Actions

Work Header

Coss

Chapter Text

- Vivir es dolor, la vida es solo dolor. Nos hacen cuentos con finales felices pero solo hay oscuridad, soledad deprimente que te come el alma.

- ¿Quien quiere el amor de Ken y Barbie? Todos van marchando como unos conformistas. Usa traje y corbata y vete a ganar treinta y cuatro mil dólares al año y vete a comprar un condominio, son zombies corriendo hacia sus tumbas. A mis padres no les funcionó el amor ¿Porque a mí sí?

- ¡Mi papá es un ojete, el borracho ese no sabe ni que existo! Pero no me deja ir a el concierto de Skinny Puppy porque mi tía adicta a la heroína viene a cenar ¿Cenar? Es una excusa de mamá para joderme por no usar vestidos como las otras niñas que quieren ser como Britney Spears.

- Son todas una porristas nazis conformistas.

Wendy no daba crédito a lo que estaba pasando. Los góticos estaban en la pared trasera de la escuela, como de costumbre, pero para Wendy esto significaba un retroceso enorme.

La primera vez que había estado ahí para hablar con Pete sobre Tweek y Craig, y sobre la obra, y sobre sus planes. Después de que en cada clase de arte notará un comportamiento extraño en el gótico, aquellas clases no le decían nada realmente, era de su conocimiento que Pete y los demás góticos tenían un ambiente conflictivo en casa y ella no se podía apresurar a pensar algo porque podía ser un problema mayor o una ridiculez. Lo notaba raro y distraído, parecía distante con sus amigos.

Muy extraño, aún así ella se consideraba a sí misma una persona empática y segura de sí misma, y no le tomó mucho tiempo decidir que trataría de entablar una conversación con el gótico en cuanto viera la oportunidad, y así tal vez podía llegar a él problema y aconsejarle o simplemente ser un apoyó, para que él no se sintiera tan solo, triste, o cual quiera que fuera su problema.

Y aunque sus intenciones eran buenas no resultaban, ya que él simplemente le respondía de una forma cortante y seguía en lo suyo, a veces se quedaba más tiempo y cuando ambos parecían coincidir en la hora ella intentaba hablarle pero este solo la ignoraba. Depues de que esto se repitiera unas cuantas veces desistió de intentarlo otra vez, pero no podía dejar de prestar atención a su comportamiento ahora también fuera del aula, y ver un poco el distanciamiento ocacional que tenía con sus amigos. No era su problema y si él no quería su apoyo ella no podía obligarlo.

Wendy tal vez tuvo mucha suerte de haber encontrado uno de los cuadernos del gótico olvidado cuando el salón ya se encontraba vacío. A diferencia de otras personas ella no espero más para poder abrir el cuaderno con curiosidad de que podría tener, al verlo se dio cuenta de que no era de la escuela pero tampoco era un diario ni algo de ese estilo, en algunas paguinas tenía apuntes, en otras bocetos, dibujos terminados, poemas, o incluso recibos.
Su antencion se centró en los poemas, por el contenido de estos supo a donde se dirija todo eso, empezaba a pensar en quien podría ser, y aunque a su mente rápidamente vino la imagen de una chica pelirroja con quien parecía salir a veces en cuanto siguió pasando de página se dio cuanta de que estaba muy equivocada. (1)

Al principio el shock fue grande al encontrar mucha similitud en sus dibujos y Tweek, incluso le parecido un poco obsesivo pero probablemente era la única forma de expresarse, ya que jamás había visto alguna interacción entre ellos dos.
Era difícil pensar en Tweek sin pensar en su relación de años con Craig, pero los dibujos y los poemas del tipo "nunca podré tenerte" lo hacían muy obvio, tal vez no era el único problema que tenía Pete pero si contribuía a su baja autoestima. En ese momento se dio cuenta de que probablemente no podía hacer mucho, ya que su situación sentimental estaba casi tan jodida como la de Pete. Interesada más en otras personas que en su propio novio y sufriendo porque no podía llegar simplemente y romper una relación.

-¡Vamos! Ya sabemos que le gustas, incluso si sigue con Craig te aseguro que sigue pensando en ti -dijo wendy recorgandose en la pared y moviendo su mano para alejar el humo de los cigarrillos.

-No estén tan seguros -Le respondió alguno de los góticos pero ella ignoró aquel comentario, al igual que pete la estaba ignorando a ella.

No sabía si estaba arrepentido de todo  lo que había logrado, había sido en poco tiempo si, pero ya no estaba seguro de que realmente Tweek tuviera interés en el. Tal vez solo quiera experimentar, se confundió, o incluso era algo que hacía regularmente y el simplemente había llegado en el momento correcto.
Sintió tristeza y enojo al mismo tiempo, le daba vergüenza todo el asunto ahora y realmente estaba agradecido con sus amigos por tratar de evitar el tema pero siendo honesto no podía sacarlo de su cabeza aún.

Aquel día cuando regresó a el salón con la esperanza de encontrar la puerta aún abierta, mientras esperaba a que henrietta saliera del baño y sus otros dos amigos ya se habían marchado. Lo único que queria era buscar su libreta y la vio en manos de Wendy, que sin pena lo vio a los ojos y le dedicó una sonrisa al saludarlo, mientras la cerraba y se acercaba a él para dársela.
Pete estaba molesto pero al ver como reaccionó al ser descubierta no supo como actuar y solo la miró sin expresión mientras tomaba su cuaderno. Hubo un momento de silencio incómodo donde el se sintió acorralado mientras que ella, segura de sí misma, parecía ser la persona de poder en aquella situación.

Con esa misma seguridad Wendy se río al empezar que decirle que nunca se imaginó algo así, pero que ahora lo comprendía todo y que no tenía que sentirse mal por eso.

La mente de pete volvió a quedar en blanco al darse cuenta de que había sido descubierto, y por su piel pálida el color rojo se hizo notable causando nuevamente la risa de Wendy.

-Ten más cuidado donde dejas tus cosas, con suerte Tweek la hubiera encontrado y tal vez el hubiera llegado hasta a ti -Se tranquilizó al darse cuenta de que Pete aún no contestaba nada-Esta bien, yo no le dire a nadie, pero tal vez podrías intentar hablar con el de vez en cuando, sabes, al menos tienes que demostrarle interés.

-No tendría sentido -Respondio rápidamente y trato de cortar la conversación, solo soltó lo primero que vino a su mente a pensar de que aquella frase solo dejaba su inseguridad expuesta.

-Bueno, no lo sabemos -Intento darle ánimos, la chica solo podía pensar en lo conveniente de todo el asunto -...Mira, se que hay mucha cosas que te pueden hacer dudar de intentarlo, pero parece que te gusta mucho.

Pete se sintió un poco mejor, al menos alguien fuera de Henrietta y Michael lo sabía y no le había dicho que era una pérdida de tiempo como ellos, y aunque esa felicidad era nuevamente inundada por dudas intento concentrarse solo en aquellas palabras.
Se dio la vuelta y se despidió sin mirarla, Wendy no se preocupó pues sabía que era una situación muy complicada. 

