Actions

Work Header

Growing Up

Chapter Text

3 días

En la sala de espera ambos esperaban a la enfermera, Jinghua cansado de tanto papeleo se movía inquieto de un lado a otro.

-¿Puedes estar quieto por unos momentos? – Pregunto Xi algo desesperado- Dijeron que pronto nos dejarían pasar.

De inmediato entro una enfermera joven que en todos los días había tenido una sonrisa amable para Xi. Quizás demasiado amable

-¡Oh! Su niña ya se encuentra lista – Dijo con una enorme sonrisa mientras les llevaba al área de cuneros.

Al ir caminando por el pasillo Jinghua se encontraba aún más nervioso pero cuando finalmente llegaron logró calmarse.

-Debe estar ansiosa por irse a casa. –dijo la enfermera

De inmediato dirigió la mirada hacia su hija. Era hermosa. Con sus cabellos del mismo color que Xi pero tenía su mismo color ojos, eso lo hizo reír un poco ¡La familia Duanmu debió estar tan molesta por eso! Eso sería un recordatorio de que la niña también pertenecía a la familia Yang.

-¿De que te ríes? –Pregunto su pareja que de inmediato cargo a la pequeña bebé con una pequeña sonrisa, mientras la enfermera se sonrojo por la imagen que tenía delante de ella. Ambos con su belleza parecerían estar listos para una sesión de fotos en una revista.

-¡De nada! ¡Sólo estoy feliz!

Sentía unas pequeñas lágrimas amenazando con salir y aún emocionado se acercó a ella para dejar un suave beso en su frente.

-¡Hola! ~ -Saludo a la niña que le veía con sus ojos abiertos, calmada en los brazos de Xi – Es tan pequeñita, y tan parecida a ti... ¡Que suerte tuvo!

- Tiene tus mismos ojos –Comentó el joven sacerdote dirigiendo su mirada a la niña y luego a él.

Jinghua sintió un rápido beso en su mejilla

- Busca la sábana en lo que la sostengo.

-¡Ah si! –De inmediato sacó una sábana de color rosa y con cuidado cubrió a la niña.

-Simming está esperando a fuera, será mejor que nos apuremos

- De acuerdo~ Ya quiero cargarla en cuanto estemos en casa

-Por favor se cuidadoso, recuerda como hemos practicado...

-Si, si lo se, cuidado con la cabeza...

Mientras caminaban por el pasillo del hospital sentía como varias miradas eran dirigidas hacia ellos, así que se mantuvo alerta por cualquier cosa que pudiera pasar hasta que finalmente llegaron al vehículo

-Los estaba esperando, joven maestro -Saludo el secretario con su tono amable de siempre para luego ver a la bebé - Me pasaron antes el papeleo, es una niña saludable.

-Si, con mi tipo de sangre –agrego Xi seriamente yendo al grano.

-¿Ya podemos ir pensando en los nombres? –Interrumpió para desviar la conversación, no quería que los primeros momentos de su hija lejos del hospital fueran viendo a Xi discutir.

-No vamos a ponerle como el de ese videojuego...

-Pero es ella tan genial, ¡Es un buen ejemplo para nuestra hija!

Al caer en cuenta que había dicho "nuestra" no pudo evitar sonreír tontamente.

Habían pasado por tanto.

Parecía ayer que había llegado la mansión Duanmu, se había enamorado de Xi y después de un tiempo en esconder su relación tuvo que salir a la luz, ya que esperaban un hijo.

Aún recordaba lo molesta que había estado la familia Duanmu con él, aunque lo peor fue lidiar con Qin Siyao que realmente parecía verlo con intenciones de matarlo, pero con el tiempo llegó a respetar las decisiones de Xi o eso les había dicho Ouyang, que siempre estaba con ella

Al menos ahora las cosas estaban un poco más calmadas y los tres podían estar juntos.

Cuando finalmente llegaron a la mansión, Xi no tardó mucho en acomodarla en su cuna, aún lado de la cama de ellos, no se atrevían a separarse de ella ni por un instante, no sabían que podía estar planeando los espíritus o peor aún, la familia Duanmu.

