interacción con el género masculino por estar prácticamente confinada en ese instituto para señoritas al que solía ir y que varios de los chicos de aquí actuarán como idiotas le daban una pésima primera impresión de que esperar de todos ellos.

 

-Que desastre de noche y no parece que vaya a acabar aún...- Pensó Hope cansada de todo lo ocurrido, solo quería que ese tren de emociones se detuviera un momento para respirar con calma, pero sus pensamientos se viera interrumpidos cuando noto como aquel chico que apareció de la nada se detuvo junto, mirándola con curiosidad -Eemm... ¿Te puedo ayudar?-

 

Pregunto Hope tratando de sonar amable, el que los demás actuarán de manera grosera no significada que ella  tuviera que actuar de la misma manera, aún que la mirada insistente del contrario la incomodara un poco, pero el este no le respondió, el pelinegro de mechas fucsia estaba demasiado curioso por la manera de los demás estudiantes actuban en torno a éste chico nuevo, así que sólo se limitó a asomarse para mirar mejor el rostro de este escondido bajo la capucha, no hace falta decir que ya sospechaba de que se trataba cuando escucho la de Hope voz al hablarle y confirmó sus sospechas al reconocer que se trataba de una chica... Una mujer en una academia para hombres, ahora lo a visto todo, vaya sorpresa.

 

-Kufufu~... Que bellos ojos- Pronunció suavemente el oji-magenta sin apartar su penetrante mirada de los dorados de Hope, con una sonrisita picarona con la consiguió sacarle un ligero sonrojó de pena a la menor -Hasta luego ojos de estrella- Se despidió rápidamente el desconocido para retomar su labor dejando atrás a una muy apenada oji-dorada, pero el vice-lider de Diasomnia no perdía la sonrisa mientras caminaba, compensaba a maquinar algo divertido en su cabeza, mientras que la cabeza de Hope solo se llena de pensamientos acelerados y se sentía muy apenada ¿Por qué los tipos en éste sitio actúan y dicen cosas tan raras?

-Entonces señorita Orellabac- Llamó Crowley la atención de la menor, sacándola de sus ideas, notando que ya estaban absolutamente solos en la sala y podían hablar con confianza -Siento mucho esta situación, pero realmente me tiene en un gran predicamento, nunca me tope con una situación así, si se tratara de un estudiante que no posees poderes mágicos que fue traído por error solo lo enviaría de vuelta a casa, pero si perteneces aquí sería muy injusto expulsarte por no tener dormitorio... Además está la otra situación de la que dijimos que hablaríamos al terminar la ceremonia...- Susurro esto último llevándose una mano a la barbilla

-¡Si! ¡Sobre eso! ¡Antes de que ese carro fúnebre me llevará...- Intento explicar la menor de manera acelerada recordando su situación de fuga para sobrevivir

-Sshhh... No comas ansias querida, que las paredes tienen oídos- Interrumpió Crowley a la menor en voz baja mientras se asomaba disimuladamente la cabeza por la puerta que quedó abierta, como sospechaba, por el pasillo se veían a un par de estudiantes que simulaban pasar el rato y que no dudaron en alejarse cuando se vieron descubiertos por el viejo cuervo -Que tal si vamos a mi oficina, hay hablaremos con calma sobre lo que podemos hacer contigo para solucionar tu problema de falta de dormitorio ¿Le parece bien señorita Orellabac?-

-...Si señor-

 

Susurro la menor a la vez que a sentía para posteriormente seguir al director a través de la academia, sin duda había mucho de que hablar y que ocultar...

 

CONTINUARA...

Chapter Text

CAPITULO 02 – NUEVO MUNDO, NUEVO FAMILIAR, NUEVA VIDA

 

Aquella ceremonia tan desastrosa sin duda sería para recordar para la mayoría de los alumnos en Night Raven College sin duda alguna, sobre todo para Hope, que seguía muy se cerca al directo de la institución para evitar perderse en un castillo tan grande, su sin numero de pasillos y salones volvían a la academia un verdadero laberinto, la joven de ojos dorados tendría que aprender muy bien todos los caminos y recovecos de la academia ya que era un hecho que se quedaría hay un larguísimo tiempo, eso le dio a entender el hombre con máscara de cuervo. Mientras caminaba por la academia camino a la oficina del mayor, la chica no puedo evitar notar que algo no cuadra en ese sitio o mas el cielo nocturno que se le quedó mirando por unos momentos por los grandes ventanales antes de la academia.

 

-Disculpe, pero... ¿En qué parte del mundo estamos?- Pregunto Hope sin apartar la mirada del cielo nocturno -Es que no reconozco ninguna constelación-

-Ni las reconocerás, este no es el mundo de los humanos sin magia del que provienes- Contesto Crowley con naturalidad -Este mundo se llama Twisted Wonderland, básicamente es otra dimensión y una en donde si existe la magia-

-¡De verdad esta es otra dimensión! ¿¡entonces soy algo así como un extraterrestre!?- Exclamó impresionada la chica, pero inmediatamente una preocupación salto en su mente -¿Y cómo demonios sé que quienes me persiguen no alcanzaran aquí?-

-Le aseguro que no debe preocuparse mas por esos cazadores, no la encontrarán aquí- Afirmó el mayor con seguridad -Y espero no tener que repetírselo de nuevo señorita Orellabac, pero no quiero volver a escuchar ese lenguaje vulgar salir de usted mientras sea estudiante de esta institución-

-"Demonios" no es una mala palabra, pero hare el esfuerzo- Hizo un ligero puchero, cuando se dio de algo importante -Eeemm director Crowley... ¿Cómo es que sabe mi apellido?- Pregunto cayendo en cuenta de que en la ceremonia del espejo solo dijo su nombre, jamás mencionó su apellido pero el cuervo parecía conocerlo de ante mano

-Soy el director querida, es mi deber conocer el nombre completo de todos mis estudiantes así como sus rostros- Respondió nuevamente el mayor con tranquilidad, aún que luego agregó con una gran sonrisa -Aún que en tú caso particular, lo se por otro motivo...-

 

Esas palabras dejaron pensativa a la peli-clara, ese hombre actuaba de manera realmente misteriosa con respuestas que dejaban a entender que el mayor sabia de lo que decía y su comportamiento era serio, pero a la vez tan tranquilo y relajado como si nada malo en el mundo estuviera pasando. Ya en la oficina del director el pelinegro este le permitió entrar a la joven y la invitó a tomar asiento, mientras que él cerraba la puerta y giraba el pestillo haciendo el clásico ruido de click metálico.

 

-¿Por qué cierra la puerta con seguro?- Cuestionó la menor identificando ese ruidito metálico

-Como te dije antes, las paredes tienen oídos y no queremos que la persona equivocada nos escuche ¿o si?- Respondió el pelinegro con tranquilidad mientras caminaba de vuelta a su escritorio cuando notó la intensa mirada de la más joven -¿Por qué me miras de esa forma?-

-Me ha pasado por mucho en una sola noche, no me puedo fiar de cualquiera...- Respondió la menor sería y frunciendo ligeramente al ceño -¿Cómo sé que puedo confiar en usted?- Pregunto con firmeza sin apartar la mirada, la manera de actuar de Crowley ya no le daba confianza, pero este solo amplio más su sonrisa mientras se colocaba frente a la más joven

-Déjame responder tu pregunta con otra pregunta... ¿Por qué confiaste en The Ebony Carriage?- Cuestionó Crowley con confianza -¿Cómo sabias que ese carruaje fúnebre era tu salvación y no una trampa de tus perseguidores? Sera acaso que alguien te dijo podías confiar en ese carro- Volvió a cuestionar mientras que la menor abría los como platos

-... ¿Cómo sabe eso?- Susurro la oji-dorada recordando las palabras de su madre en el pasado

-Alguien que te ama muchísimo vino a mi hace muchos años, sabía que un día estarías en peligro y que no podría estar para protegerte, así que hizo arreglos para poder mantenerte a salvo de quienes te cazan- Explicó el mayor con calma tomando a la menor por los hombros y guiándola para que tomará asiento en una de las sillas frente a su escritorio -El trato original era únicamente darte asilo en una zona portada del resto del estudiantado, enseñarte a usar magia hasta que pudieras protegerte tu sola y defenderte de tus perseguidores, pero cuando te vi con el traje ceremonial entendí que el espejo te escogió y eres un estudiante de esta academia con derecho a participar de las clases como los demás, también supe que el trato original había cambiado, pero en esencia sigue siendo el mismo, así que cumpliré con mi parte y te aceptare como un alumno más de mi academia, porque soy muy amable- Finalizó colocándose nuevamente frente a la menor

-Pero... ¿Qué pasara con mi anterior vida?- Cuestionó Hope preocupada -Una simplemente no desaparece de la noche a la mañana, tenía una tutora en casa y profesoras del instituto que seguro notaran mi ausencia ¿No empezaran a buscarme o algo? ¿No están en peligro ellas también por conocerme?- Volvió a pregunto alarmada, ya que aun que no tuviera una buena relación con esas personas tampoco quería que les pasara nada malo -Además, no sé nada de magia ni de este mundo, no puedo empezar en una escuela así como si nada, si ni tengo idea de que se estudiar aquí-

-No te preocupes por eso, descubrirás que en ciertas cosas este mundo es muy similar al mundo de los humano sin magia y con respecto a tu anterior vida, simplemente dejaste de existir en esa dimensión y desapareciste de la memoria de todos los humanos sin magia que te conocieron, como si nunca hubieras nacido, aquí vas a iniciar desde cero ¿Acaso no es eso genial?- Explicó con emoción, pero ahora se silencio cuando noto que el rostro de la menor pasó de preocupación a miedo

-...... ¿Deje de existir?-

 

Murmuró la joven sintiendo un vacío en el estómago y un frío terrible recorrer su espalda, esta el momento trato de mantener la mente abierta y asimilar lo dicho por el director con toda la calma posible, pero eso último que un profundo miedo de que esta cargaba desde pequeña y que creyó enterrado en lo más profundo de su ser volvió a florecer, no quería pensar en eso, Crowley se dio cuenta de que su elección no fue la mejor y que tal vez provocó algo malo en la menor, definitivamente no tiene mucho tacto con los adolescentes y lo sabía, así que decidió cambiar el tema rápidamente.

 

-Eeemm si... Bueno, antes de continuar con esta charla, quería hacerte otra pregunta, una más delicada- Dijo el enmascarado aclarándose la garganta y tomando una postura más seria -¿Eres consciente del por qué te dan caza?- Cuestionó cruzándose de brazos, Hope por su parte salió de sus pensamientos y también abrazándose a sí misma a la vez que asentía con la cabeza con expresión triste en su rostro

-Cuando era una niña pequeña me dijeron que los miembros de mi familia desaparecían porque el mundo estaba lleno de personas malas y mis parientes tuvieron la mala suerte de toparse con esas personas- Narro la oji-dorada sintiendo un nudo en la garganta -Pero cuando desapareció mi mamá... Supe que no era cosa de criminales, era algo más serio...- Mascullo sintiendo que un sollozo se le quería escapar de entre sus labios de solo recordar como murió toda su familia hasta quedar ella sola -Y que quienes nos cazan no se detendría hasta dar conmigo también... Y todo porque soy...-

-...No lo digas en alto- Interrumpió a la menor de inmediato al verte que esta estaba a punto de romper a llorar, en un acto reflejo el director se abalanzó sobre la menor y la abrazo de manera protectora -Escucha pequeña, sé que has tenido una vida muy solitaria, que has visto a tus seres queridos morir y que comenzar de 0 en un nuevo lugar completamente desconocido no es sencillo, pero es la única opción de supervivencia que tienes en este momento- Explicó serio al mismo tiempo que acarició la cabeza de la menor -Te aseguro que estando aquí nada ni nadie te volverá a hacerte daño, es más, te volverás lo suficiente fuerte como para cuidar de ti misma, además, tal vez tú no hayas nacido en este mundo, pero tú raza nació aquí y pertenece aquí, así que siempre has pertenecido a Twisted Wonderland-

 

Hope hasta ese momento se había esforzado por no romper a llorar frente a Crowley, desde que se quedó sola de pequeña tuvo que ser fuerte y guardarse para si misma toda su tristeza y miedos para poder salir adelante, no tenía a nadie en quien apoyarse ni con quien hablar su secreto, sin embargo, en ese momento, esa primera vez que recibió cariño de parte otra persona en años, no pudo evitar dejar salir un quejido doloroso que tuvo guardado por dentro por mucho tiempo, se abrazo al director dejando escapar todas esas lágrimas que no había podido en el pasado mientras era consolada por el mayor. La menor estuvo así contra el pecho del enmascarado por un par de minutos, hasta que los llantos de Hope se calmaron lo suficiente como para poder seguir hablando con calma.

 

-Si te hace sentir mejor, parte de arreglo al que llegué también involucra buscar a tus perseguidores y llevarlos ante las autoridades, así que puedes estar tranquila, tu vida ya no corre peligro...-

 

Afirmó el director apartándose de la chica para dejarla respirar un poco y de paso el también, Hope lo abrazo bastante fuerza sin querer, pero sé lo permitió igualmente, se veía que la pobre niña le hacía falta ese tipo contacto humano desde hace mucho tiempo, la entristecida chica por su parte se calmó lo suficiente como para dejar de sollozar en silencio, no había permitido llorar desde que era muy pequeña y en cierta forma fue liberador volver hacerlo, aún que rápidamente se limpió el rostro lo mejor que pudo con las mangas de su túnica, necesitaba calmarse lo antes posible ya que sabía de sobra que la conversación con el director no había acabado.

 

-Ahora, con respecto a donde vivirás- Indicó Crowley tomando al otro lado de su escritorio y retomando el hilo original de la conversación al ver a la chica ya calmada -El espejo no te asigno dormitorio y aun que te lo hubiera asignado tampoco podría dejar vivir a una jovencita en el mismo dormitorio con varias decenas de varones sin supervisión, eso no sería muy apropiado que digamos-

-¿Entonces donde viviré?- Pregunto Hope en voz baja

-Descuida, ya tengo pensado el lugar idóneo para ti- Dijo orgulloso de su gran idea -Puede que sea un poco antiguo, pero tiene cierto encanto, te aseguro que lo amaras- Agregó retomando una postura más relajada y sonriente

-Si usted lo dice, seguro que me gustara mucho- Comentó sonriente, tratando dejarse contagiar por el buen ánimo recién adquirido del director

 

20 minutos más tarde...

 

-¡Ya llegamos! ¿No te encantan?-

 

Dire presentando con orgullo el edificio, la peli-clara nunca antes vio un edificio como, una mansión sumamente amplia, pero en un estado deplorable, las paredes de madera y piedra se veían desgastadas y habían perdido su color original por el paso del tiempo, al techo tenía agujeros, las ventanas estaban tapadas por tablones y algunas parecían tener sus cristales rotos, las vegetación y árboles del aún amplio jardín estaba más que muerta, las rejas torcidas y oxidadas, y un sin número de telarañas por todos lados.

 

-Los demás estudiantes llaman a este dormitorio Ramshackle, por que su nombre original se olvido con el tiempo, pero tampoco es que importe mucho como se llamaba- Volvió a explicar con tono jovial -¿A que no es un encanto el sitio?-

-......- Sin palabras, era todo lo que Hope podía hacer ante el deplorable esta del sitio -Sé que no estoy en posición de quejarme, pero esto tiene que ser un mal chiste- Pensó al mismo tiempo que comentó no muy convencida, no quería ni imaginarse como se vería de mal el sitio por dentro -Tal vez... Tiene demasiado encanto-

-¡Sabia que lo amarías!- Exclamó el cuervo aún más sonriente, ignorando por completo el malestar de la menor

-Aquí seguro espantan en la madrugada- La oji-dorada suspiro pesadamente esperando que la estadía en ese lugar fuera temporal

-Ya que lo menciones... Hay algunos fantasmas bromistas viviendo aquí, fueron la principal razón de que los antiguos residentes huyeran y de que los estudiantes se mantengan alejados de este dormitorio- El explicó el cuervo abriendo con dificultad la herrumbrada puerta de la reja -Esos fantasmas hacen este a lugar el sitio perfecto para ti, ningún estudiante por desvergonzado que sea se atrevería venir a buscarte aquí ¡De verdad que soy un genio, mi gracia y preocupación por los jóvenes no tiene límites! ¡Soy un modelo para todos los educadores!-

 

La joven de cabello claros solo se le quedó mirando con semblante confundido al director que no dejaba de auto elogiarse, no sabía de verdad iba en serio con todo eso de ella se quedará en ese sitio que parecía una trampa mortal o si solo le estaba jugando una broma, más temprano que tarde se dio de que su estadía en el Dormitorio Destartalado no era ningún chiste y sería muy larga, cosa que le explico el enmascarado a medida que se iban adentrando en la abandonada propiedad hasta que llegaron a la mansión.

 

-Se ve que este sitio lleva un tiempo solo- Comentó Hope mirando con curiosidad el polvoriento pasillo y caminando con precaución por el sitio en compañía del cuervo hasta dar con la desordenada y sucia sala, la verdad no estaba tan maltratada como creyó, aún que si necesitaría mucha limpieza para verse decente

-No tanto como crees... Por suerte el cristal mágico que energía a este edificio aún funciona- Comentó Crowley al mismo tiempo que encendía las luces del lugar presionando un interruptor -¡Oh! casi lo olvido, tengo un par de cosas que entregarte todavía, iré por ellas y regreso enseguida- Dijo rápidamente para volver sobre sus pasos -Siéntete como en casa, de hecho será tu casa los siguientes cuatro años, así que puedes explorar el edificio, pero con cuidado que este el lugar este algo... descuidado y no queremos accidentes-

 

Y sin mas y con un ligero gesto de su mano el pelinegro se despidió desapareciendo por el pasillo, dejando a Hope aquella empolvaba sala, sola con sus pensamientos y sus sentimientos conflictuados, al fin se podía tomar un momento para procesar con calma todo lo que estaba ocurriendo, la intentaron cazar, terminó en una academia desconocida o más bien en un mundo desconocido, completamente sola entre un centenar de desconocidos que si descubrían lo que era le podrían hacer mucho daño y con un único aliado que si bien le transmitía confianza con su manera amable ser inicial, ahora la dejo dudando de su buena voluntad por dejarla en aquel lugar apartado, definitivamente era mucha información que asimilar, pero había un pensamiento en especial que acapara a sus pensamientos, la existencia.

 

-Por Dios... ¿Cómo puede estar pasándome esto?... De verdad se olvidaron de mi en casa, así nada más... Solo nunca existí- Pensó en voz alta la joven sentándose en un sillón cercano, meditando en la vida que llevaba en el mundo de los humanos sin magia, su falta de amigos por la reputación que tenía, la falta de comprensión y cariño de los adultos a su alrededor, siempre fue consciente de su soledad, pero saber que nadie la recordaré le dolía de alguna forma -Pero, si el director tiene razón... Significa que ese lugar nunca fue mi hogar... Nunca tuve hogar y no creo que lo tenga aquí tampoco...-

 

Continuó dejándose caer en el viejo sillón levantando una nube de polvo que inundó el aire, pero la chica no le pudo importar menos en ese momento, ya sus pensamientos no sólo estaban volcados en lo que era su anterior, si no también en las palabras del director "Si te hace sentir mejor, parte de arreglo al que llegué también involucra buscar a tus perseguidores y llevarlos ante las autoridades", ¿Por qué hasta ahora apareció alguien a ayudarla? ¿Por qué no vino hace 10 años para evitar la muerte de su familia? ¿Por qué la salvan solo a ella? Ésas preguntas inundaban la mente de la chica de ojos dorados y le hacían doler su pecho.

 

-Acaso fue así contigo tía Lain, alguien con pinta de príncipe azul te engaño y luego te mató... También fue así contigo mamá... Huiste de los cazadores y te lograron atrapar-

 

Una lágrima solitaria recorrió el rostro de la más joven, que se llevo ambas manos al rostro esperando con eso contener cualquier sollozo que quisiera escapar, ya lloro suficiente por una noche, ahora debía recordar la promesa que hizo en su infancia a su madre y volver a ser fuerte, aún que el cansancio de todo lo vivido esa noche al fin golpeó a Hope, haciendo que callera en un sueño ligero, solo que descansar un poco en lo que volvía el director, aprovechar ese relajante sonido tan característico de la lluvia que empezó hace unos instantes para calmar su agitada cabeza y lo hubiera hecho, de no ser por un detallito que la despertó de improviso.

 

-Lo que me faltaba... Goteras...- Murmuró Hope cansada, limpiando la pequeña gota de agua que cayó en su nariz y ahora recorría su rostro, de hecho se tuvo que levantar del sofá debido la mayor parte de la sala tenía goteras, definitivamente ese sitio necesitaba mucho trabajo.

-¡¡AACHH!! ¡Realmente está lloviendo muy fuerte!- Se quejo una vocecita chillona -No tendré problemas para volver entrar a la escuela a escondidas- Esa voces irá resultaba demasiado familiar por la chica, así busco rápidamente con su mirada alrededor, para atrapar infraganti a cierto gato o mapache escupe fuego y flotante colándose por una de las ventanas rotas

-¡No puede ser! ¿Tu de nuevo?- Chillón sorprendido Grimm ya dentro al verse descubierto por la joven que ya estaba frente al animal mágico

-¿Y tú qué haces aquí, no que te echaron a patas?- Cuestionó molesta Hope ya que no olvidaba que intento quemarla viva

-¡Necesitan más que un collar barato para detener al Gran Grimm!- Exclamó el felino con aires de superioridad -¡Nadie me parará en mi misión de entrar a esta escuela, ya sea que les guste o no!-

-¿Y por qué quieres entrar a esta escuela? ¿No existen escuelas mágicas para monstruos o algo así?- Volvió a cuestionar Hope con curiosidad, realmente no entendía la necesidad el pequeño monstruo entrar a esa escuela

-¿Acaso eres estúpida? ¡No existen escuelas para monstruos!- Gruñó molesto creyendo que la chica se burlaba de él con esa pregunta -¡Además yo soy un genio destinado a ser un gran mago! He estado esperando que The Ebony Carriage venga a recogerme, pero... pero...-

 

El pequeño felino hizo una pequeña pausa mientras bajaba su cabecita y sus orejas, sin querer recordó todas esas noches en vela y días enteros que pasó en su desolada monte donde solía vivir, rodeado de fuegos fatuos y siendo burla de otros monstruos, esperando por un carruaje negro que nunca llegó...

 

Los azulados ojos del felino se empezaron a humedecer cosa que Hope noto y empezó a sentir lástima por la criatura, aún que no justificaba sus acciones en la ceremonia, ella podía ver que el deseo Grimm era algo más profundo que un capricho del an...

 

Los azulados ojos del felino se empezaron a humedecer cosa que Hope noto y empezó a sentir lástima por la criatura, aún que no justificaba sus acciones en la ceremonia, ella podía ver que el deseo Grimm era algo más profundo que un capricho del animalito travieso como ella pensó en un inicio, podía sentirse identificado con él.

 

-El Espejo Oscuro simplemente no tiene ojo para esto- Reafirmó Grimm negando con la cabeza y tallándose los ojos para no llorar delante de la más grande, no iba a mostrarse débil ante una humana -Por eso vine aquí por mi cuenta, no dejarme entrar a esta escuela sería una pérdida para el mundo, los humanos simplemente no lo entienden-

-Yo... creo puedo entenderte un poco gatito- Le contesto Hope poniéndose a la altura del pequeño monstruo y colocando una sonrisa amable para él -Yo también me he sentido un poco desplazada por el resto mundo a veces- Acercó su mano al felino con la intención de acariciar su cabecita, pero Grimm se apartó antes de ser tocado, sorprendiendo mucho a Hope, el monstruo confundido por la amabilidad de más grande y molesto por seguir siendo comparado con una mascota

-Que no soy ga... ¡Nyaa!- Se quejo llevándose ambas patas a su cabeza por las gotitas que caían -¡Está muy fría! ¡El techo está goteando!-

-El viejo cuervo no bromeaba cuando dijo que el sitio estaba descuidado- Bromeó la chica con una sonrisita incomoda, realmente parecía llovía dentro del dormitorio -Poco le falta al techo para caerse a pedazos-

-¡Aaahh! ¡Y sigue goteando!- Se volvió a quejar Grimm saltando al regazo de la oji-dorada -¡Si sigue así el adorable fuego en mis oídos se apagará!-

-¿Fuego? Yo creía que era pelo teñido de colores fluorescentes- Siguió con la broma para ver así animaba al felino, pero este solo de dirigió una mirada llena de reproche -Mejor iré por un balde-

-¿Y si mejor usas tu magia para arreglar esas goteras?- Pregunto Grimm extrañado -¿Tienes magia no es así?-

-Pues si tengo, pero nunca la he usado- Hope le contestó algo dudoso, siempre supo que existe la magia y que ella tenía algo de magia en algún grado, pero jamás se imagino que llegaría el día que la usaría, aún que también recordó lo que dijo el espejo -Además ya escuchaste al Espejo Oscuro, mi magia es una amalgama sin forma ni color, sea lo que sea que signifique eso-

-En resumen el espejo te dijo que eres una inútil, pero de forma bonita- Se burló el contraria de la chica.

-......Mejor ayúdame a buscar algunos baldes-

 

Dijo ella con un eje de molestia en su voz por las burlas del felino, haciendo un ligero puchero se puso en pie de forma brusca haciendo que el pobre Grimm, que aun se reía entre dientes, terminara de cara en el suelo y quejándose de nuevo por el golpe en su nariz y las goteras, pero Hope lo ignoraba mientras subía por las escaleras de la mansión, esa noche ya había sido muy agobiante como para aguantar las burlas y quejas del felino, este su por su parte al ver que no le hacían caso solo refunfuño y siguió a peli-clara por las escaleras, no quería quedarse solo en esa sala vacía y húmeda, aún que estuviera iluminada no era una experiencia agradable... Aún que el segundo nivel del edificio tampoco era mucho mejor, ya era estaba completamente a oscuras y con goteras, además se escuchaban los sonidos de la madera crujir con cada pisada de la chica y del felino, quien asustado salto a los hombros de la joven buscando protección y está a su vez miraba a su alrededor con cautela, ya que también habían sonidos en el aire que no era madera rechinando.

 

-No me gusta mucho hasta parte de la casa...- Comentó Hope en voz baja

-A-A mí tampoco- Tartamudeo Grimm asustado

-Jijijiji.... Jijijijiji ...- Una risita maliciosamente traviesa resonó por todo ese pasillo -No hemos tenido un invitado en mucho tiempo...-

-Hace mucho que no teníamos invitados- Habló burlonamente una voz envejecida

-¡Jijijijiji!-

 

Río sonoramente otra voz más burlonamente y grave, entre las sombras del lugar se materializo tres figuras espectrales que dejaron atónitos a los aún están vivos, quienes no se crían lo que tenían al frente, eran tres fantasma completamente blancos, uno grande y regordete, otro alto y flaco, el último era pequeñito algo gordito, todos con sombrero de copa y capa de época, realmente eran fantasmas justo como dijo el hombre cuervo.

 

-¡¡AAAAAAAAHHH FAN-FANTASMAAAAAAASS!!- Grimm grito aterrorizado saltando del hombro de la chica dispuesto a salir corriendo por su vida, pero se detuvo al ver que la más grande permanece quieta y con los ojos abiertos de par en par -¡NO PUEDE SER, SE QUEDÓ PARALIZADA DEL MIEDO!- Volvió a gritar tratando de jalar a la chica de su túnica

-La gente que vivió aquí se asustó tanto de nosotros que se fueron- Dijo el fantasma más pequeño divertido, acercándose flotando junto a sus compañeros

-Hemos estado buscando más amigos fantasmas para unirse a nuestro grupo- Agregó el espectro regordete -¿Qué hay de ustedes chicos, se quieren unir para siempre?-

Esas palabras hicieron estremecerse a Grimm de miedo, pero Hope sólo se les quedó mirando a los tres espectros completamente atónita, hasta que al fin dejó escapar un par de palabras de entre sus labios

-Pero...Si son... ¡ADORABLES!- Hope grito con emoción al ver a tan caricaturescos fantasma, si es que son iguales a las caricaturas viejas que veía de pequeña, le parecían tan divertidos

-............. a- Murmuraron los tres espectros al unísono

-¿¡Q-QUE!?-

 

Exclamó Grimm sin creerse lo que escucho y mucho menos lo que veía, esa chica con magia inestable y el tacha de inútil, no le tiene miedo a los fantasma, es más hasta se acercó a ellos para mirarlos, era impensable, ni los fantasmas tampoco se creían lo que pasaba, aquella niño no les tenía ni pizca de miedo, incluso parecía querer darles un abrazo por la confianza con la que acercó a ellos ¿Acaso perdieron ese encanto terrorífica y espectral que hacía que la gente morir del susto con su sola presencia? ¡No! No, puede ser eso, es la chica la que está mal, tiene algo raro, un aura extraña que ninguno de los tres puede precisar, pero es obvio que sea lo que sea impide que se asuste como los demás.

 

-Por lo que dijo el director yo me esperaba toparme con espectros deformes y grotescos, pero ustedes son muy tiernos- Explicó Hope emocionada de conocer fantasmas tan lindos -¿Cómo se llaman, tienen nombres o no los recuerdan?-

-¿Có-Cómo les hablas con tanta confianza, que nos vez que pueden matarnos?- Reclamo aterrado pero ya no por los fantasma, si no por la propia Hope, que demonios pasa con esa humana

-Pero si se ve que buena gente, solo mira sus caritas- Defendió la menor señalando a los espectros, ahora eran ellos los atónitos -¿Como les puedes tener miedo?-

-¡No seas ridícula! ¡Grimm el Gran Mago no le teme a unos fantasmas ridículos!- El gruñido del pequeño monstruo resonó en todo el pasillo, pero era obvio que el pobre estaba muerto de miedo, la voz temblorosa lo delataba y el trío de fantasmas vieron su oportunidad de tener algo de diversión.

-Tal vez no podamos jugar con la chiquilla, pero parece que podremos divertirnos con el mapache-

Dijo el fantasma más flacucho, él y sus compañeros dejaron de lado a Hope y se concentraron en Grimm, lo rodearon al felino con toda la intención de asustarlo hasta matarlo, por lo que el asustado felino empezó lanzar fuego a lo loco por todo el sitio.

-Fíjate mejor donde apuntas mapache... Jijijiji- Se burló el fantasma más pequeño esquivando sin problemas los ataques del gato, solo debía de desaparecer y listo

-¡Cuidado Grimm, quemaras todo el edificio si sigues así!- Exclamó Hope preocupada y esquivando una de las bolas de fuego -¡Y a nosotros en el proceso!-

-¡Intento darles, pero los desgraciados aparecen y desaparecen!- Exclamó Grimm molesto, lanzando más bolas de fuego, sin fijarse a donde estaba atacando, volviendo a lanzar un ataque a Hope sin querer

-¡Aaahh! Idiota ¡Tampoco me lances fuego a mí y no cierres los ojos cuando vayas a atacar!- Demandó la chica empezando a enojarse también

-¡Cállate niña inútil, tú no me das ordenes!-

-¡No tendría que dártelas si me hicieras caso, gato cabrón!- Respondió la oji-dorada ya enojada, pero también estaba preocupada por que el pequeño monstruo fuera a quemar el edificio por accidente, ya que los fantasma tampoco dejaban de atormentarlo, así que rápidamente se le ocurrió una idea -¡Escucha, si tanto te asustan los fantasmas te ayudare a ahuyentarlos, pero deja de intentar quemarme a viva!-

-¡¿Y que ganaría con eso?!- Recriminó el oji-azul deteniendo su ataque

-¡Que no te maten del susto te parece poco!- Grimm no parecía satisfecho con esa respuesta de Hope, pero la joven recordó el motivo por el que el gato volvió a la escuela y agregó con tono firme -¡Y el favor del director, cuando vea que ahuyentaste a los fantasmas seguro te dejara quedarte en la escuela! ¡Además, puedo conseguirte comida, no sé, algo como atún, a los gatos les encanta eso ¿o no?!- Añadió esto último sin más ideas de que negociar con el monstruo para que aceptará, pero no fue necesario, lo captar la atención del felino

-Esa es una muy buena idea- Dijo analizando las palabras de la chica

-¿El atún o el favor del director?-

-Las dos cosas- Respondió sintiéndose más seguro de sí mismo -¡Y para un genio como yo no será problema cumplir esa tarea tan simple, anda, muéstrame donde esta los espectros!-

-¡Muy bien, empezamos!- Afirmó la joven animada por ver que sus tácticas de negociación funcionaron -¡Lo siento señores fantasma, pero no puedo dejar que asusten a Grimm hasta la muerte!-

 

Y así empezó el combate, cada vez que un fantasma se acercaba mucho a Grimm Hope daba la orden el pequeño monstruo obedecía ¡Arriba! ¡A tu izquierda! ¡Abajo a tu derecha! ¡Atrás de ti! Eran las ordenes que iban y venían, al principio el plan parecían funcionar bien, Grimm seguía asustado por el apoyo de Hope lo animaba a continuar adelante, hasta que los fantasma, al verse en desventaja, astutamente decidieron atacar también a Hope también por lo que las órdenes cambiaron ¡A mi izquierda! ¡A mi derecha! ¡Detrás de ti gato! Grimm comenzó desesperarse por las órdenes de la más grande y de los sustos que le daban fantasma, por lo comenzó llamaradas azules a lo loco ignorando las instrucciones de Hope, quien también estaba perdiendo la paciencia, había pasado por mucho en una sola noche como para aguantar los ataques de unos fantasma y de un gato demonio que poco le faltaba para quemarla viva, enojo, tristeza, impotencia, miedo, esa amalgama de sentimientos sin control hacían que una sensación de presión en su pecho creciera, como si fuera a explotar, pero la joven que ojos brillantes no se daba cuenta de que toda su caja torácica estaba brillando.

 

-¡¡SUFICIENTE, YA ME HARTÉ DE ESTA ESTUPIDEZ!!- Grito Hope perdiendo los estribos sin darse cuenta que de su pecho salió desprendida una honda de luz blanca que chocó todo a su alrededor, mandó a volar tanto a Grimm como los fantasma al acto -¡¡USTEDES PAREN DE ASUSTAR AL GATO Y TÚ DEJA DE LANZARME FUEGO, SE SUPONE QUE LES DES A ELLOS NO A MI!!- Grito furiosa regañando por igual los fantasma y Grimm respectivamente

-...... si señorita- Dijeron al unísono los tres fantasma asustados y bajando las cabezas como niños regañado, no tenían idea de que pasó, pero lo que si sabían era que no debían hacer enojar a esa chica o desaparecerían para siempre

-¿Esta humana acaba de usar magia?- Pensó Grimm asustado y al mismo tiempo sorprendido, observo como el brillo que se filtraba a través de la ropa de la chica poco a poco se desvaneció hasta a pagarse -Y parece que ni siquiera se dio cuenta de lo que hizo-

Volvió a pensar extrañado al darse cuenta de que Hope seguía regañando los en vez de prestar atención a que estuvo brillo como una luciérnaga hace unos instantes y que sea lo que sea que hizo había reparado las goteras, arreglo el tapiz de las paredes e hizo desaparecer las telarañas y el polvo de todo el pasillo, la magia de esa chica definitivamente es anormal, ella es una humana muy extraña.

-¡Ya volví señorita Orellabac! Disculpe la tardanza, se que es bastante tarde, pero le traje algo de comer por si...- Exclamó el director con tono alegré llegando al sitio, pero sé quedó callado al ver a la más joven regañando a los espectros y al mapache -...Creo que me perdí de algo importante-

-No tiene ni idea-

 

Mascullo la más joven tratando molesta, enfrentar a las tonterías de esos fantasmas y de Grimm fue la gota que le colmó la paciencia en lo que de por sí ya había sido una noche cansada y muy agobiante para la peli-clara, por lo menos ahora se sentía un poco mejor, la presión en su pecho se había desvanecido. Tomó un rato, pero le explicaron con calma todo lo ocurrido al director, quien en un principio no se creía lo que narro la chica, pero el testimonio de Grimm y los tres fantasma, quien después de eso decidieron abandonar el edificio, fueron suficiente evidencia para el enmascarado les creyera en su historia, sin embargo ni el pequeño monstruo ni los fantasma dijeron una palabra del ataque mágico de oji-dorada, ya que ni ella se dio cuenta de lo que hizo.

 

-¿Así que entre ustedes dos lograron detuvieron a los fantasmas?- Analizó Crowley las palabras de la joven -Vaya, jamás me hubiera imaginado que tal cosa pudiera pasar, es increíble que hayas logrado que un monstruo sin entrenamiento obedeciera tus ordenes, de verdad que fue una estupenda idea traerte aquí señorita Orellabac-

-Por favor ya no me llame por mi apellido, es demasiado formal y me recuerda a mi tutora, puede llamarme simplemente Hope- Comento la aludida ya tranquila y dejando de lado todo lo que pasó -Aunque la verdad me da un poco de pena por los fantasmas, no parecían ser malos, solo algo juguetones-

-¡Hey, esos fantasmas no eran juguetones! ¡Querían matarme del susto!- Reclamo Grimm -¡Oiga, no solo la felicite a ella, yo también ayude a espantarlos!-

-Pues por lo que me acaban de narrar, tu solo echabas fuego descuidadamente y estuviste a nada de quemar este edificio y mi a estudiante de nuevo- Regaño al felino cruzando se de brazos -¡No puedo permitir una amenaza así en mi academia, esta vez sí que te convertiré en guisado!- Afirmó molesto el director haciendo que el felino se asustara y que Hope saliera en su defensa

-Pero lo hizo para protegerse de los fantasmas y también me protegió a mi-

-¿Eso hice?- Pregunto confundido ganándose una mirada de reproche de la joven, al acto recordó al trato que llegaron -Quiero decir...... ¡Si, el Gran Grimm salvo a esta chica de esos terribles fantasmas!-

-¿Y sabe qué? Debería recompensar a Grimm por su noble y desinteresada acción, ya que usted es un director es tan amable- Continuó Hope sonriente, dándole unas palmaditas a Grimm en la cabeza, por un momento creyó que el muy idiota se le había olvidado el negocio que hicieron, también esperaba que con sus palabras al cuervo se le ablandar a él corazón.

-Kufufu~ ciertamente soy un hombre muy generoso- Río ligeramente al sentirse alargado, no pudo evitar sonreír ante las palabras de la joven -¿Sabes que mapache? La señorita Hope tiene razón, hay que recompensarte por tu noble labor de proteger al primer estudiante femenino de la academia y tu recompensa será ser nombrado...- Hizo una corta pausa al ver la cara de emoción de los más jóvenes -El monstruo familiar y guardián de la señorita Hope-

-...................... ¡¡QUE!!- Dijeron al unísono tanto Grimm como Hope, solo que con cara de decepcionadas

-¡¿Y-Y que se supone que es un familiar guardián?!- Pregunto la oji-dorada

-Es algo así como tener un guarda espalda, las 24 horas del día, los 365 días del año- Explicó con calma Dire decepcionando más a ambos chicos, sobre todo al gato

-¡¡QUEEEEEEEEEEEEEE!!-

-Así es mapache, como hiciste tan buen trabajo protegiendo a nuestra pequeña Hope te daré la misión de protegerla hasta que ella se gradué dentro de cuatro años- Volvió a explicar con una sonrisita el rostro, que hasta parecía maliciosa

-Pe-pero creí que recompensaría a Grimm nombrándolo estudiante de la academia- Tartamudeo Hope en defensa del monstruo

-¡¡Y yo no soy una jodida niñera para andar cuidando de una humana que ni sabe usar magia!!- Reclamo el aludido sintiéndose ofendido

-Está bien, si no está satisfecho simplemente te echaré de nuevo a la calle- Sentencio el pelinegro son perder la sonrisa, eran unos niños muy ingenuos si se creían que el director cuervo caería con unos pocos elogios

-Pero director, Grimm de verdad quiere entrar a esta academia- Habló la joven con firmeza -¿No hay manera de que lo puede aceptar como alumno?-

-No sean absurdos, no puedo nombrar a un monstruo estudiante, eso es imposible- Volvió a afirmar el mayor sin perder la postura ni cambiar de opinión

-En ese caso... Que tome mi lugar, se lo sedo-

 

Ahora era Hope la que tenía una postura firme, es cierto que a penas venía conociendo a Grimm, pero podía entender su deseo de sentirse parte de algún lugar y de cumplir sus sueños, ella misma lo experimento y si bien ella nunca podrá ser parte de manera genuina de ningún lugar o cumplir sus propios anhelos por lo menos quería ver a alguien más cumplir los suyos. Grimm se quedó sin palabras, esta humana cada vez le dejaba más desubicado y sin comprender de dónde venía tanta buena voluntad, sobre todo considerando que casi la quema viva como tres veces, él simplemente no entendía, sin embargo Crowley sólo negó con la cabeza a las palabras de la joven.