Y mientras ella pensaba que haberse interesado en la situación de el gótico no había sido una pérdida de tiempo después de todo, Pete pasó toda la semana pensado en lo que Wendy había dicho, e incluso pensado en contarle a sus amigos sobre eso como algún especie de "logro" pero se puso contener lo suficiente para no hacerlo.

Y la siguiente semana Wendy y Pete se contaron nuevamente solos en el salón de arte, y aunque la conversación empezó por ser sobre temas triviales ambos sabían a dónde iba a parar. Después de aquel día Pete se sintió mejor por tener a alguien que al menos le daba apoyo y sabía que si él decidía actuar al finales ella también se beneficiaría de todo eso, le sorprendió un poco que aquella chica que aún a sus 15 años seguía representando la figura perfecta de la mujer fuerte y correcta pudiera llegar a ser ese tipo de personas a las que nada los paraba para poder obtener lo que querían. Él tampoco era considerado como una buena persona la mayoría del tiempo, pero estaba seguro de que los demás no esperaban la misma falta de valores en ambos.

Todas sus conversaciones quedaban solo el palabras, hasta que llegó el día en que Tweek y el podían podrían coincidir fuera de la escuela. Aquel viernes había una batalla de baile, o eso parecía, y por alguna razón Michael debía participar junto a otros chicos y una chica, y aunque Sophie le había sugerido ir juntos a verlo el estaba decidido a hablar un poco con Tweek.
Constantemente se preguntaba porque sus amigos no se habían portado igual con su "relación" con Sophie que con Tweek, con quien no había nada pero ellos se negaban rotundamente, porque a pensar de que a Michael también parecía agradarle ella ,e incluso llegaron a discutir por eso, jamás le dieron tanta importancia.

Le dolía un poco admitir que desde que había empezado a gustar de el rubio el interés por la chica pelirroja estaba desapareciendo, no quería dejar de hablar con ella ya que era una de las pocas personas fuera de su escuela que le agradaba y no quería perder su amistad. El distanciamiento fue inevitable y temía pensar que Tweek le gustaba de una manera mucho más profunda de lo que le había gustado Sophie alguna vez, incluso siendo más joven había tenido la seguridad para poder hablar con ella, pero todo lo que tuviera que ver con Tweek simplemente lo ponía muy nervioso.

Intento sentarse cerca de Wendy sin levantar sospechas a sus amigos, por suerte Michael no estaba atento a el y eso podría hacer todo más fácil. Y Wendy habla plenado todo de forma que pudo quedar casi justo detrás de Tweek.
Habían estado hablando mucho de cuando sería el momento ideal para tratar de hablarle, y como lamentablemente Craig se la pasaba junto a él, lo más seguro es que el momento adecuado era cuando Tweek fuera solo al baño o se alejara de su novio por un tiempo considerable, y aún si Craig se daba cuanta Wendy había sido muy clara en resaltar que tenía que tener una pose de seguridad ante Craig.
Era bien sabido que con el paso de los años Craig se había vuelto un poco más agresivo pero usualmente no era problemático a un punto preocupante.

Durante todo el evento los nervios consumían a Pete, no quería ser obvio pero al mismo tiempo no podía dejar de ver a Tweek, como se acomodaba el cabello rubio alborotado, sus risas cuando Craig o Jimmy decían algo que el no podía escuchar por el ruido, incluso la forma en la que comía o se mostraba nervioso ante lo que pasaba en la batalla de baile.
Sus pensamientos estaban tan sumergidos en Tweek que no se dio cuenta cuando sus amigos estaban hablando con el, cuando las amigas de Wendy y las personas a su alrededor se mostraron interesadas en él y su evidente enamoramiento por el rubio, incluso cuando Nichole y Jimmy lo vieron directamente observando a su amigo con expresiones sorprendida y preocupados en que Craig no se diera cuenta.

Pero Craig y Tweek estaban más consternados viendo aquello que prestando atención a todo lo demás, y aunque Tweek sintió que alguien lo observaba cualquier ataque de pánico que eso le pudiera causar se vio opacado por Butters causando un accidente mortal con su baile que terminó con la muerte del equipó contrincante. Todos quedaron impactados, pero los gritos de celebración para south Park despertaron a el gótico de su trance.

Depues de eso y por la vergüenza que sentía al no haber podido completar el plan y tratar de olvidar eso los recuerdos eran algo borrosos, todos estaban bebiendo para celebrar al igual que el, Michael estaba junto con el equipo de baile, sonriente, pero Henrrieta y Firkle estaban molestos con él, y lo acorralaron para comenzar a discutir con el.
Su mente si podía captar lo que ellos estaban reclamando pero siempre estaba atento a Tweek y tratando de ver si aún tenía una posibilidad.

Pudo verlo feliz y sonriente con sus amigos y su pareja, alejándose un poco pero no lo suficiente. Entre tanto ruido no pudo escuchar la razón por la que Craig comenzó a discutir con Tweek y comenzaban una pelea.
Pete se preocupó ya que Craig habla tomado bruscamente del brazo a Tweek y parecía hacerle daño, pero Tweek rápidamente se pudo safar y alejar caminando a la salida.

Y aunque sabía que ese momento fue la oportunidad adecuada para ir tras él sus fantasías de pensar "si estuviéramos juntos yo no sería tan brusco con el", darse cuenta que todas las demás personas se habían dado cuenta de como Henrietta esta discutiendo con él, y que Michael se acercar a ellos impidió que algo pudiera pasar esa noche.

El ambiente se puso tenso mientras perdía de vista a el rubio y se conectaba más en ver como algunos de los otros estudiantes lo observaban y susurraban entre ellos, y todo aquello solo terminó siendo una pérdida de tiempo.

Wendy puso en blanco los ojos aún recargada en la pared, habían pasado algunos minutos, veía a Pete y notaba la tensión del momento. Estaba segura de que estaba ansioso de seguir intentándolo, pero no lo aceptaría si estaba rodeado de sus amigos.

No tenía más darle un poco de tiempo para poder intentar. Después de intercambiar alguna palabras más con pete tomo sus cosas y se fue, cuando ya estaba lejos de ellos reviso su celular para saber si Pete no le había mandado algún mensaje para que los demás no se dieran cuenta de que quieria seguir tratando, pero no había nada de él, así que tendría que seguir esperando.

Se quedó un tiempo contestando otros mensajes mientras pensaba como haría para poder seguir con la obra, aunque había intereses de por medio sabia que tenía un compromiso con el director, que había confiado en ella y ya había vendido boletos a varios padres de familia pero sobretodo a alumnos que querían ver alguna escena de celos de aquel triángulo amoroso, y las ventas habían aumentado depues de todos los rumbos que habian corrido de boca de Cartman por al escuela.