Su pareja reviso unos papeles en su escritorio antes de caer dormido y Jinghua con cuidado lo acomodo en la cama, del lado de la cuna.

Viendo como dormían tan tranquilos no pudo evitar prometerse que los cuidaría a ambos, pasara lo que pasará.

Chapter Text

Ella empezó a llorar fuertemente en medio de la noche, despertando a Jinghua, Xi por su parte, aunque dormía a un lado parecía tener el sueño más pesado, por lo que no fue despertado con facilidad.

-Ven vamos... -Con un largo bostezo Jinghua se levantó de la cama y tomo a la niña en brazos con todo y su sábana

Con su hija en brazos la sacó al patio mientras intentaba calmarla.

-Ya comiste hace una hora ¿Qué sucede? – Pregunto angustiado mientras se movía de un lado a otra intentando arrullarla, pero ella seguía.

¿Cómo podía salir tanto aire de unos pequeños pulmones?

-Shh...tranquila

Más que molesto, estaba realmente cansado, Xi había tenido una ceremonia así que había estado cuidando a la bebé todo el día, las sirvientas a veces ayudaban, pero también se encontraban ocupadas con todos los invitados

Además, quería demostrarle a Duanmu Xi que podía cuidarla el solo sin ayuda y a pesar de algunos accidentes, todo iba bien, hasta hace unos momentos.

Sólo unas horas más para poder decir a todos que había hecho un buen trabajo...pero esos gritos no paraban

-¡Por favor!

No pudo evitar alzar la voz al decir eso ultimo y ella lloró aún más

-Perdón, perdón hermosa -Se disculpó dejando pequeños besos en su frente, aunque eso no la calmaría- Ahh... dirá que soy un mal padre –murmuro en voz baja.

Estaba a punto de estallar en lágrimas, sintiéndose realmente inútil

- Jinghua.

Dirigió su mirada hacia la puerta, donde se encontraba Xi, despierto con el cabello todo revuelto y con sueño, aunque seguía siendo igual de hermoso.

-¡Duanmu Xi! –Dijo mientras que con el dorso de la mano se limpiaba una lagrima que había escurrido por su mejilla- Vuelve a dormir

Sin decir ninguna palabra Xi se acercó hacia la pequeña y la cargo, de inmediato ella comenzó a disminuir la intensidad de sus gritos.

-¡Oh! –Exclamo el mayor de los dos.

En voz baja Xi comenzó a cantarle una canción de cuna, su voz era hermosa. Jinghua lo había escuchado cantar en contadas ocasiones, y en todas quedaba sin saber que decir, ante lo bello que sonaba.

Poco a poco la bebé fue calmándose, acomodándose en los brazos de Xi, hasta que finalmente comenzó a bostezar y pronto se durmió.

-Duanmu Xi.. –Dijo en voz baja, estaba más calmado pero aún se sentía culpable- Yo...lo siento.

- No tienes porque pedir disculpas –Contesto tranquilamente- Entiendo que tuviste un día pesado.

- Igual debes estar cansado y yo lo hago todo mal –Miró hacia abajo sin poder evitarlo, huyendo de la mirada del otro, muy avergonzado

Sintió como su mejilla era acariciada con cariño

-Es nuestro primer hijo, no tienes por qué hacer todo perfecto –

-Aun así, intentaré hacer todo lo mejor que pueda

Lejos de estar enojado, Xi se encontraba un poco eternecido por la situación, durante todo el día lo había visto haciendo su mayor esfuerzo por cuidar a su hija y por no molestarlo, pero nadie era perfecto, así que entendía bien.

Sin poder evitarlo sonrió con cariño y eso de alguna manera logró calmar a Jinghua, por lo que de inmediato, permaneciendo en silencio fueron su cuarto, dejando a la niña dormir tranquilamente.

-¿Duanmu Xi? –Pregunto Jinghua después de unos momentos en que se acomodaron para dormir-

-¿Qué sucede? –Contesto medio dormido, esperando que fuera algo importante, aunque lo dudaba un poco, su pareja tenía varias ocurrencias

- Dijiste "nuestro primer hi-ijo" –La voz del otro sonaba algo nerviosa y tartamudeaba- e-en un futuro...

