Actions

Work Header

Una vez en un bosque

Work Text:

Se dice que hay seres increíbles en los adentros del bosque pero al igual de maravillosos hay gran cantidad de perversos, era mejor mantener a los dos mundos alejados por eso los ancianos del reino con esfuerzo pusieron a Jangseung a su alrededor, Jangseung eran unos tótems para evitar la entrada a los espíritus malignos hechos de madera, estos rodeaban por completo el pueblo y varios senderos que daban a este, era difícil extraviarse porque nadie podía salir del camino trazado.

A sí que simplemente Cale no entendía como terminó solo en medio del bosque con una linterna a penas iluminando su camino, probablemente era culpa del príncipe heredero, sí, definitivamente, Cale se sentía mucho mejor culpándolo por meterlo en asuntos molestos, podría estar descansando en la comodidad de su casa, pero no, había tenido que ir al bosque a buscar a la tía de Alberu, Tasha. Bueno, tampoco fue como que pudiera negarse, su querido amigo casi hermano era un cuarto de Gumiho y a pesar de que era más humano que Gumiho sus rasgos de zorro seguían siendo algo evidentes, últimamente el joven pelirrojo ha visto a muchos sacerdotes por el reino, por esa misma razón Alberu le pidió a Cale que fuera a buscar a su tía por una poción que fuera capaz de engañarlos.

El problema era que aun cuando el príncipe heredero le explicó por dónde debía ir, la neblina del bosque hizo que se perdiera y no fuera capaz de encontrar los Jangseung para volver, incluso cuando logro encontrar a Tasha, la tía de Alberu, era inútil si no podía llevarle la poción. Sin saber por dónde ir el pelirrojo tuvo que elegir al azar su camino para volver. Ahí fue cuando escucho un maullido. Los ojos de Cale se encontraron con un gato negro de ojos oscuros que lo miraba fijamente, el gato se dio la vuelta y avanzó entre la niebla. Por un momento Henituse pensó que ese gato le estaba diciendo que lo siguiera, lo confirmo cuando lo escucho maullar, era como si le dijera: ¿No vienes?

El joven decidió seguirlo y finalmente había logrado salir del bosque de la oscuridad, pronto vio como el gato volvía en dirección al bosque.

—Gracias.

El extraño gato negro lo había sacado del bosque, Cale no estaba seguro si era solo un simple gato o algo más, pero sea quien fuera en lugar de intentar matarlo lo ayudo a salir de ahí. Fue mucho mejor de lo que pensó, realizó una pequeña reverencia sumado a su agradecimiento y se marchó de ahí.

 


 

Simplemente no pudo evitar reírse ante semejante situación.

—¿De qué te ríes, Rosalyn?

Choi Han el cambiaformas veía con reproche a su amiga Gumiho que parecía divertida con la situación.

—Lo hiciste de nuevo. Aun cuando dijiste que ya no lo harías.

—¿Y? No es algo tan malo.

Ella negó con la cabeza.

—Sé que sientes piedad por los humanos, pero te recuerdo que muchos otros seres como nosotros necesitan alimentarse de ellos, no puedes sacar a todos del bosque.

Lo entendía, pero aun así no estaba de acuerdo con esa regla.

—Algunos solo los matan porqué sí —dijo al no estar satisfecho con eso.

—Los humanos son complicados, muchos los odian porque tienden a ser malos e irracionales.

—Pero no todos son así.

—Sí, es cierto, pero ya sabes, son casos raros.

Choi Han creyó que el tema junto con el humano que saco del bosque quedó en el pasado, pero no, eso no era cierto. Porque ese humano regreso de vez en cuando al bosque, las primeras veces Choi Han solo lo ignoro, pero ahora estaba curioso de qué demonios estaba pensando ese humano metiéndose en el bosque de la oscuridad ¿Tenía idea de las atrocidades que moraban aquí? Dedujo que no, puesto que no creía que alguien con el conocimiento suficiente sobre su hogar decidiera entrar por cuenta propia, tal vez era solo un pobre humano no creyente de lo paranormal que no tenía idea de que su ignorancia le podría costar la vida. Choi Han sintió lástima por él y decidió cuidarlo.