Se sintió abrumada por pensar en todo eso, para empeorar las cosas tenía poco tiempo, y agradecía a los demás aprender sus líneas, la escenografía y los vestuarios, pero al final eso no valía de nada si los dos principales estaban indispuestos y ella estúpidamente no había pensado en buscar reemplazo para ninguno, además que eso no era lo que los demás quieran ver.
No tenía más opción que seguir adelante con todo y tratar de ser lo más persuasiva posible para conseguir que la obra se llevara a cabo, no iba a dejar que su credibilidad se esfumara antes sus compañeros y maestros.

\\\\\

Craig no sabía en qué momento había tenido que buscar a su hermana entre los pasillos de aquel supermercado en el mall, por los sucios y destruidos pasillos que antes habían estado tan limpios y ordenados hasta que había ocurrido todo eso.
Era un día común de la semana por la noche, y Tricia le había pedido ir al centro comercial para poder comprar algunas cosas que no tenía idea de que se trataba. Habían llegado en autobús y el sin pensarlo solo le dijo a su hermana que le llamara cuando estuviera lista para volver, mientras el buscaba como perder el tiempo en ese lugar en el que no quería estar.

Camino por los pasillos un rato pensando en cualquier cosa y imaginando que ojalá sus padres no fueran tan sobreprotectores con su hermana, así ella podría ir por la ciudad sola y no tendría que hacerse cargo, pero al parecer ellos querían hacer las cosas diferentes a como habían sido con el. En fin, no había tenido más opción que acompañarla.

La noche no era mala, había pocas personas caminando por ahí y en su mayoría eran familias, el ambiente era tranquilo. En el fondo había extrañado esa normalidad aburrida y rutinaria con la que le gustaba llevar su vida, y que le había funcionado desde hace mucho tiempo.
Lamentablemente, su tranquilidad no había durado mucho cuando en el área de comida se había encontrado con Stan, Kyle, kenny, Cartman y Butters, pudo escucharlos discutir con alguien que trabajaba ahí y no sabía en qué momento todo se volvió tan extraño, pero en cuanto lo vieron lo metieron en todo el problema.

Al parecer ellos juraban que había una especie de conspiración con la comida rápida de el lugar, el problema rápidamente atrajo a la policía y de todo lo demás solo se recordaba huyendo de los problema como todos los demás a su alrededor.
Pudo esconderse pero podía escuchar los insultos de Cartman y Kyle le daban por ser un cobarde y no apoyar su noble causa.
Probablemente habían pasado solo veinte minutos hasta que la policía llegó y las cosas parecían más tranquilas en el lugar, lo que le dio la seguridad de salir e ir directamente a buscar a su hermana.

La busco por los pasillos y nada, no fue hasta que tuvo la idea de buscarla en el supermercado que pudo dar con ella, tirada junto a los empaques de pan y cereal regados por el piso, estaba un poco en shock pero no muy herida, para su suerte.

Craig se tranquilizó, fue lo más leve que pudo haber esperado.

-Levantante -La tomo del brazo y la obligó a ponerse de pie bruscamente, Tricia solo se quejó- Si no hubiéramos tenido que venir no estarías así.

-Eres un idiota -Dijo sacudiendose el vestido azul corto, su abrigo y sus pequeños zapatos -Solo déjame pasar al baño a para poder limpiarme un poco.

-Si nos tardamos más sabes que papá se volverá loco, y como jode últimamente -Tomo rápidamente a Tricia del brazo y empezó a caminar entre los pasillos para buscar la salida.

-Solamente a ti idiota, es tu culpa por haber roto esos platos, pero como sea - No le gustaba ser tratada así por su hermano, sabía que todos en su familia podían ser así de vez en cuando, pero con Craig las cosas a veces llegaban a otro punto- Como sea ¿sabes que fue lo que pasó?

-No lo sé, algunos idiotas empezaron a joder, ya sabes, lo que siempre pasa... -Esperaba que su hermana pudiera entender a lo que se refería, porque estaba harto de ese tema.

-¿Ellos otra vez? -No pudo evitar soltar una pequeña risa -Me hubiera gustado verlo con mis propios ojos... ¡Cuando estoy con Ike pasan cosas raras también!

-Te he dicho que no estés cerca de ellos ¿Porque no buscas algunas amigas? Así yo no tendría que haber venido.

Llegaron hasta la salida sin ningún otro inconveniente, justo en el estacionamiento tenían que esperar el autobús para poder regresar a casa. Ambos sintieron el viento frío, pero por suerte no estaba nevando, pero el clima no era nada fuera de lo común, solo hacía un poco de frío.

Mientras caminaban por el estacionamiento vieron algunos coches de policías llegando al lugar, pero Craig ya no estaba de humor para ese tema. Sentía preocupación de que su hermana terminara siendo amiga del hermano de Kyle, y tal vez era sobreprotector de su parte pero le preocupaba mucho que tarde o temprano su hermana saliera lastimada por esos idiotas o que la enviaran a algún lugar lejano como Peru, como odiaba recordar eso.

Tricia era muy parecida a el, a toda su familia, pero tampoco podía obligarla.

Esperaron en la parada, ninguno de los dos sabía que decir, pero eso tampoco era raro en ellos y  aunque estaba distraído en la pantalla de sus celulares.

Craig puso ver como Tricia veía algunas fotos que había tomado de Stripe, se sintió un poco culpable de haber descuidado tanto a Stripe las últimas semanas.

-!Tal vez esta embarazada! -Dijo la niña al notar a su hermano -Por eso se ha portado tan extraño.

-Esta esteriliza... tal vez sea solo que ha estado más sola -Craig buscaba alguna forma de evadir el tema-Tal vez no sea nada, ha estado mejor estos días.

-¡No sé sentirá sola cuando tenga a sus bebés! Y si dejaras de estar con Tweek un momento.

Craig puso los ojos en blanco, no tenía tiempo para pensar en esas cosas incluso si su coballa estaba embarazada. Había muchas más cosas en su mente como la escuela, vacaciones de invierno, Sus amigos y Tweek.

-¿Desde cuando te molesta tanto Tweek? -Solo quería que el maldito autobús llegara y llamar a su novio para saber como que habia pasado ese día en el ensayo, y si no hubiera sido por ella hubiera podido acompañarlo.

-No es eso, Craig, solo préstale más atención a Stripe -Sintio algo de vergüenza, no quería sonar así.

-Ya no importa, solo trata bien a Tweek, con todo lo que está pasando que tu lo empieces a tratar mal solo va a empeorar las cosas.

-Bueno, tal vez si no lo hubieras dejado seguir participando en la obra.

-No sabes nada, no puedo prohibirle que haga algo, le gusta actuar y solo tengo que confiar el. Falta poco para que termine todo esto.

Ambos pudieron ver el autobús que debían tomar para acercarse a South Park estaba llegando, y por suerte no tendrían que tener esa conversación más.
Ambos subieron para no perder tiempo, estaba casi vacío y pudieron escoger buenos asientos.