-Si, estaría bien tener más –Contesto adivinando los pensamientos del otro.

- Me gustaría tener un niño, para tener uno y uno.

-Primero, hay que concentrarnos en ella ¿de acuerdo?

-Si, si sólo quería estar seguro.

Aunque estaba oscuro Jinghua sonrió ampliamente, satisfecho de que al menos para Xi no estaba haciendo un mal trabajo.

Chapter Text

Todo había pasado muy rápido. En un momento estaba sentado con su hija al borde de la cama viendo el nuevo capítulo de fox spirit matchmaker y al otro momento un sonido fuerte seguido de un llanto momentos después.

 -¡Susu ! -Gritó el nombre de su hija mientras la levantaba del piso rápidamente, aunque ya era muy tarde

Ella lloraba mientras se aferraba a su ropa con el rostro volviéndose cada vez más rojo debido al llanto

 -Shh estás bien, papá está contigo –Susurro mientras la mecía en sus brazos y tarareaba la canción que Xi solía cantarle.

 Aunque aún seguía adolorida, ella bajo la intensidad de sus sollozos

 -Ten…-Le dio un pequeño pastelito que pensaba compartir con ella mientras veian esa serie

Con la niña comiendo alegremente, de inmediato  notó algo ¡Ella tenía una marca del golpe en la frente! Ese pensamiento  acudió a su mente acompañado de un escalofrío y de inmediato gritó

- ¡Xi va a matarme!

El  sacerdote se encontraba atendiendo unos asuntos con la familia Duanmu en otra parte de la mansión, sus servicios como guardaespaldas no eran requeridos por el momento (además debía ser algo muy secreto, porque sólo estaba la familia) así que  cuidaba a la niña como de costumbre y  ayudaba a Xi con un poco de trabajo la computadora.

Después de que ella cumpliera los tres meses Xi volvió a cumplir con sus obligaciones como jefe de la familia, dejando a Jinghua como el principal responsable de su hija  la mayor parte del tiempo.

Aunque le había costado acostumbrarse consideraba que  si hacia un buen trabajo, la mayor parte del día cuidando a la pequeña Susu, como guardaespaldas y ayudando a Xi en lo que pudiera…sólo había sido un  momento de distracción donde  decidió  tomarse sólo unos minutos para  ver un nuevo capítulo de su serie favorita con su hija que se negaba a dormir la siesta

Ella parecía no tener ningún moretón aparte del que abarcaba su frente pero no dejaba de estar preocupado ¿Le haría mucho daño la caída? No sabía mucho del tema, así que decidió ir por ayuda, esa persona sin duda no iba a negarse

*

- Shelong Zhangxuan –Llamó mientras tocaba la puerta de la biblioteca. Sosteniendo a la niña con un solo brazo- ¡Zhangxuan!

La puerta se abrió de inmediato, el chico de la familia Shenlong lo recibió con una sonrisa

-¡Yang Jinghua! ¿Qué ocurre? ~

 Dio un pequeño suspiro antes descubrir la frente de su hija que había tapado estratégicamente con un sombrero.

-Fue un accidente –Se justificó – Quisiera que la examinaras, tu sabes del tema

“Y de cualquier otra cosa” pensó para sus adentros

-Si, con justo ayudo a la joven señorita–Contesto mientras los hacia pasar y señalaba el escritorio donde había algunos libros de insectos medicinales que estaba leyendo.

-Sabes que puedes llamarla Susu –Dijo mientras la sentaba en el escritorio -

- Lo hago en automático, aún le digo así a  Siyun ~

Zhangxuan fue por un especie de botiquín que oportunamente tenía a la mano (Si que pasaba tiempo en la biblioteca) y comenzó a hacerle un rápido chequeo médico.

-Xuan –Murmuro Susu queriendo jugar con la llave que Zhangxuan siempre tenía en su pecho.