 

-No se absurda señorita Hope, un monstruo sin entrenamiento ni supervisión puede volverse alumno así de la nada, además de que podría volver a atacar a alguno de los estudiantes- Dijo el director negando con la mano, la mirada triste de la menor y el pequeño monstruo le dio un poco de pena, sobre por todo Hope, su oportunidad de supervivencia esta en esa escuela y la está ofreciendo de forma tan desinteresada a un desconocido, eso merecía una pequeña excepción a las reglas -Pero si además de protegerte, este monstruo te ayuda a que te gradúes con buenas calificaciones, lo dejare entrar como estudiante, ya que eso demostraría que es capaz de comportarse sin lastimar a otros estudiantes ¿Verdad que soy un director muy amable?- Con esas palabras bastaron para que los ojos de la peli-clara se iluminaran con esperanza y el felino empezará a sollozar de sorpresa y emoción

-¿Lo dice enserio? ¿De verdad me dejara entrar?- Pregunto el oji-azul sollozando de emoción, aún que de inmediato se seco los ojos y afirmó seguro de sí mismo -Sera un duro reto esperar tanto tiempo, pero are mi mayor esfuerzo para proteger a esta débil e inútil humana-

-¡Oye, no soy ninguna inútil! ¡Además se dice gracias!- Regaño el Hope simulando estar molesta, pero en realidad estaba feliz por el pequeño y con una sonrisa -¡Ya estas dentro de la escuela, anda di "Gracias director Crowely y gracias a ti también Hope"!- Exigió sin perder la sonrisa y abrazando a Grimm con fuerza

-¡Nunca te daré las gracias a ti!- Ahora era Grimm el molesto, tratando de escapar -¡Aprietas muy fuerte, déjame ir!-

 

El gato intentaba escapar del apretado abrazo de Hope, pero ella no lo dejaba ir se sentía feliz por el gato y de que alguien a su alrededor estuviera más cerca de sus sueños, este aun que lo negará debía admitir que ser abrazado no era tan malo y también estaba muy feliz, aunque desearía que no lo abrazara tan fuerte, Crowley por su parte se limitó a mirar la escena divertido, sin duda la chica debía tener un gran corazón para alegrarse así por un desconocido.

Lo que resto de la velada fue más tranquila, el trío la pasó en la habitación principal del dormitorio donde Crowley le explico a Hope como funcionaba la academia y las clases en esta, le dio un pequeño mapa hecho a mano del campus para que no se perdiera en su primer día, estaba un poco (muy) mal dibujado y no muy claro, se ve que lo hicieron a las prisas, pero le serviría para ubicarse, ella después podría dibujar uno decente, el director también le extendiendo una caja con varios libros, útiles escolares y uniformes masculinos, el propio Dire sabía que no está bien que su primer estudiante femenino tuviera que usar esa ropa, sobre todo por que es la talla más pequeña que encontró y se nota que le que quedaría grande, hasta le ofreció conseguirle un uniforme femenino aprovechando que uno de sus profesores le encanta diseñar y confeccionar ropa, pero la oji-dorada se negó rotundamente, tuvo que usar faldita a cuadros por años obligada, no iba a perder la oportunidad de usar pantalones a diario y poder moverse, correr y saltar con libertad. Crowley también le explico muy superficialmente el sistema de dormitorios y que como ella era la única estudiante de Ramshackle técnicamente la volvía la líder del dormitorio y que no debía extrañarse si la ponía hacer algunas tareas adicionales a los deberes académicos, como limpiar y arreglar su dormitorio y hacer encargados para él, eso le parecía un poco raro peli-clara, ya que creía que esas tareas las haría un conserje o un asistente, pero asumió que seguro en ese mundo así funcionan las cosas, el director también le explico muy detalladamente a Grimm sus tareas como Familiar Guardian de Hope que iban desde cosas muy simples como asegurarse de la chica estudiará y que no se saltará las clases, hasta protegerla de las agresiones físicas ya que no todos los estudiantes de esa escuela son muy caballerosos que digamos, a Grimm le pareció muy aburrido y fastidioso su trabajo, sobre todo la parte de no despegarse de Hope y no meterse en problemas, pero haría el esfuerzo, todo sea con tal de volverse un gran mago en el futuro. Cuando todo estuvo dicho y hecho solo quedó despedirse por esa noche, aún que estando en el marco de la puerta el director se detuvo unos momentos.

 

-Antes de irme hay una cosa de la que debo hablarle señorita Orellabac-

-Y otra vez con mi apellido- Pensó con fastidio la menor -¿De qué se trata?-

-Sera mejor que aparte de su persona y la mía, nadie más sepa lo que es usted realmente y donde estuvo antes de llegar a esta academia- Aclaro Dire con un tono sumamente serio que a Hope la dejó preocupada -No mal piense, yo confió plenamente en los estudiantes a mi cargo, pero nunca se sabe cuándo la persona incorrecta escuchara lo que no debe y sacar deducciones que no deseas ¿De acuerdo?-

-Si señor, de acuerdo- Respondió la menor con seriedad, entendiendo a que se refiere el director

-Que bueno que todo quedo claro, en fin, que pases buenas noches señorita Hope, duerma bien, porque te espera un largo día de clases mañana-

-Espere director- Hope Interrumpió la despedida del mayor sujetándolo de su abrigo, pero solo por unos instantes -Esa persona, la que hizo los arreglos para que yo pudiera estar segura aquí... ¿Fue mi mamá verdad?- Pregunto con la voz firme a la vez que esperanzada, Hope tenía presente las promesas y palabras de su madre antes de desaparecer, la sonrisa de Crowley fue era una afirmación para Hope -Cuando ella dijo que me seguiría cuidando desde el otro lado, lo decía muy en serio... Buenas noches director Crowley y gracias por todo-

 

Se despidió con una sonrisa amable mientras cerraba la puerta, la joven de ojos brillantes y tez pálida no pudo evitar soltar un suspiro tranquilo de sólo recordar el rostro de su madre así como su dulce voz y las promesas que le hizo de que, de que siempre la cuidaría aún que ella ya no estuviera ahí, como su madre siempre hubiera sabido que no viviría para ver crecer a su hija, esa idea humedecido los ojos de Hope brevemente, era triste no tener a su mamá, pero le reconforta a saber que de una u otra forma, con estos actos de amor y protección póstumos, ella seguía estando a su lado, seguiría viva en su corazón mientras la pudiera recordar, no iba a dejar de existir. Por su lado el director se alejó con paso tranquilo del dormitorio destartalada con una sonrisa de satisfacción que se borro poco a poco cuando recordó la forma que Hope lo abrazo y lloro en su pecho y como él la consoló, una sensación de vacío lleno su pecho y de inmediato detuvo su paso y se sacó ambos guantes para revisar sus manos, una completamente normal para su tranquilidad, pero la otra mano era historia aparte, estaba completamente negro, con algunas plumas oscuras sobresalientes y con garras afiliadas en vez de uñas.

 

-Eso estuvo muy cerca... no me puedo volver a arriesgar- Pensó intranquilo el enmascarado viendo como si mano afectada volvía poco a poco la normalidad, se giro unos momentos para mirar por última vez el dormitorio abandonado por esa noche -Llego a justo tiempo...-

Suspiro pesadamente volviéndose a colocar los guantes para retomar el camino a la escuela, meditando en qué de aquí en adelante no podía cometer otro desliz.
Ya por la mañana, a primera hora del día la vida en NRC empezó, es un nuevo ciclo escolar y nadie esa mañana estaba más despierto y emocionado por empezar.... Que Grimm

-¡Hey, arriba humana! ¡No querrás llegar tarde el primer día de escuela!- Gruño el felino saltando encima de la aún durmiente chica -¡Tienes que bañarte, vestirte y lo más importante, conseguir el desayuno!-

-Grimm, por favor... Nos acostamos a las 3 de la madrugada por limpiar este cuarto... Dame 5 minutos más...- Se quejo Hope mas dormida que despierta -Además el primer día de escuela no se hace nada importante, no importa si me salto la primera clase... Déjame dormir...- Bostezo cubriendo su cabeza con las sábanas y la almohada

-Ya escuchaste al pajarraco, si hago un buen trabajo como guardián y consigo que te gradúes con honores me dejara ser estudiante y me volveré un gran mago- El gato se imagino ilusionado a sí mismo con un traje rojo y un sombrero puntiagudo azul con la luna y estrellitas dibujadas, haciendo magia maravillosa desde la suma de un montaña -Y no desperdiciare esta oportunidad de oro por qué no quieres levantar tu perezoso y pesado trasero de la cama ¡ASI QUE ARRIBA! ¡ARRIBA!-

Grito a todo pulmón mientras le quitaba las sábanas y la Hope que se había vuelto a dormir, el de ojos azulados refunfuño molesto flotando sobre la cara de la más grande para gritarle que se levantará de nuevo, pero algo le llamo la atención.

-¿Eeh? ¿Qué es eso en tu frente?...- Pregunto notando una cicatriz extraña en la frente de la joven, el fleco no la dejaba ver antes pero ahora con el cabello revuelto era posible ese patrón con forma de estrella de ocho picos, Grimm se puso pálido cuando la reconoció -¡¡NO NO ES CIERTO!! ¡¿SI SON REALES, AUN QUEDA UNO?!- Grito asustado con los ojos en blanco paralizando dosel de la impresión

-¡¡YA PARA DE GRITAR, YA ME LEVANTE!!- Exclamó Hope terminando de despertar, no sabía por qué la insistencia del gato monstruo si el primer día no se hace nada importante, pero la cara de espanto la confundía mucho -¿Por qué me miras como si estuvieras viendo a un muerto? ¿Volvieron los fantasmas?-

-¡¡E-ERES TU-TU!!- Tartamudeo sin creerse lo que tenía al frente aún -¡¡TU...TU ERES... UN UNICORNIO!!-

 

CONTINUARA...

Chapter Text

CAPITULO 03 – MAL PRIMER DIA, BUEN PRIMER AMIGO: PARTE I

 

-¿Por qué me miras como si estuvieras viendo a un muerto? ¿Volvieron los fantasmas?- Pregunto la chica mirando confundida alrededor y detrás de ella

-¡¡ERES TU!!- Tartamudeo sin creerse lo que tenía al frente -¡¡TU...TU ERES... UN UNICORNIO!!- Si Hope seguía medio dormida en ese momento, pues se despabilo en una fracción de segundo, no dudo en saltar sobre el gato monstruo para atraparlo y taparle la boca con fuerza para evitar que gritara otra vez

-¡¡CALLATE, NO LO DIGAS UN VOZ ALTA!!-

 

Esta vez el grito salió de Hope, se aseguró de tener bien sujeto a Grimm antes de bajarse de la para asomarse por una de las ventanas hacia el exterior, perfecto no hay nadie en los alrededores, nadie escucho el grito de Grimm o el propio, pero la joven no podía arriesgarse, tenía que saber como el felino oji-azul la descubrió y que más sabe, así que haciéndole un gesto de silencio con su dedo destapó poco a poco el hocico del sorprendido pequeño monstruo.

 

-¿Cómo te diste cuenta de lo que soy?- Pregunto el la peli-clara muy preocupada

-Por la estrella en tu frente- Grimm señaló la frente aún descubierta de Hope -Toda criatura mágica y mago que se respeta en sabe que esa marca es la Estrella de Amalthea y que una estrella como esa solo la poseían los unicornios y ningún otro ser vivo en Twisted Wonderland tiene una marca ni remotamente parecido a esa estrella, son cosas que nos enseñan con cuentos desde muy pequeños-

-Mierda... Y yo que pensaba decir que es una marca de nacimiento si alguien la llegaba a ver- Maldijo la joven por lo bajo arreglándose el cabello para cubrir su frente y preocupándose aun más -Estoy jodida, muy jodida...-

-¿Y cómo es que estas viva? ¿No que todos los unicornios se habían extinguido hace cientos de años? ¿Hay más como tú? ¿Por qué te vez como humano? ¿Y donde está tu cuerno?...- Pero las infinitas preguntas del sorprendido gato se detuvieron de nuevo por la mano de Hope

-¡Ya para con tantas preguntas!- Exclamó sintiéndose incomoda por el interrogatorio -Escucha, te lo explicare todo con la condición de que me guardes el secreto y no preguntes nada más ¿Ok?-

 

Grimm asintió enérgicamente, estaba muy sorprendido por su descubrimiento y tenía mucha curiosidad, quería escuchar lo que esa chica que no es la simple humana con magia extraña que creyó tenía por contar, sin embargo Hope se limitó a permanecer en silencio con la mirada caída, regresó a la cama tomar asiento a la vez que descubría la boca del felino y lo dejó sentarse en su regazo, se sentía extraña puesto que sería la primer vez que contaría la historia de su pasado en su vida a alguien.

 

-La verdad ni yo misma me se todo el cuento, mi familia murió sin contarme muchos detalles importantes porque era muy pequeña para comprenderlos- Dijo la joven con tono melancólico -Lo que sé es que el unicornio, como la criatura mágica similar a un caballo o un ciervo con un solo cuerno en la cabeza si se extinguió hace mucho por que los magos los cazaron hasta que no quedó ni uno, pero quedaron híbridos entre unicornios y humanos, que son mis ancestros, ellos tuvieron que huir Twisted Wonderland a otro mundo donde no existe la magia porque los magos también comenzaron a cazarlos, hasta tuvieron que disfrazarse de humanos comunes para poder vivir en paz, sin embargo vivieron tanto tiempo en ese mundo que olvidaron como usar magia, con el tiempo quienes cazaron a mis ancestros en el pasado dieron con mi familia y como no sabemos usar magia fuimos presa fácil para los cazadores y pues... se reanudo la cacería, nos han perseguido y asesinado uno a uno hasta que quede solo yo...- Terminó su narración con tono entristecido, hacer ese repaso de su historia familiar le trajo malos muy recuerdos

-¿Ósea que estas tu sola, no queda otro como tú ni en este ni en ese otro mundo?- Cuestionó Grimm después de haber escuchado con atención el cortó relato -¿Entonces... Eres el ultimo unicornio?-

-Eso parece...- Respondió Hope cabizbaja -Aparte del director y ahora de ti, nadie más sabe que lo soy, estoy aquí porque mi madre hizo arreglos para que me escondieran en caso de que me encontraran en el mundo de los humanos sin magia... Y me encontraron, estoy viva milagro, estuvieron muy cerca de atraparme-

-¿Y por qué los magos cazan unicornios?- Cuestionó el oji-azul confundido -La verdad no le veo sentido, por lo que escuche de carrocho los unicornios no le hacían daño a nadie-

-No lo sé... pero no creo que sea para nada bueno-

 

Hope susurro esas últimas palabras sintiendo como la sensación de vacío se apoderaba de ella de nuevo, el recuerdo de infancia que más asustaba a la chica se activo en el fondo de sus memorias, el recuerdo de la última vez a tía Lain, de sólo pensarlo la luz roja y azul acompañada del sonido de las sirenas de policía llegando a su casa volvían a su cabeza, así como los gritos de desesperación de su abuela y madre cuando fueron a reconocer el cuerpo al lugar del crimen, el olor metálico de la sangre en el aire y la imagen del estado terrible y descarnado en que encontraron el cuerpo de la joven que fue como una hermana mayor, jamás debió bajarse de esa patrulla para averiguar por su mamá y abuela lloraban tanto y los demás adultos estaban tan horrizados...

 

Hope susurro esas últimas palabras sintiendo como la sensación de vacío se apoderaba de ella de nuevo, el recuerdo de infancia que más asustaba a la chica se activo en el fondo de sus memorias, el recuerdo de la última vez a tía Lain, de sólo pens...

 

El rostro de Hope no reflejaba otra cosa que no fuera una profunda tristeza, quiso llorar ante el terrible recuerdo y Grimm lo notó, no era tan tonto como no darse cuenta de que tocó una fibra sensible de la chica con sus preguntas, se sentía bastante mal por eso, después de todo él también está sólito, pero no sabía muy bien hacer para consolarla, en el Monte Pelado, donde solía vivir, cada monstruo se cuida a sí mismo y no existe el compañerismo, por lo que ser compasivo no está en la naturaleza de felino, aún se las ingenió para idear un par de palabras para alegrar a la más grande y de paso a sí mismo.

 

-Jejeje... Ahora entiendo por qué ese viejo pajarraco me nombró tu monstruo familiar- Afirmó Grimm cruzando se de brazos

-¿Eh?- Balbuceo Hope levantando la mirada confundido.

-No es obvio, ese director sabe que magos muy malos andan tras de ti y que solo un genio dueño de magia de fuego poderosa como yo puede cuidarte ¡Kufufu~! Ese director reconoce mi talento- Explicó el más pequeño confiado de si mismo -Así que no te preocupes niña unicornio ¡Ahora eres la protegida del Gran Grimm, me encargare de cuidarte de todo mal y le daré una paliza terrible a esos cazadores si se atreven a asomar las narices por aquí!- Alardeo a la vez que floto hasta la cabeza de chica para darle un par de palmaditas -Le demostrare a ese pajarraco que debió aceptarme como estudiante desde un principio, además espero como recompensa algunas latas de atún extra-

 

Agregó el felino con una sonrisa socarrona acompañado de una risita traviesa, no iba a demostrar todo su talento innato de gratis, además dejaría boquiabierto al ese director con su increíble trabajo como protector de una criatura tan rara el último unicornio de Twisted Wonderland, nadie le pondría una mano encima Hope en su guardia. La joven de ojos brillantes miró sorprendida al pequeño y confiado monstruo, podía ver la buena intención de animarla en sus palabras, aún que pareciera que las dijera más para si mismo que para ella, aún así no se imagino que Grimm pudiera empatizar con ella, eso hizo que la tristeza que tan repentinamente invadió su corazón por lo malos recuerdos fuera cambiada por una sensación de tranquilidad y alivio que la hizo sonreír, sin pedir permiso extendió sus brazos y le dio un fuerte abrazo.

 

-¡Gracias gatito! ¡De verdad muchas gracias!-

 

Exclamó contenta apretando al felino contra su pecho, se sentía aliviada de contar con alguien en quien confiar su  secreto más profundo abiertamente, sin querer los ojos se le humedecieron de emoción de tener a alguien a quien considerar un amigo por primera vez en su vida, Grimm por su parte intentó zafarse del abrazo de la más grande, era demasiado apretado para su gusto y era muy raro para él recibir tanto afecto, sin embargo ver la cara de felicidad de Hope no pudo hacer otra cosa que dejarse hacer está, además le gustaba que le dieran las gracias, lo hacía sentir importante.

 

-¿Sabes? Comenzamos muy mal ayer, así que te parece si empezamos de nuevo...- Dijo alegre la joven dejando libre al felino, si iban hacer amigos lo mejor sería hacer de cuentas que la noche anterior nunca pasó -Mucho gusto en conocerte Grimm, soy Hope Orellabac, ultima unicornio y estudiante de magia de primer año, espero que seamos muy buenos amigos- Saludo sonriente extendiendo su mano, Grimm al principio no entendía, pero le siguió el juego a la contraría

-Hola Hope, tienes el gran placer de conocer a Grimm, monstruo guardián, genio de la magia, próximamente estudiante de magia, tendrás el gran honor de ser mi protegida y prometo no decirle tu secreto a nadie- Saludo con una sonrisa tomando con sus patitas las mano de la menor y la agitó animado -¡Oh! Y disculpa por intentar quemarte en la ceremonia-

 

Ok eso último cambio la sonrisa alegre de Hope a una más incomoda de acordarse de cómo casi termina cocinada viva y que Grimm lo dijera como si nada tampoco ayuda, pero bueno, todas las buenas amistades empiezan así ¿verdad? Solo esperaba que los intentos de quemarla no se repitieran en el futuro. Ya con las cosas claras el dúo se puso en pie dispuesto a iniciar el primer día de clases con una buena actitud, cuando al abrir la puerta se toparon de frente a los tres fantasmas de la noche anterior y por la forma en que se quedaron mirando sorprendido la frente de la joven, aún que estuviera cubierta por su fleco, ellos también sabían todo sobre la peli-clara.

 

-......... Ustedes escucharon todo ¿verdad?- Pregunto Hope nerviosa

-No te preocupes, no diremos nada a nadie- Respondió el fantasma más gordito -Tampoco es como si le pudiéramos decirle a mucha gente, todos nos evitan-

-Crowely tendrá sus razones para esconderte aquí, nosotros no interferiremos- Agregó el fantasma más pequeño

-Además si eres un unicornio significa que eres un tipo de monstruo, igual que nosotros y el mapache, entre monstruos nos cuidamos- Comento sonriente el fantasma más larguirucho

-¡Que no soy mapache!-

 

Grimm chillo molesto, hasta cuando le dirán mapache, no lo soportaba le daría una lección a esos fantasma en cuanto tuviera tiempo libre, ahora tiene que dedicarse a proteger a la chica unicornio, Hope le dedico una sonrisa a los tres espectros como agradecimiento por comprenderla, era una curiosa manera de iniciar amistades, sus primeros amigos son un trío de fantasmas bromistas y un gato flotante con mal carácter que escupe fuego, quien lo diría, solo el destino sabrá que más le depara este nuevo mundo. En 20 minutos y la oji-dorada ya estaba lista para el primer día en su nueva academia y se encaminó a la institución con un muy perezoso Grimm sobre su cabeza, que bostezaba sonoramente, tal vez se emocionó un poco con el asunto de madrugar, sería la primera y única vez que lo hará, el resto del año que Hope se las arregle sola para despertar temprano.

 

-Hope... Me muero de hambre... Quiero desayunar...- Bostezo el felino en la cabeza de la chica

-¿Cómo puedes tener hambre? Si te atiborraste tú solo lo que el director nos trajo a noche- Regaño Hope rememorando el momento en que encontró a la cocina y Grimm ya se había tragado uno de los sándwiches y ya llevaba la mitad del otra -Y me dejaste sin desayuno a mi-

-¡Eso no era suficiente, necesito más comida para aguantar hasta medio día!- Se quejó el más pequeño dando unas patadas de reproche

-Eres un barril sin fondo- Refunfuño la más grande sacando de su bolsillo el mapa que le dio el director, quería ver si había algo como un comedor o algo por el estilo cerca -Ok, según esto hay una tienda cerca, tal vez tenga comida-

 

Comento la chica siguiendo el camino que trazado los garabatos del mapa, no fue difícil encontrar la tienda, era una casita pintoresca, con cristales, velas y artículos llamativos decorando el jardín, así como el letrero Mr. S's MYSTERY SHOP decorando la entrada al local, pero tanto la chica como el pequeño monstruo quedaron impresionados al adentrarse en la tienda y encontrarse con la increíble variedad de objetos y libros mágicos en los estantes

 

-¿Crees que encontremos el desayuno aquí?- Pregunto Grimm a su protegida mirando a su alrededor dudoso

-No lo sabremos hasta preguntar- Respondió la oji-dorada también dudando de que sea una tienda de comestibles -¿Hola? ¿Esta abierto?- Llamo la chica tímidamente acercándose a un mostrador

-¡Un momento, ya te atiendo!- Se escucho una voz jovial desde la parte trasera de la tienda, en instantes en un hombre joven moreno, con sombre de copa y tatuajes en el rostro apareció desde detrás cargando una caja bastante pesada -¡Buenos días, soy Sam y bienvenido a la Tienda...-

 

Pero el tendero se quedó mudo y con cara de haber visto un fantasma de sólo ver a la jovencita de pie al otro lado del mostrador acompañada de un monstruo flotante, Hope y Grimm no entendía por qué tenía cara de espanto y quedaron aún más confundidos cuando vieron como por la sorpresa el tatuado dejo caer la pesada caja sobre uno de sus pies, quejándose con un pequeño grito al acto y saltando en un pie del dolor.

 

-¡Oh cielos! ¿Está bien señor Sam?- Pregunto la chica preocupada, aún que Grimm por su lado se reía entre dientes por el bailecito del tatuado

-¡Si-Si estoy bien! Solo estoy algo torpe esta mañana y también muy sorprendido, nunca imagine que mi primer cliente del día sería una chica en compañía de un monstruo, sobre todo porque esta es una academia para chicos y las reglas prohíben los monstruos familiares- Explico el oji-purpura con una gran sonrisa, repuesto del susto y del golpe del pie, aún que el dolor nadie se lo quitaba -¡Los espíritus del otro lado me habían dicho que hoy me llevaría una gran sorpresa, pero nunca me imaginé una de esta clase!-

-Créame, yo tampoco me termino de creer que estoy aquí- Comento Hope con una sonrisa, pero aun preocupada -¿Pero en verdad se encuentra bien?-

-No te preocupes pequeña diablilla, se necesita más que eso para sacarme del negocio- Le aseguro el mayor con actitud alegre, calmando a la menor -¿Como puedo ayudarlos? ¿Tal vez necesitan amuletos de la suerte? ¿La momia de un rey antiguo?¿O tal vez cartas de tarot malditas?-

-Nos preguntamos si aquí vendes algo de comer, pero no creo que sea el caso- Dijo la oji-dorada mirando su alrededor

-¿Estas bromeando? Aquí encontrarás lo que necesitas, desde golosinas y abarrotes hasta príncipes hechos sapos, aquí encontrarán de todo, solo piden- Aseguró Sam ensanchando su sonrisa

-¡Entonces yo quiero muchas latas de atún!-

-No abuses Grimm-

 

Lo regaño Hope tirando de una de sus regordetas mejilla, Grimm no puedo evitarlo, se emocionó de sólo escuchar que tenían comida en aquella extravagante tienda, sin mencionar que la actitud alegre tendero es contagiosa. Sam volvió de la trastienda en poco tiempo con los bocadillos una pequeña bolsa para menor, además de algo adicional...

 

-Esto es cortesía de la casa- Dijo sonriente ofreciéndole una larga tira de tela oscura

-¿Un lazo?- Comento la oji-dorada mirando curiosa la porción el pequeño regalo

-Es para el cabello, no existe una mujer que no adore decorar su cabello- Dijo Sam alegré -Y prefiero obsequiarlo a una chica guapa como tú antes de que pierda toda su calidad por llevar tanto tiempo guardado- Agregó divertido de ver las mejillas rosáceas por el alago

-¡Hey, no le coquetees, estas muy grande para ella!- Regaño Grimm cruzando se de brazos

-¡¡GRIMM!!- Exclamó Hope ahora sonrojada pero de pena

-¡Tranquilo! ¡Tranquilo! Solo me aseguro de que esta diablilla sea una clienta fiel a futuro- Se defendió el oji-purpura sin perder esa sonrisa que parecía ser característica principal en él

-Vaya... Me da algo de pena recibir algo gratis- Comento aun sintiendo un poco de vergüenza, pero agregó con una sonrisa de agradecimiento -Aun así, muchas gracias señor Sam, le prometo que voy cuidar mucho este lazo-

 

Hope agradeció guardando con cuidado el primer obsequio que alguien de ese mundo le daba, cosa que también hizo bastante feliz al tatuado, definitivamente toda esa amabilidad nuevo para la peli-clara, tal vez empezar desde cero no es tan malo como creyó en un principio. Ya con la barriga llena la caminata por la calle principal de la academia fue muy emocionante para oji-dorada y el pequeño monstruo, el edificio principal de la academia durante el día era algo impresionante nunca antes había visto por ambos, a Hope daban ganas de dibujarlo y lo haría en cuanto tuviera materiales, una verdadera fortaleza medieval y las estatuas en la calle principal no se quedaban atrás, la chica estaba tan encantada con la imagen ante ella que no se daba cuenta que era el centro de las miradas y de uno que otro murmullo de los demás alumnos que comenzaban a llenar la calle principal, la verdad es que Hope no pasaba desapercibida, aún con el uniforme masculino que le queda holgada y disimulada su cuerpo femenino, todo el muchos se le quedaba mirando por lo fino de su figura, sus llamativos ojos dorados y lo delicado de su rostro, incluso algunos no eran nada disimulados con sus miradas indiscretas, pero Hope prefería ignorar estos comportamientos, no era la primera vez que se le quedaban mirando y murmurando a su alrededor, Grimm estaba demasiado distraído con las 7 estatuas que adornaban la pasarela.

 

-Vaya que la calle principal se ve diferente día- Grimm comento emocionado mirando las estatuas a su alrededor -Anoche no tuve tiempo de verla bien, ni a las estatuas ¿Me pregunto quiénes serán?-

-Tal vez sea los fundadores de esta academia- Respondió Hope mirando también las esculturas -Es bastante normal hacer este tipo de reconocimientos honoríficos en una institución educativa- Agregó prestando particular a la estatua de un personaje que se le hacía conocido -Un momento... ¿Hades?-

Pensó extrañada, para luego mirar las demás estatuas, todas son de personajes que ella ya conocía, o mejor dicho, villanos que ya conocía ¿Acaso en esta lugar admiran a los villanos? Eso sería un poco raro, aún que recordando también los libros y mitos antiguos que le leyeron de pequeña, no todos esos personajes son villanos del todo.

-Eso lo entiendo, pero ¿por qué hicieron las siete estatuas tan aterradoras?- Preguntó Grimm sintiéndose incómodo por la estatua de una reina regordete -Esta abuela se ve especialmente amargada-

-Ella...-

-¿No conocen a la Reina de Corazones?- Interrumpió un chico peli-naranja con el cabello desordenado, de ojos rojizos y un corazón pintado sobre su ojo derecho

-¿Reina de corazones?- Cuestionó Grimm confundido -¿Es importante?-

-A mi me suena-

 

Dijo Hope siguiéndole el juego a los otros, tenía curiosidad por escuchar que tenía el desconocido por decir, el chico comenzó a relatar como la "Reina de Corazones" gobernaba con extrema disciplina y un país lleno de gente loca y como la desobediencia se castigaba con cortarles la cabeza, la chica escuchaba con atención todo el relato y la tranquilidad con la que aquel chico contaba el relato.

 

-Tal parece lo que en el otro mundo es ficción aquí es historia real tal parece que no les molesta que la reina fuera una tirana - Pensó la oji-dorada llevándose una mano al mentó, analizando lo que escuchaba

-Supongo que es mejor ser un líder fuerte y temido, que uno amado- Grimm le dio la razón al chico desconocido tras escuchar su explicación

-No te creas Grimm, hay líderes han caído por el propio peso del miedo que han infundido en su gente- Corrigió Hope al acto -Si un pueblo es oprimido en exceso tarde o temprano se harta y se levanta contra el dictador- Comento recordando brevemente las clases de historia de su otro mundo

-No si los amenazas lo suficiente, de otra manera la gente no obedecería- Comento el chico oji-rojo con sonrisa confiada

-Por cierto ¿Quién eres tú?- Pregunto Grimm mirando con curiosidad al chico

-Soy Ace, uno de los nuevos estudiantes de primer año, encantado de conocerlos- Se presentó finalmente el desconocido

-Mucho gusto Ace, yo soy Hope también soy de los nuevos estudiantes de primer año- Se presentó la chica tranquilidad

-Y yo soy Grim, monstruo guardián y genio que se convertirá en el mejor de los magos algún día- Se sumó el pequeño monstruo sonriente

-Sus nombres suenan un poco extraños- Comento con extrañeza

-Tu nombre también se me extraño- Respondió la de vuelta -Pero es muy original-

-Oye Ace, el león de aquí con la cicatriz ¿Es famoso?-

 

Y con esa pregunta del gato, Ace comenzó a relatar la historia tras cada una de las esculturas, a la oji-dorada le llamó mucho la atención que la historia que contaba el chico parecía una versión endulzada de las películas animadas que vio de pequeña, siendo más cercanas a sus versiones las literarias, pero aun así seguían siendo muy diferentes a lo ella conocía.

 

-Las historias que cuentan aquí son algo diferentes de lo que conozco- Pensó la chica analizando las historias contadas por Ace -¿O tal vez será que en el mundo de los humanos sin magia la cuentan mal y aquí no eran villanos del todo?- Volvió a meditar la chica, quizás la versión de las historias este mundo inspiraron las que ella conoció en el otro

-¡Oooh! ¡Un dragón! ¡Todos los monstruos los admiro!- Exclamó Grimm emocionado ante la última de las historias

-Debo aceptarlo, cada uno tiene su encanto- Afirmó Hope dando la razón al felino en sus hombros

-Si, son todos tan geniales- Dijo Ace con una sonrisa simpática que se transformo en una burlona -A diferencia de cierto mapache y de chica anormal-

-... ¿Disculpa?-

 

Tampoco Grimm como Hope se quedaron confundidos por esas palabras, la joven de piel pálida se dio cuenta de las verdaderas intenciones del chico cuando comenzó a carcajearse de manera exagera en sus caras, no se venía nada bueno.

 

-¡No puedo soportarlo más! ¡JAJAJAJAJAJA!- Ace se burlaba sin parar -¿No son ustedes los que causaron un desastre en la ceremonia de anoche?-

-Si... ¿Qué con eso?- Respondió Hope cortante y con expresión sería en su rostro

-La chica con magia anormal, que ni dormitorio tiene y aun así fuiste convocada por el Espejo Oscuro, y tú, un eres monstruo que no fue llamado, pero invadiste la sala de todas formas y quemaste todo- Dijo el oji-rojo señalando a la menor y luego al pequeño monstruo -Maldición, tuve que esforzarme mucho para no reírme toda la ceremonia-

-¿Entonces eras tú el que se reía?- Pensó Hope recordando brevemente al estudiante que vio a través del reflejo en el espejo y parecía burlarse de ella

-¡Pero qué chico tan grosero!- Gruñó Grimm molesto

-¿Y siendo un bicho raro te dejaron inscribiste de todas formas? ¡Ja! Debieron sacarte a patadas junto con el mapache- Siguió burlándose el peí-naranja de la chica -¡Jajajaja! Si que eres patética-

-Parece que volví al último año de primaria-

 

Pensó con molestia y fastidio la peli-clara, rememorando por un momento esa época de su vida en la que era fastidiada por las alumnas mayores y tubo que defenderse de ella, todo iba demasiado bien para ser cierto.

 

-Tendré que volver a los viejos hábitos antes de que esto se salga de control...- Medito la peli-clara viendo como Ace no dejaba de provocar a Grimm, su compañero monstruo iba perdiendo la paciencia y algunos alumnos los rodeaban y se burlaban en voz baja también -Nunca creí que tendría que volver a eso...Mierda- Maldijo para en sus adentros tomando a Grimm de su hombro y dejándolo en el suelo -Tranquilo Grimm yo me ocupo de esto, pero toma un poquito de distancia por si las dudas- Susurro muy bajito dándole un empujoncito amable al felino

-Pero Hope...-

 

Grimm intentó intervenir, pero Hope solo le sonrió brevemente con amabilidad guiñando le un ojo, para luego enfocar su atención en un Ace que aún la miraba de manera desafiante y burlesca, esperando a ver que haría la contraria.

 

-Disculpa, no escuche lo último que dijiste ¿Podrías repetirlo?- Dijo Hope con tranquilidad y sin perder su sonrisa serena

-¡JAJAJAJAJA! Y además de anormal también eres sorda- Se volvió a burlar el peli-naranja -¡Dije que eres PA-TE-TI...-

 

Pero el chico con el corazón pintado no termino de deletrear, tan divertido estaba burlándose de la chica con magia inestable, que no vio el momento en el que Hope acomodo su puño dio un par de pasos atrás y usando la potencia de sus piernas se impulso y terminó por estamparle un potente puñetazo en el estómago al peli-naranja, lo dejo sin aire al momento, todos los presentes se quedaron mudos y soltaron un leve jadeo por la sorpresa, nadie se imagino que una chica pudiera golpear así de duro y rápido.

 

-No soy sorda, es solo que tu risa es tan chillona que no me deja escuchar ni mis pensamientos- Hablo Hope aun con tranquilidad, apartándose un par de pasos para al contrario recuperar el aliento

-...... ah...... a- Ace trato de hablar pero era imposible, solo pudo llevarse ambas manos al estómago, inclinarse adolorido y jadear para recuperar el aire con dificultad

-Vaya... Parece que te duele mucho el estómago, mejor vete a descansar antes de que duela más-

 

Dijo la peli-clara como si nada estuviera pasando, dándole un par de palmaditas amistosas al oji-rojo en su espalda, por los quejidos que soltaba Ace era obvio que intentaba insultarla pero no podía por el dolor, aún que en sus pensamientos le estaba diciéndole a la chica hasta de lo que iba a morir, Hope por su parte solo se alejó sin perder su sonrisa serena, tomó a Grimm en brazos, ya que el gato de la impresión no movía ni un músculo, y se abrió paso entre los estudiantes para seguir con su caminata al salón de clases, dejando atrás a Ace y el pequeño grupo de estudiantes que empezaron a burlarse el peli-naranja por dejar que una chica tan chiquita le pegará.

 

-Oye Hope ¿Qué paso allí atrás?- Pregunto Grimm un poco asustado -Yo creía que los uni... tu raza eran delicados y que no mataban ni a una mosca-

-Odio a los bullying... Y si no deje que ninguna de las perras de último año me intimidaran en mi viejo instituto, no lo permitiré aquí- Contestó Hope con confianza -Y mucho de lo que se dice de mi especie no es del todo exacto...-

-¡¡QUE PASO AQUI!!- Se escucho el grito de Crowley desde atrás, donde aún estaba un adolorido Ace

-¡Maldición, es el director cuervo!- Mascullo Grimm viendo venir un regaño

-Disimula y no actúa natural- Susurro Hope a su compañera peludo, no quería problemas en su primer día, aún que estos parecían perseguirá y Grimm como si nada se bajo de los brazos de la más grande, se acomodo en el suelo y se empezó a lamer.... Partes privadas-...... ¡No tan natural, gato tonto!-

 

Tras ese regaño la chica volvió a cargar a Grimm y aceleró el paso para que no los castigaran, mientras que el pequeño monstruo estaba confundido, ¿Qué no es natural limpiarte tus partes con la lengua en público? en fin, cosas de humanos... o mas bien cosas de su protegida.
Por suerte el dúo huyó rápido y Ace por un asunto de orgullo no quiso decir que se peleó con una chica y que perdió, así que Hope zafó de un castigo por ahora y pudo participar tranquilamente de su primera clase del día que es Astrología, le resultó muy interesante estudiar las estrellas, así como que la clase la diera una pintura parlante, supuso que así funciona la magia, a Grimm la clase se le hizo aburrida y prefirió tomar una siesta corta en el regazo de la chica, quien estaba muy concentrada hasta que unos susurros tras ella la sacaron de concentración.