Ambos estaban callados, Tricia decidió no decir nada más, era mejor no tocar más el tema. Estaba feliz por su hermano, se veía más feliz de lo que se había visto antes y no podía quitarle eso, ni ella ni Pete

Mientras tanto Craig miraba por la ventana, Tweek le había enviado un mensaje lindo para decirle que pronto  terminaría de ensayar.
Una sonrisa chueca se formó en su rostro, e inmediatamente contestó su mensaje, sabía muy bien lo que Jimmy y Token y los demás chicos de su clase pensaban ahora de su relación, y aunque a sus amigos les gustaba verlos siendo felices, sabía que por un tiempo tendría que soportar algunas pendejadas que podían decir o escuchar, pero a pesar de todo eso no podía echar a perder su relación.

Y depues de todo lo que habían pasado estaba seguro una más de su relación, nada había sido tan malo hasta que Pete se metió en la relación y cuando todo el asunto de la obra terminara podría sentirse más tranquilo.
Amaba a su novio, y aunque hace unos días el haber visto las marcas en el cuello y clavícula de Tweek lo había puesto a dudar y sentía un poco de malestar cada vez que veía al rubio no se atrevía a preguntar si había algo que el no sabía, y a veces era mejor no saber.

De repente escuchó patrullas de policía cada vez más cerca de ellos, y cuando menos se lo esperaba el autobús freno abruptamente haciendo que Tricia cayera de su asiento y Craig pudo evitar el golpe de su cabeza con el asiento delantero.
Ninguno se movió ya que estaba confundidos y un poco asustados, escuchando a alguien subir.

-¡Es el, con el sombrero azul!Craig fue quien planeo el boicot a los restaurantes de pizza -Grito Stan junto a un policía que lo tenía esposado - ¡Siempre a sido un maltido conspiranoico, nos convenció de hacerlo!

-¿Qué? -Fue lo único que pudo responder cuando el policía lo apunto con su arma y lo obligó a bajar.

//////

Tweek estaba nervioso antes de ir a ensayar, y no había nada de nuevo en eso, aunque tal vez la palabra era poco para describir como se sentía hace una ahoras, mientras hacía como que buscaba un abrigo para cubrirse, o intentaba repasar sus diálogos ¿De verdad el era capaz de continuar con la obra? ¿Y de verdad valía la pena?

Trato de entretenerse con su celular pero no podía, intento continuar cos su tarea o ordenar un poco sus cosas. Faltaba poco para que Token llegara por el y sabía que no podía seguir evitando pensar en todo aquello que causaba su ansiedad. Su cuarto estaba más desordenado que hace unas horas y no pudo hacer más que sentarse en la orilla de su cama a llorar.

Las lágrimas caían por su mejilla, y no se preocupó de hacer ruido porque sus padres no estaban en casa. Se abrazó a si mismo y se esforzó en no hacerse heridas con las uñas en los brazos por la desesperación que sentía.
Había estado acumulado su sentimientos de culpa y tenía que salir alguna vez pero pensó podía contenerse por más tiempo.

Camino a su baño y encendió la luz, el espejo arriba del lavabo era de buen tamaño aunque estaba un poco roto en una esquina, resultado de algún ataque de ansiedad.
Vio su reflejo, y lloró más al darse cuenta de su rostro, el enrojecimiento de sus ojos, nariz y mejillas. Solo podía pensar que se veía patético, y quería dejar de llorar pero no podía controlarse.
Su celular comenzó a vibrar en su cama, pero no se dio cuenta porque estaba demasiado ocupado sintiendo pena por si mismo.

Mientras tanto Token ya llevaba un rato esperando en su auto y no había señal de Tweek. No creía que se hubiera ido por su cuenta, no lo haría sin avisarle. Podía esperarlo pero seguro que Wendy se molestaría con ellos por llegar tarde, no tenía otra opción que entrar a buscarlo.

Camino hasta la puerta y empezó a tocar, para su conveniencia esta se encontraba abierta y no le sorprendía, a veces los padres de Tweek eran distraídos pero le preocupaba más el hecho de que Tweek no se asegurara que todas las puertas de su casa estén cerradas.

Había algo anormal en todo eso, y no perdió tiempo en subir las escaleras y entrar con cautela al cuarto. No quería interrumpir algún momento privado o algo así. Quiso decir algo hasta que escuchó sollozos.

-Tweek... ¿Estas bien?

El mencionado se paralizó frente a su espejo, se había distraído tanto que no se dio cuenta que ya se había hecho tarde. Token llegó hasta el marco de la puerta del baño, y Tweek tembló al verse descubierto.

-¡Token! Lo siento... no me di cuenta -intento secarse las lágrimas y limpiarse la cara con una pequeña toalla, fingiendo que ya había terminado- Perdón.

-¿Que te pasa amigo? -Token se acercó a él, se veía realmente mal -¿Peleaste con Craig otra vez?

-No, para nada, es solo que... estaba un poco nervioso porque no podía aprender algunos diálogos -Río nerviosamente mientras pasaba de largo a su amigo y tomaba sus cosas.

Miro con preocupación a Tweek, sabia que podía simplemente ignorar todo eso y dejarlo como estaba, Tweek era un buen actor y sabía que en ese momento estaba aparentando estar tranquilo.

-¿Eso es todo, realmente? Si es algo con Craig sabes que puedo hablar con él

-No, todo con Craig está bien. De verdad era solo eso -Intentaba darle la espalda y evadir el tema que lo tenía tan sensible, esperaba poder mantener la calma cuando este frente a Pete -Dios, ya es tarde ¡Tenemos que irnos, Wendy se va a enojar con nosotros! Y no puedo soportar esa mierda ahora.

Vio atentamente cómo se colocaba el abrigo, y notó sus entrecortadas palabras.
Se quedo callado mientras se sentaba en la cama, en todo ese tiempo El rubio parecía estar listo para irse y sin embargo seguía dándole la espalda. Jugó con sus dedos e intentó distraerse viendo la habitación, no sabía cómo hablar con él. Craig se había vuelto muy bueno para lidiar con los problemas de su novio, y su novia era una chica muy razonable y cuando tenían problemas sabia que lo mejor era la comunicación.
Justamente esa era la carencia de Craig, su dificultad con la comunicación con su pareja, su familia y todos los que lo rodeaban.

Ya había hablado de eso antes con él, sabía bien que solo con hablar sobre como se sentía pudo haberse evitado muchos problemas. Y sabía que él lo intentaba, pero aún le costaba mucho.
Y si lo que hacía sufrir a Tweek tenia que ver con la obra tenía una idea de que podía ser.

-Es por Pete ¿No? Tweek.

Tembló al escuchar la voz de Token, que antes había sido suave y tal vez queriendo consolarlo y ahora era firme y profunda. Giro un poco su cabeza para verlo pero no por mucho tiempo, cuando sintió las lágrimas llenaban sus ojos y no se sintió capaz de no seguir llorando.

-Mírame y dime si es que sigue con el, porque si es así te juro que...