Jinghua observó la escena, su pequeña con el cabello blanco riéndose con el otro  y aunque sabía que no debía atormentarse con ese tipo de ideas, no pudo evitar pensar que en alguna línea del tiempo quizás Susu  hubiera sido hija del “jóven maestro” de la familia Shenlong

Cuando había llegado a trabajar como guardaespaldas en la casa Duanmu escuchaba algunos comentarios de los sirvientes sobre la persona que había desempeñado ese puesto antes que él, sabía lo habilidoso e inteligente que era, pero no estuvo preparado para escuchar cómo había influido en la vida de Xi.

“Estoy muy agradecido con él”  dijo Xi con una sonrisa  el día antes de que los presentaran, cuando decidió contarle todo  y ese pequeño gesto le hizo sentir  una punzada de celos,  en aquel tiempo todavía no empezaban una relación, pero soporto esa  incomoda sensación hasta que Xi comenzó a contarle todo, porque de alguna manera sabía que los dos se habían escogido para pasar toda la vida juntos…como amigos o amantes…no tenía idea del como, pero no quería apartarse de su lado

Para el punto de vista de Jinghua, ellos dos habían tenido una historia trágica.  Aunque Zhangxuan era guardia de Xi los dos habían sido compañero de clases y mejores amigos. Hasta que  un día el mayor  sufrió un accidente  que lo dejó en coma  y cuando despertó, con varias secuelas,  decidieron que mejor había que llevarlo  con su familia Shenlong. Sin embargo en cuanto se recuperó acudía a la casa para aconsejar a Xi, aunque  todos sabían que  no era su único propósito así que no hubo persona sorprendida cuando se casó con Siyuun.

-Sólo es el golpe –Dijo el otro  interrumpiendo sus pensamientos- No tiene nada.

-Pero aún así Xi va matarme –no pudo evitar decirle, a pesar de todo Zhangxuan siempre le daba ese tipo de confianza-

-No creo, sabes que él te ama –Respondió el miembro de la familia Shenlong tranquilamente- Nadie es perfecto, él es la persona más cercana a Dios  y a veces comete errores.

Antes de que Jinghua pudiera agradecerle fueron interrumpidos por una niña de cabellos castaños y un lunar debajo de su ojo. Si, igualita a su madre ¿Por qué los genes de los Duanmu serían tan fuertes? Susu era idéntica a Xi, lo único diferente era el color de sus ojos

-¡Papá! Mamá te busca –dijo la niña acercándose - ¿Qué le paso a Susu? –Dijo asustada viendo la frente de la bebé, así que Jinghua tuvo que explicarle brevemente

Aunque se parecieran a la otra generación Zhangxuan y Jinghua intentaban que las dos se llevaran bien, algún día ellas tendrían que liderar a la familia y quizás alguna llevaría la pesada carga de realizar las ceremonias, así que tenían que apoyarse la una en la otra, no dejarían que se repitieran los errores pasados.

*

-¡Yang Jinghua! –Dijo Xi alzando la voz, realmente molesto, al observar el golpe que tenía su hija en la frente

A veces Jinghua olvidaba lo aterrador que era su pareja cuando se enojaba, aunque sostuviera su preciosa hija en brazos, se veía amenazante

-¡Fue un accidente!  Zhangxuan dijo que ella estaba bien

-Lo sé, no le harías daño  -contestó su pareja dejándose sentándose  en la cama, con su hija en brazos que no parecía entender la situación- Pero ¡Debes de tener más cuidado! No te distraigas –Lo regañaba como si fuera un niño

Jinghua guardo silencio por unos momentos, hasta que finalmente hablo.

-Tú… ¿Estas bien conmigo? –Preguntó en voz baja-  ¿No hubieras querido a alguien más para pasar tu vida?  

Observó el anillo de matrimonio en la mano de Xi.

-¿Jinghua? - Xi parecía sorprendido por las preguntas.

-Quizás alguien como…

-Ya hemos hablado de esto –Le hizo una seña para que se acomodará en la cama cerca de él. – Ven aquí

-Si, pero…

- Eres la persona que elegí para compartir mi vida, eres mi pasado y estarás en mi futuro –Dijo su esposo mientras le acariciaba la mejilla- Aunque seas un distraído,  sé que no nos harías ningún daño, solo ten más cuidado.

Por unos momentos dirigió su mirada a los hermosos ojos de Xi, que había estado evitando y al observar la forma en que brillaban vio todo el amor que le tenía, aunque estuviera enojado Xi realmente lo amaba.

