Actions

Work Header

1-A Halloween Party

Work Text:

Esta historia empezara con un paisaje tenebroso, las ruinas se podian ver por todos lados, el polvo no dejaba ver todo con claridad y a lo lejos podias ver como grandes llamaradas se alzaban, edificios destruidos.

Cadaveres.

Un joven de unos 25 años y hermosos ojos rojos empezaba a despertar solo para encontrarse con tal desastre.
-¿D-donde estoy?- Se pregunto mientras se llevaba una mano a la cabeza.
Miro alrededor.
Lo único que pudo ver a su alrededor fue un cuerpo en posición fetal, pudo notar que tenia sangre en la cabeza.
Se acerco lentamente para encontrarse con que era nada mas y nada menos que su prometida (Matenme si quieren :v).
-U-Uraraka... ¿Estas bien?- La movió suavemente para ver si lograba despertar.
-Uuhnng- Los movimientos del pelos azules habian funcionado ya que esta empezo a moverse lentamente -I-Iida?- Se sentó y se froto sus ojos, a continuación miro el desolado paisaje a su alrededor -¿Donde estamos?- Pregunto mientras parpadeaba continuamente.
-Sinceramente... no lo se- Le contestó mientras le ayudaba a pararse - Pero esto deber ser obra del quirk de algun enemigo- Su ceño se fruncio ligeramente.
Decidieron que lo mejor que podian hacer era moverse de ese lugar por lo que empezaron a caminar entre todos los escombros y edificios derrumbados.
Durante su camino pudieron observar muchos cadaveres y cuerpos descuartizados, la joven de ojos avellanas mas de una vez quiso vomitar gracias al olor que desprendían algunos cadaveres en avanzado estado de descomposición.
Mientras que nuestros heroes avanzaban en su travesía a la nada, algunos de los cuerpos que en mejor condición se encontraban comenzaban a recobrar vida gracias a un ser parecido a un Nomu, solo que este parecia tener de consciencia y cerebro por las elecciones que hacia.
Nuestra pareja siguio caminado y escalando entre los escombros de esa devastada ciudad por un buen rato.
-I-Iida... ¿Podemos... descansar?- Comento jadeando la de grandes mejillas rosadas.
Este la volteo a ver y le asintió con una sonrisa, despues miro a sus alrededores, buscando algun posible escondite.
Al encontrar uno, guió a su compañera entre todos esos escombros, madera, cadaveres y sangre seca.
Cuando llegaron, vigilaron que nadie estuviera "cerca" y se tumbaron al suelo, quedando sus espaldas recargadas a la pared. Suspiraron y pudieron relajarse aunque fuera por unos momentos.
La noche ya empezaba a caer en esa ciudad desolada y en ruinas y el hecho de no tener algo que les ayudara con la iluminación les iba a ocasionar problemas.
Con la noche cayendo sobre ellos tambien caía el frio, por lo que Iida opto por abrazarla y compartirle de su calor al ver como su amada empezaba a frotarse sus brazos.
Un ruido al fondo del callejón les llamo la atencion, por lo que rápidamente se pusieron en posicion defensiva, pues no sabian a los peligros que se enfrentarían.
Poco a poco se empezaron a escuchar pasos y mas pasos, al igual que gruñidos. Ellos calculaban que al menos eran 25 personas. Pudieran ser muchos, pero eso no era casi nada para ellos.
Al acercarse mas sus enemigos, pudieron observar como estas "personas" caminaban como "zombies". Ya cuando la luz alcanzo a estos, pudieron confirmar que si eran zombies.
-¿Zombies?, ¿En que clase de ciudad nos hemos metido?- Comento una sorprendida Ochako.
-No lo se pero debemos tener cuidado, no sabemos si se trata de un virus o algo- Iida intento activar su Kousei, pero fue en vano -Uraraka, por favor intenta activar tu quirck - Le pidio el joven.
Esta intento hacerlo con unos escombros cercanos a ellos, pero fue en vano.
-No puedo! Algo nos hicieron que no funcionan- Respondio un poco frustada la de cabellos cafeces.
A pesar de eso, nuestros heroes estaban decididos a pelear hasta donde sus cuerpos soportarán.
Pero, lo que no se esperaban era que mucho mas pasos se acercaban por si espalda.
-I-Iida... creo que ahora si tenemos problemas- Ella habia visto hacia donde provenian los nuevos pasos, solo para encontrarse con otra horda de zombies acompañados por una criatura gigante, la cual no se podia apreciar bien que era por la capucha gigante que traia.
-Joder... creo que ahora si tendremos que huir- Agarro la mano de su novia y empezo a correr, saliendo antes de que bloquearán su unica ruta de escape de aquel callejón.
Corrieron hasta que vieron un edificio con las luces prendidas entre tanta oscuridad, por lo que optaron entrar y ver si alguien se encontraba con vida en ese lugar.
Al entrar, vieron como un tipo fuerte destruido en el piso inferior.
Eran varios pisos, por lo que decidieron investigar y buscar a mas personas en ese infierno de ciudad.