-¡Claro que no! Nhg, y no te preocupes por eso, ya le dejé en claro que no estoy interesado en él.

-¿Entonces que es lo que pasa? Se que tiene que ver con todo esto.

El rubio no pudo más con todo eso, se derrumbó en cuanto Token lo presiono un poco. Las lágrimas salían sin control y de nuevo era una cosa temblorosa e inestable.
No tuvo más remedio que ir junto a él y darle unas palmaditas en la espalda y lo fui para que se sentaran en la cama.

Y este era uno de los tantos momentos en que Token se daba cuenta como la relación de Craig estaba mal y que lo único que habían estado haciendo era estar pegados como maricas y evadir el tema de la infidelidad. Y aunque estaría mal petearle el culo a ambos por ser tan desinteresados por su propia relación sabia que tenía que ser la persona comprensiva y perfecta que por alguna razón las personas siempre esperaban que fuera, porque era negro y de alguna manera tenía que compensarlo.

-Craig es mi amigo pero tú también lo eres, y me interesa lo que sea que te pase Tweek, incluso si prefieres que él no lo sepa.

Tweek seguía siendo un mar de lágrimas, pero sonrió tímidamente cuando escuchó eso, le hacía sentir bien que todavía tenía a alguien, a demás de a Wendy que solo quería que saliera con Pete.
Se secó las lágrimas y río levemente.

-Token, debo decir que he estado mintiendo.

-¿Te estas acostando con ese gótico?

-¡No soy una puta! Claro que no.

- ¿Entonces qué es lo que está pasando? Necesito que seas sincero, amigo.

Tweek respiró profundamente, contar todo lo que pasó no era fácil, especialmente a quien le había dicho a Craig lo de aquel beso sin haberle importado donde estaban.

-Tienes que prometerme que no le dirás nada a Craig, por favor, no quiero que me odie.

Token lo miró por unos segundos, pero aunque quería ayudarlo no sabía lo que había pasado, pero tenía que confiar en él, incluso si Tweek había hecho algo malo. Asintió con la cabeza y puso una cara seria, y procuro mantenerla para no hacer sentir incómodo o juzgado a Tweek.

-Cuando le dijiste a Craig sobre sobre lo del beso discutimos en el estacionamiento, el se fue y yo no sabía que hacer hasta que Wendy le pidió a Pete que pasara a recogerme -Tweek empezó a jugar con los botones de su abrigo, no podía mirar a su amigo a la cara en ese momento.

-¿Wendy?

-Ngh, se que es raro, no se como pudo pensar en el. Pero acepte porque no quería que mis padres me vieran hecho mierda y empezaran a hacerme preguntas. Entonces fuimos a su casa y pasé la noche ahí ¡Pero juro que no pasó nada, solo nos besamos y dormimos juntos!

-Por dios, Tweek -Token se levantó rápidamente de la cama, pensó en irse pero  intento relajarse para no hacer que Tweek se pusiera más triste, volvió a sentarse con un poco de distacia -¿Entonces realmente te gusta? Tweek, todos pensamos que tu no sabías nada sobre Pete ¿Lo sabías? ¿desde cuándo te gusta?

-¡No lo se! Yo no lo sabía hasta que Pete me lo dijo en su casa ¡Los vampiros me convencieron de besarlo cuando estábamos ensayando! -Un tic nervioso en su ojo volvió a empezar

-¿Qué? ¿Vampiros?

- ¡Y no me pude detener, pasamos todo el fin de semana juntos, salí con el pero no pasó nada además de besos!

Ahora ninguno de los dos se atrevía a mirarse a los ojos, Tweek ya no estaba llorando solo tenía la cara tan roja e incluso sonreía pensando en todo lo que habia pasado y no podía dejar que su amigo se diera cuenta. Mientras Token pensaba como no juzgar a su amigo, el se habia ofrecido para escucharlo, pero Craig era su mejor amigo y el estaba con Tweek sin saber nada acerca de lo que realmente había pasado ¡Incluso el había animado a los dos a reconciliarse! Y ahora era un idiota que había caído en la mentira.

-Creo que la madre de Stan nos vio mientras nos besamos en el auto de Pete.

-Jesus, Tweek... No sé que decirte, creo que Craig tiene derecho a saberlo ¿Al menos aún lo quieres?

-¡Claro que sí! Pero ahora estoy demasiado confundido -Tweek giro su cabeza para ver a Token, quien sintiendo la mirada del rubio sobre el también lo vio -Jamas me di cuenta de que podía haber alguien más que Craig, me siento tan seguro con el pero en cuanto note a Pete me siento como una mierda. Siempre asumí que si alguien en la relación era un maldito infiel no sería yo.

-Yo te entiendo, de verdad, pero necesitas ser sincero contigo mismo y con tu novio, si quieres conocer a otras personas esta bien, pero no hagas que Craig pierda su tiempo, estoy seguro de que el te ama.

No podía aguantar por mucho más tiempo, comenzó a llorar nuevamente, el sabia que era verdad que su novio lo amaba y el casi arruina una de las pocas relaciones significativas que había tenido en toda su vida.
Token se acercó a él y a pesar de que no solían ser tan cercanos lo abrazó para hacerlo sentir mejor, no podía imaginar el estrés que estaban sintiendo esos dos por la idea de que se acabara lo que habían construido en tantos años.

-Le dije a Pete que debíamos parar... y se que lo lastime, y tampoco quiero dejar de verlo.

-Tienes que pensar que es lo realmente quieres, Tweek, ninguno de los dos merece esto. Si, si ustedes termina va a ser doloroso no solo para ustedes sino también para todo el puto pueblo, pero ambos pueden conocer a otras personas y tal vez en algún momento ser amigos.

Sintió como los dedos de Tweek apretaron sus brazos y el envolvió más aquel pequeño cuerpo, sus manos subieron hasta el cabello rubio para empezar a acariciarlo. El cabello de Tweek siempre había sido tan rubio y desordenado, y contrastaba tanto con la cara aniñada y con los ojos azules, grandes y profundos.
Sabia que había cometido errores ahora más que nunca, pero al mismo tiempo era una persona tan linda y talentosa; Y no podía entender como el rubio nunca se había dado cuenta como otras personas no lo veían ya simplemente como el niño paranoico y raro que solía ser.

El llanto de Tweek era mucho más tranquilo, se sentía feliz de tener a alguien en ese momento. Su cabeza que antes había estado apoyada en Token lo miró atentamente, secándose las lágrimas y sintiéndose mejor.

Token vio a Tweek a los ojos, no sabía si seguir hablando, quiera decirle a Tweek que podía contar con el, y ser un apoyó para tomar cualquier decisión que el escogiera. La mano de Tweek bajo y se apoyó en la pierna de Token de forma suave.
Y cuando Token se dio cuenta de como sus labios se acercaba a los contrarios no se lo negó.
Se quedaron inmersos en aquel beso, y Tweek se sentía tan tranquilo y suave entre sus brazos, y aunque los besos eran castos y lentos en cuanto sintió a el pequeño rubio empujándolo para estar sobre el Token recobró el sentido.