-Estaré más alerta, lo juró  - Extendió su mano a la de su pareja y la apretó fuertemente.

Aunque Xi estuvo un poco más mandón que lo normal por unos días,  su molestia de disipo cuando se acercaba una ceremonia, ambos lo sabían, cada ceremonia podía ser la última…

Chapter Text

Dos años (segunda parte)

Jinghua se acercó el rostro de Xi y le beso de manera lenta como si tuvieran todo el tiempo del mundo, aunque sabía que no era así, quizás podía ser su última noche juntos

"Cada ceremonia de purificación podía ser la última para los sacerdotes" le habían dicho cuando empezó a trabajar y quería saber por cuanto tiempo seria.

Pero aunque hubiera pasado tiempo de haber escuchado esa frase y Xi hubiera sobrevivido a varias ceremonias, esa angustia que sentía nunca se iría. Quizás era un buen precio a pagar al estar con alguien tan perfecto.

- Jinghua -Murmuró Xi con una pequeña sonrisa, debajo de él, algo cansado después de todo lo que habían hecho.

-Duanmu Xi... -Susurro con cariño mientras le daba un pequeño beso en el cuello y otro en los labios, antes de acomodarse a un lado.

 Se hizo silencio en la habitación mientras se tomaban de la mano fuertemente, No era solo que estuvieran cansados por la actividad anterior, sino que ninguno quería romper el momento.

-Mañana Susu se probara el traje que le hicieron para la ceremonia -Jinghua fue quien intento romper la quietud de la habitación, pero era evidente que rompería en llanto, su voz comenzaba a quebrarse

Sabía lo que tenía que hacer en caso de que Xi no soportara la ceremonia: Huir de inmediato con Susu y  esconderla lejos.

Si, ambos dejarían atrás todos esos lujos pero no valía la pena, no soportaría estar en esa casa sin Xi, inclusive sino fuera por su hija no soportaría vivir sin él

-Eres más fuerte de lo que  crees, podrás hacerlo sin mi…-Murmuro Xi acurrucándolo en su pecho, aceptaría su destino – Sé que lo de hace unos días fue sólo un accidente

Sin pensarlo mucho Jinghua dejo que algunas lágrimas escurrieran por sus mejillas, intentando calmarse al escuchar el corazón de Xi. Aún bombeaba, eso significaba que seguía con vida.

-Te lo he prometido –Murmuro- Seguire adelante.

En algún momento se quedó dormido en los brazos de su esposo, sintiendo lo cálido que era, por más ceremonias que hubiera presenciado el miedo de perderlo nunca lo abandonaría.

*

Al día siguiente,  cuando abrió los ojos,  Jinghua comenzó a hacer lo acostumbrado, despertó a Xi, aviso a las sirvientas y dejó que se fuera con ellas para comenzar los preparativos de la ceremonia que sería al otro día.

Por su parte,  fue a otro lado de la mansión para ayudar con los preparativos para  los invitados, todo mientras cuidaba a Susu, estando más alerta de lo normal por tanta gente que entraba y salía de la mansión. Aunque Zhangxuan estaba en la entrada de coordinando la seguridad no bajaría la guardia, ya que en una ocasión el mismo le había comentado que una vez secuestraron a Xi siendo adolescente.

El día antes de la ceremonia se iba realmente rápido, así que después de acostar a Susu, se dormía  de inmediato y no extrañaba dormir solo.

*

Antes de ir con Xi  para algunos detalles finales, observo la multitud buscando a alguien. "¡La encontré! " se dijo a si mismo, observándola unos momentos, se veia tranquila.

 Qin Shiyao…

A pesar de haber sido algo parecido a amigos en el pasado ella aun lo odiaba. A veces si se encontraban en el mismo juego online le ayudaba, pero era ignorado completamente. Y no la culpaba, tenía un motivo muy justo,  él fue quien  deshizo el compromiso que ella tenía con Xi al enamorarlo.

