Actions

Work Header

Let's have fun in the basement!

Work Text:

─¿Uh? Mary, ¿A dónde vamos?─Cuestionó la geisha al ser llevada lejos por la otra fémina, interrumpiendo así su caza del survivor que hubiera comenzado a perseguir no hace mucho.

 

─Hmn, al basement. ─Pronunció como si nada, tareando un tanto tal típica melodía.

 

─Pero, ¿Por qué? ¿Pensé que atraparíamos a los supervivientes?─Era lo usual tras recibir la invitación, curiosidad le causaba el actuar de la reina.

 

─Cambie de idea, además se me ocurrió algo más interesante que hacer en este tiempo. ─ Ligero apretón realizó a mano ajena. ─Si es que claro, te parece bien. ─

 

─Si es algo que deseas mostrarme, está bien,  puede que sea interesante. ─Michiko dio una leve sonrisa, para devolver tal apretón. 

 

Admitía que en verdad cierta curiosidad le causaba el accionar de su pareja, pues era algo inusual que decidiera actuar distinto en pleno match.

 

Tras bajar las escaleras a tal lugar lleno de sillas cohete, Mary le empujó contra una de las sillas teniendo cuidado de no activar su mecanismo con tal movimiento y un beso depositara en labios. Si bien la acción le tomó por sorpresa, la acción correspondió.

 

Moh, Mary, sí deseabas que te diera un beso solo podías pedirlo. ─Sonrisa adorno su faz, mientras que sus brazos colocó alrededor del cuello de la otra fémina para darle otro beso.

 

Ma chérie. . . ─Mary se separó un poco, en lo que pasará a besar y morder el cuello de la geisha. Al sentir las manos de la mujer deslizándose por su figura, pudo comprender la verdadera intención de llevarle ahí.

 

El color se le subió de inmediato al rostro, buscando de inmediato detener las manos ajenas. ─¡Mary! ¡Los survivors nos verán!─

 

La fémina le dio una sonrisa, ladeando un tanto la testa para decirle. ─No creo, ma chérie, nadie nos interrumpirá, están ocupados tratando de escapar, podemos divertirnos un rato. ─

 

─¡Mary!─Un mohín realizó la geisha.

 

Ah, no pongas esa cara, Michiko. Podemos seguir solo si quieres, y me asegurare de protegerte de cualquier cosa, ¿vale? ─Un corto beso dio en labios. ─ Lo pensé bien antes de traerte, tranquila, ma chérie, solo déjame complacerte. ─Un beso mucho más profundo fuera a darle ahora a la geisha, en lo que manos fuera a mantener sobre cintura ajena, esperaría la confirmación adversa antes de proseguir.

 

Michiko pasó a morder el labio inferior de adversa antes de soltarlo y responder. ─Hmn, está bien. ─ Diestra posó por frente, deteniendo el accionar de adversa antes de que prosiguiera. ─Pero. . . Si nos atrapan te golpearé con mi abanico, ¿Bien? Sabes que no soportaría tal vergüenza. ─

 

─Por supuesto, puedes hacer lo que quieras conmigo, si es que nos ven, tienes derecho a castigarme, Michiko. ─

 

─Hmn, me parece bien, ahora, ven aquí. ─Manos volvió a posar tras la nuca adversa para acercarle a si, volviendo a darle un beso algo más profundo.

 

Las manos de la reina volvieron a moverse, deslizándose a través de sus prendas para así pasar a tocar su abdomen, bajando de forma lenta hasta posarse en su cintura y dejar que diestra pasará directamente a estimular su clitoris.

 

Un gemido ahogado por los besos dejó escapar, en lo que el cuerpo de la geisha se estremecía ante la sensación. Comenzando a mover las caderas en busca de un mayor roce.

 

Mary se separó un poco sonriente, en lo que pasará a morder y besar el cuello de la otra fémina, sabía bien que a la otra le gustaba que aquello hiciera. Tras meros instantes mientras que con pulgar siguiera estimulante aquel pequeño manojo de nervios, dos dedos insertó, para comenzar con un movimiento lento.

 

─Ah. . . Mary. . . ─Michiko pronunció, mientras manos desplazaba a espalda adversa para buscar apegarse más a la otra fémina así.

 

─Tranquila, tomémonos nuestro tiempo. . . ─ Beso depósito en labios ajenos. ─Aún les faltan unas cuantas máquinas, hmn, sí terminan pronto, puede que tú también. . . ─Suave risa dio, antes que geisha fuera a interrumpirle al darle un beso que rápidamente se convirtió en algo profundo, al estar envueltas sus lenguas y las leves mordidas que tanto en tanto ocurrían. Si aquello era un castigo por dicho, lo aceptaba con gusto.

 

La reina fue aumentando de a poco el movimiento de su mano, más aún tras escuchar el cómo de a una las máquinas eran decodificadas. Ya faltaba poco.

 

Entre besos los gemidos hubieran de ser contenidos para evitar posibles interrupciones, más aún cuando ya parecía que todo acabaría.

 

─Mary. . . ─La geisha pronunció, mordiendo sus labios para evitar que ruidos escaparan. La última máquina ya había sido decodificada.

 

─Lo sé, tranquila. . . Ah, ya se están marchando. . . Acabemos antes de que se marche el último. ─La velocidad de sus movimientos aumentó, era una sensación intoxicante que rápidamente le llevó al clímax. Odiaba admitir que en verdad había disfrutado tal idea.

 

Mary depositó un beso en la frente de Michiko, en lo que procedía a arreglar ropa ajena mientras fémina se recuperaba de su orgasmo. ─¿Ma chérie,  quieres repetirlo?─

 

Una suave risa dio la fémina cual respuesta.