Al recorrer los pisos superiores, lograron observar mas cuerpos. Estos parecían haber sufrido un ataque sorpresa y masacrados en diferentes partes y pisos del edificio.
Justamente al llegar al ultimo piso, vieron como las luces empezaban a fallar, la noche ya estaba avanzada y no habia ni la presencia de la Luna afuera.
Cuando finalmente se fue, agudizaron sus sentidos. Iida sostenía firmemente la mano de la de grandes ojos avellanas.
Al estar recorriendo todavia el ultimo piso entre tropezones y caidas, los dos no tenian ni idea a donde dirigir sus miradas.
Al ellos encontrarse en el centro de la habitacion -Cosa cual ellos no sabian- mas oscura de todo ese piso, la pareja del megane que tenia una mano en el pecho, volteo a su derecha, encontrándose con unos ojos rojos gigantes.
Esta apreto la mano de Iida, lo que le llamo la atención.
-¿Que pasa?- Volteo a donde supuestamente estaba la de cabellos cafeces, sin darse cuenta de la mirada.
-Corre- Fue lo que dijo para luego empezar a correr, el de cabellos azules le siguio la corriente.
La femina miraba de vez en cuando para atras, solo para encontrarse con la misma mirada gigante y macabra hasta que sintieron las escaleras que daban al piso de abajo.
Si, habian caído por ellas.
Al reponerse, caminaron hasta encontrar un largo pasillo que doblaba y se derrumbaron al doblarse a la derecha, pensando que la bestia no los encontraria, ahi fue tambien cuando Iida se dio cuenta que uno de sus bolsillos tenia un encendedor, por lo que lo saco y lo prendio.
Grave error.
Al voltear donde se encontraba Uraraka, pudo ver como esta estaba muerta de miedo ya que el mismo mounstro de ojos rojos y grandes colmillos que babeaban sangre, los habia encontrado rapidamente.
Intentaron pararse y correr rapidamente pero la joven de la gravedad se habia quedado atrasada, ya que la gran bestia sujetaba uno de sus cordones con una de sus grandes garras.
-¡Al diablo todo!- Dijo enojada de miedo mientras jaloneaba su cuerpo para dejar el zapato, siguio corriendo hasta que de nuevo sintio la mano de su pareja.
Los dos daban pasos lentos hacia atras, su mirada esta fija en la gran bestia de grandes orbes rojas, los dos morían de miedo.
No cayeron en cuenta que detras de ellos habia una pared con una ventana de tamaño mediano rota y que debajo de esta habia unas grandes cajas, hasta que la joven de la gravedad, cayo al vacio.
-!URARAKAAA¡- Grito el mayor mientras veia como se acercaba su prometida al suelo, la mirada avellana denotaba un miedo terrible y empezaban a formarse lagrimas en ellos.
.....
....
...
..
.
PoV Iida
Abri los ojos de golpe, esperando lo peor, pero no fue asi.
Mire alrededor y lo primero que vi y en primera fila era a un Bakugou vestido de lobo, su pecho al descubierto y un Kirishima vestido de mono, tambien con el pecho descubierto, ambos estaban bien ebrios y a punto de querer iniciar una de sus "peleas de hombres".
-Deberias detenerlos, ex-presidente de la clase- Dijo Todoroki a mis espaldas, el iba de un vampiro de la edad media.
La cabeza me daba vueltas, unas ganas horribles de vomitar me llegaron.
Volví mi vista hacia enfrente solo para ver como Kirishima y Bakugou cayeron al piso al momento de querer conectar el primer golpe.
Todos rieron, incluyendome.
Una risa en especial llamo mi atencion entre todas, como pude me levante de ese fino pero comodo sillón, me di cuenta que iba vestido de Frankestein.
Camine hasta donde se encontraba el origen de tan bella risa, la cual resulto ser producida por la joven mas bella que pude conocer durante mi estadia en la UA: Uraraka Ochako.
Esta se encontraba hablando con nuestro mejor amigo y padrino de bodas: Midoriya (-Deku pa los compas xD-).
Mi bella prometida iba de una tradicional bruja, el dueño del "One for All" de fantasma, solo llevaba una sabana encima, un sombrero en forma de calabaza y sus característicos tenis rojos.
Me acerque a ellos y abrace a la de ojos avellanas, impresionandola, escuche varios suspiros por partes de las chicas, las cuales estaban medio ebrias.
-Que bueno... que estas bien- La impresione un poco con estas palabras.
-I-Iida...¿Estas bien?- Pregunto mientras deshacía el abrazo y me coloco una mano en la frente, como si checando que tuviera calentura o algo, aun seguia medio ebrio -Mineta, ¿Que le pusiste a su bebida?- Se despego de mi y vi como se dirigía a donde se encontraba Mineta para reclamarle por la bebida adulterada.
No me habia dado cuenta que todo fue un sueño provocado por la bebida adulterada de Mineta y Denki y que en realidad, yo me encontraba en una fiesta de Halloween organizada por mis ex-compañeros de la academia, a los cuales no habia visto en bastante tiempo.
Y lo mas importante: Que el amor de mi vida se encontraba bien.