Según se habia enterado por algunas platicas con la servidumbre,  por lo sucedido ella era la vergüenza de su familia,  lo que complicaba el hecho de que  encontrará marido. Sin embargo, hubo alguien que si la acepto, Ouyang Yang, que no ocultaba sus sentimientos por ella y le propuso matrimonio, aunque Shiyao acepto apenas hace unos meses, después de años.

 Obviamente no fue invitado a la boda, pero eso no impidió su curiosidad y busco algunas fotos en internet, ella se veía feliz, realmente feliz...

-El amo lo busca -Le llamó una de las sirvientas sacándolo de sus pensamientos.

 Acompañado de Susu caminó hacia el cuarto donde Xi se encontraba y cuando abrió la puerta, como de costumbre, sintió que se le iba el aliento ante la imagen que presenciaba

"Hermoso" murmuro sintiendo sus mejillas arder. Hermosamente divino no había otra manera de describirlo. Susu solo corrió a los brazos de Xi, quien le cargo por unos momentos besando su frente para luego entregarla a Jinghua

-Recuerda todo lo que hemos hablado -Dijo Xi tranquilo pero con cierto toque de solemnidad

-S-Si -Contesto torpemente

 Casi en un mutuo acuerdo los dos se acercaron para darse un beso casto en los labios, las palabras sobraban, Jinghua sabia cuanto los amaba.

 -La ceremonia debe comenzar. –Dijo su esposo

El joven sacerdote comenzó caminar hacia el altar y  Jinghua luchó con el impulso de siempre de decirle que  fugaran lejos de todo.

*

Sabía que Xi sacrificaba parte de su vida durante esa ceremonia, pero al contemplarlo durante la purificación entendía lo importante que era su tarea como sacerdote, así que sólo debía de sentarse y esperar, aunque debía estar atento a cualquier movimiento extraño que pudiera hacer su esposo o alguien cercano, ya que en parte ese era su trabajo como guardaespaldas.

-¡Papá!... –Susu tiraba de su manga y apuntaba hacía Xi, realmente emocionada, sin  comprender la gravedad del asunto al estar en su mundo infantil

--Se ve genial desde aquí…-Dijo Jinghua mientras la abrazaba fuertemente.- Pero no podemos ir con Xi, lo mejor es quedarnos aquí ¿De acuerdo? ~

Ella asintió mientras seguía viendo la ceremonia con sus ojitos llenos de curiosidad, incluso imitó un  poco los movimientos que su otro padre hacía en el altar

Un escalofrío le recorrió, era de esperarse que en algún momento ella fuera candidata a esa labor cuando Xi  ya no pudiera ejercerlo, pero haría todo lo posible por salvarla de ese destino.

La ceremonia duro lo normal y en cuanto su esposo termino acomodó a Susu sobre sus hombros  y fueron por él.

-Estoy bien –Dijo el sacerdote con una mirada pálida, estaba realmente cansado, aunque se negó a aceptar su  ayuda.

-¡Eres un necio! No puedes caminar así.

-Apártate, nos verán discutir

-Zhangxuan –Llamó Jinghua al otro guardaespaldas que se encontraba a un lado, de igual manera había dejado su puesto cuando la ceremonia estaba por terminar- Cuida por unos momentos a Susu.

-Si, yo la cuido –El miembro de la familia Shenlong tomó a la pequeña niña en sus brazos, era el único al que le confiarían tal tarea, pero aun así parecía sorprendido por el pedido en un momento así

-¿Jinghua? –Pregunto Xi

El aludido sonrió  y sin pensarlo tomó al jefe de los Duanmu en sus brazos, enfrente de todos, para cargarlo y llevarlo a un lugar donde pudiera descansar.

-Sino te quedas quieto voy a besarte enfrente de todos…otra vez

Xi frunció el ceño, pero se dejo llevar de esa forma, mientras Jinghua sonreía de forma tonta, recordando la ceremonia donde lo había besado enfrente de todos cuando esperaban a Susu y la gente no dejaba de hacerse preguntas. Con ese beso contestaban a todas las habladurías y había dejado claro que Xi era suyo.

Cuando por fin llegaron a la recamara, Jinghua no  podía borrar la sonrisa de su cara, no sólo estaba feliz de haberse salido con la suya, sino que estaba aliviado de que todo hubiera salido bien.