Por su parte Cale había visto un par de veces más al gato que lo ayudo a salir del bosque la primera vez. Sintió que esté lo vigilaba, además de algo de temor pero lo oculto con su estoico rostro. ¿Lo había hecho enojar? Pero no había dicho nada más que gracias por lo que no tenía mucho sentido, los espíritus eran extraños. Así que dada su actitud decidió hablar con el único experto que conocía, la tía de Alberu, Tasha.

—Dijiste que era un gato negro ¿Verdad?

El pelirrojo asintió ante lo dicho.

—Sí, es correcto.

—La descripción me hace pensar en Choi Han, un cambiaformas bastante conocido en el bosque de la oscuridad, sí es él no tienes de que preocuparte, no te hará nada, pero no estoy segura de que sea él, así que trata de evitarlo, es lo mejor que puedes hacer.

Al final Tasha no le había dado mucha información, pero al menos le dio una poción extra aparte de la de Alberu para ganar tiempo para escapar si lo necesitaba.

Mientras regresaba a casa una voz lo hizo detenerse.

—¿Por qué vienes tanto? ¿No eres consciente de lo peligroso que esto podría ser para ti?

Cale se giró sobre sus tobillos y miró al gato frente a él. No se espera ese encuentro.

—¿Me estás amenazando? —Cuestiono, no hizo ningún movimiento pero estaba pensando cómo tomar la poción que le dio Tasaha y arrojársela al gato sin que esté se diera cuenta.

—No, es un consejo. Este lugar está lleno de espíritus de todos tipos, te encontrarás con diversos males si sigues viniendo, puede que un día no salgas de aquí con vida.

No parecía que el gato fuera a atacarlo, aun así no bajo la guardia. Ese tipo aterrador ahora lo había hecho querer huir.

—Maldita sea, Alberu... —Se quejó en voz baja. Maldiciendo como siempre a su querido Hyung.

Cale revolvió sus cabellos con frustración.

—Entiendo el riesgo, pero no puedo dejar de venir solo por eso. Mi amigo necesita algo de aquí y él no puede venir por ello.

Choi Han miró fijamente a Cale, trataba de averiguar si mentía. Mientras tanto el otro trato de calmarse, podía ser que su rostro y acciones transmitían calma pero en su mente el pelirrojo estaba buscando la mejor manera para huir y quizás golpear por la espalda a el gato negro si este intentaba atacarlo.

—No parece que mientas, te guiaré por el camino para que no te pierdas de nuevo.

Cale inseguro por las acciones del gato negro comenzó a seguirlo, pero tubo cuidado, aún no confiaba en ese gato.

 


 

Después de que Choi Han sacará a Cale del bosque de la oscuridad se comenzó a volver un hábito que el gato lo guiará de regreso a la salida, Cale no se dio cuenta desde cuándo Choi Han comenzó a guiarlo hasta la casa de Tasaha y lo esperaba fuera de está.

Tampoco sabe exactamente como se volvieron cercanos, ni cuando empezó a esperar con ansias ir al bosque, aunque eso último no quería aceptarlo. El punto es que los silencios y la incomodidad de sus primeros encuentros ya no existían en la actualidad.

Ahora era guiado, como todos los días y desde hace unos años hasta la salida del bosque, pero ya no por un gato negro como al principio, si no por un muchacho como él.

—Ese príncipe del que eres amigo... ¿Cómo es su relación?

Choi Han tenía curiosidad por el príncipe que aún no conocía, sabía por Cale que era el heredero al trono del país y que trataba de hacer feliz a su pueblo, además de tratar de hacer un lugar mejor para los Gumiho, pero lo que deseaba saber era si el Henituse sentía amor por él. Para el cambiaformas la sonrisa que aparecía en el rostro de Cale cada vez que hablaba de "Alberu" lo hacía sentir extraño, puesto que lo envidiaba, ya que había aprendido que Cale no es una persona que sonríe por cualquier cosa. Claro, Choi Han no sabía que la sonrisa de Cale se debía a las formas en las qué pensaba en sacarle más dinero o molestar a su querido hermano. Cale pensó que no era necesario decir eso.