 

-¿Entonces esa es la chica?- Murmuró uno de los chicos uno con chaleco rojo

-Si, es la chica de la ceremonia de ayer, la que se quedó sin dormitorio- Respondió también por lo bajo otro de los compañeros de clase con chaleco también rojo -Que mala suerte que sea nuestra compañera-

-¿Porque dices eso? Si es muy linda- Agregó otro de los estudiantes, pero este con un chaleco morado/azulado -El espejo debió mandarla a Pomefiore, nuestro líder piensa que calzaría bien con nosotros-

-Pero el espejo también dijo que su magia es inestable... anormal- Corrigió el compañero -Seguro su problema arrastra al resto de la clase-

-No lo había visto de esa forma- Murmuró el tercer compañero analizando las palabras de otros dos

-¿Y vieron como dejo sin aire a nuestro compañero de dormitorio?- Agregó nuevamente uno de los estudiantes de chaleco rojo -Es una salvaje, el espejo debió mandarla a Savanaclaw-

 

Comento en tono burlesco el compañero de clase de Hope sin imaginarse que esta los escuchó todo el tiempo, ella pensaba que el asunto de ser la única chica de la academia sería el verdadero problema y no lo de su magia sin forma o el que se defendiera de cretino que se hacía el chistoso a costa de su situación, tal parecía que en ese mundo la magia lo era todo y si no tenías magia o era estaba fuera de lo normal eras descartado. La siguiente clase fue historia de la magia y fue mucho mas silenciosa ya que todos estaban más concentrados en tomar los apuntes de la pizarra anotadas rápidamente por el profesor Mozus Trein mientras su gato Lucius vigilaba desde el escritorio a todos los estudiantes, la joven de cabellos claros no era la excepción, también tomaba apuntes rápidamente hasta que el gato monstruo tirar del brazo de su protegida.

 

-¿Qué pasa Grim?- Susurro no queriendo llamar la atención del profesor, por su cara seguro era de los amargados que la regañaría si no presta atención

-Es ese Ace- Murmuró Grimm señalando la puerta por donde entraba lentamente el chico con el corazón pintado tratando de no hacer ruido -Sera tu compañero de clase-

-Genial...- Mascullo seria la chica viendo llegar al contrario

-¡Jovencito, le pasare por alto esta llegada tardía por ser el primer día!- Llamó el profesor Mozus haciendo que Ace se paralizar a al acto al verse descubierto -Espero que en el futuro aprenda a ser más puntual o habrá severas consecuencias ¿Quedo claro?-

-Si señor...- Respondió Ace bajando la cabeza por el regaño, tomando el primer asiento libre que encontró, quedando frente a Hope en el extremo opuesto del salón de clases -Bicho raro- Pensó molesto a la vez que le sacaba la lengua a chica de manera infantil

-Idiota-

 

Pensó Hope con expresión seria, le hizo el clásico gesto con el dedo medio para luego seguir escribiendo mientras que Grimm sonreía de manera burlona y triunfante de ver tan molesto al peli-naranja. Una vez terminada la sección de escritura el profesor empezó a dar un pequeño seminario de introducción a la de historia.

 

-La historia de la magia es una clase vital en la que aprenderán sobre personajes históricos poderosos y cómo surgió la magia, no habría presente sin pasado y, sin embargo, muchos de ustedes, los estudiantes, piensan que solo necesitan memorizarlo cuando tienen un examen- Dijo el profesor con tono serio y estricto -No se dan cuenta de la importancia de conocer la historia de nuestro pasado, inclusive nuestros nombres son un reflejo del pasado que arrastramos-

Agregó mirando a todos los presentes, hasta que poso su vista en un alumno peli-azul y oji-verde con una pica pintada sobre su ojo izquierdo, el chico parecía muy concentrado

-¿Usted joven? ¿Cuál es su nombre completo?- Pregunto autoritario, sacándole un pequeño susto al pobre chico

-De-Deuce Spade, profesor- Respondió nervioso el peli-azul

-Hump... ¿Spade?- Murmuró el mayor analizando el apellido de su alumno -Un nombre con ínfulas de presunción sin duda- Comento con frialdad haciendo sentir avergonzado al oji-verde

-Para mí Deuce Spade suena genial- Habló Hope cruzando se de brazos, reprobando el que el profesor tratará de esa manera a sus estudiantes, además "Spade" significa "Espada" y eso es genial para la oji-dorada, sin embargo se dio cuenta de que tanto el profesor y toda la clase ahora la miraban fijamente -¡Mierdame escucharon!- Pensó alarmada dándose cuenta de que habló en voz alta, pero bueno lo hecho esta hecho

-Vaya, parece deseosa de participar señorita- Comento el profesor con su compañero felino en sus brazos -Tal vez le gustaría decirle al resto de la clase el significado de su nombre completo... Seguramente será un significado sencillo como tantos otros-

 

Dijo nuevamente con aire severo y de superioridad, buscando intimidar a sus estudiantes, mientras que la joven permaneció sería por unos instantes por lo dicho por el profesor, lo sintió como si menospreciara su nombre sin siquiera conocerlo, pero un pensamiento travieso se le cruzó por la mente, para hacer justicia por su compañero anteriormente intimidado, era hora de horrar la tradición familiar y le respondió al mayor con una sonrisa tranquila.

 

-Pues ya que pregunta de esa forma...-

 

20 minutos después...

 

-¡¡TODA LA CLASE SE EMPEZO A BURLARSE DESPUES DE QUE ESA CHICA DIJERA ESA BARBARIDAD!!-

 

Se escuchaba la voz de Mozus desde dentro de la oficina de Crowley, Hope escuchaba todo con indiferencia desde afuera junto a la puerta con la espalda contra la pared en compañía de un muy molesto Grimm que veía sus esperanzas de volverse un mago poderoso muy lejos si su protegida iba  a ser así de problemática, está solo esperaba que la llamaran para ser regañada o castigada.

 

-¡Esa niña es una salvaje sin cultura ni modales y encima la nombraste líder un dormitorio, que clase de ejemplo pondrá a los demás alumnos! ¡¿Como permites una cosa así?! ¡¿Cómo dejaste que se quedara en primer lugar?!-

-No soy una niña, cumpliré 16 en unos meses- Comento Hope soltando un suspiro cansado -Parece que tendré esa reputación aquí también-

-¿Qué reputación?- Pregunto Grimm arqueado una ceja

-Ser una salvaje y una anormal, no es la primera vez que me llaman así- Respondió la más grande con calma, pero se veía que no le gustaba

-Es que los humanos no entienden lo geniales que son los seres mágicos como nosotros- Volvió hablar el pequeño monstruo notando la incomodad en la chica -Además ser considerado salvaje es super genial, si todos ven que eres muy ruda nadie se meterá contigo, podrías infundir el miedo en todos los que te rodean- Agregó con una sonrisa socarrona y confiada flotando hasta quedar sobre la cabeza de la menor

-Sabes... Eso no es necesariamente bueno- Murmuró la chica cabizbaja

-¿No lo es?...- Pregunto sin entender el cambio de actitud de la mayor -¿Por qué lo dices así?-

-Por nada...-

 

Contestó Hope aún más seria, rememorando su vida en el mundo de los humanos sin magia, no quería caer en la soledad de nuevo ni ser violenta, odiaba la violencia, o meterse en problemas, pero tampoco iba a permitir que le pasarán por encima, no podía, prometió ser fuerte, sería difícil pero haría lo posible por que aquella época tan oscura de su vida no se repitiera en este nuevo lugar, pero la chica se salió de sus pensamientos cuando vio por el rabillo del ojo a aquel chico peli-azul que se presentó en la clase de historia, Deuce.

 

-Dis-Disculpa...- Llamó Deuce nervioso, pero decidido -Eres Ho-Hope y el mapache es Grimm, ¿cierto?-

-No soy un mapache- Mascullo Grimm molesto

-Como sea... ¿Ti-Tienes un minuto?- Pregunto el chico oji-verde nervioso, para era muy incomodo tener que hablar con una chica

-Claro- Respondió Hope recuperando su actitud más tranquila y amistosa -Es más, creo que tiene mucho más de un minuto, el profesor se está dando gusto gritando y va para largo- Dijo eso último en son de broma

-¿Por qué lo hiciste?- Cuestionó el contrario cruzándose de brazos como si estuviera molesto

-¿Qué cosa?- Cuestionó Hope sin entender

-En clase, decir que mi nombre es genial y después decirle esa grosería a Trein- el chico con más firmeza -¡Parecía que me estabas defendiendo del profesor!-

 

La oji-dorada no comprendía el motivo del malestar de su compañero de clase ¿Acaso es tan malo defender a los demás aquí? Así que colocando una sonrisa más amable la chica le contesto...

 

-Orellabac...- Dijo como si nada la peli-clara llamando la atención del peli-azul -"Orellabac" es el anagrama de la palabra "Caballero", mi tatara-tatara-tatara-tatara abuelo adopto ese anagrama como apellido porque fue un soldado de un gobernante muy importante y esperaba que todos sus descendientes fueran valientes y defendieran las causas justas, sin recibir nada a cambio y sin importar las consecuencias, como lo hacen los nobles caballeros, yo me esfuerzo por mantener viva la tradición familiar aun que eso me meta en problemas y tú eras una causa justa a defender en ese momento- Finalizó su explicación dedicándole una sonrisa amable a su compañero

-¿Yo-yo... Una causa justa?- Balbuceo Deuce impresionado tras escuchar con atención la explicación -Si ella le hubiera dicho esto al profesor, seguro lo hubiera impresionado- Pensó analizando cómo hubiera quedado bien parada ante Trein y lo sacrificó por defenderlo a él

-Además odio a las personas abusivas, sin importar si se trata de alumnos o profesores y no me importaría volver a ser castigada si con eso que estoy ayudando a los demás-

 

Agregó la chica con tranquilidad y jugueteando un poco con sus brazos, llevándolos tras su espalda, Deuce estaba por decir algo cuando la puerta de la oficina de la dirección se abrió con violencia.

 

-¡Señorita Orellabac!- Se escucho la voz de Trein desde dentro -¡Pase a la oficina!-

-Me encantaría seguir hablando... Pero tengo que ir a mi ejecución- Bromeó Hope tratando le relajar un poco la situación -¿Vienes Grimm?-

-Yo te espero, siento que si entro me gritaran a mí también- Respondió el pequeño monstruo bajándose de la cabeza de joven pelo-clara

-Pues que buen guardián resultaste ser- Regaño mirando al pequeño monstruo en el suelo, para luego levantar la mirada y dedicarle una sonrisa sincera a su compañero de clase a manera de despedida -Nos vemos Deuce-

 

CONTINUAR......

Chapter Text

CAPITULO 04 – MAL PRIMER DIA, BUEN PRIMER AMIGO: PARTE II

 

-¡Señorita Orellabac!- Se escucho la voz de Trein desde dentro -¡Pase a la oficina!-

-Me encantaría seguir hablando... Pero tengo que ir a mi ejecución- Bromeó Hope tratando le relajar un poco la situación -¿Vienes Grimm?-

-Yo te espero, siento que si entro me gritaran a mí también- Respondió el pequeño monstruo bajándose de la cabeza de joven pelo-clara

-Pues que buen guardián resultaste ser- Regaño mirando al pequeño monstruo en el suelo, para luego levantar la mirada y dedicarle una sonrisa sincera a su compañero de clase a manera de despedida -Nos vemos Deuce-

 

Y con eso entró con paso tranquilo a la oficina, no se arrepentía de lo que había hecho por su compañero y aceptaría el castigo cualquiera que fuera, Deuce se quedó mirando completamente mudo a la chica desaparecer dentro de la oficina y la puerta que se cerró de portazo tras ella, su mente estaba perdida, analizando lo que la más pequeña hizo por él y sobre todo sus palabras.

 

-¿Yo-Yo le parezco una causa justa a defender?- Pensó sorprendido el peli-azul

-Oye... Deuce- Lo llamo Grimm

-¿Qué quiso decir con eso?... Fue tan amable... Y dulce...- Volvió a meditar sintiendo su corazón acelerarse poco a poco

-¡Hey Deuce!- El felino levantó la voz

-Y su sonrisa... ¡Es tan linda!- Y ahora los pensamientos del distraído oji-verde se centraron en la sonrisa que le dedico Hope de manera tan tierna a sus ojos, no se daba cuenta de que su rostro empezaba a sonrojarse y que se llevó ambas manos al pecho

-¡¡DEUCE!!- Ya grito Grimm perdiendo la paciencia

-¡¿QUÉ PUTAS QUIERES?!-

Al fin reaccionó el aludido, enojado de que lo sacaran de sus pensamientos, a los llamados del monstruo con forma de gato, pero se topó con la sorpresa de que Crowley estaba pie junto a él cruzado de brazos y mirando molesto a su alumno, quien se puso pálido al acto.

-Jovencito, esa no es manera de responder en presencia de tu director- Dijo con seriedad el mayor

-¡Pe-Perdón director!- Balbuceo Deuce con un hilo de voz y sudando frío, quería que un hechizo de invisibilidad lo desapareciera en ese momento

-¿Necesitas algo?- Inquirió el director

-¡No-no! ¡Ya me voy!- Antes de terminar sus palabras, el chico ya había salido huyendo del sitio

-Jejeje... Es un idiota- Grimm se burló conteniendo una risita maliciosa, mirando al muchacho alejarse a toda velocidad

-Y tú pasa de una vez a la oficina-

-¡Yo que!-

 

Y antes de que el pobre monstruo pudiera salir huyendo también por el mismo pasillo por donde escapó el chico con la pica pinta en el rostro, ya Crowley lo tenía bien agarrado del cuello y se lo llevó a la fuerza a la oficina. El regaño de Mozus no fue nada agradable para el dúo y la advertencia de Crowley tampoco se quedó atrás, aún que le aseguro que le dejará pasar ese comportamiento tan inapropiado para una señorita por ser el primer día de clases y porque es muy amable, a condición de que de que se disculpara con el profesor Trein, con el pobrecito Lucius que quedó asustado después escuchar esa grosería y que cumpliera con un castigo no muy severo por ese día y que estaba cumpliendo justo ahora.

 

-Maldito viejo amargado, ni que hubiera dicho una grosería tan fuerte, además me disculpe- Refunfuño Hope molesta terminando de acomodar algunos libros en el escritorio del profesor, aún que analizándolo mejor, solo sus disculpas a Lucius fueron sinceras -¿Y en qué clase de academia te castigan quitándote la hora del almuerzo y con que la hagas la limpieza de un salón entero tu solo?- Mascullo mirando como el salón de historia estaba terriblemente sucio y desorganizado, parecía que el Trein lo dejo así a propósito para vengarse

-¡Jajaja!... Pues parece que en esta academia lo hacen- Grimm río divierto por el puchero de la más grande, estaba mirando trabajar a su protegida tranquilamente desde uno de los escritorios ya limpios -Oye te falto el pupitre de la esquina- Se burló señalando una mesa con varios papeles y basura encima

-No te burles, que tú también saliste bien regañado- Regaño a su compañero, echándole una mirada de molestia -¿Qué tal si me ayudas a limpiar para ver si acabo más rápido?-

-Soy tu guardián, no soy tu conserje personal- Les respondió altanero el felino -¿Además para qué te ayudaría? Si de todas formas nos perderemos el almuerzo-

-Por los mismo, quiero ver si me da tiempo de comer algo antes de ir a clase de educación física- Explicó caminando a los pupitres para recoger la basura -También quiero ver si me da tiempo para ver si aquí tienen club de dibujo o pintura-

-No me digas que también te las das de artista-

-Me las arreglo bastante bien en esa área, de hecho, me encantaría vivir de mis ilustraciones cuando sea adulta- Comento la peli-clara recuperando un poco de su buen humor, dibujar paisajes, plantas y personas es algo que ama y la hace sentir bien en momentos tristes, aunque recordó su situación actual -O al menos... Eso quería-

 

Agregó cabizbaja y sería enfocándose en terminar de recoger todo el tiradero lo antes posible, sería una mentira decir que Hope no tenía planes para su futuro, todo lo contrario, ella tenía planeado que si nunca la encontraban marcharse de la ciudad donde vivía después de graduarse, irse a donde nadie la conociera, matricularse en una universidad de bellas artes y vivir de sus obras, vivir como una persona normal, vivir sin miedo, libre, ese su deseo más grande, o al menos lo era, ya no estaba segura de que sería su futuro de ahora en más o si podría retomar alguno de sus planes iniciales. Grimm se quedó extrañado ante el cambio de actitud de su protegida, tal vez volvió a tocar un tema delicado sin querer, así que solo hizo lo primero que se le ocurrió para mejorar el ambiente.

 

-Así que te gusta dibujar ¿eh?- Dijo el oji-azul con tono divertido, de un salto coloco en la mesa delante de peli-clara -Oh Hope~ Dibújame como a tus gatitas francesas~-

 

Dijo Grimm tomando una pose que el consideraba que explotaba toda su perfección, echado panza arriba, recargando su cabeza sobre una de sus patitas, cruzando sus piernitas de forma sexy y colocando su mejor sonrisa, la chica se quedó estática por unos segundos para luego soltar una risa ante la pose tan divertida y un poquito ridícula del felino, esa no era la reacción que el monstruo buscaba, pero al menos con eso sacó a su amiga de sus malos pensamientos y Hope no podía estar más agradecía por tener un amigo así de divertido, era bueno tener a alguien que te distraiga de los malos pensamientos.
A pesar de se apresuró tanto como pudo con la limpieza del salón, la chica no pudo terminar a tiempo para hacer todo lo que qué quería a penas y le dio tiempo de ir aún baño vacío cercano al campo deportivo para cambiarse en lo que Grimm vigilaba que nadie entrará.

 

-Oki, ya estoy lista para hacer ejercicio- Exclamó Hope animada abriendo la puerta del baño del fondo, ya con el uniforme deportivo puesto

-No, aun no lo estas- Dijo Grimm cruzando se de patas y flotando frente a la chica y le señaló la frente -Ya se te olvido que tienes que esconder, "tú ya sabes que" y por lo que me contaste en esa clase te mueves mucho, más de alguien podría notar la estrella y no quiero tener que quemar a alguien por evitar que te descubran, aunque tampoco me molestaría- Agregó eso último con una sonrisita maliciosa

-No había pensado en eso-

-Tal vez deberíamos hablar con el director para que te den de baja en esa clase-

-No sé si se buena idea, seria extrañó que faltara a todas las clases de deportes y empezarían hacer preguntas-

Comento oji-dorada llevándose una mano al mentón, pensativa se miraba en el espejo del baño ideando alguna solución que no levantará las sospechas en los demás estudiantes, cuando recordó el regalo de Sam, sacó el lazo negro de su bolso y se lo ató de manera que su frente quedó perfectamente cubierta.

-¡Listo, problema resuelto!- Exclamó animada la chica mientras se arreglaba un poco su cabello

-¡Ahora sí que nadie se dará cuanta de tu estrella!- También exclamó animado el felino oji-azul -¡Ja, parece que se te pego algo de mi genialidad para que se te ocurran estas ideas!-

 

Hope no le iba a discutir al gatito flotante, definitiva tenía un ego bastante grande y también es bastante vago, ya que cuando le preguntó si la iba a acompañar a esa clase este se negó rotundamente, ese tipo de cosas no son para él y se hecho cómodamente a mirar bajo la sombra de un árbol para, según él, vigilar a su protegida de lejos, está por su parte se integró al resto de sus compañeros escabulléndose por detrás del grupo para que el profesor no la viera y la regañara por tardar en cambiarse, gracias a eso la chica se topó con una cara conocida.

 

-Hola Deuce- Saludo Hope animada junto al chico con la pica pintada -¿De qué me perdí?-

-Ho-hola Hope... La-la verdad no mucho- Tartamudeo nervioso el aludido por la cercanía de la menor -El profesor Vargas lleva 10 minutos presentándose y hablando de lo bueno que es comer huevos crudos para desarrollar músculos enormes-

-Este tipo sí que tiene el ego por los cielos- Pensó la joven mirando como el profesor no tenía empacho en posar para que sus estudiantes vieran lo impresionante de sus músculos, pero también se percató de ahora su clase es mucho más grande de lo que recordaba -¿Es idea mía o hay mucha más personas?- Pregunto notando que había como 30 personas de más

-Escuche de otros estudiantes que con frecuencia el profesor Vargas junta a dos o más grupos, aunque sean de distinto año, para tener tiempo para ir a coquetear con la doctora encargada de la enfermería, una tal Sally- Habló Deuce ya algo más sereno -Aunque también dicen que la doctora es una mujer cascarrabias que intimida a todos, hasta a los otros profesores, nadie entiende que le ve Vargas-

-No debe ser tan mala, algún encanto debe tener la señora-

 

Habló la chica tras escuchar esa descripción de la doctora, no cree que sea tan amargada como describían, tal vez solo eran exageraciones del estudiantado, aún que dejó sus pensamientos de lado cuando escucho la orden del profesor de hacer 100 abdominales y luego dar 20 vueltas al campo, vaya manera de empezar. Esta demás decir que no todos pudieron cumplir con la cantidad de abdominales pedidas por el entrenador, tanto por falta de condición física, como por que se le quedaban mirando a peli-clara realizar el ejercicio sin que esta se diera cuenta, parecían muy entretenidos y felices viendo a la joven flexionar el cuerpo, un chico en particular no disimulaba nada cuando se le quedó mirando en dirección de Hope, casi embelesado.

 

-Es muy resistente para ser una humana y una tan pequeña-

 

Pensó este chico de cabellera peli-verde clara, notando como mientras la mayoría de los chicos de la clase 1-A hacían los abdominales de forma lenta y torpe, o directamente ya estaban tirados en el suelo recuperando el aliento, la oji-dorada realizaba el ejercicio sin problemas y manteniendo el ritmo que demandaba el profesor, a pesar de verse tan delicada es fuerte, el joven sacudió su cabeza al darse cuenta de su línea de pensamientos y siguió con su propio ejercicio, no debía distraerse con ese tipo ideas extrañas, solo debía enfocar en volverse más fuerte para proteger adecuadamente a su joven maestro. Cuando llegó el momento de hacer las 20 vueltas al rededor del campo fue lo peor para los pobres chicos, Ashton ni los dejaba trotar era correr si o si, ya muchos chicos estaban exhaustos y cierto chico oji-rojo no era la excepción.

 

-¡No se detenga señor Trappola, no lleva ni la mitad de las vueltas! ¡Siga corriendo!- Regaño el profesor al ver que el chico dejó de correr para tomar aire

-No puedo más... siento que voy a vomitar-

Dijo Ace cansada recuperando el aire, a su lado paso corriendo sus compañeros de clases, al igual que él varios ya iban sin aire, pero aun había algunos que podían mantener el ritmo de la carrera, entre ellos la joven peli-clara, es más ella era la que tenía menos muestras de cansancio.

-¿Cómo le hace seguir corriendo como si nada?- Pensó el chico del corazón algo molesto

-¡Oye Ace!- Llamo burlonamente Grimm al chico desde la comodidad de la sombra en la que reposaba -¿Qué se siente que una niña tenga mejor condición física que tú? ¡Que vergüenza!-

-¡¡CALLATE MALDITO MAPACHE!!-

 

Grito el peli-naranja a todo pulmón retomando la carrera a toda velocidad para alcanzar al resto de sus compañeros, no iba a dejar que esa enana lo dejara en ridículo, no ser el hazme reír de un mapache revoltoso y holgazán.
Y por suerte para todos por terminada esa clase también terminó las lecciones por ese día, terminaron temprano para que los estudiantes de primer año pudieran inscribirse en alguno de los muchos clubs de la academia, Deuce caminaba por el pasillo del enorme castillo, meditando en proponerle al director abrir un club de Magic Wheel, cuando ve más adelante de él su única compañera de clase iba caminando con el pequeño monstruo flotando a su lado, ambos conversaban de a que club podría unirse la chica, el peli-azul se quedó paralizado por unos segundos, ahora que lo pensaba mejor no le agradeció a Hope por haberlo defendido del profesor, más bien cuando la buscó lo hizo para reclamarle por meterse, un estudiante modelo no hace ese tipo de cosas y menos a una dama, así que se acercó a ella con toda la intención de ser un alguien ejemplar.

 

-¡Oye Hope!- Llamo a la menor ya alcanzándola

-Oh, hola de nuevo Deuce- Saludo Hope con educación, pero noto que el más alto parecía nervioso y hasta estaba un poco rojo -¿Te ocurre algo, te sientes bien?-

-Es que quería decirte que... Que...- Comenzó a tartamudear Deuce sonrojándose, porque era tan difícil hablar con u a chica, porque tiene que mirarlo de esa manera tan tierna como si se preocupara por él, eso lo desconcentra y que el mapache también lo observará como si lo estuviera juzgando no ayuda -Que... Que... ¿Qué cómo es que eres tan buena haciendo deportes?- Dijo finalmente sin saber que más decir al mismo tiempo que pensaba "¡¡SOY UN IDIOTA!!" -Ya en las últimas vueltas yo apenas podía contener el aire y sentía que se me saldría el corazón del pecho-

 

No era cierto, si algo tenía Deuce era muy buena condición física, los ejercicios de Vargas, aún que exigentes, no le fueron muy difíciles, no entendía por qué es tan difícil ofrecer una simple disculpa, pero la oji-dorada sólo esbozo un gesto más tranquilo en su rostro, pensó que tal el sonrojo de su compañero fue porque se esforzó mucho en la clase de deportes y aún está cansado, así que le respondió con sinceridad.

 

-Es por mi viejo instituto, solía ir a uno que es exclusiva para chicas y se iba desde la primeria hasta la preparatoria, allí era necesario tener muy buena condición si no la querías pasar mal- Explicó Hope caminando ahora en compañía de Deuce

-Ya veo, tienen un programa de entrenamiento físico muy exigente- Comento de la pica pintada siguiendo la conversación

-En realidad, era por supervivencia básica...- Hope se mordió la lengua en ese instante, realmente no iba a contar tanto de sí misma y mucho menos de su pasado, pero sé salió sin querer y por la mirada de extrañes de los otros supo que tendría que continuar o tal vez la interrogarían hasta el cansancio -Las chicas de último año de preparatoria nos tenían de alfombra para pisotear al resto del instituto y cuando cursaba el último año de primaria se empezaron a meter conmigo- Soltó un suspiro a la vez que bajaba un poco la mirada -Yo... No quería problemas con nadie, pero tampoco podía dejar que me humillaran, así que ignoraba sus provocaciones y cuando las cosas se ponían violentas simplemente salía corriendo y tuve que correr muchas veces, por eso termine por desarrollar mucha velocidad y resistencia física...-

-¿Y siempre fue así, tu huyendo de las tipas?- Pregunto Grimm

-No, un día finalmente lograron acorralarme entre varias chicas como para escapar- Agregó eso último con un tono muy serio

-¿Como lograste zafarte de eso?- Pregunto Deuce impresionado por el relato

-No lo hice, tuve que pelear y para ser mi primera pelea creo que salí bien parada- Finalizó recuperando una actitud más norma y alegré, pero al mismo tiempo pensó -Pero no fue la única pelea por mucho tiempo...-

 

Rememoró ese evento de su pasado, como cuando tenía 12 años tuvo que defenderse de 5 chicas mayores, fue necesario ya que no podía permitir que descubriendo la estrella en su frente, así como otras cosas que no son de humanos, terminó bastante muy magullada y castigada por un mes, pero valió la pena, no la hirieron ni la descubrieron, ni esa vez ni nunca.

 

-¡Pero qué chicas tan violentas!- Exclamó Grimm también sorprendido por lo narrado por la chica

-Yo me imaginaba que los institutos femeninos son algo más... como lo digo sin sonar mal... más tranquilos- Comento el oji-verde algo dudoso -Ya sabes, con esas clases típicas de danza o costura que normalmente solo hacen las niñas-

-Ni me lo recuerdes, tuve que llevar muchas de esas clases- Dijo con fastidio recordando todas esas clases que ella considero inútil en su momento -Y los institutos para chicas son igual salvajes que cualquier otro y ese era un "nido de arpías disfrazado de escuelita de princesas"-

Pero la chica hizo una pequeña pausa en su relato, mentalmente hizo una pequeña comparación entre su viejo instituto y su actual academia, sabía que era sólo el primer día de clases, pero en ése único día recibió más amabilidad de sus semejantes que la que recibió de sus conocidos en su antiguo hogar en muchos años.

-Sin embargo, aquí me parece un ambiente mucho más relajado y tranquilo, me gusta mucho más que mi viejo instituto, aunque ya me hayan ganado un castigo- Habló con un tono mucho más animado y alegré, llevándose ambas manos atrás del cuello de manera juguetona y sonriendo ampliamente, las cosas parecían pintar bien en este nuevo sitio para la menor

-Todo eso explica el tremendo puñetazo que le diste a ese idiota de Ace- Dijo Grimm aún más impresionado -Si es que tienes experiencia con los abusivos-

-¡Cállate! Que el director aún no sabe que fui yo y ya tuve suficiente con un solo castigo por el primer día-

 

Regaño la oji-dorada a su amigo peludo, agarrándolo de las mejillas y estrujándolas para no dijera otra cosa que terminará en un castigo de los mayores, Deuce no pudo más que sonreír y soltar una pequeña risita ante la escena, no se imaginaba que una alguien como Hope hubiera pasado por todo eso cuando joven y siguiera siendo amable, realmente es una chica de personalidad fuerte.

 

-¿Y que dé hay de ti Deuce? ¿Cómo eran las cosas para ti en tu secundaria?- Pregunto Hope a su compañero ya dejando de molestar a Grimm, quien se sobaba sus cachetes adoloridos -¿Ibas a una secundaria de chicos o mixta?-

-¡¿En-En mi secundaria?!- Respondió de nuevo nervioso, solo que ahora de susto, recordando la clase de delincuente que fue en esa época -¡Yo-yo acabo de recordar que tengo cosas que hacer en mi dormitorio! Adiós Hope!-

Y sin dar más explicaciones el chico peli-azul salió huyendo del sitio como alma que llevaba el diablo del sitio en la dirección contraría que iban caminando, dejando muy atrás una Hope y Grimm muy confundidos y sin entender que pasó o si la chica dijo algo malo.

-Eso fue raro...- Murmuró Grimm confundido viendo al peli-azul ya lejos

-Un poco si...- Murmuró también Hope también confundida -Pero, igual prefiero tener este tipo de compañero, que las que solía tener antes- Agregó con una sonrisa divertida

-Hope...- Llamó tímidamente el monstruo pensando un poco en lo que contó su protegida -¿Cuántas veces tuviste que pelear?-

-...... Las suficientes... Dejemos lo así-

 

Sentencio retomando el paso, Hope no iba a decir cuantas veces tuvo que pelearse con esas chicas, no quería recordar esa época de su vida y prefería hacer de cuenta que nunca pasó, después de todo, si ella dejó de existir en ese mundo significaba que ese pasado también desapareció, ya no tenía que pensar ni recordar más eso.
Ya frente al tablero de anuncios de la escuela dúo se dedicó a analizar los clubs disponibles, había de todo lo que podría esperarse en una institución académica tan grande, como de música, ciencias y equipos deportivos, incluso grupos nuevos que nunca antes había escuchado en una escuela, como esa tal "Sociedad de Investigación de las Gárgolas" y "Club de Juegos de Mesa" ambas sonaban interesantes, pero no había nada de lo que ella Hope estaba buscando.

 

-No parece que tengan aquí club de dibujo o pintura- Comento la chica revisando a fondo todos los anuncios

-¿Y por qué no entras a uno de deportes?- Sugirió Grimm señalando con su patita el equipo de baloncesto -Se ve que tienes mucha energía para esas cosas-

-Tengo suficiente con las clases de Vargas- Respondió la peli-clara con desgana

-¿Y si entras al grupo de estudio gourmet? Parece que tiene que ver con comida- Volvió a sugerir el oji-azul ahora señalando un anuncio con dibujos de platos de comida

-También tengo suficiente con tener que cocinar para ti y para mí en el dormitorio- Respondió de nuevo con fastidio rascándose la nuca a la vez que agregaba cansada -Además siempre me quemo y me corto cada que cocino-

-Pero piensa en toda esa comida deliciosa que podríamos probar-

 

Exclamó el monstruo de pelaje gris queriendo que la chica se uniera a ese grupo escolar, la sola idea de tener comida gratis y deliciosa le hacía agua la boca, sus gestos le sacaron un par de risitas bajas a la oji-dorada, tal vez ella tendría que abrir el club de artes, sería cuestión de pedir permiso al director ya que se le hacía raro que no haya un grupo de pintura o dibujo en la escuela, pero se salió de sus pensamientos cuando como de pronto de Grimm se puso arisco y se colocó en los hombros de la chica.

 

-¿Pasa algo?- Pregunto extrañada la joven por el cambio de actitud de su amigo

-Es que creí ver un......- Dijo el felino mirando alrededor, estaba seguro de que vio un destello no muy lejos de ellos, acompañado de un sonido de "Click" no, pero al no ver a nadie al rededor se relajó -Naa... Olvídalo no es nada, fue mi imaginación-

-Mejor vámonos, no hacemos nada aquí-

 

Dijo la chica empezando a caminar, quería tomarse su tiempo para conocer toda el sitio y dibujar su propio mapa de la academia, ni Grimm ni ella se dieron cuenta de que había una figura con cámara en mano escondido en un pasillo, muy feliz de haber tomado una fotografía tan buena de un ser que resultaba angelical a sus ojos y encima le gusta el arte también, tal vez una rama distinta ya que él es alguien de poemas, pero arte al fin y al cabo, quizás y con un poco de suerte está interesante chica se unía al Club de Ciencias, ahí podría conocerla mejor.

La tarde fue pasando sin mayores problemas, la peli-clara estaba atenta en memorizar las ubicaciones de la escuela, es un verdadero laberinto y la necesidad de un mapa decente volvió una urgencia para el dúo o se perderían con mucha frecuencia en el edificio, en su larga caminata se encontraron con un sitio ya conocido porque la oji-dorada, la biblioteca, no duda entrar en esta para conocerla mejor ahora con luz de día y sin Grimm intentando quemarla viva, es tan impresionante como es resto de escuela, habían más libros de los que nunca antes había visto y era genial verlos flotar por el sitio y acomodarse solos en las estanterías, aprovechando que el lugar está prácticamente desierto la joven se dispuso a curiosear de manera juguetona entre las estanterías, revisando los títulos de cada libro hasta dar con alguno que le llamara la atención, ignorando los pedidos de Grimm de irse de ese sitio tan aburrido y mejor buscar algo de comer, fue así que terminó por tomar unos cuantos libros sobre geografía, países y reinos de Twisted Wonderland la cultura de estos, la chica desde muy pequeña tenía ese gusto por la lectura, ya que le daba ideas para dibujar y además quería aprender más este mundo que sería su nuevo hogar o hubiera hecho si no fuera por...

 

-Vaya, vaya, que bueno es ver a un estudiante tan dedicado a los estudios desde el principio del año- Dijo con voz alegre el director Crowley apareciéndose tras el dúo -Aunque si yo fuera usted me enfocaría más en historia de la magia y no en cuentos, así podrías aplacar la ira del profesor Mozus- Agregó notando los libros que había escogido la menor

-¡Me lleva la...- Exclamó Hope dejando caer los libros y a punto que maldecir por el susto, pero sé contuvo al que era el director y no quería otro sermón sobre su lenguaje -Quiero decir... Me sorprendió director Crowley, ni lo escuche acercarse-

-Vaya que es sigiloso, ni mis agudos sentidos lo pudieron ver venir- Dijo Grimm también sorprendido

-Es uno de mis tantos talentos, en fin, la estaba buscando señorita Hope para que me ayudara con una tarea- Comento el enmascarado con su actitud despreocupada -No sé si habrá enterado, pero esta mañana hubo un altercado entre dos estudiantes-

-Algo oí decir...-Dijo la oji-dorada como si nada y Grimm solo desvía la mirada como el que no sabe

-Uno de los implicados fue su compañero Ace Trappola, lo castigue haciéndolo limpiar los ventanales de la cafetería, pero aparentemente se escapó del castigo y pensé que como es uno de tus compañeros no tendrás problemas en traerlo y vigilar que cumpla su castigo, así iras aprendiendo los deberes de un líder de dormitorio- Terminó explicó el cuervo

-¿Eso no debería ir a hacerlo algún profesor?- Cuestionó el monstruo arqueando una ceja

-Además yo estaba ocupada investigando...- Trato de excusarse la chica, no quería tener lidiar con Ace de nuevo

-Entonces ayúdame a buscar al otro estudiante con el que se peleó el joven Trappola, para castigarlo también- Interrumpió el mayor con una sonrisa socarrona

-.......... ¿Dónde dijo que podría estar Ace?-

Hope no estaba segura si las palabras del director fueron unas inocentes o si ya sabía que ella fue el otro estudiante de la pelea y más bien la amenazó, pero de una cosa esta es muy segura, no tendría otro castigo ese día, así que se fue a cumplir con su labor de jefa de dormitorio y buscar a Ace a la entrada de los dormitorios como le indicó Crowley.

-Espero que ese viejo pajarraco no se le haga costumbre mandarnos hacer este tipo de tareas- Se quejo el Grimm caminando tras la mayor -Seria muy cansado estar resolviendo sus problemas-

-Yo también lo espero, no quisiera que los demás me vieran mal por estar de mandadera de mamá cuervo- También se quejó Hope caminando al edificio de los dormitorios

-¿Qué es eso de "mamá cuervo"?- Cuestionó el monstruo conteniendo una pequeña risita por el nuevo apodo del director

-Es porque me regaña como si fuera mi mamá cada que digo una grosería-

 

Explicó la chica con una sonrisita burlona, Imaginándose a un cuervo con sombrerito de copa y abrigo como el de Crowley y como agregado final, usando un delantal rosita, toda una "mamá cuervo", definitivamente lo va a dibujar en cuanto tenga tiempo, pero dejó el chiste cuando se adentró en edificio de los dormitorios y vio esa amplia sala y las 7 entradas con su respectivo escudo sobre estas

 

-Así que aquí es la entrada a los demás dormitorios, es muy elegante- Comento la oji-dorada mirando a detalle su alrededor cuando notó una cabellera peli-naranja

-De ninguna manera voy a lavar todas esas ventanas, mejor me iré a descansar- Se quejó Ace escabulléndose con dirección a su dormitorio

-¡¡HEY TU!!- Gritaron al unísono Grimm y Hope acercándose al mayor

-¡Ustedes de nuevo! ¿Qué demonios quieren?- Reto oji-rojo molesto mirando desafiante a la chica -Si vienes a que me disculpe contigo, será mejor que lo olvides-

-Para lo que me importan las disculpas de alguien como tú, con el golpe que te di en la mañana me doy por servida- Respondió la peli-clara también con una sonrisa desafiante, cosa que solo molesto más al chico -Estamos aquí para llevarte a la cafetería para que limpies todas las ventanas-

-¡Así es! ¡Tienes un castigo que cumplir y lo vas a hacer, son órdenes del director pajarraco y más importante aún ¡Órdenes mías!- Añadió el monstruo oji-azul cruzando se de brazos

-¡A-Ahora que lo pienso mejor, no tengo que nada que hacer aquí!- Exclamó el chico del corazón empezando a correr -¡Nos vemos!-

-¡¡NO HUYAS!!-

 

Volvió a gritar el dúo antes de empezar a correr tras el chico del corazón rojo, mientras que en la entrada del dormitorio  Heartslabyul cierto chico peli-azul con una pica en el rostro meditaba en silencio y agobiado.

 

-Ella odia a los bullying... Si se entera que fui un delincuente tal vez ya no querrá hablarme- Se dijo mentalmente a sí mismo Deuce un poco desánimo, pero luego negó con la cabeza energéticamente -Que tonterías estoy pensando, yo no estoy aquí para preocuparme por verme cool ante una chica, debo esforzarme ser un estudiante móldelo...... Aunque tendría la admiración de Hope si saco buenas calificaciones-

-¡Quítate de mi camino!- La voz de Ace sorprendió al chico de la pica, sacándolo al acto de sus reflexiones, lo apartó con brusquedad antes de seguir con su huida, Deuce quedo bastante desconcertado por la actitud grosera de su compañero pero una voz femenina que ya conocía la trajo de vuelta a la realidad

-¡Deuce!- Lo llamó Hope llegando corriendo junto

-¿¡Ho-Hope!?- Exclamó nervioso el mayor al ver llegar a la menor

-¡Deuce! ¡Atrapa ese idiota!- Ordenó Grimm enojado -¡Intenta saltarse un castigo!-

-¡Es mi momento de brillar!- Pensó emocionado el aludido-¿Magia para capturar a alguien? ¿Debería congelarles las piernas, no, ¿Qué tal si las refrenamos? O podría... Uummm...-

-¡¡NO IMPORTA COMO, SOLO ATRAPALO!!-

 

Y con ese grito del monstruo felino el peli-azul reaccionó, si no importaba como entonces cualquier cosa estaría bien, así que hizo lo primero que se le ocurrió y con pluma mágica en mano y gritando "Algo pesado" hizo que un enorme caldero apareciera de la nada y le calera al encima al chico del corazón justo antes de que pudiera saltar dentro del espejo del dormitorio, el trío al fin pudo atrapar al escapista.