Alejo rápidamente a Tweek y se levantó de la cama, al mismo tiempo que la realidad golpeó a el contrario y sus mejillas estaban tan rojas que las palabras no le salían. Se levantó igualmente y tomó su mochila.

-Token, lo siento tanto ¡No se lo que me pasó, lo arruine todo!

-No importa Tweek, también fue mi culpa... solo no hablemos sobre esto y ninguno de los dos puede decirle nada a Nichole ni a Craig. Ahora vamos, porque si hacemos esperar más a los demás Wendy nos va a joder- Se paró en el marco de la puerta para conservar su distancia, y en su expresión se podía notar lo avergonzado que estaba- Y Tweek, te apoyo en ser gay y todo eso, pero no soy un marica, solo tuvimos un desliz.

-No le diré a nadie, no te preocupe por eso...

-Te veo en el auto -Salio de la habitación y pudo escucharlo cerrar la puerta.

Tomo unos segundos para tranquilizarse y saber que es lo que acababa de pasar y como había otra cosa que ocultar ahora, justo cuando penso que Token seria la persona indicada para ser un apoyó en un momento difícil. En ese momento extrañó cuando los gnomos y su relación con su falta de ropa interior eran su mayor preocupación.
Reviso un poco los mensajes en su celular para decirle a Craig donde estaría y dejar que Token tuviera un momento de reflexión solo en su auto.

/////

Wendy había gritado tanto esa tarde, no solo su actor principal había llegado tarde, había un ambiente incómodo, los niños de la primaria que habían estado estado ahí antes que ellos habían dejado el lugar sucio y con un olor extraño y sobretodo había tenido que soportar a un grupo de chicos que por alguna razón seguían siendo fans de Twitlight,  amigos de Mike, por supuesto.

 

A pesar de eso el ensayo había resultado muy bien, Tweek había mostrado como siempre lo talentoso que era para la actuación. Se veía tan seguro de sí mismo, parecía tan cómodo siendo él y sabia que ella no era la única en notarlo, ya que los demás "espectadores" habían venido solo para ver cómo el rubio actuaba.

Estaban justo en la parte donde la pareja viajaba para casarse y tener su noche de bodas.
Cuando el sujeto se daba cuenta de que su esposa no era quien el pensaba que era.

La escenografías lista, así que estaba sobre el escenario y por suerte podrían tener los vestuarios en unos días. Se presentan y con suerte todo saldría bien, si Pete o Tweek decidían dejar todo el tema de lado claro que le molestaba pero si ninguno quiera seguir con su relación ella no iba rogar.
Podía ver a Tweek acostado en la "cama" y a Pete arreglado cosas en lo que simulaba ser una habitación y como el rubio sostenía una pequeña caja donde se suponía que tenían que ir los anteojos para poder hacer la escena.

Debía admitir que por todo lo que había pasado fue un buen día para actuar la última parte del cuento, toda  la tensión del momento, la edición en el rostro de Tweek y el evidente resentimiento de parte del gótico, siendo ese el momento en el que el hombre del relato básicamente descubría como se había casado con su tatarabuela, pero ella lo había engañado con un falso casamiento para hacerlo su heredero y hacerlo esposo de otra mujer.

Era complicado, lo sabía, en primer lugar no podía entender porque habían sido que Pete escogió justamente ese cuento para actuar junto a él chico del que estaba tan enamorado.

Mientras el gótico sobre el escenario apuntaba a el otro con el dedo mientras lo insultaba por haberlo engañado, mientras los "vampiros" espectadores hablaban entre ellos sobre lo que estaba pasando y totalmente perdidos en la obra.

Como era algo tarde no podían estar ahí por tanto tiempo, ya que si algo llegara a pasar toda la culpa caería en Wendy por ser la directora y quien había pedido el permiso para poder estar en la escuela.
Wendy salió rápidamente con Lisa para llevarla a su casa, ese día estaba harta ya que además de todo tenía que ir a la casa de Stan que le había mandado un mensaje "urgente", ni siquiera se dio cuenta de como Token estaba cobrando valor para ir a hablar con ella.

Estaba sentado atrás del escenario mientras esperaba a Tweek para poder hablar con el, a lo lejos veía a Pete y a Mike mientras eran rodeados de chicas y chicos que parecían tener toda su atención en el gótico, que solo les respondía de manera cortante y por alguna razón no solo se iba y los dejaba hablando solos, como había hecho en otras ocaciones.
Se sienta totalmente ajeno a todo lo que estaba pasando, lo único que quería era irse y tener a alguien a quien poder contarle todo lo que había pasado; En momentos como ese le gustaría que Jimmy estuviera ahí haciendo más ligero el ambiente con algún chiste, o a Clyde sufriendo y llorando más que el para el poder concentrase en calmar al castaño.

Vio a Tweek caminar hasta el de manera tímida, tan diferente a toda la imagen que daba hace unos momentos dentro de su papel. Pero ya no podía fingir que era esa persona abnegada que sus amigos esperaban, en ese momento se sentía muy mal y el también necesitaba tiempo para pensar en lo que había pasado, pero sobretodo un tiempo lejos de los problemas de Craig y Tweek.

-Creo que ya me tengo que ir -Token se apresuro a levantarse para ir frente al rubio - Espero que entiendas que no puedes venir conmigo, lo siento.

-Esta bien, se que la cage, Token -Su cara mostraba un total arrepentimiento, pero no podía bajar la guardia.

-Escucha, puedes encontrar a cualquier otra persona que te lleve a casa, seguro alguno de los amigos de Mike, después de todo parece que solo vinieron a verte a ti.

Rieron un poco por aquello, sintiéndose cómodos por un momento cómodos entre ellos y sin embargo nada podía quitar esos sentimientos de culpabilidad.

-Si, no te preocupes. Puedo arreglarlo yo solo.

-Genial, solo trata de pensar en lo que hablamos. Pero no se lo cuentes a nadie, no quiero lastimar a Nichole. Adiós.

No le dio tiempo a Tweek de despedirse cuando Token ya se daba la vuelta y se despedía con un movimiento de mano. Y el hecho de que ambos estuvieran desacuerdo con no decir nada lo tranquilizó.
Se sintió perdido por algunos segundos, vio a él grupo que estaba sentando hablando y se sintió tan pequeño y patético de haberle dicho que podía encontrar a alguien que al menos lo acercara a casa, tal vez incluso tendría que caminar en plena noche y eso no era nada bueno para su ansiedad.
No tenía la confianza para ir con Mike y preguntarle o a cualquiera de sus amigos. Sobretodo con Pete, había jodido todo con él, ahora no podía ir a pedir su ayuda si antes había sido un idiota.