-Ve por nuestra hija  en lo que cambio mis ropas –Dijo Xi mientras se acomodaba en la cama- Quiero verla…

-Si, si voy por ella~  -Contesto aún de esa manera tan alegre, dando un beso en la mejilla del otro- Aunque me gustaría quedarme a ver

Sin embargo antes de que se retirara por completo, su pareja dejo un beso corto en sus labios, también parecía feliz al saber que por el momento todo había terminado.

-Después…

Yang Jinghua no sabía cuánto tiempo les darían los dioses para estar juntos, pero aprovecharía sin duda cada momento.

*Extra:

Simming buscaba camino rumbo hacia las habitaciones de Xi y Jinghua sólo para encontrarse con Shenlong Zhangxuan peinando el cabello de la mayor de sus hijas, mientras la menor observaba, aún no entendía como convenció a Siyuun para tener hijos, pero ella era buena madre, quería a sus niñas aunque la mayoría del tiempo estuvieran con su padre o  con el mismo cuando ninguno de los dos podía.

-¿Dónde esta Yang Jinghua? –Pregunto  acomodando sus lentes.

-El y Susu descansan con el jóven amo –contesto apartando sólo unos momentos de la vista del peinado de su hija. –Déjalos que descansen

Aunque esa respuesta podía parecer una advertencia fue hasta las habitaciones

Encontró a la pareja dormida con su hija en medio, aún había muchas cosas por hacer pero decidió dejarlos dormir por un rato más, sin embargo sacó su teléfono celular y capturo una foto, quizás eso calmaría a la abuela que debía estar requiriendo su presencia, pero que extrañamente parecía aprobar a Yang Jinghua

Chapter Text

Cinco años

Una música de tonada simple pero que resultaba imposible de no tararear fue lo primero que Jinghua percibió mientras abría los ojos.

-¿Hmp? –Murmurro  adormitado tallando un ojo y  buscando de dónde provenía el ruido.

No tardó mucho en encontrar a la responsable, su hija Susu, que jugaba con el celular de Duanmu Xi que dormía profundamente a un lado.

-Es muy temprano para jugar –Le dijo mientras  retiraba el celular y ponía el juego en pausa.-

- ¡Mis puntos! –contesto ella haciendo un puchero.

-Lo puse en pausa ¿de acuerdo? Termina y guarda la partida –Bajó el volumen del celular y se lo entrego nuevamente.- Pero entrégalo cuando termines

-¡Si! –Contesto la niña felizmente

Jinghua la contemplo fascinado, era la perfecta mezcla de sí mismo con Xi al ser tan alegre  e inteligente, aunque debía de admitir que si era un poco consentida y debían corregir eso…pero hoy era un día especial.

-Termine –Dijo entregando el teléfono.

-Bien, recuerda que serás la hermana mayor pronto –Comentó con una sonrisa- Debes de poner el ejemplo.

¡Él  y Xi tendrían otro hijo pronto!  Sonreía feliz de sólo pensarlo, se habían enterado de la noticia hace unos meses y no podía esperar para tenerlo o tenerla en sus brazos.

-¿Papá? –Pregunto ella viendo su sonrisa.

-¿sabes qué día es hoy? –Pregunto mientras se sentaba en la cama-

-Mi cumpleaños  real–Dijo ella bajando la voz-

Aunque era pequeña ya sabía que no podía decirlo en voz alta, Jinghua no podía estar más orgulloso de ella.

-Bien, tenemos que empezar el día –Dijo viendo a Xi- ¡DESPIERTA! –Gritó hacia donde estaba su esposo.

Susu prudentemente observo a su padre gritar y luego una cara molesta surgir de las sábanas.

Yang Jinghua! –Gruño aunque su rostro se suavizo al ver a las dos personas que más amaba con una sonrisa, no podía enojarse con ellos.

-Buenos días  -Contesto el otro  alegremente mientras se acercaba aún más-  Te ves con ener--

El comentario burlón que Jinghua iba a soltar fue interrumpido  por un beso rápido en sus labios.

-Buenos días a ti también –Contesto Xi  triunfal, al haber borrado esa sonrisa burlona

“Ha ganado esta vez” admitió Jinghua para sus adentros.