 

-¿Entonces la magia también funciona así?- Analizó la oji-dorada en su mente como su compañero hizo aparecer de la nada ese caldero -No fue como con él chico pelirrojo, pero también fue genial-

-¡¿Qué diablos, un caldero?!- Se quejo Ace adolorido desde abajo de la olla

-¡JAJAJAJAJA! Ven a ver esto Hope- Rio Grimm asomándose a abajo del caldero -Este tipo quedo tan plano como un panqueque-

-Pfff... ¡Jajajaja! La verdad si te vez ridículo Ace- La chica intentó la risa, pero era imposible, la cara enojada de Ace era muy divertida

-No pensé que conseguiría un caldero- Se sumó Deuce analizando lo que hizo -Creo que me excedí-

-Bueno, suficiente de burlarnos del pobre, saquémoslo de ahí- Indicó la peli-clara calmándose, quiso intentar mover la olla, pero para su asombro Deuce la hizo desaparecer con un movimiento de su pluma mágica

-Eso dolió mucho...- Se siguió quejando el oji-rojo poniéndose en pie -Todo este alboroto solo porque no quise lavar los ventanales de la cafetería-

-¡Lavar las ventanales como castigo! Pero son como 100 ¿Qué diablos hiciste?- Cuestionó el oji-verde asombrado por semejante castigo

-Este es el idiota con el que se peleó con Hope en la mañana y al que le gano con un golpe súbito- Respondió Grimm con una sonrisa burlona

-Solo quería burlarme un poco de ellos y al final solo yo fui castigado, cuando fue esta anormal la que me golpeo primero y salió huyendo- Acuso el chico de corazón señalando a la menor

-No hui, solo continúe con mi camino- Hope respondió frunciendo el ceño

-Y bien merecido te tendrías el golpe y el castigo- Agregó ahora Deuce -O acaso nadie te enseño a respetar a las damas-

-Lo hare cuando tenga una dama al frente- Esas palabras desafiantes de Ace solo hicieron que la oji-dorada frunciera más el ceño

-Como sea, mueve el trasero de vuelta a la cafetería que tienes castigo por cumplir- Regaño Hoce firme y cruzándose de brazos

-Yo los acompañare, me asegurare de que este malhechor no intente escapar de sus responsabilidades de nuevo- Ahora se sumó Deuce a la tarea de vigilancia

-¿Y quienes se creen todos ustedes para darme ordenes?- Reto el contrario molesto

-El director me dijo que este tipo cosas disciplinarias son trabajo de los líderes de dormitorio y soy la líder de dormitorio Ramshackle- Explicó la menor rememorando las indicaciones del director

-O sea que mi protegida y yo podemos castigarte, así que te jodes- Agregó el pequeño monstruo con actitud altanera

-¿Cómo no sabes quién es él? Si lo dijo en voz alta en clase de historia- Cuestionó la de tez clara molesta ante la falta de atención del contrario

-Soy Deuce, Deuce Spade- Se presentó nuevamente el peli-azul molesto -¿Dolería recordar al menos las caras de tus compañeros de clase?-

-Tú tampoco los has memorizado- Respondió el oji-rojo secamente

-¡De todos modos! Si el director te ordenó limpiar, eso significa que te lo tomas en serio-

 

Ace refunfuño molesto ante el regaño de su compañero de dormitorio y casi que arrastras fue llevado por los demás hasta la cafetería de la academia, definitivamente a tenido un muy mal día, por lo menos y gracias a la hora el sitio estaba vacío y nadie lo vio realizar tan humillante castigo a parte de sus compañeros de clases, pero limpia tan rápido como puede ya que se acercaba la hora de la cena y no quería ser objeto de burla como en la mañana, además le molestaba ver como entre Deuce y Hope charlan tan tranquilamente entre ellos, a la vez que la oji-dorada hacia un dibujo del mapache que posaba a pierna cruzada, todos tan cómodos en una de las mesas y él trabajando como burro.

 

-¡Oye ratita!- Llamo el del corazón -Tú y el mapache podrían ayudarme a limpiar un poco en vez de hacer garabatos ¿No crees?-

-Lo siento Ace, pero mi cuota de amabilidad de hoy se agotó cuando me dijiste "rarita" por milésima vez- Respondió cortante la chica sin levantar la vista del papel

-Y mi protegida está ocupada inmortalizando mi hermosa figura- Dijo Grimm sin perder la posee

-Además el del castigo eres tú, no ella, asume tus responsabilidades- Regaño Deuce frunciendo el ceño

-Ella también debió haber sido castigada por golpearme, debería estar limpiando también- Reclamo el peli-naranja enojado -¿Y por qué estás ayudando tanto a esa anormal? Sera que quieres impresionarla- Inquirió mirando de manera acusadora al chico de la pica

-¡Cla-Claro que no, de-deja de decir idioteces!- Tartamudeo el peli-azul poniéndose nervioso al acto, además de que esas palabras hicieron reaccionar a la menor

-¡Jajaja! Ya veo... Eres de los idiotas que ve una cara bonita y ya cae rendidos- -Vaya que hay que estar desesperado para querer ser novio de una anormal que con magia inú...-

Pero antes de que pudiera seguir con sus burlas, al pelo-naranja se vio interrumpido por Hope o más bien bien por bota, por que la chica se la arrojó y se le dio de lleno en el estómago del oji-rojo, ella no comprendía como no aprendió nada con el puñetazo de la mañana, ese chico es realmente cabezón o de plano idiota.

-¡¡ESO DOLIO!!- Grito adolorido el chico del corazón -¡Tienes que estar loca para arrojar una bota a alguien!-

-¡Agradece que no la lancé a tu cara!- Regaño la oji-dorada caminando hacia el mayor -Y escúchame bien, será mejor que te calmes con eso de insultar y molestar a los demás, por que un día le colmaras la paciencia a la persona equivocada y te arrepentirás de haber actuado como un idiota- Volvió a regañar mientras que se colocaba de vuelta su bota

-¡No me regañes como si fueres mi madre o mi líder de dormitorio! ¡Tampoco eres una líder de dormitorio real si solo viven tú y el mapache pulgoso en ese basurero invadido de fantasmas!- Le grito casi en la cara de la chica, haciendo que esta abriera los ojos de par en par -¡Seguramente el director te tiene aquí por lastima y...!-

 

Pero nuevamente las palabras de Ace se interrumpieron solo que ahora fue porque que la menor lo atrapó del cuello de la camisa con tanta fuerza que le comenzó a cortar la respiración, ni Deuce ni Grimm quisieron meterse ya que pensaron que seguro Hope le daría un buen puñetazo a la cara al chico que tenía atrapado, sus palabras fueron muy hirientes, pero no fue así, más bien la chica solo permaneció en silencio y mirando intensamente directo a los ojos rojizos del contrario, estaba muy molesta y Ace podía sentir un escalofrío recorrer su espalda por esa mirada acusatoria, también veía venir un golpe, pero para sorpresa de todos no fue así.

 

-No vales ni mi tiempo, ni mis consejos, solo eres un cretino que se cree la gran cosa y me das lastima- Habló Hope con frialdad, soltando el cuello de Ace, quien se alejó un par de pasos para recuperar el aliento -De todas formas te queda poco para terminar de limpiar, así que no es necesario que yo siga aquí... Vamos a casa Grimm...- Llamo a su guardián mientras se disponía a recoger sus cosas y marcharse de vuelta a Ramshackle, ya aguanto mucho por un día, pero solo escucho un gruñido furioso de este -¿Grimm?-

-¡¡YO NO LO VOY A DEJAR ASÍ!! ¡¡VOY HACER MI TRABAJO!!- Grito furioso el monstruo -¡Eres un imbécil y más te vale que te disculpes! ¡¡AHORA!!-

-¡Oblígame estúpido mapache!- Reto el chico del corazón

-¡Ni se te ocurra...- Pero las palabras de Hope quedaron en nada ya que antes de que alguien pudiera hacer algo, el monstruo ya había lanzado una bola de fuego azul directo a Ace, pero este con pluma mágica en mano deshizo la llamarada sin problemas.

-¡JA! Esta vez sí estoy preparado-

Desafío el chico peli-naranja lanzando una ráfaga de viento directo al pequeño monstruo, este el ataque agilidad felina y lo regresó con otra de su llamarada azul, iniciando una pelea entre Grimm y Ace.

-¡Ya basta los dos!- Exigió Hope muy enojada

-¡Paren de una vez, está prohibido luchar con magia aquí!- Exclamó Deuce también molesto, viendo como Grimm esquivando una de las ráfagas de viento del chico del corazón saltando ágilmente al gran candelabro que colgaba del techo

-¡A ver si ese estúpido viento tuyo me alcanza aquí arriba, idiota!- Reto Grimm desde el alto candelabro

-¡Así, pues toma!- Exclamó Ace lanzando una potente ráfaga de aire que tambaleó la lámpara del techo

-¡Basta! ¡Voy a detener a ambos!-

 

Afirmó el chico con la pica pintada en el rostro, pensó en algo que pudiera detener a ambos busca pleitos al mismo tiempo, no se le ocurrió otra cosa mejor que hacer que uno chocará con el otro, así que con su pluma mágica Deuce apuntó directamente a Ace, aprovechando que éste esta distraído discutiendo con Grimm, y sin que el oji-rojo pudiera hacer algo empezó a levitar, asombrando y alarmando mucho al mismo tiempo a la chica de tez clara, ya que sin pensarlo, y pese a las advertencias de Ace y regruñidos de Grimm que le reclamaba por lo que estaba haciendo, el oji-verde lanzó a su compañero contra el pequeño monstruo, el choque provocó un estruendo que hizo caer finalmente toda la estructura al suelo junto con Ace y Grim.

 

-¡No puede ser! ¡¿Grimm estas bien?!- Llamo Hope a su amigo peludo sacándolo de los escombros

-Todo... Me da vueltas...- Mascullo el gato en los brazos de chica

-¡Lo arruiné! ¡No pensé en el aterrizaje!- Exclamó Deuce asustado de lo que hizo

-¡ERES UN IDIOTA!- Grito Ace saliendo de los escombros -Vámonos rápido, si el director se entera de que rompimos el candelabro...-

-¿Si me entero de qué?- Dijo Crowley apareciendo detrás de los muchachos

-...-

-... Mierda, estamos jodidos- Soltó finalmente Hope con un hilo de voz por el susto

-¡Señorita Orellabac que le dije sobre su lengu...!- Poco a poco el director fue haciendo una pausa cuando vio el desastre del comedor -¿¡QUE PASO AQUÍ, QUIEN HIZO ESTO!?-

CONTINUAR......

Chapter Text

CAPITULO 05 – TRABAJO EN EQUIPO

 

-¡¿No estaban satisfechos con los problemas que causaron temprano, también decidieron destruir el candelabro?!- Crowley regaño furioso al trío de estudiantes y al pequeño monstruo

-¡Podemos explicarlo directo, fue un gran accidente!- La chica oji-dorada tratando de defender a sus compañeros y a sí misma

-¡Nada de explicaciones!-Volvió a regañar el director para señalar directamente a Ace, Deuce y Grimm -¡Esto es el colmo! ¡Ustedes tres quedan expulsados!-

-¡¡EEEEEEEHH!!- Exclamaron al unísono los tres aludidos

-¡Y con usted tendré una muy seria charla señorita Orellabac!- Dijo de manera amenazadora señalando a la susodicha

-Pero... Pero yo...- Balbuceo Hope en voz baja imaginándose el terrible castigo que tendría ahora, tal vez la encierren en una torre para siempre

-¡Por favor! ¡Todo menos eso, no nos expulse!- Pidió Deuce desesperado -¡Tengo un objetivo que cumplir en esta escuela!-

-¡Además no fue nuestra culpa!- Se defendió Grimm también desesperado, su sueño de ser mago se le está es ando de entre las patas -¡Yo solo hacia mi trabajo de cuidar a Hope!-

-¡No tienen a nadie más a quien culpar, más que su propia idiotez!- Volvió a exclamar el mayor de los presentes

-¡Por favor director no sea tan drástico, esto tiene arreglo!- Volvió hablar Hope preocupada

-Es cierto, debe hacer alguna forma en que podamos reparar esto o pagarlo- Agregó Deuce de nuevo

-Este no era un candelabro normal que se pueda reparar o mandar a pedir un remplazo así nada más- Empezó a explicar el cuervo -Este es un candelabro mágico que usa velas que arderán por la eternidad, es una obra maestra realizada por un legendario maestre de herramientas mágicas, se le ha confiado a la escuela desde su misma fundación y teniendo en cuenta su valor histórico, costaría no menos un billón de Madols-

-¡Un billón de Madols!- Exclamó el peli-azul sorprendido

-Pero director ¿No lo puede reparar con magia?- Pregunto Ace rascándose la nuca nervioso

-La magia no es todopoderosa- Respondió el aludido -Y más importante aún, el cristal mágico, el Corazón de cualquier herramienta mágica, se hizo añicos, el candelabro nunca se volverá a encender-

 

El grupo de chicos se alarmó mucho ante las palabras del director, tanto Ace como Deuce empezaron a murmurar por lo bajó, el primero lamentando su mala suerte, el segundo lamentándose y pensando cómo se lo explicaría a su madre que expulsaron el primer día, hasta Grimm estaba con las orejitas abajo y con colita entre sus pata, su redonda cara reflejaba que quería llorar, pero el chico de la pica en el rostro parecía ser el más afectado, realmente no podía decepcionar a su madre de nuevo con este tipo de comportamientos, estaba por decirle algo al director cuando Hope se le adelantó, ella realmente se sintió muy mal por sus compañeros y se le hacía injusto que ella fuera la única que zafara de la situación con lo que probablemente sería un castigo menor, debía hacer algo por los chicos, tenía una causa justa a defender.

 

-Director Crowley ¿Dónde puedo conseguir una de esos cristales?- Habló Hope con seguridad dando un paso al frente de sus compañeros y llamando la atención de los mayores -Iré a traer el cristal que necesita para reparar el candelabro, si lo hago no expulsara a nadie ¿verdad?-

-Desde luego que no expulsaría a nadie si lograras traer uno, pero ya no se consiguen cristales como esos con tanta facilidad... Sin embargo...- Medito el enmascarado llevándose una mano al mentón -Ese tipo de cristal mágico se extrajo en la mina de los enanos, si existe otro cristal mágico del mismo tipo que el original, es posible que lo puedan encontrar hay-

-Perfecto, iré inmediatamente- Afirmó decidida la peli-clara

-Sin embargo, no tengo ninguna garantía de que quede algo en esa mina- Explicó de nuevo el director -La mina lleva un tiempo cerrada y es muy posible que esté agotada y ya no queden cristales-

-Aun así iré, no dejare que expulsen a nadie- Reafirmó aún más decidida la joven -Espérame aquí Grimm, no me tardo-

-¿Que te espera aquí? ¡Ah no!- Dijo con seguridad el pequeño monstruo-Es mi trabajo cubrirte la espalda y tampoco quiero que me expulsen, así que voy contigo- Agregó con una sonrisa confiada saltando a los hombros de la chica para preguntar al director -¿Cómo llegamos a esas minas?-

-Usen el espejo en el salón de las puertas, para ir directamente a la mina de los enanos solo pidan al espejo y entren dentro del espejo, él los enviará directo allí, pero les daré una noche de tiempo para que encuentren un cristal mágico, si mañana a primera hora no están de vuelta con el cristal los expulsare a todos - Sentenció el enmascarado

-Muy bien, regresaremos lo antes posible, hasta entonces por favor no expulse director-

 

Tras decir eso la chica de mirada dorada no perdió más el tiempo, tenía las horas contadas, salió corriendo del sitio directo al salón de las puertas junto con Grimm, abriéndose paso entre los estudiantes que ya se apilaban hacia la cafetería para ver qué fue lo que pasó. Ace miró a la chica alejarse, tenía una sonrisita de satisfacción que nadie podía quitarle mientras que pensaba en su buena suerte, al fin esa anormal tenía un castigo y encima le arreglar su problema del candelabro y la expulsión de gratis, aparte de ser un bicho raro esa chica es una idiota.

 

-Vaya que tenemos suerte, la rarita y el mapache harán el trabajo sucio por nosotros buscando ese cristal jajaja...- Río triunfante el peli-naranja mirando a su compañero de clase, pero este le regresó una mirada muy molesta de indignación -¿Por qué me miras así?... ¡OYE! ¡OYE! ¡No me jales así!-

 

Deuce ignoró las quejas de Ace mientras lo jalaba del cuello de la camisa para hablar de frente con el director de la academia, no iba a dejar que la chica se enfrentará a semejante reto sola, si realmente quiere ser un estudiante modelo este sería el primer paso, además así también le devolvería el favor por defenderlo.

 

-Director Crowely- Llamo el peli-azul al mayor que estaba distraído mirando lo mal que quedó su pobre candelabro -¿Nos permite a Ace y a mi acompañar a Hope a conseguir el nuevo cristal para el candelabro?- Cuestionó decidido el chico, haciendo que Ace soltara un chillido de queja

-Hump... No veo por qué no, después de todo su permanencia en esta institución estará en riesgo si ella llegara a fallar- Respondió como si nada el mayor cruzándose de brazos

-¡Muchas gracias director!- Exclamó el oji-verde lleno de determinación -¡Vamos Ace y ni se te ocurra escaparte de esto!-

-Uuuahh... Supongo que tendré que buscar ese cristal, como sea, acabemos rápido con esto-

 

Sin embargo, en lo que el dúo de chicos se habría paso entre la multitud de estudiantes, Hope y Grimm ya habían saltado dentro del espejo de la oscuridad, y tras quedar enceguecidos por unos momentos por un haz de luz, ambos fueron a dar a un bosque oscuro y ruidoso por los insectos y fauna nocturno que reinaba en el sitio, el dúo se encaminó a través de la vegetación buscando la mina, alertas de cualquier cosa a su alrededor hasta que llega una casita en abandonada y algunos metros más adelante de esta se podía divisar la entrada a la mina de los enanos, con algo dudosos se adentraron a investigar, con suerte y tal vez encontraban un cristal, a Hope le preocupaba no poder hallar un cristal mágico a tiempo, pero Grimm estaba más tranquilo y tan seguro de sí mismo y de que encontrarían un cristal.

 

-¡Jajaja! ¡Esto será genial, es una primera misión perfecta para criaturas mágicas poderosas como nosotros!- Alardeo el monstruo oji-azul mientras echaban un vistazo por el lugar -El pajarraco quedara muy impresionado de lo que puede hacer un genio de la magia como yo con ayuda una ruda niña unicornio, tal vez hasta me deje ser estudiante de una en vez de esperar tantos años ¿No crees Hope?-

-¿Quién sabe? El director no parece de los que cambie de opinión, y por favor, Grimm, no digas esas cosas en voz alta- Comento Hope mientras rebuscaba por entre los muebles de la ruinosa casita -Ya se te olvido que me oculto y puede haber alguien escuchándote-

-Tranquila no hay nadie en esta casa- Dijo Grimm subiéndose a la cabeza de la más grande -Seguro los que vivían aquí la abandonaron cuando la mina dejo de ser productiva-

-Es una lástima, se ve que fue un hogar muy alegre en su momento- Comento la oji-dorada dando un hondo suspiro de resignación y abandonando su búsqueda, tal parece que si quería un cristal mágico debía ir a la mina si o si, dio un de pasos cuando sus pies chocaron con algo tirado en el suelo, se inclinó ver de cerca lo que pateó, un objeto rectangular con una lente que ella reconoció al acto -Esta cosa... Parece una cámara de fotos... Una muy antigua...-

-Seguramente ya no sirve, mejor tírala-

-No parece que esté en mal estado, veré si funciona cuando volvamos-

 

Alegó la peli-clara guardando el objeto en su bolso, Grimm estaba regalar por recoger basura inservible que solo les quita espacio en vez de seguir buscando un cristal, pero las ya conocidas voces se escucharon no muy lejos.

 

-Creo que es por aquí- Se escucho la voz que Hope reconoció como de Deuce desde fuera de la choza

-¿Estas seguro? No veo a la anormal en ningún lado- Ahora se escuchó que la chica reconoció como la de Ace

-¡Ya deja de llamarla así! ¡¡AUCH!! ¡Fíjate donde pisas!-

-¡No me grites que no eres mi jefe, Jeuce~!-

-¡¡MI NOMBRE ES DEUCE!!-

 

Si, definitivamente son Ace y Deuce o eso pensó la chica mientras que salía al encuentro de estos a fuera de la casita, topando sé que él par de chicos estaban por entrar en choza también.

 

-¿Deuce, Ace? ¿Qué hacen ustedes aquí?- Pregunto la joven sorprendida de ver a ambos compañeros de su clase

-Jeuce me trajo a la fuerza...-Dijo Ace secamente

-¡Que es Deuce!- Replico el nombrado -Vinimos a ayudarte a conseguir el cristal mágico, después de todo también fue nuestra culpa lo ocurrido en la cafetería-

-¡Pues pierden su tiempo, esta misión es exclusiva para criaturas super poderosas como yo...- Antes de que el felino pudiera seguir alardeando le agarro de la cola y se la estrujo con fuerza, haciendo que el oji-azul chillar a de dolor -¡¡AUCH, MI COLA!!-

-Lo que Grimm intenta decir, es que esta misión es no parece tan complicada y que tal vez no debieron venir- Explicó la la chica mirando con disimulo a Grimm, como si intentará decirle con la mirada que "Cuidadito con tus palabras", también pensando "medidas" para hacer que su peludo amigo dejara de hablar de más, por suerte, Ace y Deuce no vieron raro el reciente apretón de cola -Yo me las puedo arreglar junto con Grimm-

-¡De ninguna manera!- Replicó Deuce molesto -¡Dejarte sola con tremenda responsabilidad, no sería justo!-

-Y yo dudo que una rarita con magia inestable pueda sola con este trabajo- Agregó Ace de manera burlona

-Supongo que esa es tu forma amable de decir que nos ayudaras- Mascullo Grimm cruzándose de patitas

-Ooh... Pues yo...- La peli-clara se quedó algo dudosa, se sentía tan raro que alguien la ayude, pero tampoco iba tan grosera de negar la ayuda -Muchas gracias, chicos-

-Aún no agradezcas, que todavía no conseguimos el dichoso cristal-

 

Dijo el oji-rojo rascándose la nuca molestó, sin perder más tiempo el grupo se encaminó a la mina de los enanos, aun estando en la entrada de este se detuvieron, la visión del sitio era muy espeluznante, tan oscura y desprendía un aura fría que helaba hasta los huesos.

 

-¿¡Vamos a entrar en esa cueva de tan oscuro!?- Pregunto el pequeño monstruo aferrándose al hombro de la chica

-¿Asustado mapachito?- Se burló Ace con una sonrisa retadora

-¿¡Naaanh!? ¡No tengo miedo en absoluto!- Replico el felino molesto bajando de los hombros de Hope -¡Solo estoy tomando la iniciativa! ¡Chicos, síganme!-

 

Grimm se adentró en la mina adelantó al resto del grupo, primero muy confiado y después se asustando más conforme la mina se volvía más y más oscura, tuvo que volver sobre sus pasos cuando el miedo no le podía más, por suerte los tres chicos venían tras él, por lo que no tuvo problemas con volver a la seguridad de los brazos de su protegida, aún que el chico del corazón le soltó un par de par de burlas.

 

-Esperen...- Susurro Hope tirando de las mangas de las camisas de los dos mayores

-¿Qué pasa? / ¿Ahora que?- Preguntaron Deuce y Ace respectivamente

-...Hay alguien más aquí-

 

Los chicos y el pequeño monstruo solo miraron confundidos a la menor, quién tenía la mirada perdida en la oscuridad, no comprendían a que se refería a ella había más en la mina, si se veía que el lugar tenía décadas abandonado, sin embargo, unas risitas maliciosas pusieron alerta al grupo.

 

-¡Jijiji! ¡Nuestro primer visitante en más de 20 años!- Dijo divertida una voz profunda y traviesa

-¡Adelante! ¡Siéntete como en casa! ¡Para toda la eternidad!- Agregó otra voz igual de divertida pero más chillona, al acto dos figuras fantasmales se aparecieron ante el grupo

-¡ESTE LUGAR TAMBIÉN ESTÁ EMBRUJADO POR FANTASMAS!- Grito Grimm asustado ante los espectros

-¡Cálmate mapache idiota!- Regaño Ace sacando su pluma mágica

-¡No tenemos tiempo para tratar con ellos! ¡Síganme, vamos a perderlos!- Ordenó al tiempo que salía huyendo, pero para su disgusto Ace salió corriendo por su lado en vez de seguirlo y Hope estaba quieta y mirando con asombro a los fantasmas -¡¡HOPE QUE ESTAS HACIENDO!!-

-¡¡SAL DE AHÍ ESTUPIDA!! ¡¡TE VAN A MATAR!!- Grito el chico del corazón creyendo que la chica se paralizo de miedo

-... No es cierto- Murmuró sorprendida para agregar con una gran sonrisa risueña -¡Ustedes también son muy tiernos!-

-................ ¿Q-Que?- Balbucearon los dos fantasma confundidos

-¡¿QUEEEE?!- Gritaron al unísono los chicos el felino

-Que son muy tiernos, creí que solo los fantasmas de mi dormitorio son lindos, pero ustedes también son adorables- Comento la chica sin perder la sonrisa -¿Solían ser mineros? ¿Murieron aquí? ¿Cuáles son sus nombres?-

-...... No de nuevo- Murmuró llevándose una pata a la cara, otra vez su protegida actúa raro

-¡¿Cómo que "no de nuevo"?!- Cuestionó Deuce aún sin salir del asombró

-¡¿Ella ya hizo esto antes?!- Pregunto ahora Ace también contrariado

-Es una larga historia-

 

Murmuró Grimm rascándose la nuca con cara de fastidio, no les explicaría porque la chica no le tiene miedo al fantasma, porque ni él mismo lo entendía, por su lado la peli-clara aún interrogaba a los espectros, quienes por la confusión y por esa extraña aura de confianza que irradiaba la chica no supieron hacer otra cosa que retroceder.

 

-............ No puedo asustar a esta niña-

-Yo tampoco, mejor nos vamos-

 

Los dos espectros siguieron retrocediendo hasta simplemente desvanecerse en la oscuridad, el trío de chicos sorprendidos, sobre todo a Grimm que era la segunda vez que veía eso, definitiva nos es casualidad.

 

-Eso no es nada normal... Sera que una habilidad de los unicornios es ser inmunes al miedo- Medita el gato acercándose de nuevo a su protegido junto con los otros dos chicos

-¡¿Hope, que fue eso?!- Pregunto Deuce alarmada -¡¿Por qué no te asustaste?!-

-Porque me asustaría, me parecieron muy tiernos- Respondió la chica sonriente, sin entender las reacciones de sus compañeros

-¡¿Te parecieron tiernos?!- Reacciono ahora Ace negando con la cabeza -De verdad que eres una anormal-

-Aun así, eso fue muy peligroso, la próxima vez no te quedes de pie así nada más, huye cuando veas un fantasma ¿Entendido?- Ordenó el chico de la pica, Hope asintió enérgicamente aún que, aún no comprendía porque debía de fantasmas tan adorables -Y todo esto, ¿tú porque te fuiste por tu cuenta en vez de seguirme?- Regaño ahora al peli-naranja

-No te creas con derecho de darme órdenes- Respondió Ace desafiante y molesto -Si no hubieras hecho algo tan idiota como arrojarme al mapache, no estaríamos en este lío-

-¿Quieres hablar sobre quién lo inició? ¡Todo esto porque no querías limpiar!- Exclamó Deuce muy enojado

-¡Comenzó cuando esa anormal me golpeo en el estómago, también hizo que me regañara el director!- Habló en voz alta el oji-rojo señalando a Hope y Grimm

-¡Eso te los buscaste tu solo por molestarnos!- Respondió Grimm también enojándose y uniéndose a la discusión

-¡Que acaso todos ustedes no entiendes nuestra situación en este momento? ¡Todos seremos expulsados si no regresamos con un cristal mágico!-

-Ya deja de creerte el papel de líder, realmente me estas molestando-

-¡Ya no peleen, no es el momento ni el lugar para eso!-

 

Exclamó Hope en voz alta interviniendo en la discusión de los chicos, sabía que a este paso nunca encontrarán el cristal mágico si perdían el tiempo con ese tipo de peleas innecesarias, estaba apuntó de darle al par de chicos el sermón de sus vidas y tal vez un coscorrón a cada si no se calman por las buenas, hasta el ruido de estruendo que veía del fondo de las minas cambió los planes de la chica.

 

-¿Y eso que fue?- Pregunto Hope mirando en dirección del ruido

-E-Es.... Miiioooo...- Habló una voz distorsionada desde el fondo de la mina

-¿Quien dijo eso?- Preguntó Ace nervioso mirando en aquella dirección

-Es miiiiooo.... Mioooo...- Repitió la voz desconocida

-Creo que está ... acercándose...- Afirmó Deuce también poniéndose nervioso y era cierto, aquella se iba acercando

-El cristal...-

 

Repitió aquella voz distorsionada, ante los ojos de los presentes, desde lo más profundo de la cueva de apareció un monstruo enorme con cuerpo que parecía estar hecho de tinta o barro negro y por cabeza tiene una especie de tintero de cristal fragmentado, de donde se derramaban espeso chorros de la sustancia negra, portando una lámpara en una mano y en una pesado pico en la otra, nadie en el pequeño grupo daba crédito a lo veía, ni siquiera la joven de ojos dorados, no en sus terrores nocturnos había visto semejante bestia, no obstante pese a lo aterradora que le resultaba había que en el que le provocaba más bien tristeza a la menor de tan solo mirarlo.

 

-¡¡ES MIOOOOOOOOOOOOOOOOO!!- Rugió el monstruo haciendo retumbar toda la cueva

-¡¡AAAAAAAAAAAAHHHH!!-

Gritaron los presentes al unísono para salir huyendo por sus vidas, por suerte estabas todos corrieron juntos en la misma dirección y no se detuvieron hasta creer que habían dejado la bestia atrás.

-¿¡Qué diablos es esa cosa!?- Es clamó Deuce asustado

-¡Crowley no dijo nada sobre eso!- Chillo el gato monstruo saltando a los brazos de la chica y aferrándose a ella

-¡Es tan aterrador! ¡¿Pero no dijo algo de un "cristal"?!- Agregó Ace tan asustado como el resto del grupo y alarmándose más al escuchar las amenazas del monstruo acercándose

-¡Así que realmente quedan cristales mágicos!- El oji-verde se alarmó al escuchar los ruidos de la bestia de tinta acercándose

-Se escucha... Como si sufriera mucho- Balbuceo Hope mirando la dirección en la que venía el monstruo, para los demás esos ruidos eran rugidos, pero para ella eran similares como sollozos ahogados

-¿Eso que importa? Lo que importa es conseguir el cristal- Afirmó el peli-azul decidido

-No, no, no, no soy un genio y un monstruo muy poderoso, pero no puedo vencer a una cosa como esa- Dijo aterrado el oji-azul aferrándose a su peli-clara

-Pero seremos expulsados si no conseguimos el cristal...- Gruñó el chico de la pica aún más decidido -¡Yo iré por el!

-¿¡Tienes que estar bromeando!?- Exclamó Ace sin salir del asombro

-¡No puedes ir tu solo Deuce, es demasiado peligroso, saldrás herido!- Exclamó la oji-dorada acercándose al aludido y detenerlo tomándolo del brazo con fuerza

-¡No puedo, bajo ninguna circunstancia, ser expulsado!-

 

Exclamó de nuevo apartando el agarré de la chica para enfrentarse valientemente ante aquel monstruo, pero en cuanto esté alcanzo al grupo, la criatura de tinta está no dudo en lanzar un potente ataque con su pico que por poco logra darle al peli-azul, tuvo la agilidad necesaria para esquivarlo a último segundo, tras ver eso Ace no dudo en intervenir, a la vez que se burlaba de su compañero, con un potente hechizo de viento atacó directamente a la bestia, eso sólo provocó que la criatura se enfureciera más y lanzará un golpe con su lámpara al chico del corazón que también logró esquivarlo de milagro, finalmente Grimm a la pelea y en un ataque de miedo lanzó una de sus llamaradas azules, pero todo fue inútil el monstruo permeancia de pie e ileso y rugiendo a todo pulmón.
Ahora quien intervino fue Hope, pero no para pelear contra la criatura de tinta, vio lo suficiente y sabía que no había nada que ella sola pudiera hacer para ganarle a este enemigo, no sabía usar magia y no había golpe o patada que pudiera usar para defenderse, así que lo solo atinó a ayudar a los chicos a ponerse en pie para huir de esa mina, pero justo antes de huir de salir en carrera el grupo vio tras el monstruo un potente brillo que llamó su atención, era el cristal que buscaban.
Se la oji-dorada subió a Grimm los hombros y tomó las manos de unos muy conmocionados Ace y Deuce para sacarlos corriendo de ese sitio y le siguieran el paso, fue la única forma de dejar atrás al furioso monstruo, no fue hasta que ya estaban a fuera y muy lejos de la mina detuvieron su carrera para recuperar el aliento, fue cuando los varones se dieron cuenta de la posición en la que estaban, "Estoy tomando la mano de una chica", pensaron ambos jóvenes al mismo tiempo que soltaron las manos de Hope, el chico con el corazón pintado soltó la mano de la chica nervioso, Deuce avergonzado lo hizo y sonrojado a partes iguales, la chica lo había vuelto a salvar.

 

-¿Qué demonios fue eso?- Se quejo Grimm muy asustado -¡Nadie dijo nada sobre eso!-

-No parecía un viejo fantasma- Dijo Deuce con dirección a la mina

-Aun así, se parecía mucho a uno- Comento Hope también mirando en aquella dirección

-Rindámonos y vayamos a casa- Dijo Ace finalmente con cansancio -Prefiero ser expulsado antes que luchar contra esa cosa-

-¿¡Qué!? ¡No me jodas! ¡Prefiero morir antes que ser expulsado!- Gruñó Deuce furioso apretando los puños -¡Hay un cristal mágico frente a nosotros y quieres irte a casa!-

- Hablas muy decidido para alguien es peor con la magia que yo- Hablo muy molesto el peli-naranja -Ve solo si quieres, yo ya he terminado aquí-

-Oooh, ¿verdad? ¡Entonces quédate ahí como un cobarde!- Exclamó el peli-azul más furioso acercándose de manera amenazadora a su compañero de dormitorio

-¡¿Cobarde yo?! ¡¿De quién estás hablando?!-

-¡Ya es suficiente, paren de discutir de una vez!- Interrumpió Hope al oji-rojo poniéndose en medio de ambos chicos

-Oye Deuce... ¿Qué es ese cambio de actitud?- Pregunto el oji-azul con cara de susto ante el cambio de actitud del peli-azul

-¡Aah!... Ejem... Disculpen... Perdí un poco la compostura- Se disculpó aludido cayendo en cuenta de lo que hizo

-¿Y si usamos magia para resolver esto?- Pregunto oji-dorada tratando verle una solución al problema

-Como dijo el director antes, la magia no es todopoderosa, si no puedes imaginarlo, entonces no se materializará- Explicó el oji-verde -La magia es complicada y a gran escala requiere mucho entrenamiento-

-Por eso son las escuelas de magia, tienes que practicar mucho para usar la magia tal como la imaginas- Se sumo el oji-rojo a la explicación

-Es así como Grimm puede usar fuego o Ace puede invocar viento- Analizo la chica mirando por unos momentos las plumas de sus compañeros -Será que yo podré usar mi magia así también-

-¿Cómo es que no sabes estas cosas Hope?- Cuestionó el chico con la pica pintada en el rostro -Todo eso nos las enseñan desde la primaria-

 

Esas palabras alarmaron a la menor, ya que recordaba las palabras del director sobre que nadie debía saber de dónde viene ella y sin querer tal vez se puso en evidencia, pensando rápido formuló una excusa creíble.

 

-Ya te lo dije, en aquella época estaba más enfocada en sobrevivir un día a la vez y me daban clases ridículas en vez de enseñarme cosas importantes- Dijo algo nerviosa esperando que su compañero peli-azul se creyera

-......... ¿Sobrevivir?- Murmuró Ace por lo bajo sin entender a qué se refería la peli-clara con eso

-Cómo sea, voy a entrar allí- Afirmó el Deuce decidido -Descubriré cómo vencer a esa cosa y regresaré con el cristal mágico-

-Ni siquiera puedes defenderte, no podrás conseguir un darle un solo golpe a esa cosa antes de descubrir cómo conseguir el cristal, no eres más que un idiota- Lo reto Ace con una sonrisa burlesca

-¡Vas a empezar de nuevo!- Gruñó furioso Deuce amenazando con el puño

-Aquí van otra vez... Debimos hacer solos desde un principio ¿No crees Hope?..... ¿Hope?-

 

La aludida no respondió, Grimm tuvo un muy mal presentimiento y al mirar el rostro de la chica se dio cuenta de que su presentimiento era muy justificado, Hope tenía la misma expresión de serenidad y sonrisa tranquila de antes de darle un puñetazo a Ace, solo que ahora esa sonrisa está acompañada de un aura oscura y un par de venas en su cara que se marcaban más conforme la chica ida perdiendo la paciencia.

 

-Oh no, se está enojado mucho... ¿Y qué le pasa a su pluma mágica?- Se dijo el pequeño felino recordando lo ocurrido en el dormitorio abandonado y como el cristal en el bolígrafo comenzó a brillar tenuemente -¿Ho-Hope?- llamó tímidamente

-¡¡YA CIERREN LA MALDITA BOCA LOS DOS Y DEJEN DE PELEAR Por JODIDAS ESTUPIDECES!!-

 

Al fin explotó la chica, todo el enojo que acumuló a lo largo de ese día lo soltó gritando a todo pulmón, la joven oji-dorada perdió los estribos y la poca paciencia que le queda mientras se fue al garete en un segundo, sin darse cuenta de un par de manchas blancas adornaban el cristal de su pluma, por suerte eso bastó para detener la discusión y asustar un poco a los chicos.

 

-Lo hizo de nuevo... Menos mal esta vez no hubo ola de energía, aunque si siente algo raro el aire- Medito el oji-azul mirando su alrededor, dándose cuenta de que los sonidos de la noche fueron cambiados un silencio total y una sensación de... ¿calma? -Tran-tranquila Hope, no hace falta que gritas tan fuerte- Pidió muy asustado

-¡Y como no quieres que grite, si me sacan de quicio con tanta discusión inútil en vez de buscar una solución real!- Recriminó la menor señalando acusadoramente a los dos chicos de pie ante ella

-Pe-pero... ¿Qué debemos hacer exactamente?- Cuestionó Deuce serio de ver a la chica tan molesta

-¡Ayudarnos mutuamente sería un excelente inicio!- Volvió a exclamar muy enojada la peli-clara, luego suspiro un poco y respiro hondo para recuperar la calma -Ya que vinieron a ayudarme podemos empezar por trabajar en equipo y montar un plan decente-

-¿Un plan? ¿O sea trabajar juntos?- Dijo sarcástico el peli-naranja -¡Ja! Eso es aburrido y no va conmigo, no digas cosas tan tontas con tanta seriedad, anormal-

-Yo también estoy en desacuerdo- Agregó el peli-azul -De ninguna manera estoy trabajando con este perdedor-

-Muy bien, perfecto... ¿Qué se siente ser expulsado el primer día de clases?- Dijo sarcástica la chica fruncido el ceño

-......-

-....... Ese fue un golpe muy bajo- Mascullo Ace con tono de fastidio y también frunciendo el ceño

-Ok, ya que dejamos las cosas claras, es el momento ponernos serios- Agregó la la de tez clara aclarando se la garganta -Tengo idea que podría funcionar-

 

Les explico su plan con detenimiento a sus compañeros de clase, hubo un par de protestas por aquí y allá, pero bastó con recordarles que serían expulsados en su primer día para pusieran de su parte y dejaran las peleas de lado. Ya era el momento de actuar, Hope se situó con Grimm en la entrada de la cueva, Deuce y Ace escondidos en unos arbustos a un lado de ésta, era hora de poner en marcha el plan.