Resignado tomo sus cosas y se puso su abrigo, mientras leía y contestaba mensajes de su novio solo para hacer tiempo. Y camino hasta la salida y por los pasillos. Tan solo se sentía asustado de caminar en la escuela vacía y con esa luz tenue, se tranquilizó un poco por escuchar voces y risas junto con pasos de varias personas.
Abrió la puerta trasera de la escuela para poder salir al estacionamiento, sintiendo el viento frío recorrerlo nuevamente con la mente en blanco y decidiendo que era lo que iba a hacer, mientras una mano huesuda se posaba en su hombro.

Giro su cabeza un poco asustado y temblando porque había sido algo muy repentino. Pero lo único que se encontró fue a una chica de cabello corto plateado sonriendo mostrando sus colmillos falsos de manera alegre.
Conocida a la chica ya que compartirán pocas clases juntos, Los profesores se referían a ella como Katie pero sabía que desde hace mucho tiempo ninguno de los chicos vampiro usaba su nombre real. (2)

-¡Estuviste genial! No puedo esperar para ver la obra, realmente te has metido en tu papel -Dijo ella acercándose mucho y sin quitar su mano de Tweek, haciendo que el pudiera sentir las frías manos incluso sobre la ropa.

Estuvo a punto de contestar hasta que llegaron todos los demás, no eran tantos, tal vez unos 7 chicos y chicas con ropa oscura y extravagante. Rápidamente se vio rodeado por todos, que comenzaban a hablarle al mismo tiempo en el mismo tono que la primer chica.

- ¿Ya habías actuado antes? ¿Clases de actuación o algo así? -Pregunto una chica alta con cabello corto y con una gana de cabello rojo y negro.

-Si, estoy seguro que lo vi en otra obra antes -Dijo un chico bajito de ropa azul.

-Me hubiera gustado estar ahí, pero ahora estás genial en esta.

Los chicos se quedaron hablando sobre el entre ellos, Tweek casi no respondía a excepción de contestar "si y no", pero no hacía falta porque ellos se contestaban. Estaba un poco confundido y no acostumbrado a esa nueva atención que le estaban brindando, la última vez que había pasado había sido por todo el tema del yaoi, y se sentía bien ser reconocido por algo que realmente le interesaba.

-¡Eres tan lindo! Me encantaría tenerte en algo escrito por mi -La chica de cabello plateado mientras se acercaba a él tocando su rostro, lo que lo puso un poco nervioso.

-Claro, me gustaría seguir actuando con otras personas -Respondio tratando de actuar lo más tranquilo posible. 

-Estoy escribiendo un guión y me gustaría que lo leyeras, sería bueno trabajar contigo -Se notaba emocionada antes todo eso, y los demás la aletaron a seguir hablando sobre su proyecto, Tweek solo guardo silencio e intento prestar atención.

Un poco alejado de ellos se encontraban Pete y Mike, el gótico estaba fumando mientras veía a la nada manteniéndose ocupado solo en sus pensamientos, mientras que el "vampiro" se mantenía alejado para no tener que respirar el humo con su atención en sus amigos y como básicamente iban a lamerle el culo a Tweek.

Tenía que admitir que sentía un poco de celos por el rubio, cuando eran más jóvenes había sido el chico más popular por iniciar toda la estética y "filosofía" vampírica en la primaria de South Park y había seguido así por unos años y tampoco podía forzar a los demás a alejarse de otras personas que pudieran ser más interesantes. Pero tampoco podía evitar tener esos pensamientos y encima tene una mala imagen de Tweek por ser el chico que engañaba a su novio con el chico que tenía al lado, no era para sorprenderse que a pesar se su edad era uno de esos adolescentes de buena conducta al igual que los demás vampiros, entonces no podía evitar pensar en el rubio como una mala influencia para los demás chicos: Claramente no les daba una mala imagen, Tweek se estaba volviendo lo suficiente popular como para pasar el rato con ellos (3).

Pasaron unos minutos en los que ninguno de los dos se dirigía la palabra, no estaban de humor para lidiar con el otro. El tiempo pasaba lento mientras Mike esperaba, pero Pete no tenía ninguna razón para seguir ahí pero estaba parado como idiota sin saber que era lo que esperaba o algún plan para volver a estar cerca.
Cuando ya parecían haber terminado vio como todos se despedían de Tweek quien solo se había quedado estático y sin haber procesado todo lo que había pasado en aquel día.

Los vio partir en el auto de Mike con alguna canción sonando probablemente del soundtrack de Twitligh o algún artista del estilo.

Tweek pudo ver como Pete se acercaba al, muchas ideas pudieron haber pasado por su mente pero no pudo pensar en nada a parte de sonrojarse y sentir como su ansiedad estaba regresando después de unos segundos de tranquilidad.
Para suerte de ambos se sentían de la misma manera.

-Ho..la -Tweek se atrevió a dar el segundo paso caminando igualmente hacia el, cosa que puso al gótico más nerviso de lo que ya estaba.

-Hola... ¿No venías con Token? -Decidio ir directamente al punto, evitando mirarlo a los ojos para poder mantener su pose de malhumor y desinteresado.

-Ah, Token tenía algunas cosas que hacer, E-entonces no podía llevarme a casa -Sonaba como una buena excusa, no sabía tantos detalles y tampoco sonaba como algo de lo cual tuviera que dar más explicaciones.

-Como sea ¿Quieres que te lleve?

Sabia que no podía haber sonado más patético, por parecer tan desesperado para poder estar al menos unos minutos a solas con el rubio.
Intento al menos intimidar fumando cerca de Tweek.
Pero el rubio no captaba eso ni un poco ¿Desde cuándo le atraía tanto esa actitud forzada para verse como un idiota? Era verdad que Craig podía serlo también, pero Pete lo era multiplicado por 100.

-S-si, esta bi-ien. Iba a pedírselo a alguno de esos chicos pero parece que el auto estaba lleno.

-Como quieras, vamos a mi auto.

Empezaron a caminar hasta el auto que no estaba muy lejos, e inconsistente ambos intentaban ir de lado intentando controlar su anterior "juego" de tomarse de las manos o acariciar los dedos del contrario como hacían antes de que los verdaderos problemas comenzaran.

Tweek no hablaba, el frío ya no era algo que le importara e incluso estando cerca del gótico la culpa por todo lo sucedido con Token parecía desaparecer siendo remplazada por la emoción del momento y su inevitable enamoramiento que en esos momentos no se preocupaba en negar.

Era una contradicción actuar de esa manera después de lo que había pasado la última vez que se vieron, en otro momento tal vez intentaría convencerse de que todo eso solo lo hacía por querer llevar las cosas en paz, y no causar más problemas.
Pero mientras más veía y estaba cerca de él más se pasaba por el culo todo aquello.
La ropa negra y grande en el cielo alto y delgado jam6ss había llamado su atención de esa manera. Su cara aún con acné y el maquillaje negro que resaltaba los ojos profundos, y toda la expresión de su cara que se esforzaba en mantenerse seria. Incluso aquel olor tan característico de un fumador compulsivo le atraía.