-¡Es hoy! –Gritó  Susu gateando hacia donde estaba Xi y le abrazo con fuerza.-  ¡Vamos al parque!

-No tan fuerte –Dijo Jinghua preocupado al ver que su pequeña apretaba más fuerte de lo normal, debido a su efusividad,  Xi no era alguien débil pero en ese estado…

-¡Perdón! –Se disculpó Susu algo apenada

- No fue tanto –Comentó el joven sacerdote dando palmaditas  en la cabeza de la menor. – Ven conmigo para cambiarte de ropa.

*

Duanmu Xi entro a la habitación seguido de la pequeña que se encontraba emocionada por su día especial y no podía hacer otra cosa más que sonreír, le encantaba ver esa emoción en los ojos de ella

-¡Mi vestido azul! – Su pequeña heredera corrió hacia el armario.

-¿El que te compre la vez pasada? –Pregunto mientras la abría.

-¡Si ese!

Cambio a su pequeña con tranquilidad, para después peinar su cabello en una coleta alta, mientras ella se reía emocionada viéndose en el espejo. Al hacer aquello no pudo evitar pensar cuanto  deseaba pasar más tiempo a su lado, pero sus obligaciones como sacerdote y jefe de la familia se lo impedían.

Sin embargo Susu no le recriminaba por eso, no había hecho un comentario al respecto, por más inocente que fuera,  Jinghua había hecho un buen trabajo con al criarla, no podía pedir mejor  padre y esposo. Por eso estaba tan seguro de que se manejarían bien con otro hijo.

-¡Listo! –la menor  fue por un peluche de un pingüino y después corrió para abrir la puerta.

-¡ay! - Un grito cercano proveniente de la puerta rompió la tranquilidad

Había sido Jinghua que debía estar apoyado en la puerta escuchando todo se encontraba en el piso adolorido.

-¡Papá! –Se acercó Susu preocupada

-Papá esta bien –Se quejó Jinghua mientras frotaba una mejilla adolorida.

-¡Bieen! ¡Voy a  comer!

Xi observó como su hija caminaba tranquilamente hacia la cocina. A esa edad no le temía a la familia Duanmu, sabía las reglas y que lugares evitar, pero su curiosidad infantil podía ganarle, por lo que debían vigilarla, así que caminaron detrás de ella.

-Haz hecho un buen trabajo con Susu – Dijo mientras veía a Jinghua que ya le había pasado un brazo por los hombros de forma protectora- Desearía pasar más  tiempo...

-¡No! –Fue interrumpido por su esposo- La cuidas bien cuando puedes, ella lo entiende y te admira mucho –agregó con una amplia sonrisa-

-¿Y tú? –Pregunto Xi, a veces se preguntaba si Jinghua no pudo haberse a alguien más normal - ¿Crees que hago un buen trabajo como esposo?

-Estamos esperando otro hijo –Agregó el otro alzando una ceja-  Eso debe de responder tu pregunta~

-No me refiero a eso –Frunció el ceño aunque sentía sus mejillas sonrojarse.

-¡JAJA! ¡Gane! Me vengue por lo de hace rato.

-¿A qué juegan? –Pregunto Susu deteniendo su marcha y observando a sus padres. Jinghua solo rio nerviosamente

Cuando entraron al comedor actuaron como si fuera un día normal, nadie debía saber del cumpleaños de Susu.

-Estar esperando al nuevo integrante de nuestra familia me da mucha hambre –Agregó Jinghua mientras  desayunaba.

-¡Yo también! –Lo imito Susu.

- Debería ser al revés –dijo Xi observándolo, pero de inmediato suavizo la voz, un agradable recuerdo acudió a él, cuando jamás imagino  que estarían comiendo los tres tranquilamente –Aunque así fue cuando esperábamos a Susu…tu comías demasiado.

-¡En serio me daba hambre! ¡Y  a veces ascos! …¡Voy a pasar por eso otra vez!

Terminó por reír un poco, “Fue toda una experiencia, pero estoy preparado para repetirla” pensó mientras acariciaba su vientre con cariño.