 

-¿De verdad crees que saldrá según lo planeado?- Cuestionó Grimm muy asustado -No es que este asustado... solo son nervioso-

-Todo saldrá bien, mi plan es aprueba de idiotas- Afirmó Hope confiada, aún su atención se enfocó luego en sus dos compañeros que seguían discutiendo tras ese arbusto -Y tengo un par de esos al frente- Pensó a la vez que suspiro con resignación para luego llamar la atención de ambos chicos -¡Ya paren de discutir los dos y sigan el plan!-

-Jaja, estás demasiado mandona rarita- Se burló Ace dejando de discutir -El plan es sencillo, sólo relájate y terminemos con esto-

 

Hope asintió se adentró en la cueva junto a su guardián familiar, caminaron algunos metros hacia dentro hasta que llegaron aquel punto donde vieron a la criatura por primera vez, ese sería el sitio para poner en efecto el plan.

 

-¡¡OYE MONTRUO VEN POR NOSOTROS!!- Grito Hope a todo pulmón

-¡¡SI, ESTAMOS AQUÍ, ESTAMOS AQUÍ!!- Grito Grimm nervioso también y el sonido de estruendo en el fondo de la cueva fue su respuesta -¡Lo escucho acercarse!-

-¡¡Ahí... Un ladrón... No se los daré...- Habló el monstruo de tinta saliendo de su escondite -Es mío... ¡¡MÍOOOOOOOO!!-

-¡¡JAJAJA, PUES ME LO LLEVARE A MENOS DE QUE ME ATRAPES!!- Reto la oji-dorada a la vez que se echaba a correr junto con Grimm a la salida de la mina -Solo un poco más... Solo un poco más- Corrió aún más rápido sintiendo como el monstruo la empezaba a alcanzar, no fue esta hasta que salió de la cueva que entró en acción la segunda parte del plan -¡¡AHORA CHICOS, AHORA!!- Ordenó viendo que la bestia ya estaba por completo a fuera

-¡Extra Large Tempest!- Grito Ace saliendo de su escondite con pluma en mano y al acto una ráfaga de viento detuvo la carrera de la enorme criatura

-¡Es mi turno! ¡Fuego especial del Gran Grimm!- Y con su rugidito Grimm soltó una potente llamarada, que gracias al viento de Ace, creció hasta abarcar casi todo el cuerpo del monstruo

-¡Es mi turno! ¡Fuego especial del Gran Grimm!- Y con su rugidito Grimm soltó una potente llamarada, que gracias al viento de Ace, creció hasta abarcar casi todo el cuerpo del monstruo

-¡Es mi turno! ¡Fuego especial del Gran Grimm!- Y con su rugidito Grimm soltó una potente llamarada, que gracias al viento de Ace, creció hasta abarcar casi todo el cuerpo del monstruo

-Cálmate... Apunta... Algo muy grande, muy pesada- Se dijo Deuce a sí mismo para calmarse y de un salto salió de su escondite y exclamó -¡Adelante, caldero!- Y al acto un gran caldero se materializó y cayó de lleno sobre el cuerpo de la ya atormentada criatura, deteniendo cualquier intento de escapé de esta quien no paraba de rugir y de intentar liberarse

 Algo muy grande, muy pesada- Se dijo Deuce a sí mismo para calmarse y de un salto salió de su escondite y exclamó -¡Adelante, caldero!- Y al acto un gran caldero se materializó y cayó de lleno sobre el cuerpo de la ya atormentada criatura, deteni...

 

-¡Lo hicimos, el plan funcionó, que gran trabajo chicos!- Exclamó Hope emocionada

-¡Jajaja, el monstruo se ve tan plano como un panqueque, justo como tu Ace hace rato!- Bromeó Grimm flotando cerca de la chica

-No hace falta que lo menciones- Refunfuño Ace molesto -Hoy no ha sido mi día-

-Vamos a buscar el cristal mágico mientras esa cosa no se pueda mover-

Deuce se adentró en la cueva de nuevo siendo seguido de cerca por el resto del grupo, la menor iba tras ellos, pero detuvo sus pasos en seco por un nuevo sonido que hacía eco a través de las minas, pero no era amenazador si no triste, muy triste...

-Es... Es un anciano llorando... ¿De dónde viene?...- Dijo la chica en sus pensamientos buscando el origen del llanto, siguiendo su oído poso su visión de nuevo en el monstruo de tinta -¿Por qué estas llorando?...-

-¡Hope, no te quedes atrás con esa cosa o podría morderte!- Grito el monstruo oji-azul y pelaje grisáceo a su protegido, la chica del estado ligero de trance en el que se encontraba dándose cuenta el sonido de llanto había desaparecido y ahora solo quedaban sonidos de rugidos y amenazas del monstruo sin clara atrapado bajo el caldero, aún algo confundida por lo que ocurrida la peli-clara corrió tras de los chicos, encontrándolos rebuscando entre las piedras y las del fondo de mina, hasta que al fin lograron dar con el premió mayor.

-¡Lo encontré! ¡EL cristal lo encontré!- Exclamó el chico de la pica sacando el cristal de una de las paredes de la caverna, con sus gritos de triunfo consiguió el monstruo se enfureciera aún más si es que eso era posible y en su agitación comenzó a quitarse el gran caldero de encima.

-¡No puede ser, se está liberando!- Se alarmó Ace de ver al monstruo en la entrada de la cueva casi liberado

-¡Deuce ponle cosas más cosas pesadas!- Pidió Grimm desesperado

-Eeeh, ¿¡algo pesado!?- Tartamudeo el aludido tomando su pluma -¡Ve-ve adelante! ¡Caldero! ¿¡Y un caldero!? ¿Uno más, caldero?- Y de manera sucesiva más y más ollas fueron cayendo sobre la furibunda bestia

-¡¿Qué no sabes invocar otra cosa que no sean calderos?!- Reclamo el chico del corazón

-¡¡Cállate, es lo mejor que se me ocurre bajo presión!!- Respondió su compañero sin dejar de invocar calderos

-¡Que importa, ya tenemos el cristal, larguémonos de aquí!-

 

Afirmó la menor del grupo parando en seco la nueva discusión y al acto el grupo salió corriendo de la mina pasando al lado de la bestia de tinta y para el horror de los presentes, vieron como este logro en un ataque de ira quitarse todas las olla de encima y empezó a perseguirlos por el bosque son dejar de amenazar y de exigir que le devolvieran su tesoro.

 

-¿¡Estás bromeando!? ¡Se quitó todas esas cosas y viene tras de nosotros!- Señaló Ace viendo como estaba por alcanzarlos

-¡Nos matara si nos atrapa!- Grito Deuce tratando de obligarse a correr más rápido, pero era inútil, el monstruo de tinta hacía pedazos todo a su paso con su lámpara y su pico, y estaba a nada de alcanzarlos, el grupo estaba aterrorizado de lo que les hará aquel demonio su los lograba atrapar, sin embargo la joven última unicornio no compartía ese sentimiento, su mente otra vez se había perdido y sólo podía escuchar el llanto y sentir en su corazón una tristeza amarga y profunda pero que no es suya, y lo sabía, además de que unas palabras se repetían sin parar en su mente.

-Magia has... tú voluntad... Magia... tú voluntad...- Ese mantra familiar resonaba en cabeza una otra vez como cuando huía de los cazadores, pero esta vez era diferente, esta vez no quería tener escapar, esta vez quería ayudar, la chica fue deteniendo sus pasos poco a poco hasta que se plantó de frente ante el iracundo monstruo de tinta

-¡¡CARAJO, LO ESTA VOLVIENDO HACER!!- Grito el peli-azul aterrado -¡¡HOPE ESE NO ES UN FANTASMA AL QUE PUEDAS INTIMIDAR!!-

-¡¡NO TE QUEDES QUIETA COMO IDIOTA, SIGUE CORRIENDO!!- Grito ahora el peli-naranja furioso, lo único peor que sin cristal mágico, sería volver con el cadáver de un estudiante, tanto él como Deuce estaban por regresar para sacar a la chica aún que fuera a arrastras hasta que Grimm se puso en medio para impedirles el paso -¡¿POR QUÉ NOS DETIENES MAPACHE?!-

-Ella sabe lo que hace- Respondió el felino con tranquilidad y sobre todo serio

-¡¿EEH?!-

 

Ni Ace ni Deuce entendía la manera de actuar de este mapache, que acaso se volvió loco y dejaría morir a la chica que se supone que protege y hablando de eso ¡¿No se supone que debería estar junto a ella ahora para protegerla de ese monstruo?! Este gato pirómano es el peor guardián del mundo a los ojos de los chicos, pero Grimm no lo veía así, quería comprobar algo en ese momento, quería ver que tan inmune es la chica unicornio al miedo y si puede usar su magia como Ace y Deuce o si sólo lo hacía de manera inconsciente.
Hope por su parte sólo permaneció de pie, tranquila, por algún motivo no sentía nada de miedo y sabía que debía sentirlo, porque esa criatura es más peligrosa que cualquier cazador que estuviera tras ella o que cualquier fantasmas que vio hasta el momento, pero no sintió miedo, más bien sentía pena y una tristeza tan honda que le partía el corazón, esa tristeza no es suya si no de esa criatura que se detuvo ante la joven de mirada dorada, tenía la intención de atacarla con su lámpara, pero algo en la presencia de ella lo detuvo.

 

-Estas sufriendo ¿verdad?- Pregunto Hope preocupada por la criatura, de alguna manera podía percibir los sentimientos de ese ser e intuir el motivo de su desesperación -No quieres perder el cristal porque te hace recordar cuando todo era mejor, cuando eras feliz- Hope dio un paso al frente y el monstruo de tinta, aún con la lámpara en alto, temblando se echó para atrás

-¡¿El-El monstruo retrocede ante ella?!- Exclamó Ace asombrado, sin creer lo que está viendo

-No te preocupes... Está bien no querer olvidar... Pero no es justo que sufras por siempre...-

Volvió hablar la chica acercándose a la criatura, no se daba cuenta de que el cristal era su pluma mágica paso del color azul marino a teñirse con pequeñas manchas blancas como si de pintura se tratará, ya que en su mente esa oración familiar se repetía una y otra vez sin detenerse.

-No... No... No quiero...- Gruñó el monstruo soltando sus armas y llevándose ambas manos a su cabeza de cristal rota, la cual se fracturo se más a causa de la presión de sus manos y dejando caer algunos chorros del espeso líquido -No quiero... Olvidarlos......No quiero... Olvidarla...-

-Magia... Magia has...- Susurro la oji-dorada sin apartar la mirada y extendiendo sus brazos como si fuera a dar un abrazo

-¡¡NOOOOOOOOOOOOOOO!!- Rugió el monstruo con todas sus fuerzas haciendo que la chica que callera de espaldas y se viera obligada a cubrirse, el monstruo de tinta no dudo salir huyendo a toda velocidad de vuelta a la mina

-¡¡ESPERA NO TE VAYAS!!- Grito la peli-clara extendiendo su mano, no obstante, la criatura gigante ya se había internado en lo profundo de la cueva -Solo quiero ayudarte...-

 

Dijo en sus pensamientos la chica, muy apenada por aquel ser y la tristeza que este le trasmitía, ella no estaba muy segura de cómo lo hizo, pero de alguna manera pudo sentir en su propio ser el mismo sufrimiento que sentía aquella aterradora bestia y sólo quería ayudarla a que dejara de sentirse tan triste, permaneció sentada en el suelo unos momentos meditando en lo ocurrido, mientras tanto los chicos como el felino quedaron boquiabiertos por lo ocurrido, ninguno era capaz de decir algo ya que no se creían lo que acababan de ver, un monstruo horrendo y peligroso huyó despavorido de una chica pequeña y débil, no se lo creerían de no ser porque lo vieron con sus propios ojos.

 

-¡¿Qué rayos acaba de pasar?!- Se animo a hablar por fin Ace asombrado por lo que vio

-Ni idea... Pero así funciona la magia de Hope- Contestó Grimm también sorprendido, pero a diferencia de los chicos parecía un poco serio, tal parecía que sus sospechas son ciertas, la chica veía no el miedo como los demás y monstruo percibió algo en ella que lo asustó lo suficiente como para huir, aún que luego agregó con una sonrisa divertida mirando al chico con el corazón -Y su magia es mucho más útil que la tuya, Ace~-

-¡¡OYE!!- Replico el aludido molesto

-Creo que ya no podrás llamarla anormal a después de esto- Comento Deuce con una pequeña sonrisa mientras caminaba con dirección a la chica, sus palabras dejaron muy pensativo y algo molesta al peli-naranja, que siguió a su compañero en compañía de gato -¿Estas bien Hope?- Pregunto el chico de la pica a la chica mientras la ayudaba a ponerse en pie

-Si lo estoy, pero...- Respondió la joven ya más calmada -No lo pude ayudarlo a que ya no estuviera triste-

-Yo no pensaría mucho en eso- Dijo Grimm como si nada -Hay monstruos no quieren ser ayudados-

-Y la verdad no se como podrías ayudar a un monstruo como ese-

 

Esas palabras de Ace hicieron reflexionar a Hope, ya que tenía razón, tuvo el impulso ayudar a aquella criatura cuando percibió su tristeza, pero... ¿Cómo la ayudaría? ¿De qué forma acabaría con la rabia que parecía arrastrar aquel monstruo? No se detuvo a pensar en eso, por aquellos instantes la mente de la chica estaba tan sumida en aquel rezo familiar que actuaba por inercia, pero bueno, el peligro ya pasó que era todo lo que importa, fue ahí que la menor se dio cuenta de algo importante.

 

-¿Un momento? ¿El cristal mágico está a salvo?- Pregunto Hope preocupada

-¡Aquí lo tengo, completo y sin ninguna fractura!- Respondió Ace sacando el cristal de su bolsillo

-¡¡VIVA, LO CONSEGUIMOS!!- Grito Hope emocionada

-¡Lo hicimos!- Exclamó Deuce con alegría se había salvado -¡¡YA NO NOS EXPULSARAN!!-

-¡¡CHOQUEN ESOS CINCO!!- Exclamó el pequeño monstruo divertido, el pequeño grupo chocó sus manos (y pata) con energía

-¡Si que sintió bien trabajar juntos, hacemos un gran equipo!- Exclamó Hope animada

-Ah... No-no ¡Esto no es nada de eso!- Tartamudeo el peli-azul

-¡Sí, sí! ¿Podrías dejar de decir cosas raras?- También negó el pelo-naranja

-¡Ganamos gracias a mi ingenio! ¡No porque unimos nuestras fuerzas!- Se defendió Grimm cruzándose de brazos

-¡Jajajaja! Clara, claro, claro~- Rio divertida la chica mirando de manera picarona al trío -Repítanlo hasta que se lo crean- Los dos chicos y el felino solo apartaron la mirada

-Supongo que tienes razón- Comento Ace haciendo un ligero puchero, aún que después sonrió -Odio admitirlo, pero ganamos gracias a tú plan... Hope-

-No me dijo anormal ni rarita...- Pensé Hope animada y feliz

-Es cierto, conseguimos el cristal porque nos diste instrucciones sensatas y nos pusiste en nuestro lugar cuando peleamos- Comento el chico de la pica con una ligera sonrisa -Estoy tan aliviado de evitar nuestra expulsión-

-Sí, sí... Todos estamos aliviados- Dijo el chico del corazón exhaustos y dejándose caer de brazos -Me siento muy cansado, ya quiero volver al dormitorio-

-Y yo me muero de hambre- Se quejo Grimm subiéndose a los brazos de la chica

-Te comprare atún cuando volvamos a casa- Dijo sonriente la peli-clara acariciando la cabeza de su peludo amigo, pero sus caricias se detuvieron al escuchar un sonido de llanto de nuevo -...¿El llanto de nuevo?- Pensó preocupada, pero se le hacía raro que los demás no parecían escucharlo -¿Chicos escuchan eso?-

-¿Qué cosa?- Dijo Grimm enfocando su oído, pero no escuchaba nada

-Yo no escucho nada- Comento Deuce con sinceridad

-Yo tampoco- Agregó Ace tampoco sin oír nada, solo para ver a la menor correr -¿Y ahora a dónde? ¡¡HOPE VUELVE AQUÍ!!-

 

Pero la chica no obedeció, esta siguió su oído de vuelta a la mina, el sonido del llanto se volvía más triste conforme se acercaba, pero también se volvía más tenue, hasta que llegó la entrada de la cueva.

 

-Viene de aqui...- Pensó la chica siguiendo el sonido, en el suelo la fuente del sonido, una especie de cristal completamente negro, cuando la chica tomó la piedra en sus manos esta guardo silencio -Mmm... ¿Qué es esto?-

-¿Tal vez retos del monstruo u otro cristal mágico?- Comento Deuce mirando detenidamente la piedra -Aunque nunca vi uno tan negro-

-¿Me dejas verlo?- Pidió Grimm extendiendo sus patitas, cosa que Hope acató y se la dio -Esta cosa se ve rara, pero huele muy bien- Dijo sonriendo mientras olfateaba

-¡No te comas eso!- Regaño Ace asqueado

-¡Esto tiene que ser un caramelo que el monstruo escondía!- El monstruo oji-azul emocionado -¡Oooh, no puedo contenerme! ¡Es hora de comer!-

-¡No en mi guardia gatito!- Dijo la peli-clara quitándole la roca las patas a su guardián -Los dulces son solo para después de cenar, además esta cosa estaba tirada en el suelo-

-¡Pero Hope, tengo mucha hambre!- Chillo el felino molesto y babeando de hambre

-Ya te dije que te daré atún volviendo al dormitorio- Regaño ella guardando la roca en el bolsillo del pantalón

-Mejor volvamos a la academia antes de que el director nos expulse-

Pidió Deuce ya cansado también y sin más retrasos el pequeño grupo se dirigió de vuelta

 

CONTINUAR......

 

Chapter Text

CAPITULO 06 – VISITA NOCTURNA

 

El director con máscara de cuervo caminaba de un lado al otro en la sala de las puertas, mirando de vez en cuando su reloj de bolsillo, cada vez se hacía más tarde y sus futuros ex-estudiantes, el ex-guardián familiar y la alumna que estaría castigada el resto del año escolar en castigo, ya empezaba preocuparse un poquito, pero solo un poco, no se relajó por completo hasta que finalmente vio salir al grupo de estudiantes a través del oscuro cristal del espejo.

 

-Menos mal ya volvió señorita Hope, comenzaba a preocuparme un poco, parece que el mapache si hizo su trabajo de cuidarla esta vez- Comento Crowley acercándose a los jóvenes, Hope sonrió contenta de volver con su objetivo conseguido y Grimm no pudo evitar inflar el pecho lleno de orgullo, aún que le molesta un poco que le siguieran diciendo mapache -¿Ustedes dos en verdad fueron a la mina por el un cristal mágico con ella?- Agregó mirando a dúo de Heartslabyul

-Dijimos que lo haríamos y aquí estamos- Respondió Deuce muy decidido

-No entiendo por qué se sorprende- Agregó Ace

-Realmente no pensé que fueran a ayudarla...- Comento el director para luego susurrar -Y encima regresan con cristal en la mano y yo que incluso completé silenciosamente el papeleo para la expulsión-

-¿Como pudo hacer eso?- Cuestionó Hope algo molesta ¿Acaso no confía en sus estudiantes? Y al igual que ella, Ace y Deuce no estaban muy contentos

-¡Si, es un mal agradecido! ¡Como se atreve a dudar de las habilidades y el compromiso del Gran Grimm!- Exclamó muy molesto el gato-monstruo -¡Que descaro el de este tipo! ¡Mientras nosotros luchábamos contra una bestia loca, el asumió que no traeríamos el cristal!-

-¿Una bestia?- Pregunto el Dire confundido

-¡Había un monstruo allí!- Habló el chico del corazón -Era súper aterrador y muy fuerte ¡Fue horrible!-

-En realidad, solo estaba muy triste- Comento la oji-clara -Intente acercarme a él para ayudarlo, pero salió huyendo cuando acerque y...-

-Un momento, un momento... ¡¿Hope ahuyento a un monstruo con solo acercarse a él?!- Volvió a cuestionar el mayor sorprendido

-Y los fantasmas de la mina también huyeron de ella, fue muy raro- Volvió hablar el oji-rojo

-Parecen intimidarse con su sola presencia-

 

Habló ahora Deuce recordando lo ocurrido con los fantasmas, no se explica cómo algo así pasó, las palabras de sus compañeros confundieron a la menor ¿Que no es normal que los magos, o las criaturas mágicas como ella, ahuyenten fantasma? A sus ojos ese tipo de espectros no son tan aterradores y hasta eran algo chistosos, la narración de los chicos solo inquieto más al director.

 

-¿Intimidarse?... No estoy entendiendo nada de lo que me están diciendo ¿Podrían explicarme con más detalle en mi oficina?-

 

En pocos minutos ya estaban en la oficina el enmascarado contando con lujo de detalles todo lo que pasó en la mina, desde las discusiones tontas y el plan para tomar el cristal, hasta lo ocurrido con los fantasmas y el extraño monstruo sin cara hecho de tinta.

 

-En resumen, un monstruo misterioso vive en la mina- Habló el mayor finalmente después de escuchar la historia -¿Ustedes cuatro trabajaron juntos para detenerlo y traer de vuelta un cristal mágico?-

-Realmente no trabajamos juntos- Murmuró el peli-naranja rascándose la nuca

-Era más como si nuestros objetivos estuvieran alineados- Agregó su compañero peli-azul también negándose a aceptarlo

-Dejen de decir tonterías, eso fue trabajo en equipo en toda la regla- Afirmó la chica con una sonrisa burlona mirando a sus compañeros, pero se giro de vuelta a mirar al directo cuando escucho unos soniditos salir de él -¿Director, se encuentra bien?-

 

Antes de que alguien dijera otra cosa el enmascarado ya se había echado a llorar a todo volumen y de manera exagerada sobre el escritorio, asustando a todos los presentes.

 

-¿Qué pasa con el tipo pájaro?- Pregunto Grimm -¿¡Por qué un adulto se echa a llorar así!?-

-¡En todos mis años siendo director jamás imagine que viviría para ver este día!- Exclamó el mayor sin dejar de llorar -¡El día en que los estudiantes de Night Raven College vayan de la mano para enfrentar y derrotar a un enemigo!-

-¿¡Qué!? ¡No tomé la mano de este tipo!- Exclamó Deuce alejándose de Ace y de esa horrible idea de tomarlo de la mano

-¡Nunca haría algo como eso, es asqueroso! ¿Cuántos años tiene director?- Ace también pregunto alarmado y sin entender cómo alguien mayor que el llora como un niño chiquito y uno muy escandaloso

-¡Por favor director Crowley, cálmese que me está asustando!- Pidió Hope también inquieta por la actuación del mayor

-Estoy realmente emocionado, este incidente no tiene presentes- Habló Dire deteniendo con dificultad sus sollozos -Señorita Hope, sin duda alguna nombrarla líder de dormitorio Ramshackle fue la mejor decisión que tome ¡Tienes talento para domesticar bestias!- Dijo con una sonrisa y con lagrimitas de felicidad

-¡¿Domesticar?! Solo les dije que se callaran cuando discutían y seguimos un plan, eso no es nada del otro mundo- La verdad para Hope eso no fue la gran cosa, cualquier otra persona en su lugar lo hubiera hecho

-Pues realmente si lo es- Corrigió el director -Vera señorita Hope, los estudiantes de Night Raven College llamados por el Espejo Oscuro suelen ser magos de gran talento y habilidad, no obstante, al ser tan talentosos se vuelven personas de gran ego que no tienen ni el más mínimo indicio de trabajo en equipo, haciendo a muchos de ellos orgullosos y ególatras-

-Pajarraco, sus estudiantes siguen aquí y lo escuchan...- Comento el gato cruzando se de brazos

-Puede que su magia no esté bien definida aun, pero tal vez sea eso precisamente lo que necesitamos para enseñar a los magos trabajar en equipo y hacer que cooperen entre si- Afirmó muy animado el enmascarado -¡Quizás la condición anormal de su magia es exactamente lo que esta escuela necesita en este momento!-

-No soy anormal...- Replico Hope seria

-Si sabe que nada de lo que dijo sonó bien ¿verdad?- Replico también Ace

-Señorita Hope, no tengo ninguna duda de que usted es fundamental para el futuro de esta academia o eso me dice mi sentido de educador- Agregó el mayor sin perder la sonrisa -Señor Trappola, señor Spade, Grimm felicidades, por el mérito de trabajar en equipo junto a la señorita Hope y por qué soy muy amable ¡Les revocaré la expulsión a todos!... ¡Oh! Y usted señorita ya no será castigada-

-Muchas gracias director- Agradeció la menor soltando un suspiro de alivio, de la que se salvo

-Gracias al cielo- Suspiro Deuce también agradecido -No quiero ni pensar en lo que diría mi madre si me hubieran expulsado el primer día-

-Yo estoy harto, fue un día demasiado largo, solo quiero volver al dormitorio y descansar... ¿Ya nos podemos ir?- Pregunto cansado el chico del corazón y con el visto bueno del director los chicos se encaminaron a la puerta -¿Hope no vienes?-

-Le tengo que hacer unas consultas al director sobre un par de cosas que vi- Respondió la aludida con una sonrisa y despidiéndose con la mano -Los veo mañana, Buenas noches-

-De acuerdo, nos vemos / Hasta mañana Hope- Se despidieron ambos chicos al unísono

-Hasta luego Deuce, no se vayan a meter en más problemas Ace- Se despidió burlón el pequeño monstruo

-¡No molestes mapache!-

 

Gruñó el chico del corazón pintado mientras cerraba la puerta tras de sí, en serio que fue un largo día y no quería ni siquiera discutir con él mapache ruidoso ni con nadie, solo quería llegar rápido a su dormitorio por lo que apresuró siendo seguido por el chico de la pica en el rostro, quien parecía distraído preguntándose si tal vez debió esperar a que la su compañera peli-clara saliera de la oficina del director para acompañarla a su dormitorio ¿es lo un buen estudiante haría o no? sin embargo Ace iba distraído con otra cosa, había una cuestión en su mente a la que no dejaba de darles vueltas y que sólo su compañero podría resolver.

 

-Oye Deuce, cuando estábamos en la mina Hope dijo algo raro...- Llamo algo dudoso el oji-rojo, ya que parecía que esté sabía algo al respecto -¿A qué se refería con que "estaba más enfocada en sobrevivir un día a la vez"?-

 

Preguntó finalmente llamando la atención del oji-verde, quien por un momento pareció reacio a hablar, no es bueno hablar del pasado de los demás y menos el de una chica, no obstante, tal vez si le contaba un poco del pasado Hope a su compañero este la trataría con algo más de respeto y comprensión.

 

-Si tanto te interesa, ella no la paso nada bien en la secundaría para chicas a la solía asistir, tenía que defenderse de estudiantes abusivas- Habló Deuce con tono serio

-Ya veo...- Susurro Ace llevándose una mano al estómago primera y luego al cuello, recordando esos momentos que vio la fortaleza de la menor -Supongo que eso explica por qué una chica tan pequeña como ella golpea tan duro-

-Exactamente, pelear para defenderse hace que el más débil se vuelva fuerte...- Exclamó el peli-azul apretando los puños -Así que ya lo sabes Ace-Saltador-de-Deberes, vuelve a faltar a una de tus responsabilidades y la líder de dormitorio Ramshackle no tendrá problema en darte una paliza-

-Ya se, ya sé, no me sermonees, Bebé-Llorón-Deuce-

 

Bromeó el peli-naranja con sonrisita retadora a lo que Deuce respondió con una mueca de molestia por el juego de palabras, no comprendía como alguien como él tendría que lidiar con alguien como Ace los siguientes 4 años de su vida escolar, esperaba que después de todo lo ocurrido ese primer día fuera lección suficiente para que este burlón chico de mirada rojiza aprendiera a comportarse.
Mientras tanto en la oficina del director Crowley miraba atentamente como su única estudiante femenina rebuscaba algo en su bolso.

 

-¿Qué consultas tiene para mi señorita Hope?- Pregunto Crowley con curiosidad

-Es que Grimm y yo encontramos dos objetos extraños en la mina de los enanos- Explicó la aludida encontrando final lo que buscaba -Este es uno, parece una cámara antigua, pero no se parece a ninguna que conozca- Le mostró al mayor el curioso aparato y este lo tomó entre sus manos para inspeccionarlo

-Yo le dije que era basura y que la tirara, pero ella insistió en traerla- Se quejo Grimm cruzando se de brazos mientras que flotaba cerca al rededor del cuervo

-Y hizo bien en traerla, esto se conoce como la "cámara fantasma"- Empezó a explicar el azabache regresando la cámara a su alumna -Son muy raras y actualmente ya casi no se consiguen, además está en muy buen estado para haber estado abandonada, encontrar una de estas es tener mucha suerte-

-¿Cámara fantasma?- Pregunto Hope inquinando la cabeza confundida -Ósea... ¿Es para tomarle fotos a los fantasmas?-

-Kufufu~ No señorita Hope nada de eso- Rio divertido por la pregunta y el gesto de la joven, a veces olvidaba que ese otro mundo donde estuvo ella escondida no tenía ni la mitad de las cosas que Twisted Wonderland -Esto es una herramienta bastante útil, tiene un hechizo muy especial, no solo captura la forma de los sujetos, sino también una parte de su alma-

-¿Una parte... De su alma?- Volvió a cuestionar la joven más asombrada que confundida

-¿Es como si te cortaran en pedazos?- Cuestionó Grimm también confundido -Para mí eso es malo-

-No es nada malo mapache, esto es lo llamamos "Memoria: un fragmento de recuerdo"- El mayor siguió con su explicación -Además, la parte más interesante de esta cámara mágica es que las almas del fotógrafo y el fotografiado se conectan profundamente y... ¡El recuerdo en la foto aparece saltara de ella!-

-Las almas se conectan...- Medito la oji-dorada en sus pensamientos, hubiera sido bonito tener una de esas cámaras de pequeña y tomarse un par fotos con su familia, tal vez así estarían conectados por algo más que el recuerdos -¿Y qué quiere decir con que las el recuerdo salta de la fotografía?-

-Que se mueve un poco, aun eso depende de que tan de cerca se tome la foto, es lo que gente usaba antes de los videos, es fascinante ¿verdad?-

-¡Si lo es!- Respondió la chica animada a las palabras de enmascarado, esas fotos son como tener una imagen gif pero en papel, eso le dio una idea a la menor -¿Director cree que me la pueda quedar? Es que me gustaría usarla para tomar fotos de los paisajes que me gustan y pintarlas después- Pregunto la chica emocionada

-Desde luego, tú la encontraste, es tuya ¡Ah! Pero con una condición- Indicó el mayor con una sonrisa -Que también tomes muchas fotos de los demás estudiantes y ocasiones especiales y dejar muchos recuerdos de sus vidas en su paso por esta academia-

-¡Claro! ¡Lo hare con mucho gusto!- Acepto la joven la misión con una gran sonrisa

-¡Hey más te vale tomarme muchas fotos a mí también!- Exigió el felino saltando a los hombros de la más grande

-Desde luego Grimm, eres mi modelo favorito- Hope sonrió divertida acariciando la cabeza del gato con cariño

-Especialmente, asegúrese siempre de obtener "Recuerdos" cuando alguien se salga de la línea- Habló el mayor cortando el momento divertido -Esa es la mejor forma de obtener información en estos días, vigila su alrededor y tomar muchos "Recuerdos" será una de tus responsabilidades como líder de dormitorio- Agregó con un tono bastante -Además y en caso de una emergencia, la cámara podría captar a alguien no bienvenido en esta escuela y que esté detrás de usted, sería como un par de ojos adicionales cuidándola ¿Entiende?-

-Si director... Entiendo, estaré atenta a mi entorno- Asintió la chica, tanto Grimm como ella se pusieron serios, sabían a lo que se refería el hombre con máscara de cuervo

-Vaya que soy un director muy amable por cuidar de esta manera de mi alumno femenino consentido- Se elogió a sí mismo el cuervo inflando su pecho de orgullo

-Soy la única alumna femenino de este sitio- Comento la menor con una sonrisa incomoda

-Con más razón debo proteger de usted-

 

La joven de tez pálida sólo esbozo una sutil sonrisa ante la supuesta preocupación de mamá cuervo, es un tipo curioso, pero antes de que este continuará con su monólogo rebusco en los de su pantalón su segundo descubrimiento.

 

-Antes de que lo olvidé, también encontré este cristal negro- Dijo Hope mostrando aquella piedra oscura -Parece que callo del monstruo de la mina y Grimm estuvo a punto de comérsela-

-¡Es que huele también y tengo tanta hambre!- Se defendió el pequeño monstruo babeando, esa cosa le habría el apetito

-Hiciste muy bien en evitar que el mapache se comiera esto- Dijo con seriedad tomando la roca de la mano de la chica -Esto no es una roca o cristal normal, esto es energía negativa en estado puro, también lo llamamos Blot, también la llamamos Piedra de Blot, algunas veces el Blot de un ser mágico crece mucho se desbordan a tal punto que se desprende del cuerpo del usuario, se compacta y solidifica hasta tener esta paraciencia, si Grimm se hubiera hecho mucho daño si siquiera hubiera probado esta roca-

-¿¡De verdad!?... Pero si huele tan rico- Dijo asombrado el pequeño monstruo

-Y es por esas cosas Grimm que no puedes comerte todo lo que encuentras en el suelo- Advirtió la chica aliviada de haber evitado que su peludo amigo se hiciera daño

-Cierto, muy cierto...... ¡Pero tú si te comer esta roca señorita Hope!- Exclamó Dire jovial poniéndose en pie

-¡¡QUEEEE!!- Gritaron ambos menores al unísono

-¡No acaba de decir que esta cosa es dañina!- Recriminó el oji-azul cruzándose de brazos ¿Por que ella podía comerse esa roca y él no?

-Para un mago o un monstruo común y corriente como tú si lo seria- Respondió el mayor con tranquilidad acercándose a los más jóvenes, mientras que Grimm refunfuña por lo bajo que no es un monstruo común y corriente -Pero la especie de los unicornios tenía la extraordinaria habilidad de purificar la energía negativa y en el particular caso de la señorita Hope apostaría a que obligar a su cuerpo a purificar energía negativa ayudaría volver tu magia más estable- Esa explicó sorprendió mucho al dúo de Ramshackle

-¿Esta seguro? Porque nunca escuche que los unicornios hiciéramos ese tipo de cosas- Comento la peli-clara no muy convencida

-Existen muchas cosas de que desconoces sobre tu propia especie, pero basta de charla, cómase esta piedra, con confianza-

 

El amable director le devolvió la piedra a la chica, esta miró el objeto dudosa y un poco asqueada ¿Quién en su sano juicio o con un poco de sentido común se comería una roca voluntariamente?... Aparte de Grimm, claro, ni siquiera sabía si esa cosa pasaría por su garganta, tiene más o menos el tamaña de la mitad de la palma de su mano ¿Y si el director se equivoca y esa cosa si le hacía daño? Ya estaba maquinando en su cabeza una excusa para zafar de comerse esa piedra, pero por la atenta mirada del director de pie frente a ella sabía que no había nada que pudiera hacer en ese momento para salvarse, suspiro resignada, abrió la boca como si fuera a dar una gran mordida y se comió la piedra, esta demás decir que se arrepintió al acto de hacerlo cuando el sabor a tierra y metal inundó su boca, además de que tragarte esa cosa no era fácil, sentía que se estaba ahogando.

 

-¡Mierda! Es como tragar una pastilla enorme en seco- Maldijo la chica en sus adentros con ojos llorosos terminando de tragar esa cosa -¡Necesito un vaso de agua a la ya!-

-¿Y qué tal sabe?- Pregunto Grimm arqueando ceja por todas las muecas de disgusto que hace su protegida

-A lo que saben las rocas, a tierra...- Se quejo Hope recuperando el aire

-Me alegra no habérmela comido entonces, odio el sabor de la tierra- Sonrió burlonamente el felino, tanto por haberse no comer tierra como ver las muecas y el puchero de disgusto de su protegida

-¿Y te sientes bien?- Pregunto el director con curiosidad

-Pues... Siento raro por dentro... Como frio- Respondió Hope analizando lo que sentía, una especie de sensación de frío en su pecho

-Pero... ¿Sientes malestar, enferma o te duele algo?- Volvió a preguntar el de máscara de cuervo, la más joven permaneció pensativa por unos momentos pero luego negó con la cabeza, si es cierto que es una sensación extraña pero tampoco se sentía mal -¡Que alivio! No hay de qué preocuparse, tu cuerpo está purificando la energía negativa sin problemas, por un momento pensé que no podría hacerlo-

-Un momento... ¡¿No estaba seguro de que pudiera purificar esa piedra y aun así hizo que la comiera?! ¡¿Y si me hubiera pasado algo!? - Reaccionó la oji-dorada

-Pero mira la hora, que tarde es, será mejor si dejemos esta conversación para mañana- Crowley ignoro por completo la queja de chica -Regrese a su dormitorio antes de que se vuelva más oscuro-

-Pero...-

-¡Buenas noches señorita Orellabac!-

 

Y con un ligero movimiento de su bastón una fuerza invisible abrió la puerta de la oficina, hizo que Hope y Grimm dieran media vuelta y los sacó a dos de un empujón del sitio y cerró con fuerza la puerta tras ellos, este director es demasiado... ¿Relajado?... ¿Confiado?... ¿Extraño? La verdad la joven no encontraba la palabra correcto para describirlo, además de que ya fueron suficientes emociones fuertes por un día para ella y para monstruo guardián, es hora de ir a casa.
El camino de regreso al dormitorio destartalado fue bastante solitario y silencioso, pero no era de extrañar ya que por la hora todo el mundo estaba en sus dormitorios, Hope caminaba a paso tranquilo cargando a un dormido Grimm en sus brazos como si fuera un cachorro, a él le había ganado el cansancio, la joven tenía su mirada clavada en el oscuro cielo nocturno adornados por las brillantes estrellas, ni en el anterior mundo vio algo así de bello y nítido, mirando el firmamento la peli-clara meditaba en cómo esa rara sensación de frío aún no se desvanecía y como Crowley parecía saber mucho de su especie y como habló delante de Grimm de lo que ella es realmente cuando se supone que nadie más sabe, quizás el director dedujo que Grimm ya sabía la verdad, es hasta lógico, también se dio cuenta de algo importante, es que ella no sabe nada de su propia especie, es decir había leído un varias cosas sobre los unicornios como que son inmunes a las maldiciones y que son "Uno" con la naturaleza y la magia, pero esa información es sacada de los libros de cuentos, no sabía cuánto de lo que leyó era verdad o sólo inventos, pero una voz conocida sacó a la chica de sus pensamientos.