Subió al asiento delantero con su mochila entre las piernas, abrazándose a sí mismo junto con el bolso, mirando a la ventana para detenerse de decir algo estupido que empeorará el trayecto a casa.
Las ventanas estaban cerradas y por lo tanto Pete había apagado su cigarrillo antes de subir al auto, pero el olor no se iba y eso solo lo hacía sentirse despertado para poder impregnarse de este, fuera como fuera.

La concentración Pete estaba centrada en el camino. Todos sus pensamientos iban directamente a su baja autoestima, se sentía tan patético por estar otra vez en esa situación, cuando unos días atrás había rechazado la ayuda de Wendy y depues de eso estando en la habitación de Henrrieta se había desahogado con sus amigos sobre todo lo que había pasado con Tweek, prometiendo que no iba a volver a intentar estar juntos, sin embargo se negó a renunciar a su papel en la obra.

Intentaba no mirar a Tweek fallando en muchas ocaciones, podía darse esa libertad ya que estaba distraído. Era estupido e incluso peligroso, ya había visto su rostro cuando había llegado a la escuela; Con la nariz y los ojos rojos haciendo notorio que habia estado llorando, no se atrevía preguntar porque, peor aún así se veía hermoso.
Teniendo a los chicos vampiros viéndolo como pedejos por horas lo había puesto celoso, siempre habia pensado que el era una de las pocas personas que podía ver todas las cualidades de Tweek, ahora además de quedarse pensando en que estaría haciendo el rubio con su novio también iba a sentirse mal por ver a Tweek simplemente conviviendo con otra persona.

Estaban cada vez más cerca de el vecindario donde estaba la casa del rubio, quien estaba viendo la pantalla de su celular con una expresión confundida ya que Craig habla dejado de contestar sus mensajes hace ya un tiempo, estaba seguro que solo había acompañado a Tricia a el mall  para no tener que ir a verlo, en el fondo le molestaba un poco pero Tweek también tenía que comprenderlo.

En pocos minutos Pete estacionó su auto frente a la casa, ambos llenos de remordimiento y sin saber si solo se iban o si era mejor decir algo para no sentirse peor.

-Gracias por traerme -Dijo Tweek sin importar si era lo correcto -Pete... y-yo aún me siento mal por todo lo que pasó, de verdad no buscaba lastimarte.

El silencio se hizo presente nuevamente Tweek no estaba seguro si salir del auto y dejarlo solo, y aquel comentario solo hizo sentir peor a Pete y por consecuencia lo puso de mal humor.

-Tweek, ya dejaste claro que no estás buscando nada conmigo -Le responio en un tono firme pero que dejaba entre ver lo dolido que se sentía -Prefieres a Craig, esta bien, E-eran muchos problemas para los dos.

Ahora Tweek se detenía de bajar y Pete de pedirle que se fuera, ambos sabían que estaba ansiosos de verse nuevamente, a pesar de que Tweek se negó a estar con el y Pete sabía que era probable que Tweek solo estuviera haciéndole perder el tiempo.
Las luces en la casa estaban encendidas pero ninguno de los dos prestaba atención en si era que el señor y la señora Tweak estaban en casa o seguían en el trabajo.

-¡Estoy tan confundido, Pete, eso es lo que me está pasando -Pego su espalda al asiento sin importarle tirar su bolso -Todo paso tan rápido, no se que hacer.

En es momento ambos se veían a los ojos, Pete estaba enojado y Tweek triste, esto no mejoraba la situación.

-Si amaras tanto a tu novio no tendrías que estar aquí conmigo, se nota que está confundido -Respondió en un tono sarcástico el cual el contrario notó al instante - ¿De verdad no te importa todo lo que pasó? ¿Te importa una mierda todo lo que hicimos?

-¡No, p-para nada, ne importa mucho! De verdad no puedo dejar de pensar en todo, ya ni siquiera estoy seguro de Craig... -Tomo su mochila abriendo la puerta del auto para salir, sintiéndose humillado - Gracias por todo.

Pete salió igualmente y mucho más rápido que Tweek, quien al ver esto no supo que pensar ¿Lo iba a golpear o algo así? Tenia un poco de miedo, peor aún así ambos querían saber que más tenía que decir el otro.
Tweek no entró a su casa, camino hasta el gótico quien seguía cerca de su auto.

-Solo dejalo, Tweek ¡Craig se puede ir al infierno! No tienes porque seguir con él-Ahora su voz sonaba triste.

Tweek no sabia que decirle, todo está pasando de nuevo y no queira caer en un círculo vicioso. Quería huir pero sabía que ya no podía.

-Lo sé, pero estoy seguro de que lo sigo queriendo tanto, necesito tiempo para procesar toda esta basura ¡mucha presión!

Pete vio como Tweek se ponía las manos en el cabello para comenzar arrancar un poco de cabello, pero rápidamente pudo sentir como sus brazos bajaban y sintió como era rodeado por los brazos del contrario en un abrazo necesitado y triste.
Tweek pudo notar como el gótico temblaba y lo fuerte que lo sujetaba, como para evitar que se fuera.

Correspondió a al abrazó unos segundos después, de forma tímida y sin decirse nada. Tal vez, en ese momento ninguno de los dos quieran lidiar otra vez con todo lo que estaba en su contra, con si querían seguir con eso y de que manera.
El mentón de Pete se apoyaba en la cabeza de Tweek mientras el rubio se resguardaba entre su cuello y pecho. Ambos estaban en un mal estado y uno de ellos tendría que tomar una decisión importante en poco tiempo, pero no quería pensar en eso.

//////

En la ventana que daba a la entrada de la casa se encontraba Richard Tweak en medio de un ataque nerviso, no podía creer lo que sus ojos estaban viendo.

Su hijo siendo abrazado por su amigo ¡Al cual amablemente había saludado hace un tiempo! Lo había reconocido fácilmente y había caído en que solo había ido a dejar a su hijo.

El sabia bien que ese no era el tipo de abrazo que Tweek le daba a sus amigos, el jamás había sido un niño cariñoso a no ser que fuera con su novio.

La taza de café que tenía en la mano había caído de forma dramática al suelo junto con el mientras jalaba su cabello casi rasgando su ropa. La escena era ridícula, pero Richard tenía que vivir su momento de traición.

Las lágrimas comenzaron a salir de forma violenta. No podía creer que su hijo se prestara para algo así, ni como había jugado con los sentimientos de Craig, y sobre todo si las personas se enteraban ya no tendría a la pareja favorita del pueblo para promocionar su cafetería.

Sabia que si alguien se enteraba la reputación de su hijo estaba muerta, y por lo tanto su negocio también se vería afectado. Nadie quieria a los infieles, y ni el ni su esposa le habían dado ese ejemplo a Tweek.

No podía procesar todo lo que estaba pasando, así que procuro desmayarse de la forma más dramática posible, con su cuerpo en medio de la sala de estar junto con lo que quedaba de aquella taza