Actions

Work Header

Don't forget

Work Text:

La invitación había llegado con antelación, para como siempre anunciar que era el momento de la reina para participar en uno de los tantos matchs a realizar tal día. 

 

Como siempre se hubiera de preparar, eligiendo bien cual traje hubiera de utilizar para tal ocasión. Después de todo era una reina y debía vestir como tal.

 

─Mon chérie, ¿Me pasas eso?─ Pronunció Mary, en lo que señala uno de los cuantos accesorios que poseía.

 

Michiko asintió, procediendo a tomar la caja indicada antes de acercarse donde la otra fémina. ─¿Quieres que te ayude?

 

─Claro. ─ Una leve sonrisa adornó sus labios, permitiendo que la geisha fuera a posicionar el collar, sin antes ir a dar un beso por sobre la nuca de la reina.

 

─¡! ¡Michiko!─Exclamó Mary con un gran sonrojo, al haberle tomado por desprevenida tal acción. Una suave risa recibió por parte de la otra, mientras proseguía con su actuar y ahora la respectiva tiara fuera a depositar por sobre la testa de adversa.

 

─Lo siento, pero ya está. ─ Michiko procedió a posicionarse frente a fémina, logrando apreciar el cómo lucía. Tan bella como siempre.

 

─Ah, gracias. ─ Murmuró aún afectada, mientras procedía a ponerse los aretes faltantes. Tras ello se hubiera de levantar de su asiento para pasar sus manos por sobre la falda del vestido, arreglando así.

 

Ya era hora.

 

─Ya debo ir al match, nos vemos. ─ Sonrisa brindó, antes de disponerse a marcharse de ahí.

 

Michiko le detuvo, afirmando su mano un mero instante para así llamar su atención. ─¿Acaso no olvidas algo?─

 

Mary se le quedó mirando meros instantes antes de inclinarse y un beso depositar en los labios ajenos. ─Listo.

 

El rostro de la geisha se volvió tan rojo cual tomate. ─Mary, no era eso. ─ El trozo de espejo que la reina utilizara cual arma le mostró. ─Era esto, pero gracias. ─ Una leve sonrisa dio, antes de dar un corto beso cuál respuesta.

 

El color volvió al rostro de Mary. ─. . . Ah. ─ El objeto tomó consigo, alejándose así. Tal vez sería amistosa ese día, después de todo necesitaba bajarse esa vergüenza


─Que te vaya bien. ─ Suaves risas dio Michiko, en lo que agitara su mano en despedida de la reina.