 

-¡Buenas noches pequeña diablilla!- Saludo animado Sam desde en la puerta de su tienda, había salido a sacar la basura y vio a la joven no muy lejos -¿Que haces a fuera a esta hora?-

-¡Buenas noches señor Sam!- Saludo jovial la joven acercándose al vendedor -Apenas voy de regreso al dormitorio, mi primer día de clases se alargó mucho- Respondió en son broma -No me esperaba ver la tienda abierta a esta hora-

-El trabajo en la tienda nunca se detiene- Contestó el tendero sonriente -Por cierto, mis amigos en el otro lado me contaron que mi regalo te fue de mucha utilidad, oculto perfectamente tu verdadero ser-

-...... ¿Que?- Dijo la chica primeramente confundida y luego a miedo como el moreno oji-morado señalo su frente sin perder la sonrisa, él ya sabe también -Yo-Yo... No sé de qué-que habla- Tartamudeo Hope fingiendo demencia y pensando en salir corriendo a buscar al directo

-Descuida pequeña unicuerno, se lo que eres desde el primer momento que te vi y tu secreto está a salvo conmigo- Susurro el tendedero guiñando le un ojo a la menor

-¿Pero como...-

-¿Que como lo se? Habemos personas con influencia en "el más allá" y eso nos deja ver a criaturas como tú, aún que escondan lo que son con hechizos o en tú el flequillo- Interrumpió el tatuado acariciando la cabeza de la menor y desordenando su cabello y dejando a la visto su estrella unos momentos antes de que esta se arreglará el fleco de nuevo -¿Y sabrás qué? estoy muy feliz de que aun quede una como tú, aún recuerdo cuando mamá decía: "El mundo pierde un poco de su color cuando una raza se extingue" y hoy el mundo recupero un poquito de ese color perdido-

-¿De verdad no le dirá a nadie, ni me hará nada?- Dijo impresionada la oji-dorada

-Por supuesto que no, no tengo nada contra los de tu tipo y que ganaría con abrir la boca... ¡Nada! Además de que nadie me creería, me tomarían por loco y perdería una clienta- Afirmó el dueño de la tienda sonriente, aún que la cambió a un gesto de preocupación cuando vio a la chica bajo la mirada y soltó un ligero sollozo -¿Qué pasa pequeña unicuerno?-

-Es que... No me esperaba hacer amigos aquí- Hope habló con un hilo de voz, estaba conteniendo una pequeña lagrimita de felicidad que se le quería escapar, rápidamente agregó con felicidad -¡Le prometo que de ahora en adelante siempre vendré a comparar vivires a su tiendo señor Sam!-

-¡Esa es la actitud que busco en mis clientes!- Exclamó también alegré el Sam -Y tú puedes seguir diciéndome simplemente Sam, ya no hace faltan tantas formalidades entre nosotros, pequeña diablilla unicuerno-

-¡Ya paren con el escándalo!... Intento dormir un poco...-

 

Habló somnoliento el felino sacudiéndose en los brazos de la chica unicornio, los más grandes solo rieron por lo bajo en complicidad, aún con todo lo que pasó este no a sido un mal primer día de clases y si hacía fue el primero seguramente el segundo será más tranquilo.
La noche transcurría fría y silenciosa en Ramshackle, el cansancio había provocado que tanto la joven de tez pálida y cómo su familiar guardián estuviera en el quinto sueño, dormían tan cómodos hasta que unos golpes violentos en la puerta los hicieron despertar perezosamente.

 

-Hope despierta... Alguien está en la puerta...- Gruñó Grimm adormilado, revolviéndose en las sábanas junto a la chica

-Y con lo a gusto que dormía- Se quejo Hope también adormilada y sin abrir los ojos

-¿Serán los fantasmas de nuevo?- Pregunto el felino tallándose los ojos

-No creo... prometieron no molestarnos de nuevo- Volvió hablar la joven escondiéndose la cabeza bajo las sábanas

-Insiste demasiado...... ¿Quién será?- Mascullo molesto el felino también queriendo dormir de nuevo, hasta que una idea alarmante le cruzó por la cabeza -¿Y si son cazadores que están tras de ti?-

 

Pregunto alarmado el monstruo oji-azul y con eso la paz mental de Hope se fue al carajo, ya abrió los ojos de par en par y se quitó las sábanas de encima de golpe, mandando a volar pobre Grimm al otro lado de la habitación, el gato estaba por gritarle un par de insultos a la chica pero se detuvo al ver el rostro de pánico de esta que se hacía una y un millón de preguntas, ¿Tan rápido dieron de nuevo con ella? ¿No que la academia era un lugar seguro para ella y que ningún mago la descubrirá? ¿Acaso van a fingir ser amables de nuevo y luego la mataran?, todas esas cuestiones hacían a la menor hiperventilarse por el miedo, hasta que un par patitas muñidas se posaron en la cara de la chica.

 

-¿Estas bien Hope?- Pregunto Grimm extrañado de ver a su protegida así de asustada, si un monstruo no la intimida por lo harían unos simples cazadores

-No te asustes Hope, ya no estás sola y si ya huiste de ellos lo harás otra vez- Se dijo a sí misma la chica en su mente saliendo de ese estado temporal miedo, las palabras del pequeño monstruo y verlo frente a ella le recordó que las cosas ya no son como antes -Vamos a enfrentarlos-

 

Dijo con firmeza la oji-dorada tomando las patitas del felino, Grimm esbozo una sonrisa socarrona llena de confianza a la vez que saltaba al hombro de la más grande en lo que está se baja de la cama y se encamina fuera de la habitación directo a la entrada del dormitorio, le daría una paliza terrible a esos cazadores por venir a interrumpir su sueños llenos de atún y asustar a su protegida, Hope por lado hizo una parada técnica en la sala principal para tomar el atizador de chimenea y empuñarlo como si fuera una espada, tal vez aún no sabía usar magia pero que les podía un buen golpe si lo proponía, con pasos cautelosos se acercó a la puerta, que aún era golpeada con fuerza, y en susurros le habló a gato.

 

-Prepárate para escupir fuego- Dijo Hope antes de preguntar en voz alta y sería, todo lo ocurriría de ahí en adelante dependerá de la respuesta que obtenga -¿¡Quién es!?-

-Soy yo, Ace- Respondió la conocida voz del oji-rojo desde el otro lado la puerta -¿Hope, puedes dejarme entrar?-

-¡Claro, dame un momento!- Dijo aliviada la chica al tiempo que soltaba un suspiro y Grimm gruñía molesto por poder demostrar que tan rudo -¿Por qué está aquí a esta hora Ace?- Pregunto abriendo la puerta y dejando el atizador a un lado

-¡¿Qué es esa cosa en tu cuello?!- Cuestionó Grimm mirando de reojo ese peculiar collar con forma de corazón negro y rojo que adornaba el cuello del peli-naranja

-¡Maldición! Nunca podre volver a Heartslabyul- Maldijo muy molesto Ace adentrándose en el dormitorio destartalado antes de que le dieran permiso -¡Seré miembro de este dormitorio a partir de ahora!- Anunció sin detener su paso hasta la sala principal

-¡¡QUEEE!!- Gritaron al unísono y muy sorprendidos tan la joven como su monstruo persiguiendo al chico del corazón pintado

-Disculpa Ace, pero no puedes invitarte solo a un dormitorio ajeno solo por qué quieres y menos a esta hora, además tenemos reglas- Explicó la menor recordando que uno de sus deberes de líber, según el director, es hacer un reglamento interno del dormitorio, aún que hizo una pequeña antes seguir hablando -....... No las he pensado todavía, pero las tenemos-

-Además ese collar no es el mismo que el chico pelirrojo me puso para evitar que siguiera quemando todo en la ceremonia- Volvió a preguntar el gato con curiosidad -¿Quemaste algo también?-

-No... Me comí una tarta- Respondió el oji-rojo haciendo mala cara

-........... ¿Eeh?-

 

Volvieron a balbucear al unísono los integrantes de Ramshackle, por lo que al peli-naranja no le quedó de otra que narrar que sucedió para ganarse ese incomodo collar, pero conforme contaba como por comerse una porción de tarta de fresas sin permiso fue castigado por Riddle Rosehearts, más sería era las miradas de Grimm y Hope, como si juzgarán severamente a su compañero.

 

-...... Y eso es lo que pasó- Termino Ace de explicar

-......- Ninguno dijo, solo se miraron entre sí cruzados de brazos y luego de vuelta al chico

-Que te dije...- Dijo Hope finalmente -Te dije que un día harías enojar a la persona equivocada-

-Es cierto- Agregó Grimm -Todo es solo tu culpa por ser un idiota-

-¡¿Pero no es una reacción exagerada solo porque me comí su tarta?! ¡Sellar mi magia es prácticamente lo mismo que atarme las manos y los pies!- Se defendió el chico del corazón energéticamente -Además, ¡había tres tartas enteras! ¡No puede terminárselas todos él solo! ¡Hay un límite para lo cruel que puede ser!-

-Quizás si exagero un... ¿Un momento, tres tartas?- Analizando la peli-clara por unos momentos las palabras de su amigo y entonces lo entendió todo -Ay no... Con razón se molestó tanto tu líder, esas tartas seguramente son para un evento importante, como una reunión o un cumpleaños-

-Y ahora una tarta quedo incompleta por tu falta de respeto a la comida ajena, yo también me enojara mucho tocarán mi comida si es para algo especial, de verdad que eres idiota- Regaño Grimm llevándose ambas patitas a la cintura

-¿Eran tartas de cumpleaños?- Cuestionó Ace mirando a ambos menores, cayendo en cuenta de que tal vez si se equivocó, un poco no mucho

-Oye, esa sería una buena regla para nuestro dormitorio- Habló Grimm divertido -Regla #1 de Ramshackle: "Prohibido tomar comida ajena sin permiso, si lo haces serás castigado con fuego en el trasero"-

-¡O con un pesado collar en el cuello!- Continuó Hope la broma aguantando se una risita culposa de ver la cara enojada de Ace

-¡Ya paren de reírse los dos!- Ordenó Ace molestando se ahora la joven y su monstruo -Hope... Pensé que me apoyarías con que la reacción del líder de Heartslabyul fue exagerada, es un pequeño tirano-

-Eso tampoco lo niego, si fue un castigo muy severo por un trozo de tarta, creo que con solo que te disculparas con él hubiera bastado...... ¿Si te disculpaste con él, verdad?- Pregunto la joven arquea do una ceja, pero Ace solo desvío la mirada, ya que después de recibir ese collar huyó -Tu silencio me lo dice todo... Sera mejor que te disculpes mañana a primera hora ¿Entendido?-

-Quien sabe si lo perdone, el rencor por comida es aterrador a veces- Comento el oji-azul serio

-Espero que con solo disculparme sea suficiente- Comento el del corazón rascándose la nuca mirando directamente a la chica -Y ya que tú lo sugieres lo de las disculpas, será mejor que vengas conmigo-

-Puedes contar con eso, estaré ahí para darte todo el apoyo que necesites- Afirmó la oji-dorada sonriente y decidida, se aseguraría de que este nuevo amigo que hizo no metiera más la pata

-Bueno, con eso resulto ¿Dónde dormiré yo?- Preguntó Ace con curiosidad mirando a su alrededor

-¿En serio vas a quedarte?- Dijo Grimm con fastidio -Todas las demás habitaciones estas sucias, solo nuestra está limpia, así que te tocara limpiar-

-¿Están bromeando?-

-Lo siento Ace, pero Grimm tiene razón, si quieres dormir cómodo en una habitación tendrás que limpiarla primero- Apoyo la peli-clara asintiendo

-Uuff... No quiero limpiar a esta hora, estoy cansado- Se quejo el oji-rojo hasta que una idea traviesa se le pasa por la cabeza -Oye Hope~ Déjame quedarme en tu habitación~-

-Déjame pensarlo... No- Respondió la aludida secamente

-Por favor~ Soy un tipo bastante delgado, no ocuparé mucho espacio, además...- Se acercó a la chica, quito al molesto mapache de sus hombros y la rodeó por estos con un brazo -No me molestaría compartir la cama con una cara bonita como tú- Continuó el chico del corazón guiñando un ojo y con su mejor y más seductora sonrisa, esa pose de galán le funcionaba con su ex, seguro con su compañera también servía

-...-

 

5 minutos después...

 

-¡¡YA ENTENDI! ¡YA ENTENDI! ¡NO DEBO BROMEAR DE ESA FORMA CONTIGO, LO SIENTO!!- Grito Ace golpeando la puerta del dormitorio y con gran dolor en su cara por la bofetada que le dio su compañera antes echarlo del edificio, hasta le quedó la mano de la chica marcada en mejilla izquierda -¡Hope, déjame entrar, no quiero dormir a fuera, podrían venir un fantasmas!-

-¡Está bien, está bien, pero deja de gritar! ¡Que son la 01:00 a.m. y despertaras a toda la puta escuela!- Grito enojada Hope abriendo la puerta de golpe -Te puedes quedar a dormir, pero te vas directo al sofá y nada de intentar subir a mi habitación ¿Entendido?- Explicó dejando a su amigo entrar de nuevo al dormitorio

-Y no le vuelvas hacer ese tipo de propuestas a mi protegida- Regaño molesto Grimm desde el hombro de su protegida cruzando se de brazos -Y el único macho que con el Hope tiene permiso de compartir una cama es conmigo soy yo-

-Oye no lo digas así, suena muy mal- Musito la oji-dorada con una mueca incomoda

-Está bien, me quedare en el sofá- Dijo molesto el peli-naranja -Si que eres una mala anfitriona, dejarme durmiendo aquí abajo, solo, entre las telarañas y el polvo- Intento convencer de nuevo a la menor intentando solo que ahora haciéndola sentir culpable, si Hope es tan ingenua como intuía seguro que con eso la convence

-No puedo hacer mucho con respecto al polvo y las telarañas por ahora- Respondió Hope encogiéndose de hombros -Pero si tanto te molesta estar solo, supongo que puedo pedirles a los muchachos que te hagan compañía-

-¿Muchachos? ¿Qué muchachos?-

-¡Nosotros!-

 

Pará la sorpresa del oji-rojo, tres espectros muy sonrientes aparecieron de la nada tras de la joven, provocándole un micro-infarto al pobre Ace del susto, no entendía como la chica podía seguir como si nada.

 

-Hola chicos, llegan justo a tiempo- Saludo la menor a los tres fantasmas sonrientes

-¡S-Son f-fan-fantasmas!- Exclamó Ace retrocediendo hasta chocar contra el sofá

-Tú mismo lo dijiste, este dormitorio está lleno de fantasmas, no debería sorprenderte tanto- Dijo Grimm burlón, disfrutando ver así de asustado, al contrario

-Y no los llames fantasmas así sin más, ellos tienen nombre y son... Por cierto ¿Cómo se llaman?- Pregunto Hope a los fantasmas un poco apenada

-No recordamos nuestros nombres completos, solo parte de ellos- Dijo el alto y delgado -Yo solo recuerdo mi apellido, Alister-

-Yo recuerdo que me decían Gus, creo que era un apodo- Comento el fantasma más grande y gordo

-Yo también recuerdo un apodo con el que me llamaban, era Luke-

-Alister, Gus y Luke... ¡Esos nombres son geniales chicos, los seguiré llamando así!- Dijo sonriente la chica, cosa que también alegro a los espectros, sería la primera vez en décadas que alguien los llamaba por un nombre en vez de decirles solo "fantasmas" -Se educado Ace y salúdalos bien o te darán un buen susto- Bromeó la chica divertida, ignorando que los fantasmas tras ella tenían toda intención de ser aterradores

-Bu-Buenas... No-noches- Saludo el chico del corazón tímido y aun asustado

-Chicos, él es mi compañero de clases y amigo Ace, se va a quedar a dormir, pero le asusta dormir aquí abajo- Explicó la joven de ojos dorados a los fantasmas -¿Les molestaría echarle en vistazo y hacerle compañía? Es para que no se siente tan solito-

-Descuide señorita Hope, nosotros le haremos compañía- Dijo Gus sonriente

-Tendremos bien vigilado a este chico tan atrevido- Agregó Alister con voz profunda

-Sera divertido verlo dormir y adivinar sus pesadillas Jijijijijijiji- Chillón divertido Luke Acercándose junto a sus compañeros al chico de Heartslabyul

-Muchas gracias a los tres, son todos unos caballeros- Agradeció la joven buscando por el sitio una sábana y una almohada que Ace pudiera usar para dormir -Creo con esto no estarás tan incomodo ¡Hasta mañana Ace, duerme bien!- Se despidió tras extenderle las viejas sábanas y la almohada

-¡Si es que puedes! ¡Jajaja!- Se volvió a burlar el felino

-No seas malo Grimm-

 

Hope le dio un ligero tirón de orejas al pequeño monstruo mientras subían por las escaleras para irse de nuevo a la cama, a Ace no le quedó de otra dormir en ese incomodo sofá polvoriento, o al menos eso intento, ya que cada vez que estaba por quedarse dormido los espectros soltaba un grito o una carcajada aterradora que despertaba al chico del corazón al borde de un infarto, todo para luego carcajearse los tres de ver la cara del pobre Trappola, pasar por todo solo por comerse una tarta...

Una visión extraña de deslumbro, entro en el espejo como si de un estanque de agua clara se tratara, un haz de luz la encegueció por unos momentos, para luego dar paso a la imagen en blanco y negro de un bosque donde exuberante de árboles flora y dos cazadores con ropas medievales que a caballo recorrían el lugar en busca de una presa que jamás encontraran.

-Hay algo que no me gusta en este bosque- gruñó el más viejo de los dos cazadores -Los animales que viven en tierra de unicornios aprenden algo de magia con el tiempo, sobre todo en lo que se refiere a desaparecer, no encontraremos buena-

-Los unicornios se marcharon hace mucho tiempo -Dijo el segundo cazador- Suponiendo que existieran alguna vez-

Ambos cazadores continuaron con su recorrido por aquel bosque hablando sobre los muchos rumores y mitos que existen sobre los poderes de los unicornios, quienes pueden verlos y como pueden ser capturados, como de un día para otro, nadie, ni la más pura de las doncellas ni la más poderoso de las hadas volvieron a verlos, pero sobre todo, ese parecía ser el último bosque habitado por tal maravillosa criatura...

-Quédate donde estás, pobre bestia solitaria, tú no eres de este mundo, quédate en tu bosque, cuida de tus árboles y de tus amigos que son tus únicos amigos- Exclamo el cazador más viejo en las orillas del bosque junto a su acompañante -No prestes atención a las jóvenes los magos, solo añoran robar tu cuerno ¡Y buena suerte!-

Y mientras los cazadores abandonaban aquel bosque sagrado a todo galope, una delicada figura animal tan blanca como la nieve al brillo de la luna, similar a la de una alguna especie de cierva o yegua y cuya frente era coronada un delgado cuerno en espiral, permaneció inmóvil en el límite de su territorio y dijo en voz alta y melancólica...

-Soy el único unicornio que existe...-

Y de la misma forma en que empezó, aquella visión termino...

 

Hope despertó abruptamente sin comprender lo que había visto, su mirada estaba desorbitada, no reconoció a primera instancia donde estaba hasta los ronquidos de Grimm y verlo dormir a su lado la trajeron de vuelta a la realidad. 

-¿Eso fue sueño o una pesadilla?- Si pregunto a si misma la joven de tez pálida, suspiro cansada llevándose una mano a la cara para frotársela y volver a dormir, solo para descubrir que sus ojos y mejillas estaba húmedas -Estuve llorando... ¿Ese sueño me hizo llorar?-

Volvió a preguntarse la chica a si misma mientras las lagrimas caían de sus ojos, sin que pudiera hacer nada para detenerlas, sin notar como el espejo sobre la chimenea de la habitación brillaba sutilmente hasta apagarse y ser un espejo normal otra vez...

CONTINUARA...

 

Chapter Text

CAPITULO 07 - MAGIA INESTABLE

 

La joven abrió perezosamente se ojos tras tener un nuevo, igual de raro que al anterior, pero por lo menos en este si fue algo que la chica pudiera entender, ya que la escena de Alicia hablando con el Tres de Tréboles sobre el porqué cambian el color de las rosas blancas a carmín la reconocería en cualquier lugar, aún que ya despierta no pudo evitar pensar en lo extraño que es soñar con una película, que si bien aún podía recordar con claridad, tenía años que no la veía.

 

-Otro sueño raro... Por lo menos este no me hizo llorar- Pensó cansada ya tuvo problemas para volver a dormir después del primer sueño extraño -Bueno hora de empezar el día...-

Dijo para misma levantándose de la cama, ya que parecía que Grimm no le haría de despertador en esta ocasión, pero unos fuertes golpes en la puerta si sirvieron de despertador para el felino que despertó de mala gana.

-¿Quién es a esta hora?- Se quejo Grimm revolviendo se entre las sábanas

-No tengo idea, pero será mejor que te levantes, debemos acompañar a Ace a su dormitorio- Respondió con tranquilidad la chica mientras buscaba su uniforme, se giró para decirle a su guardián que le de un momento para cambiarse, pero vio al gato roncando de nuevo -¡No te hagas el dormido y levántate!-

 

Regaño la chica tomando al monstruo de las patas traseras para sacarlo de la cama y del cuarto, este por su parte se aferró con fuerza a las sábanas, empezó así un forcejeo, Hope necesitaba privacidad y Grimm quería dormir, en lo que eso ocurría en la habitación y en la sala principal las cosas tampoco iban bien, ya que un muy trasnochado Ace despertó de golpe por tanto golpe.

 

-¿Quién diablos está golpeando la puerta tan temprano en la mañana?- Pregunto Ace en voz alta al mismo tiempo que se limpiaba el polvo que tenía en su cara -Puaj...! ¡Está lloviendo polvo! ¡Ya voy a abrir, ya voy a abrir! ¡No la rompas la puerta!-

El oji-rojo se levantó acelerado para abrir la puerta antes de que la hagan pedazos y al resto del dormitorio, al abrirla se encontró de frente con la cara de pocos amigos de Deuce.

-Sabía que te encontraría aquí- Declaró el peli-azul adentrándose por el lugar sin pedir permiso -Escuché sobre la situación de nuestros compañeros, encima que te comiste la tarta del líder vienes a esconderte al dormitorio de una chica que vive sola ¿Cómo se te ocurrió venir aquí? Sí que eres un completo idiota... ¿Eso en tu cara es un golpe?- Regaño molesto notando al final esa particular marca rojiza la mejilla de su compañero

-¡Cierra la boca! ¡Tuve una noche muy mala como para tener que escuchar todo eso de ti!- Reclamo Ace cruzando se de brazos -Entonces... ¿El líder todavía está enojado conmigo aun?-

-Mas o menos...- Respondió Deuce más calmado -Está de mal humor porque unas tres personas no despertaron temprano y sufrieron la misma suerte que tú-

-¡"Mas o menos"! ¡Ese tipo está totalmente loco!-

-¡¿Qué es todo ese escandalo?!- Pregunto Grimm adormilado bajando por las escaleras siendo seguido por Hope -Deuce también esta aqui-

-¡Buenos días Deuce! Supongo que vienes a apoyar a Ace- Saludo sonriente Hope acercándose a sus amigos

-Por supuesto que no- Negó el aludido cruzándose de brazo -Vine a asegurarme de que este idiota no te embarre en sus problemas, pero veo que llegue tarde-

-Como sea... Vámonos de una vez, quiero que me quiten esta cosa del cuello-

 

El pequeño grupo partió del dormitorio destartalado directo a Heartslabyul, por lo temprano que es no había muchos estudiantes en el camino, sin embargo, Ace apresuraba para que la menor cantidad de personas posibles lo vieran con tan humillante adorno en su cuello, pero aun así las miradas se posaba sobre el cuarteto de los estudiantes que llenaban la calle principal.

 

-Oigan... es idea mía o todos nos están mirando- Comento Hope tímidamente

-Seguramente ya toda la escuela sabe lo ocurrido en la cafetería y en la mina ayer- Agregó Deuce notando que también son el centro de las miradas

-¡Gyahaha! Nos estamos volviendo populares, o tal vez solo te están mirando a ti Ace- Dijo Grimm burlonamente -No puedes usar tu magia ¿verdad? Supongo que ahora el "anormal" es alguien más, hasta un "mapache" puede vencerte-

-No seas tan malo Grimm, el pobre Ace la está pasando muy mal- Regaño la oji-dorada al felino que iba sobre su hombro

-Te aseguro que me desquitare cuando recupere mi magia y te arrepentirás, estúpido mapache- Gruñó Ace molesto y mirando de manera al monstruo peli-gris

-No empieces de nuevo, o ya se te olvido que el director te regaño por el alboroto que causaste ayer- Regaño Deuce a su compañero -En cualquier caso, no puedes usar tu magia ni podrás asistir a clases mientras la tengas sellada- Esas hicieron el chico del corazón desanimara de nuevo

-No te preocupes, en unos minutos podrás usar tu magia de nuevo- Dijo la menor dándole unas palmaditas en la espalda al oji-rojo -Si te disculpas sinceramente tu líder te quitara el collar en un par de segundos- Agregó tratando de subirle el ánimo a su amigo

-Aun no estoy convencido- Refunfuño el peli-naranja

-Yo quiero ver los otros dormitorios, esta es una buena oportunidad- Dijo Grimm emocionado -Además será divertido ver a Ace humi... Digo, disculparse-

-¡No soy una especie de exhibición, mierda!-

 

Exclamó el peli-naranja molesto a la vez que aceleraba el paso a su dormitorio siendo seguido de cerca por sus compañeros. Nuevamente la joven de mirada dorada salto a través del portal con forma de espejo que corresponde al dormitorio de Heartslabyul en compañía de sus amigos, tanto ella y como su monstruo guardián se maravillaron ante la hermosa fachada del dormitorio de la reina de corazones, los rosales con forma de corazones y picas, el edificio principal que más que un dormitorio estudiantil parecía una mansión clásica y el jardín y el laberinto eran sumamente llamativos.

 

-¡Whoa! ¡Esto es súper elegante! ¡Es completamente diferente a nuestro dormitorio!- Grimm exclamó emocionado

-Oye, nuestro dormitorio es una obra de arte en proceso- Bufo Hope haciendo un ligero puchero -Ya vas a ver qué bonito queda cuando esté limpio- Afirmó muy segura de que cuando terminará de limpiar Ramshackle sería un sitio agradable y elegante

-¡Oh no! ¡Debo darme prisa y pintar estas rosas de rojo!- Se escucho una voz acelerada y un tanto jovial

-Parece que hay alguien por allí-

 

Señaló el pequeño monstruo peli-gris y oji-azul el laberinto de rosas, el grupo de chicos siguieron la voz hasta dar con un chico peli-naranja con el cabello peinado hacia atrás con una coleta, oji-verde y un pequeño diamante rojo pintado abajo de su ojo derecho, tenía un bote de pintura roja en una mano y un pincel en la otra, el chico con una gran sonrisa pintaba de rojo las rosas blancas que adornaban los arbustos de rosal.

 

-¡Vaya~! Si aún quedan varias rosas sin pintar, si no me apresuró él me cortara la cabeza- Exclamó el chico del diamante

-¿Cortarte la cabeza?- Comento Hope confundida llamando la atención del ocupado desconocido

-¿Humm? ¿Necesitan algo?- Pregunto el joven oji-verde dejando de pintar para acercarse a los chicos

-¿Qué estás haciendo?- Pregunto Ace extrañado

-¿Oh, esto? Estoy pintando las rosas blancas de rojo- Respondió el mayor sin perder la sonrisa

-¿Eso no las va a marchitar?- Pregunto de nuevo Hope confundida

-Lo haría si esta pintura no fuera pintura mágica y especial para plantas- Respondió el oji-verde con tranquilidad

-¿Y por qué haces algo así?- Pregunto ahora Deuce sumándose a la confusión

-¡Sus caras son tan fantásticas y muy lindas~!- Comento divertido el chico del diamante pero hizo una pequeña pausa en sus palabras para mirar de nuevo con detenimiento a los menores -Ahora que los miro bien ¿Ustedes son los novatos que destrozaron por completo el candelabro y causaron un escándalo en la cafetería ayer?-

-Presiento que no dejarán de hablar de eso hasta que nos graduemos- Dijo Ace con resignación, nadie nunca olvidaría ese altercado

-¡Y tú eres el chico que se robó la tarta del líder! Me siento tan afortunado de conocer a los novatos que dan de que hablar desde tan temprano ¡Nee, nee! ¡Tomemos una foto juntos! ¡Yay~!- Alegremente el peli-naranja mayor sacó su teléfono celular y tomó una selfie con los sus compañeros de Heartslabyul y Grimm que salió de colado, mientras que Hope se escondió para no salir en la foto -¿La puedo subir a MagiCam? Quiero poner hashtags, así que díganme sus nombre-

-Deuce Spade / Ace / Yo soy Grimm- Se presentaron los tres casi al unísono mientras que el oji-verde subía la foto a sus redes sociales

-¡Listo foto subida~!- Exclamó alegre a la vez que se guardaba el teléfono, pensando que ya era hora de presentarse ante los confundidos novatos -Soy Cater Diamond, de tercer año, eso me convierte en su sempai, llámame Cater-kun o Kei-kun también está bien, estoy encantado de conocerlos a todos~-

-Estoy contenta de conocerte también- Se animo a hablar la peli-clara saliendo de detrás de sus compañeros

-¡Oh~! ¡Entonces tú eres la chica de la ceremonia, el primer alumno femenino de NRC! ¿Hope, cierto?- Pregunto Cater animado obteniendo por respuesta que la menor asintiera con la cabeza -La misma que insulto al profesor Mozus en plena clase-

-Veo que ya media escuela ya se enteró de eso- Comento Hope con una sonrisa apenada

-¡Vaya~! ¡Pero si eres una chica muy linda, el traje ceremonial no deja ver tus encantos~!- Agregó el mayor acercándose más a la oji-dorada para mirarla mejor y provocando un ligero rubor en las mejillas de esta, era tan raro que la elogien -Esto amerita una foto especial, solo de nosotros dos~-

-¡Que! ¡Oye, no, no...!- Hope intentó escabullirse de nuevo pero el chico del diamante ya la había atrapado en un abrazo de lado y solo se escuchó el sonido del Flash del teléfono en acción

-Listo, la salió perfe...- Cater se silenció a si mismo cuando al revisar la foto vio que en donde debería estar la cara de Hope quien estaba era Grimm con cara susto, en qué momento la chica agarro al mapache y lo puso ahí, no dudo en voltear a mirarla arqueando una ceja confundido, como si le pidiera explicaciones

-No me gustan que me tomen fotos- Dijo la oji-dorada con una sonrisa apenada -Nunca salgo bien en ella y Grimm es más fotogénico- Agregó abrazándote a su peludo amigo, quien también parecía confundido

-Jeje~ Chica tímida ¿eh? Eso solo te hace mucho más tierna Hope-chan- Chillo emocionado el mayor peli-naranja -Me cuesta creer que nombraran líder de ese dormitorio abandonado a una chica como tú, ese sitio es tan oscuro, horrible y muy malo para sacar fotos de MagiCam, seguro la pasas mal, lo siento tanto por ti-

-Desde hace un par de frases estás siendo bastante grosero- Comento Grimm cruzándose de brazos

-El sitio no esta tan mal, solo necesita un poco de cariño y los fantasmas son tipos simpáticos- Comento la joven, es cierto que si dormitorio este feo pero tampoco es para tanto

-... ¿Fantasmas simpáticos?- Murmuró Deuce extrañado

-Por favor... No preguntes- Dijo Ace por lo bajo sin querer recordar la pésima noche que pasó

-¡Oh, no debería estar aquí hablando! La fiesta es pasado mañana, si no acabo a tiempo seguro me cortaran la cabeza- Exclamó Cater primeramente preocupado alarmando a los novatos para luego tuvo una gran idea -¿Qué tal si me ayudan a pintar las flores que faltan chicos?- Pregunto sin perder su encantadora sonrisa

-¿Por qué estás haciendo algo tan extraño?- Pregunto Ace sin entender porque alguien haría tan extraña tarea

-Es por que las rosas rojas serán más fotogénicas el día de la fiesta- Respondió el mayor como si nada -Además ya tengo mucho trabajo encima, tengo que pintar a los flamencos que se usarán en el torneo de croquet-

-¿Pintar flamingos? Si que tienes trabajos muy extraños- Comento Grimm también extrañado

-Y no creo que a los flamencos les guste mucho eso de que les cambien el color de sus plumas- Agregó Hope pensando en lo incomodo deben sentirse esos pobres pájaros

-Entonces... La tarta que Ace se comió iba a usarse para la fiesta de cumpleaños del líder- Analizó Deuce en voz alta -Con razón se enojado tanto-

-¿Que? Claro que no, no es el cumpleaños del líder- Contestó el oji-verde mayor

-¿¡No es de él!? ¿Entonces de quien es el cumpleaños?- Pregunto de nuevo el chico del corazón, ahora confundido

-No es el cumpleaños de nadie, pasado mañana es La Fiesta de No Cumpleaños de nuestro dormitorio- Volvió a hablar Cater sin perder su actitud alegré -Es una fiesta del té que el líder organiza cuando esta de buenas y elige un día que no sea el cumpleaños de nadie para celebrarla-

-¡Igual que Alicia en país de las maravillas, suena muy divertido!- Pensó Hope sonriendo divertida, preguntándose si habrá un sombrerero loco, una liebre o un gato rizón en la fiesta

-¡Ahora solo tienen que ayudarme a pintar las rosas de rojo! Deuce-chan y Hope-chan pueden usar magia ¿verdad?- Cuestionó mirando a ambos nombrados quienes asintieron en respuesta -Ace-chan no pueden usar magia, así que él y Grimm pueden usar estos pinceles-

-¡Pero yo sí puedo usar magia!- Reclamo Grimm molesto

-Y yo prefiero pintar las rosas a mano, soy muy buena con el pincel y no tengo mucha experiencia con hechizos Comento algo nerviosa a la vez que pensaba -Nunca eh hecho un hechizo en toda mi vida-

-¡Relájate linda~! Cambiar el color de las plantas con magia es un hechizo muy sencillo- Dijo Cater para animar a la chica

-¿En serio se puede hacer?- Cuestionó Deuce impresionado

-¡Oki, está bien~! Les daré una pequeña demostración, lo haremos a prisa para que no nos corten la cabeza-

 

El chico del diamante rojo en el rostro tomó su pluma mágica y sin perder su sonrisa llena confianza lanzó ráfagas de luz a las flores mientras al mismo tiempo que cantaba un pequeño y alegre soneto que no pasó desapercibido para ninguno de los chicos.

 

-¡Las rosas hay que pintar y todas rojas quedaran, muy lindas de verdad~ Las rosas hay que pintar, muy rojas han de quedar!~- Recito Cater alegremente mientras lanzaba hechizos -¡Ni azul, ni gris, sino de carmín, las vamos a barnizar!~-

 

Hope no pudo evitar pensar en lo increíble y lo fácil que lo hacía ver el mayor, tal vez no sería tan difícil hacer magia, pero también pensó en el sueño que tuvo la noche anterior, no el de los cazadores y el unicornio, sino el otro, el de Alicia y los guardias naipes pintando las flores, como si fuera un pequeño deja vu y pensó en lo que le ocurría a los naipes cuando la reina de corazones descubrió su trampa, pero descartó rápidamente ese pensamiento, es decir, aquí no le van cortar de verdad la cabeza a los estudiantes como a los naipes del cuento ¿o si? Sería demasiado drástico y un poquito ilegal.

Igualmente, vio la oportunidad para hacer una de las tareas de líder de dormitorio que le encargo el director Crowley, capturar recuerdos y memorias de sus compañeros estudiantes, así que sacó de su bolso la "Cámara Fantasma" y busco un buen ángulo para fotografiar a al chico del diamante, que estaba concentrado en su demostración de magia, ese ángulo perfecto lo encontró subiéndose en una escalera para tomarle una buena foto a oji-verde mayor desde arriba, si debía tomar una foto iba esforzarse en eso y Cater, al ver que la líder de Ramshackle lo convirtió en modelo, no dudó en posar para ella con una mueca divertida para el flash, tras tomar la foto esta salió de una pequeña ranura en la parte baja del aparato.

 

-¡Funciona igual que una cámara instantánea! Eso resuelve muchas cosas!- Pensó Hope aliviada, no tenía de como revelaría las fotos de una cámara tan antigua

-¿Tu si me puedes tomar fotos a mí, pero yo no puedo tomártelas a ti? ¡Que mala eres Hope-chan!~- Bromeó el mayor saliendo de su pose

-El director me encargo fotografiar las vivencias de los demás estudiantes para tener muchos recuerdos de su paso por la academia- Explicó la chica bajando de la escalera, tomando la fotografía para mostrársela a sus compañeros -Y a ti la cámara te ama Cater, mira, saliste genial-

El peli-naranja mayor no lo iba a negar, la chica tenía buen ojo, captó un excelente ángulo suyo, definitivamente tenía que subir esa foto a su cuenta en MagiCam, quizás hasta la use de foto de perfil, es una lastima que fuera una fotografía en pa...

El peli-naranja mayor no lo iba a negar, la chica tenía buen ojo, captó un excelente ángulo suyo, definitivamente tenía que subir esa foto a su cuenta en MagiCam, quizás hasta la use de foto de perfil, es una lastima que fuera una fotografía en papel y no digital, eso dificulta un poco las cosas pero son detalles menores, mientras que Ace y Deuce, quienes mirón todo extrañados, se acercaron a la chica para indagar en aquel aparato.

 

-¿De dónde sacaste esa cámara?- Pregunto Deuce con curiosidad

-La encontré en la casa abandonada en las afuera de la mina ayer, según el director es una cámara fantasma y las fotos que tomas con ellas se mueven un poco-

-Yo sigo creyendo que es basura y es un milagro que funcione- Dijo Grimm secamente

-Mi abuela me habló de ellas, es una herramienta mágica super vieja y antigua- Volvió hablar el peli-naranja menor -Me contó que a veces las personas usaban las fotos para hacer bromas y asustar a la gente, aprovechando que las imágenes en la foto parecían tener vida propia-

-¿Fotos con vida propia? ¡Es como una fotografía de un fantasma!- Exclamó Deuce sorprendido

-Creo que por eso le dicen cámara fantasma- Comento el pequeño monstruo con tono burlón de ver lo lento para entender que es el peli-azul

-Me sorprende que una reliquia como esa aun funcione, debe ser de muy buena calidad- Comento Cater también con curiosidad por la anticuada cámara -Pero basta de charlas ¡Es hora de pintar las rosas, ustedes a pintarlas con pintura y ustedes con magia, tu vas primero Hope-chan~!- Exclamó señalando a Ace, Grimm, Hope y Deuce respectivamente

-¡Muy bien!-

 

Dijo emocionada la chica tomando su pluma mágica, Cater lo hizo ver tan fácil que seguro que no debía ser tan complicado, tal vez cambiar de color las flores es de los hechizos más sencillos, recordando lo que Ace y Deuce le explicaron el día anterior sobré la magia, se concentró e imagino las rosas blancas cambiando a rojo, apuntando a una de las rosas lanzó el hechizo, pero...

 

-¿Eh?... ¿No paso nada?- Dijo Hope confundida y sacudiendo la pluma, pero el cristal azul marino en esta seguía igual de apagado

-Vaya~... Lo que dijo el espejo de tu magia inestable es cierto- Se burló el chico del diamante -Casi pereciera que no tienes magia-

-Aún estoy aprendiendo usarla- Susurro la oji-dorada bajando la mirada apenada

-¡Es mi turno!... Rojo, rojo, rojo- Exclamó Deuce apuntando a las rosas con su pluma, pero tras disparar el haz de luz las flores no tuvo los resultados esperados -¡Se pinto de azul!-

-Y si en vez de decir rojo una y otra vez como idiotas piensan en cosas de color rojo-

 

Comento Ace pintando las rosas con pincel en mano de mala gana, no le hacía nada de gracia no poder usar magia y algo tan sencillo como cambiarle el color a unas plantas lo hace cualquiera idiota podía hacerlo, Grimm tampoco estaba contento por tener que pintar las flores con un pincel y refunfuñaba molesto por lo bajo, él de verdad quería hacer magia como los magos de verdad, no pintar unas tontas flores, por su parte Hope, tomó en cuenta el consejo de Ace y comenzó a pensar en el color rojo.