El Henituse medito las palabras de Choi Han.

—¿Mi relación con Alberu?

El pelirrojo pensó sobre ello. Le gustaba molestarlo, sacarlo de quicio era su parte favorita del día, no, recibir dinero de él es su parte favorita del día.

Aunque terminó frunciendo el ceño al recordar cómo su maldito hyung quería hacerlo comandante y ponerlo a trabajar. De solo pensarlo le daba escalofríos, ni Choi Han le pareció tan aterrador cuando lo conoció.

—Se podría decir que somos como hermanos —Le respondió luego de un rato al cambiaformas— Es molesto pero le tengo aprecio, aunque algunas veces quisiera deshacerme de él.

Aquella respuesta hizo que los ojos de Choi Han se iluminarán, encontró esperanza. Continúo caminando al lado de Cale pensando en la siguiente pregunta que iba a formular.

—¿Estás enamorado de alguien?

La pregunta descolocó a Cale quien no entendió por qué Choi Han quería saber algo así. Henituse pensó que tal vez el cambiaformas estaba interesado en él, pero inmediatamente descartó la idea. Eso era imposible. Creyó que era mera curiosidad así que respondió sin muchos problemas.

—No, no estoy enamorado. Aunque se podría decir que hay alguien que me interesa, creo. No soy una persona que piensa mucho en ello, así que no estoy seguro.

Amor y Romance, son cosas que no vio muy interesantes o necesarias en su día a día. Así que nunca les dio mucha importancia. Sí, admitía que le parecía un poco atractivo el cambiaformas ¿Y qué? No era la gran cosa.

—Ya veo.

Esa respuesta hizo pensar a Choi Han, también lo había hecho feliz, ya que había una pequeña posibilidad de que Cale correspondiera sus sentimientos.

 


 

Nunca creyó que Cale lo invitaría a un festival humano. Era consciente de que el pelirrojo prefería estar en casa acostado que salir, pero entendió por qué iría.

Alberu le dijo que debía ir, Cale no quería pero ahí estaba. Afortunadamente no estaba aburriéndose, ya que iba acompañado.

—Los festivales humanos son divertidos —Dijo Choi Han observando el cielo que se llenó con fuegos artificiales.

—¿Te parece? No los encuentro muy entretenidos.

—Tú preferirías estar acostado en lugar de estar aquí.

—No lo voy a negar.

Recorrieron el festival, vieron puestos y compraron comida de algunos de estos. Todo parecía ir bien, se divertían, incluso Choi Han vio sonreír a Cale un par de veces y no eran esas "Sonrisas divertidas" como las que él describía cuando Cale hablaba de Alberu, estás fueron más suaves. Como si fuera algo que solo era para él.

Hubieran seguido así por más tiempo pero un hombre anciano sujeto del brazo a Choi Han.

—¡Tú eres un ser del mal!

Choi Han apartó rápido su brazo de las manos del hombre, el toque de ese anciano lo quemó.

—¿Qué? —Apenas pudo pronunciar.

Cale lo tomó de la muñeca y comenzó a correr, el pelirrojo no era muy fuerte pero Choi Han entendió la intención del otro. Tenían que huir de ahí.

—¡Atrápenlo! —Había dicho el anciano.

No era el único ahí y el anciano no era alguien común, pertenecía a los sacerdotes de la iglesia del dios del sol. Aquellos que juzgaban muy mal a los seres sobrenaturales y qué con sus poderes concedidos por la fe erradicaban.

Cale y Choi Han no pudieron huir, a los dos los encerraron. Aunque a Cale lo dejaron ir porque se dijo que él estaba "hechizado" por el cambiaformas. Cale le pidió a Alberu que hiciera algo, pero estaba de manos atadas. Porqué sí se movía en defensa del cambiaformas sus hermanos podrían comenzar un motín en su contra para destituirlo por "apoyar a un ser del mal".

Cale tuvo que ver morir a Choi Han en medio de la plaza quemado vivo sin poder hacer nada. Los gritos que dejó escapar mientras era consumido es algo que jamás podrá olvidar.