 

-Muy bien Hope, piensa cosas rojas, flores rojas, manzanas, granadas, té recién hecho, el cielo al atardecer- Pensó con fuerza en todas esas cosas a la vez que a pintaba a las flores blancas con su pluma, tristemente el cristal en esta aún seguía apagado, entonces otra cosa de color roja se le vino a la mente -... Sangre-

 

Cuando ese pensamiento inconsciente atravesó la mente de joven lo hizo en compañía de la imagen de un charco de color carmesí y de un intenso sentimiento de agonía, aún que sólo duraron una fracción de segundo fue lo suficientemente fuerte como para hacer que la varita de la joven se iluminará y al fin lanzará un hechizo en forma de haz de luz que fue directo a uno de los rosales, la energía salió con tanta intensidad que Hope terminó de espaldas en el suelo y para su alegría, así como la sorpresa del resto, todas las rosas del arbusto pasaron de blanco a rojo, el primer hechizo de su vida.

 

-¡SIIIIIIIIII! ¡Pinte varias rosas de una sola vez!- Reacciono la chica alegré levantándose del suelo casi que de un salto, pero se quedó muda al ver que pinto algo más que las rosas

-¡¡QUE DEMONIOS!!- Gruño Grimm saliendo de detrás del arbusto con las rosas recién pintadas, ahora el gato flotante era igual de rojo que los rosales

-¡¡JAJAJAJAJA!! ¡TE VEZ RIDÍCULO MAPACHE!- Se carcajeo Ace a todo pulmón dejando caer su pincel y cubeta de pintura, mientras que Deuce también se aguanta la risa

- Pfff... Perdón Grimm...- Se disculpo la chica de tez clara aguantando se la risa -De hecho, el rojo te queda muy bien-

-¡Vaya, vaya~! La magia de ella se enciende y se apaga igual que un interruptor- Bromeó Cater mirando fascinado a la oji-dorada que aún luchaba por no reírse del pequeño monstruo -¡Eres tan chistosa, te vez tan linda con esa carita sonriente Hope-chan~!-

 

Ese último comentario del oji-verde hizo que Hope pasara de sonreír a colocar una mueca de vergüenza, ese tipo de comentarios... Ella no sabía cómo llevarlos, pero Ace rápidamente se cansó de burlarse del furioso mapache y mirando que aún quedaban muchas rosas blancas cuestionó al estudiante de tercer año.

 

-¿Por qué las rosas no pueden quedar blancas? También son bonitas así-

 

Ante esa pregunta Cater agrandó su sonrisa y empezó a explicar la tradición y algunas de las muchas reglas del dormitorio Heartslabyul para celebrar correctamente la fiesta del no cumpleaños, el color de las rosas, el concierto de flores, los flamingos de 7 colores y los erizos como bolas, todo debía hacer perfecto según lo dispone el exigente líder del dormitorio, Riddle Rosehearts y los mandamientos de la Reina de Corazones.

 

-¿Rojas para la fiesta y blancas para el concierto? Si que tienen reglas extrañas por aquí- Pensó Hope por tantas normas extrañas mientras escuchaba la explicación -No recuerdo que tantas reglas extrañas salieran en la película o en el libro- Volvió a rememorando tanto lo que vio de pequeña como lo que leyó y si vio un par de cosas similares entre lo que la descripción de Cater y lo que ella ya conocía previamente, la historia que la chica de tez pálida no la recordaba tan estricta.

 

-Oh, es cierto, no tengo tiempo que perder aquí, tengo algo que discutir con el líder de dormitorio-Exclamó Ace llamando la atención del resto -¿Está todavía dentro?-

-¿Hump? Creo que todavía debería estar por aquí- Contestó Cater tranquilo -Por cierto, Ace-chan ¿Has traído una tarta para compensar la que te comiste?-

-¿Eeh? No... Vine directamente aquí a disculparme- Contestó el peli-naranja menor

-Oh, ya veo... Bueno, eso va contra la Regla #53 de la Reina de Corazones: "Tienes que reemplazar las cosas que robas" No puedo dejarte volver al dormitorio- Afirmó el mayor confiado y cruzándose de brazos -Tienes que seguir las reglas, si solo te dejo pasar seguro me cortarían la cabeza, lo siento, te tienes que ir antes de que Riddle-kun se dé cuenta- Agregó finalmente con una sonrisa tan grande que ahora se veía amenazante

-Espera, espera ¿Estás hablando en serio? ¡Chicos ayúdenme!- Pidió nervioso acercándose a sus compañeros

-¡¿Y por qué nosotros?!- Exclamó Deuce alejándose del chico del corazón

-¡No nos metas en tus problemas!- Poniéndose delante de Hope, ya veía venir que la chica se metería en una pelea que no es suya

-¡Se los ruego, no puedo usar magia!... ¡Maldición ahí viene!-

Volvió a exclamar alarmado de ver como Cater se acercó al grupo de chicos y desenfundando su pluma pronunció y unas 8 copias de él mismo aparecieron entre luces y destellos.

Los chicos no tuvieron más opciones que ayudar a su compañero de manera completamente involuntaria, siendo Deuce y Grimm los primeros que se vieron obligados en un paso al frente por poder usar magia, ni lanzar calderos o llamaradas azules sirvier...

Los chicos no tuvieron más opciones que ayudar a su compañero de manera completamente involuntaria, siendo Deuce y Grimm los primeros que se vieron obligados en un paso al frente por poder usar magia, ni lanzar calderos o llamaradas azules sirvieron de algo, todos los ataques fueron inútiles, el Team Cater se puso en pie como si nada y lanzó hechizos de hielo al dúo, dejándolos en el suelo golpeados, ahora quedaron Ace y Hope contra los Caters, Ace intentó defenderse tratando de golpear a uno de los Cater, pero fue también fue inútil, fue derribado por de un golpe con hechizos de hojas, ahora quedo Hope sola contra 8, la chica estaba abrumada, estaba en su primer duelo mágico y no tenía idea de cómo defenderse así que sólo hizo los primero que se le ocurrió, replicar los hechizos que acaba de ver, dio un paso al frente y lo intentó, más no ocurrió nada, el cristal de su pluma seguía igual de apagado, lo intento una y otra vez, pero lo único que consiguió fue que Grimm en un PUFF volviera a su color gris de siempre.

 

-¿¡Que pasa Hope-chan!? ¿Tu magia se apagó de nuevo?-

Dijo burlón el Cater original señalando con su pluma a los dos chicos y el mapache en el suelo, no quería hacerle nada a la primera chica llamada por el espejo, seguro se metería en problemas con el director además de que Hope-chan es tan linda, no es tan malo para meterse con una chica así, pero el resto si se llevaría su buena golpiza, Hope se dio cuenta de las intenciones del mayor y ella... ella no podía permitirlo, son sus primeros amigos.

-¡¿Qué crees que haces, estúpida?!- Regaño Ace viendo cómo Hope cómo se ponía en medio de ellos y los Caters extendiendo los brazos

-¡Hope vete!- Dijo Deuce preocupado

-¡Quítate tonta o te lastimaras también!- Regaño ahora Grimm tratando de ponerse en pie pero Hope negó energéticamente con la cabeza, mirando primero decidida a los chicos y luego a los Caters

-¿Los estas protegiendo?- Pregunto Cater sorprendido, era raro ver en esa escuela a un estudiante así de protector y menos entre los de primer año

-¡Si y no me moveré de aquí ¿Tienes algún problema?!- Reto Hope con voz firme sin abandonar su postura

-Pfff~kufufu~... ¡Que adorable~! No podría lanzar un hechizo contra alguien así de linda, aunque que quisiera- Dijo divertido bajando su varita, la líder de Ramshackle era valiente además de linda, aún si no apartó su atención del trío en el piso -Pero ustedes tres...- Dijo bastante serio pero sin perder la sonrisa, de inmediato entre brillo más copias de Cater aparecieron detrás del grupo de chicos, tomaron por la fuerza a Ace, Deuce y Grimm para echarlos del dormitorio con una Hope muy molesta corriendo tras ellos y tratando de detenerlos.

-¡Muy bien! ¡Vuelvan cuando tengan una tarta!- Dijo Cater dejando a los delante del espejo para que se marcharán -¡Tu vuelve cuando quieras Hope-chan! ¡ByeBye~!- Se despidió alegremente junto con el resto de sus copias

-¡Eso fue aterrador!- Mascullo adolorido -¿Qué pasa con ese tipo?-

-Pudo hacer tantas copias de si mismo y volvían ponerse en pie sin importar cuánto lo golpeáramos, los estudiantes de tercer año son terroríficos- Dijo Deuce impresionado

-Eso no importa, no puedo volver sin una tarta ¿No? Y nunca la tuve en primer lugar- Se quejo molesto el chico del corazón -¡Y encima nos hizo pintar las malditas rosas, que pérdida de tiempo!-

-Eso sí que fue decepcionante- Se quejo también Grimm -Por lo menos deje de estar todo rojo-

-Yo sigo creyendo que el pelaje pelirrojo te sentaba muy bien y resaltaba tus ojos- Comentó Hope divertida, tratando relajar el ambiente

-Tendremos que conseguir una tarta para compensar la otra, sería después de la escuela...- Pero en ese momento se silenció Deuce a sí mismo al tiempo que se escucha una campanada a lo lejos -¡Aaaah! ¡Demonios!-

-¡Y a ti que te pasa ahora!- Pregunto la peli-clara extrañada por esa reacción

-¡Esto es malo, ya sonó la campana de clases! ¡Vamos a llegar tarde!- Exclamó el peli-azul alarmado

-Cálmate, si nos apresuramos y llegaremos a tiempo, tampoco creo que nos regañen por unos minutos de retraso - La chica trato de calmar a su amigo -¿Cuál es nuestra primera clase de hoy? Por favor, no me digan que es historia de la magia-

-Estas de suerte, es alquimia mágica, aunque después de eso si nos toca historia de la magia- Respondió Ace

-¿Y que es Alquimia?- Pregunto Grimm curioso

-El director me explico que es hacer pociones y venenos- Respondió la oji-dorada -Aun no he recibido esa clase, suena interesante-

-Me pregunto si estará bien que vaya, aun no puedo usar magia- Comentó Ace por lo bajo mirando su collar

-No lo sabrás hasta que estés en clases ¡Andando!-

 

Exclamó la peli-clara grupo salió corriendo saltando a través del espejo de Heartslabyul y de hay directo al laboratorio de alquimia, como era de esperarse llegaron un poco tarde, ya que el profesor ya se estaba presentando con la clase.

 

-Mi nombre es Divus Crewel, pero pueden llamarme Crewel-sensei...- Se presentó el docente del cabello bi-color, caminando por el salón, cuando su vista su topó con tres alumnos que llegaron tarde y muy torpemente intentaban escabullirse dentro de la clase sin ser vistos, se les quedó mirando severamente como pidiendo una explicación.

-... Eeemm- Balbucearon Ace y Deuce al verse descubiertos

-Buenos días profesor, discúlpenos la demora, la escuela es laberinto- Se adelantó Hope a hablar un poco nerviosa a la vez que pensaba -Por favor no nos regañe-

-Hump... Qué color de pelo tan singular jovencita, no está nada mal, aunque el corte deja un poco que desear- Comentó Crewel curioso ignorando completo el hecho de que los chicos llegaron 10 minutos tarde -Lo desaprovechas tu cabello usándolo tan corto-

-Oh, eso... Me lo corto yo misma y a veces se me pasa la mano, pero igual se ve genial ¿no cree?- Contestó la aludida como si nada con una sonrisita inocente

-..... Kufufu~ Asegúrese de cuidarlo muy bien a diario ¿entendido cachorrita?-

 

Indicó el mayor divertido por la respuesta de la peli-clara, quien sólo asintió energéticamente con la cabeza, mientras que Ace y Deuce, quienes aprovechando la conversación entre el profe y Hope se escabulleron en el salón, suspirar con de alivio, la que zafaron. El resto de la clase paso sin mayores altercados, hablando sobre los ingredientes que se usarían en las posiciones, incluso el alquimista decidió poner a prueba a sus estudiantes con una sencilla combinación de hechizo y mezcla química para buscar quienes tienen talento natural para preparar venenos y Deuce fue su primero vícti... Digo, voluntario.

 

-¡Bad Boy! ¿Cómo no puedes hacer algo tan simple convertir este caldero de hierro en cobre? ¡Si es la combinación de pasión y hechizo más simple del libro! ¡Vas a tener que practicar mucho si quiere aprobar mi clase!- Regaño Divus molesto al pobre chico peli-azul, que no paraba de disculparse y luego dirigiéndose con voz firme al resto de la clase -¿Alguien más desea intentar? ¿Qué tal tu jovencita?- Ordenó mirando directamente a Hope

-No creo que sea buena idea...- Replicó la oji-dorada nerviosa, recordando lo que pasó con el cambio de color de Grimm y lo mal que salió la pelea con Cater

-No lo puede hacer peor que su compañero- Declaró como si nada el profesor y sin importarle si desanima más a su otro estudiante -Por favor sea una buena cachorrita, pase al frente e inténtelo-

-... Ok-

 

Un hechizo y poción más tarde...

 

-¡Lo siento Crewel-sensei! ¡Lo siento mucho!- Se disculpó la chica muy avergonzada, el salón entero era un completo caos con pequeños fuegos por aquí y por allá, con los calderos estallados, retorcidos y el contenido de estos esparcidos por el salón -¡Créame que fue un accidente, se lo juro!- Pidió Hope roja de vergüenza y preocupación, menos mal cuando las ollas empezaron a explotar todos sus compañeros salieron corriendo o lograron saltar por la ventana a tiempo.

-Descuide señorita Orellabac, los accidentes en esta clase son muy frecuentes entre los estudiantes de primer año- Dijo Divus impresionado por el desastre alrededor -Aunque no a una escala tan desastrosa- Pensó con fastidiado a la vez que agregaba -Por lo menos nadie salió lastimado-

-¡AAACH! ¡MI CARAAAA!- Grito el pobre Ace saliendo de detrás de uno de los calderos, con la cara completamente roja.

-Bueno... No muy lastimado... - Mascullo ayudando a poner a Trappola en pie -El resto de la lección se suspende, señorita Orellabac lleve al señor Trappola a la enfermería, asegúrese de que lo atiendan bien, señor Spade ayúdela-

Ordeno el profesor y sus ambos estudiantes al acto obedecieron y se llevaron al adolorido peli-naranja del salón, dejando sólo al profesor en el destrozado salón, como siempre los de primer año haciendo desastres.

-¿Qué demonios paso? Ella hizo la mescla a la perfección y recito bien el hechizo... ¿Cómo hizo este tremendo desastre?-

 

Pensó molesto el docente rascándose la nuca, a visto muchos desastres en sus años trabajando como docente, pero nunca vio que un estudiante que hizo todo al pie de la letra y aún así tuviera en resultado negativo de todos modos, bueno ahora solo tocaba arreglar el tremendo desastre que causó su alumna, pero se quedó sin palabras al recoger del suelo el caldero que uso Hope para la mezcla mágica, este ya no era negro si no de un brillo color naranja metalizado.

 

-Es de cobre... Todos lo son...- Murmuró el profesor viendo que todos los calderos de la clase pasaron a ser de un color negro opaco del mineral cobrizo -Fufu~ Pero que cachorrita tan interesante-

Soltó una ligera risita al ver que, después de todo la chica hizo bien el hechizo, parecía tener mucho potencial.

CONTINUARA...

Chapter Text

El profesor se quedó sin palabras al recoger del suelo el caldero que uso Hope para la mezcla mágica, este ya no era negro si no de un brillo color naranja metalizado.

-Es de cobre... Todos lo son...- Murmuró el profesor viendo que todos los calderos de la clase pasaron a ser de un color negro opaco del mineral cobrizo -Fufu~ Pero que cachorrita tan interesante-

Soltó una ligera risita al ver que después de todo la chica hizo bien el hechizo, parecía tener mucho potencial. Mientras tanto el cuarteto de proble... digo, el grupo de estudiantes llevaba al pobre Ace casi que arrastras por el pasillo hacia la enfermería.

-¡Realmente lo siento Ace, no fue mi intención que te lastimaras!- Se disculpaba Hope enérgicamente, sosteniendo a su compañero de uno de sus brazos

-¿Te duele mucho la cara?- Pregunto Deuce también cargado al chico del corazón del otro brazo

-Mas o menos, por suerte tenía puesto los lentes o seguro se me hubieran quemado las pestañas y las cejas- Dijo Ace quejándose, tenía la cara enrojecida por reciente accidente

-Yo por un momento vi mi vida pasar frente a mis ojos cuando todos los calderos explotaron... Ahora que lo pienso bien, fue una vida muy corta- Comentó Grimm rememorando el momento del accidente, tuvo suerte de saltar lejos antes de acabar mal

-Sera mejor te sigas sentando al fondo del salón Hope, para que los profesores no te llamen, porque si todo a tu alrededor va a explotar cada que usas magia vas a mandar a todo el salón a la enfermería- Dijo Ace en tono de regaño

-Tienes razón... Lo siento de verdad- Dijo la chica oji-dorada cabizbaja, no quería causar problemas a los demás, menos lastimarlos, debía pensar en cómo evitar esas situaciones antes de causar un accidente serio

-No te sientas mal Hope, todos hacemos desastres cuando usamos un hechizo nuevo por primera vez- Habló el peli-azul tratando de animar a su amiga

-Es cierto, solo mira a Deuce- Agregó el monstruo gato -Él tampoco pudo hacer la mezcla bien y solo sabe invocar calderos-

-¡No molestes Grimm!-

Gruñó Deuce molesto sacándole unas risitas tanto a Ace y Grimm como a Hope, lo cual solo causó una discusión entre los varones, la chica parecía tener buenos compañeros, algo ruidosos pero buenos al fin y al cabo. Cuando llegaron a la enfermería buscaron con la mirada al encargado del sitió, pero no parecía haber nadie

-¿Hola? ¿Hay alguien aquí?- Llamo Hope tímidamente

-Así nadie te va a responder si hablas tan bajito- Dijo Grimm tomando aire y gritando a todo pulmón -¡¡HAY ALGUIEN AQUI!!-

-¡¿QUIÉN CARAJOS JODE TAN TEMPRANO?!- Grito furiosa una mujer joven de cabello castaño rojizo levantándose de una de las camas al costado de los chicos, usaba una gruesas gafas cuadradas, lo que se podía ver de su piel estaba lleno de cicatrices muy notorias hasta su cara tenía marcas, su ropa parecía estar hecho de retazos de distintos tipos de tela, excepto por su gabardina de médico, era lo único en una sola pieza, miró al grupo de jóvenes con sus intensos ojos color naranja, eso sólo intimidaba más al cuarteto -¡Cual es su maldito problema, para que no dejan dormir al prójimo a esta hora de la madrugada!- Gruñó la médico a la vez que bosteza

-¿Madrugada? Si ya son las 9 de la mañana- Comentó Deuce arqueando una ceja

-¡Para mí es de madrugada mocoso!- Volvió a exclamar molesta la mujer mientras se baja de la cama, cuando miró con más detenimiento a los chicos, noto a uno que sobresalía -Ahora que te veo bien... Eres el chico más femenino que he visto, por poco te confundo con una chica- Comentó mirando directamente a Hope

-....... Soy una chica- Dijo la oji-dorada sin saber si sentirse ofendida o aliviada de que la confundiera con un chico

-Aahh... Entonces eres tú de quien se habla en los pasillos- Pronunció la mujer ya más despierta acercándose a los más jóvenes -La que causo inconvenientes en la ceremonia con el animal extraño y se metió en problemas con el primer día de clases con Trein-

-No soy un animal- Se quejo felino molesto

-En mi defensa, él se lo merecía por molestar a sus estudiantes- Hope trato de justificar con una sonrisa apenada

-..... ¡JAJAJA! Me agrada tu actitud muchacha, ya le venía haciendo falta a Trein que lo bajaran de su nube superioridad y un toque femenino a esta academia más allá del que yo sola le dio- Río sonoramente la doctora con aire sarcástico, eso solo causó más la incomodad de los chicos

-¿Esta tipa es femenina?- Pensó Ace mirando de reojo a la mayor, no le daba confianza

-¿Y ustedes dos deben ser los idiotas que rompieron el candelabro de la cafetería?- Pregunto mirando a hora a Ace y Deuce

-¿Qué acaso nadie se va olvidarse de eso?- Se quejo el lastimado chico peli-naranja

-Es difícil hacerlo cuando apenas paso ayer- Agregó la medico retomando una postura más sería -Como son de primer año creo me tengo que presentar con ustedes, soy Molleygan Narben, la médico a cargo de la enfermería, pueden llamarme simplemente Molly, o Dr. Narben, o solo doctora, o como les dé la gana, pero nunca me digan "señora" ¡¿Quedo claro?!- Se presentó finalmente con un aire ligeramente amenazador

-¡Si doctora!- Dijeron los tres jóvenes al unísono

-¿No cree que es un poco ruda con los chicos, "señora"?- Dijo Grimm tratando de no dejarse intimidar, pero apenas terminó la pregunta, Molly ya lo estaba amenazando con una jeringa sumamente grande, demasiado para se usaba en un humano, más bien parecia de las que usarían en animales de gran tamaño, ni idea de donde la saco

-¿Qué dijiste, gato?- Amenazo la doctora con mirada intensa y sin bajar la jeringa o apartarla del cuello del pequeño monstruo

-¡No-No dije nada doc-doctora!- Dijo asustado el aludido buscado refugio en los brazos de su protegida

-Como sea, supongo que la clase alquimia se salió de control nuevo ¿Cierto?- Comentó mirando de reojo las batas de laboratorio y sobre todo la cara quemada de Ace -Tú, acercarte, no tengo toda la mañana y no eres un niño chiquito al que deba llevar de la mano- Tomó al oji-rojo con brusquedad del brazo y lo sentó de mala gana en una de las camas a la vez que le quitaba la bata y las gafas de seguridad -Ustedes aprovechen y regresen las batas y lentes al laboratorio en lo que termino con él- Dijo tirándole las cosas a Deuce

-¡Si doctora!- Exclamaron Deuce, Grimm y Hope al unísono a la vez que salían corriendo de la enfermería -¡Buena suerte Ace! / ¡Te apoyamos desde afuera! / ¡Aguanta como puedas!-

-¡Esperen chicos, no me dejen solo con esta...- Pero era muy tarde el trio se dejando al peli-naranja solo con la temible médico, en la cara de Ace solo se veía e miedo -Doctora... Sea amable por favor...-

-No prometo nada- Dijo Molly secamente metiéndole a la fuerza un termómetro en la boca al pobre chico, casi lo hago, pero no le importa mucho, y de la nada la saco un par de recipientes cilíndricos de cristal del tamaño de la cabeza del chico -Ahora, tienes que llenar estos dos-

-¿¡CON QUE!?-

Grito Ace escupiendo el termómetro, sin imaginarse que le sacaría esa bruja para llenar esa probetas de tamaño familiar, por la sonrisa perversa de Molly intuía que no seria nada bueno y que dolería como el infierno. Mientras que en el pasillo...

-¿Creen que Ace este bien?- Pregunto Grimm con curiosidad y aun asustado a los más grandes

-¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHH!!- El grito del chico oji-rojo se escucho en todo la academia

-...... Creo que no-

Respondió Deuce sintiéndose mal por su compañero, imaginándose la terrible tortura por la que pasaba, ese grito solo hizo sentir mal a una ya muy preocupada Hope y cuando volvieron del laboratorio de Alquimia no se sintió mejor, ya que el pobre peli-naranja estaba acostado en una de las camas con cara de trauma, mientras que Molly solo estaba sentada con tranquilidad en su escritorio, sin importarle mucho los sonidos de queja se escapaban de su paciente.

-¿Estas bien Ace?- Pregunto Hope preocupada

-¿Te maltrato mucho?- Pregunto Grimm asustado

-¿Pero responde? ¿Qué te hizo para que estés así?- Pregunto Deuce sorprendido del estado de su compañera

-Duele... Duele mucho...- Mascullo Ace con dificultad -Este día... no se puede poner peor-

-Ay, que exagerado- Soltó Molly como si nada, le hizo un gesto a los chicos para que se fuera a sus clases y dejaran descansar a Ace, pero detuvo a la chica -¡Oye niña! En cuanto te desocupes pasa por aquí, tengo un par de preguntas que hacerte-  

-¡Le juro que tengo una excelente salud Molly-sensei! ¡No hace falta que me revise!- Exclamó Hope tomando distancia y abrazando a Grimm como si buscará protección

-¡No voy te voy a hacer nada!- Gruñó molesta la médico -Lo que quiero es que completes tu hoja de registro médico, el idiota de Crowely no te la dio y la necesito con tus datos completos en caso de una emergencia-

-Oh... Está bien- Suspiro aliviada la peli-clara

-¡No le creas Hope, es una trampa!- Grito el pequeño monstruo oji-azul señalando a la mayor de manera acusadora -¡Esa bruja malvada lo que quiere es llenarnos el cuerpo de agujas!-

-¡¿COMO ME LLAMASTE PUTO GATO DEL DEMONIO?!-

Y con ese grito de Molly el trío aún sano de chicos salió huyendo de la enfermería antes de que la furiosa les hiciera lo mismo que a Ace, el resto de las clases pasaron sin contratiempos y tranquilas hasta la hora del almuerzo, donde Hope tuvo que mantener controlado a Grimm, ya que de la emoción de ver tanta comida el felino por poco choca con un par de estudiantes, pero la peli-clara supo contenerlo antes de que causara mas problemas sosteniéndolo del cuello con una buena llave, aún que ya en la mesa Deuce no pudo evitar notar como su compañera llevaba comida de más.

-¿Y por qué llevas otro almuerzo?- Pregunto el chico de la pica mirando que además de su comida y la del monstruo, Hope llevaba un croissant relleno de jamón y queso fundido, también llevaba un café capuchino

-Es para Ace, me siento culpable de que se lastimara y la pase mal con Molly-sensei- Explicó Hope -Así quiero hacer un gesto lindo con él para disculparme-

-No deberías ser tan amable, además fue culpa de ese tonto lastimarse por estar tan cerca del caldero, mejor me hubieras comprado comida extra a mi, es agotador cuidarte todo el día-

Regaño el pequeño monstruo oji-azul cruzando se de patitas, él y su protegida empezaron a discutir sobre con quién debía ser amable o no la chica, sin darse cuenta de que Deuce parecía algo molesto por ese gesto.

-Ojala me hubiera estallado el caldero en la cara a mí... ¡Pero que idioteces estoy pensando!- Se regaño a sí mismo el peli-azul tras tener ese pensamiento, eso sólo lo molesto cuando vio cómo Hope le ofrecía el capuchino

-También te compré algo a ti Deuce- Dijo sonriente la oji-dorada -Por ayudarme ayer a conseguir el cristal-

-¡AGRADECIDO CON EL DE ARRIBA!- Pensó Deuce emocionado aceptando la bebida y recuperando el buen humor pero mantenía su rostro serio -...No-No era necesario Hope, recuerda que lo hice para que no me expulsaran, pe-pero gracias-

Agradeció dándole un sorbo rápido al café, tenía una buena amiga después de todo. Al cabo de unos minutos Ace al fin apareció en la cafetería, los chicos hicieron señales para que no hiciera fila y se sentará a la mesa con ellos.

-Hasta que al fin llegas, comenzábamos a creer que no vendrías- Habló Deuce viendo llegar a su compañero de dormitorio y sentándose junto a él

-Así es, Grimm incluso intento converse de darle tu almuerzo- Bromeó Hope dándole el pan a Ace y escuchando refunfuñar a Grimm algo sobre "es que se ve tan delicioso" -¿Ya te sientes mejor?-

-Algo, por lo menos la cara ya no me duele... Aunque no puedo sentir el brazo izquierdo, me inyectó demasiadas veces - La verdad lo que el peli-naranja no siente es la nalga derecha, pero esos son detalles que no vale la pena mencionar según él

-Los demás estudiantes no bromeaban cuando decían que esa mujer intimida- Comentó el oji-verde recordando las advertencias de los demás chicos de su dormitorio

-A mi llamo la atención la cicatrices en su cara y manos- Agregó también analizando esa fugaz a la enfermería -¿Tal vez tuvo un accidente y eso la volvió muy ruda?-

-¿Ruda? ¡Histérica querrás decir!- Exclamó el oji-rojo molesto -Podríamos cambiar de tema, se me revuelve el estómago de pensar en esa vieja amargada-

-Por mi bien, también se me quita el apetito de pensar en esa bruja- Dijo Grimm retomando su almuerzo, comía de lo más feliz en el regazo de su protegida -Tengo mucha curiosidad sobre los otros dormitorios, solo conocí el de ustedes esta mañana ¿Me pregunto cómo se ven los otros?-

-¿Por qué quieres saber de los demás dormitorios?- Cuestionó Ace mirando de reojo al felino mientras comía

-Porque quiero conocer todas las opciones que tengo disponibles para cuando me acepten como estudiante- Afirmó el felino sonriente

-Pero Grimm, esa elección la hace el espejo, no es algo que tú puedas escoger- Comentó Hope recordando todo el proceso delante del espejo oscuro

-¡Aun así, quiero saber cómo son los demás y decidir cual me gusta más desde ahora!- Reafirmo el monstruo cruzando se de patitas, actúa más como un niño caprichoso

-Bueno ¿viste las estatuas de los siete grandes en la calle principal de la academia?- Dijo alegre una voz conocida a un lado de los chicos -Pues los siete dormitorios de la academia se basan en los siete grandes-

El grupo giro al acto para ver de quien se trataba, descubriendo a Cater con su propio almuerzo en manos y su sonrisita tan característica, esta acompañado de un chico peli-verde con gafas y ojos color amarillo mostaza, con un llamativo trébol pintado en el rostro, también llevaba su almuerzo.

-¡El tipo de esta mañana!- Reaccionó Ace molesto

-¡El que nos engañó para pintar las rosas en su lugar!- Dijo molesto Grimm, señalando acusadoramente al peli-naranja mayor

-No sean tan duros chicos, yo no los engañe ni nada parecido- Afirmó Cater animado -Además, tampoco pintaba las rosas por que quiera ¿saben? Solo lo hago por reglas del dormitorio-

-Pero lo hacías con una sonrisa tan grande- Murmuró Deuce molesto

-Tranquilo Deuce-chan, que afuera del dormitorio no tenemos que seguir las reglas- Volvió a afirmar el chico del diamante divertida -Ahora mismo soy Kei-kun, un sempai muy amable con sus kouhais-

-¡Deja de ponerle "chan" a mi nombre, sempai!- Reclamo Deuce ruborizado

-¿Qué tiene de malo el "chan"? Suena simpático- Comentó Hope con una sonrisa divertida también

-¡No lo alientes Hope! Tal vez en ti suena bonito, pero en mí no...- El peli-azul regaño primero molesto a su amiga, pero sé detuvo y se mordió la lengua cuando cuando cayó en cuenta de lo que dijo, por suerte la peli-clara no se dio cuenta de lo que dijo, pero los demás sí en la mesa si, sus miradas jugadoras y burlonas lo demostraban

-¡Jajaja! No te alteres tanto, esa es la forma que tiene Cater de expresar afecto- Dijo divertido y comprensivo el chico peli-verde

-¿Y tú eres?- Pregunto Ace mirando de reojo al desconocido

-Oh lo siento, soy Trey, Trey Clover, estudiante de tercer año de Heartslabyul junto con Cater- Se presentó amablemente el joven de gafas -Tú eres la chica salvaj... ejem, digo... La líder que dirige Ramshackle ¿cierto?-

-Así es, soy Hope y él es Grimm- También se presentó Hope y de paso a su monstruo guardián -Es un gusto conocerte Trey-

-Igualmente Hope, Cater me hablo de ti y de los problemas que te causaron nuestros compañeros ayer, lamento mucho que tuvieras pasar por tantos inconvenientes- Dijo serio Trey tomando a la mesa a la derecha de Hope acción que imitó Cater pero a la izquierda

-Estamos sentados aquí también ¿sabes?- Volvió a hablar el oji-rojo molesto

-Pues sí que fueron muy problemáticos- Comentó Hope cruzando se de brazos y fingiendo estar molesta, ganándose una mirada de indignación de sus amigos, pero con una sonrisita divertida agregó -Pero también me ayudaron mucho y fueron muy valientes, si no fuera por ellos no hubiera conseguido el cristal- Y con sus esas palabras Ace, Deuce y Grimm sentía sus pechos hincharse de orgullo ante los mayores

-¡Que te dije Trey~! Acaso no es una chica linda, apoyando y cuidando a nuestros compañeros- Exclamó Cater con emoción -¡Eres realmente tierna Hope-chan~!-

-Po-Por favor Cater, no digas esas cosas... Es incomodo- Se Hope muy apenada

-¡Eso solo te hace aún más tierna~! ¡Y puedes llamarme sempai, ya estamos en confianza!- Volvió a exclamar contento el del diamante -Ahora que todos somos amigos ¿Qué tal si intercambiamos números?- Dijo sacando su teléfono celular

-Lo siento, aunque quisiera no podría hacerlo, mi teléfono no funciona desde la ceremonia de entrada, parece que se rompió- Comentó desanimada recordando como entre las cosas que le dio el director venía su teléfono celular, que dejó olvidado en su ataúd

-¡Entonces estas sin teléfono, eso es terrible, estas desconectada del mundo!- Grito el peli-naranja mayor alarmado, los de primer año juraron que llamó la atención de media cafetería -No te preocupes, te mostrare una tienda de teléfonos último modelo a buen precio, después de eso podríamos ir de compras y tener una cita- Dijo con tono coqueto acercándose más a la oji-dorada

-¡¿Ci-cita?!- Reaccionaron Ace y Deuce escupiendo sus almuerzos

-¡Yo-Yo creo que eso no hace falta, estoy bien sin teléfono!- Dijo Hope sonrojada de pena, se aparto y se abrazo más fuerte a Grimm, el pobre monstruo se empezó a retorcer de dolor

-Basta Cater, asustas a la pobre chica- Alegó Trey calmando el ambiente

-¡Jajaja! ¡Lo siento, lo siento! No pude evitar emocionarme, preguntaban sobre los dormitorios ¿verdad?- Pregunto el Cater y los más jóvenes a sintieron -Genial~ Dejen que sus hermanos mayores les enseñen todo-

-Espera, antes de hablarnos de los demás dormitorios ¿Pueden decirme más de nuestro propio dormitorio?- Pregunto el chico del corazón con curiosidad -¿Qué son todas esas reglas extrañas-

-Ustedes saben sobre la legendaria Reina de Corazones ¿verdad?- Empezó a explicar Trey -Ella imponía la disciplina con reglas extrañas y gobernó un reino extraño, lleno de gente extraña-

-Para respetar a la Reina de Corazones nosotros, los estudiantes de Heartslabyul, usamos bandas de negro y rojo, son los colores que solía usar la Reina de Corazones, y seguimos "La Ley de Corazones", es nuestra tradición- Agregó Cater

-Es un dormitorio demasiado estricto, de solo escucharlos ya me duele la espalda- Comentó Grimm con una mueca de desagrado a la vez que pensaba -Espero que el espejo nunca me mande ahí-

-Eso depende mucho de lo estricto que sea el líder de dormitorio con la tradición- Volvió hablar el chico del diamante -Nuestro anterior líder era un poco flojo sobre seguir las reglas-

-El actual líder Riddle es único, es el más devoto a las reglas, incluso sobresale por sobre los demás líderes que haya tenido el dormitorio el pasado- También volvió a explicar el chico del trébol -Por eso siempre esta tratando de seguir la tradición lo mejor al pie de la letra-

-Esta bien respetar las tradiciones y todo eso, pero a mi me suena a que se sobre exige así mismo- Pensó Hope para si misma, meditando en lo estricto que debe ser por sellar la magia de alguien más solo comer tarta

-Oye, oye ¿Cómo son el resto de dormitorios?-

Pregunto Grimm curiosidad y Trey explico con calma cómo como cada uno de los siete dormitorio se representaba a cada una de las estatuas siete grandes, Heartslabyul está basado en la Reina de Corazones y su disciplina, Savanaclaw en El Rey de las Bestias y su fuerza, Octavinelle en La Bruja del Mar y benevolencia, Sarabia en El Hechicero de las Arenas y su inteligencia, Pomefiore en La Reina de la belleza y esfuerzo, Ignihyde en El Señor de la Muerte y su diligencia y finalmente Diasomnia esta basado en la elegancia de La Bruja de las Espinas.

-Son muchos dormitorios y nombres para recordar- Comentó Hope asombrada por lo compleja y organizada que es la academia y sus dormitorios

-¡Es cierto y todos son nombres muy largos, no podre memorizar todos!- Se quejo Grimm sin aprender ni uno de los nombres de las residencias

-¡Jajaja! No hay problema si no puedes recodarlos ahora mismo, con el tiempo te los aprenderás de memoria- Dijo Cater divertido

-Para saber a qué dormitorio te unirás dependerá del Espejo Oscuro, el elije tu dormitorio después de examinar la naturaleza de tu alma ya que cada dormitorio tiene características que diferencia a sus estudiantes del resto, aunque claro...Pero... Hay excepciones a la regla-

Comento Trey esto último mirando de reojo a Hope, la primera estudiante femenina y con magia inestable, la única excepción que a hecho el espejo que se a visto en la academia en quien sabe cuantos siglos, si no es que la primera de la historia, aún que eso el tiempo lo dirá. Con ayuda de Cater, el chico peli-verde con gafas explicó a detalle las características de cada estudiante segundo su dormitorio usando como ejemplo a los jóvenes en las distintas mesas, comenzando por Savanaclaw y sus alumnos con chaleco y lazo amarillo, son guerreros y deportistas natos, sin embargo lo que más le llamó la atención a la chica es que la mayoria de ellos tenían orejas y cola de animal, sobre un chico con cola y orejas de lobo de la mesa de junto fue quien más la impresionó.

-Es como un perrito muy grande, quiero acariciar sus orejas y la cola ¿Me pregunto si me dará permiso para

-Es como un perrito muy grande, quiero acariciar sus orejas y la cola ¿Me pregunto si me dará permiso para...- Pensó emocionada la oji-dorada, pero al acto se dio una bofetada metal a sí misma -¡Deja de pensar idioteces Hope! Seguro se ofenderá si le preguntas tremenda estupidez-

Luego de eso Trey señalo a unos estudiantes en unas dos mesas de ellos, los alumnos de Octavinelle que usaban lazos y chalecos color gris perla, hablaban sobre cómo los chicos de ese dormitorio poseen de las mejores calificaciones de la academia y una cafetería, a Hope eso último le pareció interesante, tal vez visite su cafetería, aún que por alguna razón los gemelos de pelo color aqua les daba una vibra extraña y el tipo pelo plata con gafas comía muy poco en su opinión.

Luego señalaron a otra mesa donde un par de chicos de tez morena, con lazos y chalecos color granada, que parecían llevar sus propios almuerzos en vez de comprarlos, estudiantes de Scarabia que compiten con Octavinelle por tener las mejores de la ...

Luego señalaron a otra mesa donde un par de chicos de tez morena, con lazos y chalecos color granada, que parecían llevar sus propios almuerzos en vez de comprarlos, estudiantes de Scarabia que compiten con Octavinelle por tener las mejores de la academia según Trey y Cater, a la joven le ojos dorados no le presto mucha atención a eso, si no a lo delicioso que huele que lo que comían y que llegaba hasta su mesa, maldición ella también quiere de lo que comen ellos o mínimo saber la receta para "intentar" cocinar también.

Luego señalaron a otra mesa donde un par de chicos de tez morena, con lazos y chalecos color granada, que parecían llevar sus propios almuerzos en vez de comprarlos, estudiantes de Scarabia que compiten con Octavinelle por tener las mejores de la ...

-¡Hey Hope! Mira hay otra chica aquí, ya no te tienes que sentirte sola por ser la única mujer de la escuela-

Llamo Grimm a su protegida sacándola de sus pensamientos hambrientos, señalado la mesa donde, según Trey y Cater, habían un par de estudiantes de Pomefiore, se veían elegantes en comparación del resto del estudiantado, había uno que sobresalía por su apariencia delicada y rostro fino, según el felino otra chica.

Llamo Grimm a su protegida sacándola de sus pensamientos hambrientos, señalado la mesa donde, según Trey y Cater, habían un par de estudiantes de Pomefiore, se veían elegantes en comparación del resto del estudiantado, había uno que sobresalía por...

-¿De qué hablas? El estudiante de allí chico- Dijo Hope cómo si nada mirando a la supuesta otra chica

-¡¡EEEEHHH!!- Reaccionaron sus compañeros

-¡¿Y cómo estas tan segura que es un chico?!- Pregunto Deuce asombrado

-Por favor... ¡Mírenlo bien! Se ve ha kilómetros que es un hombre- Señaló la peli-clara como como si nada mientras que sus amigos sólo miraron más detenimiento al chico de cabello púrpura

-Debe ser que las mujeres tienen un sexto para detectar a otras mujeres-

Pensó Deuce sin entender como su compañera supo que ese estudiante es chico. Trey y Cater prosiguieron con su explicación de los estudiantes de los dormitorios, hablaron de los estudiantes de Ignihyde, pero aparentemente no había ninguno en la cafetería en ese momento, además según Cater esos chicos son muy introvertidos comparados con Heartslabyul y que su líder es un genio de la ingeniería mágica, pero rara vez es visto.

-Tal vez solo es un chico tímido, lo comprendo-

Pensó la chica para luego prestar atención de nuevo, los mayores señalaron la mesa más apartada del comedor, donde estaban algunos chicos de Diasomnia, caracterizados por sus lazos y chalecos color verde brillante, y su ahora intimidante, había uno entre ellos que la joven creyó reconocer.

-Yo creo que conozco al más pequeño

-Yo creo que conozco al más pequeño... Pero no sé de dónde- Pensó la oji-dorada mirando al chico con mechas teñidas de rosa

-Hay un niño con ellos- Comentó Ace mirando al chico más bajito del grupo

-Nuestra escuela permite estudiantes que se han saltado grados, pero él no es un niño en lo absoluto, está en tercer año como nosotros, se llama...- Explicó Trey cuando...

-Lilia-chan... Lilia Vanrouge...- Se presentó el chico peli-negro y de ojos rojizos, apareciendo de la nada entre Ace y Deuce, dándole un micro-infarto al resto de presentes en la mesa

-¡E-ese chico acaba de aparecer!- Exclamó Grimm asustado, ahora el se abraza a Hope

-Ustedes parecen muy interesados en mi edad ¿Eh?... De un joven tan encantador y hermoso como yo- Dijo Lilia divertido -Pero como dice el chico de lentes, les aseguro que mi edad no es la de un niño-

-Ya te recuerdo, eres el chico que se me acerco cuando termino la ceremonia- Comentó Hope saliendo del susto y recordando al chico de Diasomnia

-Me alegra mucho ver que aún me recuerde señorita, a pesar de lo breve de nuestro primer encuentro- Explicó el peli-negro sonriente -Sabes querida, puedes acercarte a hablar con nosotros si lo deseas, todos ustedes pueden hacerlo en vez de solo mirarnos desde lejos, somos compañeros de la misma escuela después de todo y en Diasomnia les daremos la bienvenida en cualquier momento-

Tanto Deuce, Ace, Grimm, Cater, Trey y Hope miraron por unos a los otros dos estudiantes de Diasomnia, quienes a, diferencia de Lilia, les regresaban una mirada intensa el joven de pelo blanco plata y con el ceño fruncido el de orejas puntiagudas, como si estuviera enojado.

-No creo que esos chicos tengan muchas ganas de darnos la bienvenida...- Comentó Deuce

-Parecen ser muy serios- Agregó Hope

-Es solo en apariencia, la verdad es que son muy amistosos cuando se lo proponen- Lilia sin perder la actitud relajada -¿Qué tal si los saludas para romper el hielo? No importa que sea desde tan lejos, ellos apreciaran el gesto-

Así lo hizo ella, los saludo de manera alegre con la mano, pero lo que obtuvo de respuesta fue que el chico peli-plata apartará la mirada y el peli-verde claro pareciera escandalizarse y frunciera más el ceño, eso sólo le sacó más risas a Lilia.

-...... Creo que se enojaron- Comentó la oji-dorada deteniendo su saludo

-Kufufu~ No te preocupes, te prometo que no están molestos en lo más mínimo- Río divertido el mayor buscando algo en sus bolsillos hasta que lo encontró -Ten ojos de estrella, un regalo para celebrar nuestro nueva amistad- Dijo sonriente y tendiéndole unas golosinas a Hope

-¡Genial, caramelos de mora! ¡Muchas graci...- Pero la chica corto sus palabras, ya que el hada ya no estaba delante de ella, fue cuando el grupo sentado a la mesa busco con mirada topándose con que Lilia ya había vuelto a su mesa y los saludaba desde allá -¿Como llegó hasta ahí tan rápido?- Pensó asombrada

-La distancia de su mesa a la nuestra es de al menos 20 metros ¿Y aun así escucho nuestra conversación? ¡Que aterrador!- Susurro aún asustado por aparición repentina del pelinegro

-Bu-Bueno... Muchos estudiantes del dormitorio de Diasomnia son muy dotados- Habló Trey ya algo relajado -Tienen mucho talento en general para la magia y se dice que su líder, Malleus Draconia, es el quinto mago más poderoso de nuestro mundo-

-Eso es impresionante- Murmuró Hope

-Así es, Malleus-kun es realmente impresionante y peligroso, pero nuestro líder Riddle también es muy peligroso-  Continuo Cater con una sonrisa

-Eso es verdad, solo porque me comí una porción de tarta me coloco este maldito collar- Se quejo molesto y señalando su collar -Es un egoísta y un maldito loco-

-¿Hmm?... ¿Quién es un maldito loco?- Preguntó cierto chico pelirrojo desde detrás de Ace

-El líder Riddle, desde luego, esto solo lo hace un tirano- Volvió Hablar el chico del corazón, ignorando la cara de espanto y los gesto de advertencia del resto de la mesa

 

CONTINUARA...

Chapter Text

CAPITULO 09 - CASTAÑAS Y UN LEÓN

 

Eso es verdad, solo porque me comí una porción de tarta me coloco este maldito collar- Se quejo molesto y señalando su collar -Es un egoísta y un maldito loco-

-¿Hmm?... ¿Quién es un maldito loco?- Preguntó cierto chico pelirrojo desde detrás de Ace

-El líder Riddle, desde luego, esto solo lo hace un tirano-

Volvió Hablar el chico del corazón, ignorando la cara de espanto y los gesto de advertencia del resto de la mesa y con cada palabra solo se marcaba más el ceño fruncido del líder de Heartslabyul.

-¡Por Dios Ace, no puedes ser más estúpido ni intentándolo!- Pensó Hope con una expresión de WTF en el rostro, viendo la como el chico del corazón seguía hablando -Por favor, que alguien me saque de esta incomoda situación-

-¡Ace, detrás de ti!- Exclamó Deuce

-¡EEEEH! ¡LIDER!- Chillón el peli-naranja menor al girarse y ver a su líder Riddle

-Gracias Deuce...-

Volvió a pensar la peli-clara suspirando aliviada de ver que su amigo ya dejó de hacer el ridículo, aún que el enojo del pequeño pelirrojo nada parecía calmarlo.

-¡Wow! ¡Riddle-kun, hoy también estas "locamente" adorable!~- Se adelantó a saludar Cater pero su líder aún se veía molesto -¿Recuerdas a Hope-chan y a Gri-chan?~-

-¡Carajo Cater, a mí no me embarres en esto, ya me tuve suficientes problemas por un día!- Pensó la chica queriendo matar con la mirada al sonriente oji-verde

- Cater, si sigues hablando demasiado te cortare la cabeza, junto a tu parlanchina boca- Declaró Riddle con tono severo, sacándole una risa nerviosa al chico del diamante -Y si, recuerdo a esta chica y al monstruo, después de todo el gato si te pertenece ¿Es tú mascota?- Agregó mirando de mala forma tanto a Grimm como a Hope

-¡Hey, eres el chico que me puso ese collar raro en la ceremonia y no me dejo usar mi fuego!- Reclamo Grimm muy molesto

-Podrías no llamar "collar raro" a mi Magia Única- Dijo el pelirrojo cruzándose de brazos -Deberías controlar mejor a tu mascota-

-¿Magia Única?- Pensó Hope extrañada

-¡Yo no soy no una mascota ni le pertenezco a nadie, no soy de nadie! ¡Esta chica es mi protegida por que es...- Iba a seguir reclamando el pequeño monstruo, si no fuera por que la oji-dorada lo atraganto con cacho de pan para que se callara

-Grimm no es mi mascota- Aclaro Hope con una sonrisita nerviosa -El director me lo asigno como familiar guardián, ya sabes, por el asunto de ser la única chica aquí de la academia-

-En serio que el director está muy desubicado por permitir esta clase de faltas a las reglas, perdonar estas ofensas hará que los cimientos de la escuela se desmoronen- Habló molesto el oji-gris -Todos los que no siguen las reglas deberían simplemente cortarles la cabeza-

-A pesar de verse tierno, el líder Riddle dice cosas aterradoras- Pensó Ace intimidado

-Puede que el director permita esta clase de irregularidades en la academia, pero yo no, así que se los diré solo una vez, hagan algo más en contra las reglas de la escuela y los castigare personalmente- Sentencio el chico pelirrojo con severidad, provocando que los chicos de primer año en lamenta tragara en seco

-..... Ejem... por cierto Líder- Llamo Ace tímidamente rascándose la nuca -¿Podría, tal vez... No se... Quitarme este collar?-

-De hecho, estaba pensando en quitártelo, ya que creí que ya habías reflexionado lo suficiente- Explicó Riddle seriamente -Pero no lo que escuche no es así, creo que te dejare un rato con ese collar-

-¿Pero, pero y mis clases?- Tartamudeo el chico del corazón

-No te preocupes por eso, las clases de primer año son en su mayoría sobre teoría básica de la magia, casi nada practico, además, si no puedes usar magia más alborotos como los de ayer con el candelabro ¿cierto?- Volvió a hablar el líder de dormitorio -¡Ahora, cuando acaben sus almuerzos y prepárense para la siguiente clase, y no se les ocurra perder el tiempo charlando! Regla #271 de la Reina de Corazones: "No se debe pasar mas de 15 minutos en la mesa después de haber comido" Y si se atreven a romper esa regla....- Hizo un gesto con su dedo pasando por su garganta -Lo entienden ¿verdad?-

-Otra regla asustada...- Refunfuño Ace por lo bajo

-La respuesta debe ser... ¡SI LÍDER!- Indicó el pelirrojo

-¡¡SI LIDER!!- Dijeron fuerte y claro al unísono Ace, Deuce... Y Hope

-¿Y tú porque respondes? Si ni eres de nuestro dormitorio- Pregunto Deuce a su amiga

-No pude evitarlo, es contagioso- Respondió Hope con una sonrisita apenada, se sentía como Alicia ante la reina roja con ese chico pelirrojo daba órdenes, este paso de tener una rígida a una más relajada, le agrado ver que la más joven acata sus órdenes aún que no fuera miembro de Heartslabyul

-Descuida Riddle, voy a vigilar muy de cerca a estos novatos- Se apresuró a hablar Trey

-...Hump, eres el vice-lider Trey, así que deja de perder el tiempo por ahí y cumple con tu trabajo- Añadió Riddle recuperando el tono severo -Ahora cumpliré con La Regla #339 de la Reina de Corazones: "El té del almuerzo debe ser de limón con dos cucharadas de azúcar" Iré a la tienda por más azúcar- Dijo al mismo tiempo que pensaba -Maldita sea, acabarse el azúcar debería ser un crimen en contra de las reglas-

Al mismo tiempo que esos pensamientos atravesaban la cabeza del líder de Heartslabyul, de algún lugar vino un sonido desgarrador rompió el ambiente, congeló el movimiento de los estudiantes y causó que se le erizara la piel a la chica de cabellos claros... Un grito, un fuerte grito infantil que asustó a la chica, pero por algún motivo el resto de los presente en el comedor no escucho.

-¿De dónde vino ese grito y por qué los demás no lo notaron?- Pensó Hope confundida mirando a su alrededor al mismo tiempo que analizaba lo que seguía analizando todo a su alrededor -¿Por que nadie se mueve? ¿Se detuvo el tiempo? También hay un olor amargo en el aire y el sonido cambió... ¿es de llanto?... No, es un goteo ¿Dónde gotea?-

Hope intento buscar el origen del goteo, cuando su mirada se encontró con la de Riddle, hay la chica volvió a la realidad y el tiempo recupero su flujo natural y el sonido de goteo se detuvo, todo volvió a la normalidad, el pelirrojo miraba intens...

Hope intento buscar el origen del goteo, cuando su mirada se encontró con la de Riddle, hay la chica volvió a la realidad y el tiempo recupero su flujo natural y el sonido de goteo se detuvo, todo volvió a la normalidad, el pelirrojo miraba intensamente a la oji-dorada.

-Con respecto a ti...- Habló el líder de Heartslabyul sin apartar la mirada -Investigue a fondo y parece que no existen reglas que impida la permanencia de un estudiante mujer en esta academia, ya que se asume que a una escuela exclusiva para varones solo el espejo llamará estudiantes masculinos, es lo que se llamaría "materia gris o un vacío legal en las reglas" Así que puedes estar tranquila, no cortare tu cabeza por solo estar aqui-

Sentenció con frialdad el oji-gris sin acercándose más a la menor de manera un tanto amenazadora, mientras que esta estaba aún un poco conmocionada de nadie se diera cuenta de lo que pasó y ese sonido... Quizás solo fue idea suya, después de todo sueños extraños la noche anterior y no descanso bien, no sería raro que soñar a despierta.

-Oh, está bien... Creo- Murmuró Hope algo confundida ¿De verdad es ilegal que ella esté ahí?

-Hump... También supe que el director te nombró la líder del dormitorio Ramshackle, si tienes dudas sobre tus funciones de líder puedes preguntarme sobre lo que sea que necesites saber- Agregó Riddle con un tono un poco más amable -Conociendo al directo seguro no te dijo mucho del tema y no es correcto dejar a un líder primerizo a la deriva-

-¿En verdad? Muchas graci...-

-... De esa manera no podrás alegar ignorancia si tuviera que cortarte la cabeza en el futuro- Interrumpió el pelirrojo los agradecimientos de la peli-clara

-...... Oh bueno- Respondió esta algo perturbada, igualmente agrego con tono tranquilo -Aun así, muchas gracias Riddle-San, es muy amable de tu parte, daré mi mejor para ser una buena líder de dormitorio y no romper ninguna regla de la escuela-

Hope habló de manera dulce y una sonrisa amable para el chico, tal vez le ofreció su ayuda de manera estricta y amenazadora, pero es ayuda al fin al cabo y ella agradecía de manera genuina cualquier forma de ayuda para comprender mejor este peculiar mundo y sobre todo esta compleja escuela, Riddle por su parte se quedó congelado ante tal respuesta, normalmente la mayoría de estudiantes dentro y fuera de su dormitorio le temen, pero no parecía saber lo que es el miedo o la intimidación, todo lo contrario, la sonrisa tan sincera, así como la mirada tan serena de la peli-clara era algo nunca antes vio.

-Sus ojos... Parecen brillar... ¿Pero que idioteces estas pensando Riddle?- Se regaño a sí mismo el pelirrojo por perderse un momento en los ojos dorados de la chica, ya volvió a la realidad -Hump... Bien, me retiraré por ahora-

Con esas palabras Riddle se retiro del comedor sin despedirse de ninguno de los chicos en la mesa, quienes lo miraron marcharse apresuradamente.

-Eeemm... Estoy confundida, ¿Riddle-san me amenazo o me apoyo?- Pregunto Hope al resto de los chicos

-Creo que un poco de ambas- Contestó Cater ya relajándose -Uuf~... Eso estuvo cerca...-

-Ese chico tiene una actitud muy amargada- Comentó Grimm llevándose ambas patitas a las caderas

-Oye, eso fue grosero-

Regaño Deuce inmediatamente al pequeño felino, sin embargo al rededor del comedor se escuchaban diferentes murmullos y quejas de los estudiantes del dormitorio de Heartslabyul, temerosos de ser descubiertos por su líder de haciendo o comiendo algo que estuviera contra las reglas, Trey y Cater no podían hacer más que escuchar las quejas de los miembros más jóvenes de su dormitorio con preocupación.

-... Riddle se volvió líder de dormitorio a la semana de llegar a la academia- Habló Trey buscando relajar un poco el tensó ambiente y cambiar el tema -Sus palabras pueden ser muy rudas y hasta un poco crueles, pero no es mala persona, solo quiere mejorar al máximo el dormitorio-

-Una buena persona no le pondría un collar anti-magia a otra sin previo aviso- Reclamo Grimm molesto

-Tú te buscaste que te pusieran ese collar, hiciste un verdadero desastre en la ceremonia- Regaño Hope tirando de una de las mejillas del gato, sacándole unas risitas al resto de los presentes, aún que recordó algo que aún le causaba curiosidad -Por cierto, dijo Riddle-san que su collar se llama Magia Única ¿Qué es eso?-

-Suena a que es una magia especial que solo el líder de dormitorio puede usar- Comentó Deuce analizando también esas palabras

-No es algo que solo una persona pueda usar en todo el mundo- Explicó Trey -Es una forma de magia inusual que solo una persona puede utilizar, a eso se le conoce como "Magia Única", lo aprenderán con el tiempo en clase-

-La magia única de Riddle-kun se basa en "sellar la magia de las demás personas, por un periodo de tiempo"- Explicó ahora Cater -Y se llama...-

-¡Córtenle La Cabeza!-

La imagen metal de Riddle usando su magia única sobre el pobre Grimm en la ceremonia de ingreso se les vino a todos a la mente.

-Escuchar eso me trae malos recuerdos- Murmuró Grimm asustado

-¿Y por qué es tan malo tener la magia sellada?- Pregunto Hope ingenuamente ganando una mirada de extrañes de parte de sus compañeros

-Porque para un mago, tener su magia sellada es tan malo como perder la cabeza querida Hope-chan~- Explicó el chico del diamante con una sonrisa divertida -Es por eso que no debes perder romper ninguna de las reglas de Heartslabyul cuando Riddle este cerca-

-Pero si cumples las reglas, el líder Riddle será un poco menos estricto- Añadió el chico del trébol

-Lo tendré en cuenta- Dijo la peli-clara asintiendo

-Eso me recuerda ¿Si no llevo una tarta nueva al dormitorio Cater mi echara de nuevo, verdad?- Pregunto Ace

-Así es~ Por la regla #53 de la Reina de Corazones- Le respondió rápidamente Cater -Por cierto, Riddle adora ser el primero en comer una porción de una tarta entera, así que no creo que te perdone si n llevas una tarta entera-

-¡Hace nada no decías que todos somos amigos ahora! ¿No puedes simplemente dejarme pasar y ya?- Exclamó el chico del corazón desesperado, no quería volver a dormir en el sillón polvoriento de Ramshackle

-Nop~ Lo siento, pero así son las cosas- Respondió el oji-verde mayor divertido, es cierto que quiere llevarse bien con sus compañeros pero no perdería la cabeza por ello

-Pero comprar una tarta entera sería muy caro- Comentó Deuce analizando el precio de una tarta de calidad

-Y yo no tengo tanto dinero- Dijo Ace decepcionado

-Podrías preparar una tarta- Comentó Hope buscando una solución más práctica -Eso es muchísimo más económico-

-¡Eso es Hope-chan, esa es una gran idea~! Yo estaba por sugerir lo mismo- Exclamó el chico del diamante sonriente -Además, estas tartas fueron preparadas por Trey-

-¡En serio las tartas fueron hechas por Trey-sempai!- Dijo Ace asombrado -¡Wow, sí que tienes talento, en serio creí que era una tarta comprada!-

-Jajaja, muchas gracias- Trey sonrió ante tantos amagos -Tengo todos los ingredientes y utensilios de necesarios en la cocina del dormitorio, pero no creas que te saldrá gracias-

-¡Eh, pero no tengo tanto dinero!- Renegó el peli-naranja menor rápidamente

-¡Jajajaja! Descuida, no te quitare tu dinero, necesitare muchas castañas para preparar esta nueva tarta para Riddle ¿Qué tal si me las consiguen?- Dijo el peli-verde riendo

-Ugh... Eso suena a demasiado trabajo- Bufo Ace rascándose la nuca

-Oye, conseguir algunas castañas no es tanto trabajo y sigue siendo un precio barato comparado con comprar una tarta entera- Regaño Hope a su amigo -¿Cuántas castañas necesitas Trey-sempai?-

-Esa tarta era para una fiesta del No Cumpleaños, así que necesitare alrededor unas 200 o 300 castañas- Respondió el aludido haciendo cálculos

-¡Tantas!- Exclamó Deuce, Ace y Hope sin creérselo ¿300 castañas para una sola? ¿No son demasiadas?

-¡Son demasiadas castañas!- Se quejo Grimm imaginándose todo ese trabajo

-También necesitare que me ayuden a pelarlas, cocinarlas y hacerlas puré para hacer las tartas-

Agregó el peli-verde sin la sonrisa y acomodándose las gafas, a lo que el resto de chicos solo colocaron expresiones de fastidio en sus caras de imaginarse tanto trabajo.

-... Sabes Hope, creo que Ace se las puede arreglar solo, mejor vámonos al dormitorio- Dijo Grimm subiéndose a los hombros de la aludida

-Yo también regresaré al dormitorio-

-¡Traidores!- Gruñó Ace molesto, vaya amigos se consiguió

-¡Oh vamos chicos! No sean tan malos con Ace, ya la paso muy mal con Molly-sensei, ayudémoslo por hoy- Dijo Hope dándole una palmaditas en el hombro a su amigo -Además yo nunca eh cocinado una tarta y por lo que dijo Ace tus tartas son realmente ricas Trey-sempai, me encantaría aprender hacer una de un experto- Agregó emocionada

-¡Jajaja! No son tan complicadas, aún que si requieren mucho esfuerzo - Río el vice-líder un poco nervioso por los halagos y la energía de la chica

-Y estoy seguro de que la tarta sabría mucho mejor si todos ayudan a preparar las tartas y luego las comemos juntos! ¿Sería como crear lindos recuerdos?- Dijo Cater divertido -¡Hasta podríamos debutar como bloggers de cocina~!-

-Y el líder Riddle no lo sabe, pero las tartas de castaña saben mucho mejor cuando están acabadas de hornear y solo los que ayudan a cocinar pueden prepararlas estando recién hechas- Continuó el peli-verde

-¡¿De verdad?! ¡Entonces prepárense, porque recolectaremos muchas castañas!- Exclamó Grimm ahora siendo el felino el emocionado

-Jajaja~ Cuando se trata de comida sí que te pones de tu parte, Grimm- Bromeó la oji-dorada acariciando la cabeza del felino -A todo esto ¿Dónde podemos conseguimos tantas castañas?-

-Podrán encontrar muchas en el pequeño bosque de árboles que está detrás del invernadero de la escuela- Indicó el vice-líder

-Perfecto, después de clases nos reuniremos en el invernadero- Dijo Ace aliviado de ya no tener que trabajar solo

-¡Vamos a recolectar muchas castañas!- Agregó aún sin perder la emoción

-Oh... Pero acabo de recordar que tengo que ir con la Molly-sensei después de clases- Dijo rápidamente la oji-dorada recordando la petición de la doctora y al acto toda la mesa quedo en silencio con cara de susto

-¿Con-con la Dr. Narben? ¿Iras voluntariamente?- Pregunto Trey entre serio y nervioso

-¿En serio quieres ir con esa bruja malvada, a que te llene de agujas y te trate mal y te deje idiota como a Ace?-

Pregunto Deuce preocupada por su amigo, mientras se escuchaba "Hey" enojado salir de Ace, pero las palabras de sus compañeros, y sobre todo recordar como terminó el chico del corazón, la hicieron reflexionar un poco.

-...... Saben que, esta situación de Ace es una emergencia más importante y Molly-sensei me comprenderá, vamos por las castañas- Dijo la chica con una sonrisita nerviosa

-¡Sabia decisión Hope-chan~! ¡Eres muy joven para morir!- Aliviado de ver que la chica cambió de opinión

-Si que todos le tiene mucho miedo a la doctora...-

Pensó Hope preocupada, cuidará muy bien de su salud de aquí en más. Ya después del almuerzo y de las clases de ese día el trío de primer año se reunió en el punto acordado desde donde se encaminaron hasta con el bosque de castañas, justo como dijo Trey el suelo estaba repleto de las espinosas semillas.

-¡Wow! Hay muchísimas castañas, podremos muchas tartas deliciosas con todas ellas...- Exclamó Grimm emocionado, saltado a atrapar algunas, pero lo detuvo al último segundo atrapándolo entre sus brazos

-¡Espera Grimm! No puedes tomar las castañas con las patitas desnudas, te pincharas- Advirtió la peli-clara señalando la cubierta espinosa de las semillas -Mira, te mostrare un truco tocarlas sin lastimarte-

Los chicos se quedaron mirando con atención que haría su amiga para tocar las castañas, Hope por su parte se acercó a un arbusto de hojas lisas y luego tomó un par de semillas espinosas, se colocó a la altura del pequeño monstruo y le extendió las castañas, al principio Grimm se lo pensó un poco por la advertencia, pero aun así tomó con sus patitas el fruto, sonriendo ampliamente al ver que no se pincho.

-Vez, ahora que las castañas están cubiertas de espinas las puedes sostener sin problemas, te hubieras lastimado mucho si las tocabas así nada más- Explicó la peli-clara acariciando la cabecita de Grimm

-Es un buen truco, pero son demasiadas castañas como para recogerlas todas solo con las hojas- Dijo Deuce analizando como recolectar las semillas -También necesitaríamos un par de cestas para recolectarlas todas-

-Tal vez en el invernadero tengan algunas cestas y herramientas que nos puedan prestar- Comentó Ace encontrando una solución rápida

Ya en el invernadero los chicos miraron con asombro enorme del sitio, lleno de plantas tropicales y flores de todo tipo.

-¡Oh vaya, este sitio es muy impresionante!- Exclamó Hope toda la flora de alrededor

-Si y es mucho más grande de lo que imaginaba- Murmuró Ace también impresionado por el tamaño del sitio

-Debería haber algún encargado al que le podamos pedir lo que necesitamos- Comentó Deuce buscando con la mirada alguna persona a la que pedir ayuda -Lo mejor será separarnos para buscar más rápido-

-Muy bien, Hope vamos a buscar por la derecha y que los demás busquen por otro lado- Indicó el chico del corazón

-¡Oye! ¿Por qué quieres ir a buscar solo con ella?- Pregunto arqueando una ceja -¿Otra vez te las quieres dar de galán con mi protegida?-

-... ¿Eeh?- Balbucearon el peli-azul y la peli-clara al unísono

-¡QUE! ¡NO! ¡Yo solo decía porque...- Respondió rápido y nervioso el peli-naranja, francamente habló sin pensar

-¡Jejeje!~ ¿Acaso quieres otro golpe en la cara?- Agregó el felino con tono burlón

-¡CALLATE ESTUPIDO MAPACHE!-

Grito el oji-rojo ya enojado persiguiendo al pequeño monstruo corría y saltaba lejos de su alcance y burlándose de él entre risitas traviesas y recordándole como lo abofetearon la noche anterior, Deuce y Hope miraron la escena y soltaron un suspiro cansado de ver como ese par se alejaban y perdían el tiempo con ese juego tonto en vez concentrarse en lo importante como conseguir las cestas.

-... Vaya par de idiotas ¿Por qué les gustas tanto pelear tanto?- Comentó la chica que tez clara llevándose una mano a la frente

-¡Hump! Y se supone que hacemos esto para ayudar a Ace y ya huyó de sus deberes de nuevo- Se quejo Chico de la pica -Mejor yo iré a buscar a por la izquierda-

-Si y yo iré a buscar por el centro- Dijo la joven oji-dorada a la vez que escuchaba a los lejos los gritos de una discusión el tontos ausentes -Solo espero que ese par no cause mucho problemas-

-Yo también...-

Suspiro Deuce de nuevo escuchando la discusión, no entendía en que momento termino embarrado y solucionando los problemas de un idiota como Ace, pero ya esta metido así que no le queda que seguir hasta el final y arreglarlo. Los chicos empezaron a recorrer el invernadero, Hope por su lado estaba muy distraída admirando la vegetación tan llamativa del sitió, era la primera vez que conocía plantas y flores tropicales de cerca y no sólo por los libros, además de plantas y frutos nunca antes había visto en su vida, definitivamente encontró un buen sitió para ir a dibujar y leer cuando tenga algo de tiempo libre, fue explorando el sitio que se encontró con un trío de chicos con lazos amarillos en su uniforme, con cola y orejas de animal, alumnos de Savanaclaw por lo que recuerda de la charla con Trey y Cater, parecían estar pasando el rato.

-Hola, disculpen que los moleste, estoy buscando al encargado del invernadero ¿Lo han visto?- Pregunto Hope acercándose con confianza al grupo

-Vaya, vaya, pero miren que linda presa tenemos aquí y vino a nosotros por si sola- Dijo uno de los chicos con orejas de oso, él y sus otros dos compañeros se acercaban a la más pequeña

-... ¿Presa?- Murmuró Hope confundida

-Y tiene un aroma delicioso- Dijo un chico con orejas de felino, el y sus compañeros ya la rodeaban -Curioso, pero delicioso de todas formas-

-Ay no...- Murmuró la oji-dorada por lo bajo ya sabiendo lo que buscaban el trío con atributos de animal, solo mantuvo una postura serena, sin perder la calma ni mostrarse intimidada -Muy bien, se ve que ustedes no quieren ayudarme y yo no tengo tiempo que perder, así que mejor me voy por donde vine-

-¿Enserio crees que dejaremos ir pequeña y sabrosa presa como tú?- Dijo otro chico con orejas de oso

-Realmente no quiero más problemas en lo que me resta del año escolar, así que por favor déjenme ir por las buenas- Contestó de vuelta la peli-clara

-¿Nos estas amenazando?- Replico el chico con orejas de felino -¿Y que podría hacer una pequeña y débil hembra como tú contra tres depredadores como nosotros?-

-¡ESTO!-

Exclamó la chica sin perder la sonrisa tranquila y antes de que alguno de los abusivos pudiera hacer algo, había tomado del brazo del chico con orejas de oso y más grande frente a ella, lo jalo hacia ella tan rápido que no pudo reaccionar y le dio un fuerte rodillazo en el estómago, tan fuerte fue el golpe que los otros dos bestias escucharon perfectamente como todo el aire se escapaba de los pulmones de su compañero en un segundo en lo que esté se inclinaba y retrocedía poco a poco mientras se agarraba su adolorida barriga, Hope no dudo en aprovechar la situación para alejarse corriendo.

-¡Conste que se los advertí! ¡Hasta nunca!- Grito la menor mientras se alejaba a toda velocidad

-¡HIJA DE PUTA! ¡HAY QUE ATRAPARLA!-

Grito el chico lastimado con orejas de oso con rabia intentando ponerse en pie con dificultad, él y sus compañeros no dudaron en perseguir a la chica para hacerle pagar por ese ataque.

-¡SU PUTA MADRE! ¡¿Por qué los problemas me persiguen desde que llegue a este sitió?!-

Pensó la chica mientras corría a toda velocidad por el invernadero, buscando un buen escondite entre los árboles y arbustos para escapar de esos abusivos.
Por otra parte, no muy lejos de ahí, cierto joven moreno con orejas y larga cola de león dormía tranquilamente entre los arbusto del invernadero, normalmente cuando duerme no suele soñar con nada en específico o muy significativo para ser recordado, sin embargo, en aquella ocasión algo muy diferente ocurrió en sus sueños, un aroma dulce y suave pobló los pensamientos a la vez que imágenes de un exuberante y hermoso bosque lleno de vida, animales, plantas y árboles de todo tipo poblaban el sitio, con fuentes de agua clara que parecían más espejos de cristal, pero sobre todo eran los árboles florales en tonos lilas los que más poblaban la imagen en aquel sueño.

Por otra parte, no muy lejos de ahí, cierto joven moreno con orejas y larga cola de león dormía tranquilamente entre los arbusto del invernadero, normalmente cuando duerme no suele soñar con nada en específico o muy significativo para ser recordad...

El león se movía por aquel paraje con calma, disfrutando de lo veía y huía se sentía tan tranquilo y sereno, no obstante detuvo su caminata cuando vio en más adelante de él, a la sombra del árbol lila más grande y bello de todos, una persona mirando el horizonte, dándole la espalda, justo cuando el león iba a caminar hacia esa persona, a preguntarle dónde estaba y que es ese extraño y pacifico sitió... Despertó, abrió los ojos verdes de golpe encontrándose con uno de sus muchos escondites para dormir en el invernadero para dormir, un ruido fuerte de gritos fue lo que lo hizo despertar.

-Que sueño tan raro... Y ese olor suave está de nuevo en el aire otra vez- Pensó el chico con atributos de león -¿Qué es todo ese ruido?-

-¡Con un demonios, esos cabrones me pueden seguir!-

Se escucho una voz femenina maldecir no muy lejos de él, él oji-verde estaba por ponerse en pie cuando a una chica de cabellos y piel claros e intensos ojos dorados, saltando por encima del arbusto, era Hope quien sólo estaba buscando un escondite para zafar de una pelea y en lo encontró en un arbusto tupido, sin querer terminó por aterrizar al otro lado de ese arbusto cayendo sentada en el estómago del moreno que apenas si pudo reaccionar, la oji-dorada no dudo en quitarse de encima del desconocido cuando escucho su gruñido de dolor.

-¡¡A-AACH!!... Eso dolió... Dolió mucho...- Se quejo el moreno agarrándose el estómago y recuperando el aire -¡QUE DEMONIOS TE PASA ESTUPIDO MOCOSO!- Le grito en la cara a la chica

-¡Lo siento, me estoy escondiendo de unos sujetos que...- Hope intento disculparse con el molesto león, pero se mordió la lengua cuando escucho a los tres abusivos acercarse

-¡¿Dónde se metió esa enana?!- Gruñó uno de los chicos con orejas y cola de animal

-¡Yo seré el primero en hincarle el diente a esa hembra!- Exclamó divertido otro de los chicos de Savanaclaw buscando con su olfato a la joven

-Por favor no le digas donde estoy, no quiero más problemas con otros estudiantes- Susurro la oji-dorada -Por favor ayúdame a esconderme-

-Te encontraran igualmente, por tu olor es fácil de seguir- Habló como si nada el chico con orejas de león entendiendo la prisa por escapar de la menor, fue cuando se le ocurrió una idea -Pero se me ocurre algo para ocultarte- Y sin pedir permiso el león empujó a la chica a manera que quedara acostada en el suelo, se colocó junto a ella y la acercó más a él

-¡¿Pero crees qué haces?!- Exclamó Hope por lo bajo sonrojándose de golpe

-Escondiéndote y camuflando tu olor con el mío, además querías que te ayude ¿o no?- Mascullo en voz baja colocándose tras ella, como si durmiera al estilo de cuchara -¡Ahora queda quieta y cállate o te escucharan!-

La chica iba a reclamar mas, incluso se preparaba para darle una buena bofetada a ese desconocido, por mucho menos a golpeado a Ace no dudará en hacerle a este tipo tan atrevido, pero se quedó se quieta al escuchar a los bullying acercarse, no le quedó de otra que ceder y quedarse muy callada, mientras que el león estaba más concentrado en fingir que dormía pero su olfato lo mantuvo despierto, ya que aquel olor suave captó de nuevo sus sentidos y su atención, siguió su nariz hasta el cuello de la más joven.

-¡QUE MIERDA! ¡¿Me está olfateando?!- Pensó Hope sintiendo la respiración del chico con orejas de león en su nuca al mismo tiempo que un cosquilleo -De-Detente... Me haces cosquillas... Nos descubrirán- Pensó llevándose ambas a la boca para no soltar una risa sin querer

-El olor suave viene de ella... Creo que nunca eh olido algo así- Se dijo el león a sí mismo en sus pensamientos a la vez que las imágenes del sueño que volvían a él -¿Por qué me hace pensar en bosques?-

El león seguía analizaba en su mente el extraño aroma de la chica, sin importarle mucho de que la cercanía entre ambos avergonzara a la joven de tez clara, no obstante su plan de esconderla funcionó, ya en cuanto uno de bullying, siguiendo su nariz, se asomó entre los arbustos y se encontró con la espalda de su líder de dormitorio y no vio para nada a la menor, palideció de miedo al acto.

-¿Encontraste a la hembra?- Pregunto chico con orejas negras de felino y peli-rosa

-¡El líder Leona está durmiendo aqui!- Exclamó por lo bajo el estudiante con orejas de oso

-Si lo despertamos seguro nos matara a golpes- Respondió en voz baja el chico con orejas de felino de nuevo

-¡Vámonos antes de que se dé cuenta de que estamos aqui!-

Susurro asustado el otro chico con orejas de oso para luego salir corriendo del sitio con sus compañeros, y viendo que sus agresores ya estaban bastante lejos la oji-dorada no dudo en salir de su vergonzoso escondite.

-Eso estuvo muy cerca...- Hope suspiro aliviada y poniéndose en pie para alejarse de ese desconocido y la posición tan incomoda en la que estaban -Muchas gracias por ayudarme, no tienes idea de cómo te lo agradezco-

Pero a pesar de sus agradecimientos el desconocido no dijo nada, solo la miró de mala gana y también se puso en pie, se acercó poco a poco a ella, observándola detenidamente ¿Qué hace una hembra en una academia de varones y como se atreve a molestarlo?.

-Hump... Eres muy valiente para saltar sobre alguien así nada más- Dijo molesto el ojos verdes sin apartar la vista de la chica -Estaba teniendo una agradable siesta hasta me despertaste con tu escandalo y cayendo en mi estómago, sí que eres molesta-

-Oh, lo siento, de verdad lamento mucho haberte caído encima, fue sin querer, no me imaginaba que alguien se echaría a dormir entre los arbustos- Se disculpo la oji-dorada, hasta noto como el más alto la miraba seriamente -¿Pasa algo?-

-Ya te recuerdo...- Habló el desconocido esbozando una pequeña sonrisa burlona -Eres la pequeña herbívora que el espejo dijo que su magia es inestable...-

-Si, soy yo ¿No me digas que a ti también te molesta?- Respondió Hope con tono serio, sintiendo que ya se iba a meter con ella, sin embargo se alarmó mucho cuando el mayor se acerco a ella hasta quedar a centímetros y empezó a olisquear cerca del su cuello -¡Hey, que crees que haces, toma tu distancia! ¿Por qué me olfateas de nuevo?- Reacciono sonrojada hasta quedar a una distancia respetuosa de nuevo

-Ja... El espejo tiene razón, el olor de tu magia es realmente extraño- Dijo divertido y curioso a la vez el oji-verde -Que extraño, ningún herbívoro huele como ella, ni tampoco los carnívoros- Pensó analizando el aroma de la chica a la vez que agregaba en tono desafiante -Es lamentable tener que enfrentarme a un oponente tan débil y dudo pueda si quiera defenderse-

-¿La magia se puede oler?- Pensó en voz alta la chica para luego agregar confundida -... Un momento ¿Qué acabas de decir sobre enfrentarme?- Esa pregunta solo hizo sonreír de manera socarrona al león

-¿Acaso creías que podías caer sobre mí, el gran Leona Kingscholar, y marcharte así nada más?- Sentenció molesto el moreno, acercándose amenazadoramente -Me puso de malas que me despertará en medio de un sueño tan agradable-

-...... Me lleva la-

CONTINUARA...